¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Elemento avanzado Agua pura
Hoy a las 1:11 am por Samekage

» Noisy Danger ▌feat. Moeru
Hoy a las 12:12 am por Lyd.

» Emotions sprout between the edges [PASADO]
Ayer a las 10:30 pm por Samekage

» Gran alianza? [Yuko Kaguya] [Muy pasado]
Ayer a las 10:23 pm por Yuko Kaguya

» —Men Stuff △ w/ Ryōtsuka
Ayer a las 9:31 pm por Ryōtsuka

» Armas de Killian
Ayer a las 7:42 pm por Gakumon

» ⌈ᴅᴀᴇʜᴡɪ⌋ 【ʀᴇɢɪꜱᴛʀᴏ ᴅᴇ ᴍɪꜱɪᴏɴᴇꜱ】
Ayer a las 7:25 pm por Gakumon

» Entrenamientos de Arashi
Ayer a las 7:19 pm por Gakumon

» Saishū handan
Ayer a las 7:01 pm por Gakumon

» Misión de Rango C: Starry Nights [Arashi Tessen]
Ayer a las 6:48 pm por Hinosuke Aburame

» The night is dark and full of terrors [Misión rango S]
Ayer a las 5:12 pm por Sorey Bokushi

» Datenblatt Selene Bokushi
Ayer a las 8:52 am por Selene Bokushi

» Progress — Shitai
Ayer a las 7:02 am por Shitai

» El infiltrado
Lun Ene 22, 2018 10:15 pm por Izuna Uchiha

» Peticion Elemento avanzado deiton
Lun Ene 22, 2018 9:47 pm por Gakumon

» —War Returns △
Lun Ene 22, 2018 12:59 pm por Bokushi Jinan

» The Stories Of Shunsuke
Lun Ene 22, 2018 12:14 pm por Gakumon

» — Lyd's Itinerary ▌Missions
Lun Ene 22, 2018 11:45 am por Gakumon

» Encargos del Mercenario
Lun Ene 22, 2018 11:42 am por Gakumon

» algunas dudas
Lun Ene 22, 2018 11:01 am por Gakumon

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Un buen dia para entrenar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un buen dia para entrenar

Mensaje por Yanagi Senju el Sáb Mayo 28, 2016 7:16 pm

Dia 1: 94 líneas

El joven bajó del árbol en el que solía dormir y se estiró. Hacía un dia hermoso, la luz del sol se reflejaba en la cristalina agua del lago permitiendo ver los peces multicolores que allí vivian, sin embargo habían unas cuantas nubes en el cielo que de vez en cuando tapaban al sol a medida que el suave viento proveniente del norte las hacía moverse con una lentitud hipnótica, lo cual hacía que el clima de aquel día fuera muy fresco... era un dia perfecto para continuar el entrenamiento. Hacía dias que no entrenaba, tres para ser exactos, lo cual lo frustraba un poco -No se que pensarían en este momento mi padre y mi madre de mi. Me dirian que no fuera vago y que continuara con el entrenamiento...- Pensó, tratando de retener las lagrimas, ya se cumplian cuatro años desde esa tragedia, cuatro años desde que juró venganza contra ese maldito feudo... Pero no era momento para lamentarse -Esto es por ustedes...-, se sentó en el suelo y se apoyo contra el árbol, comenzó a sentir el chakra fluyendo dentro de su cuerpo, sentía su propio chakra tomar forma a su voluntad... abrió los ojos de golpe, se levantó y realizó una serie de sellos de mano gritando -MOKUTON: MOKU BUNSHIN NO JUTSU-, del suelo y de su cuerpo brotaron una raices que se fueron entrelazando unas con otras y compactandose hasta tomar una forma antropomórifca, luego lentamente tomo la forma de Yanagi. -Ahora los dos- Le ordenó a su clon y ambos realizarón la misma secuencia de sellos de manos mientras corrian a un claro en el pequeño bosque que había cerca del lago, y con un salto puso su mano en el suelo gritando -MOKUTON: MORI NO TANJO!!!, el clon de madera, imitando a su invocador, realizó el mismo movimiento; Del suelo del claro salieron 10 árboles de 6 metros de altura, un tanto cerca de donde estaba el ninja, arrodillado en el suelo y jadeando, mientras que los brazos de su clon de madera se despedazaban. -Je... je... fue un mayor gasto de chakra del que pense, mantener un clon es duro... ya no pude mantener sus brazos...- Dijo para si mismo. Se levantó entonces y junto sus manos, se concentró y el clon de madera se deshizo dejado una semilla en el suelo la cual ingirió, sintiendo a los segundos como si la energía volviera a su cuerpo. -Esta es una posibildad que no puedo estar gastando aceleradamente... Sería muy útil en caso de una emergencia...-. Se quedó un tiempo meditando mientras su cuerpo recobraba las fuerzas, entonces continuó. Volvió a realizar una serie de sellos de manos y gritó: -MOKUTON: MOKUZAI SHURIKEN- De la corteza cada árbol a su al rededor se asomó un shuriken, uno por cada árbol, dispuesto a dispararse a la orden del joven Senju. Se quedó un instante con los ojos cerrados y respirando profundo. Abriendo los ojos lentamente hizo un sello de mano y salió corriendo hacía uno de los arboles, uno de los shuriken salió disparado hacia el, el joven se agachó, apoyó sus pies contra el árbol y saltó con fuerza hacia otro; otros dos shurikens salieron disparados hacia él, comenzó a subir corriendo a lo largo del árbol hasta una rama de la cual se agarró para saltar a otro árbol, el cual le lanzó un cuarto shuriken acompañado de uno quinto que se dirigia a su espalda, realizó entonces varias señas de manos y gritó -MOKUTON: DAIJURIN NO JUTSU-, cuatro ramas salieron de su brazo derecho y se alargaron hasta otro árbol, las cuales lo llevaron hasta el, salvandolo apenas de los dos shurikens. Aterrizó a los pies del árbol jadeando, mientras las ramas en su brazo se encogian, se estaba empezando a agotar, sin embargo aun faltaban otros cinco shurikens, de los cuales dos venían hacia el, saltó rapidamente agarrandose de una rama en el árbol donde estaba apoyado y se subió a ella, quedando los shurikens clavados en el árbol; pasados unos minutos la rama se rompió debido al peso y el joven cayó al suelo, se levanto y empezó a jadear con más fuerza. -Vamos, tengo que llegar a mi límtie para que el entrenamiento de resultados, vamos vamos VAMOS!!!- Se dio animos, y caminó hacia el centro de los 10 árboles mientras los tres shurikens restantes llegaban a él, de su brazo caían trozos de roca mientras caminaba. Faltando unos cuantos metros para que los shurikens lo alcanzaran, se hundió en el suelo lentamente y pensó -DOTON: MOGURAGAKURE NO JUTSU-. Terminó de sumergirse en la tierra y los shurikens chocaron entre sí. Pasados unos segundos, Yanagi salió de la tierra y se recostó en el suelo jadeando. -UFFF... creo que exageré un poco...- Se dijo así mismo, cansado, pero sonriendo de santisfacción. Pasados unos minutos se levantó, y se estiró un poco y preparó sus manos -Creo que será el último jutsu que pueda hacer por ahora-, realizó una serie de sellos de manos y dijo -MOKUTON: MOKU BUNSHIN NO JUTSU-. Nuevamente de su cuerpo y del suelo salieron varias raices que formaron un clon hecho de madera que se quedó parado frente a él. Yanagi adquirió una posición de combate y su clon realizó el mismo movimiento, imitando a su creador. -Ven...-. El clon corrió hacia su invocador en una actitud hostil, dispuesto a atacarlo, el joven cruzó su brazos y el autómata de madera empezó a atacarlo sin piedad, mientras Yanagi se defendía. El clon daba puños laterales y el Senju lo bloqueaba con sus brazos, al igual que ataques verticales, aguantando cada ataque haciendo muecas de dolor a cada instante, en su cuerpo aparecían moretones con cada golpe, a pesar de que le había ordenado al ser de madera que no lo atacara con mucha fuerza, solo la suficiente. Bloqueaba y bloqueaba cada golpe, falllando en algunos bloqueos reciviendo dolorosos golpes en piernas, espalda, cara y pecho; el clon le sacó el aire en tres ocaciones al golperarlo en el estómago, por lo que tuvo que parar unos segundos para recuperar el aliento cada vez. Para su fortuna, su chakra poco entrenado no podía mantener el clon por más de 15 minutos, sin embargo, estos minutos en los que el clon lo estuvo castigando a golpes, le parecieron horas. Mientras se defendía recordaba los consejos de sus padres durante el entrenamiento, había tenido varias ocasiones en las que entrenó con los clones de madera de su madre y recordaba bien el dolor causado por un golpe, equivalente a recibir varios golpes por parte de un tronco de madera; así no se dieran con fuerza, dolian exageradamente. En los últimos 5 minutos de pelea, comenzó a darse cuenta que en sus moretones y heridas, habían varias astillas clavadas, el clon estaba comenzando a perder integridad, lo que indicaba que el joven estaba llegando a su límite. Pasó este tiempo y el clon se deshizo en medio de un golpe dejando una semilla en el suelo, lo que agradeció el joven, ya no podía aguantar más, su cuerpo estaba demasiado lastimado -Son heridas menores, se curarán rapidamente... menos mal mis genes me permiten curarme relativamente más rapido que el promedio..- pensó, y miró hacia el cielo, ya estaba comenzando a anochecer -¿En que momento pasó tanto tiempo?- se dijo así mismo. Cogío la semilla y se la comío, volviendo a sentir en su cuerpo un poco de su fuerza renovada, respiro profundamente y comenzó a trotar; solía trotar a modo de "enfriamiento", esto no mejoraba su velocidad ni mucho menos, pero teniendo en cuenta que mucha de su resistencia física, dependía de su resistencia cardiovascular, suponía que era una buena práctica, a pesar de que en ese instante, mientras trotaba, cojeaba de la pierna derecha por culpa de una patada barredora del clon, lo cual alteraba su ritmo, sin embargo sigió trotando; eventualmente se acostumbró al dolor y empezó a trotar de forma relativamente normal. Trotó dandole la vuelta al lago, respirando de forma regular, sintiendo como el aire llegaba a sus pulmones y hacía revitalizar su cuerpo, el aire natural siempre lo vigorizaba y, mientras sentía esto, pensaba en como sería sentir el chakra natural, ¿sería la misma sensación?, sentir como su cuerpo se fortalecía mientras el chakra proveniente de la naturaleza entraba en su cuerpo y se mezclaba con su chakra normal, convertirse en sabio... era una idea que le encantaba y prácticamente lo obsesionaba, quería ser tan poderoso como para lograr ese estado, por eso luchaba y entrenaba con perseverancia cada que podía, con el objetivo de llegar a ese nivel... tenia la esperanza de convertirse en un sabio de los 6 caminos, llegar a ser como uno de sus antepasados... era casi como un sueño, cada vez más cercano... pero primero tenía que entrenar, llegar a ser chunnin, y seguir adelante, un paso a la vez, no habían atajos... esto le daba fuerza para continuar, a pesar del dolor corporal que sentía mientras trotaba. Terminó de dar la vuelta al lago y se acercó al árbol donde solía dormir, no tenía una casa propia, antes de que sus padres murieran, vivia en una tienda de campaña utilizada para la guerra, por lo cual decidió tomar un arbol como su residencia temporal, sabiendo que este le protegería de alguna forma, y que tendría madera a la mano para realizar algún jutsu. Se subió a una rama firme, se recostó y se acomodó, acostumbrado a dormir de esta forma, y se quedó allí, pensando en sus padres, en el senjutsu, en los libros y pergaminos que había leído, hasta que cayó dormido por el cansancio.
Yanagi Senju
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia para entrenar

Mensaje por Yanagi Senju el Lun Mayo 30, 2016 4:57 pm

Día 2: 121 líneas

Se levantó a mitad de la noche, con la luz de la luna, de la rama de aquel árbol de sauce donde solia dormir, sintiendo la suavidad de sus hojas rosando su rostro, impregnadolo de aquel aceite que emanaba de ellas. No solía dormir mucho, solo lo necesario, y el día anterior se había dormido temprano, de ahí que se halla levantado a media noche. Se bajó del árbol de un salto, sentía su cuerpo adolorido pero menos que en el día, cuando había recibido una paliza sin piedad de su clon de madera, por sus propias ordenes. Algunos dirían que es masoquista, otros dirían que es demasiado apasionado, sin emargo, otros, al igual que el, dirían que entrena como debería ser, llevando su cuerpo al límite, dejando posteriormente que este se sane, aprovechando la memoria intrinseca de sus células, por lo cual estas creceran de manera distinta, aumentando la fuerza del tejido, mejorando la resistencia del cuerpo, con el objetivo de evitar un castigo similar al cuerpo, en caso de que vuelva a ocurrir una situación parecida, o almenos eso había leído en alguno de sus libros.  

Estiró su cuerpo y levantó su vista hacia el cielo nocturno, viendo las diferentes estrellas formando una gran variedad de constelaciones. Nunca entendió como las personas veían figuras entre las estrellas, el nunca las veía propiamente, conocía algunas de las constelaciones, la forma y el orden de estas, pero, por mucho que lo intentara, no podía entender como estas podrían tener forma de perro, de mono, de dragón, de rata, etcétera, solo sabía que los sellos de manos estaban basados en estas constelaciones, sin embargo, ellos tampoco tenían la forma exacta del animal que representaban. -Bueno, no tengo tiempo de pensar en esas estupideces... a entrenar- Estiró un poco sus músculos y comenzó a trotar al rededor del lago, teniendo pensado darle aproximadamente tres vueltas a este cuerpo de agua. Sentía su cuerpo revitalizado y fuerte nuevamente, dormir le había servido bastante, sin embargo, los moretones continuaban en su sitio, curandose de a poco. Trotaba y trotaba alternando su respiración con sus movimientos de sus piernas y sus brazos. Sabía que si fortalecía su corazón y sus pulmones realizando esta acción, su cuerpo iba a resistir y a responder de mejor manera. El sudor cubría su rostro, bajaba por sus mejillas e impregnaba su ropa, sentía su corazón palpitando rapidamente y su cabeza resonando al mismo ritmo... y solo llevaba dos vueltas, aun así decidió que daría dos vueltas más.

El lago era bastante grande, y en todo su perímetro habían varios desniveles que hacían dificultoso el hecho de correr al rededor de él, haciendo que se cansara mucho más rápido en comparación a que corriera en un terreno plano; esto le gustaba, era más esfuerzo. Terminó su cuarta vuelta y continuó caminando, jadeante, dejando colgar sus brazos en sus costados. Sentía su corazón palpitando rapidamente, y sus piernas doliéndole y palpitandole, pero tenía que continuar. No paró de caminar hasta que sintió que su ritmo cardiaco se estabilizara. Agradeció que las noches en aquella zona del país de la Tierra eran frías, eso le ayudó a recuperarse del ejercicio extenuante que estaba realizando y mejoraba su rendimiento físico. Estiró sus piernas, tomando sus pies y llevandolos hasta su espalda, luego llevó sus piés al máximo hasta los lados separandolos lo más que podía. Terminado el estiramiento, se acercó a una piedra cercana, la sopesó mentalmente y la levantó; era pesada, pero no mucho. La tomo en sus brazos y comenzó nuevamente a trotar; pensaba dar 2 vueltas solamente con esa piedra cargada, así aumenta la dificultad del ejercicio. El esfuerzo era bastante. El peso de la piedra, sumado al cansancio del ejercicio anterior, lo hicieron jadear más de lo normal.

Terminó sus dos vueltas al lago con la piedra en mano, la dejo caer y se dejó caer a sí mismo boca arriba en el suelo, y fijó su vista en la luna. Estaba cansado, pero quería continuar. Imaginó a sus padres, viendolo desde aquel gigante luminoso, dándole animos para seguir. -Vamos... hay que continuar... debo entrenar mis jutsus...- Pensó y se levantó. Mientras estiraba los músculos de sus piernas y brazos, repasó mentalmente su repertorio de jutsus, que incluían jutsus muy básicos, y técnicas del elemento tierra y el afamado elemento madera. -Tengo mucho de donde elegir... pero debo planear bien mi etrenamiento...-. Terminó sus estiramientos y permaneció meditabundo viendo hacia el suelo. -Tal vez comience como ayer, creando unos cuantos árboles y entrenando con ellos... o creo un clon de madera y realizo varios jutsus en conjunto con él, o un clon de tierra, o ambos y probar diferentes técnicas con cada uno, que me ataquen con ellas y puebo mi resistencia a cada una... si, asi será, un buen ninja debe ser capaz de resistir sus propios jutsus...-. Habiendo decidido su rutina de entrenamiento, se dirigió al claro donde había estado entenando el día anterior. Los árboles que había creado continuaban ahí. Se maravillaba como los Senju eran capaz de crear vida de esta forma, con un solo movimiento de sus manos, y en general los ninjas eran capaces de hacer esto: creaban vida, o al menos así parecía. Los árboles que el había creado crecian sanos y se veían bien, sabía que en algún futuro estos darían lugar a más árboles y aquel claro desaparecería. De algún modo se sentía orgulloso de poder alterar así la geografía, el paisaje y el relieve de un lugar.

-Debería entrenar tambíen hacer jutsus sin necesidad de gritarlos... sería bueno no tener que avisarles a mis contrincantes cada vez que haga una técnica...-. Cerró sus ojos y se concentró en su chakra. Realizó varias señas de manos y pensó -MOKUTON: MOKU BUNSHIN NO JUTSU-, de su cuerpo brotaron raices al igual que del suelo que se entrelazaron, compactadose y formando una copia exacta del joven Senju, pero cubierto con parches de madera. Volvió a realizar más señas de manos y pensó -DOTON: KAGE BUNSHIN- Sintió como la naturaleza de su chakra cambiaba en un instante. Del suelo comenzaron a surgír varias rocas que se iban juntando hasta tomar la apariencia de una persona, empezaron a moldearse rapidamente y a compactarse, tomando la forma de Yanagi y parandose al lado de su gemelo de madera. El joven ninja se quedó mirandolos. -Quisiera intentar algo..- Se concentró entonces en su clon de madera y pensó -MOKUTON: HENGE NO JUTSU-, y se concentró en su propia forma. El automata de madera realizó algunas señas de manos y puso sus manos en el suelo, a continuación varias raices salieron de la tierra y se enredaron entre ellas formando un capullo, luego estas se despegaron del clon y se vió a si mismo al frente suyo; a excepción de algunas partes de su cuerpo que estaban cubiertas de madera. -Esto podría servir en algún momento, pero debo seguir entrenando-. Dispersó el jutsu de transformación para reducir el gasto de chakra y el clon volvió a la normalidad, viendose completamente hecho de madera.

Se concentró en ambos clones, dispuesto a recibir los jutsus que les iba a ordenar hacer. Primero se concentró en el clon de tierra. -DOTON: KENGAN NO JUTSU- pensó, y el clon puso su mano derecha en el suelo. Su brazó inmediatamente se recubrió de varios fragmentos de roca tomando forma de un puño enorme, desproporcionado con el resto del cuerpo del clon, el cual se quedo inamobible esperando ordenes de su invocador. A continuación, el joven Senju se concentró en su clon de madera. -MOKUTON: DAIJURIN NO JUTSU-. El autómata de madera realizó varias señas de manos y de su brazo derecho comenzaron a salir 4 lanzas de madera, con un filo bastante observable. Por un segundo, el joven Senju se arrepintió de su decisión pero igualmente continuó. En esta ocasión el ninja fue el que realizó las señas de manos y toco el suelo con sus palmas. -DOTON: DORYU TAIGA- Pensó y el suelo a los pies del ninja y sus clones comenzó a hacerse inestable, volviendose pantanoso y viscoso. -Esto aumentará el esfuerzo y mejorará mi resistencia cardiovascular... ahora clones... ATAQUENME- Pensó e inmediatamente ambos clones salieron al ataque, según varias ordenes mentales que le daba el Senju. El clon de madera se mantuvo resagado mientras el clon de tierra se movía con dificultad. Sabiendo que podría esquivarlo el ninja se quedó quieto para esperar su ataque, esa era la idea del entrenamiento. El clon de tierra envió un poderoso puñetazo con su brazo recubierto al ninja, el ninja cruzó sus puños y resistió el golpe. Fue un poderoso ataque que lo hizo arrastrar sus pies casi un metro hacia atras. El clon de madera saltó de atras del clon de tierra y apuntó sus estacas hacia el ninja tomando impulso, aprovechando la gravedad para aumentar su fuerza. Sabiendo que podría ser un ataque mortal, el ninja preparó sus manos para tomar las estacas y evitar el ataque. La fuerza del clon lo hizo chocar su espalda contra un árbol que había cerca. Pensó entonces -DOTON: MOGURAGAKURE NO JUTSU- con lo que se hundió en la tierra, haciendo que el clon de madera clavara sus estacas en el árbol, no pudiendolas arrancar.

El ninja salió de la tierra, jadeante, su chakra comenzaba a agotarse, no podría hacer más jutsus de esa magnitud. Al ver que el clon de tierra corrió hacia el, el ninja hizo lo mismo, dispuesto a recibir su golpe que venía por su lado derecho. El ninja levantó su brazo y recibió toda la magnitud del golpe, apretando los dientes del dolor, luego el clon envió una patada hacia el torso del joven y lo hizo caer en el lodo. Mientras esto ocurría el clon de madera se despegó del árbol, deshaciendose de las estacas en su brazo luego, mientras Yanagi se levantaba, arremetió contra el, dandole un fuerte puñetazo en la cara, haciendole caer de nuevo en el fango. El joven ninja volvió a levantarse y dispuso sus brazos para bloquear una andanada de golpes provenientes del automata de madera. Lo golpeaba y lo golpeaba, acompañado de los golpes recurrentes del clon de tierra. De no tener un rostro inexpresivo, pensaría que el clon estaba disfrutando el castigo que le daba a su creador, aunque sería contradictorio, sabiendo que si su invocador moría, el también. Tal vez era un pensamiento extraño, pero se entendía, el joven estaba demasiado golepado.

Sus brazos estaban llenos de moretones, el cansancio se veía en su postura y el dolor en su rostro. Llevaba casi 15 minutos siendo golpeado sin piedad, e hizo detenerse a los clones los cuales se deshicieron. Se arrodilló en el suelo del cansancio y se recostó. Alcanzó como pudo la semilla que siempre dejaba su clon de madera al deshacerse y se la comió, con lo que recobró fuerzas. Ya estaba empezando a amanecer. Su cuerpo estaba muy golpeado pero nada que un poco de descanso no solucionara. Se levantó y se acercó al lago, al cual entró lentamente sin quitarse su ropa, también necesitaba lavarla, se había llenado de lodo. Disfrutó del agua del lago como nunca lo había hecho mientras se lavaba el sudor y el lodo, incluso sus moretones se sentían mejor. Disfrutó del agua por casi una hora y salió del lago, para luego caminar hacia el sauce donde solía dormir, no tenía ganas de trotar como lo hacía normalmente. Mientras llegaba a su árbol, su ropa se escurrió hasta quedar casi seca por el sol que en ese momento salía. Se subió a la rama más firme y se recostó. -Uff, que buen entrenamiento... no puedo creer que mi cuerpo resista tanto... sin embargo, mi chakra aun es debil.. tengo que continuar... pero será otro dia, me duele todo jejeje... espero que esten orgullosos de mi, encuentrense donde se encuentren... estoy seguro de que llegare a ser sabio... esto es por ustedes...- Pensó en sus padres y sonrió cayendo en un sueño profundo, mientras pensaba en lo maravilloso que había sido el entrenamiento de ese día.
Yanagi Senju
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia para entrenar

Mensaje por Yanagi Senju el Mar Jun 07, 2016 4:09 am

Dia 3: 94 líneas

Había dormido todo el día. Se dió cuenta al despertarse de día nuevamente y al sentir su cuerpo un tanto entumecido. Se había ido a dormir el dia anterior al amanecer y normalmente dormía 8 horas, 12 si estaba cansado, pero en esta ocasión durmió casi 24 horas. Los clones lo habían dejado agotado el día anterior. Aun recordaba como lo golpeaban sin piedad, como él se los había ordenado. De no ser porque los clones no tenían ninguna expresión facial y solo atacaban como si fueran estatuas vivientes, el joven ninja pensaría que disfrutaban golpeandolo. Y así recordó los entrenamientos con sus padres. Sus padres solían hacerlo entrenar hasta el cansancio, siendo su madre un poco más suave que su padre. Ambos lo entrenaban de manera diferente. Su madre lo ponía a hacer jutsus hasta que se agotaba completamente, invocando una y otra vez clones de madera y árboles, realizando jutsus del elemento tierra y del elemento madera. En cambio su padre lo entrenaba en todo lo que es taijutsu y fuerza. Su padre tenía una gran fuerza fisica y grandes habilidades en taijutsu, con lo cual aprendió a dar golpes y a resistirlos. Fue un entrenamiento muy valioso y a pesar de lo pesado que este era, sus padres estaban concientes de sus límites y paraban y lo asistían en cuanto fuera necesario. El agradecía esto, y agradecía también que, a pesar del fuerte entrenamiento, había tenido una infancia feliz. Eso lo perdió cuando perdió a sus padres. Pero no tenía tiempo para lamentarse, continuaba siendo feliz a pesar de todo lo que había pasado, aun le quedaban los buenos recuerdos, su kekkei genkai que le recordaba a su madre y sus habilidades con el elemento tierra que le recordaban a su padre, además de su resistencia física y su habilidad con el ninjutsu heredada por ambos. Además poseía los libros y pergaminos dados por ellos también, y la inteligencía, algo que nadie le podía quitar. Cada que leía sus libros y pergaminos, dejaba de sentirse solo, se sentía feliz. Además, tenía el objetivo de convertirse en sabio, pero conocía los riesgos, su cuerpo tenía que ser resistente para poder aguantar el chakra natural y su chakra tiene que estar lo suficientemente entrenado para poderse mezclar con el natural, por eso tenía que seguir entrenando.

Se levantó de la rama y se bajó del árbol donde estaba durmiendo. Estiró su cuerpo, en especial su torso y sus piernas. A continuación comenzó a trotar al rededor del lago. Sentía su cuerpo distinto, el entrenamiento estaba comenzando a cambiarlo. Sus piernas y su corazón respondían mejor al esfuerzo físico, ya no sentía un cansancio tan inmediato como en otras ocasiones. Se sentía listo para un ejercicio de mayor intensidad, con lo que pensó en dar seis vueltas al lago, el doble que el día anterior. Su cuerpo respondía perfectamente al esfuerzo, podía trotar como si el cansancio no pudiera afectarlo, no sentía el ardor en los múscuos, ni la agitación en sus pulmones. Así fue hasta que completó la tercera vuelta. Ya empezaba a sentirse cansado. Paró un momento y se acercó al lago para tomar agua. La sintió deslizarse por su garganta y enfriar su cuerpo. Sintió como calmaba su sed y como aliviaba su cuerpo e hidratandolo. Se levantó del borde del lago y se estiró. Observó de reojo el agua. -Tal vez cuando termine de trotar pueda nadar un poco... servirá para entrenar también la resistencia de mi cuerpo- Pensó y continuó trotando. Comenzaba a sentir el cansancio en su cuerpo, sus musculos ardiendo poco a poco cada vez más, palpitandole y doliendole. Llegó a la sexta vuelta. Quería continuar. No se sentía tan cansado como para parar. Dió dos vueltas más y paró. Estaba jadeante pero no sentía el cansancio. Sus músculos dolían pero no le afectaba. Caminó un poco al rededor del lago y se encontró con una saliente en el terreno, sobre el lago, desde la cual podría tirarse al lago. Se desvistió, dejandose solo el pantalón, se paró en el borde de la saliente y saltó.

El joven Senju aprendió a nadar gracias a su padre, quien provenía del País del Agua, de ahí el cabello azul del ninja, heredado de su progenitor. Las sesiones de nado hacían parte del entrenamiento diario y era la parte que más disfrutaba. Le encantaba quedarse flotando al interior del agua y mirar los peces, si los había, o simplemente quedarse allí disfrutando del sonido del agua, aguantando la respiración lo más que podía. Esto le ayudaría en un futuro cuando pudiera manejar el elemento agua. En cualquier momento, durante el uso del suiton, tendría que sumergirse por algún tiempo en el agua o estaría en contacto con ella por mucho tiempo, tendría que acostumbrarse. Comenzó a nadar, dando brazadas largas y moviendo sus pies. Sentía el esfuerzo en su cuerpo y en sus pulmones. Desde que sus padres murieron, no había vuelto a nadar. Entre brazadas, alternaba el movimiento de su cuerpo para poder sacar su cabeza y respirar. A continuación, se sumergió y comenzó a busear. Veía la fauna del lago, hermosos peces de muchos colores, pequeñas plantas y macroinvertebrados. Salió del agua, respiró y volvió a sumergirse. Disfrutaba sobre manera estar dentro del agua. -Debería intentar realizar jutsus dentro del agua-. Volvió a la superficie para tomar algo de aire y volvio adentro. Realizó varias señas de manos. -MOKUTON: DAIJURIN NO JUTSU- Pensó y de su brazo derecho salieron cuatro lanzas afiladas de madera. Procedió a nadar lanzando estocadas al agua, con cuidado de no ensartar a ningun pez. Era dificil impulsar su brazo en el agua, esta ofrecía mucha resistencia, y el movimiento le hacía perder rapidamente el aliento y tuvo que subir varías veces a la superficie. Continuó por varias horas dando estocadas al agua, sintiendo el esfuerzo en su brazo, con lo que se le ocurrió una idea. Tomó aliento en la superficie y se dirigió al fondo del lago, puso su mano izquierda en la superficie y pensó -DOTON: KENGAN NO JUTSU-. Su brazo izquierdo comenzó a rodearse de rocas y de tierra del fondo del lago y lo recubrieron, con lo cual, empezó a dar golpes y estocadas con ambos brazos, aprovechando la resistencia del agua, retando la resistencia cardiovascular de su cuerpo.

Luego de varias horas nadando, salió del agua y deshizo los jutsus de sus brazos. Se recostó al borde del lago, jadeando y sintiendo el cansancio en su cuerpo, hacer jutsus bajo el agua lo agotó, pero tendría que acostumbrarse, entrenar para el uso de jutsus del elemento agua. Se levantó del suelo y se puso la ropa. Aun estando mojado, sabía que la parte del entrenamiento que continuaba le iba a ayudar a secar sus ropas. Se acercó al claro donde había entrenado el primer día en aquella zona. Se hizo en el centro del círculo irregular de árboles que había creado y realizó varias señas de manos. -MOKUTON: MOKUZAI SHURIKEN- De las cortezas de 10 árboles, se asomaron algunos shurikens a diferentes alturas. El shinobi respiró profundo y se preparó. Un shuriken salió disparado hacia el, con lo cual de su blazer sacó un kunai y lo desvió. Otro shuriken salió de un árbol a su espalda. Se tiró al suelo para esquivarlo y se levantó rapidamente al escuchar otros dos shuriken disparados hacia él. Puso sus dos manos en el suelo. -DOTON: KENGAN NO JUTSU- Pensó y sus brazos se recubrieron de roca. Con ellos pudo bloquear los shurikens que venían hacia él. Otro shuriken salió hacia el ninja, realizó señas de manos cortas, preparando el jutsu de sustitución (kawarimi no jutsu) y un clon (bunshin no jutsu), esquivando el shuriken que venía hacia él. Los tres shurikens restantes se acercaron hacia el rapidamente y el se concentró en su clon, que lo había invocado escondido entre los árboles. Se sustituyó con el rapidamente, de una manera imperceptible y los shurikens se clavaron en el clon, el cual desapareció en el momento, mientras el ninja observaba lo ocurrido en un lugar seguro entre los árboles. Sonrió y comenzó a caminar hacia el sauce donde dormía, sintiendo el agotamiento en su cuepro.

Mientras caminaba al árbol donde solía dormir, sentía la carga de su propio peso en su cuerpo. Estaba bastante cansado y ya estaba tarde. Entrenó un dia entero. Su ropa ya estaba seca debido a tanto movimiento que había realizado durante la última parte del entrenamiento. Mientras caminaba observaba a las libelulas y a las luces de las luciernagas. Era un espectáculo hermoso y una de las ventajas de "vivir" cerca a un cuerpo de agua. Pululaba la vida y era hermoso. Cada ser vivo, los árboles, los insectos, los animales, inclusive las bacterias, le parecian dignos de respeto y admiración. Se subió en una de las ramas del sauce y se recostó viendo a las estrellas. Ver tanta vida, le hizo replantearse su objetivo, ya no quería matar al daimiyo del feudo Riku-gui. No, era un ser vivo al igual que Yanagi, y él no tenía el derecho de juzgar si vivía o no. Pero pensaba igualmente que no merecía todo lo que tenía, todos los privilegios y el poder. Tendría que derrocarla, o al menos, perjudicarla, dejarla sin nada, sin poder, sin posibilidades, pero no matarla. Con este pensamiento se sumió en un sueño profundo. Por alguna extraña razón, despues de cuatro años, volvió a dormir en paz.

Jutsus utilizados:

  • MOKUTON: DAIJURIN NO JUTSU
  • DOTON: KENGAN NO JUTSU
  • MOKUTON: MOKUZAI SHURIKEN
  • Kawarimi no jutsu
  • Bunshin no jutsu
Yanagi Senju
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Un buen dia para entrenar

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.