¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Ruined paths {+ Sorey Bokushi || Pieromaru Jisaguro }
Hoy a las 7:03 pm por Uchiha Sukino

» Vagabundeando? [Arashi Tessen]
Hoy a las 7:01 pm por Hinosuke Aburame

» ◈DREAMSEEKER◈
Hoy a las 6:46 pm por Arashi Tessen

» Recolección y Herrería (Ichimaru)
Hoy a las 1:17 pm por Uchiha Sukino

» Drogas de un Zorro ♦ Recoleciones ♦
Hoy a las 1:16 pm por Uchiha Sukino

» Herborista y Alquimista
Hoy a las 1:16 pm por Uchiha Sukino

» Revisión de minería
Hoy a las 1:16 pm por Uchiha Sukino

» Entrenamientos de Dastan
Hoy a las 1:12 pm por Uchiha Sukino

» Revisión
Hoy a las 1:11 pm por Uchiha Sukino

» Nevermore ϟ Afiliación elite
Hoy a las 11:02 am por Invitado

» Un encuentro... ¿Salado?
Hoy a las 10:31 am por Kagaku Gin

» Casi encallados.
Hoy a las 12:56 am por Kibamaru

» Kuroi Tetsu [Perfil]
Hoy a las 12:01 am por Kuroi Tetsu

» Sanshōuo (山椒魚- Salamandra)
Ayer a las 9:00 pm por Gyokuryū Pao

» Hinosuke, un tipo raro
Ayer a las 7:01 pm por Ichimaru

» El enviado de la tormenta - Matires
Ayer a las 6:58 pm por Ichimaru

» Hinosuke Aburame, perfil
Ayer a las 4:55 pm por Hinosuke Aburame

» (2ºExamen Jonnin) Declaración de guerra
Ayer a las 4:41 pm por Uchiha Ōgama

» Duda sobre el peso de las armaduras
Ayer a las 3:15 pm por Dastan O'Donnell

» MISIÓN DE RANGO D: EXOTIC TRAFFIC
Ayer a las 1:41 pm por Razak

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Dishonored | Trama en pasado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dishonored | Trama en pasado

Mensaje por Azula Uchiha el Sáb Dic 03, 2016 10:01 pm


不名誉な

Dishonored

Trama en pasado con Zuko


Zona Alta – Casa Konoe – Atardecer

Ya es hora, Azula-sama —resonó una de las voces femeninas de sus subordinadas, empleadas de su familia. Frente a ella una habitación oscura, una figura con el cabello suelto, de espaldas, en posición de loto; lo que parecía ser una meditación frente a velas aromáticas. La sombra se alargaba por el suelo y escalaba por la pared: irregular e incorpórea, al igual que las pequeñas flamas frente a ella. Tal figura se levantó, resultando ser una chica, esbelta y con su cabello –oscuro como la noche– resbalando desde sus hombros hasta su espalda. Una mirada, de superioridad, punzante y sumamente penetrante que amenazaba con romper la cordura de quien se dignara a hacerle frente.

Su paso le llevó por los pasillos de su gran casa, con paso firme y completamente engrandecido. Sin ninguna palabra ella reclamaba todo lo que le rodeaba, sin inmutarse y con todo el cinismo que pudiese existir. Sus ropajes eran sencillos, delgados y suaves; pronto se internó en otro cuarto, donde sus cuidadoras estaban a la espera de su llegada para cumplir su trabajo, hacer de la adolescente alguien impecable. Entre tanto y tanto, la consentida se relajaba frente a los cuidados; una silueta masculina, y de imponente porte entró: Takao, el padre de Azula: Un hombre que compartía el mismo color de cabello, ojos negros como la noche y un rostro perfilado, severo y sin ningún atisbo de sentimiento más que de una imagen soberbia. —Azula —se hizo escuchar su profunda voz—, es bien sabido que mis expectativas en ti son bastante claras —hizo hincapié en esas palabras, su hija se dignó a darle la vista, asintiendo como parte de su subordinación hacia su poderoso padre. —Lo sé, padre —resolvió por contestar, con confianza en demasía en sus palabras. —. Sabes lo que debes hacer, hoy en el entrenamiento, se te supervisará; tu participación y tus acciones son decisivas. —Agregó antes de que sus vestiduras se ondeasen simultáneamente a su salida del lugar. Y aunque aquel día marcase un comportamiento tan atroz en contra de su propia sangre, no se inmutaría, seguía sonriendo, ansiosa internamente por lo que –probablemente– ocurriría.

Templo – Noche

Las antorchas alrededor de un campo circular estaban siendo encendidas, de igual forma, colindaban las gradas, donde Takao y algunos ancianos del clan observaban desde las sombras, al igual que sus hermanos y, por supuesto, la indignada Haruka, matriarca de la familia. Todos estaban allí para contemplar una batalla sencilla, un entrenamiento entre dos hermanos. Azula, en uno de los extremos del círculo, de cuclillas, con una capa con el emblema honorifico de su familia a sus espaldas. Alzó su mirada hacia su hermano que se posicionaba al otro lado de la circunferencia. Y con el toque de un bombo, fuerte y retumbante, Azula se levantó, dejando caer la prenda al suelo: Estaba con vestiduras pegadas con un par de guantes y una cola de caballo hecha en su cabello. Los orbes ámbar de la fémina salían a relucir gracias a la luz del fuego. En posición de combate: el pie izquierdo atrás, ambos inclinados hacia la siniestra, buscando magnificar la estabilidad sin dejar de lado la posibilidad de la ofensiva. Los tambores estaban a la espera de ser tocados, lo harán cuando el combate empiece y la euforia incremente.



Aclaraciones:

Azu y Zuko deberían de tener el mismo potencial en batalla, por lo que será un encuentro igualado. También queda de tu parte si empezar con el combate o parar hasta donde se levanta y dejarme a mí iniciar.
Espero que te guste~

NPC:

Takao # 0066ff
Sirvienta 01 # ff99ff
Azula Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Dishonored | Trama en pasado

Mensaje por Zuko el Lun Dic 05, 2016 11:50 am


Casa Konoe – Atardecer



Su momento se vio interrumpido cuando el sonido de la puerta rechino en sus espaldas.  Lo que parecía ser un momento tranquilo ahora era interrumpido. A la vistas de cualquier persona se mostraba tranquilo pero se podía notar el sudor patinando por su rostro. Sentía como los pensamientos malos daban vueltas en su cabeza como si de un huracán se tratase “¿Qué es este dolor en mi pecho?¿Miedo…Nervios? Es solo un entrenamiento mas ¿Qué me sucede?” murmuraba en su cabeza mientras tenía la mirada fija en el exterior, en el campo.  Una voz nuevamente lo interrumpió -Zuko-sama es momento de empe…-  el joven interrumpió la palabras de aquel hombre levantando la mano y con un aspecto de disgusto por su presencia. Sin más palabras y manteniendo su gesto, se levantó saliendo de aquella lujosa y espaciada habitación.

Una sala oscura y bastante espaciada se encontraba frente a él.  Solo una vela alumbraba aquel cuarto. Una luz tenue que alumbraba un conjunto de ropas, especialmente preparadas para el joven. Listas para ser usadas en combate. Eran ropas simples, nada llamativas ni lujosas. Solo el, unos cuantos trapos mojados y sus ropas se encontraban en aquella oscuridad. Lentamente dejaba deslizar los trapos, cuidadosamente preparados tras varios minutos en agua tibia. Solía ser hecho por sirvientes pero no disfrutaba de la presencia de aquellas sucias personas, como el solía decir. Su cuerpo había alcanzado la temperatura óptima y ya se había vestido con las nuevas ropas. Un pantalón con un color rojo muy obscuro. Tanto en sus pies como en la parte superior, no vestía ninguna prenda. En su brazo izquierdo llevaba una banda, regalo de su madre hacía ya varios años.

Un largo pasillo se encontraba frente a él. Aquellos pasillos y habitaciones que conocía casi como su propia mano, ahora se le hacían eternos. Aun sentía ese dolor en su pecho “ Es un simple entrenamiento, no hay razón para tener nervios o miedo. Nada pasara ¿No?” el joven buscaba consuelo en sí mismo esperando que una segunda voz apareciera en su cabeza y le resolviera todos los problemas. Estaba listo, el momento había llegado. Aún seguía repitiendo las mismas palabras en su cabeza pero nada se resolvía.

Podía observar el fin del largo camino. El tiempo de espera se había hecho eterno. Aquel sentimiento en su pecho se incrementaba a medida que los segundos pasaban. Su respiración se incrementaba, su sudor se hacía cada vez más notable. Paso por delante de su padre que lo observaba con aquella mirada fría con la que siempre lo recibía -No hagas el ridículo, como siempre.- fueron las palabras que le dedico que no hicieron más que aumentar sus nervios.


Templo – Noche


Un campo circular rodeados por antorchas, se encontraba frente a él.  Su padre y ancianos del clan observaban ubicados en unas gradas. En las mismas se ubicaban su amada madre junto a sus hermanos. Solo faltaba uno, su hermana, que al igual que él se encontraba dentro del campo. Un entrenamiento entre hermanos. Un enfrentamiento contra Azula. La relación con ella nunca había sido como con la de sus otros hermanos. Ellos tenían una relación distinta, no era una relación fraternal.  Ahora ella se encontraba justo en frente. Zuko, en posición de cuclillas, estaba perdido en sus pensamientos. Los tambores comenzaban a sonar, su hermana se levantaba. Los nervios habían llegado al punto máximo, no irían más allá de eso. Dejo escapar un largo suspiro y se levantó. La capa ubicada sobre sus hombros se deslizo hasta caer al suelo. Sus músculos en desarrollo brillaban con la luz de las antorchas. El momento había llegado. Un combate entre hermanos que marcaría al joven para siempre.


Aclaraciones:
Dividí el post como lo hiciste vos para dejarlo más ordenado, espero que no te moleste cualquier cosa avisa. Te dejo el primer movimiento hermanita, nos vamos a divertir mucho xD
NPC:

# cc3300 Sirviente dos
# 0066ff Takao
Zuko
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Dishonored | Trama en pasado

Mensaje por Azula Uchiha el Lun Dic 05, 2016 9:46 pm


Zuzu, espero que entiendas, esto no es personal —pudo musitar, con suavidad y condescendencia. Como si sus palabras estuvieran llenas de pena, llenas de lástima por el contrario. Echó una fugaz mirada por los alrededores, por el efecto de la luz llameante poco se podía ver fuera del círculo, lo cual le obligaba a enfocarse completamente en su oponente: Sin ningún sentimiento negativo que le pudiese afectar a su estabilidad física planteaba su atroz objetivo, de aquella zona saldría un vencedor y se decidiría su destino. La confianza nunca faltaba, tanto que se transformaba en palpable prepotencia.


Y tras el leve soplido que se filtró de las afuera por las pequeñas ventanillas del campo circular la tensión incrementó a tal punto que la inminente pelea era requerida por el ruidoso silencio. Una sonrisa fugaz y su pie derecho se enderezó, marcando la dirección de la posterior carrera, utilizando su siniestra como impulso hacia el frente. Su torso se adelantaba, en una postura feroz y netamente ofensiva; se comió la poca distancia que los separaba en pocos instantes. Clavaba su sagaz mirada en los orbes de color familiar, como si tratara de escavar en su interior y hacerle temblar sin ponerle un dedo encima, amedrantar sin ninguna palabra, sólo con sus gestos.

Como parte de sus contundentes movimientos llevó su puño diestro a una elevación relevante, como si intentara atacar por tal costado con dicho puño, sin embargo, paró en seco con su pie siniestro a unos cuantos centímetros, marcando una distancia prudente para la ejecución de movimientos cuerpo a cuerpo: flexionó su rodilla izquierda y despegaba su pierna diestra de forma lateral, giró su torso al unísono con su pelvis, inclinando sutilmente su cuerpo hacia atrás –utilizaba su cuerpo como peso para la elevación de su pierna y el giro marcaba la potencia complementaria de sus fortificados músculos–,  permitiendo la transformación de lo que parecía ser un derechazo a una potente patada del mismo lado guiada directamente a la parte superior de la mandíbula –o en otras palabras, en la cápsula articular izquierda, zona muy sensible al dolor–, flexionando y alargando rápidamente para buscar golpear, utilizando su pie base como eje de su leve giro. Por la reducida distancia no buscaba golpear con el empeine, sino utilizar la espinilla de su pierna para potenciar el impacto. Ambos brazos subieron hacia su torso, buscando cubrir un posible contraataque.

Su ferocidad poco podía ser igualada por su hermano, aquel sentimiento agresivo, tan abrasador como el fuego era único de la fémina. Buscaba destruir hasta que sólo quedaran cenizas. Los tambores retumbaban con un excitante ritmo, buscando ser el combustible de la crecida flama bélica que se desataba sobre el suelo de piedra pulida. Sus –tenues– músculos se marcaban por el esfuerzo y su cabello se ondeó por la inercia. Agresiva pero firme, su fuerte no era el combate cuerpo a cuerpo pero su actitud y aptitud demostraban lo contrario, no habían debilidades en su físico o eso buscaba demostrar: Miedo, miedo infundía y ella misma escribía la derrota de su contrincante con cada movimiento.
Azula Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Dishonored | Trama en pasado

Mensaje por Zuko el Mar Dic 06, 2016 5:55 pm


Los tambores sonaban. Los oídos de Zuko podían oírlos retumbar en toda su cabeza. Ya se encontraba de pie. Los nervios habían llegado a tope. Su cuerpo sudaba sin parar. Pudo oír con claridad las palabras de su hermana, casi como si le estuviese susurrando en el oído. Sus palabras parecían reales, sinceras, salidas del corazón pero Zuko la conocía, sabía que no era cierto. Si había alguien que disfrutaría de esa situación era su hermana menor Azula. Aquella batalla, sea un entrenamiento o un enfrentamiento a muerte definiría el futuro de aquellos dos

El viento se hizo presente en aquel campo de batalla, rodeado de antorchas. La batalla comenzó. Zuko tomo su posición tradicional, el pie izquierdo delante y el derecho detrás dándole firmeza y capacidad de movimientos. Su brazo izquierdo arriba cubriendo cualquier amenaza mientras el derecho lo mantenía flexionado contra su estómago, listo para atacar. Como era de esperarse el primer movimiento lo tomo Azula. Acabo con la distancia que los separaba a ambos rápidamente y ahora miraba a los ojos de Zuko que aun lidiaba con el hecho de luchar contra su hermana pero al mismo tiempo sabía que tenía que humillarla para que su padre este orgullo de él y por primera vez en su vida, sentir honor por sí mismo.

El brazo derecho de Azula se movió. Parecía que sería un golpe directo hacia Zuko pero freno y cambio sus movimientos. La rodilla izquierda de la dama se flexiono y utilizando todo el peso de su cuerpo, lanzaba una patada lateral hacia la mandíbula del joven. El Uchiha llego a observar los cambios de movimientos de su hermana, quizá sus capacidades no igualaban a la de sus hermanos pero no era ningún principiante. Azula buscaba aprovechar la dureza de la espinilla para golpear la mandíbula del pelinegro. Zuko utilizo su antebrazo para interceptar la trayectoria de la patada. Su antebrazo estaba a un ángulo de noventa grados respecto a su codo. Esto le permitiría utilizar toda la fuerza de su hombro y su brazo para absorber la potencia de tal golpe.

“Ya comenzó” comento en su cabeza mientras su brazo chocaba con la espinilla de su hermana menor, ahora rival. La patada llevaba tal agresividad que a pesar de cubrirse pudo sentir un pequeño dolor en su brazo. Su antebrazo se mantuvo firme, en ningún momento perdió su posición. Al mismo tiempo que las extremidades de los hermanos golpeaban, utilizando su pie delantero como apoyo, buscaría con su pierda derecha dar un golpe en la espinilla de la pierna de apoyo de Azula. Aprovechando su pie de apoyo acompañaría al golpe con un pequeño giro de su cadera para darle más ferocidad.

Él no quería luchar con su hermana pero quería recuperar a su padre. Sentir ese honor que sus hermanos sentía y que él nunca había podido experimentar. Por suerte le había tocado luchar con Azula, su relación con ella respecto a sus otros hermanos era más conflictiva. Pero a pesar de todo era su hermana y la quería, no buscaría lastimar solo derribar y probar su valía.

Zuko
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Dishonored | Trama en pasado

Mensaje por Azula Uchiha el Miér Dic 07, 2016 12:31 am


Lamentablemente para Zuko, Azula no buscaba sólo derribar y terminar el combate, quería generar dolor y humillación. Ella no se detendría hasta verlo en el suelo, posiblemente sangrando. Desataría su usual crueldad vestida por el simple entrenamiento, no le había dado razones a su padre o a los ancianos para que desconfiaran, historia diferente con su madre y su hermano, quien sí habían observado tal maldad que gobernaba en el reino de su aguda mente. La predisposición a los movimientos poco agresivos y el simple hecho de querer acabar la contienda tirando a la azabache al suelo dejaba un campo reducido de posibilidades a los cuales podía acudir su contrincante, se estaba volviendo predecible; todo lo contrario a la postura de la fémina.

Exhaló un poco de aire antes de trancar su garganta al momento del golpe, eran técnicas de respiración que le fueron enseñadas para potenciar los esfuerzos que hacia su cuerpo, dejando salir pequeñas cantidades de aire con cada impacto. Y como era de esperarse, el bloqueo de su hermano fue efectivo. Pero al ya saber la predisposición de acciones podía intuir que los golpes siguientes buscarían desestabilizarla y echarla al suelo. Ahora mismo estaba dos pasos por delante con respecto a la anticipación. Observó cómo su cuerpo se giraba para dar cierta patada baja, ciertamente, tal movimiento al ser tan predecible sería la siguiente brecha en tal inestable ataque. Su pierna retrocedió de inmediato al ser repelida por el brazo ajeno, buscando flexionarse para posicionarse en el suelo y servir de posterior pilar.

«Eres débil, esa es la razón del combate» Resonó en la soledad de sus pensamientos. Simultáneamente al bloqueo y acorde al contraataque enemigo todo su torso se agachó, llevando con su mano izquierda la delantera hacia el lugar de impacto –deducido tras la altura tomada de la pierna contraria–. Resolvió por desviar hacia abajo el impacto y proceder con un agarre firme alrededor de su tobillo antes de la colisión, esto acompañado con otra exhalación corta y rápida. Tras el agarre –debido a la posición de la patada resultaría difícil no ser presa del enganche– haló inmediatamente hacia atrás, buscando sacar de balance el cuerpo masculino –lo cual era lo más probable– al mismo tiempo que cerraba todo su codo derecho para formar una punta contundente, apuntando a la boca del estómago –llamado plexo solar, con el objetivo de provocar un sinfín de consecuencias que lo sacarían del combate– de manera ascendente, buscando, con tal inclinación, burlar la guardia que su pariente poseía a tal altura. Trazando un desplazamiento diagonal y utilizando su pie derecho –posado luego de la patada al costado izquierdo de Zuko– como base, llevó todo su cuerpo hacia adelante con ayuda del impulso que proporcionaba su pie izquierdo, moviéndose unos cuantos centímetros, los suficiente como para que su codo colisionara con la zona abdominal superior, con rapidez y fuerza –además de traslado de su pie diestro más atrás del costado siniestro de su opositor; junto al jalón propinado –y posible desestabilización– dejaba con pocas posibilidades al otro. Recuperando la misma altura que antes tenía, potenciando el desplazamiento con la flexión rápida de ambas rodillas. Exhalaría una vez más, de forma rápida, lista para inhalar luego del choque de forma lenta.

Buscaba herir el diafragma e interrumpir el ritmo normal de la respiración contraria, además de provocar mucho dolor. Sabía jugar las posibilidades a su favor, era bien sabido que sus capacidades eran similares, sin embargo, la poca decisión ajena provocaba debilidades que su hermana estaba gustosa de explotar hasta el último segundo. Pequeñas gotas resbalaban por su nuca, el calor de su cuerpo incrementaba, causado por las antorchar y por el furor del momento. Se divertía, ignoraba la presión que existía en el campo, como si ya supiera el fatídico futuro del honor de su frágil hermano.


Acotación:

Recuerdo que es una batalla de iguales, debe haber esfuerzo. No podemos bloquear e inmutarnos, de lo contrario habría diferencia de poder.
Cualquier duda puedes mandarme un MP
¡Saludos~!
Azula Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Dishonored | Trama en pasado

Mensaje por Zuko el Lun Dic 12, 2016 2:04 pm

Zuko no quería llevar a cabo ese combate. No tenía interés en luchar contra su hermana pero no tenía otra opción tenía que demostrar ante su padre y los otros ancianos su capacidades. No podía fallar, tenía que demostrar lo que valía. Blanco y negro era su relación con su hermana. Eran totalmente distintos, uno solo buscaba terminar el combate derribando sin herir. Su hermana, en cambio, buscaba herir, sangrar. Esto no estaba explicito pero la conocía, el sabia que ella quería eso.

Su bloqueo había sido satisfactorio, podía sentir pequeños puntazos moviéndose a lo largo de todo su antebrazo. El golpe de su hermana había tenido mucha potencia. Su cometido había sido logrado pero con un golpe así, cualquier persona que recibiera ese golpe caería instantáneamente. Al mismo tiempo su pierna derecha giraba, buscando su objetivo, la pierna de apoyo de su hermana. Parecía que el golpe iba a llegar a su objetivo pero fue interrumpido por el brazo de su hermana, que se había colocado en posición de cuclillas, logrando que su golpe se desviara hacia abajo. No había terminado ahí pudo sentir como su tobillo era tomado al tiempo que era bloqueado. Sintió un largo tirón que logro desplomarlo en el suelo, sintió su espalda golpeando al suelo con una gran furia. Un suspiro huyo de su boca cuando su espalda golpeo el suelo. El codo derecho de su hermana, en forma de punta, tenía una trayectoria directa a la boca de su estomago, un golpe así lo hubiera dejado fuera de combate. Logro interponer ambas manos en la trayectoria del golpe y desviándolo hacia su izquierda –derecha de azula-. Debía atacar, no podía simplemente defenderse y esperar ganar aquel combate. De reojo observo a su familia, a sus hermanos y a su madre. La visión de ellos era borrosa, el golpe que había recibido al tocar el suelo hacia su parte y a esto se le sumaba el hecho de que, el fuego de las antorchas lo hacía aun mas difícil “No puedo fallar.” resonó en su cabeza. Su pierna libre –pierna izquierda- estaba recostada en el suelo desde el momento que él había caído. Partiendo desde el suelo, su empeine tenia marcada una trayectoria directa hacia las costillas de la joven que parecía dominar el combate.

El entrenamiento comenzaba a tornarse más tenso. Los nervios de Zuko aun seguían a flor de piel, no podía fallar y lo sabía. Su relación con su padre estaba en el momento más tenso. Si desistía en aquel combate podría pasar cualquier cosa pero también sabia que su madre estaría a su lado, defendiéndolo como siempre hacia

Off:
Perdón por lo corto pero con esto de no tener pc me estoy volviendo loco. Puede que la próxima respuesta me lleve un tiempo, al menos hasta que ya tenga la pc sanita y como nueva. Te dejo mi skype : tobipleita por cualquier cosa que quieras, ya que no me voy a poder conectar al foro.

Zuko
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Dishonored | Trama en pasado

Mensaje por Azula Uchiha el Jue Dic 15, 2016 1:00 pm


El descenso del otro marcó el comienzo del final. Azula, llena de satisfacción, daría el golpe de gracia y dejaría claro una vez por todas. Podía sentir las miradas de todos sobre ella: angustia por su madre, curiosidad por sus hermanos, orgullo por su padre y los ancianos, quienes observaban con detenimiento, sin ningún sentimiento resaltante. El viento no parecía correr, como si todo estuviera detenido, sólo sentible el caos del enfrentamiento. Pero cuando ellos notaron la invisibilidad que tenían sobre los combatientes, tuvieron que tomar cartas en el asunto: Takao, severo como naturalmente lo era con todos, ordenó a uno de sus hermanos que apagara las antorchas que no permitían la visibilidad, y así lo hizo; apagó las más cercanas a las gradas, dejando mejor la visualización del combate.

La punzada de su codo fue desviado, un casi inaudible “tsk” se escuchó desde sus dientes por el fallo de su propio golpe. Sin embargo, la caída del otro le facilitaba las cosas en todos los ámbitos. Su postura volvió a ser firme, permitiendo responder de manera concisa frente a la contraofensiva que tuviera pensada el masculino frente a ella. Tales acciones no tardaron en aparecer, y como golpes desesperados se hicieron ver a los espectadores. Su padre quería aplastar a Zuko con la ayuda de su hermana por el simple hecho de llenar de deshonra a su familia, y por supuesto, eso sí era evidente para los ancianos, quienes ya habían hablado al respecto con el patriarca: era eso o hacer de Zuko un verdugo sin escrúpulos, lo cual era más improbable. La pérdida del combate era simplemente una excusa para eliminar tal debilidad de la familia, iniciar la ida de su hijo fuera de la honorable familia Konoe. Los tambores pararon momentáneamente, pero retomaron el ritmo rápido de la percusión cuando la fémina, con un movimiento rápido, endureciendo sus músculos del brazo, se preparó para bloquear exitosamente la patada: un dolor punzante en su antebrazo y su cuerpo se echó un poco hacia la izquierda al absorber el impacto. Un sutil quejido salió de entre sus pronunciados labios, pero como si ese golpe sólo avivara las llamas de lo inminente, la fémina retomó el porte y se alistó para actuar, finalmente.

Al repeler la patada, se colocó de rodillas encima de su hermano; rápidamente buscó encajar un golpe con su puño izquierdo: iba con fuerza e ira; él era el preferido de su madre, cuya mujer sólo veía a un monstruo en el interior de su propia hija. La envidia detonaba la fuerza necesaria para que el impacto fuera doloroso. Sin embargo, como una secuencia y de manera inesperada su chakra se moldeó en sus puños. El fuego se adueñó de sus manos. Su madre abrió de par en par sus ojos al ver cómo Azula alzaba su diestra con la palma abierta y buscaba encajar un golpe en el rostro de su amado hijo: Si hacía contacto el dolor sería insoportable y la quemadura totalmente atroz. Takao sonrió, Haruka tapó su grito con ambas manos y los ancianos se vieron sorprendido por la ferocidad de sus actos. El Hi Tora, el jutsu de estilo fuego que permitía envolver sus puños en el elemento, al parecer, el patriarca de la familia Konoe había enseñado muy bien a su hija: Ella era ejemplar y poderosa, sin atisbo de remordimiento, no existía debilidad emocional en ella.

Ella estaba destinada para algo grande, al contrario que su hermano, él estaba sentenciado a la deshora y el exilio
Azula Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Dishonored | Trama en pasado

Mensaje por Zuko el Vie Dic 16, 2016 11:15 pm

La batalla había llegado a su temple, estaba en su punto máximo. Zuko había golpeado el suelo, un golpe seco contra el suelo que le había quitado el aire, momentáneamente. Una cadena de movimientos había encontrado lugar entre su hermana y el. Golpes que buscaban terminar el combate. La mirada de todos los ajenos al combate se posaban sobre ellos. Desde los ancianos que observaban el combate junto a su padre, hasta sus hermanos. En una de las miradas se podía notar un rasgo de angustia, temor, preocupación, era la mirada de la mujer que más lo amaba, su madre. La oscuridad llego a la circunferencia donde el enfrentamiento entre hermano se llevaba a cabo. Su padre, el honorifico Takao, había dado la orden a uno de sus hijos restantes de  apagar todas las antorchas, que obstruían la vista de los allí presentes.

Desde el suelo había logrado desviar el ataque de su hermana, el cual buscaba golpear directamente en el estomago del pelinegro. Había logrado interponer sus manos para defenderse del golpe. Con su pierna izquierda, en un acto desesperado, buscaba lastimar el lado derecho de su hermana. Desde el momento en que había tocado el suelo, su hermana había pasado a estar en la posición dominante en el combate. Él lo sabía, estaba desesperado y sus movimientos lo demostraban, su mente se había ido del combate. Ya sentía la furia de su padre descargándose contra él, el llanto de su madre observando la situación, la desdicha de su hermano al observar tal situación. Las palabras de Azula buscando lastimar pero camufladas de manera cariñosa. No sería la primera vez que recibiera el enojo de su padre de manera directa pero esta vez algo le decía que todo iba a ser diferente.

Su golpe, ese manotazo de ahogado, había sido repelido por el antebrazo de su hermano casi de la misma manera de la que él había repelido su golpe, algunos movimientos atrás. No había razón para creer que el golpe llegaría a destino. El combate había sentenciado desde el momento que su espalda había golpeado contra el suelo. Una gran presión se podía sentir contra su pecho. Su hermana, la joven y perfecta Azula, había colocado las rodillas sobre su cuerpo. Aun resentido por el golpe en la espalda, sumando la posición de su hermana lo habían incapacitado -Perdí.- susurro, solo él y su hermana podían oír tal volumen de voz. Se podía notar el odio, la ira en su rostro y en ese golpe que iba directamente hacia el ojo izquierdo del Uchiha.

-¡Aaaaahhhhh!- el grito resonó en el templo, los tambores callaron, el sollozo parecía nunca callar. Solo su grito se podía oír en aquel lugar. El ardor era se intensificaba con el paso de los segundos. Su ojo, podía sentir como se quemaba como el fuego crecía como el dolor en su ojo. Todo había terminado de la peor manera. Sus ojos se cerraban lentamente, se desmayaba. Su cuerpo había llegado al límite, no podía aguantar el dolor, ni física ni mentalmente. El grito de su madre se podía oír de fondo, el asombro de sus hermanos, la sonrisa de su padre. De alguna manera podía verlo todo quizá lo imaginaba pero lo sentía tan real  -¿Qué pasara ahora?- susurro hasta que finalmente sus ojos cayeron ante el cansancio, terminando con el dolor intenso que se expandía por su ojo izquierdo. Esta situación dejaría un recuerdo, una cicatriz que lo marcaria para siempre.


Última edición por Zuko el Vie Dic 16, 2016 11:17 pm, editado 1 vez (Razón : me equivoque con el color de las palabras xD)
Zuko
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Dishonored | Trama en pasado

Mensaje por Azula Uchiha el Mar Dic 20, 2016 7:08 pm


La mirada de Takao se llenó de siniestra satisfacción, alzando su barbilla y clavando su enfoque visual sin ningún tipo de misericordia, sin inmutarse por los gritos de su hijo. El rostro de sorpresa que tenía los hermanos tenían cierto miedo dentro de ellas, ver cómo Azula, con crueldad, desenvolvía tales actos sin pensárselo. Ellos sabían que estaba pactado con su padre, pero lo que no sabían era hasta qué punto podía llevar el castigo y el egoísmo del patriarca. La madre, destrozada por ver tal atrocidad, dejaba que sus lágrimas fluyeran sin parar por sus níveas mejillas. Los ancianos se levantaron, sin muchas palabras que agregar a lo que estaba pasando: realmente estaban de acuerdo el moldear con mano de hierro a una de las mejores familias, aunque pareciera excesivo: —Es suficiente, Azula —levantó la voz uno de los mayores, su voz imponía sumo respeto. Sin dar mayor palabra se retiraron, no tenían ganas de ver un espectáculo liderado por las emociones, no querían decepcionarse más por parte de la familia: primero su hijo, un hombre débil y luego su madre, que consentía tal comportamiento.

Cuando los ancianos abandonaron la sala; Haruka, renunciando a la impotencia, se levantó de las gradas, dispuesta a cuidar de su hijo. Takao le tomó por la muñeca, clavando sus imponentes ojos en ella, escarbando y plantando miedo, como siempre hacía desde que la familia se empezó a desboronar. —¡Suéltame ahora! —ordenó la mujer, que con suficiente fuerza se zafó de su agarre. Ahora no tenía temor, tenía rabia y mucho dolor en su corazón. Azula se levantó y le dio la cara a su madre, interponiéndose entre su hermano y su madre. Al igual que su padre, con la mirada buscaba generar miedo, eran tal para cual. Haruka, quien aún tenía esperanzas en la humanidad de Azula, acortó distancia y con mirada condescendiente, de dolor y cierta lástima, le dijo: —Hija, aún tengo fe en ti. Por favor... —la azabache no hizo más que levantar el mentón y elevar su ceja derecha, sin ningún tipo de respeto y con un sentimiento prepotente que buscaba aplasta las palabras penosas de su madre: —Tú le hiciste débil, madre. Los dos merecen alejarse de esta familia. No son más que un estorbo. —La mayor respiró profundo, mas sus lágrimas cayeron con más rapidez. Sus manos temblaban y la ira predominó. Con su siniestra le dio una bofetada en el rostro de su hija: el sonido inundó por un instante toda la habitación, haciendo eco en la misma. Dejó los dedos marcados en su piel. Azula, adolorida volteó la cara al momento del impacto, llevando rápidamente su mano al lugar. Su madre tenía mucha fuerza, nunca había sentido un golpe proveniente de ella. —Eres un monstruo, Azula. Apártate —una expresión de rabia y decepción vestía el húmedo rostro de la mujer. La menor, instintivamente luego de su amonestación se puso a un lado.

Zuko queda fuera de nuestra familia —dictaminó Takao, con fuerza en su voz. Haruka intentó curarle más su estado sentimental nublaba su mente y desestabilizaba su chakra, imposibilitando el uso de este. Sólo le abrazó y cargó fuera del lugar. Azula aún quedaba estática, petrificada, con la mano aún en su adolorida mejilla: sintió como una gota de sangre resbaló desde su labio hasta su uniforme. Su padre se acercó y colocó su mano en el hombro de la fémina: —Estoy orgulloso de ti, Azula —pero eso no pudo eclipsar el odio que ahora creaba en su ardiente corazón.

“Un odio que perduraría a través de los años. Oscuro y retorcido”
Azula Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Dishonored | Trama en pasado

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.