¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Naruto Rises (Afiliación Elite)
Ayer a las 6:31 pm por Invitado

» Mozart, El virtuoso
Ayer a las 6:07 pm por Gakumon

» Vientos que traen las nubes - Viaje VI - | ❁ |
Ayer a las 5:39 am por Zhorin Kashu

» Nobility and diplomacy. — ❁
Ayer a las 4:57 am por Narrador

» CLOSER +18 [Cambio de botón — Élite]
Ayer a las 3:12 am por Invitado

» Entrenamientos.
Dom Oct 22, 2017 5:49 pm por 2D

» Misiones de farlek
Dom Oct 22, 2017 5:22 pm por Gakumon

» [Viaje] Lluvia- Fuego - Arrecifes
Sáb Oct 21, 2017 8:31 pm por Hikari Kaguya

» Misiones de Yuna
Sáb Oct 21, 2017 8:25 pm por Ichimaru

» Toxicologia de Tsu
Sáb Oct 21, 2017 7:11 pm por Tsuchinoko

» Encuentro con Rein-chan, los hermanos Orochi se encuentran
Sáb Oct 21, 2017 6:46 pm por Tsuchinoko

» ❁Hojas por aqui, hojas por alla❁
Sáb Oct 21, 2017 3:29 pm por Tempest

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Sáb Oct 21, 2017 12:58 pm por Gakumon

» D E S T R O Y ;
Sáb Oct 21, 2017 9:37 am por 2D

» Y fueron tres
Sáb Oct 21, 2017 6:14 am por Suru Hozuki

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Sáb Oct 21, 2017 3:08 am por Narrador

» No es solo una pelea II [C]
Vie Oct 20, 2017 8:41 pm por Kurosaki

» Misiones // Arata
Vie Oct 20, 2017 6:17 pm por Ichimaru

» Automision
Vie Oct 20, 2017 6:15 pm por Ichimaru

» [Viaje] Lluvia - Fuego - Arrecifes
Vie Oct 20, 2017 5:38 pm por Hikari Kaguya

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Resistiendo - Bijomaru

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Resistiendo - Bijomaru

Mensaje por Bijomaru el Miér Nov 05, 2014 5:30 pm

El naciente sol representaba el advenimiento del nuevo día, su tenue luz haciendo las veces de manto sobre toda la extensión de la tierra significaba un nuevo despertar para el mundo, para ese momento, Bijomaru ya se encontraba saliendo por la puerta de su hogar, tenía sobre su espalda una mochila repleta de su equipo ninja y distintos elementos que utilizaría a lo largo del día o que podría llegar a necesitar, pues tenía planeada una larga jornada de entrenamiento . Luego de salir de los dominios de su pueblo, el cual se encontraba repleto de personas debido a los días consecuentes los cuales significarían un antes y un después para la historia de aquellas pues se estaba llevando a cabo la realización de un nuevo examen chunnin, atravesó el bosque hasta alcanzar la zona de entrenamiento la cual en contraparte con la villa se encontraba completamente solitaria, un estado perfecto para los motivos del muchacho, se dispuso al trabajo, deposito su mochila sobre el suelo y se detuvo un momento el cual utilizo para recomponer su aliento .

Allí se encontraba, aquel muchacho de negros cabellos dispuesto a expandir las fronteras mismas de su propio poder, sentado sobre aquel trozo de madera marchita con el intenso sol azotando su cabeza y todo su cuerpo, el viento resoplaba a su alrededor y llevaba consigo aquellos granos de tierra tan molestos que buscaban escabullirse por cada recobejo posible de su persona, ajustaba aquel guante negro carente de los cobertores dispuestos para los dedos mientras pensaba y elegía la mejor forma de comenzar aquel entrenamiento tan particular . Hacía unos días, se encontraba en una practica de combate junto a un compañero, Bijomaru podía manejar con facilidad la dominación del encuentro, sus movimientos, su velocidad y fuerza, su capacidad entera sobrepasaba con creces a la de su rival, pero llegado a cierto punto de la batalla, podríamos decir su climax, el Orochi comenzó a sentir el costo de sus acciones, no solo sus brazos y piernas, si no su cuerpo entero cayo en un cansancio el cual no podía ser superado por el esfuerzo ni la motivación, este fenómeno era un agotamiento que venía desde el núcleo mismo de la energía del joven rubio, como si alguien le quitara el oxigeno, sobrepasado tal punto, al cabo de unos minutos, se desmayo sin oportunidad alguna, al despertar, los senseis de la academia le explicaron sobre lo que pasaba, aquello era lo que le sucedía a los shinobis que agotaban su reserva de chakra, allí comprendió, tumbado en una camilla, que debía aumentar su capacidad, romper aquel limite y llevar su poder a otro nivel .

Despojado de su traje para mayor comodidad, se encontraba ya posicionado justo en medio de una pequeña arena donde se llevaban a cabo combates, a su alrededor, en los tablones que hacían las veces de gradas la soledad acechaba, tan solo el silbido del viento perturbaba el silencio que había abordado aquella zona del bosque, los guardias y demás shinobis se encontraban apostados en la ajetreada aldea o encargandose de distintas misiones, nadie sería testigo de la demostración de poder y dedicación de aquel gennin . Comenzó sin mencionar palabra alguna a realizar una cadena de sellos, tras lo cual dirigió con gran velocidad ambas manos hacía el suelo, cuando impacto con estas, un gran torrente de electricidad imparable se desprendió justo enfrente de él, sin darse un tiempo a descanso, continuo con otra tanda de sellos los cuales finalizaron en otra técnica de su elemento raiton, esta vez una serie interminable de chispas y vibraciones emergieron con prontitud desde la misma mano del shinobi, el cual comenzó a golpear al aire buscando aquel objetivo imaginario, si, ese era su plan, realizar técnicas sin reparo alguno hasta agotar su chakra para luego intentar romper aquel limite, claro que podría dañarse a si mismo realizando este tipo de practica, pero en su mente fue lo único que se le ocurrió para crecer, luego para ir un paso mas allá, convirtió su chidori básico en una tremenda lanza de raiton penetrante la cual podía blandir e intentar lanzar hacía su objetivo tal como si se tratara de los antiguos señores de las leyendas que lanzaban sus rayos para castigar al humano impuro . Al cabo de unos minutos decidió cambiar de enfoque, pues si continuaba castigando su cuerpo con tremenda intensidad de electricidad luego tendría que estar inactivo por días para recuperar la integridad de sus fibras musculares, así fue como comenzó a utilizar las técnicas de su clan, las cuales eran poco destructivas, e invasivas para el propio ejecutante, tan solo se trataba de la utilización pura de su chakra para hacer aparecer aquellas criaturas que luchaban a su favor, fue en busca de algunos muñecos objetivos, los cuales utilizaría para ejercer la fuerza de sus compañeras . Cuando tuvo listo su improvisado campo de entrenamientos comenzó con la serie de sellos de mano, una vez tras otra comenzaban a aparecer las bifidas, estas se abrazaban sin piedad a la madera con forma humanoide y ejercían tremenda presión, suficiente como para partir la entereza del artificio en múltiples partes, algunas insertaban inútilmente sus colmillos sobre el material sin vida, algunas gotas de veneno resbalan por sobre la superficie rugosa y se notaba sin necesidad de observar con atención lo espeso de la sustancia, sin dudas le generaría temor a cualquier shinobi el saber que aquel tipo de enzimas podría entrar al propio torrente sanguíneo y generar valla a saber uno cuantos estragos . Aquello era interesante, el veneno de las serpientes, siendo el clan Orochi uno el cual se vale prácticamente para todos sus movimientos en el uso de este tipo de criaturas no resulta extraño que sus integrantes sean especialmente unos eruditos del tema, ya sea para su obtención, su utilización o para el conocimiento teórico del mismo, particularmente, Bijomaru había estudiado hacía algún tiempo tres tipos de venenos, los cuales le habían resultado por demás interesantes y útiles para sus fines, aun así estaba lejos de poder dominarlos en su beneficio, estos eran, los venenos del tipo coagulante, los cuales afectan la sangre directamente, causando coágulos en lugares inoportunos generando múltiples fallas en el sistema sanguineo por la mala circulación u obstrucción de venas y arterias, el segundo tipo se trataba de venenos reguladores de la presión saguinea, nuevamente afectando el sistema circulatorio pero involucrando prácticamente todos los órganos y funciones del cuerpo, ya que al aumentar la presión uno puede causar una falla general del cuerpo o al disminuirla podría apagar y bajar tanto el ritmo cardíaco del individuo como para matarlo, y el último tipo, uno muy raro y complicado de obtener, este afecta los impulsos nerviosos, afectando tanto el control de los músculos en un principio y luego en su estado mas avanzado sobrecargando el sistema nervioso hasta afectarlo de tal manera que resulta fatal, el conocimiento del gennin sobre aquellas enzimas era mínimo y básico, tan solo sabía la teoría, pero sin dudas en algún momento sabría lo suficiente como para utilizarlas . Poco a poco comenzó a experimentar nuevamente aquella sensación de agotamiento atroz, sus músculos se tensaban pero a la vez perdían sensibilidad, por lo tanto el control de los mismos iba en descenso, tanto sus fuerzas como su velocidad de reacción bajaban a la vez que aquella sensación de obtener lo que quería crecía en su interior, las serpientes no mermaban su aparición, aquellos quiebres estruendosos no se detendrían a menos que su ejecutante cayera al suelo por la extenuación del labor . Al acabarse todos sus posibles objetivos, Bijomaru se vio obligado a cesar con la utilización de sus jutsus secretos, lo pensó por un rato, hasta que llego a la conclusión de que la mejor manera de gastar su chakra era con la utilización directa del mismo, concentró su chakra en las plantas de sus pies y comenzó a correr dando grandes zancadas mediante el impulso otorgado por aquel flujo inquebrantable de energía, escalaba árboles a gran velocidad y sin perder el control de su dirección, cada vez, su potencía bajaba, con cada salto, la distancia recorrida por el mismo descendía en comparación con la anterior, el sudor asomaba por cada poro de su cuerpo, su ropa se encontraba mas pesada e incómoda debido a ello, sus piernas comenzaban a flaquear ante la superficie irregular, su paso era cada vez mas dudoso, como si de un borracho intentando caminar por una linea recta se tratase, parecía que cada metro avanzado era un reto para su integridad, así fue como alcanzó a recorrer semejante distancia que a pocos minutos de haber comenzado su carrera pudo divisar el centro del feudo a lo lejos, en ese instante se puso como meta alcanzar la entrada de Kakkinoaru'en utilizando su chakra, y así lo hizo, utilizando cada gota de su energía, agotando su reserva, rompiendo aquel limite impuesto por la naturaleza de su cuerpo y su edad, llego a cruzar los primeros tres metros de la gran construcción que hacía las veces de entrada a la gran fortaleza de la dama de fuego, luego, su cuerpo se venció y cayo al suelo llenándose el cuerpo y la cara de tierra, al instante dos shinobis saltaron a su lado, al parecer preocupados por un posible ataque o asalto al gennin, por suerte, Bijomaru fue capaz de esbozar algunas palabras antes de que sus ojos se cerraran ante la debilidad de su ser ... - Mis cosas, en la zona de entrenamientos ... por favor - ... Luego de eso, tan solo alcanzó a oír unas palabras ... -Otro de estos gennins que se creen de acero, vamos, ayudame a cargarlo hasta el hospital - .

Luego de un par de horas despertó, observo con extrañeza su alrededor, no se encontraba en su hogar, ni en la zona de entrenamiento, ni tampoco en medio del bosque, paredes y techos grises, aire tranquilo, fresco y limpio, si, esa era una de las salas del hospital, pero, no era una habitación, era un pasillo, acaso lo habían dejado allí a la espera de que despertara? Sin atención u cuidado alguno … - Que vergüenza, quien haya pasado por aquí habrá pensado que me quedé dormido, mejor me voy - … Tras levantarse, sintió la pesadez de su cuerpo pero aun así pudo salir caminando sin problemas del lugar . Caminaba por el centro de la villa mientras pensaba en como seguir, que haría a continuación, continuar el derroche de energía o idear algo nuevo, sin dudas sería lo mejor, pensar una manera mejor de mejorar su resistencia espiritual, pero por mas que lo hiciera no conseguía nada, es mas, en ese momento tan solo podía pensar en comida, su estomago hacía tanto ruido que parecía tener una bestia hambrienta en su interior … - Creo que mejor busco alguna casa de comidas antes de continuar, con el estómago vacío nadie puede pensar y mucho menos esforzarse por algo - .
Tras vaciar sus ya mermados fondos en un buen par de platos de carne y verduras retomo la tarea incompleta, aquella que se suponía que debería de mejorar su capacidad para mantener combates a largo plazo, repaso mentalmente toda su cesión de entrenamiento, había utilizado sus jutsus ocultos, su raiton, nada mas le faltaba practicar con su kenjutsu, si tan solo tuviera una espada en sus manos, cave mencionar que los gennins tenían momentáneamente prohibido portar armas grandes hasta nuevo aviso, tan solo dentro de la academia y bajo la supervisión de superiores se permitía aquello, y sus tiempos de academia habían terminado, que haría, robar una espada no estaba entre sus opciones, imaginar una entre sus manos, sería difícil, en cierto momento estanco su mirada errática en cierto tronco de un árbol, de aquel se desprendían varias ramas, algunas finas otras mas gruesas, en ese momento pensó en utilizar alguna como espada, tal cual lo hacían los viejos maestros con sus alumnos, les daban espadas de madera para practicar cierto arte, no recordaba el nombre de aquel estilo, pero eso no importaba, tenia un recuerdo intacto de su niñez, una vez estando en un dojo de un pueblo por el cual había pasado de visita junto a su familia, había visto a un señor ya entrado en edad, al cual las marcas de su piel le recordaban el paso de la guerra y de la experiencia, aquel le enseñaba a una kunoichi a manejar la espada, utilizando aquellos bastones de madera, sin dudarlo ni un segundo mas, se aproximo al tronco inherte, ya sin vida, seguramente talado por algún trabajador , tomo una de las ramas de tamaño promedio y forma parecida, sujeto con fuerza un extremo y pateo raudamente la base de la misma para partirla . Ahora se dirigía nuevamente a la zona de entrenamientos pero con su improvisada espada en manos, parecía un niño con juguete nuevo, algo ridículo, algo gracioso, pero sin dudas al comenzar la demostración de sus movimientos, sería algo a lo que temer, al llegar, busco posicionarse enfrente de los muñecos objetivo, aquellos echos de madera y paja, uno a uno fue repasando los movimientos que había aprendido hacia algún tiempo de sus maestros, la oscilación de la hoja, la fuerza necesaria, los movimientos del cuerpo, incluso su respiración era controlada para poder llevar a cabo los movimientos con mayor precisión y potencia . Secos eran los ruidos que se desprendían del choque entre las distintas maderas, veloces eran los intercambios de estilo de Bijomaru, comenzaba dando golpes recios y duros, para luego cambiar a un estilo de mayor fluidez, donde la velocidad cobraba protagonismo y dejaba de lado el impulso mediante el peso mismo, golpeaba a un lado del objetivo y mediante un ligero movimiento y un cambio de dirección golpeaba al otro, flexionaba sus codos y mediante contracciones de sus dedos daba un nuevo giro para abanicar y golpear con fuerza el torso, la paja salía despedida desde los brazos artificiales, su tronco cada vez se astillaba mas pero aquello no importaba, su centro aun era macizo y podría soportar varias horas mas, el sudor comenzaba a aparecer en su rostro, sus manos comenzaban a sufrir algunos cortes producto de la friccion de la superficie rugosa de la rama . Así paso la tarde entera, al caer la noche, sus brazos entumecidos, e incluso en algunas partes presentaba ciertos hematomas producto del vencer de algunos de sus musculos, incapaz de sostener su arma por si mismo, decidió que lo mejor era volver a casa, solto sin mas aquel pedazo de madera, sus puños magullados apenas si podían abandonar aquella posición aferrada, sus dedos fríos y maltrechos, apenas si los sentía, su fuerza interior estaba a punto de agotarse por completo como lo había echo durante la mañana, y claro estaba que no quería volver al hospital, su volver fue lento y tranquilo, relajando cada parte de su ser .


Bijomaru
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.