¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Naruto Rises (Afiliación Elite)
Ayer a las 6:31 pm por Invitado

» Mozart, El virtuoso
Ayer a las 6:07 pm por Gakumon

» Vientos que traen las nubes - Viaje VI - | ❁ |
Ayer a las 5:39 am por Zhorin Kashu

» Nobility and diplomacy. — ❁
Ayer a las 4:57 am por Narrador

» CLOSER +18 [Cambio de botón — Élite]
Ayer a las 3:12 am por Invitado

» Entrenamientos.
Dom Oct 22, 2017 5:49 pm por 2D

» Misiones de farlek
Dom Oct 22, 2017 5:22 pm por Gakumon

» [Viaje] Lluvia- Fuego - Arrecifes
Sáb Oct 21, 2017 8:31 pm por Hikari Kaguya

» Misiones de Yuna
Sáb Oct 21, 2017 8:25 pm por Ichimaru

» Toxicologia de Tsu
Sáb Oct 21, 2017 7:11 pm por Tsuchinoko

» Encuentro con Rein-chan, los hermanos Orochi se encuentran
Sáb Oct 21, 2017 6:46 pm por Tsuchinoko

» ❁Hojas por aqui, hojas por alla❁
Sáb Oct 21, 2017 3:29 pm por Tempest

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Sáb Oct 21, 2017 12:58 pm por Gakumon

» D E S T R O Y ;
Sáb Oct 21, 2017 9:37 am por 2D

» Y fueron tres
Sáb Oct 21, 2017 6:14 am por Suru Hozuki

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Sáb Oct 21, 2017 3:08 am por Narrador

» No es solo una pelea II [C]
Vie Oct 20, 2017 8:41 pm por Kurosaki

» Misiones // Arata
Vie Oct 20, 2017 6:17 pm por Ichimaru

» Automision
Vie Oct 20, 2017 6:15 pm por Ichimaru

» [Viaje] Lluvia - Fuego - Arrecifes
Vie Oct 20, 2017 5:38 pm por Hikari Kaguya

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


PHANTOM WARDROBE-D

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

PHANTOM WARDROBE-D

Mensaje por Sheik el Mar Jun 14, 2016 11:17 pm

Misión de rango D: Phantom wardrobe

Lugar de la misión: País de la Cascada // capital Tipo de misión: Misiones Varias
Descripción de la misión: Kresnik es un adinarado hombre cuyos elegantes trajes brillan con luz propia. Alvin, por el contrario, no es más que un albañil que no llega a fin de mes. Una simbiótica y hermosa relación se ha dado entre ambos. Sir Kresnik no tiene problema alguno en explotar a nuestro necesitado constructor para pedirle trabajos rápidos y de calidad.

Este mes, Alvin, que es padre soltero, tuvo que cuidar de una de sus hijas por una enfermedad. Desde que su esposa falleció no da abasto: cocinar, trabajar, ayudar con los deberes… Ninguna de estas gilipolleces van a valerle de excusa al privilegiado Kresnik, el cual no dudará en despedirlo de inmediato dejándolo sin el único trabajo que le permite mantener a las 5 criaturas que su mujer le dejó como regalo antes de marchar a la otra vida.

Tienes que ingeniártelas como sea para engañar a su jefe, al fin y al cabo eres la diosa de las ilusiones, ¿o no? Alvin se compromete a acabar todo el trabajo cuando su hija mayor se recupere y tenga su ayuda con el resto de tareas del hogar. Ve con cuidado, si te descubren, no solo no recibirás la recompensa que el pobre hombre puede ofrecerte, tu cliente acabará de patitas en la calle. Más te vale pensar algo rápido, solo tienes una tarde antes de que Kresnik acuda a su habitación y vea que faltan los muebles que encargó.

Recompensa de la misión: 400 ryus
Extensión mínima de la misión: 40 lineas


Las calles de la capital no habían cambiado ni una pizca desde la última vez que Sheik había pisado aquellos lares, aunque esta vez nadie armaba jaleo en la plaza central. Por la avenida principal todo era escandaloso por la cantidad de personas que circulaban para ver el mercado de menesteres. Sin embargo, en un momento dado, unos niños correteando y jugando chocaron contra la ronnin haciendo que se tambaleara y casi cayera. Para cuando se dio cuenta los niños habían salido corriendo, ¡y le habían robado la saca con todo su dinero! En cuanto se dio cuenta salió tras ellos a toda prisa. Ella era mucho más veloz que esos niños, pero le sacaban ventaja gracias a que se conocían al dedillo las calles de la ciudad.

La carrera aún no se había detenido cuando, de repente, uno de ellos cayó de bruces contra el suelo y comenzó a llorar levemente al mismo tiempo que sus compañeros trataban de levantarla para continuar su huida. Sheik, sin embargo, llegó antes de que pudieran proseguir. Se agachó junto a ellos para ver que no estuviera herida la niña. Los otros dos la miraban temerosos de lo que les pudiera hacer, al fin y al cabo le habían robado, cualquiera les habría dado un merecido castigo, seguramente físico, por ello. -¿Estás bien? ¿Tienes algún rasguño?-preguntó la kunoichi, esperando que no le rehuyeran. La niña, por su parte, secó sus lágrimas con la mano y asintió, aún dañada por la caída pero haciendo ver que estaba bien. Sheik se levantó y los miró a los 3 directamente. -¿Sabéis que no está bien robar, niños? Venga, dadme lo que me quitasteis, no voy a haceros nada malo. –extendió la mano abierta y el que parecía ser el mayor de los tres, mientras miraba hacia otro lado avergonzado, dispuso la bolsa con el dinero encima de esta.

-Nosotros no queríamos robarte… es solo que…-por un momento su mirada bajó hacia el suelo, con un toque nostálgico. En aquel instante Sheik supo captar, sino por completo en gran parte, lo que estaba sucediendo. No obstante, no quiso continuar aquella charla, habría supuesto molestar a aquellos niños que seguramente ya tendrían suficiente con lo suyo. Lo que no haría es quedarse de brazos cruzados, por lo que, en el momento en que se despidieron, Sheik aguardó en la esquina de un callejón cercano hasta ver como aquellos tres marchaban para poder seguirlos hasta su hogar.

-Papá ¡ya estamos en casa de vuelta!- Una vez llegaron saludaron a su padre, el cual quedó sorprendido pues los niños venían acompañados de alguien. –Buenos días señor. No he querido importunarles, pero verá… uno de sus hijos me robó el dinero en el mercado y…-su charla se vio interrumpida por el padre, quien soltó un grito directamente al más mayor de los tres. -¿Cuántas veces tengo que decir que no hagáis esas cosas? ¡Ya es la quinta esta semana! ¡A vuestro cuarto ahora mismo!-su padre parecía realmente enfadado con los tres, pues además ya habían robado otras veces, por suerte para ellos sin ser descubiertos más que por su progenitor. –Tranquilo señor, no ha pasado nada, de hecho me lo devolvieron. Si estoy aquí es para comprender por qué unos niños, con un hogar y familia, han tenido la necesidad de robar así como así.

Con la mirada cabizbaja, aquel hombre comenzó a hablarle, esta vez con una voz bastante más tranquila: -Ven, siéntate.-se dirigió hacia una mesa de madera con unas sillas que la rodeaban, en las cuales ambos se sentaron para continuar con la charla. –Tiempo atrás mi mujer murió por una pulmonía que se llevó su vida, apagándola por completo como un soplido apaga una vela. Se fue de la noche a la mañana, dejando tras de sí toda una familia, de la cual me encargo de cuidar día tras día para que no les falte el pan que llevarse a la boca.- no parecía que en ningún momento fuera a llorar, pero su voz cada vez sonaba más y más cortada, como si no le llegará bien el aire a los pulmones para poder hablar con fluidez. –No ha sido nada fácil, pero podía apañarme por mí mismo con los niños, o eso creía. Hace unas semanas mi hija más pequeña cayó enferma, y por miedo a que le pasara lo mismo que a su madre, no me he apartado de ella ni un mísero instante más que para hacer la comida a sus hermanos. No he podido trabajar, ni limpiar, ni nada. Mi jefe seguramente esté a punto de despedirme, quien sabe… Ahora ya se encuentra mejor, la fiebre le disminuyó y ha empezado a comer bien. Gracias a eso he podido volver al trabajo, pero ahora me veo con la soga atada al cuello, pues lo que debía tener para hoy no va a estar, y el señor Kresnik se enfadará tanto que dudo que mantenga mi puesto para mañana a estas horas.

Hasta el momento Sheik había sido capaz de empatizar todo lo posible con aquel hombre, su historia era realmente triste pero a la vez increíble. “La voluntad de un padre ha sido capaz de sacar a estos 5 niños adelante.” Pensaba la ronnin, un poco celosa de aquellos niños por tener un padre capaz de dar toda su vida por ellos.  -¿Qué es ese trabajo tan importante? –preguntó interesada en saber más. –Debo acabar de hacer estos muebles para la habitación del señor Kresnik… si lo consigo me pagará gratamente, pero si no…  me dejará de patitas en la calle, cosa que como verás no puedo permitirme. Si tan solo tuviera unas horas más… -Sheik trasladó la mano a su espalda para rascarse y tocó suavemente a Tsuki, lo cual hizo que tuviera una idea realmente buena con la que podría ayudar a aquel pobre hombre. –Creo que tengo la solución, señor. Dígame donde vive ese hombre y le diré que voy de su parte a acabar el trabajo. Le prometo que le daré el tiempo que necesita para acabarlo todo. –Antes de que la kunoichi pusiera un pie fuera de aquella casa, el hombre se levantó raudo de su silla para ir detrás de ella y cogerla de la mano. –Gracias, sea lo que sea que vayas a hacer, cualquier cosa seguro que es buena. No pareces ser mala gente. Cuando vuelvas te recompensaré como es debido. Puedes llamarme Alvin.-extendió su mano a modo de saludo esperando recibir la de la chica.-Sheik.-y la conversación finalizó, al menos por el momento.

Una vez llegó a la gran casa de Kresnik, llamó a la puerta con unos golpes con el puño. Se notaba que el dinero le debía rebosar de los bolsillos. Era una casa realmente grande, con un jardín exterior muy bien cuidado, verde vivo, y con un rincón donde poder meditar.  Al abrir la puerta, un hombre de edad bastante avanzada la esperaba expectante por saber quién había llamado y qué requería, pero allí no encontraría a nadie, pues Sheik había aprovechado tal circunstancia para poder colarse por la parte trasera de la mansión y llegar hasta la habitación principal. No sería muy difícil, pues era la única que podía verse desde afuera por la ventana que no tenía mueble alguno más que un armario y un taburete.

Así pues, con el máximo sigilo que pudo, Sheik hizo uso de sus habilidades y trató de colarse por la ventana sin ser vista ni oída. Una vez dentro quizá todo sería más fácil, o eso quería creer. Conforme cerraba la ventana desde el interior, esta se le resbaló provocando un estrepitoso ruido que seguro no pasaría desapercibido. Unos pasos rápidos y fuertes comenzaron a acercarse hacía aquella sala en la que se encontraba encerrada. Asustada y nerviosa porque no la descubrieran, Sheik hizo lo primero lo que habría hecho cualquiera, meterse en aquel armario para tratar de esconderse de quien estuviera por llegar. -¿Qué habrá sido ese ruido?-se preguntaba el señor Kresnik al llegar, un hombre hecho y derecho, con el pelo grisáceo y una barba de apenas unas semanas. No obstante, al llegar no encontraría a nadie en el interior, mas se toparía con una habitación bastante diferente a la que pensaba. Una cama de matrimonio pegada a la pared en mitad de la habitación y vestida con unas sábanas de seda fina, una pequeña mesita de noche al lado de la misma con unos detalles florales y con una lámpara de aceite encima de la misma, estanterías en las paredes donde poder colocar todos los libros que aquel poderoso hombre había tenido la suerte de leer, etc. –Perfecto, Alvin ha acabado a tiempo.-dijo con total sobriedad, cambiando su expresión a sorpresa –Veo que han llegado juglares a la capital. Qué sonido tan dulce están creando, maravilloso.-concluyó el señor Kresnik antes de salir de la habitación.

Sheik se había pasado todo aquel rato tocando una melodía con su lira, para conseguir trasformar aquella lúgubre habitación en una más acogedora y, así, hacer creer a Kresnik que su empleado había finiquitado el trabajo. No había sido sencillo, pues en cualquier momento podría haberla descubierto, por lo que tuvo que esforzarse en hacerle creer que la música que escuchaba provenía del exterior. Dejando 2 minutos después de que aquel hombre abandonara la habitación, la joven ronnin salió del armario y, posteriormente, dejó la casa igual que había entrado: por la ventana. Tan rápidamente como pudo llegó a la humilde casa de aquel padre de familia, quien al ver que llegó la kunoichi se levantó para saludarla efusivamente, pues gracias al tiempo que le había conseguido había podido concluir todo el trabajo.

-Genial, ahora el plan es el siguiente, yo me quedaré aquí, esperando que tu jefe llegue para que te pague, y mientras tú debes llevar todos los muebles a la casa, para ello necesitarás la ayuda de algún amigo, pues debéis actuar con suma velocidad dado que no puedo asegurar cuánto tiempo podré entretenerlo. –Alvin asintió con la cabeza unas cuantas veces, habiendo entendido todo el plan y dispuesto a cumplirlo. Confiaba ciegamente en la forastera y no sabía cómo agradecerle la ayuda que le había aportado, pues creía que con el dinero no sería suficiente, no obstante no tuvo tiempo de pensar en nada más, el momento requería toda la presteza que pudiera poner de su parte, por lo que en un momento llamó a su vecino y amigo desde hacía años y juntos cargaron con los muebles hasta la casa del señor Kresnik.

Una media hora más tarde de que Alvin hubiera partido ya, aquel adinerado señor se plantó en la casa llamando a la puerta con unos finos golpes de su puño. Sheik, antes de abrirla, realizó unos sellos con sus manos y  cambió totalmente su apariencia  por la del pobre trabajador que Kresnik había contratado. No iba a ser difícil, la kunoichi había mejorado mucho y técnicas de este calibre ahora le eran más sencillas de producir.  –Buenos días señor.-dijo Sheik a aquel jefe, de forma un poco retraída, fingiendo un poco de temor y respeto a aquel hombre. –Buenos días, Alvin. Por fin has acabado tu faena, ya no necesito más de tus servicios.-se llevó la mano al bolsillo y sacó un fajo de billetes con los que poder pagarle gratamente. Viendo que aquel hombre no parecía que fuera a quedarse mucho, Sheik le animó a entrar y tomar un té caliente.

Después de una hora entera de charla con el señor Kresnik, haciéndolo lo mejor posible para que no la descubriera, aquel hombre no pudo quedarse por más tiempo, debía volver a su casa para acabar sus quehaceres. “Espero que haya sido suficiente…” pensaba Sheik, tentada de hacerle parar, pero agotada por haber mantenido por tanto tiempo aquel Henge. –Espero que tenga un buen día señor.-se despidió de Kresnik y cerró la puerta tras él. Su trabajo había concluido, no tenía nada más por hacer allí, por lo que dejó el dinero encima de la mesa de Alvin y marchó del lugar sin saber si algún día se volverían a encontrar. No obstante, antes de irse dejó una carta:

“Desde lo más profundo de mi corazón espero que tu hija se encuentre sana pronto, pues merece una vida plena, igual que tus otros 3 hijos, y por su puesto igual que tú, Alvin. Disfruta de ellos, de su infancia, pues no van a ser pequeños siempre, y los niños necesitan un padre que los quiera y les hagan caso. Nada más queda por decir más que te deseo toda la suerte en los devenires que te aguarda tu propio destino. Buena caza, Sheik.”

Por su parte, Alvin volvió a su hogar y, nada más entrar, sus pequeños se le echaron a los brazos diciendo que no volverían a portarse mal nunca. Su padre se echó a llorar, después de todos los nervios por los que había pasado no pudo evitar derrumbarse con aquella escena. Al leer la carta comprendió las razones que movían a Sheik a querer irse, y aunque sintiera que le debía mucho, agradeció que todo el dinero que había ganado pudiera usarlo en darle una mejor vida a su familia. "Ten suerte en tu camino, Sheik." pensó Alvin mirando por la ventana, casi distinguiendo a lo lejos, dejando la capital, la silueta de aquella joven.

Datos:

Stats:
• Ninjutsu: 2 (+2+3=7)
• Taijutsu: 1 (+2+4=7)
• Genjutsu: 8 (+1 +1=10)
• Velocidad: 3 (+1 +4+2=10)
• Resistencia: 4 (+2+4=10)
• Fuerza: 2 (+1 +7=10)
Técnicas:
Ninpo, Kankyō akuma (Arte ninja, entorno endemoniado):
Este genjutsu auditivo requiere que el usuario se encuentre quieto en un lugar, más no afectará el movimiento del oponente. Sin dejar de ejecutar la melodía, el usuario será capaz de manipular el entorno a placer con su genjutsu. De esta forma, puede hacer creer al oponente que no existe un árbol que en realidad existe, o que hay una pared entre ellos.
Se podrá mantener este genjutsu por un máximo de tres turnos.

Jutsu de Transformación (変化の術, Henge no Jutsu)
Es un jutsu que permite al usuario poder adoptar la apariencia de otra persona, animal u objeto. Este jutsu es considerado uno de los más difíciles entra las técnicas básicas enseñadas en la academia. Para realizar el mismo se debe emitir constantemente chakra manteniendo la imagen a adoptar en la mente. Para esto, el usuario debe interactuar con el medio ambiente. En ninjas de poca experiencia provoca un gran agotamiento mental.
Genin: Podrán mantener la transformación por 3 turnos.
Chūnin: Podrán mantener la transformación por 6 turnos.
Jōnin: Podrán mantener la transformación por tiempo ilimitado, pero les consumirá chakra constantemente.

Off:
La misión, si no me equivoco, queda cumplida, pero Sheik on-rol ha preferido no obtener recompensa, por lo cual off-rol tampoco la recibiría.
Sheik
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.