¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Naruto Rises (Afiliación Elite)
Ayer a las 6:31 pm por Invitado

» Mozart, El virtuoso
Ayer a las 6:07 pm por Gakumon

» Vientos que traen las nubes - Viaje VI - | ❁ |
Ayer a las 5:39 am por Zhorin Kashu

» Nobility and diplomacy. — ❁
Ayer a las 4:57 am por Narrador

» CLOSER +18 [Cambio de botón — Élite]
Ayer a las 3:12 am por Invitado

» Entrenamientos.
Dom Oct 22, 2017 5:49 pm por 2D

» Misiones de farlek
Dom Oct 22, 2017 5:22 pm por Gakumon

» [Viaje] Lluvia- Fuego - Arrecifes
Sáb Oct 21, 2017 8:31 pm por Hikari Kaguya

» Misiones de Yuna
Sáb Oct 21, 2017 8:25 pm por Ichimaru

» Toxicologia de Tsu
Sáb Oct 21, 2017 7:11 pm por Tsuchinoko

» Encuentro con Rein-chan, los hermanos Orochi se encuentran
Sáb Oct 21, 2017 6:46 pm por Tsuchinoko

» ❁Hojas por aqui, hojas por alla❁
Sáb Oct 21, 2017 3:29 pm por Tempest

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Sáb Oct 21, 2017 12:58 pm por Gakumon

» D E S T R O Y ;
Sáb Oct 21, 2017 9:37 am por 2D

» Y fueron tres
Sáb Oct 21, 2017 6:14 am por Suru Hozuki

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Sáb Oct 21, 2017 3:08 am por Narrador

» No es solo una pelea II [C]
Vie Oct 20, 2017 8:41 pm por Kurosaki

» Misiones // Arata
Vie Oct 20, 2017 6:17 pm por Ichimaru

» Automision
Vie Oct 20, 2017 6:15 pm por Ichimaru

» [Viaje] Lluvia - Fuego - Arrecifes
Vie Oct 20, 2017 5:38 pm por Hikari Kaguya

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Rei Ogami el Mar Jun 07, 2016 9:53 pm

El aire fresco que corría por todo el país del fuego era sumamente calmado y relajante todo un placer de respirar cuando uno caminaba por la capital de esta tal como lo estabá haciendo yo en una tranquila mañana en donde los aldeanos hacían sus labores cotidianas para mantener el orden y organización del feudo. Antes de empezar el recorrido por la capital me habia vestido con un traje negro que solía usar bastante para ese tipo de situaciones acompañado debajo de una camisa blanca y un moño negro para finalizar la vestimenta de la parte superior de mi cuerpo además obviamente como ya era costumbre un parche negro tapando mi ojo derecho. Una forma de vestir a lo mi respecta bastante elegante y cómoda aunque quizás esto último se podría explicar por llevar el mismo tipo de ropa durante tantos años que mi cuerpo ya se había acostumbrando por lo que no habia dificultad alguna si tenía que pelear con esos ropajes. Mi caminata habia empezado en cuanto salía de mi hogar en busca de algo entretenido que hacer durante lo que restaba del dia o que simplemente satisfaga mi apetito de curiosidad. Mientras caminaba por las calles de la capital observaba las actividades que los aldeanos hacían quizás por el simple motivo de aprender aunque tenía bien en claro que con mirarlos no bastaba y debía de practicarlas por mi cuenta ya que nunca se sabe cuando esos conocimientos serían de utilidad en algun futuro, también observaba con cierto detenimiento y curiosidad a los niños que jugaban simulando ser ninjas con ansias de lograr ese objetivo y asi proteger a su País y feudo...algo muy alejado de la realidad de lo que significaba ser un shinobi ya que a lo que ellos llamaban "Proteger a su Feudo" no era más que realizar misiones sucias,trabajos deshonestos incluyendo asesinatos,secuestros,traiciones y una larga lista de deplorables misiónes a los que seguramente me asignarian en un futuro y aún peor algunas de ellas no eran siquiera para servir al feudo y para beneficio de este sino para complacer y beneficiar a ciertas personas que les importaba poco y nada de lo que pasará con la gente y los aldeanos sin embargo sabía que esto sucedería y sólo quedaba asimilarlo
La caminata por la aldea aún no se terminaba por lo que seguí con mi rumbo sin embargo varios murmullos provenientes de una muchedumbre llamó mi atención haciendo que me acercará sigilosamente para ver que pasaba, aquella muchedumbre comenzó a abrirse paso mientras un hombre montado en un caballo se adentraba cada vez más en las calles de la capital eso significaba que andaba en búsqueda de una persona o negocio, noté que llevaba un colgante sobre su cuello con el sello del feudo Hinoarashi para comprobar esto y estar seguro saque mi colgante del feudo dejándolo completamente a la vista y además ya sabiendo que el hombre y yo perteneciamos al mismo feudo. -¡Hey tú el niño del parche del ojo acercate! grito señalandome aquel hombre montado a caballo lo que me tomo por sorpresa ya que no sabía que intenciones tenía aquel desconocido ni que pasaría si me acercaba a el ¿Sería capaz de un acto de malda en plena calle y con gente alrededor? Sin siquiera darme cuenta el hombre ya estabá frente a mi y empezó a hablarme en un tono que los demás no pudieran escuchar -Se te ah asignado a ti y a otros Ninjas del feudo Hinoarashi una misión de escoltamiento, tendrán que escoltar una carroza que transportara a un prisionero hacia otra cárcel de la capital, la carroza partirá este mismo dia dentro de cuarenta minutos comenzando desde el castillo,pasando por el bosque de fuego donde se supone que esta el mayor peligro y por último finalizando en la cárcel donde te esperarán unos guardias y llevarán al prisiónero a su respectiva cárcel. Te recomiendo que lleves todo lo necesario y tengas cuidado es probable que alguien intente aprovechar esta oportunidad y asesine al.prisiónero, solo eso y...esta de más decir que es obligatorio asistir a la misión- el hombre se retiró junto a su caballo mientras la muchedumbre se disolvia tomando diferentes direcciones. No tenía más opción que ir hacia la misión al menos que quisiera ser considerado un criminal para el feudo y eso por ahora no me servía por lo que sin más retrasos me dispuse a ir al castillo donde la misión daría comienzo, aquel hombre me habia dicho que equipara lo necesario asi que fui directo hacía mi casa a recoger mi marioneta ya que nunca se sabe que podría ocurrir, también escuché que otros ninjas del mismo feudo colaborarian con la misión esto podría ser muy beneficioso para la misión en si pero un total fastidio y molestia para mi debido a que jamás habia trabajado en conjunto con otros ninjas ni había tenido tratos con estos el motivo era que me gustaba trabajar sólo y sin compañía alguna pero en esta ocasión no tenía alternativa y lo único que rogaba erá que mis compañeros no fueran una carga ni una molestia para mi sólo eso. Luego de recoger mi marioneta fui hacia el castillo que tras veinte minutos de caminar llegué a la entrada del castillo en donde dos guardias me pidieron el colgante con el símbolo Hinoarashi por lo que lo deje a la vista colgando de mi cuello - Espera unos minutos aquí hasta que la carroza salga del interior del castillo- dijo uno de los guardias señalando que me alejara de la puerta. Me aleje unos metros de la puerta para observar mi alrededor y ver un gran número de personas con sus ojos curiosos mirando hacia el castillo,su entrada,sus paredes y cuantas más cosas sus ojos llegaban a ver, habia edificios más altos de lo común y bastante personas montadas a caballos todo esto no era de extrañar pues estábamos en unos de los lugares más importante del País del fuego - Tsssk ¿Y se supone que tengo encontrar a los demás ninjas que me acompañaran en la misión entre toda esta gente?...idiotas- decía mientras suspiraba y tocaba con los dedos mi colgante del feudo Hinoarashi tal vez en un signo de ansiedad u otra cosa y acomodaba la marioneta a mis espaldas que la habia traído desde mi taller totalmente cubierta con vendajes blancos esto lo hacía para que sea más facil de transportar y además darle un toque de misterio y que nadie supiera que clase de marioneta tenía a mis espaldas. ¿Los demás ya habían llegado o quizás aún no lo habían hecho? Eso no lo sabía y sólo quedaba esperar...
Rei Ogami
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Yuto Uchiha el Jue Jun 09, 2016 12:12 am

Aquel día amaneció cálido, demasiado para mi gusto. El sol rayaba el horizonte con sus vivos colores mientras me levantaba sin apenas ganas. O al menos así fue hasta que recibí la nota. Un pájaro se posó en una rama superior a aquella en la que había estado durmiendo hasta hacía unos minutos. La azulada ave gorjeó y se lanzó planeando hasta caer sobre mi pecho desnudo, recorriéndolo con los pequeños saltos típicos de aquellos animales, comenzando a picotearme la barbilla. Estaba a punto de apartar a aquella criatura, hasta que vi que, atada a su pierna, se encontraba una nota enrollada. La misma, llevaba el sello del feudo al que pertenecía, y la impresión al verlo casi me tira del árbol. Suspiré, desatando la nota de su pata, tras lo que el animalillo partió volando. En el papel, me invitaban de forma obligatoria a asistir al hogar del feudo, para que me asignaran una nueva visión. No hacía tanto que me habían llamado para aquella de los niños secuestrados, y ya había otra en camino... Al final les había gustado mi modo de trabajar. Recogí de una rama más alta mi tendida ropa, y fui a asearme a algún río. Era la hora de trabajar.

Media hora después ya había llegado a la ciudad. El gentío estaba tan animado como siempre, aunque parecían especialmente agitados. No era capaz de entender el motivo con tanto ruido y tantas conversaciones simultáneas. Centrarse en lo que decía solo un grupo concreto de personas era tarea más imposible que cumplir una misión S siendo genin. Pero tampoco me interesaba mucho, mi objetivo era reunirme de nuevo con aquel consejo que me otorgó la misión anterior. Ésta vez, antes de entrar a la sala, comencé a oír voces hablando a voz en grito. Traté de escuchar al otro lado, pero no lograba entender nada, así que desistí y llamé a la puerta. Las voces enmudecieron de pronto, y una voz conocida me mandó entrar.

Por primera vez en mi vida: Lo vi. Fue sólo un segundo, porque estaba desapareciendo por la puerta, pero pude ver al Daimyo del feudo Hinoarashi, Soichiro Katsumoto. El hombre que había jurado proteger, mi objetivo... No me recuperé de la impresión de verlo hasta que uno de los consejeros carraspeó. Despejé mi mente y lo miré directamente, llevaba en su mano un pergamino idéntico al de la otra vez, el cual me lanzó por los aires. Lo atrapé al vuelo con suma facilidad, pero justo después hizo un gesto con la mano para que me fuese a otra parte a leerlo. Al parecer habían discutido con el Daimyo y no tenían ganas de lidiar conmigo, así que salí a la puerta y fui leyendo el rollo a medida que salía del lugar. La misión parecía sencilla, aunque siempre pensaba eso, pero ya era costumbre. Tenía que escoltar a un prisionero de un lugar a otro, junto con dos ninjas más del feudo. Podían intentar matarlo por el camino, por eso requerían mínimo tres genin. Tenía pinta de divertido.

Mientras caminaba por la ciudad, el gentío se arremolinaba frente al edificio de donde debía salir aquel carruaje. Lo cierto es que era incómodo ver tanta gente expectante y curiosa metiéndose en el camino, sin saber qué pasaba realmente. Suspiré y subí de un salto a los edificios, con mi brillante insignia del feudo a la vista sobre mi corazón, destellando al sol, para poder caer sobre el tejado del que daría a la luz a mi trabajo. Aún no había rastro de los otros genin, así que esperé pacientemente hasta que vi llegar a un chico con un parche en el ojo, que mostraba a todos la misma insignia que yo. Sonreí y fui a bajar, pero justo entonces, tras las puertas, surgió el carruaje, que comenzó a avanzar, y junto a él, aquel chico. Me empecé a reír yo solo, y salté segundos después sobre el tejado del carruaje, sería divertido ver la reacción de aquel chico al llegar. Aunque aquella misión no fuera algo para tomarse a broma, un poco de humor vendría bien.

—Oh, aquí está mi transporte—dije al caer sobre el tejado del carruaje, Miré sonriendo al chico del parche y me di un par de golpecitos en la insignia del león. Le dirigí una mirada amable y señalé el bulto vendado de su espalda y luego al fardo que contenía mi espada, el cual cargaba yo también a mis espaldas—Veo que has venido preparado, compañero. Me llamo Yuto Uchiha, es un placer.

Con un último salto, me puse al otro lado del carro, para poder escoltarlo como era debido. La diversión estaba a punto de comenzar, y yo me preguntaba. ¿Cuanto se complicaría todo aquello una vez que entrásemos al bosque?
Yuto Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Kaname Arashi el Vie Jun 10, 2016 3:59 am

Rama tras rama, la chica seguía avanzando tan rápido como podía. Su cabello se movía conforme su cuerpo hacía acrobacias; se balanceaba con las manos, a veces con las piernas de las diferentes ramificaciones de los árboles del lugar que solía visitar para entrenar. Al final, cayó en el piso flexionando su pierna izquierda del todo para amortizar el golpe y dejar la derecha extendida a la par que colocaba sus manos en el piso. Estaba ahora en una especie de planicie en donde no había ni un solo árbol, solo pasto y unas cuantas rocas de un metro de altura ubicadas de forma uniforme en el campo, pero rodeada por una arboleda inmensa.

-Uno de los peores errores de un ninja que maneja el combate cuerpo a cuerpo es llegar a un lugar en donde no se puede ver al enemigo y que, por el contrario, pueden verlo a él perfectamente- dijo una voz que resonó desde todos los rincones del lugar –Tks…- chasqueó la lengua la pelimorada cuando de repente lo comprendió, su abuela tenía razón; este, era un entrenamiento de taijutsu, de fuerza bruta, de peleas a corto alcance, no podía ser que ella saliera a la luz cuando su oponente tuviera ventajas en taijutsu –Lo pillo abuela… pero…- dijo así mientras acumulaba chakra en uno de sus puños. Se puso en posición en medio del campo y entonces, flexionando sus piernas dio un golpe fuerte contra el piso con el fin de resquebrajarlo.

Su abuela, quien en ese momento te había abalanzado sobre su nieta había arqueado su cuerpo con el fin de retroceder su ataque, pero en ese instante, Kaname había entendido algo importante: Si tu enemigo está oculto, hazlo salir. Lo tenía, pero en ese mismo momento, una figura de humo había aparecido tomando a ambas por sorpresa dejándolas de igual forma, estupefactas. Aquel chico tenía gran porte, portaba objetos ninja por lo que Kaname de inmediato, al igual que su abuela, se puso alerta y esperó que el sujeto hablara - ¿Kaname Arashi, gennin de Hinoarashi?...- preguntó el sujeto antes de que Kaname bajara sus armas y se tornara, aunque agitada por el entrenamiento, un poco más tranquila.

-Soy yo… ¿Qué quieres? - dijo seca –acabas de interrumpir medio entrenamiento con unas de las Kunoichis más respetadas del feudo…- agregó con los ojos cerrados y atándose mejor la coleta. –Vaya…-suspiró el hombre- Estos jóvenes de ahora…- acotaba en un tono bajo y casi que imperceptible a las damas presentes –Solo vengo para enviarte a una misión de rango C junto a dos de tus compañeros de feudo…- terminó por sacar un pergamino que recibiría Kaname con total brevedad y sin hacer muchas preguntas, debido a que conocía bien que como Kunoichi, estaba sujeta la mayor parte del tiempo a que la llamaran para trabajos de los adinerados y los débiles que necesitaban alguna protección y tenían con qué pagarla. El pergamino ponía de forma expresa toda la información de la misión, así como sitio de encuentro y hora.

-¿Qué?...Pero… ¡debía estar en el punto de encuentro hace 15min!- gritó al shinobi con tono de voz fuerte –No fue difícil localizarlas- agregó el sujeto mientras con un ademán y un par de sellos desaparecía. Tras ello, su abuela se acercó, le dio a Kaname una píldora soldado y rellenó con sus cosas, el morral que cargaba la chica con cosas livianas y demás armamento capaz de soportar la misión a la que se iban a enfrentar. –Bien… no pierdas tiempo… ve, deprisa…- la anciana sonrió mientras la chica volvía a las ramas y se encaminaba hasta el punto de encuentro.

-…Regresaré abuela…- se dijo antes de que a pocos minutos empezara a visualizar el lugar a donde debía reunirse con sus compañeros de misión. Desde lejos, notó que estos habían iniciado conversación, así que, le pareció inoportuno llegar, así como así. Descendió de las ramas y se situó justo delante de ellos. –Hola, soy Kaname Arashi y a quien esperaban para salir a cumplir esta misión- dicho esto, acomodó su morral y esperó a que los chicos le comunicaran un poco de lo que habían hablado y también se presentaran.
Kaname Arashi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Rei Ogami el Vie Jun 10, 2016 9:44 pm

Gente y más gente se sumaban a mirar con detenimiento y curiosidad las murallas, cuidadosamente talladas con los minerales más resistentes que la naturaleza podia dar, no era de extrañar puesto que aquel muro erá lo único junto con los guardias del exterior que mantenían a salvo el castillo. Según hasta donde mi vista llegaba y mis cálculos mentales que hacia, aquel muro rondaba los ocho o nueve metros de altura, perfecto para evitar que cualquier obsesionado o loco se atreviera a treparlo y cruzarlo. Además existía un rumor que se expandió notificando que aquellos muros guardaban unos tres metros de grosor, algo que todabia yo no habia comprobado aunque ¿Para que queria yo esa clase de información?. Fué cuestión de minutos para que mi atención se desviara de aquellos muros con tonalidades grisáceas para centrarme aún en la espera de mis compañeros. Extraños sonidos provenientes del interior del castillo llegaron a mis oídos a pesar de todo el escandolo que tenía a mi alrededor. Las puertas del castillo comenzaron a abrirse de una manera bastante lenta, acompañada de un crujido, pero este erá mucho más fuerte que una puerta común y corriente haria, dejando a las multitudes en silencio ambas puertas de unos tres o cuatro metros cada una, se abrieron de par en par a una velocidad más elevada que al principio y sólo por unos segundos las personas pudieron ver lo que las murallas, puertas y guardias protegían tan celosamente...El castillo de Katsumoto al descubierto.
Las puertas empezaban a volver a su estado habitual mientras una carroza avanzaba por en medio de estas, un carruaje estilo medieval hecho casi en su totalidad de una madera que no podia identificar aún se fué acercando hasta mi pocición, manejada por un hombre pelicastaño con una edad un poco avanzada de quizás 60 o poco más, y obiamente al frente un caballo de pelaje blanco. La carroza por fin había llegado hasta mi mientras que las puertas del castillo ya se habían cerrado del todo. Lanze un ligero suspiro con los ojos cerrados en un claro signo de resignación al ver que ambos compañeros aún no se presentaban en la misión. - Oh, aquí está mi transporte - escuché decir a mi izquierda junto con el sonido de alguien aterrizando muy cerca de mi. Al abrir los ojos me sorprendo al ver a un joven sonriente de pelo azabache y ropajes obscuros, el chico dio un par de toques a su insignia colgante del feudo Hinoarashi en una clara muestra de ser mi compañero de misión y además, se percató del bulto vendado a mis espaldas algo no muy difícil para ser sinceros, el joven señaló también un arma a sus espaldas que no pudé ver con total claridad, y sin más el chico se presentó de una forma bastante agradable y amistosa. - Que forma de llegar más carismática...- musite - Soy Rei Ogami y veo que tú también viniste preparado - dijé con una leve sonrisa formada en mis labios, tal vez por que me fué simpática la forma en que el chico habia llegado y presentado.
Con un salto el chico de nombre Yuto se formó del otro lado de la carroza listo para escoltarlo.
Sin embargo una chica descendió desde las alturas para posicionarse delante nuestro, una chica de gran estatura y un color de pelo morado bastante llamativo a la vista, acompañados de unos ojos violetas que hacían juego con su cabello, algo bastante curioso pero, yo erá el menos indicado para opinar sobre el color de ojos de los demás. - Hola, soy Kaname Arashi y a quien esperaban para salir a cumplir esta misión - se presentó diciendo la chica a lo cual no tarde en responder musitando; - Yo soy Rei Ogami uno de tus compañeros y el muchacho de aquí lado es...bueno que se presenté el que para eso esta - dijé con una pequeña risita provocativa. Ya estábamos los tres Genins presente y la misión podia dar comienzo oficialmente por lo que di tres golpecitos al carruaje para que comenzará su rumbo, lo cual hizo avanzando en línea recta y a una velocidad en la que los tres pudiésemos seguirle, la gente abría paso dejándole las calles libres a la carreta que seguía su camino sin miedo, custodiada en ambos lados por Yuto y por mi y por el frente suponía yo que estaria la chica aunque quizás optaría por posicionarse en otro ángulo, a lo que a mi respecta cada uno podia hacer la estrategia que más les guste siempre y cuando esto no me perjudicara a mi ni a la misión misma.
- Este sera un viaje aburrido...al menos hasta que lleguemos al bosque ¿No? - pregunté mientras caminaba a la par del carruaje - Espero que los Ryos que me den valgan la pena...ahora que lo pienso no me fijé en eso- recite en un tono bajo pero, audible entre los tres - No me pusé a pensar en eso...tssk esta misión me tomó por sorpresa - dijé siguiendo pensado en el tema de los Ryos además, esto lo dijé en un tono mucho más bajo que el anterior, casi que lo habia dicho sólo para mi mismo aunque el que estuviera atento podia haberlo escuchado, igualmente sea cual fuese el caso no me importaba. Llevé mi mano derecha hasta la altura de mi mentón y labios tal como si estuviera analizando y es que en realidad era asi...analizaba cuanto podrían llegar a pagarme por esto. Mientras yo seguía en lo mio el carruaje avanzaba y aún faltaba para llegar al bosque por lo que teníamos que buscar la forma de entretenernos y una de esas formas erá ¿Por qué no? Entablando alguna conversación entre los tres. Sea cual fuese esto, la misión habia comenzado.
Rei Ogami
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Yuto Uchiha el Lun Jun 13, 2016 12:59 pm

La muchedumbre se aglomeraba en torno a nosotros, pero dejándonos espacio para avanzar y maniobrar, lo cual agradecía mucho. Los gentíos a veces llegaban a agobiarme bastante, y suficiente podría complicarse aquella misión si no llevábamos cuidado y un control de lo que hacíamos. Yo podía ser muy alegre y tomarme algunas cosas a broma... Pero cuando una misión estaba en juego, había que tomarlas con seriedad, y más aún estando implicado el bienestar del feudo en el éxito de la misión. No podíamos relajarnos. Si algún día quería alcanzar mi sueño, aquel no era el momento de fracasar. Así que me giré a observar el carruaje, intentando escudriñar entre los pliegues de la tela algo del prisionero. Sentía una enorme curiosidad, además de que una idea me rondaba la mente, pero ya se la comunicaría a mis compañeros una vez que estuviésemos fuera de la ciudad.

El chico llamado Rei Ogami, se presentó cordialmente y sonriendo. No parecía mala persona, pero casi nadie lo parece al principio, así que todo se vería con el tiempo. Cuando uno es un ninja, debe aprender que no todo es lo que parece ser. Así que habría que andarse con ojo frente a cualquier eventualidad. Por lo pronto, todos teníamos la misma misión y, de una forma u otra, a todos nos interesaba cumplirla, como miembros del feudo Hinoarashi. Tras haber saltado al otro lado del carro, apareció una muchacha, la cual se presentó como Kaname Arashi, nuestra tercera compañera. La segunda Kaname que conocía en las últimas semanas, pero eso eran... Otros asuntos. Sonreí a la recién llegada y miré a Rei mientras daba golpes en el carruaje para que comenzase a avanzar. Respiré hondo y los miré con una expresión que denotaba que tenía ganas de aventura, sin perder ni un momento  la sonrisa de mi rostro.

—Yo soy Yuto Uchiha. Cuando salgamos de la ciudad, recordadme que os diga una idea que he tenido hace un momento... Aquí puede ser peligroso hablar de ello—los espías no eran algo poco usual en lugares tan grandes, y menos aún con tanta gente aglomerada. Era muy probable que pudiese haber alguien intentando recopilar información o incluso analizándonos a nosotros y nuestra estrategia para llevar al prisionero al lugar al que debía llegar. Cualquier precaución era poca, y menos cuando sabíamos de antemano el peligro.

Nos colocamos en posición alrededor del carro, mientras éste comenzaba a moverse con suma lentitud por las calles, hacia las puertas de la ciudad. No veía como se habían colocado exactamente la recién llegada Kaname y el chico llamado Rei, pero supuse que estarían alertas a todo lo que pasara de allí en adelante. La multitud apenas se apartaba hasta que el carruaje se acercaba lo suficiente, lo cual era una molestia y hacía que tuviéramos que ir al paso de una tortuga coja. Suspiré y negué con la cabeza con desilusión. Hasta que no llegásemos a las puertas, no podríamos hacer nada de nada. Sonreí levemente al escuchar los susurros de Rei al otro lado del carro sobre lo del viaje aburrido, pues era justo en lo que estaba pensando yo. Me alegraba no ser el único que estaba sintiendo pesada aquella tarea. Me dediqué a mirar al gentío reunido alrededor, preguntándome si pensarían que en el interior del carro había alguna personalidad importante del feudo, incluso el Daimyo, cuando no podrían estar más lejos de la realidad, pues lo único que escoltábamos era un prisionero de una prisión a otra. Lo cual podía sonar hasta triste, pero mi mente no se permitía tener esos pensamientos. Había una misión que cumplir, y era por el bien del feudo. Mi orgullo y honor primaban por lo que me pareciera lo del prisionero, además me faltaban detalles como para pensar otra cosa. A falta de conocimiento, lo mejor era cumplir con las órdenes y seguir adelante con la vida.

Casi me entra la risa floja al oír susurrar a Rei sobre el dinero de recompensa. Lo cierto es que yo tampoco me había fijado en cuanto dinero nos ofrecían por la misión cumplida, pero tampoco era algo que me quitase el sueño, todo lo que fuese por el bien del feudo, era bien recibido por mi. Además, me había distraído tanto al ver a mi señor que no había sido capaz de darme cuenta de cuantos ryus obtendríamos. Igualmente, nunca me importó demasiado el dinero. Giré la cabeza hacia donde estaba Rei, justo iba a decirle algo, pero terminé de oírlo hablar y me reí levemente. Si que le gustaba eso, si.

—No eres el único que fue cogido por sorpresa...—dije en tono amistoso—No han pasado ni quince minutos desde que me ofrecieron la misión—no hablaba muy alto, para no dar aún más señales de nuestra posición en todo el asunto a los transeúntes. Aún así, el podría oírme—¿Tanto interés tienes en el dinero?—pregunté a colación de las cosas que decía antes. Yo apenas solía comprobar cuanto dinero me ofrecían por cada misión. Al fin y al cabo, dormía en la rama de un árbol alimentándome de lo que pudiera conseguir, no es como si estuviese acostumbrado a ningún lujo. Miré hacia delante, donde supuse que estaría la chica, aunque no podía verla—¿Que tal tú, eh... Kaname? ¿Sabes cuanto nos van a dar por ésta misión o estás como nosotros?—iniciar conversación entre todos podría servir para conocer mejor al equipo que me había tocado ésta vez, y ayudarnos a combatir mejor cuando llegase el momento, que era muy probable que llegase. Hacía unos pocos minutos que empezaba a sentirme observado, y no precisamente por los ciudadanos que observaban la situación con curiosidad. Algo me decía que no pasaría demasiado tiempo hasta que tuviéramos visitas inesperadas una vez saliésemos por aquellas puertas. No atacarían nada más salir, puesto que estaríamos demasiado cerca de la ciudad, pero no sería mucho más tarde, estaba seguro.
Yuto Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Kaname Arashi el Miér Jun 15, 2016 2:36 am

El viaje había iniciado. Kaname ni siquiera sabía lo que tenía en su maleta acuestas, tan solo sabía que su abuela le había dado lo que llevaba en aquel morral y que hasta ahora solo había servido de peso para el viaje y lo poco que llevaban andando. Escuchó a los demás presentarse y hablar luego de sus finanzas; por su parte, no es que estuviera demasiado bien, pero tampoco estaba necesitando el dinero para poder comer debido a que confiaba en que su abuela empacaría algo de comer en su bolso, por algo sería que pesaba tanto.

-La verdad no tengo idea de cuánto… yo estaba entrenando cuando de repente llegó un tipo a interrumpirme- bufó molesta mientras cruzaba sus brazos –Mi abuela me dio este maletín…- acotó- si es por comida que andan preocupados, creo que aquí hay de sobra para los tres…- agregó mientras pasaba su bolso desde la espalda y lo situaba en tu frente. Tomó con delicadeza el cierre, algo sumamente extraño en ella, para empezar a abrirlo y darse cuenta de que -….- sus pies se quedaron quietos y sus ojos se abrieron como platos al sol -…¡QUEEEEEEE!- gritó asustando al pájaro más recóndito de toda la aldea -- su boca pareció hacer muecas. ¿Acaso lloraría?

-Mi abuela… mi abuela me odia- dijo a los demás dejándose caer en el piso – no puedo creer que solo tenga equipo médico aquí… deje mi dinero y ahora…- se asustó en aquel momento- ¿Qué comeremos? ¡Moriré de hambre! - los dramas eran lo suyo, lo sabía bien –¡Noooo! Vida cruel…- se decía una y otra vez. Sin embargo, antes de que sus compañeros si quiera pensaran en ayudarla se reincorporó –No importa…- se puso de pies- hagámoslo y regresemos con el dinero suficiente para comprar mucha comida…- se dijo automotivándose- Debemos crear un plan- dijo un tanto más seria.

-¿Qué tal si nos ubicamos de forma adecuada para poder prever ataques y demás?- les dijo tratando de armar lo que sería una misión exitosa.
Kaname Arashi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Rei Ogami el Jue Jun 16, 2016 8:32 pm

Al escuchar a Yuto decir que tenía una idea en mente lo único que hice fué asentir con la cabeza en un leve movimiento, la carroza ya se habia empezado a mover con el prisiónero dentro de ella. El carruaje comenzó a una velocidad bastante lenta pero luego a medida que la gente se dispersaba esta tomaba una velocidad mayor y más cómoda para que pudiésemos seguirla y custodiarla como era debido. Los tres parecíamos conscientes de que el viaje sería aburrido al menos hasta que ingresaramos a la zona de mayor peligro, por lo que decidí tomar la iniciativa y empezar lo que sería una conversación para entretenernos. Al parecer Yuto habia sido el único que habia escuchado mis comentarios sobre la paga de nuestra misión y al parecer también estabá en la misma situación que yo al no saber el pago de la misma, además me sorprendió un poco su pregunta sobre mi interés hacia el dinero a lo que respondí con una minuciosa sonrisa dibujada en mi rostro - El dinero mueve gran parte de este mundo ninja, es lógico que tenga cierto interés en el ¿No?- pregunté hacia Yuto aunque en un tono que Kaname también puediera escuchar - Aunque la verdad no tengo ninguna obsesión hacia el dinero sólo me interesa saber la paga que me dan después de un trabajo bien hecho - dijé tratando de que no se me viera con la imagen de alguien al que sólo le importara el dinero sin embargo... - Además...tengo que poner atención en esos temas ya que un ninja como yo de tanta efectividad no puede pasar por desapercibido la paga que le den - dijé en tono soberbio acompañado de una ligera risa. Escuche con atención la respuesta de mi compañera hacia Yuto, que segun indicaba a ella también le habia tomado por sorpresa esta misión.

Acomodé mi marioneta atada a mi espalda mientras oía a Kaname hablar sobre un maletín que su Abuela le dio antes de empezar la misión además de que no deberíamos preocuparnos por la comida ya que traía suficiente para los tres. No me habia puesto a pensar sobre el tema de la comida puesto a que si todo marchaba bien no tardaríamos mucho en acabar la misión aunque eso eran puras conclusiones, no se sabría si tardaríamos más de lo esperado. De pronto- …¡QUEEEEEEE! - gritó la muchacha parando su caminata y dejándose caer sobre la tierra esparciendo un poco de polvo por el impacto. El carruaje hizo una frenada brusca junto con los caballos que pararon su caminata abruptamente. Apesar de esto aún no conocía el motivo del porque Kaname se habia puesto de esa manera sin embargo pasaron pocos segundos al enterarme que en su maletín sólo habia equipo médico y nada de alimentos * ¿Le importa más la comida que el equipo médico? * pensé mientras trataba de hacer contacto visual con Yuto para saber que hacer con la chica pelimorada a pesar de que sabía que esto era imposible por el motivo de que este se encontraba al otro extremo del carruaje, sin embargo en pocos segundos Kaname ya se habia puesto de pie y reincorporado.

Ya habiendo escuchado la propuesta de la pelimorada de armar un plan y de organizarnos adecuadamente respondí - Sea cual sea el plan el que quiera atacarnos lo hará, lo único que podemos hacer es estar preparados, atentos y esperar hasta el momento en el que las complicaciones comienzen a surgir...si es que surgen obiamente - dijé en un tono ligeramente relajado mientras esperaba a que Yuto diera su opinión si es que la tenía. Golpee nuevamente el carruaje para que este se moviera luego de lo sucedido. La carroza volvió a su velocidad y la caminata retomó sin embargo noté como el número de personas que transitaban por las calles habia disminuido considerablemente además de que ya no se veían estructuras edificadas como al principio más bien estaban a la vista pequeñas cabañas, casas destruidas y deshabitadas, la vegetación de árboles se hacía cada vez más presente a nuestro alrededor y el terreno se hacía rocoso según avanbamos. Esto no era de extrañar puesto a que nos alejabamos más y más de la capital aún asi todabia no nos habíamos adentrado en el bosque pero, pronto lo estaríamos.
Rei Ogami
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Yuto Uchiha el Jue Jun 16, 2016 11:16 pm

Empezaba a temer por el éxito de la misión. No porque fuésemos malos ninja, ni porque viese la misión difícil, si no porque no veía a mis compañeros ¿preparados? No sabría que palabra escoger, pero realmente sentía que como equipo podíamos no ser un ideal. Pero era demasiado pronto para hacer un veredicto, pero mi mente no era capaz de ver como aquello podía salir bien, y sus actos no reforzaban mucho mi confianza. ¿Cuanto de bien podía salir una misión hecha por un equipo improvisado? El tiempo lo diría.

En nuestra conversación, Rei mencionó algo que era bastante cierto: El dinero mueve el mundo ninja. No en vano, los Daimyo, amos y señores de gran parte de la comunidad ninja, habían ganado su puesto gracias a éste bien, y muchas de las cruzadas y actos que realizaban, eran gracias a éstos. También, las guerras nacen por territorios u otros bienes que, a la larga, servirán para ganar aún más dinero. La moneda era el verdadero dirigente del mundo, y era algo que ningún señor feudal podría cambiar. Poderoso rey es el dinero, ante el que se doblega hasta el más noble de los señores. Tras mencionar el asunto del dinero en el mundo, pasó a comentar que sus servicios merecían una buena suma. Partiendo del punto de que debía ser un genin como yo por la naturaleza de la misión... Quedaba patente que quizás estuviera pecando un poco de soberbio, ante lo cual no pude hacer otra cosa que sonreír, y ladear un poco el rostro hacia el lado donde estaba él, aunque no pudiera verle por tener de por medio el carruaje.

—Sería interesante que tú y yo combatiésemos algún día y veamos si de verdad eres tan bueno como acabas de decir—puse énfasis en parecer desafiante, pero con una pizca de valentía y otra más de humor. Se trataba de generar buena relación para que estuviéramos más cohesionados y preparados para cualquier eventualidad. Un equipo unido y firme era una de las claves para la victoria, y había momentos en los que pensaba que éste equipo explotaría en varias direcciones si nos encontrábamos en situación de trabajar en equipo. Para que negarlo, temía y mucho que no supiéramos compenetrarnos y acabar fracasando. Pero no debía darle muchas más vueltas, o me condicionaría a mi mismo para meter la pata y destrozar la misión.

Seguíamos avanzando, con un paso un poco más rápido, pero aún bastante lento. Cuando oí rampar a los caballos, supe que algo debía ir mal. Suspiré y enarqué una ceja al oír el grito que soltó Kaname. Me acerqué algo rápido pero sin llegar a correr hasta su posición, tratando de saber qué había pasado. No entraba en mi mente que nos hubieran podido atacar aún, ya que aunque bastantes menos que antes, aún quedaban varios ciudadanos alrededor, demasiado arriesgado lanzar un ataque repentino. Pero nada más lejos de la realidad, el motivo del incidente fue algo que no me esperaba para nada: Comida.
La muchacha había entrado en un tremendo estado de agobio y exaltación al darse cuenta de que en lugar de comida, en su maletín portaba únicamente equipo médico, lo cual encontré bastante ventajoso, a decir verdad. Ella se encontraba en el suelo, de rodillas, desesperada ante la idea de no tener nada que comer, al no tener siquiera dinero. Encontré aquel comportamiento un tanto... Estúpido, aunque sonase mal, puesto que no era el fin del mundo. A pesar de ello, traté de sonreirle de forma amable y mostrarle mi mejor cara.

—Tranquila, Kaname, la naturaleza puede darnos toda la comida que necesitemos, y vamos a entrar en un bosque tremendamente abundante de todo tipo de alimento... Aunque alguno hay que cazarlo—dije, torciendo ligeramente mi sonrisa a una más pilla. Cuando se puso en pie, y avanzamos hacia un lugar más despejado, habló de preparar un plan, ante lo que Rei contestó que si iban a atacarnos lo harían, aunque hubiese o no un plan de por medio. Yo reí levemente, asintiendo, pues tenía una gran razón al afirmar eso, no obstante, difería bastante en que los resultados fueran indistintos de tener o no un plan. Una estrategia preparada, aunque luego todo saliese al revés, significaba algo a lo que atenerse cuando no se sabía por donde orientarse a la hora de hacer algo. Un plan echado a perder siempre puede aprovecharse de alguna forma, al igual que cualquier gran idea. Pero había que hablar de lo que haríamos de entonces en adelante.

—De eso es de lo que quería hablar cuando os dije que tenía que contaros una idea que había tenido—dije, tras lo cual, comencé a mirar a mi alrededor para ver si estábamos lo suficientemente seguros como para pasar a explicar lo que mi loca mente había pre-diseñado. Pude ver como la naturaleza se iba abriendo paso ante nosotros y nuestros alrededores, y apenas quedaban un par de casuchas pobres alrededor... Eran lugares donde enemigos se podían ocultar con facilidad. Suspiré e hice una seña al conductor del carruaje para que se detuviera, tras lo cual gesticulé para que mis compañeros se reunieran junto a mi, era arriesgado hablar en voz alta—Tengo parte de una estrategia que nos hará algo más sencilla la misión. Los enemigos no son estúpidos, y esperaran a que salgamos al exterior para atacarnos, en un lugar donde, si nos matasen a nosotros y al prisionero, no puedan oírnos gritar ni puedan ver los rastros de la batalla. Lo que he pensado es lo siguiente: El bosque es un lugar muy irregular y estúpidamente complejo, el carruaje que porta al prisionero está bien para ocultar las intenciones al pueblo, pero en un lugar como el bosque es más bien una molestia y un objetivo enorme que llama la atención de cualquiera que quiera atacarnos, tanto los que quieran ver muerto al prisionero como a los bandido... A lo que quiero llegar con ésto es lo siguiente: Una vez entremos al bosque, deberíamos sacar al prisionero desde el interior y caminar los tres junto con él. Es más seguro, porque tendremos constante contacto visual con él y podremos defenderlo mucho mejor, además de que podríamos escondernos y pasar desapercibidos de forma mucho más rápida y eficaz—acabé con la sensación de haber hablado demasiado, pero durante el trayecto hacia el punto en que nos encontrábamos había tenido tiempo de meditarlo bien, y me parecía una opción correcta de llevar a cabo la misión. Respiré profundamente y recorrí a mis compañeros con la mirada, tratando de discernir a través de sus rostros su opinión sobre lo que acababa de exponer.

En un acto reflejo, mi mano fue a parar rápidamente a la tela que ocultaba mi espada. Había sentido alguien observándonos. Era sólo una sensación, pero había reaccionado de forma instintiva. Mi mirada se posó en todos y cada uno de los rincones de nuestro alrededor, buscando algo que me alertara de que en los alrededores ocurría algo fuera de lo común, aunque fuese lo más mínimo, pero no fui capa de hallar nada. Giré lentamente el cuello de nuevo hacia mis compañeros, sin estar del todo convencido de haberme imaginado lo que había sentido, pero a pesar de ello, no tenía más pruebas de que no fuese una paranoia mía, así que preferí atender a lo que mis compañeros pudieran estar pensando sobre mi “plan”, aunque más que un plan yo lo tomaba como un paso lógico. Habría que ver qué opinaban ellos del asunto. Cada vez me gustaba menos el tinte que parecía cobrar aquella misión, la cual no había hecho más que empezar. “Bien, Yuto, ya estás paranoico, enhorabuena”, me dije a modo de reprimenda. Empezaba a pensar que mi cordura escaseaba últimamente.
Yuto Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Kaname Arashi el Vie Jun 17, 2016 3:28 am

Todo parecía indicar que las palabras dela chica, ante sus dos compañeros no tenían mucho peso. Suspiró tratando de tranquilizarse, pero la verdad era que, como siempre, el drama le había salido bien. Sonrió solo un poco mientras la vegetación empezaba a acercarse a ellos y las casas de material rústico, alejadas de la aldea empezaban a verse.

No sabía cómo ni por qué, pero ¿era posible que dos gennins se aventuraran a una misión de rango C sin esperar idear un plan? No podía entenderlo, pero lo seguro era que si seguían así la misión en cualquier momento podría flanquear. ¿Acaso solo ella lo veía? Conocerse y saber que piensa el otro y que haría en x o y situación aportaría a la hora de crear una estrategia, la forma de vencer, no solo porque se conocían, sino porque sabría bien que dejar en las manos del otro y cuando, aquel tercero necesitaría una mano. Aun así, solo lo dejó ser, siguió el paso del grupo calmada, pero atenta a todo su alrededor.

De repente, uno de los dos chicos soltaría una especie de plan del cual les había hablado desde antes de salir de la aldea. Detuvo el carruaje con una sola orden y les llamó, Kaname se acercó sin más a ambos y esperó escucharlo para sacar sus propias conclusiones. – ¿Una estrategia, he?... – alzó una ceja – Ciertamente tienes razón con respecto a nuestros enemigos, no serán tontos ni unos aparecidos, si esta es una misión de rango C, algo de complejidad debe tener, no es solo atrapar gatos y cuidar bebés. Creo que dices lo obvio, Yuto- dijo empezando a sacar su lado molesto.

-Sin embargo- continuó- tienes razón con eso que dices, en definitiva el carruaje es demasiado llamativo, además que ralentiza el camino pudiendo ir nosotros más rápido… aun así- cerró los ojos tratando de ver algo más en todo aquello –Es un prisionero, ¿qué te hace pensar que, una vez esté afuera, quienes vengan a atacarnos no sean cómplices de él y acaben por evitar su resguardo bajo los calabozos del feudo?- el tono de Kaname había cambiado, en definitiva era tosca con los comentarios pero además era realista, tenía que serlo, era su forma de ser y no la iba a cambiar. – Por otro lado, no sé ustedes, pero yo desconozco totalmente las habilidades del prisionero y no quiero arriesgarme a que sea él quien acabe con los tres…- terminó por llenar sus pulmones de aire y dejarlo salir no sin antes abrir sus ojos, arquear una ceja (como acostumbraba a hacerlo) y a posar su mano derecha en la cintura.

-Creo que está bien la idea de “dejarlo ir fuera”… pero no esperen que siga ese plan así de escueto- dijo sin más –Hay que pensar en qué podría pasar, como se los dije, no sabemos sus habilidades, no sabemos si tiene cómplices que sabían que saldría hoy del feudo a otro resguardo y no sabemos, como dijo Rei antes, si nos atacaran o no…- agregó – Por lo pronto, sólo propongo que lleguemos al bosque, luego, creo que podemos camuflarlo de diversas formas. Yo tengo la posibilidad de desintegrar mi cuerpo gracias a las habilidades de mi clan- no daría detalles, pero conocía bien sus capacidades –Puedo desaparecer y aplicaríamos sobre él un jutsu de transformación que permita al enemigo creer que solo somos tres gennin- terminó.

La estrategia parecía complicada a la hora de construirse, pero lo que tenía claro era el cúmulo de cosas que no haría, ni para arriesgar la misión, ni su propia vida y mucho menos, la de sus compañeros. Ahora, pasarían a escuchar al tercero del equipo, pero Yuto había mostrado un comportamiento extraño al cual Kaname había reaccionado de igual forma. Mandó una de sus manos al porta utensilios y empezó con la mirada a buscar cualquier signo de movimiento enemigo que pudiera presenciarse. –¿Has visto algo? - preguntó a Yuto con el fin de saber qué posición tomar frente a aquello.
Kaname Arashi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Rei Ogami el Sáb Jun 18, 2016 8:44 pm

Al escuchar la idea desafiante de Yuto de enfrentarnos algun dia lo único que hice fué sonreír y ladear mi cabeza aunque este no me pudiera ver. El camino cada vez se hacía mas complicado a mediada que avanzabamos por el rocoso terreno, el silencio a nuestro alrededor aumentaba notablemente haciendo que nuestro tono de voz disminuyera para no dar ninguna clase de información al enemigo en caso de que este estuviera por esa zona. El carruaje se movía con velocidad media y esto era bastante molesto puesto a que retrasaba bastante nuestra caminata. Al decir mi opinión  sobre la idea crear un plan Yuto nos recordó lo que habia dicho al principio y nos hizo una seña dirigída a Kaname y a mi para que nos acercaramos y escuchar lo que tenía en mente, me dirigí hacia el y escuché con atención su plan.

Al terminar esto escuché también lo que mi compañera Kaname tenía que decir mientras miraba mis ojos se centraban con detenimiento hacía el carruaje aunque en verdad lo que mis ojos querían ver eran al prisiónero en su interior puesto a que el plan estabá basado completamente en el. En cuanto Kaname finalizó su opinión me dispuse a dar la mia en un tono bajo para que los tres pudiésemos escuchar - Sin dudas en un plan muy arriesgado pero, eso es lo que más gusta de el - sonreí levemente mientras seguía hablando - Pero también es un plan muy sutil y nos ayudará a avanzar a un ritmo más rapido capaz de terminar la misión en menos tiempo, también al avanzar con más velocidad posiblemente el riesgo de emboscada disminuya - cruze ambos brazos mientras cerraba los ojos y explicaba - Como dijó Kaname es probable que quienes nos ataquen sean cómplices de el pero...no creo que eso cambie las cosas. Además si el prisiónero tuviera las habilidades para acabar con los tres ya lo hubiera hecho después de todo alguien que sea capaz de acabar con tres Genins al mismo tiempo no le significaría nada librarse y salir del carruaje. Sin embargo lo que Kaname dijo acerca de desintegrarse y hacer parecer al prisiónero como un Genin no suena mal- abrí mi ojo izquierdo para proponer una idea - Lo que yo propongo es utilizar esa habilidad de Kaname para desintegrarse y tal como ella dijo hacer pasar al prisiónero como uno de nosotros, y en caso de que los que nos ataquen sean cómplices del prisiónero Kaname simplemente volverá y nos ayudará pero, en el caso de que quienes nos ataquen sean unos bandidos tendremos una obia ventaja ¿Que les parece? -

Ya finalizando mi opinión note como Yuto habia llevado su mano hacia su arma y sus ojos empezaron a buscar a alguien a nuestro alrededor, tal vez habia notado algo o no pero esto se confirmaría con la pregunta que Kaname le habia formulado. Mientras tanto esperaba la decisión de dejar salir al prisiónero o no y en caso de ser la primera opción el siguiente paso era sacarlo y que el carruaje volviera a la capital y nosotros seguir nuestro camino. A lo lejos ya se podia notar la entrada al Bosque por lo que teníamos que tomar la decisión de que hacer.
Rei Ogami
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Yuto Uchiha el Dom Jun 19, 2016 10:40 pm

Respirar hondo ayudaba a relajarse, según me habían dicho siempre desde que tengo memoria. Como un ninja, nos enseñan desde que entramos en éste mundo que mostrar sentimientos en las misiones es un gran error, pues somos herramientas bajo el brazo de señores adinerados. En una misión, dejarse llevar por las emociones podía llevar consecuentemente al fracaso de la misma, por poder llevarte a situaciones a las que una mente fría no te llevaría. Y en aquel momento, me esforzaba por contener lo que sentía por dentro. Hay que dejar a los dragones dormir, o harán arder todo cuanto encuentren a su paso, dejando sólo cenizas.

Mis compañeros de misión hicieron caso de mi llamada y pude contarles mi idea. Era una idea sencilla, y el planteamiento inicial de un plan. Estaba claro que no podíamos ir con aquel cantoso carruaje por el bosque, llamaríamos la atención de todos los problemas que pudieran ocurrirnos en aquella misión. Tras escuchar todo lo que tenía que decir, mis compañeros reaccionaron a mi idea y hablaron en consecuencia. Mi ceja se alzó por si sola al escuchar las palabras de la chica, Kaname, en señal de no poder creerme lo que estaba diciendo. Suspiré mientras la escuchaba, y decidí controlar al dragón y escuchar todo lo que ambos tenían que decir antes de responder a sus comentarios e ideas. Kaname expuso que el no conocíamos las habilidades del prisionero, y que quizás hasta podría derrotar a tres genin. También habló de que podría estar compinchado con aquellos que fueron sus compañeros, además de que mi idea no la convencía del todo. Propuso otra idea, basada en sus técnicas y con camuflar al prisionero como uno de nosotros. No terminaba de gustarme la idea, pero les diría mi opinión después. A Rei le gustó algo más mi idea, y trató de arrojar un poco de sensatez sobre lo que se estaba hablando. Al final la conclusión continuó siendo la misma que había dicho la muchacha: El asunto de desintegrarse y usar un jutsu de transformación sobre el prisionero. Suspiré y me dispuse a comentar lo que se había dicho.

—Bien... Primero de todo...—tuve que calmar al dragón antes de decir algo de lo que me pudiera arrepentir—por obvio que sea algo, nunca está de más recalcarlo, te sorprendería las veces que lo más básico puede ser olvidado exactamente por ser algo tan elemental. La cuestión es, que según tengo entendido, ésta misión se nos ha otorgado a nosotros tres y no a otros ninja de manos del propio Daimyo o de su consejo, lo cual creo que nos capacita para poder lidiar con quien sea que haya allí dentro ¿no creéis? Al menos yo confío en el criterio de aquellos que están por encima de nosotros. Por otro lado, en las instrucciones de la misión—saqué de mi bolsa el pergamino que portaba una C impresa—debemos escoltar a este hombre porque ha recibido notas de amenaza de muerte, dudo mucho que estén compinchados, y aunque fuesen notas falsas... Una organización, país o feudo que no quiere que alguien que posee grandes secretos siga libre por el mundo, no quiere recuperarlo, quiere acabar con la posibilidad de que hable en ningún momento. Recuperar a alguien que está siendo escoltado por tres ninja es mucho más difícil que acabar con él simplemente. Rescatarlo implica matar a esos tres ninja, ejecutarlo... Solo aprovechar un despiste—tomé aire tras contar aquello. Ahora comentaría mi impresión sobre su plan—En otro orden de cosas... Lo que propones no está mal... A excepción de un pequeño asunto: El chakra. No conozco tus habilidades, pero algo que desintegre tu cuerpo me suena como a un gran gasto de chakra, no digamos ya mantener un henge no jutsu durante todo el camino, el cual no es corto precisamente... Si nos llegasen a atacar, que lo harán, ese gran gasto de chakra nos podría perjudicar a la hora de combatir. Y eso podría llevarnos al fracaso en la misión—suspiré y miré uno y a otro antes de concluir—Pero bueno, si ambos estáis de acuerdo en seguir ese plan, lo aceptaré. Sólo quiero que todos tengamos en cuenta los pros y contras de cada situación—finalicé.

Mi cuerpo seguía en tensión por la sensación que tenía de tener al enemigo cerca. Tanto Rei como Kaname reaccionaron al verme tenso por aquello, hice un gesto leve con la mano para indicar que esperaran. Seguía ojo avizor y poniendo mis sentidos a toda capacidad para tratar de captar algo más, pero no podía encontrar nada. Negué con la cabeza y los miré, susurrando “falsa alarma”, y comencé a avanzar hacia donde estaba el cochero que dirigía aquel armatoste.

—Entonces... Todos coincidimos en que debemos seguir sin ésto, ¿verdad?—dije, poniendo miras en continuar con lo que se nos había encomendado y dirigirnos hacia nuestro objetivo, pues a pesar de estar en las afueras de la ciudad, aún no habíamos salido de la misma—Aún nos espera el bosque, y no es un lugar agradable, todo hay que decirlo. Así que cuanto antes comencemos a caminar, mejor será para todos.

Conocía muy bien el bosque al que nos encaminábamos, pues había tenido que vivir en él. Durante casi toda una niñez viviendo con chacales en aquel lugar, uno aprendía muchas cosas, como por ejemplo qué clase de peligros acechaban ahí, con el añadido de que era casi una realidad que los estaban vigilando y que, tarde o temprano, se verían obligados a combatir. Suspiré de nuevo, habiendo perdido ya la cuenta de los suspiros que llevaba en aquel día, y les dediqué una mirada sonriente a mis compañeros. Tenía intención de camuflar mi sospecha de estar al acecho para que, de confirmarse que lo estaban, supieran lo menos posible de nuestra teoría. No hay presa más protegida que aquella que parece idiota pero está al tanto de lo que sucede. Otra muestra de sabiduría obtenida de los chacales, que siempre recelaban ante su presa hasta tenerla entre las fauces. Esos pequeños animales estaban llenos de inmensa sabiduría aún sin poder hablar.

—Aunque no creo que encontremos muchas dificultades, un par de bandidos a lo sumo, nada con lo que no podamos lidiar—dije alegremente, tratando de parecer despreocupado y confiado. Eché un último vistazo rápido alrededor, fingiendo una mirada distraída, y luego miré a los ojos fijamente a mis compañeros, intentando hacerles saber que pretendía hacerme el ignorante para que si había alguien se confiase y fuese más imprudente—¿Emprendemos la marcha?—estaba deseando acabar con aquella misión, no por que temiese que pudiese acabar mal, sino por tratar de reencontrarme con mi Daimyo. Dudaba que pasase, pero quería llegar a conocer más de él para saber si ese hombre merecía mi dedicación al feudo. Si no fuese así, ya me encargaría yo de llevar al señor Soichiro Katsumoto por la senda por la que debería ir. Sería su mano derecha y quien le ayudaría a alcanzar la gloria. No había duda de ello, aunque antes debía de convertirme en un gran ninja para cumplir con aquello, pero el día llegaría, y mis padres estarían orgullosos de mi al otro lado, de eso estaba seguro. El nombre de Yuto Uchiha llegaría a todas partes.
Yuto Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Kaname Arashi el Lun Jun 27, 2016 5:48 pm

Escuchó a sus compañeros tranquila, sobre Rei no tenía mucho que decir. El chico había parecido estar de acuerdo con su idea, aunque en aquel momento supo que no podría por que el uso del chakra no daría para llegar a donde debía. Cerró sus ojos y trató de pensar en un plan mejor mientras escuchaba a Yuto, quien había estado impaciente desde hacía varios minutos. –Estoy de acuerdo en todo lo que dices Yuto, es mejor tener todo fríamente calculado. Por obvio que parezca- de momento, pareció entenderse mejor con ambos y podría vislumbrar que la misión podía tener éxito. –Ahora, si bien quieren asesinarlo entonces nuestra tarea será ocultarlo y estar prevenidos todo el tiempo…-suspiró- también había pensado, mientras hablaba Rei, que es imposible para mi ese derroche de Chakra. Soy solo una gennin, no sería capaz de utilizar una técnica por mucha cantidad de tiempo… -acotó sería.

Lo mucho que le enojaba aceptar que no era capaz de hacer algo. Ponía sus nervios de punta y solo quería con todas sus fuerzas intentarlo hasta conseguirlo, pero esta vez debía aguantarse, tragarse el orgullo y cooperar para poder hacerlo todo bien y de acuerdo a los demás. - ¿Qué tal si por ahora solo dejamos la carrosa y seguimos? - dijo sin más. El hombre se había bajado del vehículo. –Ahora… ustedes, pueden irse- dijo mientras hacía señas a quienes llevaban al hombre en aquel medio de transporte. Alzó una ceja –Se me ocurre algo…- dijo- Hagamos que la carrosa vaya por la vía principal con 3 de nuestros clones, que no sé cuánto tiempo podrán aguantar, pero al menos podrán servir de camuflaje, mientras avanzamos a toda máquina con el preso por el bosque- volvió a decir tratando, esta vez, de tener un poco más de coherencia.

El tema de cuándo podría o no resistir realizando un clon de sombra era el tema crucial. Lo bueno de todo esto de los clones era que, si la carrosa llegaba a ser atacada, ellos de inmediato se darían cuenta de lo que podría o no pasar. De cómo los habían atacado, por qué flanco y aún más, quienes eran los enemigos en caso de ser más de uno. Era la mejor opción y quizá la mejor de todas. Sin embargo, el tiempo había sido corto y su tiempo ahí quizá había dado señales a sus contrincantes de que podían atacar.

De repente, desde uno de los arbustos, justo detrás de Yuto, un objeto volador había salido a toda máquina con fines de herirlo, pero aún más, con fines de atacar al prisionero que estaba a escasos metros de él. -¡ABAJO!- gritó Kaname desesperada. Como consecuencia de aquello, Yuto quizá podría reaccionar y esquivar el impacto en pleno del arma, pero seguro era que al menos un arañetazo si se llevara de aquello. Mientras, el sujeto preso y atado de manos se tiró al suelo esperando su vida no corriera mayor peligro -¿Q…qué ha sido eso?- dijo Kaname tratando de reincorporarse de nuevo y poniéndose totalmente a la defensiva mientras que sus manos parecían empezar a moldear alguna técnica.

-Es evidente que ya no podemos quedarnos aquí... Lo que vayamos a hacer hay que hacerlo rápido...- finalizó. La misión había dado inicio y a pocos minutos de entrar al bosque, los tres gennin ya habían sido atacados.


Off:
Chicos, pido mil y un disculpas. He estado súper metidas con cosas del trabajo, de la uni y hasta de la casa. Por lo que no me había pasado antes con tiempo suficiente para postear. Pero bueno, ya estoy de regreso, acabemos esta misión para completar requisitos para el examen de Chunnin :D
Le puse picante a esto a ver si nos animamos. Nos leemos, byee ;)
Ps. Yuto, confío en que esquives el proyectil que va hacia ti.
Kaname Arashi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Rei Ogami el Lun Jun 27, 2016 10:07 pm

El debate seguía entre los tres tratando de formar un plan que fuera lo más efectivo posible y que tuviera la menor cantidad de riesgo tanto para nosotros como para el prisionero que debíamos de proteger, la idea que habia propuesto Kaneme no era mala y era bastante ingenioso sin embargo un defecto que no noté fué que el gasto de aquella habilidad tendria un gasto considerable de chakra por lo que la técnica no debía de durar mucho, al parecer Yuto habia notado este detalle a lo que en cierto sentido rechazo el plan. El debate habia durado más de lo planeado y debíamos de tomar una decisión lo más pronto posible cosa que sucedió luego de que la muchacha pelimorada volviera a plantearse su idea y llegar a la decisión de que aquel plan no era el más adecuado para la situación en la que estábamos por lo que expresó su consentimiento hacia la idea planteada por Yuto desde un principio, en el rostro de la chica se le podia ver un aire de enojó consiga misma y tal vez de decepción aunque esto era puras suposiciones mías. Volvi a acomodar a mi marioneta mientras que Kaname sacaba con precaución al prisiónero, se habia planeado que el carruaje vaya por el camino principal mientras que nosotros avanzariamos por el bosque a una mayor velocidad a lo que a mi respectaba no me parecia una mala idea por lo que estabá dispuesto a llevarlo a cabo.
Sin embargo de un momento para otro y sin previo aviso escuché un leve sonido como si un animal se ocultase, aquel ruido provenia de un arbusto a mis espaldas por lo que mi vista se dirigió hacia aquel lugar y en un fugaz movimiento un pequeño objeto metálico salió disparado desde el arbusto hacia Yuto aunque se podia ver que el verdadero objetivo erá el prisiónero, la distancia en la que el arma fué disparada era media y con una potencia no muy elevada por lo que su velocidad era baja. Al parecer nuestros enemigos decidieron empezar su ataque de manera oculta por el momento sin embargo otro kunai salió disparado desde el frente a una altura mayor que el anterior, aquella arma venía directo hacia mi pero, sólo bastó con dar la espalda y que el arma quedará incrustada en la marioneta que sujetaba, acto seguido de aquel ataque un joven de contextura muy delgada y cabello color amarillo salió entre los árboles colocándose en frente de nosotros a una distancia prudencial de 15 metros - Al parecer son tres, dos estan escondidos y como lo pueden ver el restante esta en frente de nosotros - decia mientras miraba con detenimiento al bandido que teníamos en frente que al parecer portaba una katana en su mano derecha. No tenía sentido correr y escapar de aquellos bandidos puesto a que nos perseguirian durante todo el trayecto y sería una gran dificultad, además si bien habia dicho que habían tres bandidos cabía la posiblidad de que hubieran más y nos emboscaran. - Vaya al parecer esos ataques no fueron suficientes...creo que tendremos que usar más la fuerza...al menos que nos den al sujeto que tienen atado de manos, si hacen eso...quizás los dejemos ir - un bandido emergió oculto desde un arbusto con un Tanto sujeto en su mano izquierda, este tenía una contextura más robusta que el anterior y color de pelo anaranjado - Esa es la mejor opción para ustedes...deberían aprovecharla jajajaja - dijó otra voz que aterrizó saltando desde un árbol, este era un hombre calvo con su torso al descubierto además de poseer un kunai en cada mano. Ambos hombres comenzaron a acercarse paso a paso hacia Kaname y Yuto - Creo que no queda más opción que pelear además es mejor liberarse ahora de estos tipos a que nos persigan durante todo el viaje, ustedes encárguense de esos...escojan al que quieran jajaja - dijé mientras reía levemente - Sólo traten de alejarse lo más posible para que el prisionero no resulte lastimado yo me encargo del rubio y no se preocupen no dejaré al prisiónero solo ni por un segundo...- nuevamente una sonrisa se formaba entre mis labios con un tal vez "Exceso de confianza". Al terminar mis palabras desde mis manos salieron despedidos unos hilos de chakra que se pegaron al bulto de mi espalda, sólo bastó con mover mis manos para que la marioneta rompiera aquellos vendajes que volaron y descendieron como gotas de lluvia en todo el campo. Una marioneta empuñando una guadaña y cubierta por vendajes en casi todo su cuerpo se colocó frente a mi - Les presento a Shinigami...-
Rei Ogami
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Yuto Uchiha el Mar Jun 28, 2016 11:13 am

El asunto se ponía serio e intenso, lo cual, aunque inspiraba temor, me dejaba ansioso y animado. Las batallas eran algo que disfrutaba demasiado, a pesar de ser una persona tranquila. Se podría decir que el fervor de la batalla me alimentaba y me guiaba a un extraño placer. No sabía definirlo bien, pero la cuestión era que el combate me hacía sentir vivo de una manera única, pero tampoco me hacía perder el control. Seguía estando igual de cuerdo e inteligente tanto cuando combatía como cuando no era así. En aquel punto se podía decir que era una persona totalmente equilibrada. Aquella vez, todo empezó tan repentinamente, que la emoción surgió como un estallid

Kaname volvió a pensarse el asunto de su plan, al percatarse de lo que yo había señalado con respecto al chakra, ante lo que yo sonreí, puesto que había tenido en cuenta todas mis consideraciones. Tras ello, propuso un nuevo plan que parecía algo más consistente, pero aún tenía un punto que quería discutir, pero no dio tiempo a que expusiera nada. La muchacha se acercó hasta donde yo había ido para recoger al prisionero, y quiso utilizar de cebo el carruaje. Pero surgió un imprevisto que impediría seguir un plan lógico y nos haría tener que hacer una de mis cosas favoritas en el mundo: Improvisar. El ataque vino de forma inesperada y se volvió un caos en escasos minutos, lo que me sorprendió por lo ridículo de la situación. Aquellos tipos no debían de ser muy listos. El primer ataque vino de parte de un kunai dirigido a pobre velocidad hacia mi dirección. El aviso de Kaname y el silbido de aquel proyectil fue todo lo que necesité para prepararme. El fardo que ocultaba mi espada se desató, y ésta se convirtió en un arma de hoja más corta pero más ancha, por lo que el kunai simplemente chocó contra ella y rebotó, cayendo al suelo. Si me hubiese agachado como decía la muchacha, podría haberse herido el prisionero, y aquello no traería nada bueno. Me di la vuelta justo cuando aquellos tipos comenzaron a surgir mientras Rei se encaraba a ellos. Los miré a todos con la ceja derecha alzada, mientras aparecían.

—Vaya, esperaba que fuerais más inteligentes... No hemos llegado apenas al bosque y ya habéis dado la cara—decía mientras preparaba unos sellos. Tenía un esbozo de plan, pero no podía comentárselo a ninguno de mis compañeros o los enemigos lo escucharían también. Rei ya había preparado a aquella... Cosa que llevaba a la espalda. Una especie de muñeco de madera armado, al que se había conectado mediante unos hilos de chakra. Muy curioso. Shinigami lo llamaba. Por otro lado, su idea no me parecía tan buena—Si nos quedamos aquí luchando, el prisionero va a estar siempre en peligro... Tengo otra idea. ¡Katon: Hibashiri!—exhalando por mi boca, una corriente de fuego recorrió el suelo hasta rodear a los enemigos en un círculo de fuego cuyas llamas alcanzaban dos metros de alto. Sería un buen momento para hacer algo más—Esto los frenará un poco, pero no van a quedarse encerrados ahí demasiado tiempo. Cumplir la misión es prioritario, así que voy a coger al prisionero y correr, su objetivo es matarlo al fin y al cabo, pero voy a tomar parte de la idea de Kaname y hacer dos clones que parezcan llevar al prisionero también. Así le despistaré un poco. Al menos uno de ellos es probable que salga tras de mi... Intentad retener a los otros dos aquí. Como se suele decir... Divide y vencerás. Si los derrotáis, uniros a mi en el camino. Espero volver a veros pronto—dije lo más rápido posible. Era un plan no demasiado complicado, pero podía ser efectivo si hacíamos todo bien. Me cargué al prisionero al hombro, con una sonrisa—Vamos, amigo, hoy no es el día en que vas a morir. ¡Bunshin no jutsu!—Surgieron a ambos lados de mi dos espectros con forma idéntica a la mía, cargando sendos prisioneros. Sonreí y empecé a correr hacia la parte izquierda del bosque, mientras que los otros dos salían hacia la derecha y el centro del mismo. Si lograba despistarlos aunque fuera un poco, habría merecido la pena la jugada. En cuanto entré en el bosque, pude ver como los tres hombres lograban salir y el hombre sin pelo comenzó la persecución del clon que había marchado por el camino central del bosque. Bien, con ello podría recorrer más bosque antes de que se diera cuenta de que yo era el real, o al menos eso esperaba. Forcé mis piernas al máximo para intentar correr lo suficiente, era prioritario completar la misión y llevar a aquel hombre a salvo a la prisión, aunque él pudiera verlo de otro modo. Aún así, seguro que preferiría vivir encerrado que morir, nadie prefiere eso.

Avancé escasos metros por el bosque cuando de pronto oí una maldición proveniente desde mi derecha. Al parecer aquel hombre calvo había encontrado al primero de los clones y no estaba contento con ello. Tras aquello, oí sus pasos acercarse, pero repentinamente comenzaron a alejarse de nuevo, probablemente fijando como objetivo el clon que había partido en dirección este. Eso me dejaba con una última oportunidad de avanzar en el camino antes de que aquel tipo llegase. Sabía que en cuanto estuviera lo suficientemente cerca de la prisión, aquel tipo ya no sería un problema, puesto que allí habría personas con mucho más poder custodiando dicha prisión. No pasó excesivo tiempo hasta que un kunai surgió de entre el follaje en mi dirección, el cual esquivé echándome hacia atrás, haciéndome un leve corte en la nariz. Me giré y vi al tipo calvo subido en una rama. El enfrentamiento sería en aquel lugar. Me detuve, dejando apoyado en un árbol al prisionero, que temblaba de pies a cabeza. El calvo sonreía con suficiencia desde su árbol. Yo simplemente le miraba, esperando que él hiciera el primer movimiento para actuar en consecuencia, pero lo único que hizo en un principio fue llenar su mano con otro kunai, para volver a tener uno en cada una. Su rostro mutó en una mueca de diversión, y yo respondí sonriendo de lado. Iba a hablar.

—La verdad, chico... Ha sido una estupidez separarte de tus compañeros, ahora acabaré aquí contigo y nadie encontrará nunca ni tu cadáver ni el suyo—dijo señalando al prisionero con uno de sus kunais—Y ya puedo decir que este es el tú real y no uno de esos clones... ¿A que si?—dijo riendo con unas carcajadas estúpidamente sonoras. Alcé una ceja ante la pinta ridícula de mi enemigo, aunque no debía subestimarle.

—Hablas mucho... Para alguien que solo me ha visto hacer un par de trucos sencillos... No te será tan fácil acabar conmigo, como has dicho tan a la ligera, buen señor—dije, llamándolo de forma bastante irónica. Lo cierto es que si lo que él había dicho era fanfarronería, mis palabras no eran mucho más, puesto que era la primera vez que tenía que luchar defendiendo a alguien al mismo tiempo. Mi plan era tenerlo tan entretenido con el combate que no pudiera centrarse en acabar con el objetivo. Provocarle también era buena idea, pero en caso de que tratase de alcanzar con algo al prisionero... Debía tomar medidas, aunque ello significase bloquear el ataque con mi cuerpo. Esperaba no tener que recurrir a aquello. Le dediqué una nueva mirada al hombre de brillante cabeza pelada, sonriendo con confianza y hasta desafiándole con ella. Necesitaba ganar tiempo y ofuscarle a partes iguales, a pesar de que no las tenía todas conmigo. Suspiré y desenvainé mi arma lentamente mientras le miraba a los ojos—Entonces... ¿Vas a empezar ya a intentar acabar conmigo o estás esperando a que las ranas críen pelo para derrotarme porque ahora no tienes oportunidad alguna?—dije con más confianza de la que realmente sentía en mi fuero interno.

Con un gruñido de rabia e impaciencia, aquel tipo me lanzó los kunais que tenía en ambas manos, los cuales simplemente desvié con la hoja de mi espada. Saltó rápidamente, llevando las manos a su bolsa para sacar dos nuevos cuchillos, y lanzarse hacia mi con ambos a fin de cortar mi carne con ellos. Lanzó un par de cuchilladas que evité, pero realizó un movimiento extraño con ellos y no tuve más remedio que interponer mi hoja para bloquear el envite. Le miré con una sonrisa curiosa cuando nuestras armas estuvieron entrechocadas y nuestros rostros demasiado cerca para mi gusto. Tenía una fuerza admirable aquel tipo.

—Definitivamente, ésto va a ser divertido—le dije.

Técnicas:

Elemento Fuego: Fuego Cortante (火遁・火走り, Katon: Hibashiri)
Después haber realizado los sellos necesarios, con esta técnica el usuario crea una corriente de fuego que puede ser manipulada a gusto. Esta corriente de fuego se desplaza por el suelo, y comúnmente es usada para rodear al oponente en un círculo de llamas que alcanzan los dos metros de altitud. Esto con la finalidad de impedir la huida del enemigo y al mismo tiempo anularle la visión. Puede encerrarse a más de un objetivo en este jutsu, siempre y cuando la circunferencia del círculo no sobrepase los siete metros.

Bunshin no jutsu (分身の術, Técnica de replicación)
Es un Ninjutsu básico el cual se basa en crear copias exactas del shinobi a partir de su chakra. Las copias son espectros, es decir, no son cuerpos reales, por lo tanto son incapaces de utilizar chakra o producir daño físico. Esta técnica está diseñada para crear confusión y engañar al enemigo. Sin embargo, no son efectivas contra usuarios que posean el sharingan, byakugan o empleen tecnicas de detección puesto que estos pueden diferenciar las falsas copias. Estos clones no tienen mente propia, por lo que no pueden realizar acciones muy elaboradas, además luego de cumplir la acción para la que fueron creados desaparecen. Si se desea alegar un ataque enemigo diciendo que era un clon, se debe haber mencionado con anterioridad que se realizaban sellos de manos o se preparaba un jutsu y anunciado el jutsu oculto. La cantidad máxima de espectros que pueden ser creados varia según el rango y la habilidad en ninjutsu del usuario. Con menos de 3 puntos en ninjutsu las copias presentaran fallas volviéndolos reconocibles. Esta técnica requiere sellos de manos.

Gennin: hasta 4 copias
Chunnin: hasta 8 copias
Jounnin: Hasta 12 copias
Sannin: Hasta 20 copias

Yuto Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Kaname Arashi el Mar Jun 28, 2016 3:20 pm

Aunque las cosas pudieron haber salido de su rumbo y perdido el control, Kaname sentía que aún tenían todas las cartas a su favor. Sonrió al ver como Yuto y Rei esquivaban los proyectiles, mientras ella se había quedado al lado del prisionero; al fin y al cabo, su tarea era mantenerlo a él con vida. Acto seguido, las figuras empezaban a surgir, una a una de entre los árboles, pero ¿cómo era posible que hubieran logrado seguirles y mucho más emboscarles? Dos habían salido del frente y uno por la parte contraria. ¿Acaso habían sido todo el tiempo observados por aquellos? Suspiró mientras noto a sus compañeros ponerse en forma y aceptaba sin más remedio el plan del Uchiha afirmando con una especie de sonrisa en el rostro –Confío en ti… Te alcanzaremos pronto- dijo Kaname mientras observaba al chico hacerse cargo del prisionero junto a sus réplicas no sin antes cargar a la persona que debía vivir en su misión.

-Bien…- continuó al ver como uno de los sujetos, el calvo, iba en dirección equivocada. -¿Por qué sonríes de forma tan graciosa niña? –dijo el de cabellos naranjados mientras el de melena rubia también se acercaba a Rei –Tratemos de darnos espacio, así no tendremos que contener nuestras habilidades y mucho menos esperar a que el otro sea atacado- sugirió por lo bajo de forma en que solo Rei la escuchara -¿Qué te importa como río? – dijo provocándole al paso que terminaba su tanda de sellos y daba un salto hacia atrás.

En aquel momento la chica desde sus pies, había comenzado a convertirse en papel y acto seguido, con sus manos daba una fuerte palmada de la cual salía una fuerte corriente de viento que acabaría por tomar los papeles del cuerpo de ella misma y acercarlos a su contrincante. En ese instante, el chico de pelos naranjados se había quedado desconcertado y al mismo tiempo, había empezado, creyendo que Kaname estaba ahí, a dar golpes sin medir ninguno, a los papeles que lo rodeaban por todos lados en un diámetro de unos 10 metros.

Se detuvo y en aquel momento a varios metros desde su espalda la chica empezaba a materializarse de nuevo, realizaba una nueva tanda de sellos y con los mismos papeles, una nueva Kaname surgía. Ahora eran dos para cuando el opuesto había querido girarse y ver a dos chicas mientras que los papeles seguían algunos en el suelo y otros aun volando por el campo –Eres una chica tonta… tu peor error ha sido dejar tu escondite- musitó mientras se abalanzaba sobre una de las dos y esta, la Kaname falsa hacía lo mismo hacía su oponente y detrás de esta, la Kaname real preparando toda su fuerza para asestar un golpe que lo dejaría fuera de combate.

En efecto, cuando su puño pareció chocar con los de la chica, de nuevo, múltiples figuras de papel habían salido de su cuerpo y mientras opacaban la visión del oponente Kaname salía de en medio de estos y terminaba por darle un puño en la cara que no había podido impedir con facilidad dejándolo, como sabía Kaname que pasaría, K.O. En definitiva, de eran chicos muy inteligentes, o al menos esa impresión daba este que incluso no había utilizado ninguna técnica –Seguro ni es shinobi- dijo Kaname mientras los papeles volvían a ella y afirmaba a Rei con el fin de darle a entender que había acabado. –Me adelanto, Yuto puede estar necesitándonos-. Dijo mientras ataba a aquel hombre y se aseguraba de que al despertarse no pudiera alcanzarles, antes de emprender camino hacia la izquierda del bosque.

Todo parecía indicar que el enfrentamiento entre el Uchiha y el sujeto calvo debía haber empezado y según datos de la misión, solo uno de los sujetos tenía capacidades ninjas elevadas. Preocupada, trató de moverse lo más rápido posible.


Técnicas Usadas:
Ninpo Kami no shigure (Arte ninja: Dios de papel):
Sin la necesidad de sellos de manos, el usuario es capaz de desmaterializarse de forma brusca, en cientos de papeles que quedarán suspendidos en el capo de batalla. La cantidad de papeles que queda en el campo de batalla es igual a la creada por la técnica “Nimpo Hai-Shi”, y estos también podrán ser utilizados para hacer las técnicas del clan. Esta desmaterialización no es involuntaria, por lo que el usuario debe estar consciente de que será atacado para poder efectuar esta técnica.
Solo puede utilizarse esta técnica una vez por combate, y no podrá re-materializarse a menos de dos metros del oponente.

Elemento Viento: Violenta Palma de Viento (風遁・烈風掌, Fūton: Reppūshō):
Es una técnica en la cual el usuario choca sus manos para lograr comprimir el viento en una dirección y se transforme en una ráfaga de gran alcance. Si esta técnica es aplicada de manera solitaria es capaz de noquear o lastimar al adversario. sin embargo, consigue potencia al combinar la ráfaga con determinados proyectiles como shuriken y kunai con el objetivo de que obtengan impulso y sean impactados con facilidad, también puede repeler armas arrojadizas para regresarlas con el doble de poder a su respectivo lanzador.

Taitanikku-ryoku (Fuerza titánica): .
Se dice qué es una técnica creada por los médicos del país del fuego, aunque es algo que aún no ha sido comprobado. Se trata de una técnica que requiere de un excelente dominio de chakra. Existen historias de médicos bestialmente fuertes que eran capaces de levantar incluso barcos debido a esta técnica. Luego de concentrar chakra en cualquier parte de su cuerpo, la fuerza del ninja incrementa drásticamente.
Genin: El ninja es capaz de levantar rocas de metro y medio, romper fácilmente la madera, sus golpes además serán capaces de generar grietas en rocas, mas no romperlas, podrá amortiguar golpes y reducir el daño de técnicas del mismo rango. Esta técnica aumentará 2 puntos la fuerza del usuario, durante dos turnos.

Kami bunshin no jutsu (Jutsu de clon de papel):
Luego de una serie de sellos de manos, el usuario podrá crear clones a partir de papeles ya existentes. Estos clones tienen la misma capacidad de movimiento que el usuario y son clones físicos, ya que están formados de papel. Aun así, sus golpes no son tan fuertes como los de una persona normal, pero adquieren una capacidad cortante capaz de generar heridas superficiales. Pueden resistir 1 golpes de su rango antes de ser destruidos al 2do impacto, pero las técnicas elementales de Katon, Suiton y explosiones los afectan en mayor grado. Estos clones pueden utilizar habilidades del clan de su nivel, aunque Claramente, al estar hecho de papel, utilizando alguna otra técnica de clan se desgastan a sí mismos. Una vez destruidos, se desvanecen en cientos de papeles. Estos clones poseen una apariencia ligeramente distinta a la de su creador viéndose como cubiertos por finas capas de papel, esta debilidad se solventa en rango chunnin. En rango chunnin estos clones pueden transmitir la información que el clon conocía a su creador si al menos uno de los papeles por los que la creación estaba conformada no es destruido.

Genin: 1 clon.
Kaname Arashi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Rei Ogami el Mar Jun 28, 2016 10:02 pm

La batalla habia dado comienzo en un enfrentamiento que al parecer sería tres contra tres, si bien yo habia propuesto una especie de plan improvisado Yuto habia tenido una mejor idea aunque su plan no diferia mucho del mio ya que el objetivo erá el mismo, proteger al prisiónero. En un acto de retener a los enemigos el Uchiha habia lanzado una corriente de fuego que no tardó en rodear a los bandidos por algunos segundos. Mi compañero se habia propuesto llevarse al prisiónero lo más lejos que pudiese y despistar a cualquiera que se lo siguiese con dos clones que irían en diferentes direcciones, el muchacho se marchó por el bosque y de hay perdimos su rastro aunque tenía el presentimiento de que ni a el ni a nosotros nos pasaría algo puesto a que como habia dicho Yuto antes simplemente serían unos bandidos que apenas supieran lanzar kunais o portar algun arma. Pudé ver como el joven de pelo naranja se acercaba a Kaname mientras el pelorubio hacia mi - De acuerdo - dijé y acto seguido comenze a dar pequeños saltos en dirección contraria a la de mi compañera y atrayendo al enemigo hacia mi - Que mala suerte me toco el rubio - dijé lanzando un suspiro y poniendo a mi marioneta en pocición de lucha,  esta empuñando su guadaña la apuntó hacia el pelirubio que portaba una katana en sus manos.

Comenze a mover mis dedos haciendo que la marioneta saliera disparada hacia el bandido lanzando un ataque con la guadaña que el pelorubio logró bloquear interponiendo su katana, pequeñas chispas se generaron a raíz de este choque de armas - ¿De verdad piensas que con ese muñeco puedes pelear? Jajajaja - rió el bandido de manera desagradable, el choque y forcejeo entre ambas armas finalizó cuando al rubio dio un salto hacia y apenas sus pies tocaron tierra se dirigió hacia la marioneta embistiendola y perforandola con su Katana...algo que no mucho tenía sentido. Aquella arma se quedó incrustada en el pecho de Shinigami - Bonita katana...- decia mientras Shinigami volvía hacia mi y sacaba el arma incrustada en el. A mis espaldas escuchaba como Kaname luchaba contra su rival y aunque si bien no podia ver sus habilidades ni su batalla intuía que la ventaja la estabá teniendo ella. Nuevamente mi marioneta se enfocó en el pelirubio y sin previo aviso los ojos de Shinigami se iluminaron en un intenso color blanquecino que cegaron al bandido quien lo estabá mirando fijamente, Este se llevo ambas manos a sus ojos en busca de tener un poco más de visibilidad pero este era totalmente en vano además de gritar unas cuantas groserías hacia el aire, sin perder más segundos dirigí a Shinigami empuñando su guadaña la cual no tarde en utilizar realizando varios cortes entre ellos en ambas piernas y en su torso. Los cortes no eran profundos ni mortales pero, si evitarían que el bandido se levantará y nos siguiera debido a los numeroso cortés que habia en sus piernas mientras los cortes en su pecho servirían para dejarlo dolorido por un tiempo. Parecia para mi que la batalla habia finalizado y bastante pronto sin embargo era predecible ya que los bandidos no parecían ser siquiera ninjas y a lo sumo apenas sabían utilizar katanas por lo que era lógico que no significará un gran riesgo.

- Nos vemos - dijé dedicándole una "Amigable" sonrisa al bandido que estiraba sus brazos hacia mi tratando de agarrarme, miré hacia atrás y vi que el otro bandido de pelo anaranjado estabá totalmente inconsciente, al parecer Kaname ya se habia ido en busca de Yuto y yo nisiquiera la habia escuchado tal vez por lo concentrado que estabá en mi batalla, rápidamente regresé a Shinigami a mi espalda pero en esta ocasión sin un vendaje que lo cubriese por lo que sería una pequeña molestia cargar con él. Sin más me dirigí hacia Yuto guiandome por el camino que este habia tomado anteriormente, era problema que su batalla ya hubiese empezado pero al igual que Kaname y yo, el no debería tener mayores problemas por lo que estabá relajado, mientras corría pudé notar una silueta la cual no tarde en identificar que era la de Kaname a lo cual aumente mi velocidad para estar a la par de ella - Veo que no tuviste problemas con el bandido...aunque la verdad fué bastante facil, por lo que no creo que Yuto tenga problemas en acabar con el calvo sin embargo si la pelea continua...tratemos de no intervenir y concentremonos en aislar al prisiónero de cualquier peligro - pronuncié mientras mantenía la mirada fija hacia el frente, el motivo por el cual no intervendria en caso de que Yuto siguiera luchando eran simples...Queria ver las habilidades de aquel chico y además suponía que el querría lo mismo aunque erá muy probable que en cuanto llegasemos la batalla habría finalizado. Eso lo sabríamos cuando llegáramos.
Rei Ogami
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Yuto Uchiha el Miér Jun 29, 2016 1:39 am

La misión, aunque parecía peligrar más que nunca por la intervención de aquellos tipos, parecía ir por buen pie. Tenía en mi fuero interno la sensación de que iba a salir todo bien, a pesar de que mi mente al principio no dejase de mandarme señales enormes de advertencia de que aquello iba a salir todo mal y el Daimyo del feudo se sentiría tan decepcionado que me degradaría al más inferior de los rangos, haciéndome limpiar el suelo del castillo con traje de sirvienta y una rama de cepillar dientes. Vale, quizás estaba exagerando, pero el miedo a que la misión fracasase por como había empezado la relación con mis compañeros fue gigantesco, pero fue disminuyendo poco a poco hasta ser capaz de incluso confiar en dejarlos combatir solos sabiendo que volverían a mi. Sonreí para mis adentros al pensar como había cambiado la situación.

En la lejanía podía escuchar sonidos de metales entrechocar y otros que no alcanzaba a distinguir. Mis compañeros debían de estar luchando, y esperaba que les fuera bien por aquellos lares, a pesar de que habíamos tenido un comienzo difícil, eran camaradas y me preocupaba por ellos como lo haría por cualquier otro. Me había quedado con ganas de ver las habilidades de aquellos dos ninja pertenecientes a mi propio feudo, pero las circunstancias habían requerido que me alejase del lugar para enfrentar a mi enemigo lejos de ellos. Aquel hombre calvo que había logrado alcanzar a mi verdadero yo tras descubrir a mis otros clones simples, lo cual no debió haber sido demasiado difícil, puesto que solo “corrían” en línea recta. El hombre pintaba ser un enemigo duro de derrotar, pero tampoco era nada del otro mundo, ya había enfrentado personas con habilidades parecidas, aunque éste parecía un poco más consciente que los anteriores a los que me había enfrentado. Sea como fuere, iba a ser cuanto menos un combate divertido aquel que había comenzado. Además de todo, mi enemigo parecía especialista en armas, lo cual era gracioso.

El entrechocar de armas, entre el hombre sin pelo y yo, terminó con ambos saltando hacia atrás para rearmar nuestras defensas. Mi contrincante se había colocado en una posición de guardia con la mano izquierda colocada frente al rostro, con el brazo flexionado y el kunai apuntando hacia la derecha, mientras que el brazo derecho se mantenía hacia atrás, sujetando el otro kunai orientado hacia el lado contrario. Sus piernas se encontraban dobladas ligeramente, dando aspecto de ir a saltar en cualquier momento. En efecto, lo hizo. Yo mantenía en diagonal, frente a mi, la hoja de la katana. El tipo saltó sobre mi, cargando de frente, y dio un giro en el aire, como un intento de tornado sujetando los kunai. Era un movimiento muy simple, y se movía demasiado lento como para que tuviera efecto. Esquivé el primer tajo de kunai, dando un salto hacia atrás, y desvié el segundo con la hoja de mi katana, dejando una apertura en su costado. No la desaproveché, y realicé yo un movimiento cruzado, provocándole un corte allí donde había dejado el hueco abierto. Aquello lo hizo retroceder, sosteniéndose la herida de la cual emanaba un brillante líquido rojo. La herida no era profunda, pero desde luego debía ser dolorosa. El tipo maldijo mirándome con los ojos entrecerrados. Yo solamente le sonreía. La confianza del tipo había mermado, pero aún seguía confiado en su fuerza y habilidad, se podía ver aquello en su mirada. Me desafiaba constantemente. Me gustaba eso.

—Demuéstrame lo que sabes, viejo—seguía con mis provocaciones. Necesitaba tenerlo totalmente centrado en mi. A mi espalda estaba sentado y tembloroso el prisionero que debíamos escoltar. Durante todo el combate estaba manteniendo la vista de reojo, y atento en la medida de lo posible, a aquel hombre. Evitar sorpresas era clave para cumplir con la misión. En un vistazo que le di, el tipo aprovechó la distracción para volver a lanzarse sobre mi, con la intención de clavar ambos kunais en mi. Pero volví a bloquearle con mi arma. El tipo empujaba con fuerza para hacerme retroceder y perder el bloqueo, pero no lo conseguiría fácilmente. Yo tenía pensada una estrategia para dañarle un poco más—¡Chikan!—la katana se remoldeó, adquiriendo la forma de una hoz, cuya punta, al curvarse la hoja, se clavó en el brazo del tipo, haciéndole gritar de dolor, soltar el kunai y retroceder de nuevo. Le sonreí con suficiencia mientras me maldecía con palabras cada vez más malsonantes—Te dije que no podías ser tan confiado cuando solo me habías visto hacer unos pocos trucos—me divertía mucho aquella situación. Decidí mantener mi arma con forma de hoz, para darle a aquel tipo la sensación de que solo podía convertir mi espada a un tipo de arma concreto. Esta vez me tocaba atacar a mi. Me lancé hacia delante a toda velocidad, con la hoz enarbolada por encima de mi cabeza. Bajé mi arma con potencia de un movimiento, hacia su cabeza. Él se agachó, como ya esperaba, y le propiné una patada en el estómago. Como resultado, aquel hombre salió despedido hacia atrás, aterrizando a duras penas y deslizándose ligeramente tras lograrlo, pero yo no iba a detenerme aún.

Corrí hacia él y empecé a lanar tajos indiscriminados con la hoz, el tipo las esquivaba con facilidad, puesto que lo que estaba utilizando como arma no fue creado para el combate, pero yo solamente pretendía tenerlo distraído, que no prestara atención a mis movimientos. Buscaba una apertura, un momento en que bajara la guardia para poder realizar un ataque que acabase con aquella batalla y pudiera permitirme avanzar y cumplir con la misión que se nos había encomendado. La oportunidad llegó cuando esquivó un movimiento de la hoz hacia el lado que no debía. En ese mismo instante, hice que mi arma retornara a la forma de una espada normal y envolver la hoja con mi chakra Katon—¡Ninpō: Yōso no seigyo!—y con un simple movimiento, realicé un corte bastante más profundo que los anteriores, en el ya herido brazo derecho de mi enemigo. Junto al corte, surgió una quemadura de bajo grado pero muy dolorosa. El tipo gritaba de dolor y maldecía aún más, llevando su otra mano a la herida. Su mirada, antes desafiante, ahora me miraba con rabia. Mientras aproveché para echar una ojeada al prisionero. Seguía en su lugar, muy quieto, sin contar los temblores. Parecía un gato asustadizo, arrinconado y sin poder moverse. Daba un poco de pena, realmente, y me hacía cuestionar si el Daimyo lo quería mantener por su información valiosa o por que le daba pena acabar con él. Reí levemente al pensar en aquello, pero mis sentidos se pusieron rápidamente en alerta al oír pisadas fuertes y ruido de follaje. Alguien se acercaba por los árboles. Retrocediendo de un salto, alcancé un lugar cercano al prisionero, para vigilar que nadie le atacara por sorpresa. Mi oponente aún jadeaba por el dolor y seguía lamiéndose las heridas mientras me miraba con odio. Gracias a eso pude alzar mi mirada a lo alto para ver si discernía qué o quién se aproximaba por el camino. Pero la respuesta me llegó enseguida cuando pude medio dislumbrar los ropajes de mis compañeros de misión. Era una buena noticia que fuesen ellos, puesto que significaba que habían vencido y que además, podrían llevarse al prisionero de allí mientras yo terminaba de derrotar a aquel tipo. La misión estaba más cerca de su éxito cada vez.

Técnicas usadas:

Ninpō: Yōso no seigyo (忍法: 要素の制御, Arte ninja: Control Elemental):
El usuario es capaz de cargar cualquier arma con chakra y fusionarlo con su afinidad elemental. De esta forma, el arma (ya sean kunais, espadas, lanzas, entre otras.) canalizarán el chakra y acabarán por tener alguno de los siguientes efectos, dependiendo de la naturaleza del usuario.

Katon: Mediante esta naturaleza, las armas se calientan a temperaturas nocivas, generando no solo cortes sino también quemaduras. Además, estos cortes pueden generar un dolor de gran magnitud si fuera hecho dentro de la carne (como es el caso de una puñalada o un corte profundo).
Yuto Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Kaname Arashi el Miér Jun 29, 2016 3:35 pm

El recorrido no estaba siendo fácil a través del bosque, no porque Kaname no estuviera en condiciones para pasar con avidez por este, sino porque todo el tiempo había estado a la expectativa de lo que la rodeaba. Debía hallar señales de conflicto, de enfrentamientos, y en su transcurso no veía ninguno, sin embargo, no había pasado mucho tiempo desde su salida del campo de batalla cuando Rei la alcanzó. Logró verle de soslayo por lo que se detuvo un momento y para cuando estuvo a la par con él, continuó su camino ya de la mano con el otro.

Supuso que había terminado el combate y que había acabado bien. Lo que decía en parte tenía razón pero aun había un sin sabor a los ojos de Kaname –No, no tuve problemas…- suspiró – algo me dice que estos sujetos no son shinobi’s, creo que podrían ser enviados de alguien más…- dijo pensativa- en los datos de la misión se expresaba claramente que uno de los sujetos que esperaba emboscarnos era un ninja o que al menos estaríamos en una batalla de alto calibre… pero esos dos…- hizo una leve pausa- si no son ellos dos los contrincantes fuertes… entonces Yuto está en problemas…- dijo Kaname con un tono de voz seco.

-Y si, tienes razón, en cuanto lleguemos lo primero que debemos hacer es sacar al prisionero, en lo posible, uno de nosotros dos debe quedarse con Yuto y el otro seguir con el prisionero hasta completar la misión…- su voz tenía un sabor raro, como si la misma muerte hablara por ella –No importa si solo uno de nosotros tres la completa, el caso es lograrlo, ¿no? - dedicó una sonrisa al otro, pero de repente desapareció cuando a varios metros logró escuchar el rechinar de armas chocándose. El metal en medio del silencio y su voz había podido apreciarse –Por aquí- le dijo dando un salto un poco más “abierto” y cambiar un tanto su dirección e iniciar el camino hacía Yuto.

-Ahí está- dijo señalándolo. Parecía custodiando al prisionero, pero por alguna razón, su rostro había cambiado cuando vio a sus compañeros. Alivio quizá al verlos bien, al fin y al cabo, eran compañeros de misión y era importante que todos estuvieran bien. Kaname había pensado en ello porque había tenido el mismo sentimiento de alivio al verle. Sonrió cálidamente y luego de esto se posicionó al lado de él. - ¿Estás bien?... - indagó para cargarse al prisionero- Nosotros podemos seguir con él mientras acabas con este sujeto… Pero si quieres, uno de los dos también puede quedarse y apoyarte mientras el otro lleva al prisionero- dijo la chica tratando de adivinar qué era lo mejor, pero de momento, no lo sabía –Estamos cerca- dijo alzando su cabeza y vislumbrar el lugar al que debían llegar.


Off:
Chicos, yo creo que ya podemos acabar la misión ¿no? Digo, cumplimos con el número de líneas y ya estamos a punto de llegar con el prisionero a donde debe, pero no sé si quieran alargarla más, debido a que el contrincante que especifican en la misión era un chunnin o algo así, no?

En fin, será como ustedes decidan, quedo atenta :D
Kaname Arashi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Rei Ogami el Miér Jun 29, 2016 11:55 pm

Seguía saltando entre las ramas de los árboles a la par con Kaname mientras mantenía mis oídos lo más alerta posible para escuchar sonido externo a nuestra charla, una pequeña conversación habia surgido entre mi compañera y yo - Supongo que tienes razón, aquellos hombres nisiquieran sabían hacer un jutsu...entonces como tú  dices  a Yuto le tocaría luchar contra un contrincante más fuerte que aquello dos aunque a lo sumo tendrá un manejo de armas superior a los anteriores - explique en un tono de voz relajado como de costumbre, aquel tono era todo lo contrario al de Kaneme que se le podia escuchar con cierta preocupación por su compañero - No tiene sentido que te preocupes - dijé en un intento de tranquilizarla.

De pronto el sonido de metales chocando interrumpió de manera brusca nuestra recorrida y alertando los oídos de la kunoichi que cambiando de manera ligera su rumbo encontró a nuestro compañero faltante. Este se encontraba cerca del prisiónero y con el bandido tirado por el suelo ya casi acabado. Me acerqué caminando al prisiónero y como consecuencia también a Yuto - Aish...yo queria ver como te deban una paliza pero pareces estar bien, enfin supongo que sera en otra ocasión - dijé claramente en tono de broma...o tal vez no. Escuché atentamente como Kaneme indigaba para saber como continuar la misión, sin embargo yo me concentre en observar con atención los ojos de Yuto en los cuales se les podia una ver una flama de pasión inconprendible para las batallas, aquellos ojos que hace unos minutos se les notaba con un aire calmado y relajado ahora destellaban una mirada apasionante que asombraria a cualquier persona que los viese -Kaname creo que Yuto preferirá seguir su batalla solo - respondí con el presentimiento de que Yuto diría lo mismo - Nostros nos llevaremos al prisiónero y lo dejaremos a salvo en la cárcel que como has dicho esta bastante cerca ¿Tú puedes cargarlo verdad? yo ya tengo a alguien a mi espalda - señalé a mi marioneta con el dedo mientras caminaba en dirección a la cárcel pero, antes gire mi cabeza para mira a Yuto y dedicarle una ligera sonrisa para luego marcharme con Kaname probablemente acompañandome.

El camino no habia sido complicado sin embargo debía de tener cuidado por si cualquier animal salvaje se presentaba sin embargo no habia complicaciones por el momento, el edificio de la cárcel se hacía más cercano a medida que avanzaba a un paso veloz, se suponía que unos guardias nos esperarian en la entrada de la pricion por lo que los riesgos de una segunda emboscada disminuian considerablemente. Por fin se podia ver la entrada de la prisión la silueta de dos hombres esperando en ella, al llegar le hice una obia señal a Kaname para que entregará al prisiónero y se lo llevarán a un lugar más protegido. Un fuerte suspiro salió de mi boca ya sabiendo que la misión habia finalizado - Yo me voy retirando - dijé dirigiéndome a Kaname - Después de todo la misión ya fué cumplida exitosamente, si quieres puedes esperar a Yuto para que vea que ya entregamos al prisiónero a salvo y...saludalo de mi parte - sonreí levemente mirando el resplandor del sol que comenzaba a ocultarse creando un hermoso atardecer de color naranja intenso - Fuiste una gran compañera Kaname espero en un futuro nos reencontremos y haciendo misiones más complejas ¿Que opinas? jajaja - reí con ligereza y corría siguiendo el sol para asi llegar de nuevo a la capital después de haber cumplido mi primera misión C con dos nuevas personas de las cuales tenia el presentimiento de que ese no sería nuestro último encuentro.

Off!:
Primero que nada Kakame perdón por si parece que controle las acciones de tu personaje no era mi intención es que no se me ocurrió otra forma de acabar con la misión de la manera en la que habíamos hablado.
Perdón a Yuto también por si algun momento hice enfadar a su personaje por los errores que hacia el mio (?)
Y sólo me queda decir que gracias por cooperar conmigo en esta misión, la verdad ambos son excelentes escribiendo, le pusieron la mejor onda y ojalá en algun futuro volvamos a rolear.
Suerte! ^^
Rei Ogami
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Yuto Uchiha el Jue Jun 30, 2016 12:05 pm

La misión llegaba a su fin, y con ello, una preocupación más. Las cosas estaban saliendo bien, y acabarían de forma perfecta con el prisionero entregado a sus nuevos carceleros y nosotros con la bonita sensación de una misión cumplida. Pero antes de eso, había que acabar con lo que teníamos entre manos, y ello suponía que mis compañeros llevasen al prisionero a donde había que llevarlo mientras yo terminaba con el hombre que tenía frente a mi. Suspiré lentamente mientras esperaba a que ellos llegaron, sin dejar de fijarme en todo momento tanto en el tipo al que debía proteger como al que debía enfrentar. Rogaba por que se dieran prisa en bajar hasta aquí y llevarse al prisionero, pues sentía una mala sensación con respecto al tipo.
Mis ruegos fueron escuchados y mis compañeros descendieron poco tiempo después de haberlos visto llegar. Iban bastante frescos para haber estado combatiendo contra otras dos personas. Me alegraba verles sin ninguna herida llamativa en el cuerpo y en condiciones más que íntegras. Les sonreí a su llegada.

—Veo que habéis llegado sanos y salvos—dije riendo suavemente—Estoy perfectamente, gracias. Como dice Rei, puedo con éste tipo yo solo, vosotros ya os habéis divertido, éste es mío—dije con una sonrisa a medio camino entre amable y divertida. Quería acabar con lo que había empezado, además de que aquel hombre parecía guardarse un as en la manga aún, pues no podía ser que me hubiera dejado atacarle con tanta libertad, y no quería verles involucrados. Más aún cuando la misión requería llevar a salvo al prisionero. Cuando decidieron que se lo llevarían, volví a sonreír—
Gracias por llevarlo—ambos saltaron hacia las ramas y comenzaron a correr llevándose a aquel hombre con ellos, con destino su nueva y bonita prisión. Cuando se alejaron lo suficiente, me giré hacia el tipo y di un paso adelante, dispuesto a enfrentarme de nuevo a él—
¿Por dónde íbamos?—mi voz sonaba suave y desafiante a la vez.

—Creo que por la parte en la que vigilas tus pies, imbécil—dijo con una risa estúpida. Miré mis pies como él había dicho, aunque parecía más una distracción o trampa que cualquier otra cosa, pero me alarmó lo que vi. ¿Como podía haber sido tan estúpido? Mis pies se habían quedado pegados en un charco de agua viscosa y lo miré entrecerrando los ojos. El tipo solamente rió—Chakra de naturaleza Suiton, chico, por eso estaba tan confiado al ver que poseías Katon. Pero subestimé tu combate armado...

—Y ese fue tu gran error—dije mientras sacaba dos shuriken de mi bolsa y se los lanzaba a aquel tipo. Él los esquivo con cierta facilidad a pesar de sus heridas y saltó con intención de ir tras mis compañeros, pero no pensaba permitir aquello ni por asomo. Ejecuté de la forma más rápida de la que fui capaz los sellos necesarios, concentrando chakra en mi boca y preparado para expulsarlo—¡Katon: Gōkakyū no Jutsu!—una gran bola de fuego se dirigió en línea recta desde mi boca hacia el camino que intentaba tomar el tipo, que no tuvo más remedio que retroceder de un salto y volver a aterrizar frente a mi. Por suerte, aunque mis pies estaban atrapados en aquel charco viscoso, estábamos colocados sobre inmensas ramas de árboles, así que sería relativamente fácil poder salir de ahí. Concentré en mis pies mi chakra en tanta cantidad que el tronco de la rama se rompió. En lugar de caer, me agarré de la parte intacta de la rama y me impulsé de un salto, para caer sobre el tipo que ya había recogido un kunai nuevo con el brazo que aún podía utilizar. Pero no iba a permitirle que tuviera la menor posibilidad de enfrentarse a mi. Mi espada se convirtió en un martillo de guerra, para su asombro. Golpeé su cabeza una vez con el martillo, ante lo que se tambaleó pero siguió aun consciente y más agresivo si cabía. Lanzó una serie de tajos y puñaladas a gran velocidad con su kunai. Mentiría si dijese que no me alcanzó con ninguno. Sus movimientos eran tan frenéticos y llenos de ira que era imposible prever hacia donde iría, por lo que llenó mi cuerpo con algunos cortes poco profundos y una pequeña puñalada en un costado. Las heridas sangraban, pero apenas dolían demasiado. Él debía sentirse peor totalmente. Golpeé su pierna con el martillo, haciéndole perder el equilibrio, y otra vez en la cabeza, pero era duro de pelar y seguía resistiendo con gran persistencia. Empezaba a agotarme de tanta batalla, y me apostaba lo que fuera a que él también, pero su capacidad de aguante era sorprendente. Intentó realiar otro corte a mi tripa, pero era mucho más lento que antes, así que no tuve problemas en esquivarlo. Finalmente, con un movimiento contundente, golpeé por última vez su cabeza con el martillo, y cayó inconsciente. Segundos después de que este cayese, me desplomé a su lado, quedando sentado, de puro agotamiento, volviendo mi espada a su estado actual. Me quedé ahí, sentado con las piernas extendidas, hasta que recuperé un poco el aliento, sonriendo y pensando si mis compañeros habrían llegado ya a salvo.

Acabé por levantarme lentamente, sacudirme el polvo de la ropa, envainar mi espada a mi espalda y cubrir todo con el fardo de tela, para de un salto subir a ramas superiores y empezar a recorrer el camino hacia la prisión. Esperaba no llegar demasiado tarde y poder hablar con los guardias y con mis compañeros antes de marchar para no verlos más. Iba de salto en salto de un árbol a otro, sintiendo de vez en cuando pinchazos dolorosos provenientes de las heridas abiertas en el combate, pero no era nada de importancia, podía soportarlo. A medida que iba avanzando, mi estómago rugía por dos motivos: Hambre y nervios. Era una combinación peligrosa, y era posible que después de llegar y de concluir todo, debiera hacer una visita a la naturaleza por recibir su llamada. Eran cosas inevitables. Finalmente, divisé como se acercaba la civilización al otro lado del bosque. Sonreí ligeramente por pensar en que ya acababa todo al fin, y que, además, el camino se había hecho relativamente corto. Descendí de los árboles cuando la linde del bosque llegó a su fin, y suspiré pesadamente, al notar como las heridas tiraban de mi piel tras el aterrizaje. Quizás aquella noche me quedase a dormir en alguna posada para reponerme, quien sabe. Vi a lo lejos a Kaname junto a los guardias y la sombra de Rei alejarse de un salto hacia la lejanía, corriendo después como alma que lleva el diablo. Torcí el gesto al verlo, pues me habría gustado despedirme de él. Me encogí de hombros, sabiendo que daba lo mismo, pues probablemente nos volveríamos a encontrar algún día, y tendríamos nuestro prometido combate. Una vez llegué junto a Kaname, la saludé con una sonrisa alegre y amable.

—Ya estoy aquí, me ha costado un poco terminar el trabajo... ¿Está todo en orden?—dije, refiriéndome a la entrega del prisionero, aunque al ver que no estaba con ella y que la prisión estaba ahí mismo, supuse que todo había ido perfecto. La observé detenidamente unos instantes más, sin dejar de sonreír y después me giré hacia delante—Voy a hablar con éstos guardias un momento y ahora vuelvo. Tengo que comentar un par de cosas con ellos—dije de forma escueta pero siempre educada. Me alejé junto a los guardias unos metros y les pregunté por el informe para el feudo, puesto que la misión me lo habían mandado los consejeros y no sabía exactamente como debía informarles. Me dieron un papel en el cual figuraba que había sido entregado, junto a la explicación de que debía de llevárselo a ellos. Asentí con la cabeza y tomé el papel, volviendo junto a la muchacha con una sonrisa—Debo llevar ésto al castillo del feudo para informar a quienes me mandaron la misión de que todo está acabado. Ha sido un honor  trabajar a tu lado, Kaname, y espero que nos encontremos de nuevo—a pesar de como había comenzado todo, había sido un buen equipo y todo había resultado en una forma óptima. Además, había acabado disfrutando de la compañía de ambos, pero era la hora de la despedida—Hasta pronto—Y tras ello, di un salto y me alejé del lugar.

Mientras saltaba entre las ramas del frondoso bosque, por mi mente discurría cual sería el siguiente paso en mi vida, en mi vía del ninja, en mi aventura personal... Pero quizás no era el momento de eso, si no de entregar el mensaje y descansar. Era lo que merecía, pero no podía evitar la sensación de que me apetecía dar un viaje. Quizás había alguna misión interesante que pudiera hacer fuera del país del fuego. El tiempo lo diría. Ahora, tocaba descansar, pues la calma nunca es duradera.

Técnicas:


Elemento Fuego: Jutsu Gran Bola de Fuego (火遁・豪火球の術, Katon: Gōkakyū no Jutsu). Es un Jutsu del Elemento Fuego que consiste, tras haber realizado sellos con las manos, en almacenar Chakra dentro del cuerpo, convirtiéndolo en Fuego, y expulsándolo de la boca en una esfera de llamas masivas, que deja un cráter por donde haya avanzado. Una variante común de ésta técnica es formarla a través de los dedos índice y pulgar, formando una circunferencia con ellos, y dejando salir primero, a través de la boca, una fina corriente de fuego que luego se expandirá adoptando la forma esférica. El alcance y potencia de este jutsu dependerán del chakra que se le emplee.

Yuto Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Kaname Arashi el Jue Jun 30, 2016 2:28 pm

El comentario de Rei le había hecho gracia. No pudo evitar soltar una risa, pero seguía siendo efecto de la felicidad momentánea al ver a su compañero ganándole al contrario. Seguramente ella había tenido ideas erróneas sobre las personas con las que se enfrentaría en aquella misión. Según la chica del grupo, sus contrincantes serían pesados y de rangos superiores, quizá por el hecho de que las veces pasadas en las que estuvo en una misión de rango C, se había enfrentado a enemigos de Rango Chunnin, así que nada raro que supusiera cosas erróneas. Lo complejo de aquello solo había salido por que escoltar a un criminal no era fácil, pero en este caso, lo había sido.

Las palabras de Yuto habían acabado de tranquilizarla y luego entendió que quizá era hora de partir. Rei llevaba acuestas a la marioneta y Kaname no tendría ningún problema con cargar al prisionero lo poco que faltaba hasta llegar al lugar indicado por el pergamino de la misión. –No te preocupes…- sonrió Kaname cuando Yuto le había dado las gracias. –Te esperaré allá- agregó antes de salir con Rei saltando de nuevo de rama en rama. Luego del recorrido, llegamos y logramos entregar al prisionero sano y salvo a los chicos de la puerta.

-¿Te vas?- indagó curiosa a Rei al ver que no esperaba al regreso de Yuto –Esto… está bien… -la despedida era rara. Además de que aquellos dos eran compañeros de Feudo suyo y posiblemente volverían a verse –Rei…Gracias -sonrió – Espero que el camino que transitamos nos vuelva a poner juntos…- suspiró- al final somos del mismo Feudo y pues, estaría complacida en volver a hacer alguna misión con ustedes- acotó y sin más le vió partir. La preocupación de Kaname había acabado, ahora solo restaba esperar a Yuto y regresas a casa.

Yuto había regresado a los pocos minutos sano y salvo, alzó una de sus manos para lograr ser vista y esperar que este hablara - ¿Te ha costado? si necesitas ayuda médica te la puedo brindar.. - preguntó ladeando la cabeza. El chico si se veía sucio y a diferencia de Rei y ella misma estaba mucho más trajinado y con señales de batalla encima –Si, acá está todo en orden- sonrió y dijo tranquila –Rei se adelantó, te dejó saludos y pues, al igual que yo espera que volvamos a trabajar juntos- acotó mientras se dispuso a despedirse de Yuto antes de volver a casa.

Lo esperó y luego de que este dijera que partía al feudo, ella solo afirmó con una sonrisa. Su destino era el mismo, pero después de aquello, al igual que el otro, seguro también quería estar sola y descansar un buen rato antes de volver a sus días corrientes. –Nos vemos…- fue lo único que dijo antes de tomar un rumbo diferente al de los demás.
Kaname Arashi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Words Are Blown in the Wind {Misión C }

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.