¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Ichimaru the Miner
Hoy a las 5:39 am por Loremaster

» Ficha Shio Nendo
Hoy a las 5:27 am por Ichimaru

» Can we hunt the past? — Part. III [Viaje]
Hoy a las 2:34 am por Ofu

» "You are weak" | Oikawa's Profile
Hoy a las 2:17 am por Oikawa

» Misiones de Howaitohasu
Hoy a las 1:40 am por Sorey Bokushi

» MISIÓN DE RANGO [C]: [RIVALS NOT ALLOWED]
Hoy a las 12:25 am por Afrodita

» Seeking the truth
Ayer a las 11:49 pm por Kohaku ~

» Una aventura de búsqueda.
Ayer a las 11:27 pm por Gouki

» Agua y Fuego
Ayer a las 10:24 pm por Crodos

» "Give me power" - Oikawa
Ayer a las 8:20 pm por Kazuo

» Mysteries on the Aruma {D}
Ayer a las 8:12 pm por Fuka

» [Social] Regreso e ida
Ayer a las 6:32 pm por Uchiha Michi

» Training review || Increase in Chi
Ayer a las 6:13 pm por Kakuja

» Strange event under the tutelage of the damned || Past
Ayer a las 6:05 pm por Kakuja

» Some kind of monster.
Ayer a las 6:00 pm por Chrom

» Misiones | Noche
Ayer a las 5:52 pm por Noche

» Solicitud de mision por parte de Uchiha Michi
Ayer a las 3:34 pm por Uchiha Michi

» Pies over Life
Ayer a las 3:17 pm por Uchiha Michi

» Encounter with the hunters || With Aaron
Ayer a las 9:06 am por Aaron Sureddo

» Revisión de Entrenamientos - H Uchiha
Ayer a las 8:07 am por H Uchiha

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Cryptorchid

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cryptorchid

Mensaje por Pieromaru el Sáb Oct 15, 2016 4:07 pm



El viaje al país del Fuego había sido satisfactorio. Había visitado museos, hablado con sus compañeros de hotel, probado nuevos sabores y adquirido un par de telas que su padre siempre deseaba. Cuando regresase no se podría quejar aunque fuese él quien hubiese aportado parte del dinero que costaba el viaje en barco. Lo había tenido que convencer pues par a él -y su madre, que se había posicionado a su lado- era un gasto de dinero absurdo aunque Pieromaru supiese que no. Le había servido de mucho. Ahora se veía capaz de ir a cualquier lugar sin tenerlo todo extremadamente planeado; algo que le serviría para salir de su círculo de comodidad y poder ir en busca de Sorey si éste se lo pedía.

Pensar en Sorey - y por ende en Taiyo - lo entristeció un poco. ¿Cómo podían haber terminado tan mal las cosas? Se quedó de pie un segundo, recordando los sucesos aún frescos que habían ocurrido en ése pequeño bosque. Taiyo los había despreciado como si se tratasen de alimañas pero aún así no podía enfadarse con él. Aún no había descubierto si era porque se sentía culpable de las acusaciones que hizo en el pasado o porque sabía que terminaría razonando...si es que lo hacía. Tampoco conocía tanto al peliazul; siempre se había mostrado muy reservado.

Suspiró, avanzando entre las calles para ir en busca de algún medio para llegar al puerto; donde dentro de unas horas llegaría al puerto. Según su mapa dos o tres calles más abajo disponían de carruajes donde tenían conexión directa. Sonrió, aún le quedaba algo de tiempo así que podía curiosear un poco por ahí. Miró una tienda de kimonos donde algunos de ellos tenían detalles tan minuciosos que parecía que se tuviesen vida propia. No obstante, el precio era astronómico y sólo se lo podían permitir las clases más acaudaladas.

Siguió mirando aparadores hasta que se encontró con una floristería. Las flores expuestas en la entrada eran grandes y llenas de color así que no parecía el típico tenderete que tenía la mitad de su mercancía marchita. Aquí había dedicación y profesionalidad. Sonrió. Sí; una flor era un pequeño regalo para su madre.

Al entrar en la tienda no pareció haber nadie. Pieromaru esperó unos segundos, sin meter prisa al vendedor, que ya habría escuchado el sonido de la pequeña campana que había instalada en el marco de la puerta. Los ojos de Pieromaru se movieron hasta una majestuosa orquídea de un color blanco impoluto. Se la quedó observando, resiguiendo con la mirada la forma cóncava de la planta, entrándole ganas de tocarla. ¿Sería de plástico?

Pieromaru
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Cryptorchid

Mensaje por Azazel el Sáb Oct 15, 2016 6:56 pm



A Azazel le encantaban los arreglos florales, los hacia por encargo o incluso a veces los hacia para decorar la tienda, como por ejemplo los que había colocado hoy en la entrada, le quedaban preciosos, se notaba que desde pequeño estuvo involucrado en ello. Estuvo casi toda la mañana con los arreglos florales de hoy, preparo dos para la entrada de la floristería y ahora mismo se encontraba preparando otro en la trastienda para una clienta que se lo había pedido específicamente, la señora era habitual y se le debía lo mejor de lo mejor, el arreglo estaba acabado pero faltaba un detalle central que aun no tenia muy claro, de hecho Azazel estaba meditándolo cuando la campanita de la entrada alerto de un posible cliente.

—¡Bienvenido, ahora salgo!— Anuncio llevando el arreglo floral al mostrador.

El pelirrojo destacaba igual de florero que de shinobi, solo que ignorando las ligeras protecciones que lleva de shinobi. Vestía con un peto azul celeste, bajo ella una camisa blanca -bueno, marrón por las manchas de arena- ademas de unos guantes que no cubrían los dedos, negros esta vez, la melena pelirroja con reflejos fucsia estaba sin cubrir esta vez por lo que destacaba junto su heterocromia, marrón miel y azul celeste en los iris. Dejo el centro de mesa en el mostrador viendo a un jovencito que parecía observar una de las flores en exposición, la orquidea blanca.

—¿Puedo ayudarte joven?— pregunto sin acordarse del muchacho. —La orquidea es una flor bastante bella y pura ¿Acaso quieres declararte?— Dijo sonriente y pícaro.

Fue mirando al joven de tanto en tanto mientras seguía trabajando con el arreglo floral; movía y re colocaba algunas flores, a veces incluso cogía algunas del mostrador y las acercaba, parecía que mirase si quedaría bien la mezcla de colores, parecía no acabar de estar decidido.

Azazel
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Cryptorchid

Mensaje por Pieromaru el Sáb Oct 15, 2016 9:01 pm



<<Qué bonita es...¿cuanto costará?.>>

Una voz sacó al pierrot de su particular trance con la orquídea, anunciando que pronto iba a atenderle. Debía ser el encargado o el dueño de la tienda, que estaría ocupado con algún encargo en la trastienda o en otro lugar de la misma floristería. Cuando oyó movimientos cercanos -señal que el dependiente estaba cerca - Pieromaru se alejó dos pasos de la planta. No quería demostrar demasiado interés por si pensaba que la había tocado. O por si parecía demasiado interesado con la flor y por lo consiguiente, tuviese una subida de precio repentina. Ya le había ocurrido una vez cuando compró un jarrón de cerámica y se dio cuenta que su precio se había duplicado porque se había mostrado demasiado apasionado por él. Muy listos eran los tenderos.

El chico que atendía dejó las flores con las que estaba trabajando en el mostrador y no se movió del sitio. Al principio al rubio le llamó la atención la curiosa combinación de colores de su cabello. Rojo intenso y fucsia. ¿Serían naturales? No obstante, cuando se giró se quedó de piedra. El chico había cambiado; era más esbelto y su cara habían perdido rasgos propios de la niñez pero aún los mantenía en la adolescencia. Sin embargo de sus cambios físicos, que también los había tenido Pieromaru, había algo que aún lo hacía único: la heterocromía de sus ojos. Color marrón y azul celeste. Era el chico que iba con Miu Moria en ésa misión. Un encargo siniestro proveniente de una misteriosa persona y que el equipo tres no se había quedado a descubrir porque además del cargado ambiente a muerte los habían traicionado. EL pierrot recordaba escapar por poco después que Moria, otro joven que había salido de la nada y el mismo Azazel se pusieran a favor de los supuestos enemigos.

Pieromaru empequeñeció los ojos. El chico de ojos bicolor no lo reconocía, estaba seguro. Había actuado como si fuese una persona normal. Tragó saliva. ¿Qué podía hacer? Una parte deseaba devolvérsela pero él no era de este tipo de personas. —Sí, envuélvemela...—dijo distraído sin mucho sentido. Además, si no recordaba mal, Azazel se había mostrado un poco reacio a darles la espalda. ¿O era el chico nuevo? —¿De verdad no me recuerdas?—dijo el pierrot, algo sorprendido. —El sobre misterioso, el pueblo masacrado...—apuntó yendo bajando la voz. Él también había olvidado un poco algunas escenas de allá; más que nada, porque había sido una experiencia traumática.



Pieromaru
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Cryptorchid

Mensaje por Azazel el Lun Oct 17, 2016 7:24 pm



No había forma, ese arreglo floral no quedaba sublime como Azazel quería, no encontraba algo perfecto para el centro, ni margaritas, ni rosas, ni flores de loto incluso probo con los delicados dientes de león, pero nada, no encontraba que ponerle. [color=#ff0033]—Ah, estoy bloqueado— Murmuro mientras el nuevo cliente por fin se animaba a decir algo. —¿Eh? ¿Envolverla?— Dijo mirando de arriba a abajo al muchacho. —Muy bien, pero las flores no se envuelven!— Respondió con una sonrisa de oreja a oreja, aun no lo había reconocido. Fue a la trastienda brincando, no estuvo mas que unos segundos, solo para coger una cosa; una especie de cúpula con una base de madera y el domo de un cristal fino y bien limpio. Retiro la orquídea del mostrador y empezó a hacer el traspaso abriendo la cúpula y haciendo el trabajo típico con la arena y las re plantaciones. Durante el proceso Azazel se fijo en que el cliente era bastante joven, de hecho le sonaba un poco, pero no le dio mucha importancia a ese hecho, sino a lo adorable que era que clientes tan jóvenes viniesen a interesarse por las flores o incluso comprar una para una posible pareja, era tan adorable. — Aquí tienes joven, serán quinientos mil ryus y si no puedes pagarlo es un regalo de la casa— Dijo con una sonrisa y gesticulación bastante peculiar y graciosa.

Parecía que el joven no respondiese a semejante cifra, pareciera que su respuesta fuera rememorar el pasado, preguntando si le reconocía, dando detalles sobre cierta misión algo amarga y tétrica donde murió bastante gente. La expresión de Azazel decayó levemente, aunque seguía sonriendo, no era con tanta intensidad. —Entiendo, si, por eso me sonabas, tu eres del trió que huyo, me alegro que sigas con vida.— Sonrió mientras se movía de nuevo hacia el arreglo floral. — Poco después de que os marchaseis un pequeño ejercito vino de vuestra dirección, realmente pensamos que os pillaron y eliminaron, para nuestra fortuna aquella bestia que parecía querernos matar no era lo que parecía, nos ayudo y dio su vida seguramente por nosotros, nos cubrió la retirada, nunca mas supe de el, pero bueno salimos con vida de allí, una pena que no durase mucho.— Entristeció levemente mientras sacaba unos tulipanes de un escaparate algo a la izquierda.

—¿Como te ha ido desde tu marcha? Te llamabas, em...— Se paro a pensar mientras colocaba los tulipanes en el centro del arreglo floral, le dio varias vueltas, pero no recordó. —Ah, perdona no me acuerdo, yo soy Azazel, propietario de esta floristería y guardia de la capital.— acabo diciendo quitándose la arena de la cara. —Listo!—

Se movió al escaparate inmediatamente al frente del conocido para así poder hablar mejor y ver su reacción respecto a la flor y a la historia ademas de con suerte tener una pequeña charla con el.

Azazel
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Cryptorchid

Mensaje por Pieromaru el Mar Oct 18, 2016 9:21 pm



Desde que en su mente había aparecido el recuerdo del pacto de las siete puntas la atención de Pieromaru era mucho menor. Apenas oyó a Azazel estrañarse por la absurda petición que había salido de su boca. Cuando este salió hacia la trastienda a buscar una especie de objeto que servía para decorar la flor. Tenía un soporte de madera y un vidrio cristalino que realzaba la belleza de la orquídea. Azazel parecía tener mucho talento para las flores pero Pieromaru no estaba de humor para admitirlo.

El joven de ojos heterocromáticos comentó algo sobre el coste de las plantas; una cifra astronómica que dejó perplejo al pierrot. —¿C.cómo?—dijo perplejo, sin entender mucho qué significaba aquello. El precio de la flor no podía ser tan caro y lo había acompañado con una sonrisa y una gesticulación muy marcada. Pieromaru hizo una sonrisa, algo cohibido, pero su cara volvió a la neutralidad cuando recordó quién era Azazel.

Cuando el chico escuchó sus palabras su expresión también cambió. Pasó de la alegría exacerbada a moderar un poco más su comportamiento a causa de un halo de tristeza que travesó su cara. El chico se dirigió hacia el arreglo floral de nuevo y Pieromaru dio unos pasos detrás de él. ¿Se estaba escondiendo de algo? Estaba claro que presentarse de esta manera a un casi desconocido no era lo mejor.

<<Quizá le sea demasiado doloroso recordar..>>


No obstante, Azazel  contó la historia que tanto él como Taiyo y Sorey se habían perdido. Los tres habían escapado por un motivo: la traición de sus compañeros que a priori, no estaba prevista. —Huimos porque nos traicionasteis—le recordó con aspereza. Pieromaru sabía que Azazel no había participado en el plan por la sorpresa que éste se había mostrado sorprendido y hasta contrario pero era una espina que el pierrot nunca se había podido sacar y ahora era el momento aunque fuese la persona menos adecuada.—Era un asesino.—comentó fríamente el pierrot. Había masacrado aldeas y aniquilado niños, hombres, mujeres y ancianos. No era una buena persona por mucho que los ayudaste.

Consciente que había creado una especie de clima tenso, poco común en él, que era un shinobi relajadoy rehuía de los problemas. Viendo que Azazel se movía de nuevo, Pieromaru rehizo sus pasos, quedando uno enfrente del otro.  —Me gustaría saber sólo una cosa...¿estaba preparado?—preguntó haciendo referencia a la traición.   —Es decir, de Moria, desgraciadamente, ya me lo esperaba—dijo con fastidio. —Azazel.— repitió su nombre, más para sí mismo que otra cosa. Nunca se habían llevado bien pero Pieromaru se mordió la lengua, evitando criticarla más de lo normal. Seguramente fuesen amigos o miembros del mismo equipo. En silencio, tomó la flor. No se presentó. No quería desviar el tema.
Pieromaru
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Cryptorchid

Mensaje por Azazel el Miér Oct 19, 2016 7:16 pm



Azazel se apoyo en el mostrador mientras el joven Pieromaru soltaba lo que parecía tener guardado desde hace tiempo, mantuvo una ligera sonrisa mas que nada por su actitud positiva en la vida, ademas de que realmente el no había traicionado a nadie, se apenaba del joven que parecía haber sufrido por lo sucedido ese día allí. —¿Conocías a Moria? Debe de haber sido doloroso— Dijo sin moverse apenas, tan solo inclinar un poco la cabeza que ya tenia apoyada entre sus brazos sobre el mostrador, que infantil. —Es cierto que esa persona ha hecho barbaridades, me he pasado casi toda mi vida de “adulto” intentando hacer el bien, que nadie salga herido, que todo el posible sea feliz… no lo he conseguido, no con todos al menos.— El de ojos dispares se incorporo haciendo un signo con la mano para que Pieromaru espere. Fue a la trastienda donde cogió varios platos y una caja donde habían varios dulces, coloco dos platos en el mostrador y se coloco a si mismo un trozo de tarta de crema. —Si quieres adelante, ¿bueno por donde iba? Ya se, veamos, ¿has matado alguna vez a alguien? O mas bien ¿has estado en una batalla con diez, veinte, cien combatientes tal vez? — Hizo una pausa mientras comía algo mas de su azucarado paste, algo que tal vez ocultara su pequeña frustración por el pasado. — Yo he estado en una, cruda, con traiciones y ataques a espaldas de otros, sin poder protegerles a todos, muchos murieron luchando por una mentira, incluso cuando se descubrió, siguieron peleando y muriendo. A veces no hay mas remedio que luchar y hacer cosas desagradables, aunque eso no significa que lo que haces sea menos horrible. El mundo esta en una guerra constante, ya he comprobado con mis propios ojos que la crueldad esta en manos de todos, por hacer y permitir.— Suspiro y se silencio unos minutos mientras seguía comiendo tranquilamente viendo como reaccionaba el chico.

—Respecto a la supuesta traición, realmente me sorprendió que finalmente acabásemos ayudándole, en un principio cargue contra el para reducirle, estaba furioso, supongo que al igual que tu, me esquivo con tanta facilidad, ademas instantes después apareció ese ejercito de bestias, que parecían diez mil veces peores que aquel sujeto, un sujeto que se interpuso a todos ellos salvándonos la vida, quedándose atrás para darnos tiempo, conseguimos huir. —Azazel se acabo el pastel, parecía triste por ello, sera una persona golosa, suspiro. —Respecto a Moria, supongo que debería contarte que le ha ocurrido, ya que parece que la conoces. Ella me siguió a aquel lugar, en un principio fui solo, tras salir vivos de allí. vivimos unos días tranquilos hasta que nos asignaron a una misión en conjunto con otro joven que parecía sencilla.— Hizo una pausa en su habla, esta vez por dificultades a hablar de ello no por su goloseria. —¿Recuerdas la batalla que te he dicho que he vivido? Pues en esa batalla murieron dos shinobi a parte de los guardias y mercenarios.—Azazel pauso antes de dar el nombre que seguramente ya estaba en mente de Pieromaru. —Moria y Gary perecieron allí., según la versión oficial, aunque jamas encontraron sus cuerpos, solo signos de combate, uniéndose así a la lista de mas de treinta muertos o desaparecidos de esa supuesta sencilla misión en la “pacifica” capital del fuego.—

Azazel se incorporo para intentar poner presencia alegre al ambiente. —igualmente no dejes de luchar por lo que crees, yo no lo he hecho—Acabo sentenciando con una sonrisa.

Azazel
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Cryptorchid

Mensaje por Pieromaru el Jue Oct 20, 2016 11:52 pm

Aunque su semblanete era serio; Pieromaru agradecía la tranquilidad y la ambilidad que desprendía Azazel. Estaba ahí, relajado en un mostrador, escuchando una retahíla de cosas que seguramente no le incumbían. Cuando preguntó si Pieromaru conocía a Moria, éste afirmó con la cabeza. —Era una desgraciada—dijo desde el rencor. Moria se la había jugado de pequeño y se la tenía jurada por precisamente eso. Como no tenía contacto con ella, le extrañó el comentario de Azazel pero no dijo nada. ¿No le habría pasado algo a la Hyuuga, no?

Seguidamente Pieromaru escuchó las vivencias del chico con heterocromía. Mientras hablaba el chico el pierrot se sentía cada vez más pequeño y más pequeño. Azazel tenía una visión similar a la suya y de Sorey y al parecer también había tenido que cambiarla, adaptarla, a causa de las vivencias que les había tocado vivir como ninjas. Pieromaru abrió la boca para disculparse pero antes su compañero ya había desaparecido en busca de algo. Volvió con una tarta de crema. Se sirvió un trozo.

En un principio Pieromaru pensó que era de mala educación aceptar un poco de tarta simplemente por la manera en que había hablado a Azazel pero luego se repensó. Iba a tener un viaje largo de vuelta y le quedaba escaso dinero como para pagarse una buena cena. —Gracias—dijo sirviéndose un trozo, más pequeño que el de Azazel. Se llevó una pequeña cucharada (?) a la boca, saboreando la tarta. Estaba deliciosa pero esperó a comunicarlo porque el florista contó que había estado en una guerra donde había muerto mucha gente.Lo había pasado mal. Se notaba por el tono de voz, mucho menos jovial que hacía un rato. —Lo siento. Sé lo que es; supongo.—No quería compararse del todo. La de Azazel parecía mucho más violenta y desesperante que la suya; que sólo había tenido un combate y aunque había pasado miedo; no había visto los horrores de una guerra de verdad. Y suerte tenía porque de lo contrario; no se hubiese repuesto jamás. Un penasmiento cruzó la mente de Pieromaru—¿Donde la encuentras?—preguntó, viendo como Azazel engullía dulce. —La resiliencia, me refiero.—añadió.

La historia del pacto de las siete puntas -así era como se decía en los diarios- fue explicada un poco mejor. En realidad había sido muy raro todo. Cuando el equipo tres logró escapar, escuchaban el ruido de las bestias cerca. Los recuerdos de Pieromaru eran difusos a partir del inicio de la huida. Recordaba correr detrás de Sorey y la cabellera azul de Taiyo, por encima de cadáveres medio devorados de habitantes y el ruido insistente de fauces cercanas. Hizo una mueca. No quería recordar más, mejor olvidar. Zanjó el tema, no preguntando ni contestando nada.

Segundos más tarde, casi se le caería la tarta al suelo. Tal y como se había pensado, Moria estaba muerta. O desaparecida. Pieromaru se había imaginado la muerte de Moria de mil maneras -sobretodo cuando era pequeño, ya que había sido la instigadora de todo el acoso escolar que había sufrido después- pero ahora que era realidad se sentía mal. Mal por ella; que en realidad no se lo merecía, y mal por haber dicho ésa fea palabra delante de un compañero suyo.—Vaya; no sabía...bueno, estas cosas pasa-...no sé que decir, lo siento de verdad. No debí haberle dicho eso...¿estas bien?—preguntó al final tras varias frases inconexas. Se había quedado en shock unos segundos.

La respuesta a la frase motivacional de Azazel fue una sonrisa incómoda.

<<Ya no se en qué creer....>>

.—Por supuesto—dijo con émfasis para no sonar poco convincente.


EDIT para cerrar el rol: Hablaron un poco más y Pieromaru finalmente se despidió. Le caia bien ese Azazel.

Pieromaru
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Cryptorchid

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.