¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Naruto Rises (Afiliación Elite)
Ayer a las 6:31 pm por Invitado

» Mozart, El virtuoso
Ayer a las 6:07 pm por Gakumon

» Vientos que traen las nubes - Viaje VI - | ❁ |
Ayer a las 5:39 am por Zhorin Kashu

» Nobility and diplomacy. — ❁
Ayer a las 4:57 am por Narrador

» CLOSER +18 [Cambio de botón — Élite]
Ayer a las 3:12 am por Invitado

» Entrenamientos.
Dom Oct 22, 2017 5:49 pm por 2D

» Misiones de farlek
Dom Oct 22, 2017 5:22 pm por Gakumon

» [Viaje] Lluvia- Fuego - Arrecifes
Sáb Oct 21, 2017 8:31 pm por Hikari Kaguya

» Misiones de Yuna
Sáb Oct 21, 2017 8:25 pm por Ichimaru

» Toxicologia de Tsu
Sáb Oct 21, 2017 7:11 pm por Tsuchinoko

» Encuentro con Rein-chan, los hermanos Orochi se encuentran
Sáb Oct 21, 2017 6:46 pm por Tsuchinoko

» ❁Hojas por aqui, hojas por alla❁
Sáb Oct 21, 2017 3:29 pm por Tempest

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Sáb Oct 21, 2017 12:58 pm por Gakumon

» D E S T R O Y ;
Sáb Oct 21, 2017 9:37 am por 2D

» Y fueron tres
Sáb Oct 21, 2017 6:14 am por Suru Hozuki

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Sáb Oct 21, 2017 3:08 am por Narrador

» No es solo una pelea II [C]
Vie Oct 20, 2017 8:41 pm por Kurosaki

» Misiones // Arata
Vie Oct 20, 2017 6:17 pm por Ichimaru

» Automision
Vie Oct 20, 2017 6:15 pm por Ichimaru

» [Viaje] Lluvia - Fuego - Arrecifes
Vie Oct 20, 2017 5:38 pm por Hikari Kaguya

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


My goal is my priority [ Trama/Flashback ]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

My goal is my priority [ Trama/Flashback ]

Mensaje por Jhay el Vie Oct 14, 2016 5:07 pm

 Como cualquier madrugada normal, me encontraba allí, en silencio, tranquilo, tumbado en mi cama, algo cochambrosa, pero al fin y al cabo era mi hogar, con que no podía quejarme del todo, sí que es verdad que preferiría dormir en una cama enorme y cómoda, rodeada de un lecho de rosas rojas, disfrutando con un par de mujeres, algo que cualquier hombre hetero, estoy casi seguro que disfrutaría más que en la situación en la que ahora mismo estoy, pero como bien he dicho, al fin y al cabo es mi hogar. La noche se tornaba fría, más fría de lo normal para la época en la que nos encontrábamos en el País de la Cascada, la leña calentaba algo mi casa, pero al ser una manera tan rudimentaria de calefacción, los rincones de esta aún seguían estando húmedos y helados, daba hasta impresión el hecho de levantarse y andar con los pies desnudos por el suelo basado en mármol de aquella casa, pero aún así lo hice, fui rápidamente hasta la pequeña sala de estar, donde encima de una silla reposaba doblada una manta de espeso grosor y pelaje, la cual solo con mirarla transmitía una sensación de calor que inundaba todo mi ser, es cierto que nunca me había encantado el calor, ni mucho menos, pero también detestaba el frío glacial con todas mis fuerzas, me gustaba la simple temperatura ambiente, donde el sol brillara pero no que nada más pisar la calle el sol te diera tal bofetada que no quisieras que esa molesta estrella existiera nunca más. Tras coger aquella ansiada tela gruesa que aliviaría mi noche, volví a mi lecho donde me gustaba pasar horas pensando, invadiendo mi mente con diferentes tipos de ideas, algunas llegaban a un punto de reflexión tan grande, que simplemente me agobiaba y dejaba de pensar en ellas, pero había una en concreto, que me quitaba el sueño completamente. ¿Realmente existe algo detrás de la muerte?

Este tipo de ideas cautivaban mi cerebro y lo aislaban de la realidad de una manera absoluta, aislándome totalmente del mundo exterior, focalizando mi concentración en nada más que mis meros y quizá inútiles pensamientos, pues posiblemente nunca llegaría a saber la respuesta de muchas de las preguntas que me realizaba a mí mismo. Tras un par de horas pensando, con una tenue luz de un viejo y sucio candelabro, comencé a entrar en un estado muy cómodo, me sentía muy relajado, con los ojos cerrados y un calor increíblemente acogedor, no podía estar mejor en ese mismo instante.
¡Graaaaahhzzzz! Un terrible graznido de lo que fácilmente sería un cuervo posado en la rama del árbol que está en mi ventana deshizo por completo aquella maravillosa sensación, aun estando cerrada, este fue lo suficientemente molesto como para darme un pequeño vuelco al corazón. Me aseguré de cerrar bien la persiana, corrí hasta la cocina e ingerí un gran buche de agua del mismo grifo de mi cocina y levemente frustrado, me propuse irme definitivamente a dormir. Me senté en la cama, sin apoyar los pies en el suelo, y tras un par de segundos en silencio, observando el patrón de dibujos que poseían las baldosas de mi habitación, me envolví en aquella manta e intenté dormirme, algo que al parecer, no me costó demasiado trabajo, debido a que había tenido un día intenso.


FLASHBACK


Una sensación fría invadía todo mi cuerpo, los sonidos de las goteras, eran molestos e incesantes, el cierzo constante hacía chirriar las puertas y las ventanas una y otra vez, los truenos y la lluvia daban un ambiente de inseguridad total, era una noche extraña, yo ya estaba dormido, llevaba alrededor de un año y medio trabajando fuera de mi país natal, en un lugar que no era de mi agrado, pero mi familia, lo necesitaba, en concreto, mi enferma madre. Me había quedado dormido allí, en el lúgubre y mugriento motel en el que nos hospedábamos mi padre y yo, no era tarde, ni mucho menos, es más, aún no había terminado de caer la noche, pero el agotamiento me hizo caer rendido en aquella ruinosa habitación. Mi padre se hallaba en un pequeño y sucio sillón que había en la sala principal de nuestra habitación, en silencio, pues debíamos levantarnos pronto, pero él, llevaba ya unos días sin dormir apenas, aún destrozado por la fatiga que producía el estar en alta mar durante más de medio día todos los días, levando anclas, izando velas y recogiendo redes, una y otra vez. El estrés provocado por la contrarreloj que producía la enfermedad de mi madre le estaba causando estragos psicológicos, yo nunca había sido bueno notando estas cosas, pero estos síntomas se veían a simple vista. Mi progenitor había adelgazado varios kilos desde que llevábamos aquí, había una notoria pérdida de pelo, estaba más débil que de costumbre, y se pegaba horas ahí sentado, en silencio, dándole vueltas a todo en general. Cada vez que lo miraba detenidamente, un sentimiento de impotencia me invadía totalmente, haciéndome enfurecer, él mismo se estaba matando poco a poco, no podía seguir así.

¡RINGGGGG, RINGGGGGGG, RINGGGGGG!
Me levanté sobresaltado, el teléfono estaba sonando y había conseguido despertarme aun con la puerta de la habitación cerrada. Faltaban dos días para cobrar otro mes más y volver a el país a comprar las medicinas y volver a ver y hablar con mi madre, pero parecía que esto no iba a volver a pasar nunca – ¡¿Qué ha pasado?! ¿Qué…? No puede ser… ¡NO!... – El silencio reino durante unos segundos, tras esto, se escuchó un golpe brutal, rápidamente salí del cuarto en busca de lo que estaba sucediendo. Lo vi ahí, de pie, con su mano izquierda sujetando su derecha, la cual sangraba, la mesa estaba destrozada, su mirada, totalmente perdida, alzó la cabeza, mirándome, desolado, yo no entendía nada. – Jhay, tu madre ha muerto… – No sabía que estaba pasando, todo comenzó a ser como un sueño, estaba en un estado de shock, bastante importante, nunca había perdido a alguien tan cercano como mi madre, no podía creerlo.

♣♣♣♣

Después de un par de minutos donde la desolación se alzaba por bandera, mi padre se vendó aquella herida que se acababa de hacer, me cogió del brazo, apretando fuerte, me hacía daño, pero no podía reaccionar, solamente era capaz de mirar al suelo y preguntarme una y otra vez si lo que estaba sucediendo era verdad, o simplemente era una pesadilla fruta de mi imaginación mezclada con el cansancio, realmente deseaba eso, pero solo era un pensamiento intentando aliviar la cruda realidad. Dejamos la habitación del motel, sin pagar si quiera, saliendo de allí, la noche ya había caído y la tormenta seguía sin cesar, corriendo, con mi padre aún agarrado a mi brazo llegamos hasta el puerto. – Papá, ¿Qué hacemos aquí? La tormenta no amaina, deberíamos regresar y volver mañana al país. – Intenté convencerle de que era mala idea coger el barco e intentar llegar hasta el país del agua en estos momentos, él, solamente se giró, mirándome, furioso y me empujó con una tremenda fuerza, haciéndome caer y arrastras por el mojado suelo de madera del muelle del puerto – ¡CÁLLATE! ¡Tenemos que irnos a ver a tu madre, seguro que esos cabrones la han matado a propósito! – En ese mismo instante me di cuenta que mi padre había perdido totalmente la cordura. Rápidamente cogió la gorda soga que ataba el barco y me ató a ella, intenté resistirme, pero no sirvió de mucho, me llevó hasta el camarote, donde al final conseguí desatarme con grandes esfuerzos.

Los minutos pasaban, y el ambiente no dejaba de estar cargado de una terrible tensión, más un nudo en la garganta que no me dejaba pensar, yo estaba tumbado, esperando llegar a mi aldea natal, aún quedaba más de la mitad del camino, y mi padre aún no se había dignado a bajar ni una sola vez al camarote, con la que estaba cayendo, el que iba a enfermar también iba a ser el, pero con la cordura por los suelos, y la cabezonería por los cielos, no había nadie quien el parara los pies. Tras otro largo rato en la hamaca intentando dormir sin éxito, se escuchó un vasto golpe en la cubierta, algo que me llamo demasiado la atención como para no  subir a ver que pasaba, no ates de coger el chubasquero que había en la puerta del camarote.

Aquella mirada me derrumbó totalmente, el fondo que se avecinaba parecía el mismo infierno, con una sonrisa destrozada por completo mi padre se acercó lentamente hacía mi. – Lo siento Jhay, de verdad, no quería que esto ocurriera, perdóname por lo mal que lo he hecho – Dijo totalmente en calma,  con un fondo que traspasó mi corazón cual aguja de coser, frío, solo sentía frío, mi padre se abalanzó sobre mí, abrazándome con todas sus fuerzas, aunque hubiera tenido sus errores, lo primero que pensé que este sería nuestros últimos momentos con vida, así que sin dudarlo, le abracé simultáneamente, esperando que todo sucediera rápido, pues se avecinaba una ola de tal calibre, que destrozaría todo a su paso probablemente. Y así fue, en un abrir y cerrar de ojos ya no quedaba nada grande a simple vista, alguna madera flotando, el mástil de la vela, la misma vela rasgada. Yo no tengo apenas recuerdos de nada de lo que pasó, probablemente el golpe sería tan fuerte que quedé inconsciente automáticamente, solo recuerdo que el frío se intensifico y a partir de ahí, únicamente oscuridad…

♣♣♣♣

Ya había amanecido, el sol no estaba en su cumbre, pero aun así era de notar, intenso, el sonido de las olas calmaría cualquier malestar, era tan agradable que casi parecía estar en el mismísimo paraíso, el suave oleaje golpeaba mi cara, una y otra vez, incesante, en ese momento no estaba consciente, ni mucho menos, pues por más agusto que estuviera ahí, debido a lo que la anterior noche había sucedido, me habría levantado nervioso, preguntándome que había pasado. Mi cuerpo yacía rodeado de pequeños fragmentos de madera rota, en una playa de aguas cristalinas, algo que no se solía ver, pues había acabado en un país del norte, cerca de donde había viajado tanto tiempo a trabajar, en una cala oculta ente dos acantilados bastante extensos, pero aún así el agua entraba con una suavidad tremenda, aunque no tuviera habilidades para el combate, tenía la capacidad hereditaria de poder respirar involuntariamente bajo el agua, si no, cualquier humano habría muerto tras lo que ocurrió, mi mayor miedo fue el ser atravesado por una de las maderas que reventaron con el impacto de aquella ola, pero parecía que no había sido así, sí que es cierto que estaba magullado, y tenía pequeñas heridas alrededor de todo el cuerpo, sobretodo en la espalda, pequeñas pero profundas, haciéndome sangrar, ¿Cuánto tiempo llevaría allí varado? Supongo que nadie lo sabría y acabaría muriendo desangrado en aquel precioso lugar. – ¡Capitán, está aquí! – Escuché a la lejanía, fue un grito que me hizo despertar, pero debido a la pérdida de sangre, no podía casi ni moverme, así que fui incapaz de dar señales de vida. Pasado un minuto, quizá un par escasos, escuché unos sonidos bastante borrosos, después de unos pasos. – ¿Está muerto? – Dijo una voz de alguien joven, noté como me arrastraban fuera de la orilla y me ponían un dedo debajo de la barbilla. – Tiene pulso, pero es débil, si queremos que viva, debemos actuar rápido. – Dijo una voz mucho más adulta, supongo que sería aquel “capitán”, acto seguido, simplemente volví a quedar totalmente inconsciente, pensando que ese era mi final.

Horas, quizá días después desperté, lentamente, viendo que parecía estar vivo, me costó bastante reaccionar, pero cuando fui totalmente consciente, sobresaltado, intenté levantarme  audaz, pero un dolor estridente recorrió todo mi cuerpo, y una mano firme se posó en mi pecho. – Muchacho, no deberías levantarte, llevas toda la espalda llena de heridas y dos costillas rotas – Alcé la vista y vi a un hombre fuerte, con el pelo oscuro y unas pequeñas lentes, supuse que ese hombre sería aquel llamado capitán, aunque también pensé que todo eso que había ocurrido era un sueño, pero parecía que no. – ¿Cuánto tiempo llevo aquí metido? ¿Dónde estoy? – Pregunté, nervioso, no sabía dónde estaba, ni donde estaba mi padre. – Estas en el país de la cascada, muchacho, llevas hospitalizado una semana y media desde que te encontramos, y nadie ha venido a por ti ni te ha reclamado, ¿Qué te pasó? – Tras explicarle lo que me pasó, aquel hombre fue bastante sincero conmigo y me dijo que posiblemente mi padre habría muerto en aquel fatídico accidente, cosa que me impactó, pero al fin y al cabo no me extraño tanto. Pasé un par de semanas más hospitalizado, y cuando salí, me entregaron en mano una carta, con el símbolo de aquel país, pidiéndome que me presentara en el cuartel general, así que en el mismo momento me decidí por ir. Me dijeron, que si me ofrecía a ser un ninja de aquella aldea, me darían un hogar para vivir, y que si trabajaba duro, ganaría mi propio sueldo y no tendría que vagar de sitio en sitio mendigando comida, trabajo y cobijo. Al principio, fue duro, pero terminé por aceptar, ¿Qué otra opción me quedaba? Creo que ninguna. Tras haber conseguido un sitio en el que vivir, me costó adaptarme, incluso, un día, pedí permiso para ir a visitar al país del agua la tumba de mi madre, tras un largo viaje lleno suposiciones que probablemente nadie llegaría nunca a averiguar llegué hasta allí. Era media tarde, anocheciendo, había alquilado un hotel con un nombre falso, aquel cementerio era enorme, pues aunque no hubiera demasiados cadáveres, tenían la costumbre de enterrar a la gente en pequeñas criptas, que a la larga, ocupaban demasiado terreno. No tardé mucho en irme del país, pues iba totalmente de incógnito y tuve un par de malas pasadas con la gente de mi pequeña aldea. Cuando volví, me pasé un par de días encerrado en el pequeño hogar que me habían regalado, pensando, sudando, y teniendo pesadillas cada vez que intentaba dormir, pero acabé superándolo mirando hacia un futuro lleno de objetivos.



FINAL DEL FLASHBACK


Me desperté a la mañana siguiente pensando en el curioso sueño que había tenido, había recordado todo mi camino hasta llegar donde ahora mismo estoy, mi habitación estaba destrozada, parecía que había tenido una intensa lucha con mi cuarto mientras estaba totalmente dormido. Ahora tocaba trabajar duro para llegar a ser alguien, y honrar todo la mala fortuna que se había topado en mi camino por ahora, así que incluso sin recoger nada, salí de casa raudo, tratando de hacer algo productivo, alguna misión, o empezar con el oficio que tenía pendiente, no quería ser nadie, quería forjar mi propio camino, y conseguir todos mis objetivos, lo primero era entrenar y realizar misiones hasta poder enfrentar el examen chunin.

El cansancio terminaría por hacerme enfermar, pero pasaba las noches entrenando, solamente podía pensar en mejorar, día tras día, el único objetivo que quería lograr era ser respetado, que cuando la gente escuchara mi nombre, callaran y mostraran un respeto real, no un falso respeto llamado miedo, no me importaba tener que quitar obstáculos de mi camino, y mucho menos me importaba la aldea, mientras estuviera allí, sería simplemente para poder mejorar hasta que tuviera la capacidad de valerme por mi mismo, sin ayuda de nadie. – Vamos allá. – Pensaba reiteradamente, en mi cabeza, solo existía esa idea, una y otra vez, sin pensar en nada ,más, quizá, algún día encontrara lo que buscaba, o quizá, algún día fracasaría al buscarlo por un pensamiento tan egoísta. "La vida son buenas y malas rachas." Yo nunca había compartido ese viejo dicho de la gente de mi aldea, si lo sabes llevar, la vida son buenas rachas, y si no, padecerás de la misera vulgaridad.


Colores:
Jhay
Padre Jhay
Ninja de la cascada
Capitán
Pensamientos
Jhay
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: My goal is my priority [ Trama/Flashback ]

Mensaje por Jhay el Vie Oct 14, 2016 5:22 pm

Líneas:
163 (si no me equivoco) por lo tanto sumo +3 Stats en: +1 Velocidad +2 Ninjutsu
Jhay
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.