¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Misiones.
Hoy a las 4:33 pm por 2D

» Misión rango C: Rescue, mister - parte I
Hoy a las 3:49 pm por Pieromaru Jisaguro

» Misiones // Arata
Hoy a las 6:36 am por Arata Hikari

» Which side is the good side?
Hoy a las 6:19 am por Arata Hikari

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Hoy a las 3:32 am por Seiichi

» Mozart, El virtuoso
Hoy a las 3:27 am por Mozart

» Duda con registro de clan, pais, apariencia
Hoy a las 3:22 am por Mozart

» Three sun's dawn. — Encounter. —
Ayer a las 11:33 pm por Yottan

» Slaves [M.C.] [Arashi Tessen]
Ayer a las 11:27 pm por Arashi Tessen

» Starts the same. — (Pt. II / Broken land)
Ayer a las 10:07 pm por Narrador

» Misiones de Howaitohasu
Ayer a las 8:27 pm por Pieromaru Jisaguro

» (2ºExamen Jonnin) Declaración de guerra
Ayer a las 5:57 pm por Narrador

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Ayer a las 4:52 pm por Gakumon

» Y fueron tres
Ayer a las 10:04 am por Hansha Yamanaka

» Las plantas se están secando!
Ayer a las 6:07 am por Uchiha Sukino

» Nobility and diplomacy. — ❁
Ayer a las 4:54 am por Akkarin

» Dados de Gin
Lun Oct 16, 2017 9:01 pm por Loremaster

» Paso | Misión C: Detén a la bestia.
Lun Oct 16, 2017 8:37 pm por Pieromaru Jisaguro

» Misiones de Yuna
Lun Oct 16, 2017 8:02 pm por Yuna Amaru

» Tridente (Progresiva)
Lun Oct 16, 2017 6:27 pm por Gakumon

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


[Misión D] Show no mercy

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Misión D] Show no mercy

Mensaje por Caius Bokushi el Sáb Jul 02, 2016 4:35 pm

Su arribo del País de los Arrecifes había sido hacia unos días atrás; Caius aún estaba inseguro de cómo podía haber realizado aquella técnica ocular la cual le cambio por completo su apariencia. Manejaba a la perfección las técnicas de su clan, pero solo las catalogadas como Nintaijutsu, no tenía ni la más remota idea del doujutsu que torno su iris de los tonos del arcoíris, y les daba una vista diferente. Su caminar por las calles de la Capital Asahi era desorientado, no tenía rumbo alguno pues solo tenía cabeza para pensar en aquellos pequeños seres –serafines- que no comprendía tampoco como pudo verles por un instante antes de que desapareciesen.

Entonces fue interceptado por un monje, quien sonrió cuando le pareció reconocerlo. Este tomo la mano derecha de Caius y la comenzó a estrechar anunciando algo:

Hasta nuestros oídos llegaron los rumores de su afable y compasiva acción con cierta misión en el Templo del Fuego, necesitamos de sus servicios buen hombre

Caius dobló su brazo para soltarse de aquel monje, frunció su seño pues aun no comprendía del todo, lo único que había hecho era engañar a aquellos monjes, entregándoles su cola y diciéndoles que había matado el lobo… y había salido perdiendo pues solo le entregaron la mitad de la paga. Lo que pasaba por no contar las monedas dentro de la bolsa… Suspiro pensando que sería adecuado para responderle a aquel hombre quien llevaba una túnica con lo que parecía el símbolo de un aclamado clan en su espalda. Aquel sujeto de cabellera más oscura que la del mismo Caius, no le dio oportunidad siquiera a preguntar más, pues termino aclarando todo:

Tenemos una misión para usted.

Era predecible que entonces hablaba de más de una persona ¿Qué clan era? No era común que los clanes asediados permitiesen su paso tan sencillamente a desconocidos. El Bokushi se cuestionó entonces si era adecuado trabajar para ellos… quienes fuesen que sean, hasta que el hombre seguía y seguía explicando, buscando una respuesta positiva de parte de su contrario:

Unos niños de nuestro clan necesitan ser puestos bajo presión, pero las luchas entre ellos mismos ya son comunes por lo que no las consideran incluso un reto… Por eso necesitamos alguien de afuera, que pueda atemorizarles y fingir un ataque letal hacia ellos

¿Un ataque letal? ¿Era cierto lo que escuchaba? Como un monje podía pedirle a un desconocido que fingiera atacar a un par de niños de forma letal… ¿Qué propósito había detrás de ello? El Bokushi se cuestionaba la humanidad dentro de los monjes de aquella época, no era nada como los sacerdotes, sabios y eruditos que cuando su niñez  residían varios en el Templo del Fuego.  Con respuestas negativas no conseguiría respuestas a sus preguntas, por lo que solo decidió aceptar aquella misión. El otro hombre totalmente emocionado le pidió entonces que le acompañase, debían de salir de la Capital de Asahi y dirigirse al área boscosa del norte, donde según recordaba Caius no había más que árboles y una que otra trinchera en ruinas. Tras un rato de caminata llegaron a unos empinados escalones que tras subirles, llegaban a la raíz de un enorme árbol, y debajo de esta se encontraba una entrada tallada en madera.

Una grandiosa entrada, para llegar a un modesto aunque agradable Templo. No le dio mucho tiempo de ver con exactitud el lugar, aunque si vio cierta vegetación, además de decoraciones con el símbolo de antes. El monje le dirigió apenas ingresando a lo que parecía ser un patio de armas. Su caminar erguido y seguro de su mismo, con su ruda mirada algo fingida. Allí estaban dos pequeños niños, ambos de cabelleras negras y uno más grande que otro. Seguramente no eran mayores de 10 años ninguno, parecían ser de 8 y 5 según sus estaturas. El mayor de estos tenía una katana en mano –algo exagerado para un niño-, mientras que el otro tenía una versión mucho más corta que apenas era de treinta centímetros a comparación de la de su compañero. Ambos jóvenes miraban a Caius, pero no parecían atemorizados del todo… parecía ser que los entrenamientos que les habían impartido eran buenos. No había que dejarse llevar porque fuesen unos infantes.

La debilidad de ambos infantes era no poseer un adecuado control en su Ninjutsu, no sabían manipular del todo sus elementos naturales, mientras que la del Bokushi seria subestimar por primera vez a alguien en batalla. Ambos niños tenían sus armas enfundadas, a lo que el monje asintió dándoles señal de que el enfrentamiento había dado inicio. El mayor de los chicos arremetió corriendo hacia Caius, con su katana sujetada firmemente con ambas manos y aun en su funda; al estar a unos cinco metros dio un brinco con el que esperaba acertar una estocada descendente. Bastaría con un veloz deslice oblicuo para esquivar aquel ataque y así fue, no obstante el otro infante había aprovechado la estatura de su contrario para correr oculto detrás de el y acercarse también. Este salía de un costado de su compañero segundos después de que saltara; tenía una velocidad aun mayor que la de Caius y el otro niño. El segundo infante aprovecharía la corta brecha entre él y su oponente, desenfundo aquella corta versión de una katana común e intento realizar distintos cortes.

El Bokushi no pudo negar su sorpresa, en su rostro se notaba aquella expresión de asombro. Intento protegerse con sus antebrazos entrecruzados de aquellos estoques, recibiendo algunos de los tajos y claro siendo rasguñado por el arma del niño… incluso la tela que protegía débilmente sus antebrazos había sido rasgada. Aquellos jóvenes no estaban jugando, parecía que les habían dicho que sus vidas dependerían de aquel enfrentamiento. El más chico dio un brinco hacia su espalda alejándose dos metros, fue allí que el Bokushi tomo la oportunidad para realizar un contraataque. Corría realizando una serie de sellos contra el más chico, pero fue detenido cuando frente a sus ojos pasos volando la funda del otro chico, quien realizaba esta vez un corte potente en forma horizontal contra el Bokushi, quien a pesar de retroceder uno un pequeño rose el cual golpeo con su pechera de cuero.

Caius solo utilizaba su faceta de compasivo, agradable, e incluso pacifico para poder moverse entre las personas libremente, sabía que las ideologías y reglas que alguna vez siguió estando junto a sus padres servían para llegar al corazón de las personas, ser visto como un buen “pastor”… pero de cierto modo le arrebataron aquellas ideologías cuando sus padres murieron, ahora era solo un rostro falso para ocultar su verdadero ser. Sabía que no podía tomarse a la ligera aquella situación, por más que fuesen niños si no reaccionaba el único que sufriría un ataque letal allí, seria él. El mayor de los chicos aprovecho su corta distancia con su oponente, y no le daba tiempo de reaccionar pues volvía a realizar una serie de corte, esta vez dos de ellos. El infante creía haber asegurado al menos uno de los cortes, pues sintió como algo bloqueo el acero de su katana, pero al notarlo quedo desalentado; ambos brazos del joven Bokushi tenían una capa sobre ellos, los cuales le daban la apariencia de unos guantes algo llamativos. Con el uso de ellos, el chico fue capaz de sujetar la espada desde su filo, sonriendo satisfecho de que la suerte estaba de su lado.

Había sido una acción riesgosa, porque aquella técnica dependía de diferentes factores, pero el más importante de ellos lo había logrado cometer. Parecía superar en ciertas características como fuerza y Ninjutsu a aquel chico. Basto con extender su pierna para golpear al infante en el estómago, tras aquello el chico mostro un momento de debilidad y temor, donde Caius aun sujetando la espada dio un salto de dos metros hacia atrás llevándose la katana consigo. El otro niño salió corriendo hacia su compañero, quien arrodillado tras que le sacaran el aire con la patada, se reponía como todo un guerrero:

¡Hermano! ¿Te encuentras bien?

El otro chico no respondió, se apoyó del más pequeño, y así termino de reponerse. Fue cuando Caius vio todo desde cierta perspectiva. No los enfrentaban entre ellos seguramente porque eran hermanos, y no les generarían el suficiente… ¿Temor? Vamos, el era vil y cruel… pero siempre que llegaba a alguna deducción no terminaba de comprender que buscaban los monjes de aquel clan, con que el golpease a esos niños. Igual, aprovecharía para jugar con ellos, y asustarles. Ya suponía cual era uno de los puntos débiles de ambos niños, ellos mismos.

¿Eso es todo niños? Vamos, no quiero tener que matarles tan fácil…

Soltó una carcajada macabra, fácil de imitar pues las había escuchado en el pasado de algún otro bufón más de una vez; intentarían atemorizar a los niños y hacerse ver como alguien peligroso –aunque de cierto modo solo se dejaba ser-. El mayor de los chicos arrebato el arma del contrario, corriendo desesperado contra el Bokushi quien había realizado una serie de sellos luego de poner el arma en su cinturón y se mantenía estático en su posición, esperando el momento adecuado. A no menos de cinco metros unos pilares de rocas surgieron del suelo con la intención de perforar al chico, aunque el Bokushi ya les había estudiado y sabía que tenía buena velocidad, saldría de esa. Y casi fue así, pues el cuarto pilar en emerger golpeo el costado izquierdo del chico, haciéndolo caer postrado en una rodilla.

El joven de los hermanos corrió al auxilio del nuevamente herido, y ahí el Bokushi aprovecho para sacar la katana de su cinturón y lanzarlo contra el menor. Vamos era un acto sucio, pero de eso trataba tu misión. El chico al notar el arma aproximarse quedo paralizado de temor, fue ahí cuando el mayor se sacrificó y recibió una puñalada en el hombro del brazo izquierdo. Se había pasado… el chico cayó al suelo mientras la sangre no dejaba de emerger de su hombro. Quizás era la primera vez que recibía una herida de tal profundidad, por lo que el temor de la muerte parecía invadirle. Cayo inconsciente casi al instante de caer, mientras que su hermano caía en llanto a su lado.  


Caius se detuvo a ver al otro infante un instante, quien parecía creer que su hermano había muerto. No le tomo el pulso ni verifico su estado, solo partió en llanto a su lado. Ahí se levantó lleno de todo su honor y orgullo, pero al pestañear sus ojos habían cambiado, su color azabache se había tornado en rojo y una pequeña aspa parecía girar en torno a su iris. ¿Qué demonios había pasado? Parecía que activo una especie de técnica ocular, quizás similar a la de él mismo, pensó Caius. No quería caer en suposiciones pero creyó que aquello seguramente también le otorgaba alguna especie de visión especial, como a él. El chico se lanzó contra el Bokushi a una velocidad incluso aun mayor, llego en un instante a su lado. Caius también lo había dejado aproximarse, no lo creyó una total amenaza. Pero fue un error.

El chico lanzo un par puños con la derecha, que fueron fáciles de esquivar. Pero continuo con aquella ráfaga de golpes, haciendo combos que hasta el sexto golpe fueron fallados, pero otros cuatro acertaron tres en el pecho y uno en la quijada del Bokushi. Aquel último golpe lo agito, ni siquiera había tenido chance de contraatacar, intento levantarse, pero aquel chico se movía como un rayo a su alrededor, golpeándole con patadas en los costados y terminando con una en todo su pecho que lo hizo retroceder un metro sin tumbarle. Tremendo poder, parecía que aquella técnica ocular aumentaba sus habilidades y fuerzas físicas, el Bokushi tenía que actuar si no quería salir verdaderamente jodido. La distancia entre ellos era corta, ambos debían reaccionar velozmente; el chico fue corriendo a su vez que el Bokushi realizaba un par de sellos para realizar otra técnica de su clan. La distancia fue corta por lo que el encuentro entre ambos fue raudo, el chico golpeo el rostro de Caius quien se permitió recibir aquel porrazo solo para tener al chico a su lado, allí le tomo por sus ropajes en ambos hombros y le levanto empleando toda su fuerza. Su técnica estaba iniciando; una cúpula de agua comenzaba a emerger desde los pies del chico, sin darle tiempo de reaccionar le dio un fuerte cabezazo que a el lo desmayo, y a Caius le dejo mareado.

El chico quedo desmayado y atrapado dentro de aquella cúpula acuática. El Bokushi se dio un respiro, mientras que el hermano mayor reaccionaba. Al levantarse lo hacía también con sus ojos en carmesí vio un panorama poco agradable, su hermano estaba dentro de una especie de esfera acuática, le creyó ahogado. Se dejó dominar por la rabia y sin ningún pudor retiro los veintitantos centímetros de la katana que perforo su hombro, corrió contra el Bokushi quien estaba viéndole tumbado en el suelo, respiraron un poco pues su resistencia no era la mejor. El monje que todo este tiempo estaba desde la puerta vigilando todo, solo tocio dando una especie de señal al Bokushi para que continuase, parecía ser que la razón de poner bajo presión a aquellos chicos para despertar su doujutsu era más que solo una requerimiento para avanzar. Alguna vez se escuchó el rumor de clanes que tenían guerras internas por el poder, siempre todos luchando por el liderazgo de sus castas.

Se levantó mientras que el chico llegaba a su lado y sin la necesidad de sellos creo un guante de rocas en su brazo derecho, con el que intento golpear al chico. Aquel esquivo gracias a la velocidad nueva que poseía, y estando a un lado de Caius realizo su misma técnica; de su brazo derecho surgió un guante de rocas con el que lo golpeo y lo envió cinco metros hacia atrás, golpeando contra una pared. El estruendo estremeció la habitación, mientras que Caius caía arrodillado en el suelo aturdido de aquel impacto. Respiro un poco agitado, intentando ponerse de pie, mientras que el otro joven se acercaba a él nuevamente con la katana en mano, parecía que la había recogido de nuevo.

El Bokushi había notado que el joven de cierto modo había copiado su técnica, pues la lanzo de manera similar instantes luego de él usarle; quizás era una deducción algo drástica pero no creía en las casualidades. El joven sin embargo era nuevo con su poder, no sabía ni siquiera como había copiado aquella técnica de roca. El chico hizo como Caius hacia un rato.

Lanzo la katana con gran fuerza hacia su contrincante, el cual esquivo dejándola que se clavase en la pared a su espalda, pero no le había servido de asombro, sabía que era una táctica del chicuelo. Lo vio acercarse a él lanzando el mismo potente puño de roca, con tanta fuerza que Caius al protegerse se vio obligado a apoyar la rodilla del suelo. El combate no paró allí, el niño lanzo un rodillazo a la mandíbula del Bokushi quien reaccionaba de una forma algo diferente a como incluso el monje espectador esperaba; Caius bajo su cabeza parando la rodilla del niño con su frente –sufriendo un gran dolor- pero continuo para girar sobre sí mismo y derribar al chico con la pierna. Una vez en el suelo basto con golpear con algo de fuerza en su nuca para también desmayarle, mientras que la cúpula de agua que retenía a su hermano menor desaparecía… dejando caer el cuerpo del chico al suelo sano e ileso pues no se había ahogado, la apariencia acuática era solo una prisión sin más. El monje aplaudió sorprendido mientras añadía:

¡Ambos han despertado el Sharingan! No tenemos como agradecérselo lo suficiente

El monje sonría al Bokushi quien había entonces entendido que aquella técnica ocular que parecía poder copiar ciertas técnicas y dotaba de más fuerza y velocidad a sus usuarios; se llamaba Sharingan. Curiosa técnica, pero parecía que no era similar a la suya en ningún sentido, aunque esperaba estudiarla más a fondo en un futuro.

Los padres de estos jóvenes Uchiha estarán orgullosos por su labor, la cual ya ha terminado

Artículo de forma seca aquel monje, dándole señal al Bokushi se que había llegado la hora de ser escoltado nuevamente a las afueras de aquel templo. Quedo sorprendido por su cierta falta de respeto, ni siquiera le dieron tiempo para recuperarse adecuadamente, pero aquel clan -Uchiha- parecía ocultar muchos secretos donde los que no eran familia, no tenían ni voz ni voto. Parecía incluso que nadie debía enterarse de sus movimientos; así fue como comenzó cierta duda… vamos Caius era conocido por tener aquella cualidad de estudiar y averiguar todo sobre lo que le atraía, y así lo hacia aquel clan. Muchas dudas surgieron referente no solo a Sharingan, sino también a sus movimientos como una de las mayores familias del país del fuego, que claro seguramente también tendría miembros por todo el mundo.

No le quedo más de otra que ser escoltado hasta las afueras del bosque del norte de la Capital de Asahi, donde le hicieron entrega de una bolsa con su pago, dejándole en un camino de tierra claramente visible entre los verdes colores de sus alrededores. Debía seguir por allí para pasar nuevamente a la Capital Asahi.

Técnicas Usadas:
-Doton: Bïto enchō (extensión del golpe de tierra): Esta técnica añade la propiedad de dureza característica de la tierra al chakra del ejecutor, creando alrededor de sus puños una capa de chakra (como unos guantes) de unas dimensiones gigantescas. La dureza de estos guantes tendrá una relación directa con el nivel de ninjutsu del usuario y la fuerza y probabilidad de impactar con ellos corresponderán al taijutsu y la fuerza. Este chakra tiene la propiedad de dureza por lo que permite el choque de los puños con armas de filo, no obstante, cualquier ninjutsu será capaz de atravesarlos sin ningún problema, dañando directamente al usuario.

Ventajas:
-Permite luchar contra shinobis con dominio del kenjutsu, así como bloquear ataques a distancia con kunais y otros proyectiles semejantes.
-Este estado puede durar varios turnos, y permite el uso de taijutsus y ninjutsus Doton

Desventajas:
-Cualquier ninjutsu atravesará sin dificultad alguna los “guantes de chakra” por lo que usarlos como técnica defensiva no tiene sentido.
-Un golpe con esta técnica será como un golpe con los puños desnudos si el ejecutor tiene poco nivel de ninjutsu
-Una gran limitación para usuarios que no tengan el elemento Doton como especialidad primaria dado que tendrán que limitarse a golpear, sin poder hacer combinaciones con el ninjutsu.
-La duración de la técnica es de 3 turnos. Si se cambia de elemento sin emplear el "Riaru Nijigan", esta técnica se cancelará
-Si se mantiene la técnica, aunque no consuma chakra de nuevo, ocupará una de las 3 posibles técnicas a emplear por turno lo que reduce infinitamente las cantidades de combos debido al inconveniente del doujutsu.

-Suiton: Keimusho (Prisión de agua):
Sellos necesarios: Tigre-> Dragón
Otros requisitos: Tocar con ambas manos al enemigo inmediatamente de la realización de los sellos
Descripción:
Después de realizar un par de sellos, si el Bokushi toca con ambas manos al enemigo creará a su alrededor una prisión de agua que le impedirá moverse. Esa prisión no dañará ni ahogará al enemigo en ningún momento, a su vez, tampoco será posible herir al enemigo si se le ataca desde el exterior.
Esta prisión podrá mantenerse un máximo de turnos iguales a la diferencia entre el nivel de Ninjutsu del usuario y la resistencia o fuerza de su oponente (la mayor).

Ventajas:
-Tener al rival inmovilizado de este modo es de las pocas maneras en que es posible cargar el temible ataque “Katon: Gensho no ken”
-Puede utilizarse como un recurso de última hora para escapar de un combate perdido
-Si después de efectuar los dos sellos no se entra en contacto con el rival con ambas manos no se realiza la técnica y por ende no se consume chakra

Desventajas:
-A pesar de no dañar al oponente de ningún modo consume tanto chakra como una técnica normal
-Es imposible dañar a alguien afectado por esta técnica
-Si el rival posee alguna técnica que requiera de una carga podrá ir cargándola desde dentro de su prisión
-Es posible emplear genjutsu desde el interior de la prisión
-El rival puede elegir si intentar escapar de la prisión empleando la estadística de fuerza o de resistencia por lo que será más probable que esta no le afecte
-Aunque se rebase mucho la diferencia, el número máximo de turnos encerrado será de 2 turnos del oponente

Elemento Tierra: Jutsu Recubrimiento de Roca (土遁・拳岩の術, Doton: Kengan no Jutsu)
Sin la necesidad de realizar sellos, el usuario usa la tierra del entorno, que mezcla con su chakra, para recubrir alguna de sus extremidades con fragmentos de roca —brazo o pie— y de esta manera otorgarle más fuerza a sus ataques cuerpo a cuerpo. Esta técnica es capaz de enviar lejos a quien reciba el golpe, aunque no más de cinco metros del punto de impacto. Esta técnica dura dos turnos activada y otorga una bonificación de un (+1) punto en fuerza.
Caius Bokushi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.