¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Construcciones improvisadas
Hoy a las 11:56 am por Kaile Kaguya

» Arsenal de Killian
Hoy a las 7:30 am por Killian Kugutsu

» NPCs de Killian: Darion Kugutsu
Hoy a las 7:28 am por Killian Kugutsu

» C: A Darker Shadow.
Hoy a las 1:54 am por Saab Nara

» Hostile Negotiations ▌feat. Aaron & Killian
Hoy a las 12:14 am por Kakuja

» Tablón de Misioes de Polka
Ayer a las 11:26 pm por Polka Uchiha

» Evils Spirits ► Polka Uchiha
Ayer a las 10:58 pm por Polka Uchiha

» Do you like my ship?
Ayer a las 7:39 pm por Selene Bokushi

» Children of the wind
Ayer a las 7:02 pm por Arashi Tessen

» A Spot of Rebelion
Ayer a las 6:48 pm por Arashi Tessen

» Misión de Rango C: Lake's Beast / Polka Uchiha
Vie Jul 20, 2018 11:30 pm por Polka Uchiha

» Ficha de Matachi
Vie Jul 20, 2018 7:32 pm por Matachi Hyūga

» Gone with the Wind | Encargos.
Vie Jul 20, 2018 3:42 pm por Gakumon

» Plebs with no ground
Vie Jul 20, 2018 12:54 pm por Kagetane

» Works | Kemonodonna
Vie Jul 20, 2018 11:35 am por Umeoshi

» I have a small problem [Akkarin]
Vie Jul 20, 2018 11:33 am por Akkarin

» No todo es como uno espera que sea.
Vie Jul 20, 2018 3:35 am por Samekage

» Looking for relevant information.
Jue Jul 19, 2018 11:00 pm por Hansha Yamanaka

» Headless; priv. — Magiwa & Umeoshi
Jue Jul 19, 2018 5:40 pm por Magiwa

» Usuarios Narradores 2.0
Jue Jul 19, 2018 1:46 pm por Aaron Sureddo

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Promesas de Ceniza

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Promesas de Ceniza

Mensaje por Azu el Lun Ene 18, 2016 5:45 pm

Aquel pasillo era oscuro. Las pocas ventanas que le decoraban no servían de nada. Afuera la niebla condensaba cada vez mas y mas y se filtraba entre las paredes haciendo que mi paso se volviera cada vez mas torpe producto de que no podía ni ver mi mano frente a mi rostro. Estaba ese sentimiento que albergan los corazones oprimidos y que sustituyen la esperanza con él miedo. Yo tenia miedo, pero ¿A que? Corría tan deprisa como mis piernas me lo permitían, ¿huyendo de que? Y escuche pasos detrás de mi. Una pisada, dos pisadas, tres pisadas, mil pisadas, acercándose tan veloces como él agua fluye entre los ríos y tan voraz como las o los rompen contra las rocas de los acantilados. Mi respiración se detenía, por unos segundos el oxígeno desapareció de mis pulmones. -Si fueras una Hozuki podrías respirar bajo él agua-. Y entonces ya no corría. No corría para salvar mi vida. Nadaba. La niebla se había convertido en agua y la corriente me arrastraba, me golpeaba y me asfixiaba. -No eres una Hozuki. No eres mi hija. Matastes a Richi porque le tenias envidia-. Y esas fueron las ultimas palabras que escuche antes de que mis pulmones sucumbieran y se desmoronaran ante la falta de aire. Quede inconsciente.

-Azu... A... Omi... Az...mi... Yomi. ¿Donde esta Richi? Lo mataste. Tu lo hiciste-.
-Mamá no. No llores. Mamá yo no fui. No quise. Mamá perdoname. ¡MAMÁ!
Un par de manos fuertes y robusta me tomaron del cabello y obligaron a ponerme de pie antes de tirarme en una celda fría y húmeda. -A los demonios se les encierra-.
La oscuridad regreso a mis ojos. La soledad latia en aquel lugar. Pero no estaba sola. Ellos estaba ahí. Observándome. Escudriñandome. ¿Porque Azu me mira así? Porque llora Richi? Pose mis manos sobre mis ojos. No quería ver nada, aunque todo estuviera oscuro, no quería verlos. -¡No me atormentes! Tu eres la llorona, la débil, la que tiene miedo. No yo. Yo te Protegí del dolor, yo soy la que debe vivir, tu hubieras muerto hace mucho. Hubieras muerto al igual que Richi. Dicelo Richi. Dile lo que hizo, dile que fue ella quien acabó con tu vida. ¡Dicelo!- Y de nuevo él escenario cambio. Esta vez no éramos mas que simples niños de siete años, niños con miedo, con angustia. Parados frente al acantilado, sobre él mar se levantaban grandes picos de rocas puntiagudos, esperando que alguien se lanzase, esperando que las entrañas de esa persona se regasen en él mar bañando la costa de rojo. ¿Las entrañas de quien esperaba? Lo supe cuando volví mi mirada a aquellas dos personas, esos niños que tenían mi rostro pero personalidades diferentes. Los mire y salte.

Desperté de golpe. Por mi frente corría él sudor. Mi cuerpo temblaba, tenia frío. Así que aquello no había sido nada mas que una simple pesadillas. Una de esas tantas que solían frecuentar las noches, esas pocas noches que me pertenecían. Suspire. Habían pasado unos cuantos días desde que había llegado a aquel puerto. Él tiempo había cambiado a Azu y consiguió un buen lugar donde pasar las noches a cambio de protegerlo contra los bandidos, cuando Richi apareció logro hacer un trato con los bandidos para que no volviesen al lugar y ahora yo estaba ahí solo por mero agradecimiento de aquellos viejos dueños del lugar. Era una posada muy transitada pero a mi me parecía aburrida. La señora me miraba de una forma rara, como si me tuviese miedo, él señor mantenía su distancia y ninguno me dirigía la palabra, era como si intentarán no hacerme enojar y entonces entendí que la única razón por la que aun me permitían estar ahí era porque me tenían miedo, tenían miedo de mi reacción si me pedían marcharme. No tenían porque seguir sintiendo aquello, mis pocas pertenecías ya estaban preparadas. Salí por la ventana de la habitación no quería someter a aquella pareja a un momento incómodo y tampoco tenia ganas de soportar una despedida hipócrita. Lo que restaba era dirigirme a la capital. Si existía un lugar donde supieran algo de las personas que cargaban con un poder igual al mio debía ser ahí.

Pero antes existía cierto lugar que quería visitar. Le había visto desde lo lejos cuando llegamos. Había en mi interior una rara necesidad de comprobar que realmente se viese como lo vi en mis sueños. De ser así aquello seria un mal presagio. Quizás era una señal del dios del Mar, una señal de que algo malo pasaría. Y quería comprobarlo. Camine relajadamente mientras me dirigía a aquel acantilado. Mi espada y mis botellas de agua en su cinturón habitual y esa expresión ceñuda que tanto me identificaba.

Él viento marino golpeaba mi rostro, cuando al fin llegue al acantilado pude sentir ese olor que tanto me recordaba al País del Agua. Ahora me hallaba en el continente a punto de ir tras personas que no sabia si existían o no y no voy a mentir me sentía realmente insegura. Suspire y me pare en él borde. Quizás era mejor idea terminar con Todo. Los tres lo sabíamos, la única con él valor suficiente para hacerlo era yo. Azu era cobarde y Richi amaba la vida. Seria solo un salto, un risco, una roca y cientos de peces comiendo lo que pudiesen de nuestro cuerpo. Y pasaría a ser una verdadera Hozuki, a ser parte del mar, aquel lugar era tal y como lo había soñado. Levante un pie, como para dar un paso y sentí como la brisa acariciaba mi piel. Aquel lugar podrá ser mi tumba ¿no?
Azu
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Promesas de Ceniza

Mensaje por Uchiha Ōgama el Lun Ene 18, 2016 11:19 pm

- Entonces, ¿qué otra cosa podía hacer...? - se desesperaba a sí mismo el joven Uchiha mientras observaba aquél acantilado mientras su capa dibujaba ondas en el viento. Su mirada perdida en los bajos de aquél enorme escalón geográfico hacía ver su caos interior, su desorden emocional que le colocaba en tal sitio. Se hallaba sentado en aquél sitio, recordando su infancia marcada por el mal de unos, la inmisericordia de otros y su propio miedo... Miedo que aún no se iba, miedo a morir, tal y como algunos deseaban. No podía evitar volver al País del Fuego, desde el primer día tras años sin estar en su hogar, no podía evitar perderse unos días de su hogar para visitar tal sitio que le había visto nacer, el mismo que vio a sus padres morir...

De pronto vino a la cabeza aquella imagen... Esa que creía haber olvidado, y que deseaba con sus fuerzas que así hubiera sido, pero que por desgracia, no había sido así, y volvía de nuevo para atormentarle... - Exacto... Ese fue el momento en que todo comenzó.... Los gritos, la oscuridad... Los golpes, la sangre, los insultos... Una puñalada... Sí, fue ahí... Ahí despertó aquél poder que comenzaría con tan solo 6 años la autodestrucción de aquél alma inocente, marcado por el dolor que supuso a este pequeño haberse fortalecido hasta el día de hoy.

De pronto, algo hizo a aquél joven salir de sus pensamientos, otra persona se hallaba a unos 30 metros de sí, asomada al acantilado, como él se encontraba hace a penas un momento... Se acercó sin alejarse de la orilla, ni lo más mínimo, sin perder ojo de aquella persona. Era una chica, y miraba deseosa el fondo de aquél lugar, enajenada posiblemente de que el Uchiha se encontraba cerca. El mismo, a una distancia prudente, lanzó al aire una pregunta a aquella joven - ¿De verdad piensas que esa es una solución? ¿tan débil eres ante aquellos que se alegrarán de que te lances a ese vacío? - el Uchiha se giró y observó el acantilado con el viento azotando su rostro - Qué fácil sería, de un plumazo resolver todo, abandonar todo... aunque qué difícil dar un paso adelante en este momento, ¿no crees...? - dijo observando a aquella chica al borde del acantilado con rostro serio y directo. Extendiendo su mano, con el fin de ofrecerla a aquella persona, sonrió de forma leve - Puede ser peligroso mantenernos tan cerca de aquí, vaya a ser que un arrebato de valor te de posibilidad de dar ese paso.
Uchiha Ōgama
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Promesas de Ceniza

Mensaje por Hayato el Mar Ene 19, 2016 9:27 pm

Hayato se encontraba de paso por las costas del país del fuego, el clima estaba un poco cálido y la brisa del mar se sentía a pesar de estar a muchos metros por encima del nivel del mar y rodeado de arboles... - Así que estas son las costas del país del fuego, el ensueño de los viajeros - Al  terminar el camino lleno de arboles, Hayato observo que aproximadamente a 50 metros se encontraba un sujeto sentado con sus pies colgando hacia el acantilado y con una especie de espada a su lado... - ¡Vaya! quien sera ese sujeto, se ve un poco extraño, su espada no da un buen aspecto ¿sera que es solo un viajero? ¿sera peligroso? -  La curiosidad de Hayato y las mismas ganas de conocer ninjas de otras naciones que lo incentivaron a salir de su país, hicieron que se acercara tranquilamente como si fuese un viajero que pide información. Se puso al lado del sujeto y mirando hacia el acantilado le dirigió la palabra... - Una bonita vista ¿no?.. dicen que los paisajes no les pertenecen a países o naciones, los paisajes le pertenecen a quienes los admiran. -
Hayato
avatar


Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Promesas de Ceniza

Mensaje por Uchiha Ōgama el Lun Feb 01, 2016 7:54 pm

Ni siquiera con su apoyo moral, aquella chica respondería al Uchiha... Parecía estar ausente, como si dentro de su cuerpo sólo hubiera... ¿vacío? Aún así, el albino del clan Uchiha en esta ocasión jugaría más que un papel de ser humano, y apoyaría a aquella persona, a la cual en contra de su voluntad, agarró firmemente y le retiró del acantilado - Vamos chica... Aún queda el qué vivir - dijo para soltar su cintura y comenzar a caminar por aquél límite natural que el País den Fuego proponía a aquellos que ahí se adentraban.

Sin más que pensamientos vanos y pequeños, amargos recuerdos de una infancia rota, manchada y ensangrentada por la violencia, el joven continúa un camino físico casi ignorado por sí mismo, ausente de cualquiera de los modos se encontraba el Uchiha, como si nada mas ocupase un espacio... De pronto, a Ōgama le taponó la visión dos hombres sentados en la orilla hablando, quizás de algún rollo existencial en aquél bonito paisaje... Quizás, hablaban de sus vidas, realmente carentes de sentido, aunque posiblemente, razón ignorada por ellos en pos de la triste realidad.

Ōgama no pensaba quienes diablos podían ser, de hecho, no le importaban en absoluto por el momento, pues ninguna cuestión existencial estaba dispuesta a tomar el vacío del albino en los momentos en que las explicaciones sobre los bienes de la vida, son lo más sin sentido que pueda obtener en estos precisos instantes aquél tipo.

Off:
Doy por hecho la ausencia de Azu. Continuemos
Uchiha Ōgama
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Promesas de Ceniza

Mensaje por Hayato el Mar Feb 02, 2016 4:56 am


* * *


Una brisa repentina cargada de aire frió y misterioso lo arropo al escuchar las palabras de aquel sujeto, su aspecto se torno tenebroso incluso para la sangre fría de Hayato. - No sabia que te disgustaría mi opinión, por tus palabras pareces ser una persona que no cree en la libertad, quizás tengas algo de razón pero para mi, no se puede dejar perder ese sentido de libertad al que todos o la mayoría estamos dispuestos a tener. Quizás este paisaje no me pertenezca como tal o los arboles tengan dueño, pero mientras yo pueda sentirlo de mi pertenencia al admirarlo, no existirá país, nación o persona que pueda quitármelo. - Hayato se sintió un poco asustado con los gestos de aquel sujeto, sobretodo por su arma de aspecto infernal pero al escuchar su invitación sintió un poco de confianza y se sentó con mucha calma al lado de aquel individuo prestandole mucha atención a sus imponentes palabras..

- Te mostraré lo falso de tus palabras, lo errado de tu pensamiento. Ven, siéntate y observa lo que yo veo. Cuando te demuestre lo absurdo de tu razonamiento comprobarás como me siento y nos desharemos de ese manto de ingenuidad que aun negandolo, se que te envuelve. Acércate... hombre. -

Hayato no se sintió ofendido, al contrario aprecio aquella opinión que le hizo mirar al vació del acantilado preguntándose a si mismo las bases con la que aquel sujeto le hablaba, el porque pensaba de tal forma... - Pareces una persona con experiencia, tus palabras parecen ser de una persona sin ataduras terrenales, alguien que ha vivido tormentos. ¿Que tan seguro estas de que tienes razón? ¿En que te basas para tan inefable pensamiento? -  Hayato lo miro fijamente, demostrando curiosidad en sus ojos al querer lograr entender las palabras de aquel sujeto que demostraba tanta seguridad, esperando tal respuesta como si fuera un momento de gran epifanía


* * *

Hayato
avatar


Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Promesas de Ceniza

Mensaje por Uchiha Ōgama el Mar Feb 02, 2016 5:00 pm

Aquél lugar ni siquiera apreciaría a continuación lo que los ojos de aquél chico verían con nitidez y total constancia de que no es un sueño, pues de no ser tan obvio el ambiente, jamás hubiera sospechado que aquello pudiese existir. El joven que sentado junto a un tipo con pintas de monje, comenzó enfadado a gritar sobre ciertas cosas, crudas realidades sólidas como rocas, algo que Ōgama conocía en su corta existencia. En parte Ōgsma también había sentido lo mismo que aquél tipo respecto a los poderes que hoy se postraban sobre ellos, por lo mismo que se adherió al ejército de Eiji - sama, al cual respetaba por su forma de gobernar su pueblo, con mano dura a aquellos que maltrataban a su gente, protector de las mismas se sentía el Uchiha bajo su mando.

El tipo parecía a punto de enloquecer, y extendiendo sus manos soltó una especie de aura oscura que estremeció el ambiente, y de pronto tomaba forma de campo de batalla, como si de pronto una especie de seres hechos a partir de humo comenzasen a pelear entre sí, dando lugar a todo un escenario bélico. Ōgama no entendía esto, no entraba en su asombro al ver aquello... ¿Qué clase de poder era ese? ¿Por qué trasmitía aquél sentimiento de pesar? Era duro... Endurecía el ambiente de forma increíble, era como si con aquellas terribles visiones, el chico que ante él se encontraba estuviese exteriorizando sus duros sentimientos, sus males internos que todos tenemos, pero esto no era cualquier cosa, era duro, era terrorífico...

Ōgama sintió verdadero alivio al ver que todo aquél montón de oscuridad desaparecía de forma increíble, llegando a sentir temor de que aquello pudiese tratar de entrar en contacto con él, por lo que comenzaba a mirar a su alrededor desesperado, sin saber qué pasaba o qué diablos había sido aquello. Sin duda, aquél chico había logrado asustar al Uchiha, el cual terminó por entender que aquél terrible aura se exteriorizaba de ese chico que había cerca del barranco. Ōgama observaba paralizado y con miedo como de nuevo, ese terrible montón de masa oscura consumía un papel que mostraba. A pesar de aquello, había oído a su emisor de forma atenta, y parecía tener toda la razón que pudiese tener un ser humano en estas situaciones actuales. Algo temblando, con los ojos abiertos como platos, sacó valor e intentó abrir la boca para preguntar por aquello a su portador, pero no pareció poder pronunciar palabra alguna...
Uchiha Ōgama
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Promesas de Ceniza

Mensaje por Hayato el Mar Feb 02, 2016 8:38 pm


* * *




Hayato quien se encontraba muy cerca del acantilado conversando con aquel individuo de apariencia extraña, pudo notar que a medida que hablaba sobre sus pesares y su filosofía, un aura negra los rodeaba, una especie de vapor o humo denso de color medianoche incluso llegando a atravesar a Hayato como si de una energía natural se tratase. El extraño sujeto comenzó a manipular esta aura haciendo alusión a los temas de los que hablaba… guerras, sangre, impunidad. Tambien hacia énfasis en una carta escrita al parecer por el mismo en donde reflejaba el camino idealista que tomaría. Hayato leyó como pudo, fragmentos cortos de lo que estaba escrito y a pesar de que no era una persona que se dejara influenciar tan fácilmente, lo escrito en dicha carta le hizo pensar mucho llegando incluso a darle razón al extraño sujeto. Comenzo una batalla interna entre los ideales de Hayato y lo pensaba en dicho momento, su mente se tornaba confundida pues era contradictorio todo lo que ya el tenia planteado sobre sus ideales. Hayato era un anarquista de nacimiento pero que pensaba en que la gente buena existía, algo cambio en ese preciso instante en el que imágenes hechas por aquel individuo le demostraban a Hayato la diferencia entre los resultados de las personas buenas y las personas buenas con poder. Un pensamiento un tanto lógico inundo la mente de Hayato, pero que a la vez se negó a creer hasta que ese sujeto le dio una lección verbal sobre sus ideales.

-- No te diré si tienes razón o no en todo lo que dices, no soy quien para dar la razón a tu criterio. Pero admitiré que tienes mucha razón en lo que dices, cosas que me he negado a creer o a pensar para evitar esos conflictos conmigo mismo pues es más fácil crearnos nuestros propios ideales en los que creemos tener la razón a ver las situaciones desde un punto de vista neutro…  Bueno, era más fácil. –

- Iniciaré ese camino y espero que estas palabras se hallan grabado en ti, hombre. Actúa diferente, piensa por ti mismo, progresa, elimina las infecciones... y quizás lo que has dicho se haga realidad. Pero hasta que este mundo este a salvo de personas capaces de erradicar a cientos con un solo gesto de la mano... personas como yo. Será un crimen por omisión hablar como si nada ocurriera, como si la vida fuera justa y bella ¿Cómo disfrutar de lo que nos rodea cuando existe tanto peligro? Tanto mal. –

Vio como el sujeto después de dirigir sus palabras hacia él, arrojó los restos cenizos de la carta al mar.  Algo había cambiado en Hayato, no totalmente pero sentía como si le hubiesen abierto los ojos, nunca nadie le había hablado de tal forma, sus padres murieron antes de que alcanzara la madurez y no tuvo ningún tipo de enseñanzas más de las que el mismo de formo. Tras la lucha interna de pensamientos entre lo que es bueno y lo que es malo, Hayato cerró su puño y le pregunto el nombre de aquel sujeto por el que sentía curiosidad.

-- Si tuvieras razón, digamos que me he interesado en todo lo que dices y el mundo está inmerso hoy en una gran injusticia, puesta como una buena realidad ficticia pero evidenciada a los ojos de aquellos que pueden “ver”… ¿Qué tipo de camino tomaras?


* * *

Hayato
avatar


Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Promesas de Ceniza

Mensaje por Uchiha Ōgama el Jue Feb 04, 2016 7:03 pm

Aquella sensación de miedo pocas veces había sentido, aunque mas que miedo, su sentimiento era desconfianza y cierto malestar emocional, lo cual Ōgama sospechó que se debería a la infame violencia ejercida por aquellas nubes de mal en estado gaseoso, dirigido y absorbido por el chico que ante él realizaba estos movimientos. De pronto, pareció dar testimonio de la presencia del Uchiha, incluso llegó a observarle directamente y dirigirse a él con total normalidad, lo cual aún más llegó a impresionar aún mas al albino, pues de pronto insinuó querer enseñar algo a ambos presentes.

De pronto, con total imprudencia a los ojos del Uchiha, más cantidad de aquél terrible material oscuro de naturaleza infame y terrible, lo cual daba a sentir de nuevo esa presión sentimental... De nuevo, la percepción de aquellas emociones se sensibilizó, como si algo le hubiese trastornado de nuevo su estabilidad. Ese tipo comenzaba a dar un pequeño discurso, el cual seguía teniendo a un Ōgama terriblemente extrañado a causa de aquella oscura naturaleza, con una malicia tan desagradable cuyo nivel impío llegaba a alcanzar el de los ojos del Uchiha, los cuales ya algunos había oído calificarlos como "Los ojos del diablo" ante el terror que verlos provoca en algunas personas.

De pronto, mientras aquella visión parecía terminar, una oración terrible atravesaría el oído del joven albino... Algo que posiblemente marcaría su camino. - Yo haré que este mundo... avance hasta el siguiente paso ¡Mas allá del concepto de las naciones! ¡Mas allá de los poderes que nos aíslan y nos torturan en una existencia sin sentido! Es hora de poner fin a las cosas... que se cierna sobre nosotros el telón, el cielo... quiero ver lo que hay detrás - y aquello siguió a la desaparición de aquél terrible y oscuro chakra.

- Infamias... - dijo el joven con la mirada clavada en su interlocutor, de forma tímida. Pero pronto, tan solo pensando que aquél hombre pudiese haber creado tanto dolor y que encima se regodee con sus experiencias homicidas, la furia cedió ante aquello que había dicho. Apretó sus puños contra sí - Calumnias... ¡Tan sólo son calumnias las cosas que dices! - alzando la voz, dejando ver su rabia - ¡¿De verdad eres tan cínico?! ¡¿Te haces llamar justiciero y hablas de quemarlo todo?! ¡¿Acaso no eres tan sanguinario como esos reyes fe los que hablas?! ¡¿Acaso no te manchas de sangre inocente tus manos en nombre de la paz?! ¡¡ES UNA FARSA!! ¡¡TU PAZ NO EXISTE!! - dijo comenzando a ponerse realmente furioso - Sí... ¡Sí amigo! Yo también he matado en nombre de mi país, he asesinado a cuantos haya tenido que asesinar, pero... ¡Pero todo fue por defender a mi pueblo! ¡Amo a toda esa gente, no les asesino ni les trato de manera vejatoria! ¡Les defiendo, maldita sea! - la tensión aumentaba conforme aquél joven hablaba. La sangre que fluía por sus venas eran pura lava, aclamaban salir y achicharrar a aquél joven - El dolor es la clave, sí... Lo es. Pero de ninguna forma tienes derecho a ocasionárselo a la gente inocente - tragando un poco de saliva y señalándole, con los ojos abiertos de par en par, siguió - ¡¡ERES PARTE DEL PROBLEMA, MALDITO HIPÓCRITA!!
Uchiha Ōgama
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Promesas de Ceniza

Mensaje por Hayato el Jue Feb 04, 2016 8:13 pm


* * *


- Yo haré que este mundo... avance hasta el siguiente paso ¡Más allá del concepto de las naciones! ¡Más allá de los poderes que nos aíslan y nos torturan en una existencia sin sentido! Es hora de poner fin a las cosas... que se cierna sobre nosotros el telón, el cielo... quiero ver lo que hay detrás.



Las palabras de aquel sujeto que no le respondió el nombre a Hayato, quizás para no ser identificado. El ambiente se tornó de aquel humo color medianoche proveniente del sujeto que al mismo tiempo parecía que lo manipulaba a su gusto demostrando el interior de su mente, lo que aspiraba, lo que planeaba, lo que le motivaba a decir esas palabras de revolución. Las palabras resonaban en la mente de Hayato, todo tenía lógica, una especie de motivación cargada de ira por la injusticia invadió sus sentimientos y dirigió sus palabras hacia aquel sujeto.

- Tengo mucho interés en tu camino, aunque no sé si sea el mío. Es absurdo creerte cuando apenas te conozco pero es una sensación extraña que me hace creer, quizás sea la sensación de la justicia o de lo correcto… Sic Semper Tyrannis –

De pronto el ambiente cambio cuando el sujeto absorbió todo el humo extraño y otro individuo apareció, tenía el cabello albino y había estado escuchando las palabras igual que Hayato pero a diferencia de este, el extraño se enfureció y comenzó a reprocharle tales palabras a aquel sujeto que daba a conocer sus motivos.

Hayato presto mucha atención a las palabras del nuevo individuo quien tenía apariencia de shinobi y denotaba una actitud determinante. Dejo que terminara de hablar y espero a que el extraño sujeto del humo medianoche le respondiera, Hayato solamente le hizo una pregunta al individuo de cabello albino..

-  ¿Cuál es tu nombre?


* * *

Hayato
avatar


Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Promesas de Ceniza

Mensaje por Uchiha Ōgama el Sáb Feb 06, 2016 5:49 pm

Aquellas palabras del Uchiha no parecieron más que aumentar el ego de aquél tipo, odiado en esos momentos por Ōgama de la forma más profunda y dura que podía imaginar. Pero seguramente de tratar asesinarle, algún argumento añadiría a su repertorio, pues podría ser a causa de que ha sido enviado por lo mismo. Su respiración se veía alterada debido a la tensión vivida y el nerviosismo ocasionado.

De pronto, el joven echó a hablar en respuesta a Ōgama - - Todo lo que mis sombras te han mostrado ha sido el fruto de las acciones de países como el tuyo. Que, en su determinación absoluta vislumbraron como vía para avanzar lo que viste... sobre montañas de cadáveres sin final a los que tu has llamado enemigos y entre si se llamaban hermano, madre, padre e hijo... Tu tenías órdenes, ellos tenían las suyas ¿Cual es la diferencia? Que tu estas aquí para contar las mentiras que te han envenenado el corazón y la mente. Piensas que tus actos son mas legítimos que los de cualquier otro y no entiendes que en el resto del mundo hay cientos de miles de borregos como tu. Borrachos de la aprobación de sus naciones, que se bañan en la sangre de... "Enemigos del Estado, del Señor, de Dios..." - de pronto, aquél humo incómodo surgiría de nuevo en el ambiente del cuerpo de aquél tipo - ¡Y ante un arrojo increíble te excusas en la defensa de su país como si aquello fuera la mas suprema de las razones para matar. Si yo soy un hipócrita, hombre ¡Tu eres un necio, un genocida y un ignorante! - y de pronto todo comenzó de nuevo a tensarse... - ¿¡A quien tratas de convencer con esos gritos!? No mas que a ti mismo, porque tras los muros que has conformado con tu nacionalismo y con tu falsa superioridad moral ¡Te mientes! ¡Te engañas! ¡Cuando deberías estar a mi lado, inquiriendo a aquellos hombres sedientos de la tierra que pisamos no justicia, sino puro fuego de venganza! Esto debe terminar, chico. Personas como tu pueblan cada palmo de este mundo... ¿Te preguntas alguna vez cuantas personas como tu pensando lo mismo que tu y comportándose como tu hay en el mundo? Imagina... Las ejecuciones, los asaltos con fuego invasor en sus manos, cerniendo la oscuridad a los "bárbaros" que rodean sus superiores civilizaciones y estandartes. - Aquél tipo sonrió entonces dirigiendo la mirada a Ogama de nuevo. - Y algún día, mi necio amigo, ese bárbaro seras tú. Será tu esposa, tus hijos y las personas a las que amas. Será en ese lecho de muerte, en el que recordaras mi imagen con arrepentimiento, comprendiendo que tu forma de pensar perpetuó el mayor mal que el mundo ha conocido. El expansionismo, la guerra descontrolada ¡Ja! - de pronto, el joven parecía acercarse... Ōgama se disuso alerta ante su paso progresivo - Yo comprendo que la muerte y la violencia forma parte de nuestra existencia. Nos consume y nos arranca los mas benévolos instintos que nuestra naturaleza nos confiere al nacer. Yo os propongo, camaradas... terciar el asunto. Limitar las bajas, controlar las batallas, hacer que quienes tengan que morir... lo elijan o lo merezcan ¡Sin juicios subjetivos! ¡Sin colores en nuestro corazón que nos coarte en nuestro crítico pensamiento! - y con confianza trató de poner su mano sobre el hombro de Ōgama - El otro hombre lo ha entendido sin demasiadas suplicas. Lo comprende en lo mas profundo de su ser ahora... deja que las mentiras muestren lo que de verdad deseas. Piensa... por ti mismo

Ante este sucesión de palabras concisas dirigidas claramente a la concienciación del Uchiha, acompañadas por aquél gesto amistoso con el cual finalizó su argumentación contra el albino, el joven guerrero quedó en silencio, con un rostro que nada trasmitía... No era tristeza ni furia, mucho menos alegría, ni tampoco era miedo. Sea lo que fuese, pronto una ínfima sonrisa se dibujó en el rostro de Ōgama, dura y fría como la que mostraba aquél tipo del humo negro. Dejó que postrarse su mano en el hombro, por una vez cedió su confianza a quien menos debía hacerlo, pero se permitió el lujo de confiar en aquél tipo. La sonrisa se acentuó un momento, y pronto comenzaría a hablar - Dime... ¿En serio crees que mi causa es peor que la que los criminales tienen? - preguntó de forma reivindicativa - Piénsalo... ¿Acaso esas personas a las que he asesinado no eran el tipo de personas de las que decimos, merecen morir? Perdona que te diga, pero jamás... - dijo borrando su sonrisa y agarrando el brazo con el que Saizen tocaba su hombro - ¡Jamás he asesinado a nadie inocente! - dijo alzando la voz y retirando violentamente aquella mano. Perdiendo su miedo, acercándose a aquél tipo hasta prácticamente quedar cara con cara, mostró su sharingan de dos aspas a aquél tipo, con el fin de mostrar que él también conocía ese dolor - ¡¿Ves esto?! ¡¿Acaso conoces su significado?! ¡¿Sabes por qué esos ojos, esa maldición vive en mí?! ¡Ante mí mismo esos hijos de puta a los cuales comparas conmigo asesinaron a mis padres ante mí, ante los ojos de un maldito niño de seis años! ¡¡Ante un puto crío!! - se alejó del tipo un paso hacia atrás - ¡¿Acaso eso es comparable con defender aldeanos o proteger poblados de sus malditas sucias manos?! ¡No! ¡No lo es! - de pronto unas lágrimas comenzaron a reflejarse por los ojos del joven Uchiha - A caso... ¡¿A caso sabes quién me salvó la vida?! ¡¿Sabes quién cojones me sacó de dormir en la puta fría calle?! - dijo calmándose poco a poco - Sí... Fueron los ninjas del feudo Kumo no bun'ya... Ellos me sacaron de allí. Ellos me dieron una segunda oportunidad, y ¿sabes qué? Por eso hoy abandero la maldita voz de mi patria, heredé la voluntad común de un pueblo, y mi misión es dársela a entender a todo el puto mundo... - de pronto, con su manga comenzó a secarse aquellas lágrimas, a abandonar los viejos recuerdos... - No soy leal a ningún dios, ni a ningún rey... Soy leal a una causa propia, y esta causa es el proteger a todas las personas de todos los países del continente. ¿Preguntábais por mi nombre? - dijo el joven sonriendo ahora - Soy Uchiha Ōgama, orgulloso protector de todo aquél cuyo corazón sea inocente, y pasaré sobre vuestras cabezas si es necesario, ¿me oís?
Uchiha Ōgama
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Promesas de Ceniza

Mensaje por Hayato el Mar Feb 09, 2016 8:21 pm


* * *


Aquellos sujetos entablaron una discusión de ideales en las que ambos daban sus razones por las cuales escogieron su camino, una lucha de pensamientos sobre que era lo correcto y lo que estaba mal a simple vista. Uno apoyaba el hecho de que existían personas buenas en el mundo como los feudos e incluso el suyo, el otro sujeto tenia una visión mas compleja, una forma de ver las cosas desde un punto de vista que pocos logran reconocer, una perspectiva sin ataduras a feudos o reyes. Hayato sentía mucha curiosidad por el camino de aquel sujeto que dominaba un extraño humo color medianoche, por eso decidió ponerse de su lado ante semejante discusión en la que dejo que se expresaran hasta que supo el nombre del sujeto de cabello albino que también había demostrado aquellos ojos del que se escuchaban tantas historias..

-Uchiha Ogama, tienes esos ojos que se nombran en historias de desdicha y sufrimiento. Deberías prestarle mucha atención a las palabras de este sujeto, quizás no llegues a creerlas totalmente pero por lo menos a mi me han despertado curiosidad por el simple hecho de que tiene sentido. Ademas, ¿Quienes somos para decidir cual camino es el verdadero?... Ni tu ni yo somos nadie para vociferar sobre la excelencia de un feudo o para darle la razón total a este sujeto. Yo simplemente te digo que... quiero seguir a este sujeto y ver hasta donde llega, si su voluntad cae en el camino me servirá de experiencia para ver de que lado es el correcto.-

Hayato se quedo sereno ante ambos individuos esperando el entendimiento por parte de Uchiha Ogama, mientras observaba la reacción de el sujeto que aun no le revelaba su nombre pero que se había ganado el visto bueno de Hayato con tan solo revelar sus pensamientos, tenia un don y de eso no había equivocación. El don del convencimiento, bien sea por la verdad de lo que revelaba o por su forma de expresarlo.

* * *



SPOILER:
Disculpen la tardanza andaba en la playa estos carnavales pero ya listo, activo.
Hayato
avatar


Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Promesas de Ceniza

Mensaje por Uchiha Ōgama el Vie Feb 12, 2016 5:40 pm

Todo un espiral de dudas corroía la mente del Uchiha, su mente joven y quebrada por la necesidad y el mal de otros hombres ejercido sobre él. ¿Acaso insinuaba aquél desconocido que Ōgama no era más que un títere? ¿Un arma que usaba Eiji - sama para quitarse el trabajo sucio de encima? ¿Un peón...? Exactamente, era eso lo que insinuaba, y en frío, no le faltaba razón alguna... En el feudo Kumo no bun'ya, no era el único desgraciado que había llegado a parar allí, ni era el último que entró ni entraría... ¿Pero de verdad sería interés político y bélico lo que Eiji - sama buscaba en esas almas consumidas? ¿No le convertiría eso a él... en el verdadero terrorista? ¿No dejaba de asemejarse a lo que un jefe bandido buscaba en sus agentes? Esos agentes a los que Ōgama había quitado de en medio en varias ocasiones... Ellos no eran buenos, mataban gente inocente sin ser culpable de nada, sin ser cómplices de su perdición... Pero no había sido el Uchiha el que había hecho daño nunca a ningún inocente, y lo más bélico que había hecho hasta hoy, había sido defender a sus compañeros... Cada vez que había empleado su hoja para ajusticiar a alguien, el joven albino había tenido una buena razón para hacerlo, él no mataba porque sí...

- Ah... ¿Y quien te inculcó esos ideales? ¿Fuiste tu mismo? Lo dudo... en cambio tus intachables aliados de Kumo no bun'ya los que te mostraron lo que debías ver. Tu mente ha sido controlada desde que eras un niño al servicio del alto señor. Tu vida no vale mas que la de cualquier otro soldado, tus actos estan manchados por la detestable sangre de aquellos que consideras criminales pero... ¿Lo eran en realidad, Ogama? ¿O sencillamente eran personas desdichadas que osaron enfrentarse a tu feudo? Por supuesto, la disensión es inadmisible - continuó aquél tipo con cierta prepotencia en sus palabras, posiblemente debido a la clara superioridad racional respecto a los argumentos - Han hecho un buen trabajo contigo. Te han engañado, te mintieron y repitieron tantas veces los engaños que has terminado por convertirlos en una realidad indiscutible. No eres mas que un fanático mas de otro feudo cuyo nombre será sustituido en su momento por otro imperio mas. Esto, Ogama... se llama una constante. Tu,, este hombre e incluso yo tenemos la oportunidad de poner fin al ciclo de absurdas guerras y genocidios. Puedes cambiar el mundo ¡Esta es nuestra oportunidad! Sabes que no me equivoco y tus lágrimas te conocen mejor que tu mismo - aquellas palabras derrumbaron un muro dentro de la cordialidad emocional de Ōgama... Cada vez su mundo se desmoronaba, se derrumbaba fruto de la presión de la crudeza de sus palabras, las cuales hacían daño moral al joven Uchiha - Venid y dejad que os muestre - propuso su verdugo... Ōgama se quedó mirando aquella proposición, su mano extendida la cual vió como una posible salvación, en un intento desesperado por comprender todo, su mano se alzó, llegó a tocar la fría piel de aquél chico, pero su determinación le dió un último aliento a su profundo sentimiento de ser, a su forma de vivir consumida por tanto dolor llevado en peso desde tan niño, y su mano fue retraída casi inconscientemente, dió dos pasos atrás mirando con miedo a aquél diablo, e intentó sentenciar su presencia - No... ¡Maldita sea no! ¡No puedo dejarme engañar por tu egoísmo! Eres un criminal... ¡No, eres un asesino...! No... Eres más que eso... - su frecuencia respiratoria se elevó - Eres un monstruo... Eres capaz de defender a personas que ante mí han hecho daño a personas inocentes... A personas que tan solo buscan una vida honorable, sin hacer nada malo, sin ocasionar dolor de ningún tipo a nadie... Gente noble y humilde ha muerto por culpa de aquél tipo de justicia a la que enalteces, y yo llamo interés propio... Sed de sangre en todo caso, maldita sea. No quiero volver a oír de tí idiota, la próxima vez que te cruces conmigo, ¡Juro que te mataré! ¡¡JURO QUE DOBLEGARÉ A QUIEN HAGA FALTA PARA CUMPLIR MI COMETIDO, PROTEGERLOS A TODOS!! - y tras aquél grito desesperado, el joven Uchiha huyó de aquél lugar, dolido, arrepentido... Insultado por su propia cordura. Se sentía inmerso en un profundo vacío de dolor, traición y confusión, de la que esperaba poder salir, ya sea con la evasión de la ignorancia, o con la amargura de la muerte.

Uchiha Ōgama
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Promesas de Ceniza

Mensaje por Hayato el Vie Feb 12, 2016 10:37 pm


* * *


-¡Juro que te mataré! ¡¡JURO QUE DOBLEGARÉ A QUIEN HAGA FALTA PARA CUMPLIR MI COMETIDO, PROTEGERLOS A TODOS!!-



Uchiha Ogama había gritado desesperadamente esas palabras como si estuviera tratando de proteger su conciencia, se expresaba como si hubiera una lucha entre los pensamientos que tenía recientemente y los anteriores a las palabras de reflexión de aquel sujeto extraño. Huyo del lugar dejando un rastro de confusión en el ambiente. Hayato se quedó mirando cómo se alejaba del acantilado Uchiha Ogama del país del rayo…
*Ese chico regresara por donde vino, envuelto de dudas y problemas internos. Sus palabras parecían sin sustento guiado por ideales predispuestos, casi como los míos. Así como yo estoy en busca de la verdad, después de evidenciar varios actos de desconfianza con mi feudo además de las palabras de este sujeto, quisiera saber de qué lado me encuentro. Sé que regresara…*
Hayato volteo su mirada hacia aquel sujeto que tenía las manos levantadas con una misteriosa intención. No quiso acercarse mucho a pesar de creer en sus palabras. Prefirió rodearlo y posicionarse en frente del mismo.

- He creído en tus palabras y me ha causado mucha curiosidad seguir tu camino, pero ahora que estamos solos, quisiera que me respondieras ¿Quién eres? y ¿Hacia dónde te diriges? -


* * *

Hayato
avatar


Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Promesas de Ceniza

Mensaje por Hayato el Lun Feb 15, 2016 11:28 pm


* * *


- Es pronto para revelar mi nombre, desconocido. Puedes llamarme Dekishi y mi destino aun mora en lo incierto, hombre. Por ahora... –

Hayato no esperaba una respuesta menos inconclusa de aquel sujeto tan misterioso que hacía llamarse Dekishi, todo en él era incierto desde su apariencia hasta sus convicciones y quizás su existencia. Sin embargo compartía unos pensamientos que a Hayato le envolvieron en un sinfín de curiosidades y hechos por descubrir.

- Acompáñame, hombre. Hay complejos movimientos que ya han empezado y tú, serás uno de ellos. Debo mostrarte mucho... nuestro trabajo apenas ha comenzado. Respecto al Uchiha pronto volverá a mí. Estoy en lo cierto cuanto te digo que ante nosotros, ha muerto sin siquiera saberlo. –

Con expresión de curiosidad ante lo incierto y sin regodeos, Hayato siguió a Dekishi. Sin saber hacia dónde se dirigían y las acciones que se vendrían, tan solo con la convicción firme a las palabras de aquel sujeto que le hicieron abrir los ojos. Dejando una estela de misterio sobre sus motivos, desaparecieron entre la densidad del bosque aquel par de individuos que no compartían más que una simple conexión de pensamientos…
*¿Ha comenzado mi viaje?*



* * *

Hayato
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Promesas de Ceniza

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.