¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Tablón de Misiones|| Alice
Hoy a las 7:00 pm por Alice

» MISIÓN RANGO D: CARDS ON THE TABLE
Hoy a las 6:59 pm por Alice

» Fuka | Recollection Roll.
Hoy a las 6:58 pm por Loremaster

» Misiones de Sakumo Yuki
Hoy a las 5:52 pm por Ofu

» Revisión de Entrenamientos - H Uchiha
Hoy a las 5:47 pm por Kazuo

» Petición Stats -Gouki-
Hoy a las 5:46 pm por Kazuo

» Misiones de Azazel
Hoy a las 5:43 pm por Ofu

» Appearances are deceptive / Polka
Hoy a las 5:38 pm por Eiji

» Tablón de Misiones - H Uchiha
Hoy a las 5:21 pm por Ofu

» Misiones | Noche
Hoy a las 5:14 pm por Ofu

» Una aventura de búsqueda.
Hoy a las 5:05 pm por Gouki

» Segundo Entrenamiento: Fuerza 2
Hoy a las 4:00 pm por H Uchiha

» A penguin girl with a mission! [Misiones]
Hoy a las 3:43 pm por Ichimaru

» Entrenamientos
Hoy a las 3:21 pm por Ichimaru

» Solicitud de mision por parte de Uchiha Michi
Hoy a las 2:10 pm por Ofu

» Mensajes Para Kaji
Hoy a las 12:51 pm por Ofu

» — Jailed in the Depts. C
Hoy a las 12:03 am por Akkarin

» NPCs para Uchiha Sukino
Ayer a las 11:53 pm por Uchiha Sukino

» Wind Spirit [C] - Yang
Ayer a las 9:16 pm por Kohemaru

» Entrenamientos Sakumo Yuki
Ayer a las 8:57 pm por Ichimaru

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Cuestión de Honor.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cuestión de Honor.

Mensaje por Hyôga Yuki el Mar Oct 14, 2014 6:09 am

Los brazos colgando, casi tocando el piso. La cabeza al borde de la cama y apuntando hacia abajo mientras que un chorrillo de baba salía por su boca. Parte de su extensa cabellera gris desparramada por el suelo. Y por si fuera poco la otra mitad de su cuerpo no se encontraba en mejores condiciones, la misma también sobresalía del otro lado de la cama y no llevaba uno de sus calzados puestos.
En un estado deplorable había amanecido Undertaker. A cualquier otro ser humano lo hubieran sacrificado. ¿Pero el Grisáceo acaso entraría en esa esa clasificación de especie? Muchos lo habían puesto en duda.
Alguien llamaba obstinadamente a la puerta de la habitación del hotel al cual había sido arrastrado la noche anterior. Esto lo había despertado, pero ni se tomó la molestia de apurarse. Al final lo que se escuchó fue un débil golpe sobre la madera, como si algo pequeño y metálico se hubiera clavado en ella. El Grisáceo se levantó con cierta pereza de aquel lecho, y sin ni siquiera apresurarse, caminó hasta la entrada de la pieza.
Era de esperar que eso no se quedara así. —En la puerta había clavada una cuchilla kunay. En el mango del arma había una pequeña bolsita atada por medio de un hilo ninja, la misma tintineaba cuando era movida: era el pago de sus servicios por parte del Capitán de la Guardia del Pueblo de Hinamori. Sin embargo, éste no se había contentado con enviarle la recompensa de su misión, sino que también le había enviado una carta al Grisáceo. Éste había sonreído de oreja a oreja cuando terminó de leerla—. Entonces no le hagamos perder más tiempo.


Tras haberse “arreglado”, El Vagabundo Gris caminaba entre los pobladores de Hinamori, quienes lo miraban con cierto temor. No era común ver a un hombre con vestimentas funerarias paseando entre las multitudes. Pero Undertaker lo que menos hacía era prestarle atención a los señalamientos y miradas de desaprobación. Más bien disfrutaba y se divertía con aquel tipo de comportamiento.
Undertaker había llegado al Puesto Oficial de la Villa, el mismo se encontraba vacío en su interior. El Grisáceo no le prestó atención a esto, y con una extraña elegancia e él, cruzó la estación hasta llegar al patio trasero de la misma.
Así que decidiste responder a mi llamado. —El Capitán de la Guardia se encontraba ahí con sus subordinados. Eran al menos seis de ellos. Éstos habían formado una especie de círculo humano, y en el medio de ellos se encontraba el jefe, hablándole al Grisáceo—. Pensé que no vendrías, amigo mío. No te preocupes, no hay resentimientos. Pero debemos resolver el asunto del reto. Estos no son todos mis hombres, la mayoría está patrullando. Los que están aquí son los que quieren participar en esto.
Ya veo —Dijo Undertaker entre risas—. Al parecer esto será interesante.
Bueno, ya sabes las reglas —replicó el Capitán de la Guardia—. Nada de ataques letales, solo para derrotar.
Ay —respondió, mientras dejaba escapar un largo suspiro—, esta gente que acostumbra a quitarle lo divertido a las cosas. —Y tras mirar la mirada perpleja de los guardias allí presente acotó—. Es broma, es broma. No se tomen las cosas tan a pecho.


Caminó hasta el centro de la formación, hasta quedar a ocho metros del Capitán de la Guardia. El resto de sus hombres lo habían rodeado, y cada uno se mantuvo a una distancia de diez metros del Grisáceo y el otro Coloso. Una lucha por el honor estaba a punto de dar comienzo.
El primero en atacar fue uno de los guardias que yacía al lado izquierdo del Grisáceo. Éste había notado el movimiento, y rápidamente se echó hacia atrás, evitando un golpe que iba directo a su mejilla. Pero aquel hombre parecía ser diestro en el Taijutsu, y el segundo golpe no pudo ser esquivado por Undertaker, quien recurrió a protegerse con sus brazos para amortiguar el impacto.
El golpe hizo que El Vagabundo Gris se arrastrara unos pocos metros hacia atrás. Había afirmado sus pies al suelo para evitar rodar por el mismo y hacerse daño. A pesar de aquel ataque Undertaker sonreía.
¿Y de esto tanto presumías, Undertaker? —Bufó el Capitán del Guardia.
— [color=red]Como dije, no soy bueno en el combate cuerpo a cuerpo. Sin embargo[/red]…
Pero sus palabras fueron interrumpidas cuando notó que su atacante se había alzado dando un salto, y ahora descendía sobre él lanzando una patada vertical hacia abajo. Pero el Nara fue rápido esta vez, echándose para un lado, lo suficientemente lejos, como para evitar un segundo impacto. Del golpe anterior había aprendido algo de la lucha cuerpo a cuerpo, y ahora se mantendría lo más atento posible.
Mientras que reía entre dientes, sin miramientos arrojó dos shurikens a su adversario. Éste las esquivó con facilidad, dando un salto hacia su derecha mientras que el compañero que se encontraba tras él se agachaba. El pobre diablo se había alterado de sobre manera, poniendo una cara de susto cuando vio que las armas estaban tan cerca de él. Por poco Undertaker acaba con dos pájaros de un solo lanzamiento. Sin embargo, las cosas no habían sido tan malas.
Rápidamente había arrojado una cuchilla kunay hacia su rival, cuando éste había aterrizado en el suelo nuevamente y se había propuesto a atacarlo. Pero el arma no iba directamente hacia el individuo, quien se extrañó por la trayectoria del arma que terminó clavándose en el suelo, justamente sobre la sombra de aquel hombre. Éste pronto descubrió que no podía moverse.
No fue tan complicado —dijo entre risas—. Al parecer no soy tan malo en esto, ji, ji .
Y rápidamente llegó hasta donde estaba su inmovilizada víctima, quien luchaba por recuperar el control de su cuerpo. Estando allí el Grisáceo lanzó un golpe hacia la boca del estómago del sujeto, haciendo que éste perdiera el aire y se derribara en el suelo.
Uno menos
Dejó escapar una suave carcajada. Aquello realmente le estaba divirtiendo.


Pero la diversión acabaría pronto, cuando a sus espaldas escuchó varios pasos. Dos de aquellos hombres iban con tantos, y el de centro con una katana. Se suponía que no debía haber ataques letales en aquel encuentro, ¿pero cómo diablos iban a cumplir con esa premisa usando aquellas armas?
El Grisáceo no se quedó parado esperando que aquellos hombres llegasen hasta donde él estaba. Se encontraban a cinco metros de distancia cuando éste comenzó a realizar una serie de sellos. Al instante el suelo en donde se encontraban sus rivales se había transformado en un río de lodo que no solo les hizo perder el equilibrio, sino que también les arrastró unos cuantos metros hacia atrás. El bravío torrente daba muestra de las habilidades del grisáceo en el Ninjutsu.
Aquellos tres se encontraban en el suelo, intentando reincorporarse, cuando el Nara los sorprendió con cuchillas kunays. Había dado un salto hacia arriba y adelante, soltando seis de las armas que iban dirigidos hacia ellos. El Grisáceo había dispuesto de las cuchillas para que dos de ellas golpearan a cada individuo en un punto no vital, apuntando lo mejor posible a piernas, rodillas y hombros.
Sus adversarios no tuvieron oportunidad de responder. Pronto cada uno se vio ensartado por dos de aquellas armas. Solo aquello bastó, ya que solamente debía derrotar a sus contrarios quienes se encontraban derrumbados y heridos en el suelo. Ahora solo quedaban dos de los subordinados del Capitan de la Guardia. Pronto se enfrentaría con el que más quería. No obstante, estos eran más fieros que los anteriores.


Apenas le dio tiempo de cubrirse de los primeros ataques. Aquellos dos se coordinaban muy bien en los ataques cuerpo a cuerpo, y literalmente Undertaker recibió una paliza por parte de ellos. El Grisáceo bloqueaba uno que otro golpe, e intentaba esquivar otros; pero contra estos fue una tarea sumamente difícil y dolorosa. El último ataque, por parte de sus adversarios, lo había mandado a rodar varios metros hasta chocar contra uno de los árboles que dentro de la estación había. Por suerte el Grisáceo gozaba de una buena resistencia.
Se levantó con cierta dificultad, y ya tenía prácticamente encima a aquellos dos hombres. Estos estaban a tres metros de distancia; pero esta vez el Grisáceo les respondería. Antes que le dieran alcance, éste dio un rápido salto hacia su lado derecho y comenzó a correr. Al mismo tiempo uno de sus adversarios había estampado su puño contra el tronco del árbol, agrietando éste. Su compañero seguía al Vagabundo Gris de cerca.
Ambos corrían perpendicularmente uno del otro, y el adversario fue el primero en iniciar un ataque. Éste dio un salto hacia adelante, lanzando una patada que fue bloqueado por el grisáceo con uno de sus brazos mientras que el otro lo colocaba por detrás de ésta para aguantar mejor el impacto. Luego de esto, y aunque se considere como una treta cobarde, el Nara dio un giro de ciento ochenta grados aprovechando la abertura de piernas de su rival, dándole un fuerte codazo en los bajos. Aquel hombre quedó privado en el suelo, ahogando un grito. Undertaker sonreía.
Lamento eso, de verdad. Pero no me quedaba otra salida.
Y por supuesto no se había olvidado del sujeto restante, quien había comenzado a correr hacia el Grisáceo. Éste le había arrojado una cuchilla kunay hacia la sombra, y aquel hombre, sabiendo lo que ocurriría, se apresuró a dar un salto hacia arriba y atrás que lo llevaría a la rama del árbol. La cuchilla se clavó en el suelo, sin atinarle a nada. Aquel hombre comenzó a bufarse y a presumir.
Eres un tonto si piensas que caeré en eso al igual que mi comparo
¿Y cómo sabes que no has caído en él, ji, ji
Porque aún puedo mover… —Pero se dio cuenta que su cuerpo no le obedecía. Una sombra subía en espiral por el tronco y había cachado la sombra de aquel sujeto por la espalda—. ¿Pero cuándo, cómo?
Te presento a uno de mis Clones de la Penumbra —replicó entre risas—. Ahora termina con el trabajo, querido amigo
Y tras recibir aquella orden, la réplica de Undertaker se dejó caer de espaldas, haciendo que su contrincante hiciera el mismo movimiento. Pero éste, al encontrarse a cinco metros del suelo, recibiría un impacto mucho mayor, dejándolo fuera de combate al caer sobre su coxis, completamente inmovilizado.
Bueno, ahora solo queda uno. —Fijó su mirada en el Capitán de la Guardia mientras que su clon desaparecía. Aquel hombre parecía realmente enojado. La expresión de su rostro y la vena latiendo en su cien lo delataba—. Bueno, Capi, ahora las cosas son entre usted y yo.


El Capitán de la guardia no pudo contener más su furia y arremetió contra Undertaker, a quien no le dio tiempo de reaccionar. Ahora el Grisáceo sabía porque ese Coloso era el mandamás. Lo había bombeado con un solo golpe, haciéndole traspasar la cerca de madera, y rodar un poco más allá de la estación oficial. Al parecer, y sin intención alguna, El Vagabundo Gris había despertado el instinto asesino de aquel sujeto, y ahora debía pelear por algo más que el honor.
Bien —dijo mientras se levantaba—, [color=red]eso no me lo esperaba de usted, Capitan. ¿No se supone que sería un combate sin daño letal?
Pero aquello era intentar hablar con alguien cuya razón la había perdido. No obstante, Undertaker no era el ser más cuerdo del planeta, y ya que no estaba dispuesto a morir en manos de aquel desgraciado, decidió tomarse las cosas en serio…a su manera.
¿Sabías que si el hígado es perforado del alguna manera, la persona afectada solo contaría con veinte minutos de vida sino es atendida rápidamente?. —Algo en la voz de Undertaker sonaba sombrío, a pesar de que sonría ampliamente—. ¿Por qué no lo ponemos a prueba en este preciso momento.
Y mientras observaba como su rival intentaba cargar nuevamente contra él, juntó sus manos para formar el sello de la rata. Su sombra se estiró hacia donde estaba el Capitán, quien había notado el movimiento del Nara y comenzó a desplazarse hacia su lado derecho, huyendo de la sombra hasta que ésta alcanzó su límite máximo. El Coloso no pudo evitar sentirse satisfecho por su descubrimiento.
Así que ese molesto jutsu tiene un límite —bufó el Capitán—. Bien, solamente tendré que mantenerme a esta distancia de ti. Diez metros
Eres muy poco inteligente, ji, ji —replicó—, y tiendes a subestimar a tus enemigos. Eso es lo que te llevará a la tumba
Y aquel hombre, sumido en su cólera, no se había dado cuenta que Undertaker había hecho retroceder a medias su sombra. Había usado las proyecciones de las viviendas cercanas, para atacar a su objetivo por la espalda, quien ahora se encontraba totalmente inmovilizado, a merced de la técnica del Nara, quien sonreía como era de costumbre.
Bueno, ¿qué te parece si hacemos nuestro pequeño experimento?
Pero antes de que pudiera hacer algo dos sujetos del cuerpo oficial se habían presentado en el escenario, deteniendo a ambos contendiente. Undertaker les había dado una explicación a aquellos hombres lo que había sucedido, y estos reprocharon el comportamiento del Capitán de la Guardia. Aquello seguramente le traería serios problemas al hombre, aunque esto a Undertaker le importaba muy poco.
Le pido que se retire de nuestro pueblo y no regrese por un tiempo —le dijo uno de los vigías de la villa—. Nosotros nos encargaremos de esto.
Y tras haber encogido de hombros, Undertaker tomó el rumbo hacia la salida de la aldea. Muy pocas ganas le quedaban de quedarse ahí o regresar.
Hyôga Yuki


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.