¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Naruto Rises (Afiliación Elite)
Ayer a las 6:31 pm por Invitado

» Mozart, El virtuoso
Ayer a las 6:07 pm por Gakumon

» Vientos que traen las nubes - Viaje VI - | ❁ |
Ayer a las 5:39 am por Zhorin Kashu

» Nobility and diplomacy. — ❁
Ayer a las 4:57 am por Narrador

» CLOSER +18 [Cambio de botón — Élite]
Ayer a las 3:12 am por Invitado

» Entrenamientos.
Dom Oct 22, 2017 5:49 pm por 2D

» Misiones de farlek
Dom Oct 22, 2017 5:22 pm por Gakumon

» [Viaje] Lluvia- Fuego - Arrecifes
Sáb Oct 21, 2017 8:31 pm por Hikari Kaguya

» Misiones de Yuna
Sáb Oct 21, 2017 8:25 pm por Ichimaru

» Toxicologia de Tsu
Sáb Oct 21, 2017 7:11 pm por Tsuchinoko

» Encuentro con Rein-chan, los hermanos Orochi se encuentran
Sáb Oct 21, 2017 6:46 pm por Tsuchinoko

» ❁Hojas por aqui, hojas por alla❁
Sáb Oct 21, 2017 3:29 pm por Tempest

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Sáb Oct 21, 2017 12:58 pm por Gakumon

» D E S T R O Y ;
Sáb Oct 21, 2017 9:37 am por 2D

» Y fueron tres
Sáb Oct 21, 2017 6:14 am por Suru Hozuki

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Sáb Oct 21, 2017 3:08 am por Narrador

» No es solo una pelea II [C]
Vie Oct 20, 2017 8:41 pm por Kurosaki

» Misiones // Arata
Vie Oct 20, 2017 6:17 pm por Ichimaru

» Automision
Vie Oct 20, 2017 6:15 pm por Ichimaru

» [Viaje] Lluvia - Fuego - Arrecifes
Vie Oct 20, 2017 5:38 pm por Hikari Kaguya

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Don't you pray for my soul

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Don't you pray for my soul

Mensaje por Taiyō el Jue Dic 03, 2015 8:12 pm

Completamente solo y sin nada que pudiese ver a simple vista, allí se encontraba el joven peli azul que llevaba caminando desde que salió de la casa de Akame, aquél hombre que le explicó algo sobre el Sharingan y que le encargó la gran misión de buscar a alguien con esa habilidad ocular para poder aprender de esa persona. Como idea parecía buena pero a la hora de llevarla a la práctica era algo realmente difícil ya que había que tener bastante suerte como para encontrarte con gente de tan singular clan y que además, en el hipotético caso de que te la encuentras, que te quiera ayudar a conocer el tesoro de su clan y el hecho de que sean tan orgulloso como lo eran; sin lugar a dudas era una empresa bastante complicada.

Por el camino, el joven usuario del Suiton, no dejaba de cuestionar las palabras de aquél hombre. -¿Qué querría decir con que podían ver más allá que el resto de ojos?- Pensó el atolondrado joven. Akame le dio una explicación muy breve al muchacho sobre el objetivo de aquellos ojos más el joven lo lograba comprender del todo aquellas palabras, que para él, no eran más que palabrería de algo que desconocía por completo ya que, al fin y al cabo, la cabeza del joven no daba para comprender cómo con unos simples ojos se podía ver si alguien estaba bajo el influjo de un Genjutsu, si sus reservas de chakra estaban por agotarse o reconocer algo que le sonaba a idioma extranjero como era el color del chakra. -¿Acaso el chakra podía tener un color que fuese perceptible por personas ajenas al propio usuario? No lo entiendo, todo esto es muy confuso- Pensaba para sus adentros el muchacho que no dejaba de darle vueltas a la cabeza, la cual estaba a punto de explotar si el peli azul no tomaba cartas en el asunto.

Divagando  por el camino, el joven comenzó a notar lo pura y blanca que era la nieve y aquello comenzó a hacerle sentir extraño ya que el paisaje no invitaba demasiado a disfrutar de él, ya que al fin y al cabo, era todo monótono y simple. Quizás variaba algo la vista, que de vez en cuando, se pudiese ver algún matorral completamente nevado a un lado del camino o las huellas de algún pequeño conejo que corriese por el lugar buscando algo de comida para después volver a su madriguera y protegerse del frío invernal que cubría el lugar. Y no era para más, parecía que aquél lugar era la tierra del invierno perpetuo y que pasase lo que pasase, la nieve jamás se marcharía del lugar. Aquél pensamiento de invierno eterno que sufría el lugar era lo único que hacía que el joven Taiyo desviase su pensamiento sobre aquellos ojos rojos. Le daba igual el cansancio que se fuese acumulando en sus pierna producto de la fatiga de recorrer aquél camino sin descanso, no le importaba el hecho de no haber comido absolutamente nada en horas y menos aún le preocupaba encontrarse a alguien por aquellos caminos ya que, seguramente, aquella hipotética persona tendría el mismo frío que él y por lo tanto, no tendría intenciones ninguna de realizar algún movimiento extraño que le llevase a perder calor.

Sin un rumbo fijo, más que el de llegar hacia algún lado que le indicasen dónde se encontraba y hacia dónde se podía dirigir, el joven muchacho siguió divagando sobre aquellos ojos rojos que le estaban volviendo loco, casi hasta tal punto de que el muchacho comenzaba a sentir nerviosismo y un principio de delirio que le hizo ver que estaba en su casa cuando no lo estaba, ya que seguía en el camino. –Ya basta joder, tengo que pensar…pensar en algo- Exclamó el muchacho mientras se daba un par de bofetadas en la cara para espabilarse y darse cuenta de que seguía en aquél gélido paraje sin más pensamiento que el de unos ojos, de los cuales sólo sabía para qué servían, pero que no lograba comprender el alcance de su poder. Por aquél motivo el joven comenzó a caminar de forma ligera hasta que pudo divisar una especie de ciudad o pueblo, y justo un par de kilómetros antes de llegar a aquél lugar, el joven hizo un alto en el camino y se subió a un tocón de un árbol que yacía sin más a tres metros del camino. Parecía como si un rayo hubiese caído allí mismo hacía ya tiempo y que el árbol se hubiese quebrado hasta tal punto que terminó por desplomarse.
El joven se acercó despacio al tocón y lo examinó para poder ver si podía subirse en él, y una vez que comprobó que podría ser seguro subirse en él, se alzó sobre él de un salto y acto seguido se dispuso a medita en la posición del loto.

Y en aquella extraña posición para meditar, el joven comenzó a escuchar los leves y casa imperceptibles sonidos que la naturaleza le ofrecía en un lugar así. Mientras la nieve caía sin más, se podía observar cómo el muchacho sonreía al verse sumido en un lugar tan bello y rodeado por naturaleza, cosa que le gustaba demasiado y que hacía un tiempo que no se detenía a escucharla de esa manera. Mientras meditaba con los ojos cerrados, el joven pudo comenzar a agudizar el oído para comenzar a escuchar a los animales del lugar, y de aquél modo, pudo percatarse de que había algo que desentonaba con el lugar, quizás fuese un animal, pero el joven no lo sabía y no quiso darle mayor importancia ya que seguramente fuese algún hijo de la madre naturaleza y aquello, en cierta medida, le reconfortaba.
Explicación:
Posición para meditar:
Taiyō
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you pray for my soul

Mensaje por Kamissama el Vie Dic 04, 2015 1:44 am

Desconcierto. Así podría decir que me sentía en estos momentos. Estaba regresando de una misión, que resultó ser una de las más útiles que he tenido últimamente, pues pude aprender bastante sobre lo que implica un Dojutsu, que ventajas suele tener un usuario de estos jutsus, y en específico, aprendí sobre el sharingan, el par de ojos carmesís más intrigantes que hacen juego con el Byakugan. No, la verdad es que estoy mintiendo, porque lo más importante que había aprendido ese día, era el simple hecho de que mis propios ojos eran probablemente un Dojutsu especial, algo diferente a lo que representaba el Byakugan o Sharingan que se pueden activar o desactivar a voluntad del ninja, una situación totalmente distinta hablando respecto a mi… ¿Reigan? Un nombre ajeno a mí, pero que así fue bautizada mi habilidad por los monjes, quienes procedieron a guardar registro de mis habilidades, casi como si me tratase de una rata de estudio, algo nuevo que necesita entenderse. Sin embargo, pese a esta situación que debería resultarme intolerante, molesta e irritante, me encontraba extrañamente impasible, calmo y podría decir que hasta alegre ¿Porque? Bueno… tal vez era porque podía sentir, con cada una de las palabras de aquellos hombres un sentido de pertenencia importante, entendimiento de mi persona, así como además… la ausencia de pánico y terror en sus auras al mirarme era reconfortante, pues toda persona que ha estado en mi vida, y ha visto mis ojos negros, tiende a comenzar a temerme, como si fuese algún tipo de monstruo, que va tras de su sangre. Era algo raro, pero el poner nombre a algo que nunca lo había tenido, identificar lo desconocido e incorporarlo a tu vida como conocimiento… en verdad te hace pensar que tu vida no es tan diferente a como lo pensaste antes. Las palabras de aquellos hombres me dejaron pensando en lo que significaba tener un Dojutsu en este mundo, y el cómo esto te hacia un blanco para ser capturado por otras personas, obtener sus ojos y simplemente hacerte con su poder. Desde el inicio supe que decían esto como una advertencia para mí, pues seguramente unos ojos tan únicos como los míos serían codiciados, aunque fuese solamente como una decoración o incluso para su uso… pero yo no tenía ni el menor miedo de esto. ¿Qué nos hace distintos a los animales? Si el lobo en la tundra tiene que alimentarse de un conejo para sobrevivir, poco importa la estela de sangre que deja en la blanca nieve, pues esta se derretirá y la sangre será olvidada por todos. ¿Qué importa si matamos a ese lobo, para conseguir su piel y abrigarnos? ¿Es acaso diferente al lobo matando al conejo para sobrevivir? Por eso… si alguien decidiera matarme para conseguir mis piel o mis ojos para sobrevivir… no lo condenaría por ello; así funciona la naturaleza… el único pecado es el destruir sin utilidad, solo por el mero placer de hacerlo.

En mi estadía con los Monjes, fui instruido con mayor conocimiento sobre un Dojutsu en específico, el Sharingan. Unos ojos cargados con fuertes emociones y vinculados completamente a las mismas del usuario. Con la capacidad de observar cada mínima variación en el cuerpo del usuario, desde ver el chakra del mismo, sus músculos y poder reaccionar acorde a estos movimientos, incluso copiar los mismos y realizarlos más rápido que su propio usuario. Desde copiar jutsus o deshacer genjutsus, inducirlos con la mirada y bueno, maravillas físicas para el cuerpo, eso era lo que me habían contado sobre el mismo… pero con una seria desventaja; este ojo maldito, el sharingan al estar completamente vinculado a las emociones del ninja, estos tendían a ser mucho más pasionales y se dejan llevar por las mismas, de una manera que ninguna persona era capaz. Los ojos del odio, o así habían sido referidos por uno de los monjes. – Eso lo explica -. Pensé, pues uno de los encuentros que tuve con un ninja portador de esos ojos demostró justamente lo mismo; un moldeo de chakra que provocaba que el aura se manifestara roja en el área de los ojos de él. Antes de marcharme de aquel templo, uno de esos monjes me recomendó ir a un lugar en específico también ubicado en el país de la nieve, si es que deseaba conocer más de los ‘‘Uchiha’’, el clan maldito por los ojos carmesí; el templo de los Uchiha, un lugar donde esta gente se congrega, de manera que si deseaba incluso ver esos ojos en funcionamiento, no había mejor lugar al que ir que ese, pero podía ser bastante peligroso, después de todo, si por algo se le conocía a estos ninjas, era por su naturaleza guerrera, siendo muy hábiles en batalla… pero esto no me detendría, para mí, era vital mi crecimiento, y en este caso, sabía que para poder defenderme de uno, tendría que aprender como piensan, como pelean y ver como funciona de verdad uno de esos ojos, y no me importaba lo que esto representase, seguramente podría encontrar a algún uchiha solo e indefenso con quien podría realizar algo de sparring.

Me encontraba caminando en medio de la nieve, la cual ahora –de alguna manera- se veía diferente al día pasado, como si no fuese la misma, como si tuviera una tonalidad de blanco distinta, una sensación curiosa que no terminaba de entender. Para mí siempre resultaría curioso el andar en un terreno tan lleno de nieve, pues al ser mi vista tan necesitada del aura para poder ver, me resultaba curiosa la vista ver todo el campo lleno de un aura tan típica del agua, casi como si me encontrase en medio del mar, nadando entre toda su inmensa y fría textura. Estaba caminando en dirección al templo uchiha, al menos aquella que me fue indicada por el monje antes de irme, por lo que asumí que no tendria muchos problemas para encontrar el camino, después de todo, el día se encontraba calmado y la nieve servia como un enorme lienzo, el cual registraba el camino de toda criatura, permitiendo a todos conocer sus intenciones mucho antes de que estas se volvieran una realidad… y si aquel templo uchiha poseía lo que me interesaba –uchihas- entonces, sería cuestión de tiempo para que me encontrase uno. Al cabo de un rato, encontré un par de pisadas algo erráticas, las cuales no parecían seguir una dirección específica, ni seguir un ritmo concreto, todo en función de las distintas formas que alcanzaban las mismas a la hora de imprimirse en la nieve, lo que me hizo pensar que tal vez la persona que las dejo tal vez no se encontraba muy atento, tal vez incluso en trance. – Un genjutsu… -. Pensé, siendo enteramente una posibilidad, pues sabía que era algo característico de los uchiha. Me decidí por seguir aquellas pisadas, con la esperanza de tal vez encontrar a alguien que pudiese darme testimonio de un encuentro vs un Uchiha, o mínimo indicaciones para alcanzar el susodicho templo. Al cabo de un rato, llegue a las orillas de un pueblo, el cual se veía estaba algo abandonado, pues el aura que podía ver en el lugar no era en lo absoluto de origen humano, sino más bien como el resto del ambiente, nada más que ecosistema… sin embargo, había una excepción, y esa era el aura de una persona, la cual estaba claramente posada en un árbol –si es que aun podía llamársele así-, pues aparentaba haber sido derribado con anterioridad, tal vez un rayo o el viento, pero mucho tiempo atrás. Aquella triste carcasa que antes fue un árbol, albergaba a manera de asiento, a una persona quien aparentemente se encontraba sentada en posición de loto, y por la intensidad de su aura –mínima- determine que tal vez, o estaba dormido, o bien, meditando, algo no muy raro, pues incluso había visto monjes meditando en mi visita anterior. Me acerque a un ritmo tranquilo hacia aquel lugar, con un solo objetivo; determinar si aquella persona era un Uchiha, o no… después de todo, las pisadas le pertenecían a él y podría estar bajo un genjutsu. – Disculpa -. Pregunte, en un tono suave y firme – Estoy buscando a alguien -. Me detuve, esperando una posible pregunta por su parte, solamente para proseguir con mi dicho – Me preguntaba… ¿No serás tú? -. Declare con fuerza, palabras cargadas con emociones, que podrían poner a la defensiva a cualquiera que se sintiese amenazado, o bien, curioso, a alguien que no tuviese nada que temer – Una buena manera de cazar un uchiha -. Pensé, ingenuamente. ¿Qué sabía yo sobre cazar uchihas?
Kamissama
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you pray for my soul

Mensaje por Taiyō el Vie Dic 04, 2015 5:57 pm

Y de aquella forma tan particular, el joven de morados mechones permaneció al tanto de todos los sonidos que aquél lugar le podía ofrecer. Pero, mientras esperaba a poder clarificar que era aquella que había escuchado en la lejanía, se dio cuenta de que la nieve había comenzado a cubrirle alguna parte de cuerpo: Por ejemplo, tenía nieve sobre la cabeza, encima de las piernas y un poco sobre los hombros y sobre el abrigo que llevaba puesto ya que, al no moverse durante todo el rato que estuvo allí y la nieve no había dejado de caer, poco a poco aquella agua congelada le comenzó a tapar levemente.
Después de una breve espera en la que el joven comenzó a escuchar pasos, se dio cuenta de que lo que se acercaba no era ningún animal salvaje ni nada por el estilo, sino que era una persona por lo que espero a ver qué hacía esa persona antes siquiera de mover ni un solo dedo. Lo primero que Taiyo pudo escuchar de aquella persona fue su voz, la cual reflejaba calma y paz a pesar de sonar suave y tranquila por lo que el muchacho no se sintió amenazado y no abrió los ojos hasta que no escuchó las siguientes palabras de la otra persona, que por lo visto, parecía estar buscando a alguien y preguntó sobre ello al joven que permanecía en aquella extraña posición que usaba el peli azul para meditar.

Después de la pregunta que lanzó aquella persona de forma calmada hacia el joven que seguía meditando, este último no pudo evitar abrir los ojos para poder contemplar quién le estaba hablando, y no se trataba de una persona que aparentaba tener más o menos la misma edad que él, que poseía un cabellos brillante y plateado y los ojos vendados con una cinta negra. Su apariencia distaba mucho del tono con el que le había hablado, ya que si no hubiese mirado, el joven de dorados ojos hubiese pensado que estaba hablando con un chaval con una apariencia distinta, quizás con el pelo más corto y con menos edad pero eso daba realmente lo mismo así que el joven se limitó a solar una pequeña carcajada amigable. –No, no creo que nos conozcamos. Es más, yo soy oriundo de un lugar lejano a este- Se limitó a decir el joven Taiyo mientras miraba cómo la nieve le había cubierto algunas partes del cuerpo y comenzaba a sacudirse para quitársela de encima. Mientras meditaba no se había dado cuenta de la nieve que tenía sobre su cuerpo, pero una vez salió del trance se dio cuenta de su estado, algo aletargado, y decidió quitarse toda la nieve y bajarse de aquél tocón de árbol de un salto.

Una vez en el suelo, el joven peli azul comenzó a recordar de nuevo todo lo que había intentado olvidar mientras meditaba ya que aquello le estaba volviendo realmente loco. Todos sus pensamientos se centraban en aquellos ojos rojos, cualquier cosa le recordaba a ellos y temía encontrárselos sin previo aviso ya que en esa situación, no podría actuar debidamente y seguro que no aprendería de ellos por lo que, de nuevo, sufrió un pequeño ataque de ansiedad que le dejó quieto en el sitio, mudo y con la mirada perdida. No sabía qué hacer, no sabía a donde ir a buscar y sobre todo, tenía a alguien delante al cual seguro que estaba asustando con esa actuación que se traía en su cabeza. –Perdona, tengo la cabeza en otro sitio…-Exclamó el joven que pronto se dio cuenta de algo ya que realizó un gesto inequívoco de haberse acordado de algo. –Menuda educación la mía, no me he presentado. Mi nombre es Taiyo- Exclamó el joven de azulada melena mientras sonreía y se daba media vuelta para observar la ciudad. -¿Decías que buscabas a alguien? Bueno, yo busco algo, ¿Has visto alguna vez un par de ojos color carmesí?- Preguntó el joven con un tono amable. En aquél mismo momento había llegado a la conclusión de que para acabar con ese resquemor en su cabeza, debería pedir ayuda, consejo o simplemente interactuar con otras personas para dar con la cuestión que le traía por el camino de la amargura. Quizás dentro de él no pudiese encontrar la respuesta, pero el joven sabía perfectamente que para llegar a conseguir un objetivo, lo mejor era trabajar en equipo o por lo menos, contar con alguien más que le ayudase y él ayudase a su compañero al mismo tiempo para salir victorioso en cualquier empresa o contienda.
Taiyō
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you pray for my soul

Mensaje por Kamissama el Vie Dic 04, 2015 9:26 pm

Respuestas, de eso se traba la vida, aunque lo más curioso de la misma, es que casi nunca obteníamos las que deseábamos, y teníamos que pelear por encontrarlas, solo para descubrir que el destino, a veces, es bastante travieso, lo suficiente como para mantener interesante toda nuestra estadía en este mundo. Aquel hombre se limitó a responderme dentro un espectro de lo que se esperaría de aquella pregunta, pues, ¿Cómo podría saber él lo que en verdad estaba buscando? Sin saberlo, había pasado mi prueba, para determinar si debería atacar o no, si tenía lo que buscaba en pocas palabras. Mis ojos no tenían la capacidad para decirme mucho de aquel joven, pero dentro de lo que podía ver, sabía que tenía una estatura similar y complexión algo escueta, lo suficiente como para tener problemas en determinar su género basándome en su figura. Aunando estos hechos a su tono de voz y la intensidad de su aura, asumí que debía tener entre unos 16 y 25 años, pero no tenía ninguna manera concreta de asegurarme, más que tal vez, preguntándole esta información. Por otro lado al inspeccionar el aura de aquel joven, fui sorprendido por la magnitud de la misma… por un lado, la figura de aquella aura era un circulo perfectamente simétrico a su alrededor, algo inédito respecto a todo lo que había visto con anterioridad, pues el mantenerla en esa forma de manera continua me resultaría algo cansado y tal vez hasta molesto, sin embargo, él parecía hacerlo de manera natural y sin acarrearle ningún tipo de molestia. Aquella aura, además de su forma, contaba con una especie de sensación calmante, casi como la brisa de verano, o tal vez, la calma del agua al permanecer dentro de ella. Y todo esto sucedía mientras él estaba con un perfecto color gris, casi rayando en el blanco, un color que demostraba completa calma y tranquilidad… aunque bueno, asumía que eso se debía a que probablemente estaba meditando antes, pero aun así, aquel color poseía un elemento que nunca antes había visto en otra persona.

De manera sorprendente, aquel color tan impoluto y perfecto se vio rápidamente alterado de manera simultánea a la figura de su aura, aunque más bien, adquiriendo algo similar a olas que recorrían la entereza de la esfera que representaba su fuerza, cambiando un color calmo a otro, que rápidamente identifique como un azul fuerte, el cual usualmente estaba asociado con negatividad aunque con varios matices de morado de temor, lo que nomas le daba profundidad al azul, casi como el azul del mar, un azul marino; ese era el color que representaba perfectamente la inestabilidad de las emociones de aquella persona. Lo que al final me pareció más increíble de todo, fue el cómo tras el simple pronunciar de unas palabras y el recordar de algo, aquella aura alterada pudo calmarse rápidamente y adquirir una figura más homogénea, al mismo tiempo que su color palidecía rápido, hasta alcanzar un simple color azul cielo. Aquel abanico de emociones me intrigo lo suficiente, como para tomar en serio cualquier palabra que surgiera de él. – Terra -. Exclame solitariamente, haciendo entender que ese era mi nombre. No fue hasta unos instantes después de escuchar aquellas palabras finales emitidas por aquel joven misterioso, que llegue a comprender la magnitud de su situación – ¿Ojos carmesí? ¿Acaso…? -. Pensé, tanteando la ligera posibilidad de que ambos estuvieran buscando lo mismo.  - ¿Buscas a un Uchiha? -. Declare con incredulidad y algo de sorpresa – Entonces supongo que te abras perdido en el camino ¿No? -. Dije, con algo de misticismo imbuido en mis palabras – Después de todo, ya no falta mucho para llegar al templo -. Me detuve por un momento, casi rozando en la picardía, aumentando la anticipación que mi oración podría causar. – El templo uchiha es un lugar peligroso… Y con lo peligroso que puede ser uno solo de esos demonios ¿No me dirás que buscas los Uchiha para una visita ‘‘familiar’’?  ¿Verdad? -. Declare con parsimonia, demostrando que todo lo que brotaba de mi boca era completamente serio, pues en verdad necesitaba determinar la razón de aquel extraño para buscar un uchiha, pues si era algo pacifico, probablemente no me serviría de nada y no tendría porque invitarlo en mi excursión; pero si era algo más bélico, incluso podría limitarme a ser un espectador y aprender, de aquellos ojos tan curiosos. – Lamentablemente… no tengo tiempo para dar instrucciones, solesito -. Y tras decir aquellas palabras, me lance corriendo a una velocidad vertiginosa, de tal manera que sería complicado seguirme para alguien que se encontraba en completo reposo hace unos momentos. Decidí que esa sería la prueba para determinar la posición de aquel joven… si me seguía para llegar con lo que deseaba, tal vez valdría la pena aliarse con él para alcanzar mi objetivo.
Kamissama
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you pray for my soul

Mensaje por Taiyō el Vie Dic 04, 2015 11:49 pm

Al parecer, todos los cambios de humor momentáneos del joven y todos los gestos que él había realizado antes y durante su presentación hicieron que el joven que se presentó como Terra mostrase cierto interés o simplemente, cierta curiosidad en algo que el joven peli azul no logró discernir o diferenciar. Quizás le llamó la atención la forma que tuvo el muchacho de pasar de un estado de ánimo como es la tranquilidad más absoluta que le dio el haber estado meditando, a una breve locura transitoria que le carcomía desde dentro debido al incesante pensamiento en aquellos ojos color carmesí, hasta la confianza que mostró sobre sí mismo a la hora de presentarse con una calma algo inusual en alguien que segundos antes parecía sufrir de algún tipo de delirio, que a simple vista podría ser tratado como una locura de juventud.
El joven que llevaba el pelo recogido en una coleta comenzó a pensar sobre el nombre que le había dado aquella persona y comenzó a divagar sobre si resultaba posible que una persona tuviese un nombre de esas características, tan corto y tan conciso, además de parecer un nombre extranjero ya que al muchacho no le había parecido escuchar algo así anteriormente. Hasta el preciso instante en que la otra persona, conocido recientemente como Terra, no comenzó a hablar y a dar señas de que conocía algo sobre aquellos ojos olor carmesí de los cuales el joven Taiyo sólo conocía su funcionamiento básico y en qué personas podría encontrarlos para aprender, de algún modo o de otro, su funcionamiento y exprimir al máximo las habilidades que podría dar el tener un ojo de ese tipo y con esas características tan inusuales. Las palabras de Terra resonaban en la cabeza del peli azul ya que realmente, lo que el más añoraba, era encontrar esos ojos y al parecer, aquél muchacho viajaba con una misión parecida a la suya por lo que se limitó a escuchar al joven que tenía frente a él que parecía hablar de algo conocido, como si supiese todo lo que estaba contando a la perfección, lo que le dio la imagen de que aquella persona debía ser mayor que él, y de ese modo, tomó la determinación de llamarlo Sempai por ese motivo descrito anteriormente.
Al parecer existía un templo cerca de la capital del país de la nieve donde se podrían encontrar Uchihas, lo que hizo que el muchacho se alegrase internamente y quisiese escuchar más palabras que le explicasen todo aquello pero sólo obtuvo una respuesta fría por parte de Terra y el movimiento de este, que comenzó a correr como alma que lleva el diablo. Después de lo acontecido, y sin mucho que perder, el joven Taiyo comenzó a correr detrás de Terra, no por ningún motivo más que el de adquirir un mayor conocimiento sobre el Sharingan y los Uchiha, asunto que parecía entender la otra persona. –Espera Sempai, quiero saber más- Exclamó Taiyo mientras corría tras la estela de Terra. Esta persona era sumamente rápida para la apriencia que tenía, pero el joven de morados mechones no se quedaba atrás y también demostró tener una velocidad envidiable incluso para ser un simple Gennin y haber comenzado su aventura hace relativamente poco tiempo. De ese modo, y siguiendo el recorrido que mantenía Terra, el joven usuario del Suiton se mantuvo detrás de aquella persona siguiéndola y esperando que esta parase o bajase un poco el ritmo para poder obtener más respuestas sobre aquello por lo cual había ido en busca el joven; los maravillosos y a la vez extraños ojos color carmesí.

Al correr, el joven Taiyo sentía cada vez más como todo su mundo iba desapareciendo se mente. Todo quedaba opacado por la imagen de aquellos ojos rojos brillando en lo más profundo de su pensamiento. Daba igual que idea u ocurrencia se dibujase en la mente del chico ya que, tras un breve instante que le podría saber poco a cualquiera, todo se comenzaba a derrumbar para dejar la impresión de un ojo, un ojo cerrado que posteriormente se abriría y dejaría ver lo que pudo observar el joven Taiyo en la casa de Akame cuando este le enseñó aquél pergamino. En todo momento, y sin dudar un segundo, aparecía un gran ojo cerrado que comenzaba a abrirse sin demora y dejaba escapar un breve y difuminado brillo color escarlata, que tras un breve espacio de tiempo que parecía interminable, dejaba ver al completo la fabulosa y atípica forma de aquellos ojos que parecían traer la locura al joven. Sin duda alguna, aquellos magníficos ojos harían que el pobre Taiyo descendiese a los infiernos y vendiese su propia alma por conseguir un solo ejemplar de estos y comprobar de primera mano cuál era su potencial. Con cada paso que daba, más se quedaba atrás aquella vaga y pacífica idea de simplemente, observar y aprender como si estuviese en el colegio. Sin duda alguna, aquellos ojos contenían en su interior un poder especial que hacía que Taiyo bebiese los vientos por ellos y que su apacible personalidad se quedase a un lado para dejar salir su apariencia más ruda y quizás, más alocada. Muy distante de lo que el propio muchacho solía ser más no dejaba de ser parte de su propia personalidad, algo intrínseco para él.
Taiyō
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you pray for my soul

Mensaje por Kamissama el Sáb Dic 05, 2015 8:58 am

Es sorprendente lo que sucede en la vida sin haberse planeado; de un momento a otro, una persona se encontraba tras de mí, siguiendo cada uno de mis pasos pues al parecer se encontraba buscando el mismo objetivo que yo, de tal manera que sin importar que posiblemente se tratase de un extraño, de una tierra distinta a la mía, y que las posibilidades de que nos encontrásemos algún día, fuesen en extremo nimias, las cosas sucedieron, y de una manera – increíble -. Pensé, al virar y ver detrás de mí a aquel joven entusiasta –de nombre Taiyou- siguiendo mi paso ágil, apenas con la ventaja que obtuve por iniciar mi carrera de forma anticipada, por lo que llegue a la conclusión que su velocidad y capacidades físicas eran similares a las mías. Aun de manera inconsciente, me encontraba probando a aquel joven, desde sus capacidades físicas y su resolución, su personalidad y posiblemente su mentalidad. ¿Qué sabia él de mí? ¿Por qué elegiría seguirme? ¿Cuál era su objetivo? Nuestro encuentro había sido breve aunque algo revelador, pero era muy poco como para realmente confiar en mí, y mucho menos yo estaría en la misma disposición como para llamar a aquel joven mi Kouhai, todo basándome en la simple razón de que apenas y tenía una noción de quien era. Independientemente de eso, no podía negar que desde el primer contacto, sentí una especie de vínculo entre ambos; no emocional o físico, espiritual o de otro tipo… era más como un presentimiento, el preludio de un hallazgo importante, pero sin tener idea de que lo es; justo como el acechamiento de un predador, cuando este todavía no elige su presa… ¿Acaso el tigre sabe cuándo está cazando? La suerte o el destino eran crueles y tenaces, por lo que yo siempre –de manera simultánea- forjaba mi vida.

El frio sentir de la nieve rosar en mis pies, el agua impregnándose en mi gabardina y el viento que actuaba como transporte de aquellos pequeños copos que provocaban que el viaje se tornase placentero y toda una experiencia para la piel. Es difícil comprender el mundo de un ciego, pues no tiene la misma rutina que cualquier otro, sin embargo, nunca hay que tener pena de alguien ‘‘impedido’’, pues son esas personas las que nos demuestran que en verdad es una palabra inadecuada para la situación. El describir mi vida terminaba siendo un mosaico de emociones y sensaciones, vividas completamente a través de mi cuerpo, todas placenteras hasta cierto grado, pues el que no haya felicidad en las pequeñas cosas de la vida, no disfruta el sentir la arena entre los dedos de tus pies o la brisa oceánica rozar tus mejillas, o la simple caricia de una hoja de otoño resbalando por tu espalda… es que en verdad estaban dejando pasar una experiencia. Sería poco describir esa carrera como poesía en movimiento, pues cada uno de esos copos se estrellaba con mi cuerpo con suma delicadeza, destrozando su estructura a un nivel que pocos podrían comprender, solamente para dejar una ligera sensación gélida en nuestra dermis, solamente para ser transformada en elixir de vida, y pasar a formar parte de nuestro cuerpo, después de todo… ¿Qué somos, si no es agua? Tal vez nadie más que yo lo sabía, pero en toda mi vida, siempre he notado que el aura más parecida a la humana, es aquella reflejada en el agua; cada una de esas pequeñas partículas interpretaba una nota en mi cuerpo, y me hacía sentir en conexión con la vida, con la naturaleza, el vínculo único y perpetuo que adoraba en mi vida. Después de unos 20 minutos de carrera, finalmente me detuve, pues reconocí un punto clave para identificar la localización del templo Uchiha y eso era… un color. Los monjes me lo habían dicho, pero yo no lo creía, no en lo más mínimo, pero fui totalmente sorprendido por el aspecto de los alrededores. Rojo escarlata. Así veía toda la nieve a mi alrededor, los árboles y el aire y posiblemente también la tierra bajo nuestros pies. – Ojos malditos, chakra maldito -. Deje escapar de mi boca, casi como un suspiro, mientras mi semblante representaba una clara sorpresa y desasosiego ante el ambiente… - Esto es… ¿sangre? Es casi como si la naturaleza estuviese sufriendo -. Y tras esta suposición, mi rostro paso a un claro disgusto, pues cualquier clan que dejase un efecto negativo en algo tan sagrado para mí, claramente no sería bien recibido para mí. Después de estas reacciones –las cuales sucedieron en apenas unos instantes- me di la vuelta, mirando directamente a Taiyou a los ojos, aunque el solo podría ver una venda. – Estamos por llegar al Templo, Tai, así que necesito saber algo -. Dije, con un semblante completamente serio y en total contraste a mis anteriores caracterizaciones - ¿Qué buscas con los Uchiha? ¿Conocer? ¿Pelear? ¿Matar? ¿Robar? ¿Espiar? Respondeme en una sola palabra… y quiero que sepas -. Interrumpí, tomando de mi espalda una Kama, más con fines intimidatorios que nada, pues no era mi estilo de combate – Solo hay una respuesta correcta -. Y tras esto, mis intenciones quedaron claras. Respecto los Uchiha, respecto a él, respecto a todo… después de todo, yo no me andaba a medias tintas. Tal vez aquella intensidad demostrada seria incomprendida, pero la verdad es que solamente yo podría reaccionar así, después de todo, aquel campo escarlata lo era solo ante mis ojos, pues para toda persona, no había un lugar más plateado que aquello, casi reflejando la escasa luz del sol para parecer una armadura. La verdad era que sabía que el Templo Uchiha estaba escondido de ojos curiosos, pero confiaba en mis habilidades para encontrarlo, por lo que la mejor apuesta para Taiyou, seria elegir sabiamente.
Kamissama
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you pray for my soul

Mensaje por Taiyō el Dom Dic 06, 2015 3:03 pm

Súbitamente y sin ningún sentido aparente más allá del saber, cosa que el ser humano busca hasta la saciedad, se juega la vida por ello y hace mil y una estupideces en pos de conocer más sobre algo que quieren descubrir, el joven de azulados cabellos siguió el ritmo de aquella persona que había hablado sobre los Uchihas como si supiese algo más, como su hubiese tenido experiencias personales con ellos y aquello hizo que Taiyo quedase desbordado por el hecho de comprobar que alguien podría tener información que le sirviese en la búsqueda de aquellos ojos, aquellos malditos ojos que no dejaban de azotar su mente y que apenas le dejaban dormir por las noches ya que le asaltaban pesadillas y pensamientos extraños a raíz de meramente conocer el funcionamiento de algo tan simple y a la vez tan complejo como era un órgano como la vista, y a su vez, más complejo aún si cabe, el funcionamiento de un Dojutsu.Aunque no lo pareciese, el sólo y único pensamiento sobre aquellos ojos hacía que el muchacho delirase y olvidase cosas que debía hacer, hacía que dejase de preocuparse en sí mismo, no reparaba en que tenía que ir a dormir y si tenía lo osadía de hacerlo podía ser asalatado por las horribles pesadillas que aquellos ojos le infundían en las noches más oscuras. El muchacho oriundo del país del agua tampoco caía en que tuviese que comer y había veces, desde que Akame le explicó las bases del Sharingan hacía ya un tiempo atrás, que no se daba cuenta de que tenía que comer ya que el sentimiento de miedo y de ansias de saber eran netamente superiores al sentimiento que se origina en una persona cuando el cuerpo pide comida para seguir con su funcionamiento básico. Poco a poco, el joven se fue dejando y comenzando a entrar en una locura que le llevaba a tales extremos. Por suerte o por desgracia, por lo menos la meditación le ayudaba a controlar aquellos sentimientos que circulaban sin control por las autovías de su cerebro, y de ese único modo que solamente consistía en parar un momento en su camino y reposar en la posición que tanto le gustaba a él como era la del loto, hacía que el joven de la coleta se diese cuenta de cosas como el sueño y de que debería cazar algún conejo de aquellas montañas nevadas que le sirviese de sustento para continuar con su breve y extraña pero lógica campaña.

Después de un buen rato siguiendo la estela que el joven de plateados cabellos dejaba tras de sí, éste se detuvo e hizo que Taiyo se viese obligado a cesar su carrera a unos escasos dos metros del primero, por lo que no pudo oír exactamente lo que el muchacho del cual quería escuchar más cosas sobre los Uchihas exclamó en aquél instante ya que lo hizo en un tono pertinentemente bajado hasta límites bastante serios e inauditos.  Sin embargo, antes de que Taiyo quisiese hacer ningún movimiento en vano para adelantarse y preguntar a Terra sobre cualquier cosa, notó como el ambiente que les cubría era siniestro, como si de una película de horror se tratase y él mismo supiese que algo malo iba o había pasado ya allí. En el ambiente se dibujaba una situación tensa, como de sufrimiento, la misma que se podía encontrar en algún lugar triste como un hospital abandonado y en una morgue antigua. Era algo difícil de explicar para Taiyo, al cual le gustaba demasiado la naturaleza pero aquél lugar le hacía sentir incómodo ya que no era algo normal, aquél sitio definitivamente era extraño y al parecer aquello mismo pensó el joven de plateados cabellos ya que se había detenido sin ningún motivo aparente.

Al cabo de unos breves instantes, aquél mismo joven que parecía conocer algo más sobre los Uchihas que el mismo Taiyo, dejó caer por sus labios una breve frase esgrimiendo que debía conocer las intenciones de Taiyo y sobre que ya se estaban acercando al templo de los Uchihas por lo que, sin ninguna mala intención ni ninguna rencilla anterior ya que apenas se conocían o al menos eso pensaba Taiyo, el joven de nombre Terra agarró una de sus armas, una Kama, y apuntando a Taiyo le obligó a explicarse, como si él anteriormente lo hubiese hecho o algo parecido. -¿Así que quieres saber mis intenciones? Muy bien, si es así te diré que mi respuesta es…- Exclamó en un tono sereno el joven que estiró la mano hasta tocar el filo de la Kama de Terra lo que hizo que se hiciese un leve corte en la yema del dedo lo que hizo que sangrase un poco. –Ver- Escupió Taiyo mientras dibujaba una sonrisa trastornada en su cara y paseaba su dedo sangrando por encima de sus ojos formando una línea que empezaba un centímetro por encima de su ceja y terminaba a escasos milímetros del comienzo de su pálida mejilla, sonrosada por el frío que impregnaba el lugar donde se encontraban. Ciertamente, aquél Taiyo no era el mismo que era antes de conocer lo que en aquél entonces sabía. Había cambiado. Quizás aquellas ansias de saber le había hecho ser así, pero ni el mismo sabría si decir su drástico cambio fue bueno o malo, simplemente diría que así se sintió en aquél momento y que se agarraría a un clavo ardiendo si aquellos haría que pudiese ver a través de aquellos malditos ojos, aquellos que ocupaban su mente y que tenía la esperanza de poder ver con sus propios ojos, nunca mejor dicho.
Taiyō
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you pray for my soul

Mensaje por Kamissama el Lun Dic 07, 2015 5:47 am

Silencio. A veces el tiempo entre una pregunta y una respuesta es eterno, y aunque el campo invernal que nos rodeaba era testigo, podía decir que justo lo contraria estaba sucediendo, pues fue el tiempo siguiente a su respuesta lo que me dejo helado. Me sentí sorprendido y feliz, pero sobrecogido por el simple significado de esa pequeña palabra… Tan pequeña que su eco no viajaría muy lejos y probablemente se vería aislada de otros oídos, pero para mí, esa respuesta me provoco un giro impactante en lo que su imagen representaba. Es curioso ver la vida con los ojos de un ciego, pero aquella impresión que obtuve antes por medio de su aura, siempre termina por imprimir una apariencia de mis compañeros o enemigos aunque no siempre son totalmente fidedignas. Desde la personificación de un animal, las características de una leyenda o tal vez un fenómeno sobre natural, lo que fuese que describiera con mejor calidad a cualquier entidad. Por lo regular, la primer impresión que me llevaba de las personas solía ser la predominante, siendo tan poco frecuente la posibilidad de equivocarme, que nunca en mi vida había juzgado mal a una persona, de forma que sentía que mis ojos –pese a creencia popular- podían ser una representación abstracta pero efectiva del mundo que me rodeaba… pero ya no más.

Tal vez le daba más valor del que debería o simplemente me vi sorprendido por un hecho inédito en mi vida, pero en verdad sentí aquel pequeño e irrelevante suceso como una revelación. De hecho, pensar en la respuesta de aquel joven representaba muchos aspectos de la posible personalidad de una persona, pero justo como fui engañado antes, aquella respuesta contenía un significado mucho más profundo. En primera instancia, solamente deseaba conocer las habilidades de aquellos ninjas malditos, los uchiha, por lo que cualquier persona con deseos bélicos respecto a ellos sería incluso una especie de bendición, pues el no tener que flexionar un musculo propio para el aprendizaje siempre sería una verdadera oportunidad. En cambio, una persona con deseos pacíficos y positivos, con la intención de convivir o socializar, conocer y simplemente estudiar resultarían contraproducentes en un sentido total en mi misión, después de todo ¿Quién necesitaba a un compañero que no se dedica a la pelea? Eso sería solamente abrir las puertas a una futura traición. Es por esta razón, que su simple y aparentemente inocua respuesta me condujo a una repentina epifanía respecto a su verdadera apariencia. Ver. Tan ineficaz y mordaz a un nivel personal, una característica intrínseca de toda persona y que me hablaba en un nivel personal distinto al de la mayoría; aquel mucho deseaba ¿Aprender? ¿Conocerlos? ¿Acaso tendría algún tipo de fetiche que los involucrase? No tenía ni la menor idea, por lo que en un principio, me sentí fuertemente impulsado a blandir aquella Kama y seguir mi camino, después de todo, aquella nieve ya estaba teñida de rojo… ¿Quién notaria unas gotas más?

Fueron los segundos siguientes los que me provocaron un cambio abrupto, y me mostraron una nueva persona, que antes mostro indicios de existencia pero que me falto percepción para comprenderla del todo. Su semblante calmo y centrado oscilaba entre el caos y la locura de una manera casi simbiótica, y así lo podía ver en su aura, la cual –desde cerca- podía ver que no se limitaba a cambiar de forma y color al unísono de sus emociones. Algo tan complicado de describir, pero tan fácil de comprender. La sensación de estar viendo 2 cosas de manera simultánea, tan diferentes y parecidas al mismo tiempo, de tal forma que pareciera que es imposible que fueran el mismo objeto, la misma energía; pero así era. Un aura reversible, con emociones no cambiantes sino alternas… era casi como si todo viviese en su interior de manera atemporal y solo esperase su turno. No fue hasta notar esto que descubrí el verdadero significado de sus palabras. Una respuesta tan complicada que no podía ser apreciada a simple vista, como intentaba hacer en un comienzo. – Él quiere ver… -. Y claro, esto implicaba que en este momento no lo estaba haciendo, que se encontraba cegado por la luz del mundo y no podía verlo por lo que en verdad es,  y que no tenía ni la menor intención de dejar el tema por la paz. Requerir algo con tanto ahínco y verte ciego para poder ubicar aquel objeto de tu pasión… una sensación que fácilmente te podría derivar a la locura, con fuerza y sin control, de aquella que te hace sentir una persona distinta; yo lo había experimentado, pues sentía lo mismo al ver un Byakugan. Todo se volvió nítido de inmediato, y por un momento, me sentí identificado con aquel joven que en un inicio dijo llamarse Taiyou, pero que para mí ya no representaba en lo absoluto esa faceta. Un joven que calmo se mostraba fuerte y en control, con suficiente fuerza para traer luz a cualquier tormenta. Así fue mi primer impresión, bastante acertada con su nombre, sol. Sin embargo, aquella nueva constelación que dibujaba su nombre se tornaba ajena y no fidedigna al mismo, por lo que me vi obligado a bautizar aquella faceta de él, simulando el bautizo de una distinta persona.

- Ha Ha Ha -. Una risa irónica, que se limitaba a dibujar de manera incomprensible mi manejo de la situación – Tsuki -. Simple y sin rodeos, una palabra que aparentaba demostrar mi clara aprobación por su declaración, pero no era más que su identidad, colocada en palabras; una de ellas representaba la luz, mientras que la otra, la obscuridad. – Sígueme, el templo Uchiha debe estar cerca. Una vez ahí, esperaremos la llegada de algún uchiha -. Y tras decir estas palabras me limite a emprender la carrera nuevamente, no sin antes de tomar un poco de la sangre depositada en mi Kama, y con mi pulgar, dibujar en mi un punto, como simple manera de limpiar mi arma. El camino resultaría corto y nos llevaría ante la magnificencia del templo, el cual se encontraría resguardado por una especie de genjutsu de terreno, haciendo invisible el templo desde la lejanía para aquellos ajenos al clan, pero lamentablemente, para mí esto resultaba inefectivo del todo. No sería hasta llegar al lugar, que decidiríamos nuestro proceder. ¿Colocaríamos trampas? ¿Nos dedicaríamos a una simple emboscada? – Lo dejare en tus manos, Tsuki. ¿Emboscada o Trampas? -. Le dije con un rostro serio, haciendo gala al nuevo mote que le entregue recientemente.


Glosario:
Taiyou = Sol.
Suki = Querer, gustar algo.
Tsuki = Luna.
Kamissama
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you pray for my soul

Mensaje por Taiyō el Lun Dic 07, 2015 6:19 pm

Ni él mismo sabía bien qué era aquello que estaba haciendo, simplemente se estaba dejando llevar pos sus ansias de saber, de conocer, de devorar el mundo y aprender más sobre aquello que tanto ansiaba, y por aquello, hizo aquél extraño gesto de dibujar unas líneas con su propia sangre encima de sus ojos, como haciendo alusión a que lo que más anhelaba en ese sórdido y extraño mundo no era más que poder ver a través de aquellos ojos malditos de color carmesí que no dejaban de atormentarle en sus pesadillas y que inundaban sus pensamiento de una forma más que extraña.

Seguido a la pintura facial que realizó Taiyo, su acompañante en aquella situación se limitó a reírse y a musitar una palabra con la que posteriormente se referiría a él. -¿Así que ahora soy una Luna, no?- Pensó para sus adentros el joven que entendió a la perfección el significado de la palabra Tsuki, y sobre todo en aquél contexto. Nada más escucharla, y saber un poco de qué iba la situación en la que se encontraba, el joven Taiyo se pudo percatar de que aquella persona le había dado la vuelta a su nombre y había realizado un siniestro juego de palabras en donde había transformado su apacible nombre que significaba Sol y lo había transformado en su opuesto, que no lo era en absoluto, pero en sentido figurado podía pasar a serlo perfectamente sin ningún motivo más allá que el evidente. Al parecer para Terra, Taiyo se había mostrado diferente a lo que en un inicio parecía y por aquél motivo su nombre se había visto modificado de aquella manera e hizo que el muchacho arquease una de sus ensangrentadas cejas pero que no dijese ni una sola palabra, tan sólo esperó cualquier movimiento de Terra para proseguir con la conversación.

Seguido a aquellos, el joven de plateados cabellos comenzó a correr en una dirección, alegando que se dirigía hacia el templo Uchiha por lo que Taiyo se vio obligado a seguirle en su camino ya que era lo más prudente y lo más sensato en aquél momento, ya que al fin y al cabo, aquella persona era su único pasaporte para encontrarse con un Uchiha y poder comprobar todo lo que él mismo quería y tanto ansiaba; el poder de los ojos malditos que no dejaba de carcomerle el pensamiento y que, poco a poco, iba haciendo mella en la cara del muchacho ya que, si uno se fijaba en demasía en sus ojos, podría notar los indicios de que el muchacho podría sufrir ojeras o algo peor, producto de las noches en vela por culpa de algo tan simple y a la vez tan extraño y complejo como eran aquellos extraños ojos rojos. Llegados a un punto, Terra paró en seco su anterior galopada y comenzó a hablar, dijo algo sobre qué deberían hacer y si deberían realizar una emboscada o si en vez de eso deberían preparar trampas por lo que Taiyo se vio obligado de nuevo a intervenir forzosamente y sin ningún tipo de red detrás que le protegiese de una caída metafórica en caso de que errase en su decisión. -¿Quieres que te sea sincero? No lo sé- Exclamó el joven peli azul mientras se mesaba el cabello es pos de dejarlo suave de nuevo ya que la carrera anterior le había dejado un poco en mal lugar y con algún enredo su melena. –No sé dónde se encuentra el lugar que buscamos así que aún no sé qué podría ser mejor para entablar combate con tan singulares personas.- Exclamó Taiyo en un tono calmado mientras miraba al horizonte en busca de algo que le ayudase a salir del paso y que le hiciese ver lo que en aquél momento ansiaba. –Aunque quizás, podríamos juntar una emboscada con unas trampas, ¿No? Vamos a ese lugar y observemos cómo es, de ese modo podremos hacernos una idea de qué podremos hacer- Exclamó Taiyo en un tono firme y decidido mientras se mostraba calmado esperando la respuesta de Terra.
Taiyō
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you pray for my soul

Mensaje por Kamissama el Mar Dic 08, 2015 9:40 am

El camino no fue muy largo, pues ya nos encontrábamos cerca del templo Uchiha desde nuestra última ubicación. Aquel templo se encontraba resguardado por un genjustu, el cual lo hacía aparentemente invisible para el ojo desnudo, pero curiosamente, mis ojos al no ser normales, no tuvieron problemas al ubicar aquel enorme templo, que emanaba un color escarlata justo igual al que vi antes, pero con mayor concentración. En el camino habíamos decidido con una estrategia contundente; una emboscada a la par de trampas en el lugar, de manera que sería más fácil atacar a nuestros objetivos. Todo el lugar se encontraba cubierto de nieve, por lo que supuse que sería bueno aprovechar aquella situación para nuestra propia ventaja. - ¿Qué tipo de artimaña seria efectiva contra ellos? -. Pensaba, pues un ninja capaz de ver Genjusus e inducirlos con sus propios ojos era en verdad una molestia. Lo mejor sería crear trampas sencillas que no utilizaran chakra, pues aunque no conocía las capacidades completas del Sharingan, prefería no arriesgarme, pues para mi sonaba en cierto grado probable  que una trampa de ese tipo podría ser fácilmente vista por alguien que incluso podría detectar genjutsus. En ese momento, no tenía la capacidad como para idear trampas completamente complicadas, por lo que me limite a utilizar hilo ninja a través de la entrada del templo, lo que imposibilitaría la entrada de cualquier persona de primera mano, pues el hilo ninja estaría lo suficientemente tensado como para no ser detectado a primera vista (a menos que estuvieras buscando verlo), y atado a este hilo, en caso de ser cortado, se encontraba una pequeña sorpresa que nos daría un momento vital para el ataque e incluso podría terminar con alguno de ellos. Debido a la completa blancura del campo, sería difícil colocar trampas y tenerlas ubicadas en todo momento, sobre todo si todo terminaba en combate, por lo que opte por solo colocar aquella trampa.

Me mostraba positivo, pues incluso pequeñas trampas como esas podían demostrar ser brutales si se aplicaban correctamente. Aquel templo se encontraba dentro de una especie de gruta, totalmente rodeada por muros de roca de 20 metros, por lo que estaba bien resguardada y era difícil encontrar aquel templo si no se estaba buscando, pues aun con la intención, si no se poseía buena capacidad en genjutsus, se vería incapacitado en ver aquel templo. Subimos a la altura de las paredes de roca que resguardaban aquel templo; yo subí a la derecha y le di instrucciones a Taiyou de subir a la izquierda, todo con el mero objetivo de atacar a cualquier persona que llegase a aquel lugar, pues lo más probable seria que cualquiera que llegase tuviera conexiones con los Uchiha… al menos eso quería pensar. – Deberemos permanecer ocultos, Tsuki -. Declare, mientras me acomodaba entre la nieve, acomodándome entre la nieve, pues gracias a que en esa ocasión traía un abrigo mucho más caluroso para el ambiente, y ahora lo agradecía con creces, pues el recostarse sobre la nieve podría ser bastante incomodo con mis ropas habituales.  Saque un gran trozo de tela blanca y la coloque encima mio, a manera de camuflaje con la nieve, utilizando una técnica básica ninja. Al mismo tiempo, relaje mi cuerpo y oculte mi presencia con Zetsu; de esta manera, mi emboscada sería un éxito pues sería complicado que incluso que otro ninja notase mi presencia. Ahora, solo quedaría esperar. Antes de desaparecer del todo, recordé algo que considere imperativo contarle a Tsuki. - ¡He! ¡Cuidado con sus ojos! ¡Pueden inducir genjutsus! -. Y tras decir esto, volvi a desaparecer entre la nieve, sin dejar rastro alguno.


Técnicas utilizadas:

Kakuremino no Jutsu: (Camuflaje de Invisibilidad)
Esta técnica básica consiste en esconderte detrás o dentro de un objeto, usando las habilidades ninja innatas a cualquier shinobi, en ocasiones se usan objetos para ayudar al escondite como telas del mismo color. Solo efectiva contra gennin.
* Esta técnica no consume chakra.

Zetsu (絕, Suprimir).-
Técnica básica ninja. Curiosamente, la gran mayoría de los ninjas e incluso algunos animales saben utilizar esta habilidad sin tener un control real del Nen. Esta habilidad consiste en suprimir totalmente el uso del aura del usuario, de esta manera, reduciendo totalmente la presencia del ninja hasta ser totalmente indetectable. Esta técnica es utilizada para estrategias furtivas y evitar ser descubierto. Es tal la totalidad de esta técnica, que el chakra del cuerpo detiene su emisión en su totalidad, por lo que se vuelve dificil incluso para los Dojutsus como el Sharingan o Byakugan el detectar al ninja. ¿A que se debe esto? Al limitar totalmente la cantidad que se emite de chakra, el aura se limite a su menor expresión. Al solamente haber una ligera capa de Aura en la piel del ninja, incluso el byakugan y Sharingan se ven complicados en su trabajo en detectar el chakra del usuario. Esto no significa que no puedan ver el chakra del usuario, sin embargo, la cantidad de chakra que detectan en su cuerpo, suele ser muy poca, por lo que, si no lo tienen a la vista directamente, pueden confundir su cantidad de chakra con la de algun animal o planta. Cabe destacar que esta técnica no hace invisible al usuario, pues puede ser visto por el ojo desnudo, pero le permite mezclarse con la naturaleza a la perfección, por lo que esta técnica funciona como una especie de camuflaje, perfecto para ocultarse y espionaje. Esta técnica no impide el movimiento del usuario, pero no es nada recomendado. Debido a la ausencia de Aura en el cuerpo del usuario, el recibir cualquier tipo de ataque en este estado, suele ser letal o hasta mortífero.
Kamissama
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you pray for my soul

Mensaje por Taiyō el Miér Dic 09, 2015 1:16 pm

Después de responder al joven Terra sobre qué podrían hacer en aquellas circunstancias, el joven Taiyo se limitó a seguirle hasta que llegaron a un lugar donde el otro muchacho se paró e hizo una apreciación como de que habían llegado al lugar que buscaban: el templo Uchiha. A pesar de aquello, Taiyo tan sólo era capaz de ver una simple una simple gruta cubierta de nieve rodeada por muros de roca de 20 metros. Sin duda alguna, los ojos de Terra, los cuales ocultaba por algún motivo bajo una venda podían ver a través del Genjutsu que parecía imperar en aquél lugar. Y aquello, sin ninguna duda, hizo que el joven peli azul dedicase una mirada de soslayo a su acompañante ya que parecía tener unos ojos únicos o por lo menos una capacidad bastante notoria para detectar una ilusión como aquella, pero sin ninguna duda no podía tener el Sharingan ya que por lo que él mismo había comentado y demostrado, no parecía que su capacidad ocular fuese precisamente aquella por lo que la mirada de Taiyo se fue de sus ojos en el momento en el que su compañero le indicó que iba a subir por la parte derecha del muro y que él subiese por la parte izquierda del mismo. Pero cuando el joven estaba dispuesto a subir aquella pared de roca, su acompañante se dirigió a la puerta del lugar, o eso le pareció escuchar, para colocar un trampa a base de hilos. Sin duda alguna, alguna trampa deberían colocar y no podían utilizar chakra en ellas ya que seguramente con el Sharingan lo podrían ver y las armas negras que portaban los shinobis sin duda se veían mucho en un campo nevado como lo era aquél, de ese modo, colocar hilos y realizar una emboscada sería una gran idea. Parecía que Terra tenía una mente privilegiada para casos como esos por lo que Taiyo se sintió dichoso en aquél momento de tener un compañero así en un momento como aquél, peligroso por ambas partes para todos lo que se iban a juntar de un momento a otro.

De ese modo, y una vez que el joven de azulados cabellos advirtió que su compañero había terminado de colocar la trampa, subió a saltos por aquella pared de piedra y se dispuso al lado contrario que su acompañante mientras observaba como éste sacaba de algún lugar una especie de sábana blanca y se tapaba con ella. Sin duda se estaba intentado camuflar en aquél ambiente por lo que Taiyo no quiso perder el tiempo y agarró el abrigo con el que había salido de casa de Akuma, sacó las mangas y se cubrió con él. Lo primero que hizo fue pensar en la postura correcta para estar allí apostado, y al cabo de unos segundos, dio con la respuesta correcta: el zapatero acostado. Aunque tuviese que quedarse en una posición un poco antinatural para observar, no tenía por qué hacerlos con los ojos ya que piodía hacerlo con los oídos ya que una vez el joven había entrado en trance podía ampliar su capacidad auditiva en un gran grado. De ese modo se tumbó boca arriba y se cubrió las piernas con nieve para después cubrir su cuerpo con su blanco abrigo y esperar. Pero de pronto, una voz le advirtió de algo, era Terra y había comentado algo sobre que sus ojos podían inducir a Genjutsu.
– Maldito…Sharingan -
Musitó el joven para sus adentros mientras opacaba todo pensamiento superfluo en su mente para relajarse hasta tal punto que se hizo uno con la naturaleza del lugar, siendo imposible de ver o detectar hasta que él mismo quisiese.


Datos:
Técnicas:
Kakuremino no Jutsu: (Camuflaje de Invisibilidad)
Esta técnica básica consiste en esconderte detrás o dentro de un objeto, usando las habilidades ninja innatas a cualquier shinobi, en ocasiones se usan objetos para ayudar al escondite como telas del mismo color. Solo efectiva contra gennin.
* Esta técnica no consume chakra.

Ropa de Taiyo:

Postura:
Taiyō
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you pray for my soul

Mensaje por Kamissama el Sáb Feb 13, 2016 4:51 am

Calma. En aquel terreno inhóspito que representaba el país de la nieve, el sonido era algo que escaseaba casi en su totalidad, lo que tenía mucho que ver además con el factor de la nieve en el ambiente, pues esta funcionaba como un amortiguador natural de sonido. No teníamos ninguna pista, ni clave que nos indicase que podríamos encontrar a algún Uchiha y en caso de lograrlo, cuanto tiempo terminaría demorando, lo que en un clima tan extremo podría implicar un serio desgaste e incluso quemaduras en el cuerpo. Sin embargo, la calma estaba destinada a cesar, pues en un lugar denominado tan ‘‘coincidentemente’’ como Templo Uchiha, no era extraño que uno de ellos terminase por aparecer. A decir verdad, el tiempo había comenzado a pasar de manera casi aleatoria, de una forma en la que simplemente no podías tener constancia real del tiempo transcurrido, pues pudieron pasar algunos segundos, minutos o incluso horas, y al menos en lo personal, no podría estar del todo seguro. Y así fue como, el sonido de pisadas sobre la fría nieve terminaron por delatar a un hombre robusto que se dirigía hacia la entrada de aquella edificación antigua que se atrevían a llamar templo. – Es hora -. Pensé, mientras el sonido me obligo a salir de una espera casi automática a la que se había sometido mi cuerpo. Desde la altura a la que me encontraba sometido, podía apreciar como aquel hombre ya se encontraba dentro de la circunferencia que delimitaba el templo, por lo que -esperando que Tsuki lo hubiese notado- hice señas hacia él, indicándole que procederíamos a la ofensiva tan solo entrara en contacto con mi trampa, lo cual no tardaría mucho más que un par de segundos.

Es cierto, sabía que los Uchiha podían detectar genjutsus, por lo que a partir de esa información me suponía no tendrían problema para detectar chakra a simple vista, -en caso de usar su dojutsu-, pero algo con lo que nadie contaba en lo absoluto, es que esos hilos se encontraban imbuidos de mi propia aura, por lo que al entrar en contacto con ellos, mi ataque de aura –aunque débil- haría efecto, y traería efectos aleatorios en la batalla que nos acontecería. Uno podría pensar que una simple trampa con hilos, no haría más que detener un par de segundos a un ninja, pero curiosamente, el inclemente clima de este país sería nuestro aliado, pues gracias a la temperatura a la que estábamos sometidos, aquel hilo tensado se había congelado, por lo que cualquier contacto con él podría fácilmente cortar a una persona e incluso incrustarse en su cuerpo al fracturarse el hilo, todo dependía de la velocidad del incauto que se viera atrapado entre mi telaraña. Fueron unos segundos extra a partir de haber realizado sellas a Tsuki al momento exacto en que aquel hombre impacto contra mi trampa; su velocidad era la de una caminata media, por lo que al avanzar, se llevó consigo pedazos de hilo congelado, el cual hice cortes en sus brazos y pecho, provocando que comenzara a sangrar, cosa que se volvió aparente por el color de la nieve debajo de sí. No paso ni un segundo y yo ya había descendido con el objetivo de comenzar con un ataque frontal, pues deseaba conocer en carne propia la experiencia de pelear con una raza tan bélica como los son los Uchiha. Tras los cortes con mi trampa, aquel hombre se dio rápidamente la vuelta e hizo contacto visual y en un instante, pude saber el resultado de mi trampa, lo cual me hizo dudar rápidamente. Un color carmesí se inundaba por todo su cuerpo, de una manera que nunca antes había visto, sumamente violento y cruel, de ese tipo de color parecido al que había visto camino al templo, pero mucho más intenso. – Odio, Ira… Vaya, vaya, tal vez no era sangre lo que estaba a sus pies -. Pensé, pues estaba incapaz de comprobarlo por mí mismo. – ¡MUESTRAME DE QUE ERES CAPAZ! -. Exclame con exacerbada emoción, mientras tenia listo un movimiento secreto, todo a la espera de su próximo movimiento, cortesía de un par de sellos realizados aun en la cima de las rocas donde previamente estuve. Y tras unas maldiciones subidas de tono, e increíblemente profanas, quedo clara la intención de homicidio de ese hombre así como de un aparente odio casi inhumano, a lo que acto seguido se abalanzo preparado a ejecutarnos.


Aclaración:
Tema relevante: Tirada de dados determinando el efecto de mi aura.
http://www.narutolegendsrol.com/t3181-dados-mentales#14261

Taiyou, a raíz de que no puedo dar por hecho tus actos, espero tus reacciones y te delego describir la apariencia iracunda del NPC así como los improperios que manifiesta, esto porque, las apariencias físicas no son del tipo de cosas que mi personaje puede describir ^^U

Resultado: 1.

Técnicas:
Jutsu Oculto x 1
Para mayor información, checar este link para obtener info de mi habilidad en esta liga:
http://www.narutolegendsrol.com/t1944-nen-aura
Kamissama
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you pray for my soul

Mensaje por Taiyō el Mar Feb 16, 2016 5:03 pm

Y en aquél estado de letargo permanecí inalterable por el duro clima que debía soportar mi humilde pero robusto cuerpo, el cual me había costado un tiempo lograr puesto que no era fácil entrenar de las maneras tan extrañas y complejas en las cuales lo hacía yo. Desconozco el tiempo que pasamos allí mi compañero Terra y yo pero estaba seguro que de haber pasado un par de minutos más sin duda alguna nuestros cuerpos habrían comenzado a resentirse producto de las inclemencias del tiempo que no dejaron de azotarnos en ningún momento durante nuestra estadía en aquellas rocas altas del lugar en el que nos habíamos escondido en busca de algún Uchiha para conocer más allá del poder de sus globos oculares.

El tiempo transcurría de forma ininterrumpida, los designios de la nieve eran insondables y el frío ya era más que palpable, amén de que aquella extraña postura en la cual me quedé atorado en la nieve era un tanto incómoda por eso mismo, en el preciso instante en el que pude apreciar sonoramente como una persona de pisadas robustas se acercaba hacia la entrada del templo mi corazón pegó un brinco dentro de mi pecho y abrí los ojos como platos para poder observarlo con total claridad puesto que quería algo más que información procedente de aquella persona y de todo lo que tenía a su alrededor.

Me di la vuelta sobre la nieve para poder contemplar completamente a aquella persona y la verdad es que no me disgustó para nada su apariencia. Vestía un largo abrigo blanco forrado por dentro de lana para evitar perder el calor corporal además de unas largas botas marrones que desentonaban un poco con el color del abrigo. Físicamente aquél tipo era más alto que Terra y que yo, además de que portaba una melena negra hasta los hombros y su mirada fría y firme me hizo pensar que en efecto se trataba de alguien a quien podría sacar algo de información como mínimo.

Aquella persona se dirigió sin demora hacia la puerta del templo, lugar donde Terra había realizado una pequeña trampa la cual no tardó mucho en salir a relucir puesto que con el frío imperante en el lugar y a la velocidad media de paseo que mantenía esa persona se activó y dio como resultado que aquella persona recibiese cortes en el pecho y en los brazos. Seguido a aquello, y después de contemplar las señas inequívocas de Terra, descendimos los dos hacia nuestro rival y mi compañero se dirigió a atacar a aquél tipo el cual tornó sus ojos de un funesto tono rojizo seguido por una serie de improperios propios de alguien bastante furioso y un tanto vulgar. –Malditos críos bastardos, ¿Cómo osáis atacar a un guerrero superior? Acabaré con vosotros- Alardeó aquél tipo de apariencia Uchiha puesto que sus ojos eran inequívocamente un par de Sharingans.

En aquél momento comencé a sentir cómo la sangre de mi cuerpo comenzaba a hervir dentro de mí hasta tal punto en el que conseguí enfurecerme demasiado, tanto que mi cabeza comenzó a pensar en mil y un motivos a través de los cuales podría matar a una persona. Sin mucho mayor razonamiento que el de acabar con mi rival comencé a hacer sellos y en un segundo escupí un potente chorro de agua hacia el cielo en dirección a mi rival. El agua salía de mi cuerpo en estado líquido pero llegado un momento en el cual el chorro ya perdía fuerza y había ascendido bastante, el agua se congeló y congeló y comenzaron a llover una cantidad importante de gotas congeladas y afiladas hacia nuestro rival.


Apariencia del Uchiha:

·Es Uzumi de Gantz, por si no te queda clara la apariencia y quieres buscar un poco mejor xD

Técnica empleada:
El Elemento Agua: Olas Furiosas (水遁・水乱波, Suiton: Mizurappa)
Una vez realizada una cadena de sellos, el usuario concentra una gran cantidad de chakra en su boca que es expulsada como un potente chorro de agua, formando una catarata de alta presión que arrasa todo lo que se encuentra a su paso. Esta técnica no causa un gran daño por sí sola, pero su potencia es suficiente como para desequilibrar y empujar a uno o varios enemigos. La potencia del jutsu varía dependiendo de la cantidad de puntos stat Ninjutsu que el usuario posea y de la cantidad de chakra que se le emplee. También sirve para dejar charcos poco profundos en el campo de batalla.
Taiyō
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you pray for my soul

Mensaje por Kamissama el Miér Feb 17, 2016 9:22 am

Adrenalina y emociones a flor de piel, de manera algo inexplicable, mi psique se vio alterada por el candor del momento, lo suficiente como para verme absorbido por la apariencia y amenazas del ‘‘poderoso’’ guerrero… no tenía ni la menor idea de que se tratara, pero algo en el provocaba que mi cabello se erizara y sintiera una sensación de perdición por todo el cuerpo, casi como el saber el desarrollo de una desastre natural, pero por un solo y simple momento, pude notar como su aura se modulaba fuertemente alrededor de sus ojos, justo de la misma manera en que aquel joven Hyuga una vez me mostró con su propio dojutsu… no cabía duda, aquel hombre ahora estaba en la epitome de sus capacidades, por lo que si lo que dijeron los monjes era cierto, esta debería ser una pelea complicada, aun siendo un combate de 2 vs 1. Curiosamente, aquel joven que me acompañaba demostraba un completo abanico de emociones en su persona, casi como un despertar, pues la fuerza del color que portaba su aura era increíble, de tal forma que si no lo hubiese visto, no lo creería de la misma persona.

De un momento a otro, el combate inicio, siendo quien tuviera la iniciativa el hombre que identifique como Tsuki… probablemente. Este realizo una hábil combinación de sellos de mano, los cuales cada uno en su individualidad provocaban que su aura cambiara su propia estructura, algo bastante común, pero que solo yo tenía conocimiento, sin embargo, en base a estos sutiles movimientos, era imposible predecir sus movimientos de ninguna manera. De manera sorprendente, mis ojos también capturaron el momento en que aquel hombre previamente identificado como Uchiha realizaba sellos de mano, de manera sincronizada a Tsuki, aunque con un ligera diferencia de velocidad, lo que rápidamente me dejo intrigado, de tal manera que de primera mano, antes de anticipar mi ataque deseaba descubrir el desarrollo de sus primeros ataques. Por parte de Tsuki, este escupió un ataque de agua (apreciable para mis ojos gracias a la indiscutible aura del agua) por lo que asumí que tendría chacra Suiton, lo que provocaría que él tuviese la ventaja de campo, pues con el frio del país, sus ataques se tornarían devastadores, y al parecer esa era su estrategia, pues el agua rápidamente se convirtió en afilado hielo, el cual llovería como infierno gélido sobre aquel ‘‘auto proclamado’’ guerrero superior. Sorprendentemente, justo al momento en que el agua alcanzo su momento álgido y se convirtió en hielo, este fue alcanzado por una enorme bola de fuego, la cual era emanada por los pulmones y de viva boca de aquel hombre. ¿Cómo sabía que era fuego? Bueno, en un lugar congelado, una braza incluso hace la diferencia… ¿Pero sentir de repente el calor de una bola de llamas? Incluso alguien ciego como yo, podía notar el cambio repentino. – Ese color -. Una vista insensible para mis ojos, pero indiferente para quien sea, pues desde mi perspectiva, el fuego era el símbolo perfecto de muerte… consumir todo a su paso, no dejar nada a la naturaleza.

Como era de esperarse, las llamas incandescentes terminaron por derretir fácilmente el ataque Suiton de mi cómplice, pero a su vez, aquella esfera infernal se vio desaparecida en una estela de vapor (no lo suficientemente caliente como para causar quemaduras) impediría la visión de ambos por unos segundos, al menos lo suficiente como para que el vapor se condensara y creara una ligera capa de escarcha en los alrededores… lamentablemente para nuestro antagonista, esto era invariable en mi mundo, pues yo siempre estaba sometido a la obscuridad, lo suficiente como para que una cortina de vapor no cambiara en lo más mínimo mi visión, por lo que en ese momento, el estaba bajo mi mira. – Te tengo -. Dije, mientras en un movimiento casi instantáneo, desenfundaba mi Nen Buki, el cual ante cualquier ojo humano, era un simple mango… pero en este caso, era un látigo creado a base de mi aura, lo suficientemente largo como para golpearlo desde mi ubicación. Un solo golpe contundente, el cual impactara en su cabeza sin que este pudiese evitarlo. De nueva cuenta, por el efecto de mi aura, los efectos serian algo impredecibles, en especial considerando que estaba bajo una ira terrible, pero la mayor constante en esto, es que el golpe de mi arma drenaría buena parte de su energía, aunque por ser esta etapa de la pelea bastante temprana, probablemente no sentiría en lo más mínimo la merma en su vitalidad. - ¡MIERDA! -. Grito en confusión al recibir el golpe, no por el dolor que este causo, sin embargo por sentir el contacto de algo que empujaba ligeramente su cabeza, lo que para un Uchiha con su Sharingan activado, esto sería inconcebible… ¿Cómo es que no pudo ver venir el ataque? ¿Qué es lo que moraba en la obscuridad de sus ojos? ¿Acaso moriría en aquel lugar? ¿Sería acaso solo otro Uchiha sin ojos más?

El caso que presenciamos fue demasiado intenso e inesperado, anti-climatico y sobretodo sorprendente… pues aquel guerrero con los ojos enervados en sangre y que profería con orgullo y odio maldiciones, ahora… temblaba. No, no era temblor por el frio (por la escarcha acumulada en nuestros cuerpos), sino el claro miedo que demostraba su mirada aun inyectada en sangre, pero mucho más inestable y caótica que antes, pues sus pupilas no paraban de recorrer el campo de batalla. - ¡¿QUÉ MIERDA FUE ESO?! -. Grito, demostrando su remolino emocional en combate, un acontecimiento suficiente como para provocar desconcierto en cualquier espectador. ¿Cómo alguien era capaz de recorrer un espectro emocional tan amplio de un segundo a otro? Y al mismo tiempo, mi rostro solamente aparentaba una sonrisa de oreja a oreja, lo que tal vez sería un probable indicativo de quien era el culpable de su estado. – Vamos… ¡VAMOS! ¿No que eras un guerrero superior? -. Desafiando en tono burlesco, comencé a realizar una sucesión de sellos, los cuales, pero al mismo tiempo, una temible y abominable fuerza se comenzó a sentir en el campo de batalla, maligna e imponente, lo suficiente como para intimidar a animales y afectar emocionalmente a personas. Estaba aumentando el tamaño de mi aura por medio de mi técnica Ren, lo que provocaba que pudiese proyectar cierto tipo de sensaciones y emociones, como lo eran el miedo y desesperación, los cuales –debido a mi concentración- centre su mayoría en aquel hombre azabache, aunque mi acompañante Tsuki podría sentir –en menor intensidad- las emociones proyectadas a nuestro enemigo - ¿¡QUÉ DEMONIOS ERES!? ¡N-NO! ¡ALEJENSE DE MÍ! -. Y al tiempo en que realizaba movimientos alucinantes con las manos, creo nuevamente un ninjutsu, el cual en este caso dibujo paredes de fuego entre nosotros y el, las cuales en caso de no evadir su avance, podrían dañarnos seriamente. Salte hacia mi derecha, evadiendo por los pelos el ataque de fuego, solamente para derrapar algo sobre la nieve derritiéndose y seguir preparando mi siguiente ataque. Por mi frente sentia el frescor de la escarcha derritiendose por las llamas y desde donde yo estaba, era aparente que aquel ninja estaba preparando un nuevo ataque hacia nosotros ¿Qué seria?  Lo que sea que fuese, estaba preparado.


Aclaraciones:

Bueno, volvi a tirar los dados y vaya... un 11, lo que significa terror, miedo y demas Baby  :lol!:

http://www.narutolegendsrol.com/t3181-dados-mentales#14261

Taiyou.- Como ves, describí más que nada el estado mental y emocional de nuestro oponente. La merma a su vitalidad aun no es aparente. Como ves, deje pendiente un ataque de su parte. Tu elige los proximos ataques de nuestros enemigos. En lo que respecta a mi técnica Ren, los efectos presentados en tu personaje son leves, no suficientes para alterar su conducta pero si podrá identificar la emoción infundida, algo así como se siente un presentimiento.

Creo sobra decirlo, pero no podemos obtener el sharingan de este NPC, así que hay que arreglarnos para explicar el porque no consigues un Sharingan en este tema xP.

Información extra sobre mi habilidad.- http://www.narutolegendsrol.com/t1944-nen-aura

Técnicas utilizadas:

Ren (練, Aumentar).-
Técnica de manipulación de Aura de mayor nivel. Consiste en el aumento deliberado en el tamaño del Aura que envuelve el cuerpo del usuario. Lo que provoca que esta técnica sea notable, es que además de aumentar ligeramente la ofensiva como defensiva del usuario, el aumento de tamaño del aura es tan violenta, que es sensible a los otras personas en las cercanías. Lo más interesante de esta técnica, es que al manifestarse el aura al tacto del oponente, el aura, aun sin el contacto directo, transmite las emociones del usuario de manera intensa y sobrecogedora, de tal manera, que el estar en las cercanía del usuario le provoca un efecto adverso y sobrecogedor, lo cual afecta su habilidad de toma de decisiones e incluso su psique.

-Jutsu Oculto x1
Kamissama
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you pray for my soul

Mensaje por Taiyō el Jue Feb 18, 2016 1:59 pm

Debido al frío mi ataque de naturaleza Suiton se congeló a los pocos segundos de ser expulsados por boca por lo que aquellas gotas que deberían caer sobre nuestro enemigo en forma líquida tornaron a una forma sólida produciendo la caída de un centenar de agujas heladas sobre aquél extraño tipo de melena oscura y ojos de color carmesí, los cuales me seguían trayendo por el camino de la amargura puesto que no conseguía descubrir completamente el funcionamiento de algo tan complejo y absurdamente fácil para ellos el hecho de utilizarlos como era el Sharingan.

Sin embargo, aquél tipo pudo ver correctamente cómo mi ataque iba dirigido hacia él por lo que armó una serie de sellos bastante rápido y escupió una gran bola de fuego del elemento katon que destruyó mi jutsu por completo y creó una sensación extraña en el ambiente. A pesar de que hacía frío y que la escarcha cubría alguna parte de nuestras ropas, aquél movimiento creó una sensación de desasosiego extraña en aquella zona y un extraño hálito de calor inundó mi cuerpo pasajeramente lo que me hizo crearme la ilusión de que aquella batalla estaba ganada. Era un sentimiento extraño, como cuando consigues algo en la vida y un calor recorre tus mejillas por la emoción. Fue algo momentáneo pero sumamente parecido pero a la vez resultó tan efímero que apenas pude guardar esa sensación en mi corazón para que me alentase en la dura batalla que se avecinaba.

Producto de aquél ataque, de la suma del agua helada y convertida en miles de alfileres congelados y de una gran masa ígnea, una espesa capa de vapor d agua inundó momentáneamente el campo de batalla donde estábamos guerreando Terra y yo frente a aquél extraño personaje que parecía no temernos a pesar de todo. En aquél momento yo no podía observar a mi rival ya que con aquella capa de vapor entre él y yo era sumamente difícil atisbar su figura y tampoco me quería adelantar a golpearle frontalmente o lateralmente para que no estuviese allí y ser un blanco fácil por lo que torné la mirada en mi compañero y este, sin temer a aquella pequeña neblina, sacó una extraña arma de forma aparentemente incompleta y arremetió contra nuestro rival, el cual se quejó de un golpe en la cabeza y una vez que la niebla comenzó a disiparse pude comprobar algo sumamente extraño y fue una forma de actuar que no me esperaba para nada. Nuestro rival, el que otrora se mostraba decidido y sumamente prepotente ante nuestra presencia, ahora mostraba un temblor en sus piernas un tanto inusual en un guerrero que se tenía a si mismo en tal alta estima por lo que no pude evitar sonreír de forma sarcástica. – No me lo puedo creer. Un Uchiha asustado, ¿Esto cómo me lo debo tomar? – Comenté mientras mi compañero Terra comenzaba a emanar un extraño sentimiento de miedo y desesperación que me rozaron levemente y me hicieron sentir algo extraño acerca del que en aquél momento era mi compañero. ¿Qué poder era aquél? Era curioso y extraño a la vez pero no podía dar un paso atrás y me limité a seguirle el juego al peliblanco y observar qué diantres haría en aquella ocasión contra nuestro rival.

Nuestro rival, infundido en miedo y temor hacia la figura de Terra, atinó a escupir fuego por su boca de nuevo para crear unas extrañas paredes que ya había visto antes en el pasado por lo que no fueron algo que me hiciese tener miedo, simplemente me desplacé a la izquierda y esquivé su ataque el cual consiguió derretir la nieve a nuestros pies lo que me dio una idea que querría usar para descubrir algo más acerca de aquella persona y de su poder por lo que rápidamente alargué un brazo hacia la izquierda y el agua de mi cuerpo comenzó a tomar la forma de una katana desde la muñeca misma de aquella extremidad. – Quiero comprobar algo de este tipo, déjame un asalto y es todo tuyo. – Comenté a mi compañero sin querer decir ningún nombre en aquella ocasión por si acaso nuestro ataque se veía frustrado y después el hecho de conocer su nombre le pudiese traer problemas al muchacho de oscura gabardina.

Comencé a caminar hacia mi rival y cuando me percaté de que la distancia ya era interesante, arremetí contra él a una velocidad media, tenía que comprobar algo y no tenía intención de atacar tan enserio como para asestarle un golpe mortal y que toda mi investigación se fuese al traste. Intenté asestar una estoca ascendente desde su abdomen hacia el hombro derecho pero aquél tipo me observó el brazo y esquivo de forma sublime mi golpe por lo que las sospechas sobre el poder visual de los Uchiha podría ser cierta. El tipo se atrasó dos pasos y comencé a blandir el brazo de forma alocada en torno a su figura con la mera intención de observar cómo me esquivaba y así era. De forma grácil sabía por dónde le venían los cortes por lo que simplemente con observarlos podía esquivarme. Era curioso puesto que además de poder ver por donde le venían los golpes, era capaz de esquivarlos por lo que pude concluir que aquél poder era absolutamente abismal y que sería curioso seguir con aquél experimento pero mi congelado brazo se resentía y me tuve que limitar a golpearle con el brazo derecho en el estómago y alejarme. – Todo tuyo, ya sé lo que quería saber. – Comenté mientras a lo lejos unos extraños ruidos nos sorprendieron.  Parecían venir desde dentro del templo y parecían ser un grupo interesante de personas. – No es por fastidiar esto pero… creo que hemos armado demasiado jaleo. – Comenté mientras hacía que mi brazo volviese a la normalidad y retrasaba mi posición para situarme de espaldas a la puerta del templo y quedaba a unos metros de Terra, al cual esperé expectante en pos de una respuesta o algo que me indicase qué hacer.


Técnicas:
Bodi Renkinjutsu  no jutsu(Jutsu de alquimia corporal):
Sin la necesidad de sellos de manos, el usuario será capaz de transmutar cualquier extremidad de su cuerpo en cualquier arma u objeto que este desee, obteniendo el mismo filo y dureza como dicho objeto. De esta forma, podrá transformar su antebrazo en una espada o en un escudo, etc.

Suika no jutsu (Jutsu de Hidratación):
Esta técnica es una de las más características del clan Hozuki. De forma tanto voluntaria como involuntaria, el Hozuki será capaz de licuar su cuerpo compuesto de agua, perdiendo su forma antropomórfica para transformarse ahora en una masa de agua que se podrá mover libremente por el campo de batalla. Esta técnica es sumamente útil para infiltrarse en campos de batalla enemigos, o para evadir de forma involuntaria un ataque físico provocado por parte del oponente. No requiere sellos de manos, y no tendrá efecto contra técnicas que estén cargadas de chakra (Kenjutsus, Jutsus doton).

Off:
· ¿No querías una excusa para no conseguir el Sharingan de un NPC ya que no se podía? xD No sé, tampoco deberíamos alargar más esto y ya he conseguido algo de información con este tipo así que bueno, ya verás cómo seguir xD
Taiyō
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you pray for my soul

Mensaje por Kamissama el Vie Feb 19, 2016 5:42 am

Los movimientos de mi compañero ahora aparentaban ser bastante agresivos en vez de pasivos, lo que resultaba en un interesante cambio, pues en toda batalla, como si de un baile se tratase los compases de ataque y defensa son claros y estrictos, y terminan por demarcar el ritmo de todo combate. – Este chico es bastante interesante -. Pensé para mis adentros, pues el crear una espada en base a agua en aquel ambiente, era un atrevimiento bastante audaz, pero arriesgado, aunque esto no pareció importarle en lo más mínimo, casi como si su seguridad hubiese pasado a un segundo plano, y estuviera buscando algo en específico sobre aquel hombre que ahora era nuestro desafortunado objetivo. Me vi asombrado al ver los fluidos movimientos de Tsuki, quien de manera melódica atravesaba las llamas del ataque de aquel dragon que representaba nuestro enemigo, casi como si no fuera la gran cosa, y dirigiéndose a una ofensiva bastante peligrosa pero que no daba margen a errores y por tanto, dirigía con suprema diligencia. – Esto me recuerda… si, Tora -. Pensé, pues en el pasado había conocido un hombre con una habilidad ocular que no pude identificar claramente, pero los movimientos que habitaban en el cuerpo de Ryu, eran casi idénticos a los que vi aquella noche de verano. – Uchiha… ¿Ah? Quien lo hubiese imaginado -. Uno nunca tiene idea de los giros que implica la vida, pero siempre llegaba un momento en que todo cobraba relevancia-

Los ataques con lo que aparentaba ser una prolongación del brazo de Tsuki, lo que fuertemente emulaba una espada o algo por el estilo, era el arma predilecta en esta ocasión, y aun con toda la velocidad de un colibrí, este no lograba acertar en el blanco, aunque en definitiva, la ofensiva que este ejercía en nuestro enemigo provocaba que poco a poco se cansase más y más, lo que se volvía aparente por el tamaño de su aura, la cual en un inicio tenía un tamaño enorme y decreció rápidamente, un efecto normal de las emociones, pues usualmente cuando alguien se deja llevar por la violencia y el odio, deja a rienda suelta sus energías, creando un plus extra a la hora de combatir, pero desvanece increíblemente tus reservas de energía. – Esas evasiones son de alto nivel… es casi como si supiera con antelación lo que hará -. Pensé, pues era imposible que alguien pudiera ser lo suficientemente hábil como para evitar un frenezi de ataques como el de mi aliado, sin recibir ningún tipo de daño. Después de unos momentos, de extremo combate entre estos 2, note como ahora Tsuki simplemente desistió de la ofensiva, pues probablemente noto que no solo no estaba teniendo resultado, sino que había personas que se acercaban desde el interior del templo… eso sin mencionar los daños que tenía en su mano por las extremas temperaturas a las que estábamos sometidos. – Vaya, que considerado -. Dije después de que me cedió nuevamente el ‘‘turno’’ de combate, pues ahora que venían nuevos adversarios del templo, probablemente sería complicado seguir la pelea. – Si, parece que tendremos compañía… pero por suerte, la pelea ya término -. Dije, al momento en que hice un sello de mano, con el cual activaría el jutsu que tenía previamente preparado.

La tierra que estaba congelada a nuestros pies fue precipitada con fuerza en forma de pilares, sin embargo, al contrario que el jutsu normal, este estaba imbuido con mi propia aura, lo que provocaba que las dimensiones de los pilares que regularmente son de 1m y medio, y 20 cm de diámetro, estos llegaban a alcanzar incluso los 2 metros y medio metro de grosor, lo que para un simple genin esto podría verse mucho más poderoso que en la realidad… pues a decir verdad, en caso de que esta técnica diera en su objetivo, este no recibiría un daño coherente a las dimensiones de la técnica… bueno, esto solamente si hablamos de daño físico, pues el verdadero objetivo de mi ataque, seria decimar nuevamente la ya menguante aura de nuestro enemigo. 1 de los pilares bloqueo casi totalmente la entrada del templo atravesando el marco de las puertas de forma transversal, por lo que, incluso después de llegar a la superficie, no podrían darnos casa rápidamente. Los otros 3 pilares que surgieron de forma repentina apuntaban directamente a su cuerpo, con el único objetivo de incapacitarlo, sin embargo, la historia término por repetirse nuevamente pues Ryu acabo evadiendo mi triple ataque, aunque ahora por los pelos, saltando hacia uno de sus costados, pero fue un infortunio que al aterrizar, este derrapara con la nieve derretida y el suelo congelado, aunque eso no era todo… mi ataque aunque no lo aparentara, dio en el blanco, algo que un uchiha no podría evadir con soltura, pues mis pilares golpearon su aura, aunque no de forma directa, esto sería suficiente como para postrarlo sobre su rodilla, con un aliento forzado. – Malditos sean, ¡pero no podrán derrotarme! -. Grito con toda fuerza, pues el efecto emocional al que se vio sujeto ya había pasado, pero según lo que podía apreciar, le quedaba poca energía… pero aun así, decidió moldear más chacra para seguirnos atacando. Fue debido a esto que la forma que previamente poseía mi Nen Buki se vio alterada, para ahora adquirir completamente la figura de una lanza.

El sonido de los otros uchiha se hizo presente en el campo, pero aún les faltaba un poco para llegar a la superficie, y se verían retrasados por el pilar de roca, por lo que ahora solo hacía falta dejar inconsciente a Ryu, para que este no les diera indicaciones de nuestra apariencia, ni les ayudara a rastrearnos, pues si algo había aprendido de los Uchiha en este combate, es que además de ser muy diestros en combate, es que son seres con un odio como ninguno. - ¡Vámonos! -. Dije, al mismo tiempo en que hacia un movimiento de manos rápido, con el cual procedería a apuñalar varias veces el aura de Ryu, quien en incredulidad, miraría su propio cuerpo, y después de no encontrar nada, solamente terminaría por cerrar sus ojos y desmayarse por el cansancio, producido por el ambiente, el desgasto de sus técnicas, cansancio físico, emocional y mis técnicas. Tras esto, comenzaríamos nuestro escape, evitando hacia la ira de los Uchiha, y  así, terminando un encuentro bastante arriesgado, pero fructífero al fin. – Fuiste de gran ayuda, Taiyou -. Acerté, ahora refiriéndome por su nombre, en signo de reconocimiento, pues no había conocido a alguien como el previamente… era solo un presentimiento, pero sabía que él era algo distinto que los demás, algo que sabría con claridad si mis ojos hubiesen presenciado con claridad como su mano se tornó en una espada de agua. Habíamos dejado atrás el templo Uchiha, por lo que ya no sentíamos el peligro de una posible persecución, pero aun sin detenernos, me dirigí por última vez a él – He aprendido mucho respecto a esos hombres llamados ‘‘Uchiha’’, gracias… ahora solo me hace falta encontrar a ese Hyuga -. Y tras decir esto, más como un pensamiento en voz alta que nada, me separe de aquel joven, continuando mi camino.


Glosario:

Ryu = Dragon en Japones

Técnicas utilizadas:

Elemento Tierra: Pilares de Roca (土遁・岩柱槍 Doton: Ganchūsō)
Luego de realizar una serie de sellos, el usuario crea unas pocas columnas de rocas filosas que sobresalen del suelo para insertar al objetivo. Los pilares de roca traspasarán cualquier objeto que se encuentren en su destino. Se puede crear un máximo de seis de estas columnas. Cada una puede llegar a medir metro y medio de longitud.

Yūgō (融合, Fusión)
Técnica base de las habilidades de Riku. En pocas palabras, le sirve para incorporar Aura a cualquiera de sus ataques normales como Shinobi. ¿Esto que implica? El simple hecho de poder imbuir Aura a sus ataques de Ninjutsu, Taijutsu, Shurikens o Kunai. Al contrario que imbuir chakra, esto no aumenta la fuerza de los ataques. Sino que al contrario, los hace más febriles, representandose esto en los stats del usuario. ¿A que se refiere esto?

Ejemplo: El usuario realiza una bola de fuego. La envuelve en Aura. Al ataque gana las características de un ataque de Aura. Debido a esto, el ataque duplica su tamaño, pero su fuerza se divide a la mitad. Esto se representa en los stat base del ataque. Al ser una bola de fuego, si el usuario tuviese 10 de stat en ninjutsu, al cubrir su ataque en Aura, el daño que este causaria seria de un ataque de 5 en Stat de Ninjutsu.

Aclaración:
Bueno... fue una buena razón para no quitarle los ojos, la caballeria xD sin embargo, eso implicaba una persecución y mejor terminar ya el tema ^^U, por ello mejor fui por la estrategia de desmayar a Ryu, así nos evitamos el drama del escape.

Bueno, un gusto postear contigo Taiyou, ahora solo resta tu ultimo post.
Kamissama
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you pray for my soul

Mensaje por Taiyō el Vie Feb 19, 2016 1:59 pm

De algún modo o de otro, pareció que le devolví el turno a mi compañero con aquellas nimias palabras que dije pero por su contestación, supuse que iba a hacer algo para zanjar aquella de una vez por todas y que aquello legaría a su final. No me di cuenta de cuando lo hizo pero mi compañero generó una serie de sellos y creó un conjunto de pilares de roca que ascendieron desde el suelo hacia nuestro rival el cual por poco no lo cuenta ya que los consiguió esquivar a duras penas. Sin embargo, hubo un pilar de roca que me resultó mucho más llamativo de lo normal ya que no fue directo hacia nuestro rival e hizo acto de presencia en una posición alejada a la nuestra ya que salió prácticamente de debajo de la puerta del templo y este impactó de forma grave y obscena contra el marco de la misma impidiendo que desde dentro pudiese salir alguien por algún motivo o por otro. Deberían hacer algo desde dentro si querían romper aquella masa de roca que se les interponía en la salida pero sin duda alguna, aquello no era mi problema y el que sí lo era seguía ante nosotros y a tenor por sus palabras aún tenía ganas de presentarnos batalla. Sin embargo, aquello parecía tomar el rumbo que mi compañero había predicho y aquél muchacho fue golpeado con algo que no logré entender pero que le hizo desmayarse allí mismo sin previo aviso aunque a Terra le pareció la cosa más normal del mundo ya que parecía que él había sido el causante de ese desmayo por parte de nuestro, por aquél entonces, rival y enemigo.

Después de aquello nos marchamos de la escena dejando atrás aquél extraño escenario en el cual habíamos peleado contra un Uchiha y dejamos atrás a todos nuestros perseguidores los cuales seguramente preferirían saber el estado de su camarada herido que nuestro paradero, aunque quién podía teorizar sobre una saga de personas tan belicosa como eran los Uchihas. Con sus palabras demostraban tanto odio por los demás que era realmente un milagro que hubiesen llevado tanto tiempo existiendo porque no me parecería raro si en cualquier momento cualquier señor feudal decretase algo en su contra puesto que sus contestaciones y sus actos eran de lo más estrambóticos y jugosos para armar argumentos en su contra. Eran de una forma de ser un tanto distanciada a la mía ya que no parecían temer nunca a ningún enemigo, aunque fuesen dos los rivales y notoriamente mejor preparados que uno mismo. ¿Acaso sería el poder que te otorgaba el Sharingan suficiente como para no tener miedo ante nada ni nadie? Era un tema tan confuso y contradictorio que ni yo mismo lograba a comprender en absoluto.

Llegados a cierto punto de nuestra partida, el joven Terra se dirigió a mí y me dio las gracias por la ayuda que le había dado en aquella batalla al enfrentarnos a aquél tipo. A tenor de sus palabras al parecer él igual había sacado información suculenta para su persona y que seguramente le servirían para algo en el futuro, desconozco el qué pero seguramente sería algo bastante serio ya que aquella persona de plateados cabellos parecía ocultar muchas cosas para sí mismo y seguramente sus planes de a futuro serían la mar de interesante, sin embargo, no eran de mi incumbencia y aquél pensamiento sutil se quedó en nada. –No fue nada Terra. Yo también he podido aprender mucho acerca de aquellas personas. Gracias por tu apoyo. – Maticé justo cuando mi compañero rezaba algo en voz baja, que aunque no fui capaz de comprender, logré adivinar que sería algo para él mismo, como si de un pensamiento recitado en voz fuese por lo que no me importó lo más mínimo aquél corto mensaje. Justo después de aquello mi compañero tomó otro camino diferente al mío y desapareció como si nunca hubiese estado allí. Por mi parte seguí mi camino y en cuestión de una hora o algo más llegué al punto desde el cual había llegado a aquél país hacía un par de días, mismo punto desde el que me volví a embarcar rumbo de nuevo a mi país de residencia.

Off:
· Es una pena que las cosas terminen pero tampoco era cuestión de alargarlo tanto. Además, este post nos pude servir de entrenamiento a ambos. Un placer haber roleado contigo Kami ^^
Taiyō
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Don't you pray for my soul

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.