¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» A step towards the future
Hoy a las 5:44 pm por Belladona

» Tablon de misiones de Sabat Uchiha
Hoy a las 4:30 pm por SSabat

» Perfil Sabat Uchiha
Hoy a las 4:25 pm por SSabat

» Ficha Sabat Uchiha
Hoy a las 3:47 pm por Ichimaru

» Entrenamiento Belladona
Hoy a las 3:31 pm por Belladona

» Tablon de Misiones de Saab Nara.
Hoy a las 3:02 pm por Saab Nara

» Tablón de Misiones·Kaile Kaguya
Hoy a las 7:57 am por Gakumon

» NPC's de afrodita
Hoy a las 7:28 am por Gakumon

» No todo es como uno espera que sea.
Ayer a las 11:52 pm por Samekage

» Pasado: For you, and your denial | Dohko.
Ayer a las 10:07 pm por Dohko

» Un asunto con resultados Explosivos// Ubbe
Ayer a las 9:43 pm por Azteroz

» Liberation of the Past
Ayer a las 7:41 pm por Belladona

» Evils Spirits ► Polka Uchiha
Ayer a las 6:51 pm por Ittoki

» Pasando lista
Ayer a las 6:15 pm por Manuel Roelofs

» Manuel Roelofs [ID]
Ayer a las 4:56 pm por Manuel Roelofs

» Las letras y los mercenarios no son compatibles
Ayer a las 4:28 pm por Aaron Sureddo

»  Bones of Luck of Hikari
Ayer a las 3:47 pm por Loremaster

» The clash of swordsmen [Hiro vs Kagetane]
Ayer a las 3:37 pm por Hikari Kaguya

» Cachorro Adormecido | Dohko Uchiha & Ubbe Yamanaka | Entrenamiento
Ayer a las 2:07 pm por Dohko

» Sorey no Ishi (ソレイの意志, Sorey's Will) — Taijutsu [Genin]
Ayer a las 12:52 pm por Gakumon

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Herrería y Recolección (Ichimaru)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Herrería y Recolección (Ichimaru)

Mensaje por Ichimaru el Sáb Jul 16, 2016 1:30 pm

Spoiler:
Ichimaru luego de su incidente en el país de la lluvia había decidido marchar al país de la tierra puesto prefería estar un poco alejado del país del fuego en caso de haber sido reconocido, pero lo dudaba mucho después de todo ese tiempo tuvo su rostro cubierto por una capucha y no muchos quedaron vivos,  además de que los vivos no habían visto más que sus espaldas a la hora de huir con aquella mujer que tanto deseaban tener, tan solo recordar las palabras de aquel feudo desesperado tratando de hacer un trato le dibujaba una sonrisa. El hombre de piel un poco oscura caminaba mientras veía sus alrededores los cuales le recordaban a su país natal, el valle Inamara había sido su hogar por un tiempo y eran donde se formaban las grandes batallas a causa de las perfectas emboscadas y que el rio del mismo le facilitaba el llevar los recursos, grandes montañas que rodeaban el lugar junto a  los arboles era aquel lugar el que llamaban el Valle Shinobu donde se encontraba el feudo mas extravagante mas no obstante no deseaba acercarse al castillo puesto era un hombre muy extraño y odiado.

Era aquello algo similar a lo que sentían muchas personas por Ichimaru o por lo menos las que quedaban vivas, en ese entonces frente a él encontró un claro con una casa hecha de piedra la cual parecía tener otro edificio pequeño hecho de piedra con una chimenea saliendo de este parecía estar encendida por lo tanto se acerco después de todo ya tenía hambre luego de haber atravesado en gran parte el país de la tierra. Lo que el hombre no se espero es que en su desprevenido momento de hambre sintió como algo lo golpeo fuertemente en la cabeza al punto de dejarlo un poco mareado de rodillas en el suelo, pasando su mano por la nuca pudo sentir como brotaba algo de sangre para luego levantarse un poco rápido dando un giro para colocarse cara a cara con lo que había golpeado su cabeza y pudiendo ver que era un hombre bien fornido que había golpeado su cabeza con un pequeño tronco. -¿Pero qué rayos haces? Si no te eh hecho nada ¿Por qué me atacas?- El hombre con seño fruncido grito. –Lárgate seguro que eres uno de esos hombres de Shinobu ya le dije que no hare nada para él, es muy raro.-

Aquello ultimo el hombre lo dijo como sintiendo un pequeño escalofrió en su cuerpo sabiendo que cosas más o menos hacia el feudo, no obstante Ichimaru no era de este feudo ni le interesaba solo sabía que ahora debía matarlo por haberle golpeado pero mientras apretaba su puño intentando levantarse pronto le pareció escuchar una voz femenina muy conocida que le gritaba “No lo mates”. En ese instante mientras se levantaba viendo a los lados podía ver por el rabillo del ojo que el hombre seguía en guardia con aquel tronco, la rabia se había ido y quedaba un desconcierto que lo calmo un instante para decirle al hombre recordando que estaba altamente armado y el pobre podía verlo. – A bueno lo siento, no soy de Shinobu tienes razón en decir que es muy raro y lo digo por los rumores yo ni lo conozco, soy un viajero que gusta de las armas y bueno, aprendiz de herrero pero como mismo digo soy aprendiz así que no sé hacer mucho.- El hombre lo inspecciono bien de arriba hasta abajo y podía notar que luchaba pero aun así parecía interesarle el tener un aprendiz por los momentos. –Oye ¿qué tal si te enseño un poco a cambio de que me ayudes un poco con trabajando aquí? y te daré comida y lugar donde dormir. Si no eres Shinobi de Shinobu me serviría tenerte cerca en caso de que vengan por mí.-

Sin duda que le enseñara otro herrero sería mejor a practicar solo, además que este parecía tener un herrería allí mismo habiendo dicho, pensándolo bien el hecho de hacer caso a aquella voz extraña por un momento le salió bien puesto consiguió comida, techo y un poco de aprendizaje amenos por un día. En ese entonces se puso manos a la obra ya que el hombre le mando a cortar leña señalándole un lugar donde tenía puesto tronco junto a un hacha, simplemente necesitaba cortar a la mitad algunos, según los necesitaba para el fuego de la cena. El joven tomo el hacha de lo más ligera, no era su estilo de arma en si con un peso más en la punta dándole un balance de caída mucho más fuerte, coloco un tronco recto y luego con facilidad como cuando usaba su Katana bajo el hacha para cortarlo a la mitad de forma lisa y lo más perfecto que podría ser con un hacha, así continuo hasta terminar un total de 10 leños era tarea fácil para un Shinobi con especialidad en armas sin mucho mas tomo los leños y los agrupo en pirámide para luego marchar donde estaba el hombre, un lugar de herrería donde se podían escuchar los fuerte martilleos golpeando el acero ardiente constantemente para moldearlo, le traía recuerdos con Celebrimbor.

-Ya eh terminado con la leña ¿me vas a enseñar ahora?- Provoco que este volteara para mirarle mientras el sudor corría por su rostro, el gran trabajo de herrería exigía mucho sus músculos combinado con el calor del horno y el acero ardiente era inevitable el hacerlo sudar. – Bueno si ya has terminado está bien, debo decir que no soy el mejor de los maestros.- Suspiro para luego levantarse mientras hecha un cuchillo al agua para enfriarlo, este no era un armamento sino uno más de los comunes que se usan culinariamente, luego señalo para que el Kaguya se sentara lo que obedeció inmediatamente  pudiendo ver un papel frente al mientras escuchaba las palabras del hombre. – Bien usa este instrumento para colocar las menas, las colocas en la pinza y las colocas al fuego para que se caliente al rojo vivo, luego buscas el yunque y lo colocas allí para que comiences a darle con el martillo y darle la forma. Finalmente haces lo demás con el martillo entre otras cosas. Lo demás te lo deje en el papel, yo iré a hacer la comida.- Por un momento Ichimaru se sintió timado, pensó que estaría todo el tiempo junto a él para enseñarle pero no hizo más que darle instrucciones que ni siquiera se molesto en ver si había entendido y luego se marcho.

Volvió a sentir ese instinto de querer matarle esta vez con un gran mazo que tenía allí en la herrería pero nuevamente la voz femenina volvía a su cabeza esta vez diciendo “No lo hagas” y luego volvió a hablar”Trabaja lo enseñado” Comenzaba a pensar que se estaba volviendo loco, posiblemente por tantos golpes en la cabeza, contando el del país de la lluvia eran varios golpes fuertes en la cabeza tan solo esa semana.- Debo dejar de bajar la guardia, o me volveré completamente loco, o más cuerdo cualquiera de los dos es mala idea.- Sonrió dándole un toque de humor al mal rato, acto seguido tomo las menas de hierro que tenía ya recolectadas hace mucho, ya le pesaban y era hora de que se deshiciera de ellas, colocándolas en el utensilio para calentarlos mientras pensaba en que arma haría. Reviso por un rato el alrededor alguna idea hasta encontrar con su vista uno de los cuchillos de cocina que el herrero había realizado hace poco lo que le dio una idea, unos cuchillos arrojadizos que fueran ligeros, pequeños y veloces.

Al estar al rojo vivo las coloco en el yunque y comenzó a martilla con la fuerza que tenia, gracias a dios tenía un traje puesto para que las chipas caliente son le cayeran directamente a la piel, fuertemente fue golpeando y dándole forma constantemente hasta darle la forma deseada, luego tomando el papel por no saber que mas hacer consiguió seguir cada instrucción que leyó al pie de la letra hasta llegar a unos puntos donde se adaptaba a lo que estaba realizando. Le tomo un tiempo el hacer lo que deseaba y darle el filo, pero lo logro en unas horas había logrado realizar 10 Cuchillos delgados y afilados, estos eran delgados, la punta era de doble filo por lo que una puñalada era fácil de realizar más al lanzarlo, aun así poseía un mango de hierro  y de punta  a punta cada cuchillo llegaba a medir unos  18 cm de largo, estando obviamente fríos podía tomarlos y notar la liviana maniobrabilidad al punto de no poder evitar probarlo u lanzarlo hacia un tronco cercano en el cual se encajo perfectamente sin problema alguno, el filo era ideal y le había tomado mucho trabajo pero se sentía orgulloso por el hecho de haberlo hecho con sus propias manos en vez de pedirle  alguien. El hacerle caso a la voz le había salido bien y ahora iba con el herrero al hogar, según las últimas instrucciones solo debía apagar la fragua y cerrar el taller con el candado y luego entrara a la casa para comer puesto había preparado para eso.

Habiendo culminado ya lo que había escrito guardo los cuchillos en unos pequeños bolsillos diseñados para llevar ese tipo de armas pequeñas, luego simplemente entro al hogar un poco cansado para ver al hombre culminando los últimos toques de la mesa que había arreglado, el hogar tenía un aroma extraordinario como si un chef hubiera hecho la comida y tan solo con ello hace rugir el estomago de Ichimaru, si era cierto que no había comido en la tarde la distracción del trabajo provoco que ignorara aquella hambre y aun así le parecía extraño que la cocina siguiera en marcha y el hombre arreglando todo. En eso una joven mujer de unos 20 años salió de la cocina con una olla, no sabía de su existencia,  nunca la nombraron ni salió en ningún momento del hogar. –Ella es mi hija Partita, es buena con las cosas del hogar y perfecta cocinera. Debiste haberla visto cuando estabas en la herrería.- El Kaguya por un momento pensó que estaba jugando una broma pero en retrospectiva pudo ver algunas veces a una persona pasar cerca de la puerta del taller con un largo cabello que ignoro brutalmente por su concentración en el trabajo, a decir verdad se había sentido seguro por primera vez en años al punto de ignorar su entorno, ¿quién no lo haría? con un paisaje tan majestuoso y desolado.

-Hola soy Satoshi.- Dijo Ichimaru mintiendo obviamente no quería ser reconocido ni dejar un nombre por el cual pudieran seguiré, cualquier probabilidad de alguien del país de los ríos por esos lares era perfectamente posible. La mujer solo sonrió y le sirvió un plato de arroz con otro de carne a un lado, era una comida típica y bien cocinada y sazonada, le recordaba  la comida de su madrastra siendo que hacía mucho que no comía así. -Espero que os guste me esforcé mucho en realizarla.- Al culminar de comer solo observo a ambos satisfechos y el también.-Estuvo deliciosa sin duda, muchas gracias me recordó tanto a los viejos tiempos antes de comenzar a viajar.- Culmino con una sonrisa, sin duda había sido una buena comida pero tenía mucho sueño notándose a la distancia el hombre le indico donde dormiría por lo que lo siguió, y como un tronco apenas estuvo en la habitación donde el dueño de la casa cerró la puerta este cayó como una roca a la cama y no supo que paso sino hasta el amanecer, los rayos del sol salían por la ventana y se notaba que era bastante temprano.Dejo sus armas en la habitación para luego caminar por la casa hasta encontrar lo que parecía el baño, tenia días sin bañarse así que no pudo evitar adentrarse en este y despojándose de sus ropas se dio un buen baño, al salir ya estaba vestido y con un mejor olor que con el que había salido. Ya estando listo arreglo sus ropas y sus armas y se dedico a salir del hogar en silencio, había disfrutado y aprendido mucho pero no era del tipo de personas que querían un hogar sino un nómada. Al salir vio unos troncos para cortar y decidió hacerles un último favor tomando el hacha, por un momento pensó en matar al padre con esta y tomar a la hija para su diversión pero algo dentro de sí había cambiado ¿desde cuándo Ichimaru hacia algo por gratitud? , corto unos leños fácilmente y los dejo apilados en pirámides para comenzar a marchar no si que antes aquel maestro lo detuviera con un llamado, como un Shinobi se quedo parado allí con su mano diestra en el mango de su Katana para verlo acercarse con una bolsa en sus manos. –Gracias por la compañía y cortar los leños, la verdad es que no tenemos mucho contacto con personas y de vez en cuando es bueno tenerla. Toma esto como gratitud, es carbón y un poco de hierro si lo fundes con hierro harás acero y por ello una mejor calidad de arma, solo ten cuidado y.- Aquel hombre ya un poco anciano saco de su espalda una mascara mirándole directamente al rostro.-Se cuando me mienten y no nos dijiste tu nombre, tal vez hayas cometido pecados anteriormente y estés expiandolos pero, si expías tus pecados haciendo cosas buenas usando esta mascara tal vez un día te sientas listo.- Ichimaru lo observo quitando su zurda de la espada para tomar la bolsa junto a la mascara y luego marcharse con solo un gesto de despedida en su diestra, esta vez marchando al castillo Shinobu por curiosidad.

Era ciertamente extraño lo que acababa de ocurrir o por lo menos para su vida puesto todo lo que había ocurrido en su vida era horroroso para un niño al punto de haber dejado a Ichimaru tal como esta, pero aquellas voces que escuchaba sin duda era algo nuevo, serian los restos de la voz que le hablaba en el coliseo del bosque donde había escapado hace poco pero ¿por que ahora era una voz femenina muy conocida? y aparecía mas que todo cuando pensaba en asesinar a alguien mas aun era extraño puesto según había logrado aprender el hombre en el bosque le hablaba pero nunca le respondía a lo que pensaba o decía mas bien todo le parecía sorpresa. Lo único que sabia es que ahora cada vez que hiciera una misión lo haria bajo aquella mascara entregada, no por expiar sus pecados, tal vez haria misiones como siempre pero necesitaba comenzar a pasar bajo perfil para no ser buscado constantemente como lo creía el herrero.


Lineas: 161

Obtenido:

Cuchillos Arrojadizos de 18 cm x10
Carbón Mineral x6
Hierro x5

Ichimaru
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.