¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Naruto Rises (Afiliación Elite)
Ayer a las 6:31 pm por Invitado

» Mozart, El virtuoso
Ayer a las 6:07 pm por Gakumon

» Vientos que traen las nubes - Viaje VI - | ❁ |
Ayer a las 5:39 am por Zhorin Kashu

» Nobility and diplomacy. — ❁
Ayer a las 4:57 am por Narrador

» CLOSER +18 [Cambio de botón — Élite]
Ayer a las 3:12 am por Invitado

» Entrenamientos.
Dom Oct 22, 2017 5:49 pm por 2D

» Misiones de farlek
Dom Oct 22, 2017 5:22 pm por Gakumon

» [Viaje] Lluvia- Fuego - Arrecifes
Sáb Oct 21, 2017 8:31 pm por Hikari Kaguya

» Misiones de Yuna
Sáb Oct 21, 2017 8:25 pm por Ichimaru

» Toxicologia de Tsu
Sáb Oct 21, 2017 7:11 pm por Tsuchinoko

» Encuentro con Rein-chan, los hermanos Orochi se encuentran
Sáb Oct 21, 2017 6:46 pm por Tsuchinoko

» ❁Hojas por aqui, hojas por alla❁
Sáb Oct 21, 2017 3:29 pm por Tempest

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Sáb Oct 21, 2017 12:58 pm por Gakumon

» D E S T R O Y ;
Sáb Oct 21, 2017 9:37 am por 2D

» Y fueron tres
Sáb Oct 21, 2017 6:14 am por Suru Hozuki

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Sáb Oct 21, 2017 3:08 am por Narrador

» No es solo una pelea II [C]
Vie Oct 20, 2017 8:41 pm por Kurosaki

» Misiones // Arata
Vie Oct 20, 2017 6:17 pm por Ichimaru

» Automision
Vie Oct 20, 2017 6:15 pm por Ichimaru

» [Viaje] Lluvia - Fuego - Arrecifes
Vie Oct 20, 2017 5:38 pm por Hikari Kaguya

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Un clima menos caluroso

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un clima menos caluroso

Mensaje por Siegfried Domain el Jue Ago 20, 2015 4:18 am

No Había pasado mucho tiempo desde que aquél acontecimiento en la vida de Domain se produjo, siendo que él ya estaba forzado a tener todo el trabajo sobre sus hombros pues su hermano mayor no tenía la movilidad requerida, y su madre se quedaba en casa cuidándole casi todo el tiempo.  Ya había tomado la decisión de ser un shinobi por meros intereses económicos, utilizaría el jutsu de control de marionetas para poder así tener un medio de combate con el cual estuviera familiarizado. Su primo le llegó a decir que había una manera en la que sus marionetas pudieran ser mucho más letales en batalla, y es que la utilización de venenos en las marionetas era algo que ni siquiera se le llegó a pasar por la mente al muchacho aspirante a shinobi. Al parecer, eso era algo que solían utilizar las personas que luchaban con marionetas para tener una mayor eficacia en el momento del combate. Aquél primo que ya estaba completamente incapacitado le explicó a Siegfried que sus padres eran marionetistas, y que estos en algún momento le llegaron a dar información de dos plantas venenosas que se situaban en un bosque del país del fuego.

Domain tuvo que viajar hasta el país del fuego, pasando por el país de los ríos donde ciertamente no duró mucho tiempo a pesar de que dicha zona le causaba una sensación relajante en cierto modo. La percepción que tuvo el marionetista al estar dentro del país del fuego fue algo sorpresiva, y es que este era verdaderamente contrario a lo que él estaba acostumbrado. Los vientos fuertes y las incesantes arenas habían dado paso a un terreno donde reinaban casi en su totalidad las plantas; bosques frondosos y tierras fértiles era lo que se podía ver en casi cualquier sitio. El joven como es lógico pensar, tuvo que pedir distintas indicaciones antes de poder llegar al nombrado  Bosque de la Hoja, y es que esa era su primera visita en aquél lugar que era tan distinto a su país natal.
Para su buena fortuna, Siegfried no tardó demasiado en llegar al dichoso bosque, y es que al parecer no se encontraba tan lejos de la entrada oficial al país del fuego. Este era un bosque en toda la extensión de la palabra – Oh rayos… - se quejó un poco el muchacho pues ahora tendría que buscar plantas que concordaran con la descripción que le hizo su hermano. Le resultaba aburrido y abrumador el tener que ponerse a buscar dichas plantas en un lugar que prácticamente era verde por todos lados. Comenzó a buscar de manera desganada en medio del bosque, básicamente no tenía ganas de hacerlo, siendo que lo único que le impulsaba para encontrar aquellos seres vivos era el simple hecho de que le servirían en su próxima vida como shinobi. Su búsqueda como es de esperarse no tuvo éxitos en los primeros intentos, buscaba y buscaba a través de los árboles, arbustos y terrenos que se explayaban a lo largo y ancho del bosque de la hoja. Este parecía interminable ante los ojos del joven marionetista, el cual sentía que duraría toda la vida haciendo algo que como muchas cosas, le daba pereza hacer – Siento que nunca terminaré – se quejó al tiempo que se recostaba suavemente sobre un árbol cercano. Ya había pasado un cierto tiempo desde que comenzó a buscar, siendo que la posición del sol no era la misma de antes – Debí buscar en algún otro lado – se volvió a quejar pues no había avanzado nada desde su llegada.

Pasaron varios minutos antes de que Domain decidiera retomar su fastidiosa búsqueda, había tomado su cansancio como excusa para no hacer nada por un rato, pero sabía que debía seguir con su “caza” de plantas. Siegfried soltó un débil suspiro al tiempo que revisaba un arbusto que se encontraba por allí cerca – Si sigo así, no seré capaz de encontrarlas – se quejó el shinobi ante su penosa circunstancia actual mientras observaba con desgano el pequeño matorral que había frente a él – Espera… - comentó en voz alta como si estuviera hablando con alguien – Esa no es… - se acercó con el fin de detallar mejor una planta que se encontraba no muy lejos de su posición – ¡Esta es una! – exclamó el joven con un tono de evidente alegría puesto que había encontrado uno de sus dos objetivos – Veamos – soltó al tiempo que se acercaba todavía más a la planta para arrancarla de raíz – Si él está en lo correcto, esta no me hará ningún daño si no toco su líquido – afirmó mentalmente mientras guarda el ser en una bolsa – Ahora, si esta se encuentra aquí. Tal vez la otra esté cerca – miraba a los lados con expresión de incertidumbre pues existía una mínima posibilidad de que encontrara su objetivo en los alrededores de su actual punto. No paso mucho tiempo antes de que el muchacho de las marionetas encontrara su segundo objetivo, su intuición le otorgó un buen presentimiento con respecto a ese tema -  Ahora debo volver al país del viento – comentó Domain con un tono de voz que evidentemente denotaba su acostumbrada flojera, sin embargo esa vez era distinto a la anterior – Al menos ya las tengo – ya ambas plantas estaban cuidadosamente guardadas en bolsas distintas, listas ya para que su utilización sea óptima. Siegfried no se tomó demasiadas molestias a la hora de comenzar el retorno hacia su país natal, no le agradaba la idea de recorrer todo ese camino nuevamente, pero para su mala suerte, era lo único que le quedaba.

Tardó un par de días antes de poder llegar hasta el país de los desiertos, y es que notablemente el viaje entre dos grandes naciones no era algo tan fácil como decirlo. El cansancio que mostraba el muchacho de cabellos oscuros era notable, no era algo sumamente peligroso, pero tampoco inevitable – Al menos ya estoy aquí – afirmó mientras sus pies daban pasos algo lentos por encima de la arena – Espero que el camino no se me haga interminable – deseó el muchacho a pesar de que sabía con mucha certeza cuanto le faltaba para llegar a su casa. El sol del desierto era igual de incesante que siempre, se imponía con fuerza sobre todo lo que osara a estar por encima de las arenas – Que cambio de clima tan… - reiteró el muchacho ante la sensación que tuvo en el país del fuego – Nunca había notado que aquí hace tanto calor – se separó un poco la parte de su ropa que estaba en la parte de su cuello.  Para la buena fortuna del joven, no había indicios de que una tormenta de arena azotara el desierto, pues era bien sabido que cualquier ingenuo se podría perder en una de esas ráfagas de viento masivo.

Cuando Siegfried por fin pudo llegar a su hogar, se anunció con algo de vacilación – He vuelto – articuló con un evidente cansancio que era notable en su voz – Te estaba esperando – contestó su primo que se encontraba sentado en una silla ubicada en la sala principal –Y baja la voz que ella está durmiendo – comentó con sigilo – Me dejó aquí y se fue a dormir. Pero en fin, creo que es momento de comenzar a preparar esos venenos ¿no? – él quería empezar con la creación a toda prisa, a pesar de que sabía que no era para él – Estoy muy cansado – se autocompadeció el menor aun sabiendo que eso no iba a funcionar – A mí no me engañas, deja la flojera y ponte a trabajar. Yo te ayudaré en lo que pueda, aunque tengo recuerdos muy borrosos sobre la creación de venenos – explicó el hermano mayor pues la información que tenía eran simples palabras que le fueron dadas cuando era niño. – Algo podremos hacer con eso, pero te digo desde ya que no tengo muchas ganas – se defendió Siegfried mientras bostezaba gracias al cansancio que llevaba sobre sus hombros. Y así fue como Domain comenzó con la difícil labor de crear dos tipos de venenos, no obstante la ayuda de su primo le fue bastante útil pues a pesar de que este no recordaba mucho de su niñez, sus pensamientos alcanzaban un grado de lucidez lo suficiente fuerte como para que recordara las palabras que le llegaron a decir sus padres con respecto a los venenos. Tardó lo que cualquier novato en el tema tardaría, no sabía mucho del tema además de que estaba haciendo lo que podía con la información que le otorgaban, mas parecía que eso no sería suficiente como para crear un veneno en todo el aspecto de la palabra. Siegfried tuvo que pensar mucho hasta poder llegar a tener los dos trabajos finales, lo focalizaba de una manera, de otra, pero no fue hasta pasadas una gran cantidad de horas que Domain logró terminar con éxito los dos venenos que estaba buscando. Éstos eran bastante básicos, pero eran hasta cierto punto aceptables para alguien que no sabía absolutamente nada de esas cosas, además de que le otorgaría cierta experiencia a la hora de crear nuevo tipos de sustancias tóxicas cuando tuviera la oportunidad y el tiempo, siendo que la vida de un shinobi era tan activa como así lo decían los rumores. Siegfried ya estaba listo, pero su cansancio ya prácticamente le estaba matando por lo que optó por ir a descansar y sería al día siguiente que colocaría el veneno en sus marionetas, para así tener la certeza de que podría comenzar su vida como un shinobi del país del viento, un marionetista que pondría sus juguetes a la disposición de Taiga Yoshida, uno de los señores feudales que se pueden encontrar en el país de los desiertos y los grandes vientos. Domain no sabía lo que le preparaba el futuro, siendo que para ese momento en específico lo único que parecía entablar de forma correcta, era un muy merecido descanso por todo el trabajo que había hecho, teniendo en cuenta que él era la flojera hecha humano.
Siegfried Domain
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.