¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Naruto Rises (Afiliación Elite)
Ayer a las 6:31 pm por Invitado

» Mozart, El virtuoso
Ayer a las 6:07 pm por Gakumon

» Vientos que traen las nubes - Viaje VI - | ❁ |
Ayer a las 5:39 am por Zhorin Kashu

» Nobility and diplomacy. — ❁
Ayer a las 4:57 am por Narrador

» CLOSER +18 [Cambio de botón — Élite]
Ayer a las 3:12 am por Invitado

» Entrenamientos.
Dom Oct 22, 2017 5:49 pm por 2D

» Misiones de farlek
Dom Oct 22, 2017 5:22 pm por Gakumon

» [Viaje] Lluvia- Fuego - Arrecifes
Sáb Oct 21, 2017 8:31 pm por Hikari Kaguya

» Misiones de Yuna
Sáb Oct 21, 2017 8:25 pm por Ichimaru

» Toxicologia de Tsu
Sáb Oct 21, 2017 7:11 pm por Tsuchinoko

» Encuentro con Rein-chan, los hermanos Orochi se encuentran
Sáb Oct 21, 2017 6:46 pm por Tsuchinoko

» ❁Hojas por aqui, hojas por alla❁
Sáb Oct 21, 2017 3:29 pm por Tempest

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Sáb Oct 21, 2017 12:58 pm por Gakumon

» D E S T R O Y ;
Sáb Oct 21, 2017 9:37 am por 2D

» Y fueron tres
Sáb Oct 21, 2017 6:14 am por Suru Hozuki

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Sáb Oct 21, 2017 3:08 am por Narrador

» No es solo una pelea II [C]
Vie Oct 20, 2017 8:41 pm por Kurosaki

» Misiones // Arata
Vie Oct 20, 2017 6:17 pm por Ichimaru

» Automision
Vie Oct 20, 2017 6:15 pm por Ichimaru

» [Viaje] Lluvia - Fuego - Arrecifes
Vie Oct 20, 2017 5:38 pm por Hikari Kaguya

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Mision rango C feat.Nami

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mision rango C feat.Nami

Mensaje por Novak el Mar Dic 01, 2015 7:48 pm

Era un día como cualquier otro, Novak llevaba una caña de pescar en su diestra, mientras que en la zurda una canasta para cargar lo que fuese recolectando. El hambre lo urgía, parecía que se había olvidado cuándo fue la última vez que comió decentemente. Las misiones Shinobi no le llegaban, aparentemente nadie necesitaba de su servicio en aquel país. Estaba preparando una futura migración a lugares más poblados donde tal vez el trabajo surja con más facilidad y no tenga que vérselas tan negras para sobrevivir un día más.
El camino hacia el arrollo donde generalmente iba a pescar era cuesta abajo por la pendiente de un río que provenía de una gran montaña a lo lejos, nunca la había visitado, pues no cautivaba mucho su atención y nunca supo el por qué. Raro en él; amante nato de la naturaleza en general. Pero un sentimiento afloró esa tarde en su ser, casi como un presentimiento que lo sentía hervir por sus venas y que hacía bombear con más fuerza el latido de su corazón.
Decidió adentrarse, quizás unas moras o cualquier otro fruto que sea comestible le vendría bien, para cambiar la dieta a base de salmón. Pero era algo más, un instinto de aventura el que lo guiaba y hacía sus pasos ligeros, casi imperceptibles a velocidad. El bosque era frondoso, mientras más se metía más se dificultaba el andar. Ruidos que no se podían terminar de identificar y en su aliento voraz la necesidad de encontrar algo que le pegue un giro a su rutina. Fue allí cuando lo encontró, una especie de mazmorra de la cual provenían voces que pudo identificar como humanas. Gritos y alaridos, algunos de dolor otros de victoria. Se cuestionó cuán prudente sería marcharse en ese instante, pero nada podía detenerlo. El joven Uchiha certero de sus corazonadas se vio de un momento a otro en la entrada de aquel lugar tenebroso que lo espantaba con un olor pútrido y asqueroso. Quizás era la sangre seca pegada contra las paredes o las heridas en carne de viva de algunos heridos gimiendo contra la pared.
Se topó con un fornido hombre que no separaba su cuello del trapecio de sus hombros. Los ojos desorbitados en blanco y venas encarnecidas a los costados. Parecía el guardia, el que decidía quién entraba y quién no a primera vista. Tuvo que agachar la mirada, si es que se le podía llamar mirada a eso, para contemplar al joven Novak. Jamás le quito los ojos de encima, en un intento por demostrar su valor. Aquel hombre-mutante luego de varios segundos lo único que hizo fue dejar escapar una risa grotesca que buscaba intimidarlo, pero esto no fue así, sino todo lo contrario. Ahora el odio lo consumió, a tal punto de que mirada se ensanchó de rabia y peculiar sadismo. Torció su cuello tronando las vertebras de su nuca y al compás de un parpadeo sus orbes se vertieron en sangre.
- Creo que con esto puedo hacerte cambiar de parecer - Inquirió seguro el muchacho de menor estatura.

Era su marca, lo que lo diferenciaba, lo que lo ponía al borde de la muerte constantemente y la delirante ironía de poseer en su mirada un maldito gen que lo perseguiría hasta el último de sus días. Incluso cuando la luz de sus ojos se apaguen, estos engendrarían una cadena de odio que de generación en generación continuarán creando discordia en el mundo Shinobi.
- Mmh - Dudó cambiando la expresión marchita de su rostro. El guardia parecía desconcertado. No se veían Uchiha's por camorras clandestinas en medio de los bosques. La delincuencia y el contrabando a flor de piel, el último lugar al que un miembro de aquel clan querría ir. Pero no se arrepintió, el trastocado hombre que lo atendió se paró y se fue en busca de alguien que lo recibiría mejor y para su sorpresa este al aparecer lo tomó por el brazo y lo llevó unos cuantos metros afuera del lugar.
- ¿Estás loco?, ¿Quieres morir de la forma más cruel en este lugar? - Le dijo aquel nuevo sujeto que lo jaló hacía los matorrales. Novak se veía desconcertado y un tanto perdido, él sólo quería un poco de acción. Divertirse peleando contra personas que no conocía y quizás llevarse algo de dinero por su victoria.
- Este lugar no es para niños. - Continuó - La gente arrancaría cabezas por tener tus ojos en sus manos o puestos en los propios mejor dicho ¿Qué se te pasó por la cabeza? Anda, toma esto. Quizás aquí encuentres respuestas a las dudas que te inquietan. - Le entregó un papel, mejor dicho, dos, pero sólo se fijo en el primero. Atónito y sin proclamar respuesta alguna se quedó observando las reseñas en la primer hoja.
Ese misterioso hombre de apariencia nada confiable desapareció entre las sombras y el viento. Novak suspiró pensando si volver a entrar, pero fue entonces cuando leyó la segunda parte de la nota. "Matalos a todos" escrito letras excesivamente pronunciadas. Con tinta escurrida por los costados y un odio que se hacía latente al leer el mensaje.
¿De qué se trataba todo aquello? ¿Lo había salvado de una aparente cacería de Uchihas para luego mandarlo a un lugar aún más extraño? Podía ser un trampa, de hecho estaba claro que lo era.
La primer hoja era un simple mapa, un indicador con varias instrucciones de como llegar. El templo Uchiha... sabía que estaba en lo correcto cuando pensaba en dejar todo aquello atrás. Aún así decidió avanzar a costa de que las consecuencias podrían ser fatales. Luego del encuentro que había tenido con Nami, su sangre era algo que le importaba mucho más ahora.
Novak
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Mision rango C feat.Nami

Mensaje por Nami el Miér Dic 02, 2015 8:22 pm

...
Dos ojos rojos hicieron repentina aparición en la inmensa oscuridad. Asustada, ella giró el rostro en todas direcciones, pero no pudo ver nada más que ese par de bolas de fuego. Todo era completamente negro alrededor.
- Nami...
El miedo que la invadió cuando oyó esa voz la dejó paralizada, estática en su lugar. Un fuerte golpe de calor explotó en su estómago, y empapó su frente, su espalda, y así de rápido se convirtió en un gélido sudor que le provocó escalofríos. Desconcertada, observó aquella mirada que refulgía en un ardiente color carmesí. Su garganta se anudó. No pudo emitir sonido alguno. Solo su entrecortada y agitada respiración fue lo que se escuchó entre aquella oscuridad. Los grandes ojos parpadearon, expectantes. Ella conocía bien esa mirada, y por eso temblaba de miedo... Era él.
- ¿Q-Que quieres? - Preguntó por lo bajo, forzando las palabras que se negaban a salir.
- ¿Me odias? - Contestó con otro interrogante aquella voz. Nami apretó los dientes y los puños, y la angustia subió al instante por su cuerpo hasta escapar por sus ojos, como la erupción de un volcán, pero en forma de lágrimas. Respondió primero con ellos, demostrándole su furia a pesar del silencioso llanto, tornándolos del mismo color que los contrarios. Luego intentó dar lugar a las palabras.
- No sabes cuanto.- Murmuró, ahogada con el dolor que presionaba su cuello.
- ¿Quieres matarme? - Aquella voz adoptó ahora un tono más jocoso, como si se burlara. Nami frunció el ceño, y hundió las uñas en su propia mano, impotente.
- Lo haré.
- Tendrás que encontrarme primero. - Susurró, y los ojos se cerraron lentamente. En su lugar, se hizo presente el enorme abanico rojo y blanco símbolo del Clan Uchiha, que segundos más tarde comenzó a arder en llamas. - Sé que sabrás donde buscarme. - Fue lo último que se oyó. El abanico fue deshaciéndose poco a poco, desprendiendo extrañas cenizas que rodearon a Nami y la envolvieron, levantándola del suelo y luego jalándola hacia abajo tan fuerte que... se despertó.
Sobresaltada, intentó incorporarse a la realidad, sentándose en el sillón. Se había quedado dormida sin darse cuenta, después de otra larga noche en vela donde el sueño acabó por derrotarla, como sucedía casi siempre. Escondió el rostro entre sus manos, recargando los codos en las rodillas. Llenó los pulmones de aire y lo liberó en un pesado suspiro... Otra vez había vuelto a soñar con él, y otra vez la incitaba a buscarle. "¿Pero... dónde?" se preguntó. Sacudió la cabeza y se levantó, encaminándose directamente al baño para darse una ducha. Estaba empapada en sudor.
Mientras se bañaba, intentó interpretar su sueño, pero no había mucho en lo que pudiera pensar. Solo fueron sus ojos, su voz, y el abanico. ¿Pero por qué el abanico? ¿Y por qué en llamas? ¿Era acaso algún tipo de referencia al Clan?. Se planteó unas cuantas preguntas hasta que conectando datos, un recuerdo le iluminó la mente... Su padre le había contado una vez que en un lugar lejano a sus tierras existía un antiguo templo que pertenecía al Clan Uchiha, pero que no sabía con que se podría encontrar allí, y que además existían rumores de que llegar era muy peligroso. Nami no había tenido la oportunidad de ir antes, aunque ahora le parecía el momento perfecto. Ella necesitaba respuestas, necesitaba información, necesitaba encontrarlo a cualquier precio... Y quizá allí podría hallar al menos un mínimo indicio que le ayudara con su búsqueda.
No lo dudo mucho más. Solo el tiempo que le llevó prepararse fue lo que tardó en salir de su casa. Guardó algunas armas y provisiones, se envolvió en su infaltable túnica negra, y abandonó su hogar, esperanzada en obtener respuestas.
Nami
avatar


Volver arriba Ir abajo

+30 lineas

Mensaje por Novak el Vie Dic 04, 2015 5:21 pm

Decidió emprender viaje sin perder tiempo, aquel trotamundos necesitaba respuestas lo antes posible y para ello debía llegar al país de la Nieve. Según el mapa que le habían otorgado limitaba al norte del país del Rayo. La suerte jugó un tanto a favor del joven ya que ese último sitio fue desde donde partió y no tardaría más que un par de horas en llegar a pie.
El camino se iba complicando a medida que avanzaba y los contratiempos avecinaban una pronta puesta del sol que culminaría con el anochecer, el cambio de clima se hizo presente tan notoriamente que lo obligó a ponerse su tapado encima y abrazarse así mismo para mantener la temperatura corporal. La amplitud térmica lo apabulló, al punto tal de detenerse en un bar para pedir algo caliente antes de continuar.
El sonido tintiniante de la campana que avisaba la entrada de alguien acompañó los primeros pasos de Novak dentro del local. Nadie se interesó mucho en él, lo cual le agradaba. Un poco de anonimato no le vendría mal luego del desastre en el país del Rayo. Recuerdos borrosos de esa última semana se vinieron a su mente y parecían no querer irse a pesar de estar alejado físicamente de todo enredo que quedó pendiente en aquella ciudad. Luego de agitar la cabeza y soltar un pequeño escalofrío que lo acomodase a la calefacción del lugar, hizo unos cuantos metros más hasta la barra pasando la mirada por las diferentes ofertas de la semana. Nada terminaba realmente de convencerlo y se aferró al plan que lo llevó a estar allí en un principio "algo caliente" pensó afilando sus intenciones de encontrar algo que alivie la fría caja escarchada que tenía por corazón.  
- Deme un whisky, doble por favor. - Insinuó sus ganas de que esté bien cargado a la muchacha que cordialmente lo atendió. Parecía no ver rostros nuevos a menudo y eso se reflejó en la amabilidad de ésta para servir su trago. Fue mejor de lo que esperaba. - A tu salud - Le dijo tratando de escapar a un futuro de inciertas enfermedades causadas por el exceso de alcohol.
- ¿A la suya no sería mejor? - Le respondió un tanto desconcertada y respetuosa,  lo cual provocó que la encierre con la mirada un tanto alterado. No parecía una persona mayor, ¿O sí? Tal vez sea por la elección de la bebida.
- La mía ya está perdida, por eso dedico el trago a la tuya - Enfatizó la palabra "tuya" para hacerla consciente de su falta de consideración por tratarlo como adulto, incluso como viejo. Era algo que simplemente no le terminaba de cuajar. Ella no parecía mucho mayor que él, quizás un poco más golpeada por la vida y una que otra cicatriz. Su historia seguramente era larga e interesante pero con un final momentáneo no tan productivo. Se preguntó si tenía sueños, si compartía anhelos de juventud como él, cosas que todavía debía cumplir, promesas que aún seguían en pie y que, como las raíces de un fuerte árbol, serían inamovibles.
Quizás la muchacha era una simple paisana que por educación trataba de ese modo a todo el mundo, pero la forma de ser del joven no podía dejar pasar aquel detalle así como así. Se volteó dejando la paga más una propina considerable y supuso que no podía seguir perdiendo tiempo ni gastando en tonterías. Debía encontrar un lugar donde albergarse antes de que la tormenta de nieve se ponga peor y muera congelado en ella. Bien sabido era que la noche era más duradera en invierno y por lo mismo apurar la marcha se volvía fundamental. Las cabañas se ocuparían con rapidez y no podía dejarse estar ya que el tema dinero lo asechaba como una voz en su cabeza que lo obligaba a pensar todo dos veces antes de hacer nada. - Quizás no debí dejar tanta propina, joder - Recriminó para adentro su nivel absurdo de solidaridad.
Novak
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Mision rango C feat.Nami

Mensaje por Nami el Sáb Dic 05, 2015 9:48 pm

El viento helado la hizo estremecer debajo de su túnica negra, la que reafirmó con fuerza a su cuerpo para que no se sacudiera más y no le pasara tanto el frío. El clima era un poco difícil de combatir, teniendo en cuenta que se encontraba en el País de la Nieve, y si bien había llevado bastante abrigo este no fue suficiente.
Transitaba por un camino de tierra, algo nevado, esperando hallar al final del mismo un lugar donde poder pasar la noche. Ya solo quedaban unas pocas horas de luz, y se notaba claramente en el cielo cubierto, que comenzaba a matizar en bellos y distintos tonos. A su alrededor crecían altísimos pinos, con sus copas nevadas completamente cubiertas, que al juntarse unas con otras servían al menos en algunos sectores, como un improvisado techo, cerrándose sobre el camino y aligerando así un poco el azote despiadado del viento y la espesa nevada. En otras circunstancias, Nami no hubiese tenido menor problema en refugiarse y descansar en la intemperie, pero después de tanto andar el frío le estaba calando los huesos y le preocupaba pensar que si las cosas se ponían peor quizá no soportaría la noche. Los dedos de sus manos y sus pies ya estaban entumecidos, casi insensibles por el gélido clima. En el blanco rostro resaltaban sus mejillas sonrosadas por el frío, y hacia abajo llevaba la nariz, boca y cuello cubiertos con una gruesa bufanda de lana gris. En los pies, las altas botas hasta las rodillas ayudaban pero no alcanzaban para proteger sus piernas, que temblaban y dolían a cada paso que daba. Ya llevaba algunos días viajando y muchas, muchísimas horas moviéndose, descansando en lapsos bastante cortos cuando llegaba la oscuridad porque temía detenerse y congelarse, puesto que no encendía fogatas porque no quería llamar la atención de nadie indeseado. No sabía en que clase de tierras se estaba manejando y que peligros podrían estar acechándole, y por eso se aseguraba de no correr ningún mínimo riesgo.
Se encontraba realmente exhausta, pero continuaba alimentando el motor que la impulsaba con constantes pensamientos sobre por qué estaba haciendo esto. Se motivaba sabiendo que incluso estaría dispuesta a afrontar peores circunstancias para lograr su cometido, que no se rendiría tan facilmente ante la adversidad del clima, ni de todo lo que pudiera estar esperándola más adelante.
No muy lejos, a lo largo del camino, logró ver una pequeña columna de humo gris que subía hasta perderse en el cielo. Por la forma en que ascendía parecía provenir de una chimenea. Sintió un cierto alivio al saber que probablemente estaría cerca de algún pueblo o taberna, y apresuró el paso deseosa de llegar y ver con que se encontraría.
En efecto, se trataba de una taberna. Pequeña, humilde, pero no necesitaba nada más. No parecía un lugar donde pudiera pasar la noche, aunque sí conseguiría algo caliente para recuperar la temperatura. Una vez en la puerta, sacudió la nieve de sus botas e ingresó. Adentró, comenzó a desabrigarse rápidamente mientras encaraba hacia una mesa vacía que vio en una esquina. Pero algo le llamó la atención y levantó una ceja con sorpresa. Ese chakra, otra vez. Se detuvo junto a la silla donde colgó su abrigo y su bufanda, y dio un vistazo alrededor. ¿Podía ser posible? Con disimulo recorrió cada mesa con la vista. No había mucha gente y no le costó demasiado encontrar a quien buscaba: Novak.
"Joder.." renegó para sus adentros. Le quitó la vista de encima y se sentó, dándole la espalda. ¿Qué estaba haciendo ahí? ¿Qué clase de casualidad podría haberlos juntado en un mismo lugar, en otro país, después de tanto tiempo sin tener contacto alguno?
Una muchacha se acercó a atenderla, y le preguntó si deseaba algo de beber.
- Café, por favor... - Le dijo. - Con whisky. - Agregó luego, antes de que la joven se marchara. No podía faltar el anticongelante perfecto. En la espera, frotó sus manos con insistencia buscando calentarlas un poco. Comenzaron a arder ante el cambio de temperatura, pues ahí dentro estaba muy agradable, nada comparado con la hostilidad del clima que reinaba afuera.


Última edición por Nami el Sáb Dic 05, 2015 11:49 pm, editado 1 vez
Nami
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Mision rango C feat.Nami

Mensaje por Novak el Sáb Dic 05, 2015 11:23 pm

Quiso volver al camino nuevamente cuando para su sorpresa se topó con algo que jamás imaginaría. La chica que estuvo dando vueltas en su mente durante las últimas semanas, aquella que se cruzó en la cascada del Rayo y que luego fueron a por unos tragos nocturnos, tenía recuerdos muy claros de ese día, como si no quisiese olvidarse en totalidad de ese momento. La había pasado increíble, más que nada por el hecho de haber conocido a alguien de su mismo clan, de su misma sangre y que poseía los mismos ojos. El asombró lo invadió, cuando creyó haberla reconocido de espaldas y para terminar de soslayarse las dudas caminó un poco en diagonal para observarla de perfil. En efecto, era ella y se la veía como siempre, con esa expresión inocua y vacía, tomando un café humeante sentada en una mesa en soledad.
Estaba contento, no podía negarlo, tanta fue la emoción que no se detuvo a pensar el por qué la chica se encontraba allí. Lejos de su tierra natal, en un ambiente tan hostil, y no es que menosprecie su resistencia como Kunoichi, pero podría jurar que tal vez, conociéndola preferiría estar en un lugar más cálido y tranquilo, donde no tenga que andar preocupándose por el frío que le recorría sus rosadas mejillas, aquellas que resaltaban tan carismáticamente en su delicada piel blanca como la nieve que empañaba los vidrios del bar.
¿Debería hablarle? Quizás se había tomado unas vacaciones, pero no terminaba de cerrarle el lugar que había escogido. Tenía que tener otro fundamento de ser, algo más personal o sentimental, como básicamente todo lo que la movía. El placer por el simple gozo de tenerlo no era algo que ella pudiese disfrutar a simple vista. Vestía elegante, al menos las ropas que se lograban ver, pues en el respaldo de la silla dejó colgando un gran tapado negro que hacía juego con su cabellera y ojos.
Tomó la decisión de acercarse, y aunque por su interior deseaba ser un poco más expresivo a la hora de saludarla mantener la distancia supondría una situación más cómoda para aquella fría y bella Kunoichi del país del Rayo. Sus pasos fueron ligeros, pero a esa altura supuso que ella podría haber percibido su presencia de un modo más sensorial que a través de los ojos, como en su caso. Después de todo la sangre era la sangre y cuan tiburón de cazaría en el mar, un Uchiha podría reconocer el chackra de otro con sólo ponerse a intentarlo o con el hecho de estar un poco alerta a lo que lo rodease.
- Vaya vaya... las vueltas de la vida no son un sin fin de coincidencias aparentemente - Se dio lugar frente a ella que permanecía sentada y él estando de pie, buscó conectar sus ojos con los ajenos a modo de saludo. - No puedo decir que no me alegra verte en este bar en medio de la nada, pero es más raro de lo que mi cabeza puede llegar a entender - Miró la silla que estaba disponible en aquella mesa que los separaba y esperando que el sentido de la intuición funcione rápidamente en ella volvió la vista hacia Nami, preguntándose para sí y sabiendo que ella leía sus pensamientos, si le sería posible sentarse y acompañarla.
Afuera en el umbral la tormenta se hacía cada vez más y más intensa. Los vozarrones de la naturaleza azotando con fuerza las ventanas se mezclaban con el chasquido de la madera quemándose por dentro en la gran chimenea que poseía aquel lugar llamado "Nivea's Bar", esas dos imágenes lo distrajeron mientras esperaba una respuesta, ambas caras de una misma moneda en un pensar que buscaba apaciguar la ansiedad por saber la respuesta de la Uchiha.
Cabía la posibilidad de que ella esté acompañada por alguien más, indiferentemente del sexo, eso significaría una retirada casi inmediata de cualquier intento por querer hablar con ella, no deseaba irrumpir en ningún tipo de reunión o cosa rara que la involucrase. Más aún conociéndola. Y se alarmó un tanto cuando para sí supo que lo que más le gustaría sería estar equivocado y que no haya nadie que en esos momentos la acompañe.
Novak
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Mision rango C feat.Nami

Mensaje por Nami el Lun Dic 07, 2015 9:19 pm

Nami estaba paranoica, sumida en pensamientos con la vista fija en la pared, y sosteniendo con firmeza la taza de café caliente entre sus dos manos. Su cabeza había comenzado a trabajar... más de unas cuantas cosas no le quedaban en claro.
Sin preguntar, y aún sin haberse acercado a él siquiera, empezó a suponer y a intentar atar cabos en su mente. ¿La estaba siguiendo? No... él llegó ahí antes que ella. ¿O quizá se le adelantó anticipándose a un posible encuentro en esa taberna? Probablemente era la única a kilómetros, era factible que supusiera que al caer la noche Nami acudiría a un lugar así. ¿Que quería? Era un Uchiha... ¿Estaba buscando algo de ella? Ya se habían encontrado una vez, casualmente, pero ella no creía en las casualidades. ¿Como era posible que después de tanto tiempo de no haberlo vuelto a ver ahora se lo encontraba en otro país, coincidiendo en la misma taberna, siendo tan difícil hallar en el mundo a otra persona portadora de su Kekkei Genkai? Algo estaba fuera de lugar.
"¿Qué hago?" Pensó. Un pie nervioso golpeteó el suelo debajo de la mesa. Comenzó a impacientarse y a ponerse inquieta, pero pronto él hizo aparición e instantáneamente se calmó.
De pie frente a ella, comentó sobre lo sorpresivo de la situación y de haberse encontrado allí. Nami rodó los ojos. Ella pensaba exactamente en lo mismo. El joven pareció preguntar con la mirada si podía tomar asiento, en aquella silla libre junto a la mesa.
- Adelante. - Invitó ella, haciendo un gesto con su mano.
Si bien no estaba segura de si quería salir corriendo, hacerle un interrogatorio, o amenazarlo para dejara de "seguirla", optó por calmarse e intentar mantener una conversación. Quizá de todas las cosas que había pensado ninguna era cierta en realidad. Además, el clima afuera parecía ponerse cada vez más y más agresivo, asique probablemente deberían pasar ahí dentro unas cuentas horas. Mejor hacerlo en compañía y de buenos ánimos, ¿No?
- Tampoco esperaba encontrarte aquí. - Le dijo segundos más tarde. - ¿Cómo es que nos volvemos a ver en otro país, a kilómetros de distancia? ¿Qué estás haciendo?
Nami
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Mision rango C feat.Nami

Mensaje por Novak el Mar Dic 08, 2015 11:05 pm

Él tenía las mismas preguntas, no era de sorprender, todo lo que ella pudiese pensar se volvía transparente por su tono rápido al hablar y lo inquieta que parecía. La supuesta coincidencia no agradaba mucho a la joven, mientras que Novak rebosante en alegría intentaba mantenerse calmo y sin dar indicios de su verdadero imaginario, pero al igual que ella no era consciente de cómo fallaba en intentar ocultarse entre frías miradas y movimientos erráticos. Se veían incluso chistosos, ambos negándose así mismos el estar delante de una pantalla mental que bloquea la entrada a cualquier otra cosa que no sea lo que en ese momento afloraba. En ella era un intenso "¿Qué hace aquí?" '¿Qué hace aquí?" mientras que él, no muy alejado de la realidad que le tocaba a la chica sólo se podía balancear en un punto de su cabeza: "Qué suerte tengo" "Qué suerte tengo".
Lo que si era cierto es que Nami tendría motivos al igual que él y siendo un poco astuto no tardó en deducir que era probable que estuviese allí por razones similares. Después de todo ambos eran Uchiha's. Por otras vías consiguieron que ella también se acerque hasta el templo de la familia. Alguien estaba reuniéndolos y manipulando el sentimiento más difícil de contener, la fijación de un Uchiha por su clan, aquello que funcionaba casi como un arma de doble filo para cualquiera. De estar equivocado no se le ocurría otro motivo que de como resultado aquel cruce de destinos por lo que en su interior lo tomó como cierto.
- Pues, siendo totalmente sincero estoy en medio de una aventura. Me han enviado desde tú país, el Rayo. Supongo que tú estarás por lo mismo, es decir... la misión es sobre nuestro clan, ¿Te suena verdad? - Dijo aclarando todas las dudas que ella pudiese tener. - No veo otro motivo por el cual podamos encontrarnos en este recóndito lugar, piénsalo. - Tampoco se trataba de una misión secreta, por lo que no tenía motivos para no contar la verdad. Sin embargo el tinte amargo que llevaba el papel guardado en su bolsillo le susurró en su mente algo que lo obligó a vacilar.
- Aún así... es bastante oscuro todo el rollo detrás de la supuesta misión. Mira. - Para no tener vacíos en la historia o tapujos que compliquen las cosas luego, procedió a mostrarle los papiros que contenían dichos escritos en sangrienta tinta. - Vale que tuve que haberme quedado sin hacer nada, pero oye... no puedo ser ajeno a estas cosas, como presiento que tú tampoco lo fuiste -
Fue en aquel entonces cuando Novak se dio cuenta de lo idiota que estaba quedando si ella no estaba allí por razones similares, bastante información innecesaria había salido de su boca y con torpeza miró descolocado a la chica buscando ver si todo lo que había dicho tenía algo de sentido para ella.
Novak
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Mision rango C feat.Nami

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.