¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» El llamado de la Cascada.
Hoy a las 5:29 am por Hushika Kugutsu

» Venenos Yusuke
Ayer a las 11:15 pm por Yusuke

» Perfil de Hiro Uchiha
Ayer a las 8:12 pm por Hiro Uchiha

» —Red Ryō △ Jiran's Missions
Ayer a las 4:39 pm por Jiran

» [Viaje] De Lluvia hasta Fuego
Ayer a las 4:51 am por Hitagi

» Mision
Dom Dic 10, 2017 10:13 pm por Hiro Uchiha

» A la grande la llamo mordiscos
Dom Dic 10, 2017 10:10 pm por Hiro Uchiha

» ¡Ingresando en nuevas Tierras!
Dom Dic 10, 2017 4:25 am por Catherine

» Genin I - Fūin: Kaihō Yōken.
Dom Dic 10, 2017 3:25 am por Gakumon

» — Thunderous Freedom | Con Sukino.
Sáb Dic 09, 2017 9:25 pm por Lyd.

» (2ºExamen Jonnin) Declaración de guerra
Sáb Dic 09, 2017 6:19 pm por Uchiha Ōgama

» Viaje al Pais de las Aguas
Sáb Dic 09, 2017 5:29 pm por Dastan O'Donnell

» Katana (Progresiva
Sáb Dic 09, 2017 4:07 pm por Gakumon

» Red Road || Técnicas
Sáb Dic 09, 2017 12:55 pm por Gakumon

» Misiones| Hikarime
Sáb Dic 09, 2017 3:56 am por Uchiha Sukino

» No corta el mar, sino vuela { + Pao & Dastan}
Sáb Dic 09, 2017 3:31 am por Uchiha Sukino

» —Crimson Knife △ Jiran's Dices
Vie Dic 08, 2017 10:51 pm por Loremaster

» Una nueva sugerencia para el Fuin.
Vie Dic 08, 2017 10:18 pm por Yabuki Joe

» Three sun's dawn. — Encounter. —
Jue Dic 07, 2017 8:36 pm por Yottan

» Misión de rango B: Protect the brutal slaughterer.
Jue Dic 07, 2017 4:14 pm por Yusuke

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


RASCALS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

RASCALS

Mensaje por Jhay el Vie Sep 23, 2016 6:17 pm

Misión:
Misión de rango D: Rascals

Lugar de la misión: País de la Cascada / Capital de la Cascada
Tipo de misión: Misiones Varias
Descripción de la misión: Como en la mayoría de los sitios del mundo siempre hay personas que usan sus delicadas manos para robar a las personas sin que se den cuenta al igual que los locales.

Recientemente se han hecho varios llamados de atención sobre robos pequeños de este tipo donde siempre hay niños como posibles sospechosos, por lo tanto se te busco pararles los pies y darles una lección de vida, nada de matarlos ni nada por el estilo simplemente son niños que se han descarriados al comienzo de su vida y aun tienen tiempo para cambiar así que detenles con las manos en masa. Si les enseñas algo mas para sobrevivir mejor todavía, nadie quiere que los niños sufran simplemente que dejen sus malos hábitos.
Recompensa de la misión: 500 Ryus. 300 Ryus extra si les enseñas algo mas con lo que subsistir.
Extensión mínima de la misión: 50 lineas
Acababa de amanecer, el sol comenzaba a bañar las casas de mi pequeña aldea entre las ramas del frondoso y gigante árbol que se situaba en el centro de esta, los pájaros cantaban joviales y comenzaban a escucharse ruidos y susurros de los aldeanos más madrugadores, parecía ser un día laborable normal y corriente en la Aldea de la Cascada, uno más, como cualquier otro. Yo, sin embargo, no había dormido en toda la noche, recientemente me había convertido en un ninja más, un genin, el rango más bajo de los shinobis, aún así, estaba seguro de que me esperaba un largo y duro camino como tal, lleno de adversidades, pero estaba bastante emocionado, tanto que como ya he dicho, me había pegado toda la noche en vela, dando vueltas tanto en mi cama como en mi cabeza, pensando en posibles situaciones en las que me tendré que ver algún día, a parte de las aburridas misiones que te adjuntan como genin, eso sí, por lo menos las cotizas, que eso no está nada mal, tan grande es mi imaginación que me puse varias veces en situaciones de vida o muerte durante la noche, peleas contra señores feudales, contra criminales buscados vivos o muertos… Pero como ya he mencionado, soy un novato, así que realmente dudé bastante de que esas ocasiones se fueran a dar en un período escaso de tiempo, así que simplemente resoplé y me levanté de un salto de la cama, iba completamente desnudo, pues es mi casa y aunque sea joven, vivo solo.

Comencé a desayunar algo, pues mi estómago rugía cual león en una fiera batalla, la verdad, no sé porque, pero tenía una rara sensación, era como que todo pasaba a cámara lenta, el silencio hacía que todos los sonidos sonaran más fuerte de lo que pudieran parecer en cualquier ambiente normal, pero en este no, estaba algo así como ¿cargado? No lo sabía, pero tampoco le presté demasiada importancia. Mientras mis afilados dientes seguían masticando la comida que ingería de repente sonaros tres golpes seguidos en la puerta de mi domicilio, acto seguido pensé: Jodido cartero, siempre molestando. Sabía perfectamente que era el encargado de las cartas y los recados de la aldea, pues tocaba a la puerta casi todas las mañanas y me hacía levantarme de la cama, esta vez ya estaba cansado, tanto que no fui ni a abrirle, pero esta vez sí que tenía algo importante que darme, algo importante que recibir, pasado unos segundos desde que golpeo mi puerta, se escuchó como algo entraba por la fina rendija que dejaba mi puerta por la parte inferior, la verdad que me hizo gracia ese gesto, y no sé ni porque, pero cuando vi que era una carta y tenía el símbolo de mi aldea, me invadió un sentimiento de pereza extremo, sabía que algo me iba a tocar hacer, de inmediato, con el mismo cuchillo con el cual estaba comiendo abrí la carta, y esta me informaba de que me presentara en el cuartel de misiones de la aldea, resoplé otra vez y me comencé a asear y vestirme, murmurando quejas aleatorias sobre la carta y su contenido, maldiciendo al cartero, en fin, quejándome sin más.

Una vez estuve preparado para salir, lo hice, me dirigí sin distracciones hacia el cuartel de misiones, cuando llegué, el que está al cargo sorprendido me dijo que no me esperaba tan pronto, algo que pareció agradarle, me estuvo explicando que tenía que hacer una misión y en lo que consistía, que unos criajos, se dedicaban a robar por la aldea para su propio beneficio parecía ser, y que obviamente yo, era el más capacitado para realizar la misión con éxito, la típica excusa que te dan para que no les mires con mala cara, nada más que terminó de decirme que capturara y trajera a los chiquillos, y que obviamente no les matara, dato importante, o al menos para mí lo es, salí del cuartel decidido, colocándome en el sitio opuesto de donde habían robado los mequetrefes la ultima vez, me pasé todo el santo día ahí sentado, en el tejado del negocio, que estaba rodeado de más negocios ya que era la parte comercial de la aldea.
Las horas pasaban y a mí solo me entraba hambre y sueño, así que bajé a comer algo a uno de los restaurantes que había por ahí, me pegué unos 20 minutos esperando a que me dieran la comida, puesto que, por lo que parecía, estaban llenos e iban bastante justos de tiempo como tal, algo que me extraño, pues ya era media tarde. Cuando recibí mi suculenta comida, le degusté tranquilamente, no había esperado tanto rato como para engullir sin ni siquiera pararme a saborear, además, costaba dinero, así que me lo tomé con calma. Ya había terminado de comer, la verdad que me había sentado bastante bien comer algo, porque de no haber sido así, el aburrimiento hubiera acabado conmigo. Pague a disgusto la comida, si, la verdad que me molesta bastante pagar por algo más de lo debido, pero así van las cosas, supongo… Tranquilamente comencé a recoger mis cosas y me dispuse a salir de aquel cutre pero caro restaurante de fideos, rascándome la cabeza bostecé, soltando un alarido de puro cansancio. – Espero que me paguen más de lo que me ha costado la comida – Dije quejándome otra vez con una sonrisa en mi tez, caminé hacia la salida, lentamente, dando una sensación de cansancio, corrí las coloridas cortinas que actuaban de puerta en aquel sitio, comencé a caminar hasta el sitio en el que estaba antes, vigilando, tumbado, encima de un tejado de al lado del restaurante en el que acababa de estar, aunque repentinamente, antes de llegar a subir, escuché un pequeño jaleo, tras esto, un estruendo chocó contra mis oídos, como si se hubieran caído cientos de utensilios metálicos, o algo parecido, un par de gritos y… ¡Bingo! Ahí estaban los pequeños ladrones, salieron corriendo de una pequeña ferretería, sonriendo y con las manos llenas de artilugios, que realmente, no entendía para que los querían, la verdad, tras ellos salió un pequeño y desgastado anciano, maldiciendo a los pequeños mientras se quejaba de su tediosa espalda y les intentaba atizar con una escoba de madera, pero obviamente la edad pasa factura, y el anciano no pudo seguirles el ritmo ni unos 5 metros, pero ahí estaba yo para actuar, no les intenté atrapar mientras estaban huyendo empujando a los peatones y destrozando todo a su paso, puesto que no quería herir a ningún civil inocente, por una vez había pensado en las consecuencias y no quería que los jefazos de la aldea me dieran una buena reprimenda por no hacer bien mi trabajo, y encima probablemente ni me pagarían, así que me limité solo a seguirles, tanto por curiosidad, como para no herir a nadie, les seguí sin que se dieran cuenta dado que cuando ya habían perdido a todo el mundo no se esforzaban en correr demasiado, ni prestar demasiada atención a su ambiente, así que fue una tarea bastante fácil, además que el medio ambiente estaba de mi parte, pues, habían salido de la aldea y estaban en un bosque huyendo, pasados unos minutos, tampoco se alejaron demasiado de la aldea, pararon en un claro, y comenzaron a hablar, yo, me encontraba situado a unos 5 metros aproximadamente de ellos, escondido tras un par de árboles y unos matojos de hierbas, la verdad, no le presté demasiada atención a lo que hablaban entre ellos, nombraron algo de vender lo que habían conseguido, yo ya estaba harto de esperar, pensaba que podía ser algo interesante, pero solo se trataba de un atajo de niñatos intentando conseguir dinero. Habiendo esperado al momento exacto, realicé una secuencia de sellos mientras saltaba hacia delante del arbusto en el que me encontraba, soltando por mi boca una especie de líquido pegajoso, algo así como jarabe, ellos del susto incluso soltó alguno de los 4 chiquillos un pequeño grito, y enseguida les alcanzó mi técnica, quedando inmovilizados. – No sabéis los problemas que habéis dado, pequeñajos – Les dije con una sonrisa molesta, mientras que ellos pataleaban intentando escaparse. – ¡Solo queremos dinero, suéltanos te daremos algo por favor, no queremos que se lo digan a nuestras familias! – Dijo uno de ellos medio lloriqueando, mientras yo, sacaba una pequeña soga pero suficientemente resistente como para atar a los cuatro niños, la verdad, nunca me habían agradado mucho los niños, así que me limite a atarlos y llevármelos conmigo antes de que anocheciera. De camino a la aldea no paraban de patalear y ser unos pesados, berrinches y más berrinches, hasta que realmente me cansé de ellos, me di la vuelta bastante enfadado. – A ver niñatos, escucharme, no tengo nada que enseñaros ni mucho menos puedo ni pretendo ser un ejemplo para vosotros, pero habéis demostrado, que aparte de  ser tontos y robar a vuestra propia aldea, también sois hábiles para vuestra edad – Los niños de repente se callaron y prestaron atención a mis palabras, mirándome fijamente, como si hubiera merecido la pena todo lo que les ha pasado solo para que yo les dijera que eran hábiles. – Es la verdad, no me miréis así, si queréis ganar dinero, haceros un favor tanto a vosotros mismos como a vuestra familia y a la aldea y convertiros en ninjas, como yo, tenéis aptitudes, y además podéis ganar mucho más dinero que robando cuatro utensilios medio oxidados, otra vez me pongo a mi de ejemplo, me mandaron atraparos, y solo por este simple hecho, voy a ganar una pasta, así que asumir las consecuencias, y aprender a ganaros la vida de una manera más respetable si no queréis que os maten – Me dí la vuelta y seguí caminando, el silencio estuvo presente durante unos dos, hasta que uno de ellos gritó – Llegaré a ser el ninja más fuerte de toda la aldea! – Y acto seguido comenzaron a discutir por quién se volvería el ninja más fuerte, cosas de críos pensé sonriente mientras llegábamos a la aldea, se pegaron discutiendo incluso cuando entramos en el cuartel de las misiones de la aldea, donde me quedé esperando junto a los niños y el jefazo a que llegara la familia de cada uno de estos cuatro pequeños rebeldes, obviamente, cuando los progenitores de cada uno llegaron, no se salvaron ni mucho menos de una buena reprimenda, pero pareció que estos lo aceptaron, tanto como puede aceptar un niño una bronca claramente, al mismo tiempo, el jefe de las misiones me dio su reconocimiento y me dio las gracias, pues la misión había concluido satisfactoriamente, ahora solo esperaba mi recompensa.
Técnicas utilizadas:
Elemento Agua: Campo de Jarabe Atrapante (水遁・水飴拿原, Suiton: Mizuame Nabara)
[Progresiva de volumen | Ninjutsu]
Es un jutsu en donde, tras una serie de sellos, el usuario escupe agua de alta viscosidad, gracias a la infusión de chakra en el agua, destinado a una superficie de amplio alcance. Esta corriente de líquido pegajoso puede utilizarse para formar una trampa adhesiva que puede inmovilizar a una persona. Tiene como objetivo reducir el área de actividad del enemigo y de esta forma tomar el control sobre el campo de batalla. El alcance normal de esta técnica es normalmente de unos pocos metros, cinco para ser exactos. Pero si el jutsu es preparado, es posible hacer un estanque entero de jarabe que varía dependiendo de la cantidad de chakra empleado en la técnica. Para prevenir ser atrapado en el jutsu, es necesaria la canalización de chakra en los pies, de antemano, que permite andar sobre éste sin inhibiciones. Sin embargo, solamente aquellos que tengan conocimiento del jutsu, o que manipulen la naturaleza, pueden realizar dicha acción (ojo con el metarol). El radio o extensión del estanque tiene un máximo de alcance por rango para la adaptación del rol, estos son:

Diez metros para Gennin
Veinte metros para Chunnin
Treinta metros para Jounnin
Cincuenta metros para Sannin.
Jhay
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.