¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Just for a reason {Kazoku}
Hoy a las 10:45 pm por Ryō Gameshi

» A step towards the future
Hoy a las 10:44 pm por Belladona

» Tablon de misiones de Sabat Uchiha
Hoy a las 9:30 pm por SSabat

» Perfil Sabat Uchiha
Hoy a las 9:25 pm por SSabat

» Ficha Sabat Uchiha
Hoy a las 8:47 pm por Ichimaru

» Entrenamiento Belladona
Hoy a las 8:31 pm por Belladona

» Tablon de Misiones de Saab Nara.
Hoy a las 8:02 pm por Saab Nara

» Tablón de Misiones·Kaile Kaguya
Hoy a las 12:57 pm por Gakumon

» NPC's de afrodita
Hoy a las 12:28 pm por Gakumon

» No todo es como uno espera que sea.
Hoy a las 4:52 am por Samekage

» Pasado: For you, and your denial | Dohko.
Hoy a las 3:07 am por Dohko

» Un asunto con resultados Explosivos// Ubbe
Hoy a las 2:43 am por Azteroz

» Liberation of the Past
Hoy a las 12:41 am por Belladona

» Evils Spirits ► Polka Uchiha
Ayer a las 11:51 pm por Ittoki

» Pasando lista
Ayer a las 11:15 pm por Manuel Roelofs

» Manuel Roelofs [ID]
Ayer a las 9:56 pm por Manuel Roelofs

» Las letras y los mercenarios no son compatibles
Ayer a las 9:28 pm por Aaron Sureddo

»  Bones of Luck of Hikari
Ayer a las 8:47 pm por Loremaster

» The clash of swordsmen [Hiro vs Kagetane]
Ayer a las 8:37 pm por Hikari Kaguya

» Cachorro Adormecido | Dohko Uchiha & Ubbe Yamanaka | Entrenamiento
Ayer a las 7:07 pm por Dohko

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


La dama de los huesos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La dama de los huesos

Mensaje por Akido Kaguya el Dom Mayo 01, 2016 2:38 am

*** Hace cuatro años atrás***

Anochecía y el brillo de la luna creciente iluminaba la piel de cualquier persona que se atreviera a cruzar el inmensa zona rocosa que colmaba la mayoría del territorio del País de la Tierra, en particular aquel llamado “Cordón del Norte”, este camino indomable seria la perdición para cualquier persona común en donde sus esperanzas se volverían no más que angustia y una agonía perpetua para los intrusos que intentan explorar sin permiso del Señor Feudal, así quedaron las ilusiones de muchos que osaron el riesgo de cruzar el camino montañoso, sin embargo solo los shinobis más intrépidos se atrevían a cruzar este tipo de atrocidades, ninjas fuertes sin miedo a perder la vida, en donde su voluntad se impone sobre cualquier riesgo que pueda correr, los shinobis con habilidades suficientes para enfrentarse a cualquier circunstancia, uno de ellos seria Kaguya.

El joven afeminado y con máscara en su rostro se encontraba atravesando este peligroso sendero de su país natal, aunque desconociera que fuera del feudo de Mongura, su intención era desconocida incluso por los miembros de su aldea e inclusive de su Señor Feudal, pero su sed de sangre estaba que desatada y fuera de control, esto hacia que sintiese cierto frenesí y demencia recorrer sus pensamiento, desatando con ello la personalidad de “Ak”, como si le inyectaran algún tipo de droga su cuerpo e impulsará buscar una víctimas y no midiera las consecuencias de sus actos, dándole la versatilidad de impulsar su velocidad y lograr que sus pisadas entre las rocas fuera con mayor acierto y rapidez. Pocas veces se había atrevido a estar cerca de este camino del norte, nunca se había adentrado completamente al territorio de la tierra, por el temor de encontrarse fuera de las fronteras de su país, siempre había escuchado leyenda desde que llego al país sobre shinobis que sus habilidades les fallaron, fueron traicionados por el mismísimo líder de la aldea o su señor feudal, sus vidas se fueron de este mundo dejando un cuerpo que se hizo un recuerdo en la memoria de sus seres queridos, un lamentable no saber del paradero y presumiendo que en el mejor de los casos se encontrará muerto, ya que había peores cosas que la muerte. Otros indicios indicaban de algunos temibles monstruos de leyenda que incluso al verle petrificarían al ninja más valiente y poderoso, los cuales eran los que protagonizaban las historias de los ancianos de la capital o borrachos que intentaban olvidar los horrores que habían enfrentado, afamados arácnidos de colores particulares y tamaño descomunal, enemigos por naturaleza de las serpientes. Muerte y sufrimiento era todo lo que escuchabas de los sabios ancianos del país, o en las historias que les contaban a niños pequeños, esto era lo que podías conseguir si te atrevías a entrar en el país de la tierra, el mismísimo infierno.

Akido hizo caso omiso a las advertencia y siendo él un extranjero en esas tierras era una misión a muerte, además esas leyenda no son más que un cuento de camino y no le importo esos recuerdos, mitos y fabulas que no había confirmado el mismo, por lo tanto, confió en sus conocimientos y habilidades. Él no le importo en lo más mínimo de la opinión de terceros, pues consideraba a los habitantes de su aldea lleno de temores y siendo un cazador no podía darse la oportunidad de que ello pasará o fuera algo que conociera y si lo conociera jamás le hiciera temblar y dudar, a pesar de hacer caso omiso a muchas leyendas, la única que le intereso fue la de la llamada Serpientes Gigantes, unas criaturas maravillosas pero casi imposibles de lograr ver y no morir en el intento, este tipo de criatura le interesaba mucho, quería estudiarla, analizarla y ver si podría extinguir toda su especie en algún futuro y adquirir su letal piel y colmillos para la creación de algún veneno o arma, sin embargo kaguya no sabía en que podría terminar esta búsqueda. Luego de más de una hora de camino, sus pies no le pesaban, no había necesitado agua en este transcurso de tiempo, su mente aún se encontraba inquebrantable a pesar del intenso calor, el cuerpo de la dama de los huesos estaba hecho para aguantar este tipo de ecosistemas, adaptarse a estas situaciones era características de su línea de sangre. En particular el inmenso frio que corría contra su cuerpo, la temperatura descendía a cada instante y un extraña niebla comenzaba a cubrir todo, dejando nula la visión de muchos. Aunque, para aquel entrenado en Kenjutsu y su visión era más potente, pudiera distinguir un poco más lo suficiente para ver más de un metro de la distancia, aunque no siempre, en algunas ocasiones borrosa. Los recuerdos amargos y trágicos de su vida pasada venían a la mente de Akido, mientras corría acercándose a su objetivo, según su sentido de orientación. Frente a sus ojos se empezó a una silueta con un extraño sonido emitido por esta, materializándose de la nada como una amenaza silente. Parecía ser un espejismo, pero él estaba totalmente cuerdo, nada se le podía escapar de las manos. Esta figura lo señalo directamente con sus potentes colmillos, esto dejo atónito quien no encontraba razón alguna por la cual está “bestia” pudiera aparecer tan inesperada y desafortunadamente en su camino de esa forma tan extraña. Por lo que dos pensamientos únicos paron por su mente, el primero le daba la inclinación de huir y cumplir su misión, el segundo de matarla y seguir, Akido no hizo nada coherente y oportuno al primer pensamiento, por lo que en ese preciso momento la figura logro entonar unas palabras con una voz que parecía un siseo escalofriante…

-No te atrevas a seguir tu camino, este es mí morada, me pertenece. Vas a morir y me alimentare de tu carne y solo dejare tus huesos, aunque solo seas un bocadillo será al menos el entremés que se me fue prometido, tú serás mi bocadillo.- Rio, mientras que movia su cola, la cual sonaba como cascabel, un sonar casi hipnótico. –No tengo tiempor para perder y por lo visto me haras que te mate, será interesante ver desplomado tu cuerpo por el abismo.- Sentencio el ninja, mientras que desvelaba su rostro, haciendo que su mascará callera al suelo. -Ve bien este desierto, será lo últimos que veras en tu vida, será tu cementerio.- Respondió la serpiente, mientras que se comenzaba a observar los orbes del gennin. Kaguya se excitado por las palabras dichas por esta bestia que desapareció tras un leve movimiento, quizás perforando la roca, al parecer era un espectro fue lo que se le ocurrió al ninja, quizás uno de los fantasmas de las leyendas que son antiguos ninjas poderosos que murieron en el desierto por proteger su territorio. Akido siguió su camino a pesar de saber que esta era quizás una advertencia o un buen augurio. De manera inmediata tembló y el suelo rocoso se comenzó a dividir haciendo una especie de abertura, pero no era algo común y corriente puesto que se notaba una especie de animal saliendo de la misma, aproximadamente treinta metros de altura media la bestia que apareció delante de los ojos de Kaguya, efectivamente una serpiente gigante de la montaña que se encontraba enterrado entre las rocas. Podría significarse la razón a aquella figura extraña con forma de bestia.

Con mucha cautela Akido intento examinar rápidamente y a la vista un poco de aquel escorpión gigante, mientras lo observaba atentamente, tenía una especie de ojos negros, además de una piel que parecía de mucha resistencia y su cola con un cascabel que ondeaba y emitía un sonido, sin contar los colmillos que por corazonadas de debía poseer un veneno increíble. El imponente animal tenía una actitud muy agresiva, hacia ruidos extraños moviendo su cola con aguijón de lado a lado, como si estuviera retando al gennin quien poco a poco se preparada para tener más menos espacio, ya había tomado su decisión, debía matar a esta bestia para luego estudiarla, quizás este veneno seria uno de los más poderosos. La serpiente gigante se alteró cuando el Kaguya hizo un movimiento sutil al intentar desprender de su cuerpo una infinidad de huesos pulsante como balas a todo su alrededor, mientras que giraba con elegancia – una técnica conocida como Teshi Sendai–, teniendo con cuidado por donde pisaba, ya que la bestia había destrozado el camino, solo le dio tiempo suficiente para lastimar por si acaso el animal se le acercaba.

El animal lanzo se contra Akido, recibiendo alguna de esas balas que le hirió de manera sutil, pero que le hizo emitir un grito desgarrador, en ese momento había detenido el ataque, por lo que el animal retrocedió y se le quedo observando, ya que el sangrado le era molestoso, debilitándole poco a poco. Y aun así era difícil domar a este animal, el inteligente Kaguya hizo la repetición de su técnica – Teshi Sendai- para volver escuchar la agonía de la serpiente. Sin la necesidad de hacer algún tipo de sellos de mano, Akido expulso desde sus manos nuevas balas de hueso, las cuales intentaron impactar en el escorpión y volverlo lastimar. Estas balas se encontraban viajando, que la serpiente le comienza atacar con la cola, provocando nuevas heridas y fuerte golpe contra Akido. Este golpe hizo que fuera lanzado contra la roca y le causara heridas leves, pero el animal a cada instante se encontraba cada vez más débil. Sin embargo, no fue lo suficiente para detener al shinobi que se encontraba cada vez más eufórico y con el deseo de ver por completo la sangre del animal, que cada vez sus ataques eran más lento, incluso se podía decir que se encontraba en su límite. El animal se comenzó a tambalear sin embargo se volvió más agresivo lanzando de nuevo contra Akido. La personalidad de Ak se encontraba divirtiendo con esta situación y se vio obligado a retroceder, dando que el camino que se encontraba era muy inestable, aunque para ello se desplazaba de un lado a otro evitando este ataque por parte de la bestia, sin embargo, tenía en un plan en mente, debía sorprender a la serpiente para lograr que su arma le matará de una vez por todas. En el momento justo en que sus colmillos se clavó en la roca, Akido se impulsó hacia adelante y dejándose caer justamente en la cabeza del animal, rápidamente se ubicó muy cerca del cuello y realizo una de sus técnicas más demenciales –Tsubaki no Mai – donde crea una espada de huesos, pese que de ´por si es letal, este la combinaba con sus técnicas de Kenjutsu, lo que hacía demencial lo que este provocado con este arma. En un acto sanguinario lo aniquilo sin piedad, dejando correr la sangre.

Luego de un tiempo detecto la presencia de algunas pequeñas serpientes, al parecer la que había matado era la madre, pero poco le importo y le intereso, ese evento era algo lamentable, pero no algo que le mortificará. Este siguió su camino sin mirar atrás, pero con alguna que otra herida en su cuerpo, por lo que al cumplir su objetivo que era explorar aquel territorio, se fue a su aldea, pero sin revelar aquella información. Al momento que llega, su líder le pide que haga acto de presencia. –Akido, ya han pasado meses y no hemos sabido de tu persona, por lo que supongo que no te encontrabas de la aldea, ni tu sensei te pudo localizar y los guardias no te detectaron al momento de salir, por lo que supongo que posees habilidades extraordinarias, de las cuales te han dado la facilidad de irte y regresar sin ser notado.- Le comento el líder, mientras le observa con cuidado. –Por el estado de tu ropa, deduzco que son habilidades de elemento Doton, una habilidad que no se da en este país, por lo que supongo que debes ser un extranjero, aquel niño que observamos y cuidamos, ahora parece ser una amenaza.-

Ante esas palabras varios ninja de alto nivel llegaron a su encuentro, pero este sabía que nisiquiera ellos eran capaces detenerlo, ya que eran shinobis de pocas habilidades, a pesar que habían conseguido un alto cargo ninja, alguna daban esto por la poca habilidad que poseía ese país, aquel que se encontraba comenzando. –No sé de qué hablas, recuerde que solo soy un gennin y solo le sirvo a mi país, pero le recuerdo que no conozco a mis padres y no sé qué habilidades poseo, si apenas me pude graduar tardamente de la academia, incluso que ingresará a la misma a una edad tardía, si no me equivoco los shinobis comienzan a corta edad, pero en mi caso fue cuando llegue a la aldea.- Le respondió Akido, en plan descartar la idea.

***En la actualidad***

-Antes era un extranjero, ahora soy uno más que sirven a un señor feudal del país de la tierra, asume antes lo hacía con otro señor, es difícil imaginar que alguien pueda pensar que yo pueda servir más de mis propios intereses.- Comento, mientras que miraba al horizonte. En eso comienzo a lanza de su cuerpo y por diversión en la pared de su hogar algunos huesos, logrando formar a la perfección el escudo de su aldea. Pero pronto le provocaría iniciar una misión o quizás entrenar un poco, por lo que se dispondría a ocultar su rostro con una máscara y su atuendo de combate, lucha.

En poco tiempo noto como amanecía y el firmamento aún se mostraba algunas estrellas y el trasto de la luna en el mismo, por lo que decidió irse a un lugar apartado, donde nadie le reconociera y mucho menos supiera que este poseía habilidades, así como en su anterior aldea, pero ciertos rumores indicaba que existían organizaciones alejadas a los feudos, de ninja forajidos y temidos, a pesar que aún no se encontrará en sus planes, quizás para un futuro pudiera suceder esta posibilidad de convertirse o regresar a ser un renegado, pero mientras tanto exploraría y se daría a conocer.

Para cuando por fin llega al lago se dispone a entrenar, incluso se dispone a realizar algunas técnicas, entre las cuales se encontraba combate de cuerpo a cuerpo, en ese pensamiento se orientó a colocar sus piernas por largo tiempo de rodillas, haciendo que se fortalecieron, inclusive algunas sentadillas y flexiones, para que incrementará su resistencia ante tanta presión, tanta horas de entrenamiento algún día daría resultado y obtendría la fortaleza que necesitaba, pero para ello necesitaría evocar viejos entrenamiento, como aquel día aprendió a caminar sobre el agua y por los árboles, mientras que su mirada se perdía en el horizonte.

***Hace seis años atrás***

Al medio día las aguas termales se encontraba Akido con su sensei, ambos en ropas cómodas que dejaban ver su pecho descubierto y a su vez están presentes su compañero de equipo. Aunque uno de ellos toma la iniciativa y va correr por el agua, pero falla cayendo y mojando con una salpicadura a los demás. En eso Akido se ríe un poco, pero a diferencia de su compañero intenta caminar, pero no lo logra y hace los demás se rían de él. Ante esa falla el maestro les pide a los demás que se marchen, mientras se quedaría a solas con Kaguya.

-Es lamentable observar a un joven de tu edad con tantas fallas para controlar chacra, lamento que si continuas así no podrás continuar el camino de un shinobi, por lo que sería lamentable que siguieras por otro camino.- En ello noto como la cara del joven baja la mirada y algunas lágrimas comienza a salir del rostro, pero aquel desgarrador suceso le marco, por lo que se marchó, este siguió hasta más altas hora de la noche.

Desilusionado del mundo, evoco el beso que había dado el joven, en ello afloro Ak y domino por mucho tiempo su ser, la oscuridad le envolvió y una sed de sangre despertó, por lo que intento más de una ocasión caminar en el agua, pero sus intentos solo hacía que el mismo fallara, sin un maestro comenzó a perfeccionar la técnica. A cada paso mejoro su habilidad y camino cada vez más en el agua, el trayecto termino y camino, su sensei que la había observado por ese tiempo, noto como la perseverancia había mejorado, pero aun así se encontraba muy atrás en comparación con los demás.

Otro gran día noto como su técnica de caminar por el agua, le pudiera servir para caminar sobre la estructura de los árboles, por lo que intento practicar su técnica con los árboles, pero no resulto fácil, a diferencia de una estructura que movía, este debería ser un flujo más constante, por este medio a cada paso dejaba una marcaba, se peguntaba si algún día podía entrenar y volverse fuerte como los demás. Pero algo le decía que él era diferente al común de su aldea. Pero con el tiempo logro.

Al finalizar su habilidad se fue a comunicar a su sensei, pero este no le dio importancia, así que supo que cada esfuerzo debería hacerlo por él y nadie más, que nadie existía más que él y su camino sería solitario, en ese sería una amarga experiencia que tendría que saciar su sed, una sed de venganza y sangre, aniquilando con ello la existencia misma, recuperando incluso a su primer amor, aquel joven. Pero estos pensamientos provenían de la personalidad de Ak.

En cuanto fueron pasando los meses aprendió por si solo varias técnicas que no correspondía a la de su aldea y se preguntaba el motivo porque este no era igual que los demás. En ocasiones era incluso diferente en el manejo de la espada, para el común sostenía una metálica, pero para el resto practicaba con la que este creaba. Observando siempre en el horizonte con mirada perdida el rostro de aquel muchacho, que hace tiempo le había plasmado un beso en los labios.

***En la actualidad***

Pasada algunas horas una avecillas se le divisa en el camino, pensó que deberia practicar su apuntaría con su técnica de Teshi Sendai. Al poco tiempo comenzaba a girar y danzar como loco, lanzando de su cuerpo un sinfín de balas. Pero con cada intento le hacía impactar en diferentes lugares, incluso alguna logro matar al ave, por le dio placer. Entonces se preguntaba qué tanta distancia recorría, por lo que repitió doce veces la técnica y el resultado lo comenzó a medir, llegando a un metro de distancia hasta diez, incluso el resultado de tres veces fue diez, por lo que determinó que el alcance máximo podía ser 10 metros de distancia. Así que creo una espada de sus propios huesos y comenzó a practicar con fuerza las habilidades de su especialidad en Kenjutsu, esperando con ellos aumentar su posibilidad de combate, reconocía que existía ninjas con mayor habilidad, por lo que no dudo en batirse con duelo contra su propia existencia, pero para ello creo clones de tierra, aunque de apariencia igualitaria, estos eran rocosos, les creo armas de huesos con su espada, esperando que le ayuda a entrenar. Con cada uno se batía con esgrima, dando pasos desafiantes y mirándoles con desprecio, quizás el mismo desprecio lo sentía consigo mismo.

Al cabo de unas horas se encontraba a su límite y entro un profundo sueño, su cuerpo sucumbió ante sus técnicas, dejándole dormir, por suerte el sol ya no se encontraba en el firmamento, en su lugar se encontraba la luna e ilumando con ella las estrellas, fue cuando despierta con algo de hambre, al parecer había dormido por unas horas, incluso se había perdido del entrenamiento que tenía con su maestro de caza. Estando bajo el cielo nocturno sigue su entrenamiento con anhelo, pero esa particularidad ve a buscar algo que comer, adentrándose como puede a lo que tenía cerca y como siendo el lago la única fuente de comida, se le ocurrió ir a pescar y comer, incluso cazar alguna creatura que allí morara, por lo que observo entre la lejanía un cervatillo. Por ello creo su espada de huesos y algunos clones para distraerla, uno de ellos se fue a su flanco derecho y el otro al izquierdo, mientras que él se dispuso acecharlo en siglo, esperando un zona determinada. Al cabo de un tiempo su plan fue logrado. Los clones de tierra con aspecto rocoso le condujeron a donde se encontraba Akido, oculto ante la vista de la creatura, al llegar una estocada de su arma impacto en la creatura, al cabo de un tiempo sus clones desaparecieron y este se dispuso a comer la carne, pero para ello tuvo que cocinar al animal, logrando en una oportunidad después que se encontrará al punto, entre crudo y cocido, la conocida logro comer un poco, pero lo mismo atrajo algo más que él no esperaba.

Debajo del agua se comenzó a levantar una viscosa y reptil creatura, la masa acuosa se agito y salpico la fogata con que se había cocinado el cervatillo. La mirada de la creatura penetro la mirada del gennin. Este se encontraba a la perspectiva, quizás en esa ocasión debería aniquilar como hace tiempo había logrado obtener con una creatura de la misma especie, a pesar que no era el mismo ambiente, por lo que se encontraba entre un ambiente rocoso y acuoso. El clima de silencio se quebrantó cuando el animal termino devorar al cervatillo que se encontraba aun el fuego, por lo que la misma logro lastimarse, con quemaduras de segundo grando y quemarse un poco, por lo que se volvió a sumergir, encontrando dolor en hacerlo, por lo que decide salir del lago y darse a ver con plenitud. Pero las fuerzas del shinobi no se encontraba en su máximo resplandor, ya que todo el día se encontraba entrenando, al menos contaba con que la creatura no era de gran tamaño y se encontraba sin la posibilidad de envenar, y la misma poseía ciertas heridas, pero no las suficientes para considerar que se encontraba en las mismas condiciones. Este estado al límite le hizo realizar las dos últimas técnicas que le quedaban, dos técnicas de Kenjutsu, que rápidamente cortaron por la mitad, y en otra la desgarro, sin contar que dejaron al mucho desmayado y con algunas heridas leves.

Al día siguiente cuando se despertó y se diera cuenta que había amanecido, noto como su cuerpo se encontraba adolorido. Donde no tuvo más remedio que marcharse nuevamente a su aldea, con esfuerzo retorna y se dirige al hospital, en el mismo ingresa por un periodo largo, dando a entender a los demás que había encontrado una creatura y que no había podido vencerla, bajando así el perfil de su registro, pero no que había hecho un entrenamiento para aumentar sus habilidades. En eso una de las enfermeras nota que no había pedido al paciente su nombre, pero cuando le busca, este ya no se encontraba en la habitación. Desde ese momento se le desconoce a ciencia cierta su camino como shinobi, además de no tener registro en el hospital, pero en el mismo existe expedientes que no conclusos o se dan por falsos.

***Hace unos meses atrás***

-Este debe ser la entrada del feudo de Mongura.- Menciono y observo a la distancia dos enormes puertas custodiada por unos shinobis de la elite, por lo que sin duda alguna le sería difícil entrar. Por tal razón, fue con decencia a pedir refugio al señor feudal de Mongura o al menos ese era su plan. Al llegar con ropaje del común, aunque o no tanto, ya que era su hermoso quimono blanco y portaba en su mano su sombrilla. –Yo soy Akido.- Le comenta a los guardias, mientras que ocultaba su rostro con la sombrilla. –Les pido con suplica que me dejen entrar al feudo, yo soy un nuevo residente del mismo, un cazador que viene a proveer el reino de carne y pieles.-

Los guardia le mira y piensa que se trataba de una dama, por lo que le dejan entrar sin mucho riesgo, en ese sentido al pasar le lanzaron un piro a lo que el mismo respondió inclinando su cabeza, esa cabellera y esa forma inusual apariencia le había dado la ventaja en esa ocasión, pero al llegar al lugar donde se debería censar tubo un problema, ya que no poseía los documentos necesarios. Pero recordó que en el trayecto a ese lugar se encontraba un grupo de cazadores, por lo que pudiera matar alguno y tomar su permiso de trabajo y adquirir de una vez un apellido, sin importar que signifique o su relación con la aldea.

En eso nota una familia, la misma contaba con dos niños y un señor, se preguntaba que oficio tendría, pero al ver en un esquina unas pieles y como los niños se la quitaba con cuidado con muchos animales, no dudo en aniquilarlos. Al poco tiempo que llego, el señor le miro con cara de pocos amigos y se encontraba buscando su hacha, pero en ese instante la niña se le acerca a Kaguya y le dice. –Bienvenido, debes ser el aprendiz de mi padre.- Y tras escuchar esas palabras se queda en sin palabras, por lo que le responde con la cabeza, dejando su sombrilla clava en el suelo. -¿Tu eres chico o chica?- Indaga la niña, pero este shinobi se inclina y le murmura. -¿Tu qué crees?- ell le dice. –Chica…- Pero este niega con la cabeza, dejándola sin palabras.

La persona mayor se le acerca y le pide que le haga el favor de traer esas pieles, aunque cada una pesaba una tonelada, ya que era de un animal de grueso pelaje, tan sólido como el hierro y resistente como el diariamente, este era demasiado raro, por lo que no sería extraño que se vendiera a un gran costo, si se encontraba listo para su venta, pero cuando Akido intenta levantarlo le cuesta, al ver eso los niños se ríen y este se sonroja. Luego de unas horas le es posible llevar todas las pieles, pero le cansa.

***En la actualidad***

Al ocaso se encontraba nuevamente en el lago, pero su cuerpo se encontraba cubierto de vendas y lo que llevaba para apoyarse en el suelo era su sombrilla. Aunque, noto observando alrededor que nadie allí se encontraba, pero no podía dejar de su poner que era mejor marcharse y pedirle perdón a su maestro por la ausencia, por lo que se volvió a dirigir a su feudo, con mayor particularidad con aquella familia que le había dado la oportunidad de ejercer el oficio de cazador y darle un lugar para vivir.
Akido Kaguya
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.