¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Mysteries on the Aruma {D}
Hoy a las 3:12 pm por Fuka

» [Social] Regreso e ida
Hoy a las 1:32 pm por Uchiha Michi

» Training review || Increase in Chi
Hoy a las 1:13 pm por Kakuja

» Strange event under the tutelage of the damned || Past
Hoy a las 1:05 pm por Kakuja

» Some kind of monster.
Hoy a las 1:00 pm por Chrom

» Misiones | Noche
Hoy a las 12:52 pm por Noche

» Solicitud de mision por parte de Uchiha Michi
Hoy a las 10:34 am por Uchiha Michi

» Pies over Life
Hoy a las 10:17 am por Uchiha Michi

» Encounter with the hunters || With Aaron
Hoy a las 4:06 am por Aaron Sureddo

» Revisión de Entrenamientos - H Uchiha
Hoy a las 3:07 am por H Uchiha

» Primer Entrenamiento: Fuerza
Hoy a las 3:01 am por H Uchiha

» Seeking the truth
Hoy a las 1:05 am por Kazuo

» Tablón de Misiones - H Uchiha
Hoy a las 12:59 am por H Uchiha

» The enmities must be temporary / Ryō Gameshi
Hoy a las 12:19 am por Ryō Gameshi

» Una aventura de búsqueda.
Ayer a las 9:48 pm por Kirosuke

» "Give me power" - Oikawa
Ayer a las 9:11 pm por Oikawa

» NPC: Demyara (En proceso)
Ayer a las 6:37 pm por Kanari

» Dados de Nakano
Ayer a las 5:41 pm por Loremaster

» —Hammer and Anvil I △ Libre
Ayer a las 5:10 pm por Kurosaki

» A penguin girl with a mission! [Misiones]
Ayer a las 4:29 pm por Fuka

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Cabalgata bajo la arbolada. [Misión Rango D]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cabalgata bajo la arbolada. [Misión Rango D]

Mensaje por Haruko Moritaka el Vie Abr 03, 2015 3:16 pm

[Colinas cercanas a la Costa del Fuego, ocho de la mañana, ligera lluvia transeúnte y temperatura común]

Se podían escuchar alrededor de toda la zona los cientos de miles, puede que millones, de cantos de diferentes aves. Haruko estaba pensativo, con ahora una característica capa roja y protecciones únicamente en hombros. Se había afeitado y cortado el pelo, ya no le interesaba eso de parecer un maldito oso con tantos pelos al menos en la cara. Ahora se encontraba allí por un único objetivo; que le pagasen. Sí, no iban a pagarle así a lo gratis, obviamente no, pero por la misión que iba a llevar a cabo le prometieron una tajante cantidad de dinero. Hacía tiempo de sus últimas y únicas visitas por esas calientes tierras en las que últimamente solo regían dictadores escondidos tras largas mesas de roble en sus castillos. Odiaba profundamente a todas estas personas que se atribuían todas las calorías de esos inmensos pollos asados con verduras, mientras afuera de su palacio la gente moría por enfermedad y hambre. Estos tenían ejércitos numerosos que sometían a todo lo que habitaba en esa tierra y lo que al menos parecía prosperar económicamente. Había oído hace cierto tiempo que una resistencia se intentaba levantar contra uno de los mayores feudos en la zona, la Dama de Fuego. Obviamente esto era una buena noticia para sus oídos, era encantador el saber que los hombres se formaban para devolver la libertad y los derechos a los que no podían o no debían revelarse. En la mayoría de subgéneros rebeldes circulaba el nombre del jinete como un impulso a la rebelión, así que los ahora denominados "Llamas de la libertad" no dudaron en avisarle. Su misión era fácil, vigilar una zona de emboscada hasta la llegada de los enemigos y, cuando estos apareciesen, dar toda la información posible de la marabunta armada.

Montaña parecía de nuevo encantado con la acción respectivamente a su jinete, movía casi constantemente el rostro limpiando las gotas que caían sobre su tez y relinchando junto con los truenos al unísono. Uno de los novicios en la milicia independiente le facilitó un pergamino con todos los detalles de su misión, y entre estas características estaba el contar con un caballo para transmitir la información a los principales comandantes que buscaban librar esa batalla con el menor numero de bajas posible, aunque probablemente perdiesen más de lo pensado. Haruko se encapuchó y aligeró el trote de su caballo siguiendo un camino de fango hasta lo que parecía ser un campamento de los libertinos. Encontraba mucha actividad entre todas las tiendas que allí se levantaban sin parecer importarles los acontecimientos climáticos tales como la lluvia o el viento que golpeaban. Reclutas corrían al ritmo cantor de su oficial, otros sin embargo se ataban armaduras metálicas y cascos con forma de plato en la cabeza, para probar el uso de los arcos. A lo lejos, Haruko contemplaba otra salida por la cual varias decenas de carretas con suministros se acercaban hacia el interior del campamento, donde quizás se establecía el almacén general. Los guardas de la puerta principal ni siquiera paraban al dúo, ni siquiera parecieron mirar a Haruko. Giró la cabeza a ambos lados y detalló visualmente las conversaciones entre compañeros de tienda, en otros horizontes sin embargo visualizaba la batalla entrenada entre nuevos militantes de aquel lugar, llamado "Hogar del rebelde" en un cartel de la puerta.

Llegó unos minutos después a la carpa base de los más mandantes en el lugar, donde fuera guardaban otros dos defendidos guardias y sus grandes lanzas de casi dos metros. En cuanto se acercó, desmontó y tan solo con el movimiento deduzco el querer entrar a la carpa, los guardias allí presentes bloquearon el camino son sus dos armas y le comunicaron. -¿Tienes permiso para acceder aquí? La respuesta del moreno fue mostrarles el pergamino antes recibido por uno de sus compañeros, provocando que devolviesen la posición a sus afiladas. Él entró a la gran lona roja moviendo los telares de la puerta hacia cada lado, dentro quedó algo sorprendido con lo que veía en aquella gigante sala. -¡Oh, estás aquí! Supongo que eres...¿Hukora, Hokaru? Permaneció uno de los más viejos líderes allí presentes, el que parecía ser el gobernante de todo lo observado anteriormente. El muchacho se adentró en la luminosa carpa y se pronunció entre todos los que le miraban. -Haruko, Haruko Moritaka, no hace falta que diga nada más, se perfectamente a donde debo ir y lo que debo hacer. Resignó mientras se giraba y salía de la tienda, aunque antes decidió girarse hacia atrás. -Por cierto, no necesito que me proporcionen ningún caballo, llevaré el mío... Los adquiridos por el fuego vigilado en trozos de metal quedaron algo impacientes por la marcha del jinete, que tras salir hizo escuchar el famoso silbido de llamada a su equino. Era el momento de llevar a cabo todo lo hablado, Haruko en sí estaba preparado.

Fueron horas de cabalgar y atravesar las pesadas colinas y ligeras montañas que ocultaban el mar desde el campamento. Le acompañó un ejército completo hasta las últimas colinas antes de la primera linea playera, donde se pararon para esperar la orden de ataque. Se paró él también cuando le tocó avanzar solo y simple, miró hacia atrás pocos milímetros y completó la velocidad que su equino debía haber seguido. Avanzó y avanzó hasta subir la última colina de fresca y verde hierba, donde miró pensativo el avance de todo un ejército por su flanco izquierdo. Contempló detalladamente el avance de todos los presentes y comenzó a anotar todas las estadísticas en uno de los papiros que le habían prestado. Multiplicaba y multiplicaba cada vez más y más filas de infantes y jinetes, hasta que al fin vio el final de toda esa cola. Más de mil soldados en total, era hora de volver a por el "verdadero ejército" y encomendarle la misión necesaria. Agitó lo mayor que puso a su caballo y galopó durante un par de minutos hasta llegar donde el comandante. Sin apenas hablar, le entregó el papiro y siguió corriendo en dirección contraria hacia adonde iba a dirigirse ahora toda una tropa con ganas de liberar a su país de una opresión indiscriminada. No toleró el verse involucrado en una posible derrota de aquellos rebeldes, ¿qué ocurriría si perdían la batalla, que pasaría con sus vidas o con la causa? había calculado toda la cantidad de soldados enemiga y superaba en grandes números a la de "aliados", aquello podía contraer un desastre...

De inmediato escuchó el fuerte sonido de golpes entre espadas, hachas, lanzas, armaduras, caballos enrojecidos por la sangre de sus jinetes rivales, jinetes enrojecidos por la sangre de sus equinos rivales, muertos a caballo, muertos en el suelo, todo esto fue lo que alcanzó a ver a lo lejos mientras corría. Paró en seco a Montaña, era muy cobarde dejar a esas personas morir en aquel lugar, había que emprender la carga y así lo hizo. Desenvainó ambos sables y cargó en contra del viento mientras su capa larga rojiza se alzaba hacia atrás por el mismo. No estaba ni siquiera cogiendo las riendas de Montaña y éste cargaba solo contra sus enemigos, hasta que al fin llegó el momento del choque. Le esperaron cientos de miles de cortes propinados por sus adversas armas hacia los pectorales de sus enemigos. Cortaba y dejaba largas líneas carmesíes entre sus cuellos, de vez en cuando en sus hombros, algunas otras desastrosas promedias en la cara y si alguno surgía demasiado saltador, podría llegar incluso a desmembrar. Una carga de caballería le provocó un cambio drástico entre sus facciones gestuales, venían a una velocidad considerable y podría provocar la muerte de los pocos soldados rebeldes que emprendían la huida. Él parecía descompuesto, su caballo iba veloz contra centenas de otros jinetes que podían aplastar en en cuestión de segundos. De repente, la línea de equinos que le hacía frente se batió en retirada, y por su espalda comenzó a escuchar el cabalgar de otros muchos. Estos mismos le traspasaron y prosiguieron una persecución contra los enemigos, lo más sorprendente de esto fue que alguien tiró una bolsa de piel roja con algunas monedas dentro hacia Haruko. Este tomó por reacción la bolsa y supuso que era su pago, cuando se volteó para emprender el camino al campamento divisó una multitud armada acercándose en ayuda a los heridos, habían "ganado" la batalla, y Haruko ya no pintaba nada allí.
Haruko Moritaka
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.