¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Entrenamientos.
Hoy a las 5:49 pm por 2D

» Misiones de farlek
Hoy a las 5:22 pm por Gakumon

» Vientos que traen las nubes - Viaje VI - | ❁ |
Ayer a las 11:42 pm por Narrador

» [Viaje] Lluvia- Fuego - Arrecifes
Ayer a las 8:31 pm por Hikari Kaguya

» Misiones de Yuna
Ayer a las 8:25 pm por Ichimaru

» Toxicologia de Tsu
Ayer a las 7:11 pm por Tsuchinoko

» Encuentro con Rein-chan, los hermanos Orochi se encuentran
Ayer a las 6:46 pm por Tsuchinoko

» ❁Hojas por aqui, hojas por alla❁
Ayer a las 3:29 pm por Tempest

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Ayer a las 12:58 pm por Gakumon

» D E S T R O Y ;
Ayer a las 9:37 am por 2D

» Y fueron tres
Ayer a las 6:14 am por Suru Hozuki

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Ayer a las 3:08 am por Narrador

» No es solo una pelea II [C]
Vie Oct 20, 2017 8:41 pm por Kurosaki

» Misiones // Arata
Vie Oct 20, 2017 6:17 pm por Ichimaru

» Automision
Vie Oct 20, 2017 6:15 pm por Ichimaru

» [Viaje] Lluvia - Fuego - Arrecifes
Vie Oct 20, 2017 5:38 pm por Hikari Kaguya

» Shinobi's Justice — [Afiliación Élite]
Jue Oct 19, 2017 11:48 pm por Invitado

» Sobre la tierra, bajo el cielo. ❁
Jue Oct 19, 2017 11:03 pm por Gakumon

» Un vistazo al pasado [Entrenamiento de Arma]
Jue Oct 19, 2017 9:25 pm por Yuna Amaru

» Pokemon Xion - Afiliación Élite
Jue Oct 19, 2017 4:27 pm por Invitado

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Entrenando para ser mas fuerte

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Entrenando para ser mas fuerte

Mensaje por Níniel el Jue Abr 02, 2015 10:45 pm

Los días pasaban en lo profundo del bosque Keisa había logrado hacerse de su espada, aquella que los ancianos rechazaran por miedo a su poder, la infame espada sode no shirayuki una espada cuyo poder no podía ser comprendido por los sabios del clan, ni por ningún otro miembro del mismo, porque la espada fue dedicada para proteger, no para los egoístas propósitos de los miembros del clan, Keisa sabía que tanto su padre como su hermana no comprenderían el poder de sode  no shirayuki, un poder que solo Keisa podría entender, el porque era fácil de adivinar, Solo Keisa quería la paz y no la guerra, su corazón no era corrupto, ella solo quería defender a  su familia, no quería el poder para conquistar un país, ella quería el poder para proteger y defender a los suyos, aunque la espada proporcionaba un gran poder y las habilidades para manipular su filo, Keisa tenía como objetivo ser digna del poder de Sode no shirayuki, así que pasaba los días entrenando con una espada echa de bambú, ese día en especial  entrenaba en medio del bosque bajo la sombra de un gran pino y a las orillas de un riachuelo cuyas aguas susurraban una canción que solos los oídos de aquellos cuyo corazón rebosa de amor pueden oír, Keisa llevaba en este lugar aproximadamente 3 semanas, en las que entrenaba con esa espada de bambú noche y día descansando solo para comer y dormir unas 2 o 3 horas, este estricto régimen de entrenamiento había forjado en Keisa un cuerpo trabajado por la naturaleza, la madre gaia había sido generosa con ella, sus senos comenzaban a notarse, sus caderas eran más anchas y sus piernas más largas, los años estaban forjando a toda una mujer, la fiel espada descansaba en un lugar de honor estaba al frente y a centro reposaba a la sombra de aquel gran pino, Keisa solía tratarla como a una compañera, como a un ser vivo, aunque no había recibido respuesta alguna seguía hablándole a la espada, como si se tratara de una persona, el aparente espíritu de aquella arma no se había manifestado desde aquel día en el templo, aun así Keisa no perdía las esperanzas de volver a ver a este espíritu, esta ocasión Keisa había amarrado con lianas algunos troncos de árbol secos, y mediante un mecanismo sencillo, algo rudimentario pero bastante ingenioso, estos se balanceaban de un lugar a otro, Keisa podía acelerar el efecto péndulo de los arboles colgantes usando las cuerdas y el mecanismo, de esta forma Keisa trabajaba en sus reflejos, agilidad, pero sobre todo su manejo de la espada, aunque en teoría la idea era bastante buena, la practica estaba siendo más complicada de lo que Keisa imagino, los arboles solían golpearla frecuente mente, provocando grandes moretones en  la blanca piel de Keisa, a pesar de estos Keisa seguía firme en su posición continuaba intentando evadir los golpes de los árboles, aunque constante mente caía al agua con un nuevo moretón dibujado en alguna parte de su cuerpo, a pesar de caer, Keisa siempre se levantaba, no importaba el número de sus heridas ella quería mejorar por sobre todas las cosas, Keisa sabía que su hermana era muy fuerte, y se estaba volviendo más fuerte, si quería protegerla, o por lo menos caminar a su lado, tenía que mejorar, tenía que volverse más fuerte aun, una lagrima surco vacilante la mejilla de Keisa la cual se encontraba hinchada y amoratada, el dolor era inmenso pero esa lagrima no provenía de su dolor físico, provenía de su frustración de ser tan débil de no poder mejorar nada o eso es lo que ella creía, la noche callo sobre el bosque mientras, Keisa seguía entrenando, la canción del bosque comenzó a escucharse, aquella hermosa sinfonía compuesta por la madre gaia, y que solo aquellos que tienen el corazón y los oídos abiertos son capaces de escuchar, la madre gaia parecía querer aminorar el dolor y la frustración de Keisa, haciendo que los animales y el bosque mismo cantaran en un mismo ritmo, en un mismo tono, querían aligerar el dolor de Keisa, hacer mas ameno su entrenamiento, pero la frustración había abrumado el corazón de la pequeña quien solo tenía ojos y oídos para su entrenamiento.

Mientras el bosque cantaba su más hermosa sinfonía para Keisa una voz femenina se escuchó en aquella penumbra,-por qué luchas-, Keisa miro a todos lados tratando de distinguir algo en medio de toda esa oscuridad, sin embargo le fue imposible lograr distinguir algo, nuevamente aquella misma voz femenina volvió a escucharse,-por qué peleas niña-, Keisa no sabía si responder o no, pero algo dentro de ella se decía que tenía que responder, -Peleo por mi familia, para protegerlos, para que los que amo no sufran-, las palabras de Keisa salían de lo más profundo de su corazón, esa era la razón para entrenar tanto, aquella voz femenina se escuchó una vez más,-tu corazón no miente, escucha mis palabras si quieres proteger a tu familia tienes que ser más fuerte, cuál es tu fuerza, que te distingue de tu familia busca la respuesta y encontraras así tu verdadero poder-, Keisa escucho atenta las palabra de aquella misteriosa mujer, pero no las entendía, que tenía ella que los demás miembros de su familia no, ella era una perdedora, una exiliada del clan, que tenía la don nadie de la familia yuki que el resto de su talentosa familia no, de los ojos de Keisa broto una lagrima, unas palabras salieron de lo más profundo de su angustia,-que tengo yo que el resto de mi familia no, soy solo una exiliada, una proscrita, alguien cuyo talento es menor que todos, por eso fui exiliada, soy solo la fracasada del clan yuki-, al decir esto sus ojos se anegaron en lágrimas, Keisa callo de rodillas llorando intensamente, del interior de su espada comenzó a salir una intensa luz de color azul, la temperatura del aire comenzó a bajar, en la orilla de llago se comenzaron a formar cristales de hielo, una hermosa mujer de cabello blanco, ojos azul profundo, piel tan blanca como la nieve, y vestida con un elegante kimono blanco apareció frente a Keisa, la pequeña lloraba intensamente arrodillada y con su cara hundida en su manos, aquella blanca mujer se acercó a Keisa poso su blanca mano sobre el hombro de la pequeña mientras se arrodillaba frente a ella, -No vuelvas a decir que eres una fracasada, dentro de ti existe un corazón tan noble y tierno que el bosque mismo te brindo su respeto, tienes una gran fuerza interior, tu poder aún no se ha revelado pero estoy segura que se hará presente cuando estés lista-,la mujer sonrió mientras con las mangas de su kimono secaba las lágrimas de Keisa, -yo sé que nunca me verán como la niña de sus sueños, sé que ellos nunca se fijaran en mis habilidades, ellos aún creen que soy una fracasada se que la luna no es de queso, que no soy tan hábil como mi hermana, sé que ellos nunca entenderán mi poder, yo se que no tender jamás la bendición de mi padre, es cierto que tal vez vivo en un cueto de hadas que yo misma invento, pero aun así seguiré adelante, seguiré intentando ganarme su respeto, seguiré intentando caminar a lado de mi talentosa hermana, aunque ella no quiera, aunque me desprecien aun así, seguiré a su lado hasta que el mundo cambie y pueda ser respetado, aunque no quiera la cuidare porque somos hermanas, nunca la dejare sola-,  Keisa seco sus lágrimas y se puso de pie miro al espíritu de la espada y le sonrió alegre, -gracias sode no shirayuki gracias por animarme, ahora solo quiero ser más fuerte-, Keisa sonrió ahora estaba segura que lograría controlar mejor sus movimientos, regreso al medio de los troncos bajo la mirada vigilante del espíritu de Sode no shirayuki, quien la miraba satisfecha, Keisa activo el mecanismo y los troncos comenzaron a moverse de un lado al otro con gran velocidad Keisa comenzó a moverse más de prisa esquivando los troncos uno a uno, mientras los esquivaba usaba la espada para propinar golpes a los troncos,  en ocasiones, los movimientos de Keisa eran tan rápidos que parecía desaparecer parecía que el entrenamiento comenzaba a dar frutos, Keisa observaba los movimientos de los troncos como si fueran en cámara lenta, no solo sus movimientos eran más rápidos su chacra se volvía más intenso aquel trozo de bambú, comenzó a causar cortes en la madera cada vez más profundos, al finalizar el entrenamiento los trocos cayeron  al suelo cortados a groso modo por aquel trozo de bambú que Keisa parecía satisfecha, pero aún le faltaba mucho para lograr llegar al nivel de su hermana mayor, el espíritu de la espada se mostraba satisfecha por el entrenamiento,-bien Keisa tu avance fue muy bueno ahora pasaremos al siguiente nivel, toma tu espada-, el espíritu tomo otro trozo de bambú y camino hasta estar en frente de Keisa quien tomo su improvisada espada con fuerza y se preparó para el entrenamiento el cual consistía en un combate con su propia espada, o el espíritu dentro  de la misma, Keisa aún no comprendía ese concepto pero estaba feliz de tener a alguien con quien entrenar,-lista?- pregunto sode no shirayuki, las dos tomaron una postura de combate muy similar, uno diría al verlas que eran idénticas,-primer error no imites busca tu propia estilo de pelea-, al decir esto el espíritu comenzó a atacarla con todas sus fuerzas, Keisa se defendía mientras retrocedía buscando un  punto para contra atacar, sin embargo el espíritu de la espada no dejaba hueco posible, parecía que era una oponente sorprendente, Keisa trato muchas veces de romper su defensa con un golpe de espada rudo pero, el espíritu lo absorbía re sorteando con las piernas  absorbiendo así la fuerza del impacto,-toma lo que has aprendido en el bosque y úsalo a tu favor-, Keisa escuchaba las recomendaciones de su maestra y trataba de ponerlas en práctica,  en el bosque aprendió muchas sobre todo de los animales, quienes le enseñaron a sobre vivir mientras estaba sola “un momento los animales”, pensó Keisa en un fugas instante, esa era su fuerza, ese era su mayor poder, ella fue adiestrada por los animales, por un instante lo había olvidado, sus primeros maestros fueron ellos, los animales del bosque le mostraron como sobre vivir, y ahora tenía que usar ese conocimiento en la batalla, pero como, que era lo que necesitaba, cual lección, cual animal. “el oso y su fuerza, el lobo y su ferocidad, el conejo y su agilidad o…” la respuesta le llego de golpe, literal mente sode no shirayuki había asestado un golpe feroz en la cabeza de Keisa,-concéntrate en la batalla-, Keisa había descifrado la respuesta a su verdadero poder, tomo una nueva postura de combate, en esta ocasión su cuerpo parecía imitar a una serpiente y la espada era la cabeza de la misma, sode no shirayuki miro esto con satisfacción y ataco a una vez más, esta ocasión Keisa logro esquivar los golpes, bloqueaba de manera sobresaliente, como las serpientes, Keisa atacaba y regresaba instantáneamente a una postura defensiva, sus ataques iban cargados de poder,  la velocidad en la que atacaba era cada vez más rápida, en un momento las estocadas de Keisa se hicieron casi invisibles, sode no shirayuki se adaptaba rápidamente a la nueva velocidad de la pequeña Keisa quien no dejaba de atacar ni un solo momento, podía sentir su cuerpo cada vez más ligero, ahora podía fluir rápida como el agua, podía ser tan peligrosa como la serpiente, los animales eran los maestros del mundo y Keisa lo sabía mejor que nadie, ella misma había entrenado bajo el resguardo del bosque, la pelea se prolongó por horas en las que las contrincantes atacaban feroz mente una a la otra, parecía que el combate era muy parejo, las posiciones de combate ya no eran similares, Keisa había adoptado una pose mas feroz y serpentina, mientras  el espíritu continuaba con la clásica de combate.

Pasaron 3 horas en las que las dos combatientes no dejaron de pelear ni un solo minuto, sin embargo el cansancio comenzaba a hacerse notar en el cuerpo de la joven Keisa, sode no shirayuki noto esto y decidió dar por terminado el entrenamiento por ese día, ambas se relajaron bajo el gran pino mientras Keisa comía algunas frutas,-as avanzado mucho Keisa estoy sorprendida de lo rápido que aprendes-, dijo el noble espíritu mientas observaba el cielo,-gracias real mente no pude haberlo hecho sola, suelo ser un poco torpe sabes, las cosas no siempre salen como yo lo deseo, pero con tu ayuda e avanzado mucho-,  Keisa miro al noble espíritu de su espada quien devolvió la mirada con una sonrisa de satis facción,-sabes Keisa nadie me había tratado como tú, eres la única que me trato como una persona, me da mi lugar y me respeta, estoy feliz que tú me descubrieras, por mucho tiempo creí que nadie seria lo suficiente mente listo para descubrir el secreto, pero tú lo hiciste, dime que fue lo que te llevo a esa conclusión-, Keisa miro al espíritu de su espada y le dijo,-sabes  mi madre me dio el pergamino para hallarte, ella siempre dijo que yo tenía un poder que el resto de la familia no tenía, ella creyó en mi cuando nadie lo hiso, cuando me expulsaron del clan, gracias a lo que ella me dijo lo descubrí, además al ver a todas las estatuas del templo que estaban en postura de combate, fue sencillo descubrir que pelear no era la respuesta, nunca lo fue verdad Sode no shirayuki-, el espíritu la miro sorprendida, al parecer lo que a muchos miembros del clan yuki nunca lograron descubrir ella lo logro en solo segundos de tención, era admirable el espíritu tan aguerrido que tenía  aquella niña,- sabes me recuerdas un poco a mi hermana Sode no shirayuki, ella es muy astuta y hábil en combate, es el orgullo de mi padre y la prodigio del clan yo nunca llegare a ser tan talentosa como ella-, el rostro de Keisa mostro una sombría sonrisa Keisa solía compararse con su hermana y ese era uno de los puntos que el espíritu más odiaba de Keisa ,-nunca te compares con nadie Keisa, como tu madre te dijo tu posees un poder que tu padre y hermana no comprenden, y ese poder junto a tu corazón noble te llevaran muy lejos pequeña, ´pero cuéntame cómo fue que te expulsaron de la familia-, el recordar ese momento le dolía aun a Keisa peor por su nueva amiga aria un esfuerzo para recordarlo,- bueno yo siempre he sido diferente a mi familia, ellos solo piensan en poder, política y esas cosas, nos crían para ser soldados de la nación del fuego, sin el privilegio de quejarnos o decidir nuestro destino, solo somos marionetas en manos de los ancianos, yo a los 4 años me di cuenta de eso, y decidí ser diferente, desde ese día entrene sola pero en los combates con mi hermana bajaba los brazos, nunca quise hacerle daño, por eso fui rechazada, dejaron de desperdiciar tiempo en mi entrenamiento, fue mi madre quien me entreno de forma diferente, a ella le debo lo que soy, a los 9 años tendría la prueba más grande, una lucha con mi hermana para decidir quién era más digna, al negarme a pelear con mi hermana, y cuestionar los métodos del clan, mi padre me declaro indigna de ser su hija, me corrió de la casa y me negó como hija, luego de eso comencé a vivir en el bosque como la renegada que soy y eme a hora charlado con el espíritu renegado de una espada que la familia olvido-, el espíritu de la espada puso una cara de tristeza,-valla tu vida no fue sencilla, tu hermana debió defenderte por sobre todas las cosas porque no lo hiso-, Keisa miro a las primeras estrellas de la noche y dijo con tristeza,- ella me culpa a mí por no querer combatir por los ideales de la familia, ella dice que los miembros de la familia yuki somos espadas afiladas para los deseos de la nación del fuego que esa es el destino de nosotros-, la tristeza una vez más se reflejó en el rostro de la pequeña Keisa a quien le dolía hablar de su hermana y sus ideales,-patrañas eso no es verdad, la familia yuki se forjo bajo los ideales de justicia, bondad y nobleza de corazón, yo fui creada bajo esos criterios, si el clan esta tan corrupto como lo describes no me sorprende que nadie pasara la prueba, es obvio que el clan esta corrompido en su centro mismo que vergüenza-, aquel espíritu parecía molesto, parecía saber exactamente de que hablaba aunque a Keisa le dio la impresión que lo que decía no lo decía de corazón,-a que te refieres sode no shirayuki, los ancianos dicen que los yuki somos un clan guerrero desde la era de las eras-, la molestia de la espada al escuchar estas palabras se intensifico,-que pero que patrañas son esas, es mentira niña el clan yuki nunca fue un clan velico, odiaban las peleas por eso huyeron de su hogar anterior se dispersaron por el mundo por que comenzaron a cazarlos como a animales salvajes pero aunque muchas veces se vieron copados, los yuki jamás arrancaron una vida innecesaria mente, siempre protegieron a los suyos y se mantuvieron unidos hasta que un loco sugirió la idea de que cada familia se separara y buscara refugio en las distintas naciones, fue eso lo que los separo, el grupo que me trajo aquí estaba comandado por un anciano sabio el que me creo, algo paso durante el viaje nunca supe que pero el anciano desapareció y  un cruel malvado tomo su lugar, al negarme a mostrar mis poderes a él me encerró en el templo, esa es la verdad-, Keisa no asimilaba lo que sode no shirayuki le decía, sus palabras contradecían todo lo  que los ancianos le enseñara, pero en retrospectiva esto parecía lógico, una persecución aria que los yuki salieran de su hogar y se dispersaran por el mundo, -enserio eso fue lo que paso, nunca nos dijeron eso ellos nos hicieron creer que siempre fuimos así pero por que, por que querrían que los niños creyeran esto, no entiendo-, la pequeña miraba a las estrellas buscando una respuesta, poco a poco sus ojos se fueron cerrando, el cansancio de aquel agotador entrenamiento estaba pasando factura a su cuerpo, el cansancio se hacía evidente y poco a poco Keisa comenzó a quedarse dormida, esa noche con toda la nueva información que sode no shirayuki le había proporcionado su cerebro estaba más confundido que nunca, el noble espíritu  dejo que Keisa descansara, sabía que la información que había recibida por su cerebro la comprendería más fácilmente. La noche dio paso al día, un rayo de sol juguetón se deslizo hasta el rostro de Keisa quien se removió aun dormida, el insistente rayo jugueteo por su nariz mientas Keisa trataba de despertar,-bien ya estoy despierta-, dijo Keisa un poco adormilada, su espada reposaba a un costado de ella, recordó las palabras dichas por el espíritu de su espada, sería solo un sueño, acaso todo lo vivido era todo un sueño, mil preguntas surcaban la mente de Keisa, era acaso todo lo vivido un sueño, nadie le podía responder sus preguntas, ahora más que nunca estaba decidida a reencontrarse con su hermana, seguro que ella sabía mucho más que ella sobre el pasado de la familia, seguro que su instrucción había sido más completa que la suya, seguro que ella o tal vez su madre sabían sobre este tema, pero para poder hacer eso, tenía que entrenar, tenía que hacerse más fuerte.
Níniel
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.