¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Naruto Rises (Afiliación Elite)
Ayer a las 6:31 pm por Invitado

» Mozart, El virtuoso
Ayer a las 6:07 pm por Gakumon

» Vientos que traen las nubes - Viaje VI - | ❁ |
Ayer a las 5:39 am por Zhorin Kashu

» Nobility and diplomacy. — ❁
Ayer a las 4:57 am por Narrador

» CLOSER +18 [Cambio de botón — Élite]
Ayer a las 3:12 am por Invitado

» Entrenamientos.
Dom Oct 22, 2017 5:49 pm por 2D

» Misiones de farlek
Dom Oct 22, 2017 5:22 pm por Gakumon

» [Viaje] Lluvia- Fuego - Arrecifes
Sáb Oct 21, 2017 8:31 pm por Hikari Kaguya

» Misiones de Yuna
Sáb Oct 21, 2017 8:25 pm por Ichimaru

» Toxicologia de Tsu
Sáb Oct 21, 2017 7:11 pm por Tsuchinoko

» Encuentro con Rein-chan, los hermanos Orochi se encuentran
Sáb Oct 21, 2017 6:46 pm por Tsuchinoko

» ❁Hojas por aqui, hojas por alla❁
Sáb Oct 21, 2017 3:29 pm por Tempest

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Sáb Oct 21, 2017 12:58 pm por Gakumon

» D E S T R O Y ;
Sáb Oct 21, 2017 9:37 am por 2D

» Y fueron tres
Sáb Oct 21, 2017 6:14 am por Suru Hozuki

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Sáb Oct 21, 2017 3:08 am por Narrador

» No es solo una pelea II [C]
Vie Oct 20, 2017 8:41 pm por Kurosaki

» Misiones // Arata
Vie Oct 20, 2017 6:17 pm por Ichimaru

» Automision
Vie Oct 20, 2017 6:15 pm por Ichimaru

» [Viaje] Lluvia - Fuego - Arrecifes
Vie Oct 20, 2017 5:38 pm por Hikari Kaguya

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Primun Memoriae: Come to me

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Primun Memoriae: Come to me

Mensaje por Ariann Witherfang el Jue Oct 02, 2014 8:48 am

Remember, my child:

Without innocence the cross is only iron.



Las cuatro paredes granates se erguían imponentes a los lados, sujetando el techo muy por encima de las cabezas, resguardando en paralelo a la larga mesa de roble marrón oscuro donde los diez presentes se acodaban y derramaban sus sombras a causa de las pocas antorchas colgadas a sus espaldas, consumidas con el paso inexorable de las horas que duraría la junta.

— Los vigías que frecuentan el bosque nos dicen que es un niño que vive aquí desde muy pequeño. Hasta hoy día no ha significado ninguna amenaza, siquiera ha asomado las narices por aquí. Debo insistir, no hay motivo alguno para alarmarse y llevar las cosas a tal extremo. — Vociferó una voz joven y varonil desde un extremo al hallar un instante de silencio, desatando una vez más el debate entre los presentes, algunos favoreciendo y otros discrepando. Y allí, sentada junto al muchacho, entre tanto revuelo de opiniones, en una suerte de sala de reuniones que se asemejaba más a un lúgubre calabozo compartido, estaba la singular pelirroja Senju, sosteniendo un semblante férreo para simular que -en realidad- su mente entendía poco y nada la cuestión tratada.

De pronto un golpe seco parió el silencio. El líder del clan, sentado en el extremo, impactó la diestra sobre el roble y sentenció. — No estamos aquí para negociar, pues ya es una decisión tomada. Si se trata o no de un infiltrado o espía lo debatiremos en su momento, pero no pondré en tela de riesgo la seguridad de nuestra gente solo por la satisfacción moral de unos pocos. — Realizó una pausa para humedecer los labios y esconder la diestra en las mangas de su atuendo. Ese sujeto iracundo, poco carismático y lamebotas oficial de la "Dama de Fuego", Himawari Tsukasa, era ni más ni menos que el tío de Lúthien, quién había asumido el mando del clan hacia poco menos de dos años, tras la cuestionada muerte de su padre. — No importa si se trata de un niño o un anciano, representa una amenaza para Kakkinoaru'en y el clan Senju, por tanto, digo que hay que traerlo preferiblemente muerto. Es una misión tan sencilla como suena, y pueden aprovechar para llevar a los más jóvenes más allá de los límites del santuario. — Inmediatamente todos volcaron la atención sobre la silueta más jovial: Lúthien, de 12 años, que no podía tragar lo que oía.

Los hombros de la ojiazul se encogieron inconscientemente pues por más impávida que quisiera mostrarse no podía rehuir de las pesadas miradas de los altos mandos. Para su suerte no duró mucho ya que el arrastre de la silla y el pesado suspiro del joven a su lado atrajo la atención. — De ser esa la última palabra, me retiro. Pero dejo en claro que no participaré en tal injusticia y que me desligo totalmente de las consecuencias. — Dijo el varón, que por cierto, era el instructor de Lúthien. — Como prefiera, pero su ausencia no privara a sus discípulos de la experiencia de la primera misión, así que se asignará a otro superior. —

Ya se lo imagino. Ella ya lo sabía, y no era nada bueno. Sabía que asignarían la misión al otro mentor que le había tocado soportar en el pasado. Un muchacho poco agradable, presumido e insoportable, tan carente de sentido común como un alga; y a ello sumarle una misión con un cometido que le había dejado un mal sabor. Pero su voz no contaba, y no pudo hacer más que dibujar su peor cara.

Para cuando su razón quiso caer en cuenta, ya se encontraba en un grupo de cuatro encaminado hacia lo profundidad verdosa del bosque. Una mezcla de ansiedad e inquietud le brotó en el pecho, y una inexplicable preocupación azotaba su inquieta mente. — Tengo un mal presentimiento...
Ariann Witherfang


Volver arriba Ir abajo

Re: Primun Memoriae: Come to me

Mensaje por Hakkon Braam el Dom Oct 05, 2014 1:56 am

El crujido de la madera doblándose escoltó el silbido que atravesó el aire con la velocidad del viento. La flecha había volado de entre las ramas de aquellos enorme árboles y había atravesado el espacio que separaba al niño de aquel pájaro en un abrir y cerrar de ojos, sin embargo, el sonido sordo de la punta de roca estampándose contra el roble y el revoloteo del ave fue el mal augurio que evidenció el fallo del tiro. [Maldita seas, Ajatar. No pasaré esta noche en ayuno.] chasqueó la lengua contra sus molares de leche, víctima de la frustración. En ese mismo instante dio un salto desde la rama en la que se encontraba y emprendió corrida por la rama de un árbol cercano, en dirección al ave que se encontraba escapando. [Te tengo.] murmuró para sí mismo dando un fuerte salto hacia arriba y llevando su diestra al precario carcaj de cuero que llevaba en su espalda.  

El tiempo pareció detenerse en el aire para aquel niño, y sus pupilas se dilataron al llevar la flecha al hilo del arco, que fue bruscamente tensado. La imagen del ave comenzó a moverse de forma lenta para el chico, y la imagen se hizo mucho más grande, acortando con su mirada la distancia que existía entre ellos. Separó los dedos que sostenían la punta de la flecha, y esta volvió a silbar el aire con un ímpetu titánico hasta que finalmente, asestó en su presa. [Te tengo.] su cuerpo se dejó caer sobre otra rama, y emprendió un furtivo viaje hacia el árbol donde estaba clavada su presa.
Contra el tronco del árbol, una pequeña ave de color café tomaba sus últimos alientos de vida, y tras retirar la flecha del árbol devoró a su presa viva, la cual aún parecía moverse al momento de ser tragada por la enorme boca de maxilares móviles del peliblanco.

Sonrió y acarició a la serpiente color esmeralda que comenzó a descender lentamente por el tronco del árbol en el que se encontraba. Había saciado su hambre, y aquello le duraría durante varios días. La serpiente se movió bruscamente de un lado a otro, y esto advirtió al niño, quien pasó su mirada por los alrededores del lugar. – Si, también lo he escuchado. Algo nos está asechando. ¿Ajatar se habrá enfurecido y habrá sentenciado mi futuro con un emisario? – preguntó a la serpiente, quien tras un siseo dio a entender al niño que debía ponerse en guardia. Doki había sido desde siempre su guardia y su tutor, y durante aquellos seis años, había sido el encargado de darle al niño las enseñanzas suficientes para poder sobrevivir.

La lengua del peliblanco exhibía dos puntas, transformando aquella en una extraña y larga lengua bífida que le permitía percibir los aromas de las áreas cercanas. Su lengua se movió de forma brusca de arriba hacia abajo y volvió a meterla dentro de su boca, saboreando la extraña presencia de aquellos que lo asechaban. Jamás había detectado un aroma como aquel, no era un aroma como  el de aquellas criaturas cuadrúpedas de enormes colmillos y garras, de tan rápida velocidad y elegancia. Sin embargo, era un aroma que no dejaba de ser familiar para el niño, y eso le infundía todavía mucho más pánico que cualquier otra cosa.
Saltó hacia abajo sosteniéndose de una rama a mitad de la caída, y se balanceó hacia adelante para caer en la rama de un árbol cercano, la cual utilizó como carretera para emprender corrida entre las ramas, siendo escoltado por Doki, quien  a una velocidad ejemplar para una serpiente, se movía entre la copa de los árboles para salvaguardar al niño.

De un fuerte salto bajó de la rama en la que se encontraba, y se escondió detrás de una roca. Su respiración se agitó mientras recostaba su espalda contra la pared, y volvía a saborear el aire con su lengua, en espera de que aquellos aromas se hubiesen perdido, pero para su desgracia, seguían allí. Apoyó sus manos en el contorno de la roca en la que se encontraba escondido, y asomó apenas su rostro para observar la figura de sus dos perseguidores, quienes ahora yacían parados a varios metros de él. Sus ojos  color sangre se abrieron como platos ante la sorpresa que tenía frente a él. Eran igual a él. [ ¿O sea que no soy el único? ¿Hay más?] una tímida sonrisa se dibujó en el semblante del niño ante unas palabras inentendibles por parte de aquel de corta cabellera oscura, quien se mantenía de pie al lado de una criatura similar a él pero de cabello color fuego.

Primero extendió un pie a un costado, y prosiguió con el resto de su cuerpo, siendo sus manos lo último que despegó de la roca. Semiflexionó sus piernas y comenzó a caminar en semi círculo alrededor de aquellas personas, sin despegar su mirada de ellos. Una fuerte emoción y alegría luchaba con su desconfianza. Si bien aquellos vociferaban sonidos que él no era capaz de entender, y por alguna razón no entendía bien su versión del lenguaje antiguo, mantenían una postura rígida, y en el aire, una tensión se hacía más que evidente. Era similar a la mirada que cruzaban aquellas criaturas de afilados colmillos, garras y aterrorizantes posturas, con las criaturas hermosas de largas cornamentas, segundos antes de comenzar una persecución.

Decidió que tal vez podría tomar la iniciativa de comunicarse, y haciendo un gran esfuerzo por pronunciar el lenguaje, se dispuso a hablar. – Hakkon… Braam. – dijo primero señalándose a sí mismo, y luego señalando con ambas manos todo aquello que lo rodeaba. Aquellas palabras significaban que el dios Hakkon, custodiaba la naturaleza qué los rodeaban.  Había sido un desesperado intento por hacerlos entender que no era un demonio, y que estaba agradecido con sus dioses, esperando que aquellos entendiesen su idioma natal, aunque albergaba dudas de si realmente lo estaba pronunciando bien, puesto a que nunca había sido testigo de nadie hablando.

Las criaturas compartieron un par de palabras, y el de cabello corto emprendió camino hacia el niño, desenvainando un objeto alargado y chato, de intenso brillo. No sabía de qué se trataba, pero era similar a lo que emergía de la boca de Doki para atacar, y sabía que no podía ser algo bueno. Sin embargo, fue la mirada en los ojos de aquel individuo y su sonrisa lo que evidenció  sus intenciones.
Apoyó ambas manos en el suelo y dislocó su mandíbula, enseñándole a aquellos dos unos grandes colmillos al mismo tiempo que emitía un amenazante siseo con el que intentó intimidar a su atacante. La ropa del niño comenzó a moverse y pronto una serpiente color esmeralda emergió desde su cuello y comenzó a sisear junto con el niño, posicionándose a escasos centímetros del rostro de este.
Dos serpientes más emergieron desde los costados de su capa y se posicionaron sobre la espalda del niño, mientras otras dos serpientes emergían de cada uno de sus brazos, y todas siseaban al mismo tiempo, intentando intimidar a su atacante, quien pareció titubear su ataque por un instante, sin embargo, pocas posibilidades parecía tener el niño en aquel encuentro, al menos si se trataba de lo que él pensaba.
Hakkon Braam
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.