¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Naruto Rises (Afiliación Elite)
Ayer a las 6:31 pm por Invitado

» Mozart, El virtuoso
Ayer a las 6:07 pm por Gakumon

» Vientos que traen las nubes - Viaje VI - | ❁ |
Ayer a las 5:39 am por Zhorin Kashu

» Nobility and diplomacy. — ❁
Ayer a las 4:57 am por Narrador

» CLOSER +18 [Cambio de botón — Élite]
Ayer a las 3:12 am por Invitado

» Entrenamientos.
Dom Oct 22, 2017 5:49 pm por 2D

» Misiones de farlek
Dom Oct 22, 2017 5:22 pm por Gakumon

» [Viaje] Lluvia- Fuego - Arrecifes
Sáb Oct 21, 2017 8:31 pm por Hikari Kaguya

» Misiones de Yuna
Sáb Oct 21, 2017 8:25 pm por Ichimaru

» Toxicologia de Tsu
Sáb Oct 21, 2017 7:11 pm por Tsuchinoko

» Encuentro con Rein-chan, los hermanos Orochi se encuentran
Sáb Oct 21, 2017 6:46 pm por Tsuchinoko

» ❁Hojas por aqui, hojas por alla❁
Sáb Oct 21, 2017 3:29 pm por Tempest

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Sáb Oct 21, 2017 12:58 pm por Gakumon

» D E S T R O Y ;
Sáb Oct 21, 2017 9:37 am por 2D

» Y fueron tres
Sáb Oct 21, 2017 6:14 am por Suru Hozuki

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Sáb Oct 21, 2017 3:08 am por Narrador

» No es solo una pelea II [C]
Vie Oct 20, 2017 8:41 pm por Kurosaki

» Misiones // Arata
Vie Oct 20, 2017 6:17 pm por Ichimaru

» Automision
Vie Oct 20, 2017 6:15 pm por Ichimaru

» [Viaje] Lluvia - Fuego - Arrecifes
Vie Oct 20, 2017 5:38 pm por Hikari Kaguya

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Un nuevo maestro [Velocidad]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un nuevo maestro [Velocidad]

Mensaje por Cadenza Sphelhur el Vie Oct 17, 2014 5:35 pm

Spoiler:
Sur del Pais del Fuego, 5:30 pm. Quince años atrás.





- ¡Tsk!


Agotado. Tal vez un poco lastimado, sucio y debilitado. Pero al fin, Cadenza había podido lograr aquello que había estado intentando desde hacía poco más de un año. Bien es cierto que algunas personas nacen con estrella, y otros estrellados. Algunos tienen la fortuna de nacer en cunas de oro y otros obligados a dirimir en el suelo. En este mundo de ninjas rebeldes con habilidades que bien podían ser increíbles y para nada subestimadas se dice que algunos nacen con dotes especiales… otros no. El pelirrojo hacia parte del selecto grupo que poseía aquellas increíbles capacidades casi mágicas con las que los hombres de hoy se ganaban la vida. Poseía una habilidad que solo miembros de una prestigiosa familia poseía; Cadenza se había tomado la libertad de investigarlos -debido a que pese a pertenecer al clan no conocía a nadie- y constato que aquello de lo que era portador se denominaba “Ninjutsu Nara”. El Clan Nara, casi legendario al norte del país del fuego, así como Cadenza, poseían la increíble habilidad de controlar su propia sombra para manipular los movimientos de los demás. Sin duda algo que le hacía de temer, nada más y nada menos que uno de los afortunados en nacer con una capacidad que muy pocos controlaban. Sin embargo, bien se puede hacer otra clasificación dentro de los miembros de este Grupo. Es decir, algunos nacen con la habilidad del Ninjutsu y otros no; y de los que nacían con el control de las artes ninja, habían shonobis buenos y otros no tanto. Y con buenos me refiero a aquellos con capacidades innatas, que poseen el instinto, la agilidad y la facilidad de usar sus dotes por naturaleza, casi sin pensarlo. Eran afortunados dentro de los afortunados. El pelirrojo no. Si bien poseía el arte del ninjutsu Nara, no nació siendo bueno en ello, de forma que controlar su propia sombra era difícil incluso para él, que tenía la sangre del clan recorriendo sus venas.

Cadenza no nació en el seno del Clan Nara, de hecho, aun hasta el momento no conocía a nadie del clan. Había escuchado de ellos por rumores, información que había retenido después de múltiples búsquedas e incluso libros que leyó para informarse sobre su origen. Se formó como un niño normal, creyendo no tener ninguna habilidad especial. Fue hasta la avanzada edad de 16 años que conoció ser portador del apetecido ninjutsu Nara, y fue gracias a ello que pudo vengar la muerte de su abuelo. A partir de entonces, casi obviamente, destino su vida en dos cosas. La primera, hacerse portador de una fortuna para convertirse en un futuro cercano en uno de los hombres más ricos del país del fuego, y la segunda, dominar a tal punto su ninjutsu de clan que no solo se convertiría en un hombre rico sino también inigualable, procuraba por convertirse en un ninja como ningún otro. Sin embargo no era fácil para el entrenar algo que desconocía, así que se decía a sí mismo afortunado por tener la sangre de un prestigioso clan ninja recorriendo sus venas, pero desafortunado por no saber cómo explotarlas. Así que empezó con algo que creyó elemental, la característica de todo shinobi… aquello que separa a los humanos comunes y corrientes y los ninjas experimentados: la velocidad.

La velocidad para un ninja del clan Nara consiste en dos tres cosas fundamentales. Desde tiempos inmemorables se ha sabido que los ninjas portadores del Ninjutsu Nara eran superiores intelectualmente que los demás; eran capaces de razonar más rápido, buscar estrategias, solucionar problemas, tener “velocidad de reacción”: la primera cosa fundamental para un Nara. Aquello había sido parte de Cadenza desde siempre, pues nunca tuvo problema en encontrar la salida a una situación difícil, encontrar soluciones rápidas e inesperada, planear estrategias, saber qué hacer y qué decir… habilidad que fue entrenada casi por inercia al dedicarse al mercadeo. Era rápido con los números, las cuentas, los cálculos y demás. Así que, por lo tanto, Cadenza era veloz mentalmente. También es importante la velocidad del movimiento, lo que va de la mano con la fortaleza física. Y no se puede confundir velocidad con agilidad. La agilidad es innata de aquellas personas que por naturaleza son de baja estatura y poseen un cuerpo flexible. La velocidad, por otro lado, tiene que ver con la fortaleza muscular que facilita el movimiento; a eso se le llama “Velocidad Física”, segunda cosa importante para un ninja Nara. Cadenza se había ejercitado desde pequeño, era un amante del trabajo físico, por lo que su contextura muscular era la adecuada e incluso mejor que la promedio. Ostentaba un cuerpo bien definido y una altura casi perfecta. Tenía ya dos de tres, pero faltaba una, tal vez para los ninjas de su clan, la más importante.

La “Velocidad del ninjutsu”, era definida por los conocedores del tema como la rapidez con la que la habilidad del ninja trabaja. Es decir, y para el caso de Cadenza (Nara), era la velocidad con la que podía mover su sombra y procurar por capturar la del enemigo. Debilidad, hasta el momento, del pelirrojo. Era veloz mentalmente, sabía lo que tenía que hacer justo cuando ocurría, y también era veloz físicamente, por lo que se novia a una velocidad avanzada. Pero a la hora de usar su ninjutsu, era lento. Es decir que la velocidad de su ninjutsu era casi igual a su velocidad física, cosa que no está mal, pero para cumplir su segundo objetivo (convertirse en un ninja sin igual) le faltaba mucho entrenamiento, por lo que hace algunas semanas se había dispuesto a entrenar aquello que le faltaba. Encontró un lugar dentro del amplio bosque del país del fuego completamente deshabitado, alejado de cualquier rastro de civilización, en la que fácilmente podía entrenar. Esto se debía a que el pelirrojo aborrecía la presencia de otras personas, salvo para negociar. Este desde luego no era el caso, por lo que en aquel alegado lugar estuvo entrenando sin descanso durante varias semanas. Estuvo recorriendo el lugar usando su velocidad física para combinarla en algún momento con su velocidad de ninjutsu y así entrenarse y procurar por mejorar la segunda, hasta que, luego de 22 días seguidos de entrenamiento, creyó estar listo. Arremetió contra un grupo de venados que habitaban los alrededores y capturo uno de ellos, el que considero más ágil por la fortaleza de sus patas tanto traseras como delanteras, se las arregló para separarlo varios kilómetros del resto del grupo y sin haberle hecho algún daño significativo lo dejaba marchar, con el propósito de atraparlo después con su sombra.

El venado de uno de los animales más veloces de la naturaleza, por lo que durante las primeras veces pareció una tarea imposible; mientras el animal recorría fácilmente un kilómetro en tan solo 15 segundos, Cadenza difícilmente los recorría en 20, de manera tal que el venado siempre llevaba la ventaja. Esto se sumaba a los obstáculos del camino, pues para atrapar al animal el pelirrojo debía esquivar árboles, rocas y ramas. Durante una semana de intentos lo creyó imposible, pero aquello no fue suficiente para que se diera por vencido. Al décimo sexto día (16) de intentos Cadenza había mejorado tanto su velocidad física y de ninjutsu que por poco lo atrapa, pero en algún momento resbalo y dio a parar a un rio de los alrededores. - ¡Mierda! – gritaba constantemente ante su fracaso. Pero, finalmente, luego de 21 días seguidos de intentos, alcanzo un nivel tan alto que logro atrapar la sombra del venado con la suya, y detener el caminar del animal para atraparlo irremediablemente. Risas, fue todo lo que se regaló así, sintiendo extrema satisfacción por la difícil tarea cumplida. Alcanzar a un animal tan veloz ¡con su ninjutsu de clan!, no fue tarea fácil, pero lo logro; ahora estaba seguro que estaba un paso delante del resto. Ahora, descansaba sentado sobre una roca observando su horizonte, mientras las oscuras nubes del cielo cubrían la hermosa luz del sol; se acercaba una tormenta.


Última edición por Cadenza Sphelhur el Mar Jul 26, 2016 8:37 pm, editado 1 vez
Cadenza Sphelhur
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Un nuevo maestro [Velocidad]

Mensaje por Cadenza Sphelhur el Vie Oct 17, 2014 5:42 pm

Spoiler:

- Solo pocos logran hacer eso, chico. - Resonó una voz tan extrañamente familiar que hizo que Cadenza se quedara estático. Conocía aquella voz, ¡era su abuelo!, su difunto abuelo se encontraba a sus espaldas y se dirigía casi con orgullo hacia el pelirrojo. El Nara se volteo lentamente, sin decir palabra y casi sosteniendo la respiración; vería a un muerto. Sin embargo, al observar al anciano que le hablo su corazón volvió a latir con normalidad nuevamente… aunque en el fondo hubiese deseado que fuera su abuelo. – ¿Y tú quién eres, anciano? – pregunto sin más, luego de ver a su interlocutor. No note cuando se acercó tanto… - ¡Jah!, así que eres forastero. Afirmo. Cualquier Nara me reconocería… Soy Isaac Nara, guardián de este, el bosque de nuestro Clan.Este… tartamudeo antes de mover su cabeza hacia los costados para observar de nuevo, y detenidamente, el bosque en el que había estado entrenando hace varias semanas… ¿este es el bosque del Clan Nara?. – Su pregunta casi obvia solo recibió una respuesta: risas. A decir verdad era el primer miembro del Clan Nara (Además de él mismo, claro) que alguna vez había visto. El anciano se veía tan extramente calmado, que Cadenza pudo notar no era alguien ordinario a pesar de su avanzada edad. Se había acercado tanto al pelirrojo sin ser notado ¡y además era guardián del bosque de su Clan!, ante las risas del vejete Cadenza pensó que era bueno disculparse; algo que no había aprendido a hacer nunca. – Cállate viejo… realmente no sabía que este era su bosque.Nuestro, lo corrigió el anciano. Todo Nara es bienvenido aquí. Es extraño que un miembro del Clan no esté familiarizado con… bueno, todo. – Y volvió a reír, mostrando sin pena los pocos dientes que aún le quedaban. – No conocí a mis padres, empezó a responder Cadenza, así que no conocía hasta hoy a alguien del Clan… tampoco sé a ciencia cierta que puedo y que no puedo hacer. Digo, estoy consciente de mi ninjutsu y para qué sirve, pero no como explotarlo. – El anciano se quedó pensativo unos minutos, casi intentando hallar una solución para el inconveniente del pelirrojo. - ¡lo tengo!, vamos… vamos de inmediato al norte, te presentare al Clan. - No. - Respondió él al instante. – Primero quiero… controlarlo totalmente, ya sabes… esto de… - Y de nuevo, el anciano pareció pensar.

En alguna oportunidad el pelirrojo pensó en la opción de conocer a otros miembros del Clan, luego de enterarse que era poseedor de la sangre Nara. Fue a partir de entonces cuando empezó a  investigar sobre los orígenes del clan, sus habilidades, sus miembros, etc., llegando a descubrir que la mayoría de estos se encontraban justo al norte del país del Fuego. Cadenza no iría allí por dos razones. Una, y la que le manifestó al anciano, si había de conocer a otros miembros del clan Nara, lo haría una vez dominara todas sus habilidades. Y dos, al norte del país del fuego era el territorio del feudal que causo la muerte de su abuelo, por lo que de viajar allí se encontraría con un pasado que no quería recordar. Luego de pensarlo por mucho tiempo decidió que sin importar la segunda razón, iría de nuevo al norte siempre y cuando hubiera cumplido la primera. – Como es tu nombre, chico. – Pregunto el anciano. – Cadenza. – Respondió el pelirrojo sin más. - ¿Y qué tal si te enseño? – Propuso, a lo que Cadenza se sintió aliviado. Si bien no le hubiera gustado interactuar con nadie durante un entrenamiento, tener un maestro que enseñara todo lo de su clan no podía ser mejor propuesta. El pelirrojo sonrió, aceptando lo que dijo el anciano. – Gracias. – Y se inclinó, aceptando un maestro en un camino que difícil que debía recorrer. – A partir de hoy, Cadenza Nara, serás mi alumno.

Aquellas palabras llenaron de emoción al pelirrojo. Algo que realmente no sucedía hace varios años. Tendría un maestro que le enseñase todas las técnicas de su propio clan, alguien que así como su abuelo lo instruiría por el camino correcto y enseñaría todo aquello que él no podía aprender por sí solo. Era sin duda un nuevo camino en la vida de Cadenza, que ya se había acostumbrado a valerse por sí mismo. Sin embargo era algo que estaba dispuesto a hacer, pues era un camino necesario en su entrenamiento ninja si es que quería convertirse en el excelente shinobi que necesitaba convertirse para obtener todo aquello que estaba dentro de sus objetivos. El pelirrojo inclino su cabeza frente a su nuevo maestro y determinaron todo lo necesario para empezar en los próximos días, además de conocerse un poco más a fondo. Fue una sorpresa para el joven Nara enterarse de que el anciano Jacob fue uno de los grandes representantes del Clan Nara durante muchas de las guerras propuestas por el feudal del norte, destacándose de manera monumental y llegando a ser incluso consejero militar de un feudal que ya había fallecido. Sin duda alguna era un hombre con habilidades ninja que pocos llegaban a tener, pero su verdadero fuerte se encontraba en la estrategia en batalla, la inteligencia era su arma más letal, como buen representante del clan de las sombras. El anciano vivía en una cabaña, completamente solo tras la muerte su esposa, justo en la mitad del bosque. Nunca tuvo hijos, aunque los deseo, y no conoció a sus padres. Fue criado por un guerrero del clan quien fue el que le enseño todo el ninjutsu que sabía… era sin duda algo familiar para Cadenza, que había vivido con su abuelo durante los primeros años de su vida, le enseño todo lo que un joven necesitaba saber y creyó llevarlo por el camino correcto. El anciano Jacob, como luego sería llamado por el pelirrojo, había vivido por más de 9 años en aquel lugar completamente solo, y como Cadenza no tenía un lugar fijo a donde ir, ofreció darle posada un par de días, que con el tiempo se convertirían en años. A partir de ahora Cadenza haría parte del selecto grupo de ninjas con un maestro lo suficientemente bueno como para llevarlo a convertirse en uno de los más grandes shinobis. Tras oír historias sobre su clan, el joven Nara cada vez fue familiarizándose más con aquel, hasta el punto de querer ser el líder de un clan que no lo vio nacer o crecer, pero que lo vería triunfar por ellos. Aquello fue sin duda una motivación extra para el pelirrojo, entrenaría fuertemente para aparecer ante su clan como el Nara que marcaría la diferencia y los llevaría a todos a la cima, colocándolo dentro de los clanes mejores clanes de todo el país del viento. Pero por ahora, debía entrenar más.




Continuara….
Cadenza Sphelhur
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.