¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Instrumento || Flauta Demoníaca
Hoy a las 4:31 pm por Dayne

» Locura en los suburbios del Fuego
Hoy a las 4:30 pm por Akkarin

» Mentes Frías | w/Akkarin
Hoy a las 3:01 pm por Demetrios

» Coming home [Tema Libre]
Hoy a las 12:23 pm por Hozuki Taiyō

» ¡Tierra a la vista!
Hoy a las 4:33 am por Ichimaru

» Noisy Danger ▌feat. Zuko
Hoy a las 2:40 am por Lyd.

» ID || Dayne/Dante
Hoy a las 2:12 am por Ichimaru

» Misiones Sasaki orochi
Hoy a las 2:02 am por Gakumon

» Discover the infiltrator III [C]
Hoy a las 1:44 am por Kagetane

» Misiones by Ione
Hoy a las 1:17 am por Gakumon

» Misiones de Irma
Hoy a las 1:12 am por Gakumon

» <-- Misiones | Shizuka Hitomi -->
Hoy a las 1:05 am por Gakumon

» Looking for power.
Hoy a las 12:15 am por Hushika Kugutsu

» {Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]
Ayer a las 11:59 pm por Inoki Yamanaka

» Buscando el pasado [TEMA LIBRE]
Ayer a las 11:43 pm por Uchiha Michi

» Joining the Family.
Ayer a las 7:27 pm por Akkarin

» La fuerza de la unión
Ayer a las 3:59 pm por Sousuke Aizen

» El orochi! Que aun no sube stats
Ayer a las 3:33 pm por Sousuke Aizen

» Petición de misiones
Ayer a las 3:31 pm por Gakumon

» Yuko quiere misiones
Ayer a las 2:55 pm por Gakumon

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


[Mi 1er misión D; A MIDNIGHT]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Mi 1er misión D; A MIDNIGHT]

Mensaje por Lukha el Vie Abr 03, 2015 7:05 am

Un nuevo día. Estaba a minutos de amanecer en el País del Agua, el sol pronto dejaría que sus rayos de luz resplandecieran a lo largo y ancho de todo el terreno. Lukha había abierto los ojos pocos minutos atrás pero su cuerpo aún se reusaba a ponerse en pie. Tan pronto como comenzó a sentir el clima frío agradable debido a la humedad del país, sonrió resignada y se levantó de la cama en la que había descansado. Antes de convertirse en una kunoichi primerisa, vivía con su padre a las afueras del País, pero se había integrado para poder tener una formación ninja formal y trabajar para uno de los feudos.

Bostezó y levantó sus brazos tan alto como pudo para estirarse y comenzar a sentir su energía animando su cuerpo. Cerca, escuchó a su cachorro Yussu gruñir un poco al levantarse. Pareciera que ambos habían amanecido de mal humor, pero en realidad no. Era sólo un día más, sólo eso. La pelinegra dirigió la mirada a su can y sonrió animada. –Vamos- le llamó después de dejar a su distancia un desayuno para el can. Yussu era ciego desde nacimiento, el padre de la inuzuka había vigilado el parto de su compañera Akari, no se había percatado de ningún problema, salvo que cuando el más pequeño de los canes abrió sus ojos, el blanco de su iris le hizo pensar en una posible deficiencia. Cuál fue su sorpresa al descubrir que para el pequeño Yussu la ausencia de su visión no significaba ningún impedimento, pues hacía y deshacía sin problemas. ¡Magnificencia! Su olfato  

Luego de aquel corto desayuno, y pasados quizá del medio día. ambos se dirigieron a la sala de asignación de misiones, justo en el edificio principal del feudo al que fueran asignados los Inuzuka. –Ya veo…- se limitó a decir tras haber leído la escritura en el pergamino que recibió con la orden de su primera misión. El  pequeño  cachorro caminaba a su lado, justo a su zurda para ser exactos. Esperaron el tiempo necesario hasta llegada la hora de partir, cerca de la media tarde se encaminaron a la sala donde conocerían al grupo de jóvenes de quienes funcionarían como “auxiliares”. Su semblante estaba lejos de mostrar una expresión amigable. Más parecía un lienzo vacío que espera a recibir buena pintura, pinceles y un fino trazo. Caminaba con un paso firme y constante, como si midiera la distancia  entre cada uno de sus pasos. Era una chica “ligeramente” perfeccionista… ligeramente.  A unos cuantos pasos cerca de ambos pelinegros, se veía a un trío de jóvenes varones que entablaban una plática muy amena entre sí, y ajena a los de su alrededor. Se ayudaban de gestos, se les veía a gusto hasta que…  -Buenos días. Mi nombre es Inuzuka Lukha y él es Yussu- se presentó la ojiazul mientras levantaba su palma derecha en señal de saludo. Esbozó una corta sonrisa, ya que no alcanzó a formársele debido a la carcajada de uno de ellos, el silencio incrédulo del otro y la siguiente pregunta del tercero: -¿Pero qué se supone que significa esto?- levantó un poco su sombrero de pescador. -¡Nos han mandado a una cría!- terminó su silencio el segundo. –Vamos.. ¿no hay nada mejor?- volvió a decir el tercero.

La inuzuka frunció ligeramente el ceño, golpeó con su talón el piso –Debo cumplir mi misión. Los sigo o anden solos- se limitó a decir mientras llevaba sus manos a los bolcillos de sus chamarras. Yussu gruñó suavemente y se quedó sentado. El grupo de jóvenes aún incrédulos, se miraron con cierta duda y sólo se encogieron de hombros. Los tres comenzaron a caminar abriéndose paso a la diestra de la chica, quien se hizo a un lado y espero unos tres pasos para seguirlos desde atrás. Salieron de la sala, luego del edificio y comenzaron tomando el camino que lleva a rodear la costera. Cada uno llevaba una caña de pescar que recargaban en uno de sus hombros. Llevaban shorts de mezclilla y uno más lizo. Camisas holgadas con diseños floreados y uno que otro tribal. No les podía faltar su sombrero y una gorra. Llevaban una especie de maletín. Suponía que contenía cada artilugio que los pescadores necesitarían. A lo largo del camino, uno a uno volvía la mirada atrás, como si quisieran verificar de que la chica verdaderamente les seguía o quizá sólo para asegurarse de que la pelinegra les escuchara el diálogo.

-¡mooo!- se quejó uno- somos unos pescadores tan profesionales a pesar de nuestra juventud, que seguramente no faltará quien intente asesinarnos- la pelinegra entornó los ojos y resopló haciendo que su suspiro elevara parte del mechón que se le iba por la frente. -¡Ya lo creo! Seguramente habrá un asesino escondido por aquí…- decía otro mientras levantaba su caña como si se tratara de una katana o un “Bo” mientras adoptaba una postura un tanto más inclinada, con las rodillas ligeramente flexionadas y sus pies separados, ocupando su maletín como un escudo. Aquella escena provocó cierta ofenza inexplicable en Lukha que le hico mostrar una sonrisa de superioridad. -¡Vamos, vamos! Que llevamos sin duda una buena “kunoichi” con nosotros- dijo en tono de burla mientras echaba un vistazo despistado hacia la pelinegra.  Por su parte, Yussei estaba a punto de gruñir tan feroz como su “voz” cachorruna* le permitía, sin embargo la pelinegra le mostró una mirada de cómplice al tiempo en que tocía con complicidad. –Oh!... seguro que no tardan en salir aquellos osos feroces que han sido responsables de la desaparición de tantos marineros – emitió la chica con desgana, como si aquello realmente no le importara. Hizo un mohín y continuó. – Yussei… seguro que no comiste pescado hoy ¿no? Porque sino, serán carnada fácil para atraerlos –miró a su cachorro y sonrió burlona.  

Mientras los inuzuka parecían entenderse, en ningún momento dejaron de caminar hasta que volvieron su mirada al frente y perdieron de vista aquel grupo de pescadores. Volvieron la mirada atrás y se dieron cuenta de que se encontraban dando la espalda uno al otro y mirando desconfiados a su alrededor tratando de no verse tan intimidados. Lukha sonrió. -¿Qué pasa? ¿No teníamos prisa?- preguntó burlona y comenzó a caminar ésta vez un poco más lento para asegurarse de que aquellos la siguieran, sin tener mucho éxito. -¡Oh, por favor! ¿Osos?... ¡¿En serio?! ¿¡Aquí?! – reía la kunoichi al tiempo en que regresaba poco a poco acercándose a sus contratistas.  A dos de los jóvenes se le subieron los colores al rostro, para sorpresa de Lukha, ésta vez estaba aquel que se burlaba de ella. Suspiró resignada y ladeó la cabeza sin interés –andando, no pasa nada. Probablemente sea más feroz yo  que el mismo Yussei- susurró poco a poco. Y en seguida los jóvenes le siguieron ahora más de cerca. Eran ellos detrás de ella y no viceversa. El resto del camino fue más tranquilo, los chicos habían vuelto a entablar conversación ésta vez exclusivamente de la pesca, los mejores lugares para pescar y su mejor “armamento”. – Osos come hombres... ¡pfff!...¡claro!... - se repetía mentalmente la pelinegra mientras sonreía tontamente. Atravesaron un par de caminos más  a lo largo de la ciudad hasta dirigirse directamente al puerto. Donde caminaron al principio por la arena y luego subieron a un camino con tablas que dirigía hacia los barcos que estaban en reposo, asegurados a la orilla.

Al llegar, los jóvenes se despidieron un tanto avergonzados de la chica, quien se limitó a levantar una ceja y sonreír burlona, para después volver a levantar su mano y decir un simple- Hasta pronto. Buen viaje- Los tres suspiraron aliviados tras no a ver recibido un insulto o una broma fuera de lugar. Recogieron sus cosas y se ayudaron entre sí para subirlas al barco. Al final uno de ellos -el que le pareció más amigable y serio- se acercó a ella y estrechó su mano para luego subir al barco y emprender su viaje.  Los inuzuka tomaron su tiempo para volver a casa. Miraban al horizonte, era casi ya pasado de las 11 de la noche, A Lukha le gustaba el agua, pero pasar su vida entre el mar, realmente lo dudaba. Yussei se estiró mostrándose un poco cansado. Su compañera bostezó y giró media vuelta para regresar; el can la siguió. Ésta vez tomaron el camino largo, ya era tiempo dedicado a ellos, sólo lucha y yussei…. Y posiblemente un helado de galleta o yogurt natural con cerezas.

Claro, después volverían a la oficina para entregar su reporte.
Lukha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.