¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» "You are weak" | Oikawa's Profile
Hoy a las 2:17 am por Oikawa

» Misiones de Howaitohasu
Hoy a las 1:40 am por Sorey Bokushi

» MISIÓN DE RANGO [C]: [RIVALS NOT ALLOWED]
Hoy a las 12:25 am por Afrodita

» Seeking the truth
Ayer a las 11:49 pm por Kohaku ~

» Una aventura de búsqueda.
Ayer a las 11:27 pm por Gouki

» Agua y Fuego
Ayer a las 10:24 pm por Crodos

» "Give me power" - Oikawa
Ayer a las 8:20 pm por Kazuo

» Mysteries on the Aruma {D}
Ayer a las 8:12 pm por Fuka

» [Social] Regreso e ida
Ayer a las 6:32 pm por Uchiha Michi

» Training review || Increase in Chi
Ayer a las 6:13 pm por Kakuja

» Strange event under the tutelage of the damned || Past
Ayer a las 6:05 pm por Kakuja

» Some kind of monster.
Ayer a las 6:00 pm por Chrom

» Misiones | Noche
Ayer a las 5:52 pm por Noche

» Solicitud de mision por parte de Uchiha Michi
Ayer a las 3:34 pm por Uchiha Michi

» Pies over Life
Ayer a las 3:17 pm por Uchiha Michi

» Encounter with the hunters || With Aaron
Ayer a las 9:06 am por Aaron Sureddo

» Revisión de Entrenamientos - H Uchiha
Ayer a las 8:07 am por H Uchiha

» Primer Entrenamiento: Fuerza
Ayer a las 8:01 am por H Uchiha

» Tablón de Misiones - H Uchiha
Ayer a las 5:59 am por H Uchiha

» The enmities must be temporary / Ryō Gameshi
Ayer a las 5:19 am por Ryō Gameshi

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Los tres guardias

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los tres guardias

Mensaje por Crodos el Sáb Dic 24, 2016 2:00 pm

Las calles de la aldea estaban inundadas de gente. Crodos llevaba su mochila de viaje preparada en la espalda. Su vestimenta negra contrastaba con las ataduras rojas de su cuerpo, en sus piernas, brazos y cintura, además de su coleta. La cabeza del muchacho estaba invadida de ideas sobre lo que debería hacer o no. Su intención era irse de la ciudad y volver al País de la Luna, donde tenía su hogar. Sabía que Jan le dio esa libertad por algo, tenía que crecer, vivir su propia vida, entonces cayó en una posibilidad, quedarse en el País del Fuego y empezar algo desde ahí. Fue entonces cuando chocó con un transeúnte un tanto grosero que ni se disculpó. El giro que le proporciono el golpe permitió que el coletas se fijara en un hombre con la vestimenta típica de Jan cerca de lo que parecía un tablón de anuncios.

Tras esquivar a la gente que no paraba de cruzarse en el camino del muchacho llegó hasta el hombre con carteles en la mano. El hombre puso un cartel en el tablón, luego otro y luego otro. Cada uno de ellos fue leído por Crodos nada más ponerse. Los leyó y decidió. El hombre ya se estaba yendo y se percató de que el muchacho con pintas de ninja había arrancado uno de esos anunció y se adentraba de nuevo en el centro de la aldea.



Crodos consiguió averiguar donde tenía que ir, una vez en ese lugar volvió a mirar el papel, en este ponía lo siguiente:

Misión de rango D: Lost in… Before the battle?
Recompensa: 500 Ryō

Fuertes, raudos, valientes, seres imprescindibles para un gran feudo ¿Qué sería la dama de fuego sin tan respetado poder bélico? Probablemente escucharías mucho menos su nombre de lo que se hace ahora. Sin embargo, a pesar de esa fama aún sigue pasando que algunos guardias se pierden de sus prácticas y labores de reconocimiento, el Sargento Kahue Tatsu ha decidido contratar las habilidades de un ninja, preferiblemente rápido y astuto, la única labor que tiene es encontrar a 3 de sus hombres perdidos en la capital, traerlos hacia el para que estén preparados para las labores. Se sospechan de varios lugares, que se te darán como indicio, también se te describirán físicamente, solo debes procurar seguir estos datos y dar tu mejor esfuerzo en ello. La misión será bien pagada a penas estén todos listos para partir, no se dudara en poner el dinero en tus manos si tu trabajo es impecable.
Punto de contacto: Sargento Kahue Tatsu


-Rango D… es posible que se clasifiquen por dificultad…- En ese momento recordó los dos papeles restantes de aquel tablón, en uno ponía Rango C y otro rango B. La razón por la cual elijio la D es muy simple. Si tenía que empezar su propia vida que mejor manera que empezar con cosas sencillas, las otras parecían más tediosas y complejas para el nivel que tenía Crodos.

-Veamos cómo va la cosa…

El muchacho entró en el edificio y fue directo a la mesa que tenía enfrente, entonces puso el papel en la mesa antes de que la persona que se hallaba detrás de esta pudiera hablar.

-Vaya, pero si hace nada que la hemos ido a poner…¿Cómo es que te llamas muchacho?

-Crodos, ¿dónde he de ir?

-Vaya, parece que tenemos un entusiasta…-Dorothy era una mujer que no destacaba por su físico, aunque su uniforme hacía que algunos se preguntarán que tendría debajo.- Veamos… sube las escaleras centrales y en el primer piso ves a la puerta del sargento, él te dará toda la información, siempre y cuando te acepte como misionero.-Dijo con una sonrisa un tanto despectiva.

Crodos cogió el papel y fue al despacho del sargento. Toco y el mismo sargento le abrió la puerta.

-¿Si?, ¿te has perdido chaval?- El sargento era un hombre muy esbelto y tenía una pinta muy dura. Alguna que otra cicatriz en la cara demostraba que había sido hombre de batalla. El uniforme le hacía aún más grande.

-Vengo por la misión de cobardes, mi nombre es Crodos- El muchacho alzo el papel al Sargento y esté lo cogió de un tirón y miro con fiereza al criajo que había ofendido a los de su mando.

-¿Cobardes dices?-En ese momento Crodos no aparto la vista del Sargento y esté entendió a que se debía esas palabras. No era un insulto sino un adjetivo para identificar a los usuarios de la búsqueda. Cierto es que eran cobardes pero se conocían entre todos y algo más que la simple cobardía tenía que haber. El sargento pensó que el muchacho estaba preparado puesto que sus vestimentas no eran de una persona que vendiese pan o que obrase la tierra.-Bien…Seguramente sea tu primera misión, o incluso no sepas que es una misión, pero aún asi veo tu predisposición fuerte. Estas son las fichas de los individuos que debes encontrar. Como ves deben estar por los alrededores, deben presentarse de inmediato para la preparación previa a la batalla. No se admiten fallos, la dama de fuego no puede perder ningún soldado. Tu objetivo es traerlos ante mí, entonces habrás cumplido la misión y oficialmente habrás contribuido al feudo Kakkioaru’en. Mucha suerte pequeñajo, ahora ve.

-¿Dama de fuego?¿feudo Kakkioaru’en?...-Todo eso le sonaba a nuevo a Crodos, Jan nunca le había contado mucha cosa lo cual llevó a que la curiosidad del muchacho creciese ya que le irritaba no saber sobre las cosas. Ya descubriría más adelante a que se refería el sargento. Bajo las escaleras y paso corriendo por delante de la mesa de Dorothy, esta se exaltó y una vez pasó Crodos una hoja caía encima de la mesa de la mujer, la cual lo cogió y siguió la trayectoria del muchacho con la mirada mientras una mueca se dibujaba en la comisura del labio.

-Veamos, uno de los hombres se dice llamar Ryu y la última vez que se le vio fue en la taberna de Hank que está a tres cuadras de aquí, veamos que nos depara.

La taberna de Hank estaba cerrada, era muy temprano para que una taberna como esa abriese entonces Crodos pensó otra opción. Buscó por los callejones próximos a esa taberna, al no ver a Ryu el siguiente punto sería su casa, miro la ficha de Ryu y localizo con ayuda de un viandante la ubicación de esta.

Crodos tocó a la puerta de lo que parecían unos apartamentos. Nadie abrió la puerta, en ese momento el coletas se posiciono en una ventana para ver si visualizaba algo del interior.-¡Bingo!- Ryu estaba tirado en el suelo del comedor, parecía dormido. El muchacho puso sus manos en la ventana y tiro hacía arriba con el objetivo de subir la ventana para poder entrar, parece ser que no estaba puesto el seguro así que no le costó nada en absoluto. Una vez dentro el olor que emanaba Ryu era repugnante. –Me recuerda a Jan cuando celebrábamos sus misiones.- Intentó despertar al hombre resacoso del suelo, al no conseguirlo verbalmente cogió un cazo y lo lleno de agua. Al tirárselo en la cabeza Ryu se despertó asustado y desubicado. Pregunto quién era Crodos y que hacia ahí. El muchacho le explico todo y el hombre recobro el sentido y comenzó a cambiarse y se metió en la ducha, se cambió y salieron ambos por la puerta, está vez fue Crodos quien cerró el pestillo de la ventana antes de salir mirando a Ryu con superioridad. El resacoso ya estaba camino del sargento, faltaban dos más, y el siguiente era Carmelo. Pensando en el último recurso que tomó con Ryu, Crodos decidió empezar por la casa de Carmelo y de ahí en adelante vería.

Llego a la puerta de Carmelo, vivía en un bloque de pisos y estaba en el quinto puerta B.

[Toc-Toc]

-¿Te puedo ayudar?- La voz venia de detrás de Crodos. Según la ficha parecía Carmelo, y tenía pinta de haber ido a comprar.

-El sargento Kahue Tatsu quiere veros, debeís presentaros ante el ya.

En ese momento los ojos de Carmelo se dilataron. –Mierda no me digas que era hoy… Y como sabe este mocoso acerca del sargento… Mierda seguro que Ryu tampoco ha ido, me dijo que se pasaría por la taberna… joder maldito borracho.- Fue entonces cuando Carmelo sin mediar palabra soltó las bolsas y salió corriendo por las escaleras. Crodos se quedó perplejo, y entonces fue bajando las escaleras mientras visualizaba su siguiente objetivo. Khal.

De repente Carmelo comenzó a subir las escaleras, Crodos lo siguió mientras le decía:
-¡El sargento Kahue Tatsu me manda para que te presentes ante él, no puedes volver a desaparecer!

Carmelo cogió sus bolsas y se paró al oír eso. –Osea que el sargento te ha mandado a reclutarme, ahora entiendo… No voy a desaparecer, lo único es que acabo de hacer la compra y no puedo dejar todo esto aquí, se pondrá malo, además he de coger unas cosas antes. No tardare, tranquilo pequeño los mayores sabemos lo que hacemos.- Dicho eso entro en su casa sin cerrar la puerta. –Conque sabéis lo que hacéis… ya veo… Un borracho y un despistado… ¿Qué será el siguiente?- Crodos no iba a irse hasta ver que Carmelo saliera de su casa así que se apoyó en la pared y empezó a ojear la ficha de Khal.

Al salir, Carmelo visualizo la ficha que sostenía Crodos. –Así que tienes que ir a por él también… seguro que el Sargento se decepcionara… mucha suerte muchacho.- Dicho esto Carmelo desapareció escaleras abajo.

No entendía a que se refería con todo eso pero le quedaba uno y debía darse prisa ya que el sol empezaba a caer.
La ubicación de la casa estaba situada en los límites de la aldea. Por lo que parecía era un buen sitio para empezar la búsqueda. De nuevo Crodos tocó a la puerta. Nada más hacerlo un llanto de un bebé sonó cual timbre.
Quien abrió la puerta no fue Khal. Una mujer con un pelo castaño suelo, con un kimono de estar por casa y con un rostro cansado vio al joven de vestimenta negra enfrente de su puerta.

-¿Sí?- Dijo la mujer.

-Buscaba a Khal, ¿es aquí donde puedo encontrarlo?

A lo lejos se oía como el bebe poco a poco iba calmándose mientras una voz le encandilaba. Khal se acercó poco a poco entre las sombras hacía la puerta, y preguntó.

-¿Se puede saber quién eres y con qué motivo me buscas joven?

-Soy Crodos y el sargento Kahue Tatsu exige tu presencia en su oficina.

-Ya veo… así que te han reclutado como buscador de los ausentes a la reunión de ayer. Se ve que estas empezando así que seré claro, dile al sargento que no iré.- Su mujer agacho levemente la cabeza.- Ya puedes marcharte, gracias por venir- con un codo Khal fue empujando poco a poco la puerta, su mujer dio unos pasos atrás y Crodos reaccionó parando la puerta.

-Si tu ausencia tiene un motivo me gustaría saberlo.- Crodos no podía dejar las cosas así, le podían las ganas de cerrar las cosas. Algo sin más le fastidiaba mucho y debía aclarar siempre todo.

-Como decía eres muy joven para entenderlo, de nuevo gracias.- De nuevo siguió empujando pero notó que la mano ejercía fuerza para impedirlo, eso le sorprendió.

-Por favor no me subestimes, soy joven pero no un cabezahueca.- Su mirada era fija y decisiva. Eso hizo que Khal suspirase.

-Veamos… tengo una hija, y una mujer a las que quiero, no voy a dejarlas por una estúpida misión. Ya no soy tan joven, y la lucha por los territorios debe acabar, no pienso tomar parte de esto. Seguramente no lo entiendas, pero se pierde mucho en esas misiones, más de lo que se gana… Así que no, no volveré.

-Entiendo… una vez una persona me dijo que las luchas más importantes son aquellas que libramos por defender a los que más queremos… Y gracias a esas luchas estoy hoy aquí, espero que tu hija este tan orgullosa como yo de mis padres. Que tenga un buen día.- La cara de Khal demostró que esas palabras le tocaron. Sin mirar atrás Crodos marchó hacia la oficina del sargento.

...

Pasando por la recepción y haciendo un gesto de saludo a Dorothy, el muchacho subió las escaleras y fue hacía la oficina del sargento, esta vez tocó y entró sin más. Dentro estaban reunidos el sargento, Ryu y Carmelo. Estaban separados por una mesa en la cual había mucho papeleo. Al fondo estaba el sargento y justo enfrente los dos individuos. Los tres estaban sentados y parecía que había interrumpido una conversación.

-¿Y bien?, ¿Dónde está Khal?- Crodos hizo un gesto de indiferencia, subiendo los hombros y echándose a un lado. En ese momento Khal entró por la puerta. Cabizbajo pidió permiso para entrar y se sentó junto a sus compañeros. Carmelo y Ryu estaban sorprendidos de verle y no entendían como ese muchacho le hizo entrar en razón. El Sargento sonriente le dijo:

-Veo que has demostrado que tienes habilidades. Estamos muy agradecidos, ves a Dorothy y ella te pagará por tus actos. Ve en paz.

Crodos asintió sonriente y se despidió de los tres guardias. Khal le respondió con una sonrisa y una inclinación de cabeza en significado de gracias, sabía que ahora deberá proteger a quien más ama, su familia.
Crodos
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.