¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Tablón de Misiones|| Alice
Hoy a las 7:00 pm por Alice

» MISIÓN RANGO D: CARDS ON THE TABLE
Hoy a las 6:59 pm por Alice

» Fuka | Recollection Roll.
Hoy a las 6:58 pm por Loremaster

» Misiones de Sakumo Yuki
Hoy a las 5:52 pm por Ofu

» Revisión de Entrenamientos - H Uchiha
Hoy a las 5:47 pm por Kazuo

» Petición Stats -Gouki-
Hoy a las 5:46 pm por Kazuo

» Misiones de Azazel
Hoy a las 5:43 pm por Ofu

» Appearances are deceptive / Polka
Hoy a las 5:38 pm por Eiji

» Tablón de Misiones - H Uchiha
Hoy a las 5:21 pm por Ofu

» Misiones | Noche
Hoy a las 5:14 pm por Ofu

» Una aventura de búsqueda.
Hoy a las 5:05 pm por Gouki

» Segundo Entrenamiento: Fuerza 2
Hoy a las 4:00 pm por H Uchiha

» A penguin girl with a mission! [Misiones]
Hoy a las 3:43 pm por Ichimaru

» Entrenamientos
Hoy a las 3:21 pm por Ichimaru

» Solicitud de mision por parte de Uchiha Michi
Hoy a las 2:10 pm por Ofu

» Mensajes Para Kaji
Hoy a las 12:51 pm por Ofu

» — Jailed in the Depts. C
Hoy a las 12:03 am por Akkarin

» NPCs para Uchiha Sukino
Ayer a las 11:53 pm por Uchiha Sukino

» Wind Spirit [C] - Yang
Ayer a las 9:16 pm por Kohemaru

» Entrenamientos Sakumo Yuki
Ayer a las 8:57 pm por Ichimaru

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


En busca del templo perdido de los Ayuki (Entrenando a Sode no Shirayuki)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

En busca del templo perdido de los Ayuki (Entrenando a Sode no Shirayuki)

Mensaje por Níniel el Vie Mar 27, 2015 3:52 am

-Hace 3 años que mi clan me expulso de sus filas, mi padre recalco la gran decepción que soy para la familia hoy mismo es el cumpleaños de Ayumu me gustaría darle un regalo, pero sé que viniendo de una vergüenza como lo soy yo nunca lo aceptara-, Reflexionaba Keisa trepada a un árbol, la pequeña de tan solo 12 años había vivido ya 3 años en el bosque y sobrevivió sola gracias a las enseñanzas de los animales y a la bondad de la madre gaia quien había sido buena con ella, recordaba con profundo amor las enseñanzas de su madre, eran estas las que le ayudaron a sobre vivir, el amor que ella le inculco desde muy pequeña a la madre gaia y a los animales, le habían ayudado a sobre vivir y a ganarse el respeto del bosque, la pequeña vivía y entrenaba en el bosque, comía los frutos que la madre gaia le daba y cazaba no más que lo que necesitaba para sobre vivir, conviviendo entre lobos, osos y demás animales, había aprendido los secretos de estos, el osos le mostro como pescar con sus manos, el lobo a cazar, el conejo a reconocer los frutos buenos y las plantas comestible, Keisa se había transformado en una verdadera sobreviviente, podía comer cosas que le daban asco a cualquiera, ese día no tenía ánimos para entrenar seguro que su hermana estaba en la casa y disfrutaba de las atenciones de los sirvientes de la familia, esperaba de corazón Que Ayumu disfrutara su cumpleaños aunque conociéndola seguro que estaba entrenando como siempre, a Keisa le gustaba recordar los días en los que entrenaba con su hermana, sabía que ella seguía entrenando para volverse más fuerte, y si algún día esperaba ganarse el respeto de su hermana y su cariño de vuelta, tenía que entrenar un más fuerte, más que su hermana, más que su padre, pero su motivación era hueca aun, la madre gaia tenía un mucho que enseñarle, al otro lado del bosque una mujer con la cara cubierta con una capucha buscaba apresuradamente algo en los árboles, podía oírsele susurra un nombre,-Keisa hija estas por aquí-, un gorrioncillo revoloteo alrededor de la mujer y tomo dirección a donde Keisa descansaba, la mujer pareció entenderle y lo siguió, el gorrión se posó en el hombro de Keisa y susurro algo en su odio,-¿alguien me busca?- pregunteo Keisa extrañada, hacía tiempo que nadie la buscaba y menos se arriesgarían a entrar en el bosque, de un salto bajo del árbol solo para encontrarse frente a frente con su madre, quien al ver a su hija menor corrió a abrazarla, Keisa un poco abrumada devolvió el abrazo mientras mil preguntas surcaban su cabeza,-madre que hacer aquí, si mi padre se entera tendrás problemas-, la pequeña miro a su madre con un profundo amor y un gran respeto, la mujer seco sus lágrimas mientras decía,- al diablo con tu padre, el me alejo de mis dos hijas no te dejare sola pequeña-, las palabras de su madre habían conmovido a la pequeña quien derramo un par de lágrimas, sin poder contenerse más la pequeña Keisa hiso la pregunta que estaba atormentando su corazón, -como esta Ayumu madre-, el rostro de la madre se ilumino ,era obvio que esperaba esta pregunta, la mujer sabía que Keisa sentía un gran amor hacia su hermana, la había visto varias veces espiándola durante sus entrenamientos, llevándole agua o cosas así,-ella está bien no te preocupes, se encuentra entrenando como de costumbre, hoy es su cumpleaños sabes-, menciono la madre a Keisa quien sonrió,-si lo se quería llevarle algo pero sé que no aceptara nada de mi soy una-, el rostro de Keisa se ensombreció antes de decir aquella palabra que tanto incomodara a su madre está la interrumpió, -eres mi hija a la que quiero mucho y eso nunca lo olvides Keisa-, la pequeña volvió a sonreír, las palabras de su madre le hacían mucho bien, después de todo a pesar de ser una kunoichi, a pesar de vivir en el bosque y haber pasado mil penurias, Keisa seguía siendo solo una pequeña niña que necesitaba del amor y la comprensión de su madre, ahora más que nunca, la pequeña se abrazó a su madre quien sonrió mientras acariciaba la cabeza de su pequeña hija, a la que tanto extrañaba.

La pequeña Keisa miro una vez más a su madre y le hiso la pregunta que tanto estaba comiendo su cerebro,- a que has venido madre te arriesgas tan solo al hablar con migo no quiero que mi padre tome represalias en tu contra, eso jamás se lo perdonaría-, la mujer callo por unos instantes para aclarar su garganta mientras Keisa la miraba expectante,-hija como sabrás ti hermana cumple años hoy tu padre está planeando dale como regalo a Arashi, pero para eso tiene que pedirle permiso a los ancianos-, Keisa recordaba bien esa espada, su padre le había dicho que sería de la más talentosa de sus dos hijas, no era sorpresa que Ayumu hubiera logrado ganar esta espada, recordaba algunas leyendas de su poder pero, desconocía gran parte de sus habilidades,-no es sorpresa para mí siempre supe que ella tendría esa espada madre es muy talentosa-, la madre miro a su hija quien reflejaba en sus ojos una sincera alegría por su hermana, -tu cumpleaños también será pronto así que quise adelantarte tu regalo-, la madre de Keisa puso un pergamino en las manos de Keisa quien miro intrigada el artículo que tenía frente a ella, -que es esto madre- pregunto por fin Keisa después de observar el articulo por unos minutos,- sabes que Arashi tiene una hermana Keisa su nombre es Sode no Shirayuki, una espada que fue creada antes que Arashi pero por su poder y peligrosidad fue encerrada en un templo y olvidada por todos, hace años mis abuelos me dieron esto para que yo la encontrara, pero nunca tuve el valor de hacerlo, quería que una de ustedes dos tuviera este pergamino, sé que Ayumu s muy talentosa y podría fácil mente dominar cualquier arma menos a Sode no Shirayuki, entenderás porque al leer el pergamino, en el se cuenta su leyenda y se especifica su ubicación, quiero que la encuentres, ese es mi regalo para ti-, tras un largo monologo la madre de Keisa callo mientras su hija asimilaba todo lo que su madre le dijera, Ayumu podría fácilmente dominar cualquier arma pero porque a Sode no Shirayuki no, si Ayumu quien es la más talentosa del clan no podría controlarla que esperanzas tenia ella de controlar algo así, -madre porque medas esto a mí, es decir si mi hermana no podría controlarla que puedo hacer yo quien soy menos talentosa que ella-, la madre de la pequeña la miro con profundo amor y le dijo,-ambas sabemos que eso no es verdad, tú tienes un poder que Ayumu no, porque ella es un clon de su padre, tu eres diferente y eso te hace fuerte, ningún miembro del clan logro controlar a Sode no Shirayuki antes, porque todos tienen ese mismo pensamiento el mismo que Ayumu y el mismo que el de tu padre, pelea y violencia, pero tú- eres diferente, sé que tu si podrás dominarla, tengo fe en ti Keisa-, las palabras de su madre conmovieron una vez más ala pequeña quien derramo una vez más un par de lágrimas,- te prometo que hare mi mejor esfuerzo para que estés muy orgullosa de mi madre-, la pequeña sostuvo el pergamino frente a su pecho con fuerza, mientras su madre la miraba y la abrazaba muy fuerte, Keisa no quería que este abrazo se terminara se aferró a su madre, como una pequeña niña en busca de calor, -yo estoy muy orgullosa de ti Keisa-, la mujer beso la frente de su hija, después de este momento serio, ambas platicaron por horas, cotillearon todo lo que Keisa se había perdido en estos años, y comieron juntas algunas viandas que la mujer había traído consigo, para Keisa este fue el mejor día de su vida, se había olvidado por completo que había sido expulsada de su casa y de su clan, olvido su sufrimiento, por estos momentos preciosos, volvía a ser una niña, en esos días de campo en los que jugaba con su hermana bajo la mirada vigilante de su madre, esos días en los que no importaba el entrenamiento solo divertirse junto a su familia, aunque extrañaba mucho a Ayumu, le hacía muy bien a su corazón estar junto a su madre, como antes, como se supone que una familia tiene que ser, muy dentro de ella sabía que al encontrarse con su hermana seguro tendría que pelear una vez más con ella, tal vez Sode no Shirayuki, le ayudaría a librar esa batalla de una forma en la que no tuviera que hacerle daño a su hermana y mejor amiga.

Habían pasado 3 semanas desde que su madre le entregara aquel pergamino, Keisa sabía que tenía que darse prisa para encontrar aquel templo donde ocultaran la espada, pero era más sencillo decirlo que hacerlo, el mapa estaba bastante deteriorado, traducir las cosas era un trabajo tardado, por lo poco que podía entender el arma venía con los miembros del clan al desembarcar en el país del fuego y construyeron el templo escondido cerca de la costa, tenía que dar con aquel lugar no podía defraudar a su madre, sin tener el resto del pergamino traducido Keisa se apresuró a las costas en donde busco por días sin tener el menor éxito casi se daba por vencida cuando un copo de nieve callo sobre su mano, nevar en esta época era imposible Keisa tomo esto como una señal que le decía que estaba cerca, camino más adentrándose un poco en el bosque en donde podía sentirse un fuerte viento gélido proveniente de una gruta, Keisa sabía que esto no era normal así que siguió el viento hasta su origen muy en lo profundo de la cueva, se encontraba una puerta enorme, media cerca de 4 o 5 metros de alto, en ella estaban labradas bellas imágenes y en el centro el símbolo del clan yuki, algunos cellos colocados para que nadie abriera eran visibles, Keisa los retiro fácilmente con la ayuda del pergamino, al abrir la puerta un viento gélido salió de allí el cual congelo algunas rocas detrás de la pequeña quien camino con cierta dificultad asta estar dentro del recinto, en el centro podía verse una elegante espada de color blanco, iluminada por un aura azulada que parecía provenir del interior de la espada, Keisa prendió un par de antorchas que encontró en las paredes, cuando el lugar estuvo medianamente iluminado, se dio cuenta que a su alrededor había cientos de estatuas de hielo, al parecer la leyenda era verdad, si la espada te rechazaba quedarías convertido en una estatua de hielo, un podo amedrentada por las estatuas Keisa camino hasta estar frente a la espada, al estirar su mano para tomarla una voz de mujer resonó por todo el lugar,-segura que quieres tomar la espada-, de detrás de unos pilares salió una hermosa mujer, su piel era tan pálida como la de Keisa pero ella tenía el cabello de color blanco, sus ojos eran azul profundo, su mirada era severa y tierna a la vez, tenía en su cabello un adorno echo quizás de hielo que resaltaba mucho, -esa espada es peligrosa si eres tan necia como el resto de estos hombres quedaras igual que ellos-, la mujer miro a Keisa de forma severa, era indiscutible que ella no dejaría que tomara la espada así como así,- me disculpo por la intromisión mi nombre es Keisa y pertenezco al clan yuki, tengo como encomienda llevarme esta espada es importante-, la educación con la que Keisa le hablo sorprendió mucho a la mujer quien la miraba atónita,- eres diferente a todos los que han venido por ella, si pasas mi prueba podrás llevártela-, la mujer tomo la espada y la desenvaino de un solo movimiento, Keisa sabía a qué tipo de prueba se refería, cuando estaba a punto de tomar posición de combate se dio cuenta que todas las estatuas estaban en una postura similar, una postura de combate, algunos tenían armas en sus manos, entonces recordó las palabras de su madre, solo ella tendría la respuesta, ahora estaba claro el único poder que ella poseía y que su hermana no, Keisa bajo las manos y se negó a pelear, la mujer frente a ella estaba sorprendida pero no detuvo su ataque, se lanzó contra Keisa con la espada en sus manos, Keisa se mantuvo firme ante el ataque de la mujer, esta se detuvo a solo milímetros del cuello de Keisa, bajo la espada y pregunto,-porque no atacas jovencita-, Keisa la miro firme mente y dijo total mente convencida,-pelear no es la respuesta-, la mujer sonrió complacida y dijo,-solo tú has encontrado la respuesta y eso es porque tu corazón es diferente, pude sentirlo desde que entraste, no deseas pelear solo defender a los tuyos, esa es la esencia de esta espada ahora ve llévala contigo y demuéstrale al mundo lo que Sode no Shirayuki puede hacer en las manos correctas-, Keisa tomo la espada y la sintió vibrar, era como si la espada misma reconociera a su nueva maestra,-por qué nadie lograba controlarla-, pregunto Keisa intrigada y sorprendida,-es porque todos vienen aquí con ambición, quieren la espada para usarla con fines malvados, políticos, o para aumentar el poder militar de su ejército, y no deseo ser usada para ese propósito, yo fui creada para proteger a la familia, para defender a mi usuaria, no para fines políticos o de un ejército-, Keisa había comprendido por qué Sode no Shirayuki no había sido controlada por nadie pero algo le molestaba,-porque hablas de ti como la espada, acaso tu eres….-, Keisa no pudo terminar la palabra porque aquella mujer había desaparecido, la pequeña se quedó intrigada por aquel echo, acaso ella había platicado con el legendario espíritu de Sode no Shirayuki, serian ciertas las leyendas de los ancianos, sin lograr comprender por completo Keisa se retiró de aquel lugar esperando que la espada le mostrara pronto como dominar su poder, y sobre todo que le ayudara a enfrentar a su hermana, sin dañarla, esa era una de sus mayores preocupaciones, Keisa quería demostrarle a su hermana que no era ninguna perdedora, que ella tenía el poder para ser una yuki, pero su corazón le llevaba en un camino diferente al del resto de su familia, ella no quería pelear por cosas frívolas como un ejército, o un país, o por ambición Keisa solo quería pelear por su familia, para protegerlos quería volverse poderosa, no por ambición, no para herir a los demás, ella solo quería que su hermana la comprendiera, tal vez ahora que había logrado el reconocimiento de la legendaria espada Sode no Shirayuki, lograría también el reconocimiento de su familia, o eso es lo que Keisa esperaban, la espada en sus manos vibraba intensamente Keisa a desenvaino por primera vez y vio de cerca el filo de su espada, podía verse reflejada en ella, su blanca hoja era tan elegante y hermosa, que era un pecado el mancharla con algo tan repugnante como la sangre, era inconcebible el solo pensarlo, al ver a tan hermosa arma Keisa quedo simple mente enamorada de la misma, no dejaba de mirarla un y otra vez, aun no podía creer que ella había logrado lo que ningún miembro del clan lograra, solo ella podría hacerlo, porque solo ella se negaría a una batalla, su madre lo sabía, solo Keisa entendería el secreto del arma, solo su pequeña hija lograría la Azaña que ningún otro miembro del clan logro, la perdedora, la don nadie, la que todo el mundo rechazo, por primera vez Keisa se sintió orgullosa de sí misma, por primera vez ella no cambiaría su vida con la de nadie, aunque su felicidad hubiera sido mayor si su hermana estuviera junto a ella, pero sabía que el tener consigo a la legendaria Sode no Shirayuki le colocaba un paso más cerca de reencontrarse con su hermana, y un paso más cerca de lograr su sueño, que su familia la reconozca y comprendan que ella es diferente, en sus manos Sode no Shirayuki observaba a su nueva portadora, la única que había entendido su poder, la única que había logrado comprender que ella no era una espada del ejército, la única con el corazón tan puro como para merecer su poder, tal vez en algún momento pueda revelarse pero por ahora era mejor que poco a poco fuera comprendiendo su poder, después de todo aún no estaba lista para ver su verdadera forma aunque con el entrenamiento adecuado, esta niña podía fácilmente convertirse en la más talentosa miembro del yuki que existiera en décadas, eso que los demás rechazaban de ella, eso que la volvía diferente era también lo que la hacía tan fuerte, pues los verdaderos shinobis no pelean por pelear, ellos pelean por las causas justas y por su familia.

Al salir del templo Keisa estaba extasiada, quería probar la aunque esto era casi imposible en las costas pasaba muy poco, asi que la pequeña tomo rumbo al bosque para probar su habilidad con la espada, al estar en lo profundo del bosque desenvaino su espada y usando su filo corto un árbol sin ningún problema, Keisa leyó en el pergamino que el arma podría congelarse pero al intentarlo lo único que logro fue que sus manos se entumecieran, una voz se escuchó salida de la espada que decía,-te falta mucho para dominar mi poder completo pero no dudo que algún día lo lograras-, Keisa estaba satisfecha por ahora, pero quería lograr el control total de la espada a como diera lugar.
Níniel
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.