¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Looking for death.
Hoy a las 4:10 pm por Hushika Kugutsu

» La fuerza de la unión
Hoy a las 11:30 am por Ione

» Discover the infiltrator III [C]
Hoy a las 8:43 am por Nozomi

» Ficha de zhip uchiha
Hoy a las 8:28 am por Zhip

» — Lyd's Itinerary ▌Missions
Hoy a las 4:12 am por Lyd.

» ¡A la caza del Balverino!
Hoy a las 3:05 am por Lyd.

» Ficha de Hori Hozuki
Ayer a las 9:08 pm por Sheik

» Misión de Rango C: Starry Nights [Arashi Tessen][Pasado]
Ayer a las 8:18 pm por Arashi Tessen

»  — Flexible.
Ayer a las 4:52 pm por Yabuki Joe

» Frenzied test [Entrenamiento - O'Rhen Inuzuka]
Ayer a las 3:18 pm por Inuzuka O'Rhen

» Misión de rango D: Insect Killers [Uchiha Michi]
Ayer a las 1:27 pm por Hinosuke Aburame

» Kasuki | ID
Ayer a las 1:25 pm por Sheik

» Locura en los suburbios del Fuego
Ayer a las 11:38 am por Uchiha Shiraga

» Tablón de misiones Shiraga
Ayer a las 11:20 am por Uchiha Shiraga

» THE HUNT [D]
Ayer a las 11:15 am por Uchiha Shiraga

» NPC de Nokawa
Ayer a las 5:02 am por Nokawa Shiroga

» Perfil de Zabuxa
Ayer a las 2:30 am por ZABUXA

» SUPER FICHA DE ZABUXA
Ayer a las 12:00 am por ZABUXA

» Wood and Iron Dagger - Mision D
Dom Abr 22, 2018 10:20 pm por Jiran

» MISIÓN DE RANGO C: EL CAMINO DE KIMATA(Irma Israfael,Ryu Yokarashi + libre)
Dom Abr 22, 2018 10:18 pm por Jiran

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Encuentro con Sakae

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Encuentro con Sakae

Mensaje por Kamissama el Miér Dic 02, 2015 5:26 am

Era de tarde, y el castillo de Sakae Shinobu se encontraba ampliamente custodiado como siempre, pues era lo más normal, considerando la actual situación del feudo… algo palpable en el ambiente, pues curiosamente, podría decirse que yo venía de una insurrección con los rebeldes, algo bastante definitivo y claro en lo que respecto al actual problema que estaba enfrentando el actual damyo del feudo. Si bien, yo no tenía intención alguna de preservar a nuestro actual dirigente, debería buscar su confianza desde un inicio, y no había mejor manera que mostrándole que logre cumplir con mi misión, pese a todos nuestros problemas… a fin de cuentas, esto demostraba claramente que sucedía cuando alguien se oponía a Sakae Shinobu, ni si quiera los ninjas tenían oportunidad, como lo era en este caso Snow Villers, un rebelde más que en vez de pelear con la cabeza, eligió los músculos, y termino muerto, por sus propias acciones que lo condenaron, y si esto no era por mis propias manos, lo seria por las de otra persona. Pese a todo esto, comprendía que mi misión terminaría por desencadenar una serie de eventos impredecibles en el feudo de Riku-gui, por tanto, necesitaba estar ahí, antes de que todo tuviese rienda suelta, de otra manera, sería demasiado tarde como para buscar confianza por parte de un Damyo paranoico, como se esperaría en estas condiciones.

Llegue al castillo de Sakae Shinobu justo al crepúsculo de ese día, aun con Snow a mis espaldas, buscando una inmediata audiencia con el señor feudal, pues necesitaba que mi misión no solamente fuera una obra de papeleo más que es ignorada por el Sakae, sino que quería que el verdadero premio de esto fuese ser reconocido por él, y me abriese sus puertas y este sería el primer paso. En las puertas de su castillo, fue detenido abruptamente, por una serie de muchos guardias, quienes custodiaban todos simultáneamente las puertas, y bueno, admito que traer un cuerpo a mis espaldas no era el signo más alentador para alguien que está haciendo guardia, sin embargo, en mi defensa puedo decir que esto también hacía sentir a los guardias que tenían la ventaja y que no fue necesario el ataque… pues de no ser así, tal vez si me hubiesen atacado, al menos eso pienso, basado en mis apariencias que no inspiran confianza y en sus auras, las cuales se mostraban totalmente agitadas, en una mezcla clara de emociones, tal vez porque conocían lo que sucedió en los puertos, o bueno, tenían cierta idea de que por su posición, podrían ser asesinados por los rebeldes en cualquier momento. - ¡IDENTIFICATE EXTRAÑO! -. Grito con un vozarrón temible el guardia principal, al menos el que de primera mano considere estaba al mando, al menos hablando de la seguridad infundida en sus palabras. – Mi nombre es Terra. Vengo de una misión encargada por el mismísimo Sakae Shinobu, así que recomiendo me den paso -. Declare, con la misma confianza prestada a las palabras anteriores a las mías, pero contrario a aquellas, las mías solamente lograron intimidar a mis acompañantes, de tal manera que de un momento a otro sentí que una de las armas que traían en sus manos, como una de sus lanzas terminaría alojada en mi garganta… pero algo provoco que dudaran. Tal vez era el simple pensamiento de pensar que decía la verdad, y en tal caso, podrían recibir la furia de Sakae, y nadie que conociera al señor feudal deseaba esto en lo absoluto. Aprovechando el momento, tome de uno de mis bolsillos el papel oficial que me fue encomendado, a manera de comprobante de mi posición actual. Después de haber leído aquel papel y ver el sello oficial del Damyo, aquellos guardias decidieron darme acceso al lugar… aunque con ciertas restricciones, como lo era ser escoltado hacia él, por nada más ni nada menos que 5 ninjas de un nivel claramente superior al mío, todo con el objetivo de evitar que pensara cualquier locura, después de todo, la intimidación era un método bastante efectivo.

No había mucho más que decir, estaba siendo dirigido por un enorme laberinto de corredores y elegancia como nunca antes vi en mi vida, resguardado por varios ninjas que no dudarían en cortar mi cuello en muestra de cualquier movimiento sospechoso y ahí estaba yo, aun cargando el cuerpo inerte de Snow sobre mi espalda, sin tener ni idea sobre que esperar, pues esta sería la primera vez que conocería al causante de todos los problemas en este feudo y lo que sucediera en tal encuentro, probablemente determinaría en parte mi vida, por lo que sobraba decir que me encontraba ansioso sobre todo, pero no sufría de nervios frente a la situación, después de todo, el poder ver el aura de las personas te enseña algo y es que no hay que temer ataques sorpresas, pues casi toda persona es muy transparente, y frente al menor atisbo de traición, podría reaccionar acorde. Fue entonces cuando llegue a un enorme salón, donde la entrada estaba separada del pasillo por unas enormes puertas de color verde con incrustaciones de piedras preciosas… y algo me decía que detrás de ellas, finalmente podría encontrar a Sakae. Aquellos ninjas que me custodiaban se dispusieron a abrir las puertas y anunciar mi llegada, todo antes de si quiera permitirme el paso y mostrarme a su presencia, probablemente por seguridad; fue entonces que me permitieron la entrada al salón. ¿Qué vería en aquel lugar? ¿Qué sucedería? ¿Qué sería de mí? Esas eran preguntas a las que estaba a punto de dar respuesta.
Kamissama
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro con Sakae

Mensaje por Narrador el Jue Dic 03, 2015 1:02 am

Sakae allí se posaba, en su silla roja de marcos dorados, rodeado de quienes cumplían y alababan sus caprichos por obligación. A su alrededor se hallaban, además de incontables gemas invaluables, 2 jóvenes, una a cada costado que parecían no tener una edad moralmente correcta para sus designios, estas abanicaban al hombre mientras vestían únicamente largas batas blancas, en los rostros de ellas se notaba un profundo desasosiego y también tristeza, mas sus lágrimas no brotaban y se mantenían con firmeza en su labor.

El poseedor de aquel castillo y de una larga cabellera purpura era un hombre envuelto en la riqueza más grande que se puede siquiera soñar, su vestimenta era escandalosa, se ajustaba a su cuerpo remarcando cada parte que cubriera del mismo, también ocupaba una bufanda de piel de lobo que rodeaba su cuello cómodamente, uñas largas y negras, terso rostro algo engañoso y ojos rasgados de color purpura. — Creo que empiezo a sentir algo de calor ¿Qué es esto? ¿Estoy sudando? — su voz era aguda, irritante y veloz, difícilmente se comprendían sus palabras cuando desenvolvía largas explicaciones, algo que era bastante común, era adorador de si mismo y de todo lo que decía como ultima razón.

Ante las palabras que decía el hombre la situación era tensa y las jóvenes empezaban a abanicar más fuerte, ni siquiera cuando se abrió la puerta de forma inesperada se detuvieron, era una determinación inspirada en el temor. — ¿Invitados? ¿No les menciones que no quería ver a nadie hoy? — adrede el feudal no escucho lo que el vigilante tuviera que decir más que después de que hablase primero él. Con el notable disgusto en su semblante fue que decidió permitirle la palabra al guardia haciendo un simple ademan. — El desea pasar señor, dice que está bajo su orden, el persecutor del rebelde; Snow Villers. — una macabra sonrisa se dibujó en Sakae quien aplaudió una única vez como muestra de su emoción. — ¡Que pase por favor! ¡Oh grandioso! — agrego con voz melodiosa en discordancia.

Observo como de la puerta se acercaba el joven. — Oh, no te acerques más. — dijo en cuanto logro distinguir lo que traía consigo, borrando de la faz de la tierra el breve momento de alegría. — ¿Es esto lo que traes contigo? ¿Un inservible cadáver? — lo dejo a 30 metros de su persona, aunque por los ecos que se daban podrían escucharse sin exclamar innecesariamente. — ¿No me exprese bien en la carta? ¿Es eso lo que insinúas con este difunto ser? — agrego disgustado totalmente, su voz atorrante evidenciaba completamente el sentimiento que llevaba consigo.

Dime que solo esta inconsciente. — coloco la mano en su rostro relajando un poco su ceño fruncido. — ¿O es que acaso eres tu quien trae información para mí en su lugar? — pregunto con una retórica más que obvia. — Vamos ¡Dilo! ¿Eres tú un rebelde? ¿Podrás decirme lo que el ahora no puede? ¿Sabes acaso si tenía algún cómplice? ¿Sabes tú lo que paso con mis actores? — interrogaba velozmente sin dar oportunidad a respuestas al joven peliblanco. — ¡Ay dioses! ¡Maldición háganme más aire! ¡Esto es desesperante! — las nerviosas jóvenes abanicaron con mas velocidad aun y los guardias que se mantenían a espalda del peliblanco empezaron a observarlo fijamente, los juzgaban en total silencio, lo amenazaban sin mencionar palabra.  

NPC's:
Feudal: Sakae Shinobu ❈

— Creo que empiezo a sentir algo de calor ¿Qué es esto? ¿Estoy sudando? —

❈ Talk ❈
Narrador
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro con Sakae

Mensaje por Kamissama el Jue Dic 03, 2015 5:12 am

Rosas, lavanda… tal vez vainilla y canela. Eso fue el primer olor que me golpeo tan solo abrir la puerta de aquel lugar, un olor tan fuerte que por un momento me hizo olvidar el lugar donde estaba, casi como si en vez de un castillo, esto no se tratase más que de un jardín, de un edén, totalmente contrario a la real ubicación donde nos encontrábamos, en total contraposición a las atrocidades que se cometían en aquellas salas, y que pese ser de conocimiento público, era indultados por el simple hecho de que quien los cometía era el regidor de aquellas tierras, casi como si se tratase de un derecho divino, adquirido por sangre o simplemente por azar en el destino. Sí, mi sentido del olfato era mucho mejor que el de la mayoría, y por tal, era seguro que estaba exagerando con las esencias dispersas por la sala del castillo, sin embargo, estas fueron suficientes como para hacerme dudar, después de todo, al contrario que la mayoría, yo no tenía mis ojos como para cerciorarme completamente de lo que sucedía a mi alrededor. Entre las cosas que pude observar de primera mano, era el aura de varias personas, todas de edad joven, al menos hablando respecto a la intensidad de su aura, el tamaño que estas ostentaban y bueno, por la fama que tenía Sakae, suponía que eran pequeños jóvenes, con edades de entre 12 hasta tal vez unos 16 años, todo dependía de que tan desarrollados estuviera… pues si algo se conocía, es que Sakae prefería esperar a que sus ‘‘aperitivos’’ estuviesen ‘‘añejados’’, lo suficiente como para disfrutarlos hasta su expiración. Una de las cosas que rápidamente pude apreciar, era la constitución de la sala donde nos encontrábamos, la cual estaba recién aseada, probablemente por indicaciones de Sakae, lo que me hacía pensar que tal vez algo había sucedido recientemente en su presencia –como una ejecución- y mando limpiar, o simplemente, gustaba de la limpieza, aspecto que yo en lo personal odiaba, pues para mi es más difícil ‘‘ver’’ las cosas limpias, pues su aura no es la misma, casi como si se debilitase… no estaba seguro del porque sucedía esto.

Los ninjas que me escoltaron desde la entrada del castillo hasta el salón actual se dirigieron a las ventanas del lugar, las cuales coincidentalmente eran 4, por lo que pasaron a relevar a otros guardias que previamente estaban resguardando las mismas, tal vez de ataques o posibles intrusiones a la sala, pues en lo que respecta a ataques rebeldes, todo era ampliamente posible. Aquellas guardias, que a primera vista aparentaban ser completamente capaces y seguros de sí mismo, se estaban marchando de la sala con bastante alivio, casi con miedo presente en sus auras, pese a que eran 4 y seguramente –si se diera la situación- podrían defenderse contra Sakae, lo que me indicaba que había algo que no sabía la mayoría de la gente respecto a aquel hombre –o mujer-, lo que lo hacía bastante peligroso, pues desde los jóvenes a su lado, que no hacían más que abanicarlo, los guardias que se marchaban de la sala o hasta los ninjas que relevaron los puestos de los guardias, todos poseían un factor común que los denominaba… miedo. - ¿Qué será lo que viven a diario todos? ¿Sera peor que lo que viven los pueblerinos en las calles? -. Me limitaba a pensar, mientras posaba mis ojos en la siniestra aura de aquel individuo, Sakae Shinobu, todo al tiempo que avanzaba hacia él. Es curioso, pero en la mayoría de mi tiempo de vida, de inmediato puedo saber cuándo una persona es importante o no, pues el aura –en mi opinión- es un buen autorretrato del alma de aquella persona, como se ve así misma, y el impacto y fuerza que ostenta, de tal manera, que el ver el aura de una persona importante te transmite un sentimiento, una emoción o un recuerdo, algo por el estilo, de tal manera que al menos en mi experiencia, es imposible olvidar a ese tipo de personas, caso contrario, a cuando conoces a personas terriblemente comunes y fuera de lo ordinario. Sin embargo, nunca en mi vida me había sentido tan perturbado, como cuando lo vi a él; sucio, maldito, poderoso, impotencia… sangre; imágenes de tragedias sin nombre, masacres monocromáticas olvidadas por el tiempo y una sensación ominosa en general me sobrecogió, casi como si yo mismo estuviese con mi Ren activado, algo que únicamente había experimentado en presencia de personas imponentes… pero ahora, comprendía un poco mejor el impacto que este hombre tenía en la gente, aquellas personas que vivían en su presencia día y noche, bajo esta misma sensación día y noche… cualquier persona que tuviese la mínima voluntad de hacerle frente, probablemente vería su propia sombra doblegarse ante él, el suficiente tiempo como para acabar con su vida. – Estúpidos rebeldes -. Pensé, pues la idea de que un grupo de personas estuviese dispuesta a dar su vida, para intentar acabar con ese hombre me parecía ridícula, pues ese tipo de fuerza… era algo que simplemente consideraba hasta inalcanzable. Después de haberme adentrado un poco en el salón donde reposaba Sakae, este me instruyo a detenerme, hecho que obedecí al momento en que bramo su orden.  

Las preguntas de aquel regente se volvieron incesantes y bastante agresivas, con un tono hasta despectivo, buscando respuestas a base de una boca que simplemente se limitaba a esperar el tiempo correcto para hablar, pues sabía que interrumpir a Sakae podría implicar graves consecuencias, pues cualquier Damyo loco de poder podría pensar lo mismo ¿Quién es este que se atreve a interrumpirme? Después de un tiempo prudente, me decidí a responder sus preguntas, en orden, sin si quiera dar importancia a mi nombre o alguna presentación, pues en caso de realizar mi trabajo correctamente, seria él quien me lo pediría. – Mi lord -. Inicie, esperando haber elegido un calificativo del agrado de Sakae – Sus palabras fueron completa y absolutamente claras -. Dije, con completa confianza, mientras arrojaba el cadáver de Snow frente a mí, quedando con sus ojos cerrados volteando al tejado. – Sin embargo, durante el transcurso de la misión, descubrí algo importante -. Declare, y con bastante seguridad, seguí mi pequeño discurso, del cual podría depender en gran parte la reacción de Sakae. – Este hombre... -. Dije, mientras apuntaba a Snow – ...Aun rebelde, no tenía ni la menor idea de cuál era su misión real… esté hombre no sabía nada. -. Exclame, y sin dar mucho tiempo a reacciones o posibles respuestas por parte de Sakae, continúe, pues de lo contrario, temía que pensara que estuviese tratando su información como inadecuada – Este hombre iba con la mentalidad de cumplir su misión, si… pero no tenía ni la menor idea, de que esta era morir en manos de sus hombres, con el simple objeto de convertirse en mártir. Prueba de ello, es el hecho de que tuviese información tan perfecta de su identidad ¿Quien ‘‘filtro’’ esta información? Lo más probable es que fueran los mismos rebeldes… y como prueba de ello -. Me interrumpí, para acercarme y darle una patada al inmóvil cuerpo de Snow, provocando que este se volcase y mostrase su espalda, de la cual podía apreciarse una buena cantidad de heridas al rojo carmesí de su sangre recién derramada. – Yo derrote a este hombre y planeaba traerlo inconsciente ante su presencia como me instruyo, y justo antes de que cayera ante mi… los rebeldes lo asesinaron con sus armas; era su destino morir, y nada más que eso. – Declare con fuerza, infundiendo bastante credibilidad a mi declaración, provocando que cualquier sensación de incredulidad resultase desacreditada rápidamente. – Tal vez ya lo sepa, mi lord… pero la muerte de este hombre, fue aprovechada para causar un altercado en los embarcaderos de Ba Sing Se, sin embargo… -. Dude por un momento, antes de continuar con mi declaración, pues la siguiente parte sería bastante complicada de explicar y crucial en adquirir la confianza del señor feudal. – Los rebeldes fueron auspiciados por el feudo de Mogura, mi Lord. -. Declare al tiempo de que tomaba una carta -que previamente sustraje del cuerpo inerte de Snow-, lo suficiente como para que uno de los ninjas que hacían custodia se acercase a mi, y pasase la carta a Sakae. En lo personal, me habia cerciorado del contenido de la carta, haciendo que una aldeana en las proximidades del castillo la leyese por mi y curiosamente, en dicha carta no solo se detallaba la misión, ubicación y circunstancias de la misma, hacia donde se replegarían los rebeldes para escapar de la zona, sino además de la identidad del cómplice de Snow, Shimaru Hyuga, pues aquella carta había sido enviado a su persona, con su nombre sellado en el destinatario de la misma. Aquella información no solo era de extrema calidad, con lo suficiente como para planear de inmediato un contraataque contra los rebeldes y eliminarlos en su posible base, sino que además, evidenciaba al enemigo del feudo… aunque probablemente esto ya lo supiese Sakae Shinobu. Era gracias a esta carta, que no me preocupaba en exceso sobre la reacción de Sakae, pues esa era justo lo que necesitaba… aunque tal vez solamente quería torturar a Snow, cosa que ya no podría hacer. – Mi lord… estoy seguro que esta carta, es mejor información de lo que hubiese podido conseguir con cualquier otro rehén… ¿No está de acuerdo? -. Declare con una sonrisa presumida, casi siendo un poco arrogante, aunque la evidencia sustentaba totalmente mis palabras. Eso era todo lo que tenia por manifestar, por lo que me detuve, esperando la respuesta de Sakae.


Sustento:
Tal vez te preguntes de la existencia de la carta... Esto lo tome del tema La logia de los rebeldes:
http://www.narutolegendsrol.com/t2103-la-logia-de-los-rebeldes#8613

Poner especial atención a este post:

Snow Villiers escribió:Se tensó en el pequeño instante que aquel extraño se adueñó de la carta con suma velocidad, apretó sus dientes y se dispuso a seguirlo, pero antes gruñó lo siguiente, aumentando exponencialmente su rabia:

¡Es que eres imbécil! —Masculló con voz de enfado, apartando con brusquedad al que se suponía era su aliado.

Se dispuso a la persecución de aquel hombre; aunque se paró en seco cuando tropezó con uno de los guardias. No le debía dejar la carta o descubrirían todo, probablemente atacarían a todo barco que zarpara. Apretó su puño con fuerza y fue directo hacía los guardias, caminando con naturalidad mientras apartaba su capucha. Dibujó una sonrisa falta y se dispuso a decir unas palabras ocultando toda sensación que ahora era merced:

Oh. Ja, ja. Una carta, ¿me permite verla? Creo que es mía. —Cuestionó, tomándole el pelo a los guardias. Extendió su mano izquierda, mientras que la derecha la mantenía oculta, detrás de su espalda

En menos de un instante ejecutó un jutsu en su diestra. Látigo de Agua, su alto nivel de Ninjutsu le permitía que éste tuviera una gran densidad y por ende, mayor fuerza de agarré. Le dio un latigazo en su muñeca, obligando que soltara la carta. Posteriormente dio otro latigazo obligando al guardia a retroceder, procedió con tomar la carta y darse a la huida. Pero para esto creó un Clon de Agua con unos pocos sellos y éste a su vez creó una técnica llamada Elemento Agua: Olas Furiosas. De ésta manera intentaría derribar todo guardia en la zona. Snow le hizo una seña a su compañero mientras corría, se meterían en un almacén y de allí hacía el embarcadero, donde posiblemente le esperaban.

Como se puede observar, dicha carta existe, y como se puede ver unos post arriba en dicho tema, esta fue arrebatada por el viento de las manos de Shimaru. Nunca se volvio a mencionar la carta, ni para destruirse o deshacerse de ella, por tanto, Snow todavia la tenia en su persona y como mencione en mi ultimo post de ese tema; tome todas las posesiones del cuerpo inerte de Snow. Así que, aunque pareciera algo de nimia importancia, fue un catastrófico error y ahora lo usare a mi ventaja.
Kamissama
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro con Sakae

Mensaje por Narrador el Mar Dic 08, 2015 9:00 am


Escucho tanto como se permitia a si mismo, atendía a aquel asunto que le concernía, después de todo su única muestra de misericordia a veces era escuchar las ultimas palabras de los futuros decapitados, mas aparentemente esta situación no amerita un castigo severo, no ahora y no a el muchacho ante sus ojos, Sakae al menos de ello era consciente. — Cuenta con detalle entonces. — dijo el majestuoso líder en cuanto escucho al peliblanco en mención de que había algo interesante que agregar, se sintió intrigado notablemente, pesaba que todas sus preguntas retoricas acabarían teniendo una respuesta después de todo, en un principio no sabía que tanto le podría agradar eso, de hecho tenia claro que si algo era sospechoso en ese muchacho rápidamente la orca seria su primera, segunda y única.

El muchacho había señalado al cadáver, se notaba cierto desdén en cada palabra que era mencionada por el shinobi contrario, quizás debido a que era un rebelde y el joven no toleraba aquello. — Que honorable. — pensó sarcastimanete, aunque se distraía de las palabras del muchacho para dar cabida a esto. — ¿Nada? Para mi un rebelde tiene razones para ser rebelde, así sea meramente estupidez o algo más profundo. — dijo mas que sea a si mismo momentáneamente sin intensiones de seguir hablando y así seguir escuchando la información o las excusas del pequeño. Ciertamente el hombre pretencioso de cabellera morada se encontraba en un notable desagrado ante su incapacidad para torturar a un desertor. — Se información sobre todos, se mucho sobre ti, muchacho, se que a pesar de tus imposibilidades físicas algo especial te permite ser incluso un ninja. — la sonrisa que dibujaba en sus semblante era de completa prepotencia, no era fácil de convencer ante los argumentos del muchacho, no era fácil de estirar ante nadie, en realidad.

De ser tal y como me cuentas todo parece algo bastante grave. — pero no era convencido del todo, su expresión delataba su inconformidad ante todo aquel asunto sin contundencia ni relevancia mas que la de rebeldes destruyéndose entre si ¿Entonces de que habia que preocuparse? ¿De nada? No sabia si eso era mejor. — ¿MOGURA? ¡RAIDEN HIROYUKI! — bramo furico golpeando con fuerza el asiento de oro macizo causándose un pequeño dolor que ignoro. — ¿PRETENDES ENTONCES QUE CREA QUE MOGURA SE HA MANCHADO DE FORMA TAN ABSURDA? — bramo irritado, si aquel, su rival territorial, era tan astuto como se mencionaba entonces era difícil creer que Sakae temiera a enfrentar directamente a un hombre que en realidad nada valia. — ¡MAS AIRE MALDITAS PERRAS! — poso la mano en su cabeza procurando calmarse y pensar debidamente.

El aire proporcionado con el acelerado ritmo de las jóvenes parecía enfriar su enfado puesto que tras tan solo segundos relajo su furia y empezó a ser “razonable”. — Entonces que esto no quede así. — fue lo que menciono en cortas palabras, parecía interesante entonces, el tiempo había pasado y los combates necesitaban sacarse el polvo. — Juguemos al ajedrez entre deidad y mugre. — rio macabramente al finalizar aquellas palabras, miro al joven y lo señalo. — Bien, Shigurashi. — dijo refiriéndose a él joven haciendo un chiste enrevesado al mismo tiempo que otorgaba un título de aparente honor a su contrario. — Tu información me es indudablemente útil, cuestionare entonces sobre los detalles de tu misión con los demás vigilantes del puerto de Ba Sing Se, los que me imagino te apoyaron contra los rebeldes. — Quiero entonces que me traigas información, algo más importante, mi pequeña luciérnaga blanca.

Pero antes voy a concederte un regalo como muestra de mi gratitud. — menciono casi sonando amable, de no ser por su atorrante tono ni remotamente melodioso. Aplaudió con fuerzas y los hombres que lo escucharon entraron en una habitación dentro del propio salón. Al poco tiempo salieron portando en sus manos un gran pergamino. — Es un pequeño secreto del país, se confisque como impuesto a unos monjes que pasaban por aquí, pero te servirá a ti, imagino. — luego de haber sido entregado el presente bajaría la mano lentamente y continuaría con sus palabras principales. — Entonces, Shigurashi ¿Qué piensas de concederle a tu gran líder lo que más desea? — dijo procurando que el deseo que el mismo tuviese fuera el de su contrario, así como el de todo quienes le rodean. — Abre un camino amplio hacia el reinado de nuestra comarca, quiero que consigas información sobre los rebeldes. — espero la respuesta del contrario y esperaba de esta una única respuesta, pues solo esa que se imaginaba era la correcta y una negativa merecía probablemente un final muy infeliz.

NPC's:
Feudal: Sakae Shinobu ❈

— Creo que empiezo a sentir algo de calor ¿Qué es esto? ¿Estoy sudando? —

❈ Talk ❈

Se te ha concedido la "Gratitud" de Sakae Shinobu por tu ayuda a su causa.
Esto trae las siguientes recompensas para ti:
• Se te ha cedido el titulo: Shigurashi | Luciérnaga Blanca | Y esto trae consigo el ser el informante de Sakae, por lo que siempre tendrás acceso a hablar con el, aunque aun teniendo que recurrir a su consentimiento ante los guardias.
• Se te ha concedido un pergamino que contiene una técnica antigua | Cupo de Creacion - Tecnica Doton | puedes crearla en la zona de creaciones como una técnica a parte de los 2 cupos que ya posees.
• Se te da la elección | Aunque realmente es la única viable ahora mismo | de aceptar una misión de rango C: Esto trae consigo información relevante para el examen y una recompensa superior a la comun.
Narrador
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro con Sakae

Mensaje por Kamissama el Jue Dic 10, 2015 9:29 am

Mis ojos eran inexpresivos y muchas veces insuficientes como para captar la gran variedad en el espectro de emociones humanas, al menos en lo que se refería a lenguaje corporal, pues el aura era tan transparente para mí como lo era el agua –al menos, así dice el dicho- , pues durante todo el tiempo que estuve enunciado aquellas declaraciones, el cuerpo de Sakae estuvo estremeciéndose de manera imprecisa durante todo el tiempo. Desde mostrar intranquilidad e impaciencia, hasta la ira que mostraría cualquier persona por ser traicionada. La pluralidad de sus actos y movimientos demostraban arrogancia y confianza en sí mismo, casi como si fuese intocable en aquel castillo inmenso que rodeaba todo a su alrededor, de una magnitud mucho más grande que incluso el castillo de los otros 2 Damyo, lo que hablaba precisamente sobre los excesos que vivía Sakae en su feudo, y sobre como los rebeldes no tenían críticas infundadas… pero todo ello sería imposible de corregirlo sino se tomaba un enfoque distinto.

Es curioso, pero durante toda mi deposición, Sakae no podía permanecer callado, incluso para hacer notar los detalles más pequeños durante mi mensaje, casi como si le fuese necesario conservar el protagonismo en todo momento, pues detectaba pequeñas olas de placer al tomar la palabra. Durante mi charla, podía notar que el estado de los presentes era sumamente agobiante, casi como el terror de su rostro pudiese reflejarse con cada una de mis palabras de forma individual, siendo que algunas de mis palabras apaciguaban el temor de su vida y otras no hacían más que avivar la llama adentrada en su corazón… una muerte inminente a manos de Sakae. En ese momento no lo sabía, pero era bastante común que cuando alguien le trajera malas noticias a Sakae, usualmente corría sangre en aquella sala tan pulcra donde todos residían. A veces terminaba asesinado uno de los chicos de los abanicos, a ya sea a palos o cuchillazos, o cualquier tipo de muerte con abundancia de sangre o incluso uno de los guardias del lugar, quienes incluso estaban obligados a agradecer al ‘‘señor feudal’’ después de cada golpe y herida infringida, todo hasta llegar al momento de su irreversible muerte. Y en otras ocasiones –aunque extrañas- terminaba por matar al mensajero, pues cuando las noticias eran tan terribles, el odio desbordaba sin control en aquel cuerpo tan extraño.

Debo admitir que fui sorprendido un poco al escuchar al regente mencionar el cómo me había investigado en lo personal, a manera de que incluso sabía que estaba ciego, información que muy pocas personas tienen en el mundo, más sin embargo, el la poseía. ¿Cómo lo sabía? Debía suponer que alguien en su posición tenía recursos y relaciones, y que cualquier persona que terminara por relacionarse con ese hombre –o mujer- seria arduamente investigado, a manera de evitar sorpresas. – Debo suponer… que el ser ciego no es lo único que sabe de mí – Pensé en medio de mi discurso, el cual no desfalleció y continuo sin ningún incidente. Puedo decir que el momento en el que tome aire, previo a revelar sobre las intenciones del Feudo de Mogura, fue uno de los momentos más largos de mi vida, pues –por nimia que esta pudiera ser- sentí miedo, ante la pequeña posibilidad que podría implicar la furia desenfrenada de aquel Damyo, quien podrá desbocar en cualquier momento ante mi información y en un arranque de pasión, decidir por ejecutarme. No era descabellado, pero era posible, y la posibilidad me hizo tragar saliva, y cortar momentáneamente mis palabras, aunque no lo suficiente como para impacientarlo. Con acople de valor, despedí aquella sentencia, que estaba destinada a traer un lapsus de locura, en el cual cualquier cosa podría suceder.

Como sospeche en un inicio, el coraje se manifestó vívidamente en su cuerpo y en su aura, pero nunca había visto un carmesí tan colorido, tan lleno de vida y definitivamente… con tanto odio; no odio real, sino uno fabricado, casi de la tonalidad de la furia y de la pasión, por lo que rápidamente descubrí que eso estaba destinado a no durar – Por suerte de todos -. Pensé, pues no hay peor maldición que estar atado a alguien tan volátil. Un sobrenombre, algo bastante útil para iniciar a crear reputación en la región, para además, poder desistir del sobrenombre ‘‘Terra’’. Poco importaba si estaba de acuerdo con aquella denominación, en ese momento, era casi una ley inobjetable, e incluso un cuestionable el honor el que estaba recibiendo; eso era el premio que justamente estaba buscando. Después de una inconfundible señal donde Sakae ordenaba a sus hombre a ir por algo, estos salieron del salón, para precisamente regresar con un enorme pergamino, el cual –según palabras de él- era un ‘‘Secreto del País’’ - ¿Una técnica tal vez? -. Supuse, mientras me inclinaba y sobre mis rodillas, aceptaba el pergamino como si de una condecoración se tratase, pues era rara la ocasión donde Sakae mostrara tal cantidad de gratitud, por lo que asumí que mis acciones no solo fueron exitosas, sino provechosas para el curioso líder del feudo. Una proposición indecente, poco tiempo para pensar y una misión de búsqueda de información, la cual –posiblemente- me acercaría más a Sakae Shinobu. – Mi lord -. Dije al tiempo en que mi rodilla tocaba el suelo, mientras mi otra pierna permanecía semi-flexionada, y mi puño derecho reposaba en mi pecho, a la altura de mi corazón. – Nada me llenaría de más orgullo, que acabar bajo su comando, con todos y cada uno de los rebeldes -. Declare, demostrando claro y notorio disgusto hacia la mera idea que representaban los rebeldes. Irónicamente, esta emoción no era para nada fingida, pues en verdad los detestaba con fuerza; la simple idea de dar la vida de todo el país en aras de la ‘‘libertad’’ era un sacrilegio mucho mayor que dejarse dominar por Sakae –a mis ojos, al menos-


Detalles:

Al tomar el pergamino, lo ate a mi espalda. Así mismo, como veras, acepte la misión. Espero los detalles de la misma y tu proximo post  
Kamissama
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro con Sakae

Mensaje por Narrador el Mar Dic 15, 2015 6:34 pm


Ya deténganse, alborotaran mi cabellera. — dijo adinerado feudal como orden a quienes le abanicaban, acompaño esas palabras con un ademan de sus manos que corroboraban su exigencia. — Aunque hace un calor infernal, acabemos con esto rápido muchacho, quiero tomar una ducha. — menciono traumatizando un poco, el hombre si quiera había derramado una gota de sudor. Se pasaba la mano por si mismo casi ociosamente acomodando su ya considerado perfecto cabello. — Y se educado, creo yo que puedes hablar también para agradecer. — añadió como queja hacia el peliblanco quien tras recibir el pergamino no agrego nada como muestra de agradecimiento a la benevolencia de su superior.

Sobre la ducha... — trono los dedos una vez y un joven atendió a tal acción dirigiéndose inmediatamente a una habitación contigua al gran salón.  — Apresúrate. — clamo mientras lo veía retiraba el sujeto. Luego miro por un par de segundos al peliblanco, poso su mano en su mentón como si algo considerase. — Y también; Dime Lord Shinobu. — añadía, dato que había olvidado añadir previamente pero que ahora parecía relativamente importante ante su presencia. — "Milord" suena a algo que se le dirías a cualquier con un rango mayor, pero yo estoy por encima de lo absoluto, recuerda eso siempre, Shigurashi. — informo sin darle mayor importancia al asunto en cuestión. Normalmente era mas estricto, pero realmente estaba algo satisfecho con parte de la información que ofrecía el joven peliblanco, le resultaba útil para sus planes a futuro, mas útil le resultaría aun si se lograba deshacer de los rebeldes.

Puso un expresión de extrañeza en su semblante que de inmediato se respondió a si mismo en su mente recordando que debía de darle a su contrario.  — Cierto, la misión. — trono los dedos un par de veces mas y una de las jóvenes reviso una gaveta en la cercanía de la cual saco un pergamino, una tabla de madera pequeña, una pluma y la tinta que mantuvo en la gaveta posada. Al Sakae notar que estaba completo lo que se requería empezó a explicar a la par que la joven lo resumía en formato de misión ninja particular. — Veras, esta mañana recibí información de uno de mis grupos de reconocimiento, parece que se han encontrado 2 escondrijos rebeldes que fungen como arsenal para una base principal que sigue siendo desconocida. — suspiro. — Los inútiles no continuaron y me atrevo a decir que la tercera es la parte importante de todo eso. — miro al joven fijamente y le señalo concediéndole prepotencia. — Entonces tu te encargaras de lo que ellos no pudieron.  

No me importa como lo hagas a pesar de tus imposibilidades visuales, quiero que consigas de que forma Mogura apoya a este grupo, además de que me informes de la identidad todos los posibles traidores y por ultimo que consigas la localización de la tercera base de arsenal. — Añadió de un solo sentado, rápidamente, haciendo que la inocente jovencita apurara la escritura con la mano temblorosa. Aplaudió una única vez para que la joven terminase pronto y le mostrara el pergamino. — Vaya mierda de caligrafía. — juzgo sin siquiera dudar en lo que decía. — Juraría que ahí va un acento. —  agrego algo mas molesto. — No sirves como mi transcriptora. — fue lo único que añadió mientras señalaba la salida del lugar y la joven temblorosa se tiro al suelo. — Igh, repugnante lamentación de una mugrienta analfabeta. — un guardia se acerco y la alejo del Feudal llevándosela fuera de la habitación.  

Negó con la cabeza poco antes de que se fuera y fue luego de un par de segundos que comenzó a hablar nuevamente. — Como sea... — añadió dejando una pausa de escasa extensión. — Lo que quiero es que vayas a estas posiciones que esta especificas en los mapas del país. — le hizo una ademan a la otra joven la cual le alcanzo los mapas en una pequeña mesa al costado. — Descubre algo acerca de la posición de la base restante y procura no ser descubierto, quiero atacar sorpresivamente y me gusta hacer las cosas perfectas. — inquiría sin dar mas lujo de detalle, entrego el pergamino con la misión y los mapas a la joven quien se acerco al peliblanco y solo se alejaría luego de que este los tomaras. — Y... bueno, ya puedes marcharte. Procurare conseguirte compañía suficiente para que la misión se lleve a cabo sin cabida a errores. — sin elegancia alguna ordeno que se largase. — Se ha acabado nuestro pequeño encuentro, Shigurashi. Espero que el próximo sea el doble de grato de lo que este lo fue. — agrego como si fuese una amenaza, pero resultaba ambiguo.

NPC's:
Feudal: Sakae Shinobu ❈

— Creo que empiezo a sentir algo de calor ¿Qué es esto? ¿Estoy sudando? —

❈ Talk ❈

— La mision es el examen.
Fin de la 1ºra parte del tema.
Cuando acabes el examen vuelve a este tema. —
Narrador
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Encuentro con Sakae

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.