¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Mysteries on the Aruma {D}
Hoy a las 3:12 pm por Fuka

» [Social] Regreso e ida
Hoy a las 1:32 pm por Uchiha Michi

» Training review || Increase in Chi
Hoy a las 1:13 pm por Kakuja

» Strange event under the tutelage of the damned || Past
Hoy a las 1:05 pm por Kakuja

» Some kind of monster.
Hoy a las 1:00 pm por Chrom

» Misiones | Noche
Hoy a las 12:52 pm por Noche

» Solicitud de mision por parte de Uchiha Michi
Hoy a las 10:34 am por Uchiha Michi

» Pies over Life
Hoy a las 10:17 am por Uchiha Michi

» Encounter with the hunters || With Aaron
Hoy a las 4:06 am por Aaron Sureddo

» Revisión de Entrenamientos - H Uchiha
Hoy a las 3:07 am por H Uchiha

» Primer Entrenamiento: Fuerza
Hoy a las 3:01 am por H Uchiha

» Seeking the truth
Hoy a las 1:05 am por Kazuo

» Tablón de Misiones - H Uchiha
Hoy a las 12:59 am por H Uchiha

» The enmities must be temporary / Ryō Gameshi
Hoy a las 12:19 am por Ryō Gameshi

» Una aventura de búsqueda.
Ayer a las 9:48 pm por Kirosuke

» "Give me power" - Oikawa
Ayer a las 9:11 pm por Oikawa

» NPC: Demyara (En proceso)
Ayer a las 6:37 pm por Kanari

» Dados de Nakano
Ayer a las 5:41 pm por Loremaster

» —Hammer and Anvil I △ Libre
Ayer a las 5:10 pm por Kurosaki

» A penguin girl with a mission! [Misiones]
Ayer a las 4:29 pm por Fuka

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Red Team; they start wandering

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Red Team; they start wandering

Mensaje por Hyūga Kaname el Vie Feb 05, 2016 5:35 pm


Lo que planeaba ser un día más de mercado, con gente haciendo sus compras de semana y vendedores intentando pasarse de listos, terminó convirtiéndose en un absoluto caos con puestos volando por los aires, gente con el pelo en llamas y relámpagos por todos lados. Llegar a este punto no fue fácil desde luego pero es que con Kaname, nada es demasiado complicado si implica problemas. Pero antes de la tormenta siempre precede la calma, esa sensación de intensa paz que anuncia de manera irrefutable el caos que está por venir.

Los puestos montados, la gente, abarrotada y sin cuidado unos con otros, saltando con los ojos de uno a otro para comparar el género; pescado, tela, carne y verduras en un mismo lugar, nada demasiado ostentoso ni demasiado bueno, en ninguno de los posibles significados.
Las viejas marujas se sujetaban los pañuelos de la cabeza intentando que no se les volaran con la brisa marina, intensa y salada, y los hombres intentaban soportar el martirio de acompañar a sus señoras mientras pensaban que hubiesen estado mejor muertos en el campo de batalla.
Y paseando entre todos esos viejecitos adorables con ganas de hundirse tres cuartas de acero en su propio cuello, una muchacha de escaso metro sesenta se abría paso a codazos disimulados de auténtica pena, pidiendo falsas disculpas cada vez que le hincaba el antebrazo en el costillar a algún despistado al que cazaba mirándola de reojo de forma poco apropiada, o directamente cargando contra pequeños grupos de gente para hacerse un hueco y pasar entre charlatanas viejas mientras estas discutían sobre lo inapropiado de una ropa u otra.

Kaname disfrutaba del barullo aunque pareciese que no. Estaba casi en su salsa, podía gastar bromas sin ser perseguida como una criminal y entre tanta gente alta, iba a ser casi imposible que nadie la reconociera. Era uno de esos escasos momentos de paz para descansar después de incansables persecuciones y combates en mitad de los bosques. Se le notaba en la cara que estaba relajada, pues una sonrisa permanente iluminaba el rostro tostado de la preadolescente, y su mirada saltaba de un lado a otro sin mucho control en lo que ella se abría paso luciendo figura con el conjunto de dos piezas rosa que había conseguido lavar, por fin después de una semana, en un lavadero cercano. Por lo menos ya no apestaba.

-No tengo dinero… - Dijo en voz baja, y a la vez estiró un poco la mano y hurgó en un bolsillo ajeno con sumo cuidado hasta sacar una bolsita con unas veinte monedas, calculó por el peso, y guardársela entre los pliegues de su propio vestido: - No tenía dinero – corrigió acto seguido sonriendo; - y ahora que lo tengo, no sé qué comprarme. Quizás algo más de ropa… O un poco de pescado fresco; extraño la comida de okaasan y… ¡No! – justo cuando flaqueaba se sorprendió a sí misma con esa negación tan efusiva. Una parte de ella quería volver, otra prefería encontrar la muerte segura en el exterior antes que condenarse a una vida de segundo plato.

Para no darse más tiempo de pensar en lo dura que era realmente la vida en el exterior y lo bien que se vivía en casa con los padres, se internó entre un grupo de marujas que zumbaban con una colmena en pleno frenesí, arrancándose las prendas unas a otras de las manos entre insultos muy poco agradables y algunos desconocidos y exóticos, incluso, para la Hyûga. De reojo consiguió ver la parte de arriba de un kimono de un tono rosa suave, perfecto para combinar con los pantalones que tenía y poder disponer de otra muda de ropa para las emergencias. Por desgracia, al estirar la mano y tirar de la tela las cosas se pusieron feas. Otra mano, emergente también del nido de señoras rabiosas, tenía agarrada su elección y no parecía querer soltarlo. Así pues, Kaname tuvo que recurrir a artes menos nobles y cuando se aseguró de que nadie la veía, lanzó la segunda mano y presionó con fuerza la unión de la muñeca y la mano. Una zona sensible con gran cantidad de nervios que, apretados de la forma correcta, provocaban una reacción involuntaria sobre los dedos provocando su total apertura. Ni siquiera se fijó en lo lisa y suave que era la piel de esa mano, ni en que los dedos eran casi iguales a los suyos y delataban a otra chica de su edad aproximada.

-¡Suéltalo, bruja; yo lo he visto primero! – Gritó para sumar su voz a las demás y no dar demasiado el cante, irónicamente, entre la marabunta de personas.

Explicación:

¡Wololo! Bueno, ya tenemos el tema abierto. En un principio iba a ser un entrenamiento/combate entre Moria y Kaname. Pero para no tener que abrir dos temas, he decidido que empecemos el equipo en éste. Azazel, si te ves con poco espacio para narrarte una posible entrada o algo, yo tengo una idea de cómo podrías verte mezclado en los problemas de estas dos sin siquiera saberlo. Moria, la mano que se supone que agarro y aprieto es la tuya, como ya supondrás. Pero si no te parece bien esa entrada o consideras que no pega con tu personaje, puede ser una cría cualquiera e igual que Aza, entras como te parezca. xD

¡Gracias a los dos por rolear conmigo! :D Intentaré estar a la altura de vuestros geniales posts.
Hyūga Kaname
avatar


Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Red Team; they start wandering

Mensaje por Azazel el Mar Feb 09, 2016 7:39 pm

Empezaba a ser una costumbre que sus “colegas” de la capital contasen con Azazel mas de la cuenta, esta vez fue interrumpido de urgencia pues había noticias de pequeñas escaramuzas en los bosques de cerca en dirección a las costas, al parecer un grupo de desconocidos se peleaban en movimiento continuo, lo poco se se sabe es que la mayoría de ellos parecen mercenarios cochambrosos, armados y peligroso, entre ellos, pero, destacaba una mancha rosa poco creíble que fuese parte de aquel grupo, por lo que el alto mando supuso que seria el motivo principal de aquella batalla. La misión era sencilla, formar parte del grupo que iría investigar lo sucedido, realizar un informe y si era posible capturar a los implicados sean del feudo que sean, pues la capital no toleraría peleas cerca de su zona de influencia, por lo que Azazel no tuvo mas remedio que armarse y marchar hacia el objetivo, por supuesto toda la información que dispusieron las patrullas que avisaron del enfrentamiento fue puesta a disposición de los shinobi encargados de investigar.

Para esta ocasión Azazel vestía mucho mas discreto que de costumbre pues tenia que tratar no llamar la atención, vestía unos pantalones azul oscuro cómodos y con buena movilidad junto a unos zapatos pequeños y oscuros  con cordones blancos en cruz. Por raro que parezca no llevaba camisa, sino camiseta y una delgada sudadera gris, a su espalda tenia una mochilita porta armas con las mismas con filo, en cambio en el pecho cual bandolera de munición llevaba un solo pergamino, pues el dinero no le daba para mas. ¡Y ya! Raro en Azazel no llevar guantes o un gorro, pero las prisas y lo peligroso de la misión no le permitían vestir como el quería, pues al fin y al cabo no quería morir si es que se presentaba la oportunidad.

A parte de el otro grupo salio a investigar, todos ellos llamados de improvisto, mal organizados y apenas sin conocerse, de hecho Azazel no conocía a ninguno, salieron juntos pero a medida que avanzaban tal y como lo habían susurrado al viento para hacer un intento de organización fueron separándose poco a poco para cubrir mas bosque, algo que Azazel no estaba muy convencido, pues con el tiempo en que fueron avisados sumado el tiempo de reacción para formar y avisar a todo el contingente mas armarlos y marcharlos era suficiente para que estos individuos que habían luchado se hubiesen marchado por lo que pensó algo diferente, se desvió un poco aunque siguiendo el bosque en dirección a un pueblo costero poco conocido pero con un mercado respetable y poblado entre la gente de clase baja, por lo que seguramente esa zona seria la ideal para camuflarse, durante la travesía por el bosque Azazel pudo ver zonas afectadas por el combate, arboles magullados, hojas raramente cortadas, armas incrustadas en los arboles y el suelo. —vamos lo normal en estos lares… vale no.. aquí ha luchado gente! Pensó para reirse de si mismo. — Seguramente si ha conseguido escapar estarán por el pueblo un lugar donde es fácil camuflarse.

A medida que se acercaba al pueblo el ambiente parecía abrazarlo hasta tal punto de someterlo, la curiosidad pudo con el olvidando casi por unos instantes la misión —Bueno, por un rato no pasa nada, ¡total ni que fuese a enfrentarme solo al peligro! Se dijo a si mismo como escusa para entrar a fisgonear por las tienduchas y paraditas de la calle. Dirigió sus orbes celeste y marrón miel (si, tiene heterocromia) en cada tienda de baratijas extrañas, flores, ropa comida y todo lo imaginable para un lugar de tal categoría, cada vez el gentío llenaba mas la anchura de la calle ¡hasta un punto que casi no se veía nada! Pero daba igual, era feliz y estaba entretenido rodeado de tanta gente y ambiente. Todo iba bien ya casi sin recuerdo de su misión hasta que unos gritos le alarmaron volviendole los pies a la tierra y el por que estaba aquí. Una muchedumbre parecía rodear lo que podría ser el inicio de una pelea al parecer dos personas se estaban enzarzando en una pelea por ¿una prenda de Ropa? Azazel no pudo evitar reírse de aquella situación tan cómica que solo había escuchado de los labios de su madre tiempo atrás y que pensaba que solo eran historias para hacerle reír un rato, pero no, aquí esta, la competencia por la ropa había empezado, pero bueno, no debía olvidar que Azazel ahora estaba en calidad de shinobi de la capital y por lo tanto debía parar aquella trifulca o al menos eso pensaba, pues a la que se acerco para parar aquello, a la que poso una mano sobre aquella visible niña, a la que empezó a reconocerla a medida que se le empequeñecían las pupilas un doloroso codazo en el estomago le doblo a la vez que un grito algo ensordecido por la escapada de aire del golpe salia por su boca —¡Moria! Dijo para encogerse y casi caer de rodillas, se había fortalecido desde la última vez que la vio, y tanto que se había fortalecido, esto le había dolido. Dio un paso hacia atrás tratando de recuperarse para volver a mirar al frente y hablar. —Pequeña veo que te has fortalecido mas, ¿como era? ¡Ah si, Gran Moria! Dijo mientras miraba sonriente aunque aun adolorido pues aun que el era un chico por lo general feliz, no evitaba que sintiese dolor.

Mientras esperaba a la reacción de Moria miro a la otra presunta involucrada en esta trifulca, vestía completamente de rosa, de metro setenta y ¡vestía completamente de rosa! Coincidía con la vaga descripción que se le había dado y ademas, para estar mano a mano con Moria debía saber luchar, aunque fuese un poco por lo que no era de extrañar que ella pudiese ser la involucrada en la pelea por lo que no debía perderla de vista. Azazel debido a lo que había hecho para intervenir y al armamento poco usual que portaba encima (un pergamino shinobi por ejemplo) daba el cante como soldado de la capital, mas este podía ser un  simple guardia, un perseguidor o un simple intento de héroe en su tiempo libre, solo faltaba ver como reaccionaba aquella muchacha. —Disculpa. Dijo dirigiéndose a la muchacha de rosa. —Autoridad de la capital del fuego, necesito que respondas unas preguntas pequeñitas, no te tomara mucho tiempo. Dijo con una su mejillas sonrojadas conjuntando con su pelo carmesí de toques degradados fucsia, trato de ser poco amenazador para que esta no saliese corriendo, pues no le apetecía correr, solo quería saber lo que ocurría, pues tampoco era imperativo capturar a todos los combatientes si se trataba de alguien en apuros en su legitima defensa propia. ¿O Azazel se equivoca?


>>OFF: Holis, perdon por tardar ni me di cuenta que ya posteo moria xDD PD: me tome la libertad del codazo queda mas cool (?)
Azazel
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Red Team; they start wandering

Mensaje por Hyūga Kaname el Jue Feb 11, 2016 6:27 pm


“Un poco más, un poco más y…” se iba diciendo a sí misma mientras aumentaba la presión de sus dedos sobre los tendones de la otra chica escondiendo hábilmente la mano entre las zarpas de marujas que volaban por allí. De un último tirón, a la vez que casi rompió la tela por la mitad, consiguió sacar las garras de la bruja de encima de su ropa y se quedó con ella en la mano un instante; -¡Mía! – gritó mientras recogía su trofeo, aunque la victoria pronto se volvió demasiado pegajosa y justo cuando iba a alejarse del gallinero recibió un mordisco: -¡Zorra! – chilló, sin poder evitarlo, al mismo tiempo que sus manos soltaban la chaquetilla rosa y esta caía al suelo. Toda la elegancia que podía aparentar con su apenas metro setenta de altura y su cara de niña buena se fue por el desagüe junto a otros insultos más hacia la otra chiquilla.

Cuando ya pensaba que no le podía ir peor mientras recogía el top y de paso su dignidad del suelo, un tercero entró en disputa. Una corta melena pelirroja de reflejos castaños enmarcaba una cara menos masculina de lo que Kaname esperaba de un soldado, incluso de uno de pueblo; no tardó en fijarse en sus ojos, buscando signo alguno de dôjutsu, y de paso echó un vistazo al posible armamento que llevase encima al no encontrar nada de lo primero, dando en su segunda vuelta con la vista con un pergamino. “Si intento correr…” se dijo para sus adentros en lo que se sacudía de una bofetada a la otra chica. Para nada iba a hacerle gracia; pero que le dieran bien fuerte a ella y a sus duros dientes esmaltados, la pequeña fugitiva estaba más que molesta por la mordida.

Sacudió la mano y, tras un par de milisegundos hilando alguna mentira “piadosa con la que salir del paso, la extendió cortésmente hacia la del miembro de la guardia con intención de hacerse la simpática. Una enorme sonrisa inocente fue dibujándose rápidamente en su rostro, cambiando la expresión de enfado que había tenido hasta el momento, y una mirada de corderito degollado coronó su rostro. Era toda una experta mintiendo, más aún si se trataba de hombres a los que fácilmente podía –o eso creía ella- engatusar con sólo algunos encantos femeninos.

-No, por supuesto que no, señor guardia. –
Contestó, con voz suave y dulce, en cuanto que le hizo la pregunta.

A la vez que se aseguraba de sujetar bien fuerte contra su pecho el top rosa se acercó un paso más al inocente chico, quien por otra parte no tenía ni idea de a quién tenía delante cuando se trataba de mentir y echar la culpa a los demás; -Pero primero, señor guardia, ¿le importaría detener a esta salvaje? ¡Mire lo que me ha hecho! – y le enseñó su mano al guardia, poniéndosela tan pegada a la cara que costaba enfocar la débil marca dejada por el bocado: -¡Y yo ni siquiera la he tocado! ¡Seguro que es una vieja ninja transformada, agente; debería detenerla por ir mordiendo a personas por ahí! – por supuesto, Kaname ingoraba totalmente que ellos dos se conocían de antes y eso jugaba bastante en su contra.

Por suerte para la chica de pelo trenzado, la presión que ella había aplicado ni siquiera dejaba marcas tras unos segundos y con la confusión del puesto, nadie sería capaz de testificar en su contra. Puede que fuese sólo una niña algo más desarrollada físicamente de lo que correspondía a su edad, pero en cuanto a salirse con la suya no le ganaba nadie: ¡Ni siquiera otra mocosa igual de malcriada!
Off:
¡Perdonad el post tan malo que me ha salido! >.<. Sinceramente tampoco encontraba mucho que hacer por ahora: la muy... de Moria me tenía cogida con los dientes, literamente xD, y Azazel ha aparecido demasiado de golpe delante de Kana como para intentar echar a correr sin que resulte patético hasta para alguien como Kaname.

Espero que por lo menos tengáis material por mi parte para narrar algo por vuestra parte en el próximo turno y así podemos ir dando más marcha al tema. :D

¡Y disculpad la tardanza para abrirlo! >.<
Hyūga Kaname
avatar


Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Red Team; they start wandering

Mensaje por Azazel el Dom Feb 21, 2016 8:00 pm

Un problemon se le vino encima al inocente de Azazel, maldito sea el encargado de organizar las patrullas, maldito el día en que le toco la patrulla justo en esa hora. La sospechosa “rosita” se acerco dulcemente, como intentando coquetear -aunque Azazel no llegase a entenderlo, si, inocencia.- y ademas acusando a Moria de agresión por ¿una mordida? Jartante, al menos para Azazel. Moria no tardo en moverse, ella, la huracán, no podía dejar como estaban las cosas, tal vez un pelin celosa -aunque Azazel no se dio cuenta- se coloco entre ambos con los brazos extendidos, reclamando a Azazel como de su propiedad. —¿He? Musitó Azazel enarcando una ceja e inclinando la cabeza ligeramente para finalmente sacudirla un poco para limpiar su mente. —Ah, Moria, ya te estas metiendo en problemas, pero vamos no creo que muerdas si no se te acercan primero, por lo que voy a ignorar esto por que algo mas importante me atañe. Dijo tratando de ser serio, mas le fue imposible, ambas, mas bien Moria estaba decidida a ensañarse en un combate ya que llevo su mano a su bolsa para seguramente buscar algo que tirar a la otra muchacha, por lo que aprovechando su posición, altura y la distracción de Moria buscando simplemente extendió sus brazos bajo las axilas de la pequeña Moria, rodeo los hombros con sus brazos inmovilizándolos un poco, ya que no quería dañarla  y se irguió sujetándola dejándola alzada gracias a que ella no era muy alta, por supuesto, conociéndola Azazel tomo precauciones, sus piernas estaban bien cerca entre si y de Moria y algo en lateral para evitar golpes en la entrepierna. —Un momento, Moria, tal vez no me hayas creído, pero estoy representando a la capital y puedes tener problemas si entorpeces una investigación, no solo estoy yo investigando, hay mas y de superior rango.  Miro a la muchacha de Rosa. —La descripción encaja con ella, tal vez la estén persiguiendo y la capital no tolerara esto, si te ve alguno de los que patrullan conmigo  estarás en problemas así que quieta un momento. Dijo con la seriedad de un hermano mayor cuidando a la pequeña. Volteo su cuerpo para dejar a Moria a un lado y así poder dirigirse a la muchacha. —Bien, siguiendo por donde lo deje, ya he hablado de mas por lo que no me iré con rodeos. Dijo con su mano en la parte trasera de su cabeza, como medio avergonzado. —Eres sospechosa de los combates que se han realizado en los bosques propiedad de la capital, necesito que me acompañes y respondas unas preguntas para verificar hasta que punto eres sospechosa, victima o hostil.

Paro unos minutos para ver la reacción de ambas señoritas, alrededor se había hecho un corralito, un vació entre la gente y ellos, eran el centro de atención y no quería que esto estallase en una pelea en medio de las calles mas cuando estaba el encargado de la seguridad, por lo que trataría de llevárselas lejos. Azazel miro a Moria un momento para luego mirar a su alrededor, para darle a entender que no era buen lugar, así mismo miro a la otra muchacha y saco una identificación que evidentemente le autorizaba a usar la fuerza, interrogar y preguntar como patrulla de emergencia. —Sera mejor que cooperéis las dos. Dijo con cara algo apenada. —No me gustaría tener que detener a ninguna, mas cuando alguien puede estar en peligro. Dijo pensando en la muchacha de rosa, pues que la persiguiesen mas Moria no debe ser una buena combinación.
Gran idea:

Hola hola ♫ En primera instancia, perdonar por el ñordi post, no sabia que mas escribir, en segunda tengo una gran idea para hacernos equipo oficial. A kaname la persiguen, ¿no? y si no entendi mal es el mismo pais que lo hace (algun feudo o algo asi, no me acuerdo) Podemos hacer lo siguiente (si a kaname le parece bien, ya que es su trama): Ahora en vuestros post de forma gradual decis que los perseguidores de kaname interrumpen (incluso podeis pegarme por haber parado la pelea y que luego interrumpan sus perseguidores) huimos, hasta que nos acorralan en alguna zona algo alejada, peleamos, ganamos, os peleais, me llevo las manos a la boca, aclaramos por que kaname huye (o almenos decir que la persiguen) y yo como pj bonachon y amable te ofrezco asilo en mi mega floristeria bajo el cuidado de mis colegas de la capital bajo la condicion que ayudes a la capital, es decir formaras equipo con nosotros y tadaa equipo formado! y de aqui si ya en un futuro quereis ampliar la trama de kaname adelante (?)

Por supuesto siempre podeis hacer caso omiso, darme la paliza y pegaros alli en medio (?)

Azazel
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Red Team; they start wandering

Mensaje por Hyūga Kaname el Sáb Feb 27, 2016 3:13 pm


Por si la interrupción del guardia en mitad de lo que debía ser una paliza de libro, el comportamiento requemante de la “mediometro” de ojos grandes y el aluvión de insultos hacia su intacta virginidad que tuvo que soportar no era suficiente, se sumó en última instancia un golpe aceitoso y bastante humillante.
Mientras el pescado fresco terminaba de resbalar por su cara pudieron escucharse algunas risillas flojas de fondo. Y comentarios, muchos comentarios sobre lo mal que estaba quedando la “chica de la trenza”. Kaname estalló por dentro; le costaba aguantar que el guardia la hubiese ignorando de manera tan flagrante, porque hasta la fecha ningún hombre se había resistido a sus encantos femeninos ni a su suave perfume. Por fuera tampoco tardó en explotar como una bomba de relojería mal desactivada: mucho antes de lo previsto y sin posibilidad de predecir sus acciones.

-¡Quita! – le gritó al guardia mientras lo empujaba hacia un lado con una palmada en el pecho cargada de chakra visible simple vista incluso. Después dirigió el mismo tipo de golpe hacia la chica bajita y le procuró darle bien fuerte. O eso estaba intentando cuando una miríada de agujas perfectamente sincronizadas entre sí le hirió la mano e impidió el golpe.

De entre el gallinero de marujas cloqueando empezaron a salir personas completamente vestidas de negro, sin adornos en la ropa ni nada que los identificase como miembros de ningún feudo, con la cara cubierta hasta la mitad por un pañuelo. Al parecer la chiquilla los reconoció, ya que nada más verlos dio un respingo importante y echó mano de la más pequeña de los allí presentes y miembro de su mismo clan.

Abrió un hueco entre las marujas expulsando chakra desde todos los puntos de su cuerpo, mandándolas a volar y casi perdiendo a la niña en el proceso. Se aseguró de que eso no pasara apretando bien su mano, de forma cuasi protectora mientras la arrastraba entre la lluvia de viejas urracas que aterrizaban a los lados del pasillo formado por las que restaban en pie.
No pretendía protegerla ni salvarla, ni siquiera alejarla de la más que posible detención. Quería darle una paliza en condiciones, sin que nadie la interrumpiese como acababa de pasar. Para ello se la llevó, a trompicones y casi sacándole el hombro de su sitio, hasta un callejón lo más apartado posible del barullo; de paso intentó darle esquinazo al patrullero.

-¡Zorra lo serás tú, niñata de las narices! ¡Voy a enseñarte yo a tirarme pescado a la cara pedazo de puta! – exclamó con gran furia.

Casi al mismo tiempo que terminaba el grito, se arrojó hacia delante recortando los escasos cuatro metros que había dejado entre sí misma y la mocosa al lanzarla al fondo del callejón, muy cerca de las bolsas de basura rezumantes y con nubes de moscas revoloteando alrededor. Esta vez hizo gala del dôjutsu del clan, para darle más dramatismo a la escena.

Off:

Perdonad tanto control de vuestros personajes en este post. Intento hace esto lo más ágil posible y no se me ocurría cómo hacerlo sin que fuese así, o esperando siete turnos para que por fin todos decidiésemos irnos por ahí. xD.

Aza: El golpe en el pecho es un golpe normal. Lo del chakra ha sido más que nada una decoración, pero no es una palmada del Juuken ni nada (aunque el estilo es similar y... duele, pero nada más xD). Te dejo que te apañes con los ninjas. Son normalitos, no tiene ni elemento, ni clan ni especialidad, sólo habilidades de ninja básico (kawarimi, shunshin y esas cosas). Además son muy buenos tirando armas.

Moria: A ti te tengo que pedir una disculpa enorme. Espero que entiendas porque he sido tan bruto a la hora de manejar a tu personaje. Por lo demás, no he asegurado ningún golpe así que puedes defenderte de todos y cada uno si quieres. No tengas en cuenta la velocidad de Kaname para este post sino quieres. Total, yo me he violinado todos tus stats 'cuz the lulz.

A ver si para el siguiente turno podemos hacer ya algo más compenetrado entre los tres. >.<
Hyūga Kaname
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Red Team; they start wandering

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.