¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Seeking the truth
Hoy a las 12:02 am por Kazuo

» Some kind of monster.
Ayer a las 11:47 pm por Galarath

» Popurrí de sugerencias.
Ayer a las 11:47 pm por Polka Uchiha

» Tablón de Misiones|| Alice
Ayer a las 11:30 pm por Alice

» Misión D || Busqueda de Gatos
Ayer a las 11:28 pm por Alice

» Sense of Hatred ¬ Polka & Ittoki [D]
Ayer a las 10:46 pm por Ittoki

» Perfil de Zōroku
Ayer a las 10:30 pm por Zōroku

» Una aventura de búsqueda.
Ayer a las 10:22 pm por Kirosuke

» El Gnomo y El Gigante, un encuentro de circo.
Ayer a las 9:33 pm por Vetto

» Armería de Guerra
Ayer a las 8:33 pm por Ofu

» Hope | From Poison
Ayer a las 7:44 pm por Ofu

» From Bottom to the Sky
Ayer a las 6:40 pm por Kazuo

» Tablon de Son
Ayer a las 6:33 pm por Son Hozuki

» Bibliografía sobre trifulcas de taberna
Ayer a las 6:22 pm por Uchiha Sukino

» Revisión de Entrenamientos - H Uchiha
Ayer a las 6:19 pm por Uchiha Sukino

» A — True victory. (Pt. I — A light on the Westlands)
Ayer a las 5:54 pm por Sheik

» Monster Hunter: Aaron
Ayer a las 4:24 pm por Loremaster

» No good deed goes unpunished [Libre]
Ayer a las 1:48 pm por Ryōtsuka

» Can we hunt the past? — Part. IV [Llegada]
Ayer a las 1:05 pm por Ofu

» Tercer Entrenamiento: Fuerza + Ninjutsu
Ayer a las 7:24 am por H Uchiha

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Escolta al Humanitario [Misión C]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Escolta al Humanitario [Misión C]

Mensaje por Cadenza Sphelhur el Lun Nov 10, 2014 4:09 pm

Dinero. Cuan maravilloso y extraño bien, que entre más se tiene, más se quiere y entre menos se tiene más se necesita. Esta vez, para Cadenza, era lo segundo; luego de un par de días en los que derrocho todo el dinero que había ganado en un mes, ahora se veía en la penosa necesidad de hacer otra misión en conjunto para ganar un poco más de dinero. Como de costumbre, se lo había gastado todo en alcohol, apuestas y prostitutas, que para el pelirrojo parecían representar su elixir personal. Intento buscar una misión que pudiese realizar el solo, como de costumbre, pero eran tiempos difíciles para el país del fuego y no habían muchas misiones que realizar. El hurto también cruzo por su mente, pero un enemigo mas no era algo que Cadenza quería ganar, mucho menos una deuda. Como le menciono a Agatha, su prostituta preferida y con la que pasaba más tiempo, supo de una misión en el país del agua y el mismo Daimayo Makoto Takashi había requerido de su presencia para que en uso de sus extremas capacidades e infinitos conocimientos le ayudara en una misión que significaba la vida misma del feudal, por lo que era algo sumamente importante. Sin embargo aquello fue extremamente exagerado por el pelirrojo, que solo pretendía quedar bien con Agatha, que tristemente era la única persona con la que Cadenza tenía relación fraternal. La verdad era sencilla: en su amplia búsqueda de una misión que pudiera realizar se había topado con el rumor de que en el país del agua necesitaban a alguien que acompañara a un amigo del feudal hasta la costa, pues al parecer últimamente se habían presentado muchos actos vandálicos por la zona. Cadenza acepto de inmediato sin importar que fuera una misión en conjunto, que no gustaban al pelirrojo. Solo hay que tener claro una cosa, Cadenza haría lo que fuera por dinero.

La noche anterior se despidió de Agatha, que por un precio especial había complacido al pelirrojo que creía ella partiría a una importantísima misión en un país muy lejano, y que tal vez no regresaría, porque era algo de vida o muerte para un feudal exquisitamente rico. Patrañas; Cadenza partió la mañana siguiente sabiendo solo dos cosas. La primera, que como todas las anteriores misiones que había realizado, esta sería una más de trámite y que no iba a requerir mayor esfuerzo alguno, y la segunda, que el hecho de realizarla en conjunto la convertiría en una misión aún más fácil. Lo difícil era conocer a su compañero y que este lo conociera a él. Era obvio que el pelirrojo no tenía buenas relaciones personales. Cadenza ya había realizado una misión en conjunto, para lo cual tuvo que viajar al país del viento, viaje que fue totalmente opuesto a este, pues a diferencia del país del viento, en el que cada paso parecía ser un grado más de calor, ahora parecía hacer más frio a cada minuto. Es obvio por que le dicen país del agua… se decía así mismo el pelirrojo mientras viajaba, por primera vez, en una embarcación rumbo al país vecino. Un poco mareado y tras un par de horas de viaje, el pelirrojo toco tierra de nuevo, aliviado y dando gracias a su Dios por no vomitar en el camino. Tras un pequeño descanso y varias botellas de agua para calmar su sed, se dispuso en marcha hasta el castillo del Daimayo Makoto Takashi, lugar de encuentro con su compañero y la carga que debían asegurar.

Aquella parte del camino fue simplemente detallada por el pelirrojo a cada detalle, pues era la misma ruta que debía tomar de regreso, junto con la carga, el camino del feudal y su compañero de misión. Quiso haberse encontrado con uno de aquellos renombrados bandidos, pero a diferencia de aquello se encontró con un camino largo y aburrido. La diferencia entre el país del fuego y del agua, a parte del clima, era que no este no habían árboles, habían rocas, y el camino no estaba adornado por bella vegetación sino por un campo recubierto por una no muy densa neblina. A cada paso, se daba cuenta de que no estaba equivocado, y que esta, como las demás, sería una misión más… aburrida y de trámite, por la que le pagarían muy poco, como en todas. Finalmente, y a lo lejos, pudo divisar tras la cortina de neblina la punta del castillo, que como todos los de los feudales, era exorbitantemente grande, lujosa y bien cuidada. En la puerta, impaciente, un hombre medianamente viejo, bien vestido y con una gran caja al lado, de 2.10 mts de alto y 1.20 de ancho. La carga…

- Ya era hora que llegara al menos uno, estos ninjas de hoy no tienen sentido de la puntualidad. ¡Vamos!, date prisa hombre, que no tengo todo el día… dijo aquel, palpablemente enojado.
- ¡Cálmese vejete!, respondió inmediatamente Cadenza, a lo que el anciano se espantó, pues no creyó que esa sería la respuesta de un simple guardia; más aun así no tuvo nada que decir. Frunció el ceño y cerro la boca. El otro no tarda en llegar…
Cadenza Sphelhur
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Escolta al Humanitario [Misión C]

Mensaje por Natsuki el Mar Nov 11, 2014 4:39 pm

El camino estaba cada vez más abrasador y el paso del joven se desvanecía junto a la esperanza de llegar al feudo antes del amanecer. Se dejo dominar por el olor etílico que dejaba escapar la puerta entreabierta de una taberna al final de la calle. Una luz tenue y pasional despertaba sus más anhelados caprichos mundanos. –Miren eso jajaja gritaban por doquier señalándolo con gran afán de un botín fácil. El lugar era de antología el techo estaba a ras de la ideas, únicamente iluminado por aislados candelabros aéreos. Mesas de roble que servían de lienzo para aventureros y sus cuchillos, pedazos de arbol que guardaban el elixir de todo melancólico.

Se acerco a la barra con el peso en la espalda de no menos de 50 hombres robustos y en estado etílico. Apoyo unos cuantos ryus y pidió al barman un sake. Este observo de extraña manera la bolsa con setas y sirvió  en un vaso de bambú la bebida. Haciendo jugar sus ojos en la  silueta del joven, parecía estar extrañado con su presencia, se alejo de la barra y no dijo nada. Hoy su hígado estaba dispuesto a aguantar hasta lo que la barra invite. Saco un pequeño hongo y dio rienda al humo luciferico que saciaba sus nervios. Busco con sus ojos picaros, sin quitarse la pipa de la boca, una bonita mujer para poder saciar unos caprichos. Parecían ganado cada escort de la taberna, marcadas con miradas en llamas de los capataces de los feudos. Luego de semanas en ayuno de pasión dejaban sus jornales a estos Ángeles de la noche.

Tomo el vaso de un solo golpe y arrebato su esencia sin hacer gesto alguno. Pudo robar la mirada de un joven a su lado, que veía aun mas aterrado como pedía otra bebida al moso. Con su mano húmeda, por el calor hogareño que ofrecían los borrachos, tomo el vaso y sin mucha vuelta se dejo encantar por el primer síntoma de melancolía. Ahora ya no tenía una estera ponzoñosa de desconfianza, era un nuevo marinero en sus noches en vela. La música que provenía de un viejo órgano motivo aun más los ánimos. Ya los ángeles de la noche buscaban escape de los capataces para poder hacer algún peso más, pero los tercos no querían que sus esposas del rato sean tomadas en manos ajenas. Esto podría llevar a alguna pelea por alguna falda mal cortada, las miradas de arrebato racional ya se alojaron en los capataces sin falda.
-¿No eres de por aquí verdad? Ni se te ocurra mirar alguna dama de alquiler, terminaras envuelto en una pelea sin sentido. Le dijo un joven de vestimenta bastante formal para verse enredado en delirios de copas. Natsu lo miro por sobre el hombro y dejo escapar una picara sonrisa. –Soy parte formal del feudal ¿te interesaría un currito para llenar un poco tus harapientos bolsillos? Se lo propuse a algunos aquí y rechazaron la oferta, tu no pareces estar en actividad y tal vez la pasta te seduzca un poco. Que tipo molesto, pero en fin la pasta me vendría bien. –¿De que se trata? Contesto el joven con un aire de codicia. –La única condición será un compañero. El resto, si te interesa te lo cuento de camino al castillo. La ultima vez que trabaje en equipo termine hecho momia, pero antes de volver a casa puedo llevar un poco de ryuz. –Te sigo. Ambos se levantaron y marcharon hacia el castillo del feudal. Los caprichos mundanos quedaran saciados con el valor de la misión.

El camino empedrado marcaba el principio de un gran castillo de piedra con paredes prácticamente talladas a mano. Ser citado a este paraíso de árboles y flores era algo poco inusual para el joven, el cual en tal incertidumbre encendió su pipa y contemplo el cielo celeste pintado por alguna golondrina. El viento acariciaba sus manos que cubrían el fuego de un cerillo, su pelo bailo en la danza que la naturaleza escribía en las hojas y flores del solfeo mas pintoresco. Los detalles llegaron a oídos de Natsu que ansioso por llenar su codicia se dejo perder en 2 siluetas que acompañaban la inmensa puerta de madera.

El encargado de hacer las presentaciones fue el joven ciervo del feudal. Ambas siluetas, convertidas en un joven pelirrojo y un viejo mal humorado esperanzan la llegada del peli-azul. –Partamos el camino ya nos regalara un prologo digno…


Disculpas :
Perdona el tiempo perdido y lo pobre del post es que estoy lleno de problemas
Natsuki
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Escolta al Humanitario [Misión C]

Mensaje por Cadenza Sphelhur el Miér Nov 12, 2014 4:13 pm


Y allí esta él, Cadenza, justo frente al castillo de uno de los feudales del país del agua junto a un anciano malacaroso y enojado, que sin hablar impacientaba cada vez más al pelirrojo. No debió pasar mucho, pero el ninja del país del fuego creyó esperar por horas. Según la posición del sol en el inmenso azul del cielo, opacado ligeramente por la niebla alrededor, hacía notar que el medio día estaba próximo a llegar, lo que desesperaba más a Cadenza, que ya empezaba a sentir hambre. Mientras aguantaba, intento ocupar su mente pensando cómo iban a transportar la carga entre su compañero de misión, pues no quería verse en la penosa necesidad de cargar la gran caja los 12 kilómetros hasta la costa, pues llegaría cansando, hambriento y probablemente sudoroso, y era algo que el pelirrojo odiaba; transpirar. Era de esas personas que procuraba mantener la pulcritud de su apariencia completamente intacta, incluso tenía una gran habilidad para combatir sin ensuciar uno solo de sus cabellos… un poco vanidoso mientras aparentaba una elegancia que realmente no tenia, pero a la que ya se había acostumbrado. Su vestir lo decía todo, traía su traje de costumbre, fino y elegante, era negro con una camisa blanca; zapatos igualmente negros, casi formales, pero increíblemente cómodos para cualquier actividad. Mientras observaba el horizonte a su derecha, escucho como el anciano a su lado quiso hablarle. – ¿Y hasta cuand.. - ¡Cállate!, interrumpió bruscamente, ahí viene. – Afirmo, casi prediciendo la llegada de su compañero, que a continuación se vio llegar por la izquierda. Sin duda algo no estaba bien; pues al pelirrojo le afirmaron que su compañero de misión era solo uno, y dos eran los hombres que se acercaron al castillo. Rayos…

Ninguno de los dos superaba los 20 años de edad, eran de estatura promedio y a simple vista ninguna daba muestras convincentes de ser el compañero que estaba esperando Cadenza, pero venían juntos, así que el pelirrojo se dispuso a preguntar directamente, ya para cuando ambos llegaron al castillo. – Soy Cadenza Sphelhur… y según me dijeron solo un Genin me acompañaría a llevar al anciano… - tengo nombreasí que bien, ¿Quién de ustedes es?. – El Sphelhur se presentó, y pidió la identidad de quien sería su compañero, para llevar a cabo de la mejor manera esta misión. Mientras esperaba respuesta intentaba adivinar quién era, si sería aquel medianamente bien vestido, o el que tenía su cuerpo cubierto completamente por vendas. El pelirrojo simplemente espero respuesta a su pregunta, mientras el anciano levanto la mano y con aquel gesto hizo que uno de los sirvientes del feudal trajera consigo una carreta en la que, con ayuda de uno de los dos recién llegados, pusieron la carga en ella, seguramente sería una mejor forma de llevar la gran caja hasta la costa, pues solo tenían que empujar la carreta y ella haría el trabajo pesado. Luego, todos estuvieron listos para partir. – Yo iré adelante cuidando al anciano, uno que empuje la carga y otro que la cuide… -

Y así fue, como luego de un par de minutos los cuatro hombres y la gran caja que quien sabe que contenía se pusieron en marcha hacia las costas del país del agua, justamente por el camino por el que Cadenza había llegado. El camino estaba marcado en la tierra y era adornado por arboles de ramas secas, sin ninguna vegetación, y la niebla que recubría los alrededores que le daba un aire siniestro, cuan película de terror. Probablemente, si hubiera sido de noche, el viaje hubiera sido similar a una; las primeras horas de viaje se tornaron increíblemente aburridoras. No paso mucho tiempo para que Cadenza, punta de lanza en la pequeña caravana que transportaba la gran carga del anciano, se pusiera a hablar con este, indagando sobre su vida y el origen de su relación con el feudal. La conversación duro por varios minutos, siendo ellos suficientes para que el pelirrojo se diera una idea de cómo llegar a ser como el anciano, que solo tuvo que ganarse la gratitud del feudal para tener hoy en día posición y poder. Fueron grandes consejos que de seguro Cadenza usaría en un futuro no muy lejano. Tras subir una montaña y disponerse a bajarla, los cuatro hombres pudieron divisar desde la sima las grandes costas del país del agua, a tan solo 2 kilómetros al norte, por lo que unos minutos más de caminata darían fin a esta misión. Realmente fue muy poco lo que hasta aquí Cadenza dialogo con su compañero de misión, pero justo cuando este iba a preguntar algo más al ninja oriundo del país del agua, un kunai con un sello explosivo cruzo cerca a la cabeza del pelirrojo, alcanzando a cortar algunos de sus cabellos. - ¡Nos atacan! – Alcanzo a gritar Cadenza, justo antes de que el kunai explotara a pocos metros de la pequeña caravana. Aquello fue suficiente para hacer que cada uno de los cuatro hombres cayeran al suelo, aunque ninguno sufrió mayor daño. El primero en levantarse de nuevo fue el Sphelhur, quien intento visualizar a su atacante, que luego se dio cuenta eran dos.

- Entreguen el paquete y todas sus pertenencias y los dejaremos vivir. -


Off-Rol:
Líneas: 50 (primer post) + 54 (este post) = 104

Requeridas en la misión -> 70

104 – 70 = 34 líneas disponibles.

Puedes decir que nos atacaron dos o más, si quieres. Pero a mi déjame uno que diré que es Uchiha xD

Y no hay problema por la demora, espero todos tus problemas se solucionen.
Cadenza Sphelhur
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Escolta al Humanitario [Misión C]

Mensaje por Natsuki el Miér Nov 12, 2014 7:01 pm

-Natsuki como están, soy el gennin. Dijo el joven peli azul mientras encendía su pipa. Beso tres veces la exquisita dama de madera tallada a mano y dejo escapara tan anestesiante humo, el cual danzaba en el gran titán celeste. El compañero de Natsuki era todo un guapillo en comparación al estado harapiento del joven. Las vendas manchadas con un poco de tierra que traía el viento. El cabello totalmente cubierto por la vendas y castigado en su prisión. Lo único pulcro, si se podía decir, era su kimono de colores vivos pintado con aves y flores.  –Yo cuidare la carga no vine aquí para cargar nada, lo siento mucho. Dejo escapar el joven mostrando mucha cordialidad. Pese que era un joven bastante educado y sin muchos problemas, es mas era hasta bastante “viajado”, no le gustaba trabajar para nadie. El joven únicamente trabajaría para si mismo. El dinero era lo que lo mantenía en línea muchas veces. Miro la gran caja de madera en la carreta y no imagino nunca lo que su interior contenía. Lo que inquietaba al joven era tal envoltura, no quería sorpresas durante el viaje. Otra cosa que le daba mala espina era su compañero, desde el incidente en el desierto jamás pudo confiar en nadie. Decidió seguirlo con la mirada a cada momento y tener una kunai pronta para actuar de inmediato. Igualmente prefería tener aliados más no enemigos…

El camino muerto en vida y el sol que azotaba con sus rayos al rebaño de ninjas sumando el cajón en la carreta, mostraban una escena bastante macabra. Los cuatro ya estaban en marcha. Sin mostrar ningún problema el joven natsu seguía la carreta desde atrás con la mirada fija en su compañero. El camino era bastante pesado para estar desconfiando tanto, a su ves perdía bastante visión en los laterales de la carreta. El viento se hacia fuerte y la tierra se levantaba de a poco. Danzando con la tierra algún cuervo jugaba sobre el semblante del grupo. 12 km le esperaban al grupo por delante en un ambiente bastante desolador. –Que sed que tengo. Afirmo el joven que tiraba de la carreta. Natsuki no se acuso con la afirmación del pobre hombre que a paso rápido tiraba de la carreta solo. Veía a su compañero conversar con el viejo y no alejaba su mirada del pelirojo.

Pasaron varios minutos de caminata densa entre un camino tan pedregoso y una tan banal charla con el joven y la carreta. Natsuki se había puesto en la misión y dejo la desconfianza a su compañero de lado. Luego de una montaña empinada el paisaje regalo una postal hermosa con la costa y su fauna en movimiento. A 2km de una buena paga se encontraba el grupo, que al ver tan anestesiante mar habían acelerado un poco la marcha. Una kunai con un papel bomba acaricio el cabello del pelirrojo y marco el suelo con unos cuantos cabellos. El grito que dejo escapara tan embriagador papel hizo poner al grupo tocando el suelo. Los daños únicamente eran morales, como podía ser posible que un grupo de dos ninjas dejasen pasar tal situación. Claramente estában bajo ataque y fue cuando dos siluetas se dibujaron al costado del camino. Rápidamente entonaron una música que toco las pelotas de Natsuki, estaban tras la caja de madera. Rápidamente el grupo de hombres se dejo llevar por la brisa que dio el primer movimiento. Como cazando conejos acorralaron al grupo que se estaba recuperando de la detonación. Uno de ellos era alto robusto y bien parecido. Una cabellera rubia que tapaba uno de sus ojos. El otro era un poco mas bajo y llevaba una espada en el cinturón, pelo oscuro y en picos. Sin dudas estos 2 jóvenes eran ninjas mercenarios buscando el contenido de la caja.

-Cadenza me encargo del rubio con cara de pato ¿puedes con el otro? Y fue así que el joven tomo una des sus kunai y la lanzo en dirección al rubio. Este las esquivo con mucha facilidad pero permitió a Natsuki ponerse en línea en la pelea. Sin dudas es un ninja muy bueno tengo que tener mucho cuidado y cuidar la carga y al viejo. Alejarlo de la zona es la mejor opción para el grupo, espero Cadenza pueda solo con el otro y cuide del malhumorado. El territorio despejado dejaba al joven con bastantes beneficios en cuanto al combate a distancia pero en caso de huir u ocultarse estaba con probabilidades bastante escasas. La única opción que el joven tenía era luchar y acabar con el ninja rubio el cual lo miraba con una sonrisa bastante altanera. –Acaso creen que podrán acabar con nosotros 2, entreguen el paquete y evitemos llamar a la parca. El joven Natsuki dejo escapar una carcajada y junto sus manos sin decir nada, el rubio se puso defensivo y miraba los movimientos del joven peli azul.


Off:
Post de mierda no se me ocurre nada y no te quería dejar en banda
Natsuki
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Escolta al Humanitario [Misión C]

Mensaje por Cadenza Sphelhur el Jue Nov 13, 2014 4:06 pm

Resulto que, como lo quiso desde un principio, su compañero de misión era el joven de azules cabellos y vendas en todo su cuerpo. Según dijo, su nombre era Natsuki y aquel que lo acompañaba no era nada más que un acompañante, un hombre que pronto se encargaría del “trabajo sucio”, tomarse la molestia de cargar la carreta. Luego de que Cadenza mencionara el plan a seguir, volvió a escuchar la voz de su momificado compañero quien afirmo ser quien se encargaría de la carga; y así fue como el otro hombre, que hasta ahora no había mencionado palabra alguna, fue casi obligado a llevar la careta. Casi inmediatamente después de ello vino el largo y aburrido viaje; un camino sencillo de cruzar a pie, pero de seguro agotador para aquel pobre que detrás del pelirrojo halaba la valiosa carga. Todo lo demás fue monótonamente tranquilo, tanto que Cadenza olvido prestar atención al hostil ambiente que según dijeron estaba lleno de vándalos; pero que ya lo había cruzado una vez y no noto nada extraño. Se tranquilizó cuando observo en el horizonte, en la cima de aquella montaña, el lugar que marcaría el final de su recorrido… las bellas costas del país del agua, que desde su posición maximizaban su esplendor y belleza. El Sphelhur inhalo profundamente y exhalo con un aire de satisfacción. – Apenas llegue cenare un jabalí completo. – Dijo, pues el hambre parecía consumirlo por dentro y los constantes sorbos de agua de su cantimplora no alcanzaban a satisfacer en absoluto su gran apetito. Luego de un pequeño descanso y una última mirada al bello paisaje se dispusieron a completar con sus últimos 2 kilómetros de viaje, pero justo en ese instante un kunai cruzo por tan solo centímetros la mejilla del pelirrojo, y trasquilo su organizada melena. De Cadenza solo se vio un simple acto reflejo ante el ataque, que no hubiera sido suficiente si el kunai hubiera tenido rumbo preciso hacia la cabeza del Sphelhur. Pero aquel pequeño instante fue suficiente para alertarlo, y así mismo él lo hizo con los demás miembros de su equipo. La explosión del sello marco el inicio de una nueva misión, esta vez un poco más interesante.

Luego de levantarse inmediatamente después del ensordecedor sonido de la explosión provocada por el sello que acompañaba el kunai, diviso a los atacantes quienes descubrieron inmediatamente su objetivo; pretendían hurtar la carga. El primero en hablar después fue Natsuki, quien con un gesto de valentía eligió oponente para sí y para Cadenza, quien según su compañero debía encargarse del pequeño espadachín. - Déjamelo a mí. - Afirmo, pasando a mostrar una sonrisa en su rostro. Luego ser acerco al anciano a quien tomo de sus prendas para arrojarlo desde su posición hasta la carreta, junto a la preciada carga, en un gesto grosero y repentino, pero el anciano estaba tan asustado que no simplemente no le importó. - Llévatelo de aquí, ¡rápido! - dijo al aire, aunque se diría al ayudante, quien había venido arrastrando la carreta y ahora debía hacerlo más rápido. El joven obedeció inmediatamente, mientras el bandido enano, que apenas si llegaba al pecho de Cadenza, intento atacar al ayudante con una espada casi tan larga como el mismo. El pelirrojo lo detuvo, con un rápido movimiento y un simple kunai, que basto para detener la espada rival. Ahora, mientras la valiosa carga y el espantado anciano se alejaban del lugar hacia uno más seguro, Cadenza y su oponente median fuerzas codo a codo, mientras el enano pujaba con su espada y el pelirrojo con su kunai. Llego el momento en el que dada su proximidad, ambos se miraron fijamente a los ojos. Cadenza, antes de ejecutar su jutsu, solo pudo percatarse de algo… Sharingan.

La oscuridad inmediatamente rodeo todo el lugar, como si ambos luchadores hubiesen sido transportados a una oscura dimensión en la que ambos siguieron luchando con tranquilidad. Increíblemente, la fuerza de Cadenza pareció no ser suficiente para la espada del enano, quien luego de ganar el pulso con el pelirrojo partió a este a la mitad… pero tras el gran corte, el cuerpo de Cadenza se dividió en cientos de serpientes rojizas que parecieron atacar al uchiha, que solo pudo defenderse con su espada. Los cortes que daba al aire para librarse de las venenosas serpientes no fueron suficientes para que fuera sometido por ellas, quienes lo mordieron infinitas veces. – ¡AAAAAAAAAAAAAHHHHH! – El dolor, sin duda, parecía real, y aquel incesante grito se escuchó con un eco espacial que solo pudo disfrutar Cadenza. La batalla de genjutsus la gano con habilidad el pelirrojo.

Realmente y a simple vista aquello pareció nunca haber pasado, quien estuviera observando a los dos ninjas los hubiera visto simplemente durante algunos segundos observándose a los ojos fijamente, midiendo aun sus fuerzas entre espada y kunai, pero ambos libraban fuertes batallas a base de ilusiones que en su primer round había tenido como ganar al pelirrojo. Aquel enano pareció soportar, aunque con mucho dolor, los jutsus ilusorios de Cadenza y quiso continuar intentando los suyos. Ahora, de nuevo dentro de la ilusión en la que luchaban ambos hombres, parecía estar ocurriendo una fuerte tormenta, mientras que el enano lanzaba fuertes cortes con la intensión de atravesar de nuevo el cuerpo de Cadenza y este se defendía con su kunai; los ruidos del metal chocar con el acero del simple cuchillo sonaban por doquier, y el contacto de los metales provocaba chispeantes ráfagas de fuego. El Uchiha respondía a los genjutsus del Sphelhur con los suyos propios, y mientras ambos se batían en duelo cuerpo a cuerpo hacían que sus genjutsus se encargaran de modificar las características del ambiente. Pronto, el Uchiha provoco que el calor en el lugar pareciera insoportable, mientras la tormenta provocada por Cadenza procuraba por acabar con las llamas que parecían surgir del suelo. En varias ocasiones, la larga espada del enano logro realizar cortes en el vestuario y cuerpo del pelirrojo, que respondía a sus ataques cortos con kunais, sellos explosivos y uno que otro senbon. Así duraron por varios minutos, en una intensa lucha corporal por casi una hora dentro de la ilusión, que en el mundo real solo fueron minutos. De una patada, Cadenza logro retirar la espada de la mano del uchiha, dejándolo indefenso para un ataque directo que aprovecho el pelirrojo; este, atravesó el corazón del enano usando únicamente su mano, cubierta por chakra tipo eléctrico, una técnica conocida como “Chidori”, famosa por ser una de las pocas que manifiesta la energía en chakra que es a simple vista visible. Cadenza, logro vencer al uchiha por segunda vez consecutiva.

En el mundo real, de nuevo, y tras la fuerte lucha de ilusiones, el bandido del clan uchiha dejo caer su espada y pronto se vio de rodillas, justo frente al pelirrojo. Aquello seria simplemente extraño para cualquier espectador que estuviese observando la escena, quien solo hubiera visto como Cadenza detuvo el ataque del bandido con su kunai, y como estos se observaban directamente por algunos minutos, luego de lo cual y casi por arte de magia, el Uchiha pareció ser vencido y debilitado a tal punto de caer a los pies de Cadenza, quien desde su elevada posición observo a su rival. - Para algunos no es suficiente el talento innato que le otorgan unos sucios ojos poderosos. - Comento, haciendo referencia al Sharingan y a todo el Clan Uchiha en general, quienes por tener un ojo como aquel creían tener la llave del poder, que solo se gana con duro entrenamiento. Arrodillado frente al pelirrojo, y tremendamente agotado el enano bandido se vio doblegado frente a Cadenza, quien aun con su kunai en mano basto de un certero y gran corte desde su posición para rebanar el cuello del Uchiha, con un movimiento limpio y preciso. El cuerpo del enemigo cayó al suelo sin más, dando sus últimos suspiros de vida de forma dificultosa. La mirada del pelirrojo se posó inmediatamente en busca de su compañero, quien para entonces esperaba ya hubiese acabado con su rival, pues aquel duelo ilusorio también dejo lo suficientemente agotado al Sphelhur como para no poder exigirse demasiado en otro combate con un ninja de buen nivel, como parecía ser aquel con quien Natsuki libraba batalla. Más aun así, y por si su compañero necesitaba su ayuda, se acercó a donde este se encontraba.


90 lineas

Jutsus Utilizados:
Kokuangyou no jutsu (Técnica del Viaje Oscuro):
Este Genjutsu se activa cuando el usuario realiza una cadena de 5 sellos (a su elección), y el enemigo observa cómo éste los produce, aprovechándose así de la cautela del enemigo al buscar interpretar los sellos para predecir la técnica. Durante el Genjutsu el enemigo empieza a ser rodeado paulatinamente por una gran cantidad de sombras que poco a poco va oscureciendo todo a su alrededor, hasta dejarlo en completa oscuridad. Mientras se esté bajo el efecto del Genjutsu, todo lo que se realice en esa oscuridad será también realizado en la realidad (moverse, correr, atacar); pero sin tener perfecto control de las acciones, corriendo un potencial riesgo de auto-infringirse gran daño con los movimientos. De este Genjutsu es posible salir provocándose dolor.

Matsu no Arashi (Tempestad del fin):
Genjutsu en el cual se hace creer al enemigo que el usuario está creando una tormenta la cual lo ataca constantemente con el aire y los rayos. Es una técnica diseñada para confundir y atemorizar. Mientras se permanezca dentro de la ilusión el movimiento será complicado debido al clima adverso en el que se cree estar; una vez fuera la víctima, si ha permanecido más de tres turnos dentro de la ilusión, sufrirá una penalización de tres puntos a resistencia.
Cadenza Sphelhur
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Escolta al Humanitario [Misión C]

Mensaje por Natsuki el Vie Nov 14, 2014 1:36 pm

Se pintaron los cielos carmesí con la tierra colorada que voló luego del estrepitoso explosivo. El joven tendido en el piso producto del perturbador titán no hizo mas que aferrarse a la temblorosa tierra y observar la carga y el grupo. El joven pelirrojo parecía no haber recibido daño alguno, gracias a la torpe precisión del atacante y un buen arco reflejo. Maldición estamos bajo ataque, debemos asegurar el perímetro. Con el semblante en alto pudo divisar dos siluetas que parecían presenciar una obra de arte. El rubio más elocuente que podían presenciar los ojos del peli azul, con una miraba arrebatada de razón y sobrada de ego carcajeaba junto al chaparro compañero. Su compañero de no más de 1,50m parecía estar mas tranquilo y sereno, pero en fin con ojos vigorosos y codiciosos que abrazaban al grupo y la dama de madera. El rugido de una bestia en celo en ritual de lo precioso danzaba y entonaban la posesión de la seductora dama de madera. Casi acto reflejo de las palabras de los 2 atacantes el peli azul se dirigió al compañero con un tono altanero pidiendo la cabeza del odioso rubio. La gran confianza del grupo atacante era tal que entonaron la muerte del grupo de hombres que se reponían del piso. Afirmando la petición del joven aventurero el pelirrojo se repuso enseguida y tomo al viejo cansándolo a cubierto sobre la cubierta de una manera bastante rustica. Mientras el joven natsu, adelantándose al hecho, dejo escapar una kunai en dirección al rubio que bailo en el aire. El baile de la kunai siguió hasta darse contra un viejo árbol muerto, el rubio había conseguido escapar del tal mortífero danzar. Juntando ambas manos, logro ver como el pequeño morocho se avanzaba como ave de presa a la carga, pero como todo un guapillo el pelirrojo intercepto la espada con su kunai. Natsu dando un leve suspiro dejo escapar una gran tranquilidad, su compañero se movió rápido y de una forma correcta forcejeaba con el morocho y su espada.

El aire apenas soplaba y justo cuando el rubio dispuso a moverse pudo ver como de las manos del joven momificado surgía una especie de materia naranja que lentamente tomaba forma. Impresionado el rubio se dirijo a arremeter contra el ninja  sin darle mucha importancia a la materia, que aun en el piso, tomaba la forma de una silueta humana. Con el puño cerrado de la mano diestra el rubio aventurado provoco un golpe que la joven momia cubrió con ambos brazos al pecho. Sin darse cuenta la pequeña materia, el hongo del joven, lentamente tomo la forma de su creador formando una replica exacta. La cual ataco por la espalda al joven con un golpe a la altura de los riñones el cual provoco al rubio un providente dolor. El muy hábil ninja se repuso rápido saltando a rango para evitar al autentico que tenia de frente. Ambos gemelos  miraba el accionar de tan hábil ninja, no había duda que era un experto en el combate cuerpo a cuerpo. La sinergia perfecta que había en sus extremidades golpes y movimientos dejaban en desventaja al joven peli azul que trataba de derrotar al rubio por orgullo. El rubio estaba un tanto inquieto y se movía de forma zigzag buscando un buen flanco para poder atacar al verdadero sin necesidad de golpear a la copia. Era tan rápido que el joven no podía ni siquiera concentrase en un sello tenia que esquivar al rubio que abalanzaba sobre el como un caballo desbocado, también aprovecho para alejarse en rango del objetivo de misión. A este punto la misión se había complicado bastante y el joven pensaba como podía contraatacar sin perder mucha energía. El clon prácticamente no podía seguir el ritmo y eso alentó el cerebro del joven que en un momento se dejo golpear por el rubio enfurecido. El impacto provoco una espesa nube la cual causo la desaparición del joven, no solo eso sino que un fuerte olor fétido inundo las narinas del rubio que comenzó con muchas nauseas y bajo levemente la guardia. En ese momento un puño cerrado golpeo la cara del rubio conjuntamente con una patada a la altura de la cintura el combate se había emparejado a favor del joven. Una única cosa puedo percibir, el rubio resistía muy bien los golpes y era extremadamente rápido.

Por un momento le preocupaba lo que pasaba con su compañero el cual estaba en plena batalla con un ninja que parecía ser bueno en la esgrima. El rubio se logro componer del fuerte olor a carne muerta y se abalanzo nuevamente contra la pobre momia que comenzaba a sentir la fatiga. Dos golpes directos hicieron interrumpir el jutsu del peli azul que se arrastraba en la tierra, que polvoreaba con cada movimiento. El nivel del ni ja era muy bueno con la diestra tomo una kunai y se acerco al cuerpo del pobre joven que apenas podía reponerse de la fuerza de descomunal que arremetió sobre sus mejillas. Tomo una de sus kunais desde el piso y intercepto el tenebroso metal que se acercaba a su garganta. –Crees que me podrás detener, acaso no te ves en el piso. Ya era hasta molesto olor la soberbia que derrochaba, con cada palabra dibujaba una sonrisa. El forcejeo de ambos era brutal al punto que las blancas chispeaban al igual que sus miradas. –No voy a morir hoy. El peli azul dejo escapar una pequeña carcajada y con la pierna diestra arremetió contra los tobillos del joven agresor que no tuvo otra que caer al piso.  Levantándose ambos del piso y con la fatiga en ambos comenzaron a luchar poco a poco.  Era una pelea bastante pareja pero sin duda el rubio tenia la esencia del combate cuerpo a cuerpo, el joven natsu no podía realizar técnica alguna con semejante agresividad del rubio. Un golpe en la cara el cual hizo sangrar sus narinas, hizo notar que esta pelea estaba bastante perdida. Había perdido mucho el auto estima con aquel incidente y al ver la sangre correr por su rostro no imagino mas que la parca en sus ojos.  Hasta que concentra cantidad de chakra en sus puños la necesaria para romper la quijada de aquel maldito engreído. Un golpe del rubio esquivado por el semblante momificado y lleno de sangre del peli azul dejo una brecha para que este le interceptara un golpe a la parte inferior de la quijada. El trabajo había acabado con semejante golpe. La quijada del rubio estaba hecha añicos y con eso el joven se recostó sobre una roca y vio venir a su compañero que, parecía también haber acabado con el enano. Tomo unas de sus setas y comenzó a fumar en su pipa que anestesiaba su adrenalina. La beso un par de veces y arrojo el humo en dirección a su compañero que  venia en su dirección…

Apoyando las manos sobre la roca logro levantarse y mantener el semblante a la par de su compañero, pero algo sorprendió al joven momia. Su compañero no tenia rastro alguno de haber batallado con nadie ni el polvo toco su fenomenal formalidad. -¿Has acabado? Miraba inpactado de ariba abajo al joven que parecía haber huido más que luchado. -El rubio juega con la parca…Necesito un poco de sake y una mujerzuela, terminemos este curro…


Jutsus:
Taitanikku-ryoku (Fuerza titánica): .
Se dice qué es una técnica creada por los médicos del país del fuego, aunque es algo que aún no ha sido comprobado. Se trata de una técnica que requiere de un excelente dominio de chakra. Existen historias de médicos bestialmente fuertes que eran capaces de levantar incluso barcos debido a esta técnica. Luego de concentrar chakra en cualquier parte de su cuerpo, la fuerza del ninja incrementa drásticamente.
Genin: El ninja es capaz de levantar rocas de metro y medio, romper fácilmente la madera, sus golpes además serán capaces de generar grietas en rocas, mas no romperlas, podrá amortiguar golpes y reducir el daño de técnicas del mismo rango. Esta técnica aumentará 2 puntos la fuerza del usuario, durante dos turnos.

Kurōn kin (Clon de hongo)

El usuario junta sus manos para generar un hongo con forma de reja (Clathrus ruber), esta se desprende luego el usuario hace el sello jabalí y se crea una replica con iguales características que el original, manteniendo incluso la vestimenta del usuario. A diferencia de otras técnicas de clonación, es muy difícil ver a través de esta. Aunque este creado por una mínima cantidad de chakra del usuario, tiene una energia particular e incluso un aroma altamente distinto rozando lo fétido. Esta técnica es utilizada para engañar al rival e infiltraciones. Esto gracias a que el clon tiene una capacidad de razonamiento igual a la de su creador y puede tomar decisiones por sus propios medios. Pese a esto este clon únicamente puede utilizar herramientas ninja, en rango jounin podrá utilizar las técnicas del clan, las cuales serán tomadas como técnicas del usuario. Al ser destruido este se libera con un leve impacto emitiendo un olor fétido, carne podrida, que dañara el olfato del rival. El usuario podrá optar por liberar la técnica con una única replica cuando lo dese para usar el olor fétido a su favor.

Gennin: 2 clones

Jutsu Reemplazo de Cuerpo (変わり身の術, Kawarimi no Jutsu)
Es un Ninjutsu el cual permite al ejecutor del mismo cambiar de lugar o sitio con otro objeto como un tronco, un animal o incluso un ser vivo a su alcance. Se utiliza para poder esquivar un ataque y a la vez confundir al rival, haciéndole creer que ha acertado su ataque y de esa forma poder atacarlo por la espalda o huir del lugar. El jutsu es activado cuando el ejecutor recibe un golpe, el cual es envuelto en una pantalla de humo dejando atrás al remplazo. Esta técnica solamente se puede utilizar si el ejecutor no está inmovilizado o atrapado. Para hacerla se debe especificar con anterioridad que se ha realizado sellos de manos o preparado un jutsu (Es decir, deben hacer un jutsu oculto, especificar el mismo al final del post y luego, recién, en el otro turno se aplica su uso). El ejecutor del jutsu no podrá cambiar de lugar con el cuerpo del oponente, solamente con un clon del mismo. Es un jutsu que consume mucho chakra al ser realizado para ninjas inexpertos.
Natsuki
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Escolta al Humanitario [Misión C]

Mensaje por Cadenza Sphelhur el Vie Nov 14, 2014 5:55 pm

Cadenza saboreo sus propios labios con su lengua, tras rebanar con extrema facilidad del cuello del uchiha. Tal vez algo asqueroso, pero era algo que hacia cada vez que tenía la oportunidad de saborear la sangre ajena. Es sabido por muchos que el sentido del olfato, para las serpientes, radica en su lengua… y era también el caso del Orochi, quien con aquel nauseabundo acto pudo no solo saborear la sangre rival sino también conocer la ubicación de su momificado compañero. Su lengua era tan larga que, si lo quisiera, podía rascar sus cejas. No solo supo de la ubicación exacta de Natsuki, sino que al mismo tiempo se pudo dar cuenta de los resultados de la batalla que había tenido el peli azul… tanto el como el rubio habían sangrado lo suficiente para dar cuenta de ello a Cadenza, quien aún estaba a varios metros del lugar en donde los ninjas libraron batalla. Se tranquilizó al saber que su compañero era el único con sangre circulando por sus venas, mientras que el rubio ya no lo hacía más, por lo que se tomó la libertad de caminar con lentitud hasta donde Natsuki yacia frente al cadáver de su rival. – Veo que te divertirse. – Afirmo. Al llegar al lugar mencionado y observar como las vendas harapientas de su compañero habían tomado el color carmesí de su propia sangre; Natsuki no la tuvo fácil, pero Cadenza sabía que aquello solo aumentaría la satisfacción de su compañero al consagrarse como ganador. A su manera, el peli azul demostró el placer de obtener victoria, encendiendo su pipa y dando grandes y largos soplos a ella, cuan agua para el sediento. Al llegar a Natsuki, el Sphelhur ofreció su mano derecha para ayudar a levantar al vendado, quien con acepto la ayuda para ponerse de pie. Seguidamente, observo de arriba abajo al pelirrojo quien solo mostraba su blanca sonrisa.

Y era obvio, pues los rastros de batalla de Natsuki eran claros; no solo estaba agotado sino que su segunda piel, y me refiero a sus vendas, estaban en varias partes cubiertas de su sangre y la del rubio. En Cadenza, a contrario sensu, no había rastro alguno de batalla a simple vista, el cansancio de este era completamente mental, pero era algo que el peli azul no podía adivinar. Pregunto, casi extrañado, si Cadenza había acabo con su rival así como él acabo con el suyo. – Si, acabe. Es solo que… no me gusta ensuciarme. – esbozo, para mostrar de nuevo sus afilados y blancos dientes. La elegancia de Cadenza no solo era en su vestir, sino que al parecer también tenía una particular forma de librar batalla sin ensuciar uno solo de sus cabellos, incluso cuando lo hacía cuerpo a cuerpo, pues siempre se preocupó más por mantener su pulcritud que por ejercer un buen taijutsu, por lo que no era muy bueno en eso, como de seguro si lo era Natsuki. Ambos se pusieron en marcha, ahora destinados a buscar al anciano y a la preciada carga, que debían estar próximos a llegar a la costa. Cadenza se tomó la libertad de posar el brazo de su compañero sobre sus hombros, para ayudar a este en el trayecto, y ahora ambos caminaban de nuevo por aquel camino para alcanzar al anciano. Natsuki hablo de nuevo, haciendo alusión a que el rubio había dado buena batalla, lo que era casi obvio, y que por haber ganado se hacían merecedores de un buen trago y una mujer de compañía, que para conseguirlo lo antes posible, debían terminar aquello rápido. – Ja jah!, el pelirrojo no pudo estar más de acuerdo. Desde que pise este país he querido probar a una puta de aquí, y espero el sake tenga el mismo buen sabor.

El camino hasta la costa fue corto, realmente estaban demasiado cerca, lo que fue una fortuna debido al agotado estado de ambos. Al llegar, luego de sentir la delicada brisa del océano, divisaron la carreta, en cuyo interior estaba el anciano… inconsciente. – ¡Pero que mierda paso! – balbuceo el pelirrojo, quien enojado contemplo el cuerpo del anciano tirado en la carreta abandonada. – Pinche puto… se llevó el paquete. – Se permitió dejar al malherido Natsuki descansar junto a la carreta, y observar las huellas de aquel que se supone les ayudaba. – No debe estar lejos, dijo al notar las huellas. Quédate aquí e intenta ayudar al anciano. – Dijo para el peli azul, justo antes de ponerse en marcha, siguiendo las huellas del ahora ladrón.

La lengua del pelirrojo se vio de nuevo saboreando el ambiente, intentando localizar de forma más precisa al ayudante que se quiso pasar de listo. Acción que, junto con el rastro que había dejado, dio muestra clara a Cadenza de la ubicación actual del pillo, no muy lejos de su posición actual. Afortunadamente para él, según tenía entendido y por lo que se pudo dar cuenta, el joven con quien llego Natsuki no era un ninja, o al menos no uno habilidoso. Aquello era casi obvio al notar la reacción que tuvo cuando fueron atacados por los bandidos ya derrotados. Se cago de miedo, para decirlo con honestidad. Además, había dejado la carreta, por lo que se vería obligado a cargar la pesada carga él solo. Sin embargo, para cuando Cadenza estuvo lo suficientemente cerca al ladrón, noto que no estaba solo, y gracias a su habilidad percepción digna de cualquier gran serpiente, pudo saber que estaba con tres hombres más. Se acercó, esta vez con más cautela para intentar escuchar lo que los hombres balbuceaban, mientras dos de ellos cargaban la gran caja. – Desde que ese imbécil de las vendas llego a la taberna supe que nos daría dinero jajajaja – Se burlaba uno, como si conociera a Natsuki de antes. Todos, tenían una relación fraternal, como si se conocieran de toda la vida. – Son unos idiotas, dejaron que me adelantara con el paquete luego de que Ukon y Soske les cayeron encima. – Dijo ahora la rata que había traicionado al par de compañeros. - ¿Crees que tengan problemas con ellos?. – Pregunto otro. – No lo creo, Ukon y Soske son casi nivel Chunin, ese par no tendrá oportunidad. -

Al parecer, todo aquello fue parte de un plan elaborado casi perfectamente por un grupo de bandidos cuyo número superaba los previstos por cualquiera de los ninjas a quienes habían encargado esta misión, que en un principio pareció la más sencilla de todas. Pero todo era verdad, todo lo que dijeron sobre los bandidos de los alrededores, sobre el peligroso camino y sobre la dificultad de la misión, todo aquello que Cadenza no creyó desde un principio. Todo hacia parte de un plan, el camino, el hecho de que Natsuki hiciera una parada en una taberna de mala muerte en la que pediría la ayuda de uno de los malnacidos del lugar, el mejor vestido (que parecía el líder), el ataque que recibieron kilómetros atrás… todo. Aquello enojo como nunca a Cadenza, quien escuchaba de cerca la conversación de los bandidos; estaba tan enojado que su sangre fría casi pareció hervir. Hijos de puta… pensaba sin más, ante cada palabra que decían, ante cada mentira descubierta. - ¿y qué pasó con el anciano? – pregunto uno de los que cargaba la caja. A lo que Cadenza pareció prestar más atención. – Lo deje vivir. Así cuando despierte notara su preciada carga robada y culpara a ese par de idiotas… dará malas referencias, dirá que fue solo culpa de ellos y jamás les darán otra misión. ¡Claro! Si Ukon y Soske no los mataron ya.JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA – Risas y burlas… Colgare cada una de sus cabezas en una puta rama, lo juro.

Los bandidos continuaron caminando con una tranquilidad extrema, rumbo aquella taberna, en la que según escucho el pelirrojo seria su punto de encuentro con Ukon y Soske, los bandidos quienes enfrentaron a Cadenza y a Natsuki kilómetros atrás, aquellos que sin saberlo ya estaban muertos a manos de ambos genin. Cadenza espero el momento más apropiado para aparecer frente a ellos, no sin antes realizar un clon de serpientes, quien fue aquel que apareció frente a los bandidos. – A donde creen que van, malnacidos… dijo en tono de voz que no se le había escuchado hasta ahora, mucho más grave y fuerte, claramente envuelto en enojo. Eso que llevan ahí es mío. – Termino de decir, señalando a la gran caja que llevaban dos de ellos. – Rayos… ese es el compañero de la jodida momia, tengan cuidado. – Anuncio el traicionero para sus compañeros. – ¿iQue!?, eso significa que Ukon y Soske fueron derrotados… demonios. – No huno tiempo para más, haciendo uso de su velocidad, el clon de Cadenza se acercó al grupo de cuatro, atacando primero al maldito traicionero, que recibió de lleno el fuerte golpe. Tal y como lo pensó, no era un ninja habilidoso. Desafortunadamente la batalla con aquel Uchiha lo había desgastado mentalmente y ya no podía usar genjutsus que pudieran ayudarlo contra el cuarteto miserable. Tras golpear al primero, los otros dejaron la caja en el suelo y arremetieron todos contra el clon, que supo defenderse por segundos, haciendo frente a los golpes, patadas y ataques a distancia que lanzaron el grupo de bandidos, pero no pudo contra cuatro, ningún genin podría, no en aquellas condiciones. Ante uno de los cortes de uno de ellos, el clon fue atravesado con facilidad, lo que provoco que se viera convertido en varias serpientes de corto tamaño que se lanzaron contra los hombres, quienes ahora luchaban contra varias serpientes de afilados colmillos cada uno. El Cadenza original aprovecho la oportunidad, y luego de estar reuniendo el chakra suficiente mientras su clon hacia el trabajo, pudo conseguir realizar con el poco chakra que tenía un jutsu característico del elemento rayo. Toda su mano derecha se vio rodeada de chakra parpadeante y sonoro, que con una melodía eléctrica alerto al grupo de bandidos. Simplemente, no tuvieron oportunidad, no habían acabado de quitarse las serpientes de encima, cuando el Cadenza original llego por sus espaldas y corto sus cabezas, una por una, con una lanza hecha de pura electricidad. El chakra en su mano se formó de tal forma que ahora parecía una filosa lanza en la mano del pelirrojo. Una filosa lanza con la que el Sphelhur pudo rebanar los cuerpos de los bandidos, despojándolo a cada uno de su cabeza.

Rebanarlos fue sencillo, lo difícil fue ejecutar el jutsu con el cansancio que tenía tras la batalla de ilusiones con el Uchiha. Sin embargo, luego de ejecutar brutalmente al grupo de bandidos, había acabado con ellos, de nuevo, sin ensuciar uno solo de sus cabellos, como era costumbre en el Orochi. Desde luego, cumplió la promesa que se hizo a él mismo, y antes de volver con su compañero colgó las cabezas de aquellos en las ramas de árboles sin hojas de los alrededores; tal vez como una señal para los bandidos que puedan existir en un futuro. Agarro la gran caja, la cargo en su hombro derecho y se dirigió a donde su compañero y terminar de una vez con esta misión. Y claro, cumplir con lo prometido por Natsuki, algunas botellas de Sake y un buen par de putas.



113 lineas

-----------

jutsus utilizados:
Captación de partículas:
Los Orochi, al igual que las serpientes, pueden captar partículas volátiles con su lengua para rastrear a alguien. De éste modo son capaces de percibir rastros que escapan a las capacidades olfativas de un Inuzuka o, inclusive, a los ojos de un Hyuga o un Uchica. Su capacidad para seguir el rastro de una persona es tal que pueden mantener la pista sobre su objetivo durante varios días hasta perderles el rastro. Sin embargo deben tener cuidado con esto, pues debido a su alta sensibilidad a las partículas son muy susceptibles a los sabores fuertes y, por ejemplo, un Inuzuka podría sobrecargar éste sexto sentido con su "Marca Dinámica" ya que las partículas de dicha técnica serían lo bastante fuertes como para nublar el ya mencionado sentido.
Genin: Pueden captar partículas a 10 metros a su alrededor. Son incapaces de aislar unas de otras -para rastrear a más de una persona a la vez, por ejemplo- y sólo pueden seguir rastros frescos.

Bunshin Hebi no jutsu (Jutsu: Clon de Serpiente):
Luego de una serie de sellos de manos, el usuario crea un clon que será exactamente igual a si mismo. Sin embargo, este clon será formado enteramente por serpientes, por lo que al recibir un golpe, el mismo se dividirá en decenas de serpientes no venenosas y de poco tamaño.

Chidori Eisō (千鸟鋭枪, Lanza del millar de pájaros):
Tras haber realizado el Chidori, y antes de utilizarlo, el usuario puede manipular éste para alargarlo en forma de lanza y blandirlo en contra de su oponente. Es una técnica sumamente útil, pues permite atravesar o cortar objetivos a distancia, sin embargo, al requerir primero el uso del Chidori, sólo puede utilizarse una vez al día siendo genin -o las que correspondan al Chidori dependiendo del rango del ninja-. El largo de lanza puede ser de un máximo de cinco metros y su ancho no puede variar, siendo el mismo de cinco centímetros.


Off-Rol:
Bueno, aqui acabo la misión, al menos para mi. Si quieres postear de nuevo... bienvenido. Me tomare la libertad de pasar a cobrar mis ryus y los stats de entrenamiento. GRACIAS POR LA MISIÓN!

Lineas:

50 (1 opst) + 54 (2do) + 90 (3ro) + 113 (este) = 307

70 misión --> 1000 Ryus
237 entrenamiento. --> 4 stats
Cadenza Sphelhur
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Escolta al Humanitario [Misión C]

Mensaje por Natsuki el Vie Nov 14, 2014 9:31 pm

Pudo percibir una mano húmeda y calida que lo ayudo a levantarse. El pelirrojo sonreía bastante a pesar del mal momento que estaban pasando. La pipa le jugaba en los labios secos luego de la gran hecatombe. Maldita costumbre del joven que prendía su humo para saciar su adrenalina y arrojar aroma tan particular por doquier. La sonrisa la congelo por unos segundos en el rostro al ver que su compañero venia de derrotar al pequeño morocho. Y más si no se había ni ensuciado un poco. Yo termine hecho añicos y este maldito no se le movió un pelo. –La diversión fue bastante, al punto que me dejo bastante mal herido jajaja..haa. Comenzó a quejarse un poco del dolor en el pecho por lo que el colorado lo ayudo a caminar pasando su brazo por el hombro. –Gracias… Le regala una mirada sincera y una leve sonrisa propia de la cordialidad y amabilidad que poseía. Caminaron un poco mientras hablaban de bebidas y putas. Al parecer Cadenza era todo un bicho nocturno, tenía buen gusto por la bebida y las mujerzuelas. En este mundo tan violento como este muy pocos hombres le gustaban las putas de alquiler. El desolado paisaje se pinto un poco con las promesas de bebida y putas de ambos en una taberna o algún antro en la próxima ciudad. Típico de Natsuki gastar la mitad de lo ganado en una sola noche de de desbande y alcohol. Acomodo un poco sus vendajes y kimono y partió en los brazos de su compañero en busca del viejo y la carga para terminar el asunto de una vez por todas. No le gustaba mucho estar fuera del feudo y menos haciendo misiones de puro placer codicioso, pero en su última compra gasto la mayoría de sus monedas en buen armamento ninja.

El camino era cada vez mas empinado y el joven no quería ser una carga para su compañero, deseaba mucho llegar a donde estaba el viejo a ver que ocurría. –Déjame que puedo caminar solo… Su compañero no emitió comentario y siguió llevando a la joven momia por el camino. Cada vez estaban más cerca de llegar a la costa y no había rastros del viejo ni el pequeño ciervo del feudal. Al llegar al umbral que regalaba el mar del sur vimos como reposaba la carreta y el viejo recostado sobre ella. Parecía que el anciano no soporto la espera y se hecho una siesta. La sorpresa de ambos fue cuando llegaron allí, claramente se encontraba el viejo pero no estaba durmiendo sino que se encontraba tumbado sobre la carreta. Lo único malo era que la carga de madera no se encontraba por ningún lado y con ella el ciervo tampoco. –No se que ocurrió pero parece que el maldito ciervo se llevo el paquete del viejo… Mierda. Se lamentaba sin poder dar muchas soluciones a su compañero. El joven no estaba en condiciones de realizar una búsqueda pero si podría levantar al viejo por alguna pista. Pero la ansiedad de su compañero pudo más y lo dejo junto con el viejo aceptando que el enemigo estaba bastante cerca.  Sin decir más el pelirrojo se fue. Algo que le molestaba era tener que seguir órdenes de un maldito representante de la alta sociedad. Maldito hijo de puta, se quiere hacerle héroe esto puede ser una trampa. En fin el cabello del compañero se dejo perder en el horizonte y el peli azul recupero un poco el aliento observando como el sol se acunaba con el mar. Necesito darle una mano al maldito colorado altanero.

Luego de perderse en el bello atardecer que regalaba el gran mar, las manos comenzaron a emanar un intenso color verde y acumular cantidades de chakra altas. Tengo que administra bien el chakra para poder curar mis heridas y el golpe en la cabeza que recibió el viejo. El joven comenzó a curar sus heridas en la cara y dorso con ambas manos. Parecía que no había rastros del compañero aun. Espero que este bien… Ya con la gran parte del cuerpo recuperado opto por levantar al viejo que parecía estar bastante mal herido. Pudo notar desde que lo vio un enorme traumatismo a la altura cervical lo que le provoco el off en su sistema nervioso. A su edad no era bueno recibir este tipo de golpes. En fin, puso ambas manos en una venda y recubrió la zona del golpe curando sus heridas con sus palmas abiertas. Al cabo de unos minutos las heridas del viejo parecían haber mejorado bastante no obstante no logro despertase aun.  El joven se levanto y camino un poco hacia el mar dejando su mente en blanco reposar un poco. Pese al cansancio fisico este tipo de misiones le alteraba mucho los nervios. Saco su pipa y suspiro un poco con ella apagada. Con el hongo en la mano diestra triturado se dejo llevar por el aliento de tranquilidad que le provocaba tal elixir caprichoso. –Niñooo…¿Dónde mierda esta mi caja de madera? Grito el viejo de forma poco educada. Girando 180° el joven, siendo muy cortes y sonríete, entono –La robaron lo siento, en este momento el pelirrojo la fue a recuperar. Miro un momento el camino que no daba señales de su compañero. –Mierda maldito pendejos. Hare saber al feudal la buena mierda que me mando a custodiar. Refunfuñaba el viejo que no podía pararse. –El hijo de puta amigo tuyo hizo esto y no estaba solo había 3 mas con el. Que tenías en la cabeza cuando trajiste a ese pordiosero. Y que sonríes no ves que esto no es gracioso… El contenido de la caja no puede caer en otras manos. Dijo el anciano bajando un poco la vos. –Lo siento mucho, tome un poco de agua y contemple el bello atardecer. Mierda esta en peligro pero no puedo dejar al viejo solo.  –No puedo calmarme esa caja tenia contenido diplomático hijo… Disculpa mi mal humor es que estamos en pleno tratados y si desaparece esa caja podría desatase una nueva guerra. Confesaba el anciano con muchas ganas de estar en pie. –Tratemos de calmarnos, necesitamos estar sobrios si llega a pasar algo. Al parecer estamos en territorio hostil. El viejo logro pararse y con una mano apoyada en la carreta llama con la derecha al joven momificado –Acércate hijo tenemos que charlar. ¿Podrías darme un poco de ese humo?.. Natsuki se acerca poco a poco y se sienta con los pies cruzados en la tierra. –No puedo viejo, esto lo mataría. Son setas venenosas. –Maldito hijo de putas eres del clan Raibukin, debí adivinarlo. ¿Quién se anima a andar con ese kimono de mujer? Jajaja pensé que eras gay. Necesito una bebida y mi pipa de tabaco. Parecía muy nervioso el viejo pero igualmente se calmo un poco al ver la honestidad del joven. A su vez el pequeño quedo sorprendido con el viejo se notaba que conocía de mundo. –Que llevaba en la caja anciano. Pregunta con la pipa en la boca y regalando un poco de humo al cielo.–Que te importa no es asunto tuyo tu tarea es cuidarme y lo estas haciendo bien. Carcajea el viejo y regala un guiño al joven. El cual entiende a la perfección a que se refería el viejo y comparten ambos una bella sonrisa en el mar.

-Niño ves halla? no es tu compañero ve a apañarlo. Divisan en el final del camino al colorado que venia con la caja del viejo en el hombro. El joven  parándose rápidamente lo ayuda con la caja. Y ambos la llevan hasta el viejo –Aquí tiene viejo, disculpe las molestias. –Ayúdenme a llevarla hasta la costa y terminara su misión. Los tres hombres parten hacia el mar dejando un monto de esfuerzo en  el camino. –Colorado la primera ronda la pago yo, espero que me presente alguna bella mujerzuela…
Natsuki
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Escolta al Humanitario [Misión C]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.