¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Instrumento || Flauta Demoníaca
Hoy a las 4:31 pm por Dayne

» Locura en los suburbios del Fuego
Hoy a las 4:30 pm por Akkarin

» Mentes Frías | w/Akkarin
Hoy a las 3:01 pm por Demetrios

» Coming home [Tema Libre]
Hoy a las 12:23 pm por Hozuki Taiyō

» ¡Tierra a la vista!
Hoy a las 4:33 am por Ichimaru

» Noisy Danger ▌feat. Zuko
Hoy a las 2:40 am por Lyd.

» ID || Dayne/Dante
Hoy a las 2:12 am por Ichimaru

» Misiones Sasaki orochi
Hoy a las 2:02 am por Gakumon

» Discover the infiltrator III [C]
Hoy a las 1:44 am por Kagetane

» Misiones by Ione
Hoy a las 1:17 am por Gakumon

» Misiones de Irma
Hoy a las 1:12 am por Gakumon

» <-- Misiones | Shizuka Hitomi -->
Hoy a las 1:05 am por Gakumon

» Looking for power.
Hoy a las 12:15 am por Hushika Kugutsu

» {Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]
Ayer a las 11:59 pm por Inoki Yamanaka

» Buscando el pasado [TEMA LIBRE]
Ayer a las 11:43 pm por Uchiha Michi

» Joining the Family.
Ayer a las 7:27 pm por Akkarin

» La fuerza de la unión
Ayer a las 3:59 pm por Sousuke Aizen

» El orochi! Que aun no sube stats
Ayer a las 3:33 pm por Sousuke Aizen

» Petición de misiones
Ayer a las 3:31 pm por Gakumon

» Yuko quiere misiones
Ayer a las 2:55 pm por Gakumon

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Un paseo por la playa, ¿No?.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un paseo por la playa, ¿No?.

Mensaje por Rammsteiner el Lun Nov 03, 2014 10:24 pm

Los días pasaron como agua en el rió, después de haberse graduado como gennin aquel peliblanco deicidio proponerse a entrenar. Pues en algunas circunstancias le había tocado competir con otros shinobis y no pudo ni siquiera ganarles o ponerse a su nivel así que este día Steiner se dirigió a la playa donde entrenaría su velocidad, Steiner de por si era veloz pero no lo suficiente como para posicionarse entre los mejores... Quería tener aun más velocidad, más que sus compañeros genin, él quería ser la shinobi más rápido de kiri así que tomo unas pesas y algo de comida y se dirigió hacia la playa, un lugar donde podría entrenar bajo el sol y en la arena, por alguna razón a Steiner le gustaba mucho la playa, era un lugar que a él le parecía muy relajante el llegar a la playa se dio cuenta que esta estaba abarrotada de gente y de esta forma no podría entrenar, tomo sus cosas y se fue mucho más al sur, mucho más al sur hasta una playa junto a un acantilado, en este lugar había rocas arena y el precioso sonido del océano, al llegar steiner coloco sus cosas en una roca y comenzó su entrenamiento, saco una colcha y algunas cuerdas que llevaba con ella ato la cuerda a la colcha y luego la ato a su espalda, y comenzó a correr como loco desquiciado por toda la playa, mientras corría la colcha se llenaba de aire proporcionando una fuerza de resistencia contraria cosa que cuando daba todo su esfuerzo para correr lo más rápido posible con semejante peso en su espalda, el sudor broto y el cansancio se reflejaba en el rostro del albino quien no podía creer esto funcionara, corría sin detenerme como si no hubiese un mañana, sin descansar. No me detenía y en el suelo de la playa podía verse mi trayecto marcado por aquella colcha que arrastraba consigo. Corrí de esta forma por alrededor de cuatro horas yendo y viniendo por toda la playa, después de pasado este tiempo se sentó en la arena y desamarro la cuerda de su espalda, mientras tomaba agua se le ocurrió otra forma de entrenar, pasados un par de minutos se levanto y tomo un par de rocas de un gran tamaño y considerable peso y las ato a su con una cuerda a su espalda de modo que estas arrastraban detrás de ella, el arrastre que las rocas proporcionaban era perfecto para fortalecer los músculos de las piernas. Al principio no fue tan fácil como creí ya que en mi mente parecía una idea estupenda pero aquellas rocas a pesar de ni siquiera llegar a la altura de mis rodillas en tamaño pesaban lo suficiente como para ralentizar mis movimientos, poco a poco empezaba a moverme aún con dificultad pero ya el peso de estas mismas empezaba a aligerarse en cierta forma. Arrastre estas rocas por aproximada mente dos horas pero el cansancio termino venciéndome y decidió retirar el peso, ya libre del peso me decidí correr por otras tres horas por toda la playa, saltando sobre rocas y haciendo que la arena volara con cada paso que daba. Me sentía muy ligero pues correr sin nada que arrastrar era mucho mejor que cuando arrastraba algo pesado atado a mi espalda, cuando ya pasaron las tres horas caí exhausto junto a su mochila de la cual saco una botella de agua para refrescarse, aun había luz de día así que decidió seguir entrenando esta vez usaría las pesas que había traído consigo poniéndolas en sus tobillos, allí le dí dos o tres vueltas a aquella zona de la playa para acostumbrarme a su peso. Más luego esta vez sujete la colcha a mi espalda y comencé a correr dándole esta vez cuatro vueltas exactas a la zona de la playa donde sus pisadas ya eran comunes por así decirlo. Las gotas de sudor recorrían por mi cuerpo deslizándose con más rapidez sobra aquella mascara que cubría mi rostro. Más no pude resistirme más, quería algo más para fortalecerme así que  también ate las rocas a su espalda de modo que esta vez tenía mucha más resistencia, no logro moverse ni 2 metros en su primer intento, pero ella no se daría por vencida, tenía muchas ganas de ser más rápido así que con determinación en su mirada corrió con toda su fuerza hasta que logro poco a poco mover en enorme peso que tenía a su espalda ya que ellas roca junto a lo demás que cargaba hacía que mis pasos diesen asco por lo ralentizado, pero con gran dificultad llego al otro extremo de la playa, después de lograr esto decidió regresar a su lugar, el peso le ofrecía gran resistencia pero no me daría por vencido, logrando poco a poco ganar velocidad, realizo esta acción por mucho tiempo logrando así en una hora y media dominar este peso casi por completo,  sentía mis pies y pantorrillas muy adoloridas pero no quería que esto me impidiese seguir con mi entrenamiento así que saco unas vendas y las ato en sus pies y pantorrillas como para amortiguar y aminorar el dolor para seguir entrenando, después esto decidió que era hora de intentar algo más arriesgado, me dirigí hacía aquel acantilado de la playa y estando cerca se desamarro la colcha y rocas. Mi propio pecho me ardía a causa de las cuerdas. Se coloco en el acantilado donde habían muchas rocas resbalosas y filosas y se paro en la punta de una de ellas, sin quitarse las pesas de los tobillos,  salté de roca en roca evitando las olas y logrando colocarse en la punta de cada roca con un equilibrio increíble y sin dudar de la misma velocidad esto lo hizo por alrededor de media hora pues, el sudor y el cansancio se hicieron muy evidentes en mi rostro. Más cuando no pude más me dirigí a la playa donde me deje caer en la arena de esta misma, mis pies tenía manchas de sangre por el entrenamiento tan severo al que se había sometido, pero en el cansado rostro del abino, debajo de aquella máscara. Una leve sonrisa se dibujaba pues al final había logrado aumentar un poco su velocidad, los músculos de sus piernas le dolían mucho, las plantas de sus pies sangraban y tenía que ir al hospital pero esto no le importaba, pues había logrado su objetivo, quería ser mucho más fuerte Era perezoso pero en esta ocasión el quería con todo su corazón revivir el poder que yacía dentro de mí, sin importar lo que tuviera que hacer o cual arduo entrenamiento llevase a cabo… Después de un par horas de descanso me puse de pie de nueva cuenta aunque estaba un poco débil quería seguir entrenando, se coloco las pesas de nuevo y comenzó a correr como un completo enfermo por toda la paya, en la arena quedaban las huellas manchadas con sangre del albino más sus pasos no eran tan rápidos como antes aún seguía cansado, pero estaba muy decidido a ser más fuerte,  quería auto superarme y superar a todos de mi rango, quería ser más fuerte para que nadie me venciera, al final logre entrenar por un par de horas después de que el sol se oculto, no se veía nada en el horizonte solo mi ser corriendo de aquí para allá con los pies casi desechos y las vendas rojas por la sangre, a pesar de sentir un gran dolor no quería ser una carga para su aldea ni para nadie, quería ser útil y hacer todo por mi cuenta, que la gente me reconociera no por ser el extraño de la aldea sino por ser una shinobi digno de temer. Me esforzaría por ser alguien más que solo el que nadie reconoce.

No pretendía pararme a descansar... Pero mi cuerpo no daba para más, así que tan solo me deje caer en la arena una vez más para no volver a despertar. Los rayos del sol se reflejaban en mi rostro con muchas ansías, los abrí con lentitud pudiendo observar el sol salir con levedad  al final del mar. Era un nuevo día, me sentía diferente mucho más que antes más mi cuerpo dolía aunque no de la forma que me haría llorar o demás. Era un dolo gratificante pero iba a continuar mi entrenamiento me levante del suelo sacudiéndome un poco y tomando de mi mochila una botella de agua la cual empecé a beber y no pare hasta que esta misma quedo completamente vacía. Hice algunos ejercicios con levedad en mis piernas tan solo para calentar. Amarre de nueva cuenta las rocas y la colcha pero esta vez uso rocas más grandes siendo un poco más altas que mis rodillas sin duda más grandes que las anterior,  trate de correr pero el dolor de sus pies era demasiado y cayó al suelo, Aún así no podía conmigo mismo aún estaba agotado del día anterior. Sin rendirme, no aún. Me levante de el suelo y corrí con toda su fuerza lo que le dio un gran impulso y logro mover todo el peso que se había puesto, la idea de ser mas fuerte le ayudaba a seguir corriendo sin importar el dolor, la sola idea ser superado por la velocidad de alguien más lograba que siguiese corriendo, tarde casi veinte minutos en llegar a el otro extremo de la paya sin embargo logro llegar, sin detenerse regreso sobre sus paso y siguió corriendo una y otra vez pues este nuevo peso era peor que el anterior aunque la diferencia para mí era casi nulas, con un gran esfuerzo cada vez lograba moverme con mayor facilidad, los músculos de sus piernas se marcaban cada vez más, Su ojos daban a mostrar una expresión del dolor que sentía por el ácido láctico que le daba gran dolor a sus músculos sin embargo quería ser más mejor sin que nadie le ayudara, era un gran shinobi y muy orgulloso como todo kaguya no se permitía rendirse,  corrí y corrí dejando detrás de el un gran sendero hecho por las rocas. A pesar del dolor y el cansancio no me rendiría por nada del mundo, quería lograr su objetivo y poco a poco mi cuerpo empezaba a cambiar, debía ser el mejor y nada me lo impediría ni siquiera el dolor que pudiera sentir, seguí mi entrenamiento aun después que el sol hubiera salido a totalidad, más luego me detuve. Si seguía así podría lastimar mi propio cuerpo debía tomarme un descanso. Me dirigí hacía la mochila y rebusque dentro de esta algo ligero para desayunar, mientras que cambiaba su vendaje para continuar su entrenamiento. Estaba cansado pero no me rendiría, aun tenía que ser más fuerte, continuo corriendo usando sus pesas y las rocas para proporcionar arrastre, esto era algo que ya no le proporcionaba gran dificulta. Más luego me detuve había llegado a mi punto muerto por así decirlo ya no podía más, la arena de la paya se había calentado lo suficiente como para molestar y lastimar mis ya aporreados píes. Me quite aquello que me daba tanto peso, tomando un gran respiro. Podía sentirme más relajado mentalmente, así que sin más fui a por mis cosas para largarme de allí. Me dirigí hacía la aldea, específicamente a mi casa. Pues ansíaba una ducha en la tina con agua fría que calmase mis músculos... Y eso haría.
Rammsteiner
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Un paseo por la playa, ¿No?.

Mensaje por Rammsteiner el Jue Nov 06, 2014 5:36 pm

Al día siguiente me había levantado preparado para entrenar, Ya me encontraba en el patio de mi casa mirando el rió y la hermosa kiri rodeada de niebla, aunque estaba este en constante conflicto con el feudo cercano... Al parecer mi poder no podría ayudar a una conquistación, aunque no estaba seguro, en mí feudo no había señal de guerra, Tan solo había escuchado esa conversación, Pero igualmente pensaba ir a averiguar qué pasaba en un futuro próximo. Había agarrado mi botella de agua para hidratar me, Ese día pensaba entrenar mi agilidad y velocidad. Unos minutos después de esto me puse en posición de carrera y empecé a correr por el bosque, Mi velocidad era regular, Saltaba rama en rama viendo lo que pasaba alrededor mío.
Pensaba correr grandes cantidades de kilómetros, pero para mi sorpresa el bosque en unos segundos termino y quede en una planicie verde sin ningún árbol, sin embargo seguí corriendo.
Cada vez más cansado pero mi velocidad aumentaba. Sin contar las veces que me tropecé con algunas rocas en el camino, Mi agilidad también aumento un poco, en pequeña parte pero no era suficiente.

La planicie empezaba a ser atravesada por ríos, los cuales al pasar por ellos salpicaban toda mi capa, pocos metros después empezaron a aparecer arboles, estos eran muy altos y no poseían ramas, por lo cual me costó mucho seguir mi camino. Sin embargo después de esta arboleda que quedaba a unos kilómetros de mi casa desapareció para dar inicio a una cordillera la cual se interpuso en mi camino. Ya estaba cansado y mi cuerpo estaba muy deshidratado, Por lo cual tuve que inevitablemente empezar a tomar agua de mis botellas, me quedaban 2 botellas y una de ellas casi vacía, Podía terminar muy cansado y exhausto si se me acababan, Sin más empecé a escalar la montaña, Esta estaba llenada de barra el cual me hacía resbalar de ves en cuanto, y había pocas rocas a las cuales saltar para seguir mi camino.
Al llegar a la sima me sorprendo al ver que más montañas seguían apareciendo por mi camino.
"Ni modo, No pienso escalar tanto con tan poca agua, Tendré que volver."
Pienso mientras tome la última gota de agua que quedaba de mi penúltima botella.

Al bajar de la montaña quede un poco desorientado, pero al ver mis huellas en el piso me oriento rápidamente para luego correr en la misma dirección que vine, Pasaba entre medio de los grandes árboles corriendo a gran velocidad hasta ver que algo se movía entre las hojas de este, Entonces me detuve a observar que era hasta que vi saltar un misterioso ninja sin ningún banda, tan solo una katana y un atuendo totalmente negro, El cual estaba compuesto por un pantalón, un cinturón, una camisa y una máscara color negro, Este ninja al saltar del árbol saco su katana de la funda y cayó al piso para luego impulsarse con sus pies y saltar en mi dirección intentando pegarme un corte pero yo den un rápido movimiento de piernas pude esquivarlo con un simple salto hacía un lado.
El Para mi sorpresa cuanto ve que salto el pega un brinco, Cuando caigo al piso el cae atrás mío y empieza a hacer múltiples golpes con su katana y yo empiezo a esquivarlos rápidamente. Su velocidad con la katana no era como para ser exagerado por lo que al esquivarlo no me se dificultaba tanto.
En uno de sus cortes que esquive me dejo un hueco, no dude en aprovecharlo y allí aseste un golpe con suficiente fuerza en el estómago para así tirarlo contra el piso.
- Y tu quien eres rayos eres... -
Le dije con toda la serenidad del mundo, como si este no fuese digno para luchar contra mí , Sin embargo al preguntar esto esté raro ninja flexiona sus brazos y pega un brinco para arriba cayendo parado, al hacer esto veo que saca de su bolsillo algo y lo tira al piso, al parecer este algo era un bomba de humo.

Al dispersarse el humo el extraño ninja había desaparecido. Empezó a hacerse de noche así que no tuve mucho tiempo para pensar y me dirigí a mi casa. Al llegar lo primero que veo es que en la puerta de mi casa había una carta clavada junto a un kunai, Agarre la carta y entre a mi casa.
La Carta Decía: “Lo sabemos, Te estamos observando, No te podrás esconder  “ .

"¿Pero qué demonios?... ¿Esto tendrá alguna relación con ese extraño ninja? ¿Que saben? ¿Me están observando?  Esto no tiene ningún sentido, será que saben algo de mi pasado... Algo que nunca revele o tan solo se habrán equivocado de casa con la que están en las orillas del rió? Aunque supiesen algo de mí, sería algo tarde para hacerme pagar ¿no?... Si continúan así tendré que deshacerme de todos si intentan algo así devuelta. ¿Aunque cuanto serán?."
Pienso mientras leía la carta y tomaba agua de la última botella que me quedaba. Más luego comencé a caminar dentro de la misma casa en busca de algo que comer.


Después de un rato de leer y leer la carta intentando averiguar quién la escribió no encuentro ninguna señal, Tenia que continuar mi entrenamiento y podría utilizar esta situación para eso, Empecé a pensar alguna pista que pudiera encontrar mientras preparaba mi equipo ninja y ponía algunas pesas livianas en mis píes, hasta que me di cuenta, Salí afuera y vi la puerta de mi casa. Allí se encontraba la kunai con la cual se clavó esa carta a mi puerta. Saque la kunai de la puerta y la exánime, hasta encontrar en ella grabada un signo, El cual recordaba haber visto en los ladrones, específicamente en sus hombros, Entonces me doy cuenta de que este asunto no tenía nada que ver con migo, me encontraba algo confundido pues era primera vez que veía aquel signo.
Entonces me decidí a buscar este signo en todos lados, Primero corrí en dirección del bosque. Corría por todo este a gran velocidad pero del modo que me diese tiempo de detallar algún signo extraño similar al del kunai.
Pase horas buscando en cada esquina de este pero no encontré nada,  Entonces volví al rió y tire la kunai para la cascada enojado de no encontrar nada, al tirarla escuche un ruido extraño, madera.

Efectivamente, la kunai se clavó en la puerta de una cabaña la cual estaba alado de la cascada en un risco, Entonces pegue un gran salto así cayendo arriba de esta, en la puerta estaba el mismo signo que la kunai, me sorprendí rotundamente  por la suerte que tenía.
Mire de un lado a otro mientras rodeaba la misma en busca de alguna señal de peligro más sin esperar demasiado de una patada rompí la puerta de la cabaña, adentro de esta había unos shinobis con el mismo traje de él que me ataco pero sin su máscara. Entonces puse a prueba mi nueva velocidad. De un rápido movimiento flexiono mis pies así impulsándome para chocar con el techo, Al hacer esto choco mis manos con el techo para así impulsarme contra el piso y pegarle una patada a uno de estos ninjas, fue un movimiento limpio sin mucho ruido y con una caída perfecta dejandome parado arriba de la mesa donde estaban bebiendo todos aquellos.
Dos shinobis sacaron su katana y empezaron a atacarme con cortes los cuales yo esquive con agilidad sin embargo el shinobi que acababa de patear se paró y desenfundo su katana.
Cuando este desenfundo empezó a intentar cortarme, mi velocidad no pudo con tantas katanas  que recibí múltiples cortes sin mucha profundidad en uno de mis brazos y en mis piernas. No podía darme el lujo de ser herido de nuevo si no me iría muy mal, así que en un rápido movimiento de manos agarre las dos katanas por su lado sin filo y las tire a un lado así mandando a dos shinobis a volar contra una pared, sus cortes eran rápidos pero sus movimientos eran desequilibrados por lo que había aprovechado sus mal equilibrio para usarlo en su contra. Más aprovechando la cercanía del tercero me moví tan rápido que en el momento más descuidado de este le pegue un fuerte y rápido golpe en la cara, este era el que había atacado al principio con mi patada y ya estaba mal herido de por si. El golpe fue fuerte y más el impulso de mi cuerpo hizo que lo tirase contra la puerta y lo dejo inconsciente, los otros 2 shinobis estaban mal heridos pero igual intentaron clavarme sus katanas en en mi pecho, sin embargo para su sorpresa la katana de aquel inconsciente quedo cercana a mi, por lo que me agache y la tome con mis manos para a su vez rodar y esquivar a uno de estos y chocar armas con el otro, aquel tenía más fuerza que yo por lo que debía ser más rápido así que gire sorbe mi eje dejando que este siguiese de largo por su mismo impulso y clavar la espada desde su espalda atravezandolo. La sangre brotaba con mucho afán al sacar esta misma espada de su pecho dejando aquel agujero, tan solo me limite a ponerme en guardia para defenderme del otro. Una risa sádica se admiraba salir de aquella escalofriante máscara, aquel restante no estaba seguro de si mismo... Tan solo se limito a gritar con afán "No obtendras nada de mí!" y corto su misma garganta.

Me dirigí al último que estaba inconsciente y lo levante cargándolo en mi hombro hasta mi casa más lleve conmigo aquella misma katana. Al llegar me asegure de que nadie me viese y  lo senté en una silla y lo ate. Al final me senté en otra silla justo enfrente de este mismo.
"Jodidas escorias, me han cortado, no puedo creer que sean tan estúpidos como para hacer su guarida casi junto a mi casa, Sera que querían esta casa o que, No sé ni me importa, Espero que este estúpido hable y ya"
Pienso mirando fijamente al shinobi secuestrado. Pasada unas horas el shinobi empezó a abrir sus ojos, Ni bien los abrió le pregunte antes de que intentara decir algo.
-Oye oye... Dulce princesa, ¿Quien eres?, ¿Porque uno de ustedes me ataco?. ¿Que planean?. -
Le dije mientras le miraba con una expresión relajada en mi rostro más solo quedaba esperar su respuesta, segundos después dijo.
~Este rió es de propiedad de los…. Cuchillos del alba, Tu y el niño del frente están robando nuestro rio, El rió del apocalipsis~
Al escuchar esto me reí como loco y le pregunto aún sin poder evitar reírme.
-¿Y se supone que ustedes eran los cuchillos del alba? ¿Los cuales mate sin problema y otro decidio acabar con su propia vida?-
Al preguntar esto el hiso una mueca de enojo y me respondió
~Tu… Tu…. Este rió es nuestro!, y… bueno… es mío.. mis compañeros mu….~
En mi mano yacía su propia espada, me levante de la silla y me acerque con esta en mi mano apuntando a su pecho. Más con frialdad aquella espada empezó a clavarse en su pecho en la zona de su corazón, podía escucharlo gemir de dolor hasta poder verle lagrimas decaer por sus mejillas, comenzó a sangrar como nunca más mi mirada estaba entrecerrada ¿felicidad? era algo tan placentero para el albino. Termino por meterlo en un saco y lo arrastro hasta el río allí el agua lo jalaría hasta el mar sin duda. Por suerte en la zona donde vivía no era una donde hubiesen muchas personas las más cercanas quedaban a algunos kilometros.

Me dirigí de nuevo a mi casa como si aquello que fuese hecho hubiese sido algo con tanta naturalidad, tome una ducha y me prepare con ropa limpia para continuar con mi entrenamiento. Luego de un rato agarro una botella de agua y la bebió completamente más aprovechaba a comer algo, al rato salio de su casa y se puso en posición de carrera y empezaba a correr a máxima velocidad por la orilla del rió. El rió estaba rodeado de un bosque pero si se seguir mucho más al inicio de este la zona empezaba a hacerse rocosa y arenosa, Corrí junto al rió hasta llegar a una gran laguna, la cual yo llamaba la laguna del comienzo.  Salte esta de un gran salto y seguí corriendo con una velocidad que aumentaba cada vez más. La zona se empezó a llenar de plantas y árboles, por lo cual decidí seguir mi camino sobre las ramas de estos. Los arboles eran pequeños a diferencia de los árboles del bosque cerca de mi casa y las ramas parecían querer romperse con mis saltos, sin embargo eso fue lo que paso, En unas cuantas ramas saltadas una de estas  se rompió así dejándome tendido al suelo, Exhausto empecé inhale y exhale aire mientras miraba las nubes moverse con serenidad en el cielo,  luego tome un poco de agua de los envases que cargaba en mi mochila.  Me senté en el piso a observar el bello paisaje de esa zona, Los arboles pequeños pero totalmente nutridos, las flores y el pasto que crecían a mis pies. Sin embargo mi tiempo era corto, tenía que aprovechar cada segundo para entrenar, Entrenar y entrenar sin parar, Para aumentar mi velocidad tenía que correr sin parar, para fortalecer mis músculos y aumentar mi resistencia antes de caer totalmente agotado. Los exámenes chunnin se acercaban y debía aprovecharlos.

A Los pocos minutos de mi pequeño descanso me paro y me pongo en posición de carrera para así salir impulsado siguiendo mi viaje. El día empezó a ponerse frió, nublado y con un gran y poderoso viento, Era una perfecta oportunidad para entrenar mi velocidad con todo el mundo en mi contra. Empecé a correr contra el viento, este me empujaba para atrás sin ningún descanso,  Mis pies se resbalaban poco a poco dificultan-dome más el movimiento, Poco a poco el viento me empezó a empujar hasta que me saco a volar muchos metros dejándome en la “laguna del comienzo” .
Fue un día agotador y mis fuerzas se redujeron mucho, Decidido empecé a correr por las orillas del rió hasta llegar a mi casa, Nomas llegar coloque mi capa en el perchero y me acosté a dormir.



Al día siguiente me levante ya preparado para finalizar mi entrenamiento de velocidad, sin embargo pensaba seguir entrenándolo en un futuro próximo, pero tenía otras prioridades.
Estaba parado en el patio de mi casa desayunando un gran pan relleno con queso, el día estaba nublado y lleno de niebla, Hacia frió y había un viento sorprendente.  Sin embargo eso no iba a detener mi entrenamiento. Me puse en posición de carrera y pegue un salto a la orilla del rió para luego correr junto a esta. El viento bajaba mi velocidad y me hacía resbalar de vez en cuando.
Estaba llegando a la laguna del comienzo, esta tenía poca agua, lo cual me pareció raro ya que esa laguna siempre se llenaba, Entonces me detuve para apreciarla y ver como la arena caía en esta.
Era muy raro que el ambiente alrededor de la laguna era arenoso y rocoso, Pero me acorde que el agua escurría entre la arena así llenando el rio. Entonces  empecé a caminar por la arena para ver que no había agua en esta, estaba seca. El agua que la arena transmitía a la laguna venia del mar.
El viento transportaba el agua entre la arena y la depositaba en la laguna, y ese día había mucho viento, no logre entender porque no caía agua a la laguna.
Después de unos minutos me di cuenta que las rocas eran gigantes y tapaban la conexión del mar con la laguna. Entonces de un rápido movimiento salte para arriba y le pegue una patada a esta. Sin embargo la roca se movió apresuradamente para un lado con cada golpe que intentaba darle.
"Pero que está pasando aquí, una roca que se mueve?!?, esto no tiene nada de sentido."
Pensé mientras saltaba y intentaba golpear a la roca, la cual esquivaba mis patadas con facilidad.
Me había agotado de tanto salto y patada, salto y patada, Así que decidí correr rápidamente donde estaba para pegarle un puñetazo, el cual también esquivo con un veloz movimiento.
La roca extraña era rápida y ágil, tuve que implementar gran parte de mi velocidad para tan solo tocarla, pero no la daña, solo logre tocarla con un dedo para después ver como se movía hacia un lado.

Ya estaba harto, así que decidí usar toda mi velocidad y usar un poco de chackra en los músculos de mis pies para así ser más veloz. Entonces empecé a tomar carrera contra la roca para luego incrustarle un gran golpe la cual la rompió en mil pedazos. De los escombros empezó a salir chackra y se dispersó en el aire.
-Pero que mierda!, ¡¿una roca con chackra?! -
Grite totalmente indignado, sorprendido y un tanto confuso  para luego ver como el agua empezaba a subir hasta la laguna del comienzo. Al ver esto vuelvo a tomar mi camino.
El bosque de la tormenta arrásante; nombre el cual le puse el anterior día cuando un ventarrón me saco a volar se acercaba para interrumpir mi camino, Entre al bosque y el viento se hizó extremadamente fuerte, el viento empezó a arrastrarme tirándome para atrás, pero yo seguí mi camino aunque mis pasos fueran a gota pesada. Al poco tiempo un árbol se calló en mi camino.
Saltarlo daría como resultado mandarme a volar por los aires entonces decidí utilizar mucha chackra en mis pies para así de un rápido movimiento rodear el árbol y seguir mi camino, pero con más facilidad ya que el chackra ayudo que el viento no fuera mucho problema para mí.

El problema ahora era combatir con el viento que era tan fuerte que podría cortarme la piel y eso fue lo que paso. El viento poco a poco empezó a cortarme la piel con los objetos que arrastraba consigo como ramas, piedras pequeñas y demás haciéndome un daño leve pero eso no iba a interponerse en mi camino. Seguí avanzando hasta que el bosque termino, para dar comienzo a una cascada gigante, El viento por suerte se detuvo por la altitud de la cascada la cual tapaba cualquier corriente de aire, Empecé a saltar piedra en piedra para subir esta indomable masa de agua.
Una hora después llegue a la sima de la cascada para apreciar un gran rio formado por la conexión de otros 4, Ese día llame me sentí muy bien conmigo mismo había logrado más que una simple meta y el paisaje era digno de admirar. No era de poner muchos nombres a las cosas que veía, Pero aquel paisaje se gano como titulo " El río del comienzo ", La vista era hermosa,  Entonces decidí entrenar en ese lugar, Ya me había cansado de correr y correr nada más. Entonces empecé a moverme de un rio a otro rio pegando grandes saltos con una agilidad sorprendente comparada a la que tenía antes, moviéndome de uno a otro y midiendo el tiempo que transcurría para llegar a cada río. Sin embargo entre salto y salto se empezó a hacer de noche, así que no tuve otra opción que volver a mi casa, Al llegar veo en la puerta una carta, pegada con savia de árbol, esta decía, “Las rocas se mueven solas” , Cuando la leí quede totalmente mudo, Sin saber que pensar ni decir colgué mi capa y me fui a dormir.
Rammsteiner
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.