¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Clan Densetsu
Hoy a las 9:22 pm por Ion

» Makishima Senji missions plank
Hoy a las 8:55 pm por Gakumon

» A Burning Country, with a quiet Welcome[Viaje]
Hoy a las 7:24 pm por Azteroz

» Identification of Makishima
Hoy a las 7:05 pm por Uchiha Sukino

» Red Road || Técnicas
Hoy a las 7:02 pm por Gakumon

» Profile of Makishima Senju
Hoy a las 8:40 am por Makishima Senju

» Misión de rango C: control de la insurgencia (Reigns need kings) parte II
Hoy a las 5:39 am por Samekage

» The night is dark and full of terrors [Misión rango S]
Hoy a las 3:48 am por Uchiha Sukino

» —War Returns △
Hoy a las 2:36 am por Yanzo Yūgure

» MISIÓN DE RANGO C: EL CAMINO DE KIMATA(Irma Israfael,Ryu Yokarashi + libre)
Hoy a las 1:24 am por Hushika Kugutsu

» Entrenamientos de Irma
Hoy a las 12:35 am por Irma Israfael

» Hidari y Migi
Ayer a las 11:28 pm por Gakumon

» Befehle an die Göttin
Ayer a las 10:34 pm por Selene Bokushi

» Viaje- Llegada al Infierno
Ayer a las 10:16 pm por Kaji

» Misiones| Theramar
Ayer a las 8:58 pm por Gakumon

» Negocios al Caer [Viaje]
Ayer a las 6:38 pm por Hushika Kugutsu

» —Red Ryō △ Jiran's Missions
Ayer a las 3:27 am por Jiran

» The Jewel Chariot.
Ayer a las 2:55 am por Jiran

» Mod of Recolection
Ayer a las 12:39 am por Kurosaki

» Volviendo a viejas costumbres
Ayer a las 12:36 am por Kurosaki

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


El tiempo es oro!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El tiempo es oro!

Mensaje por Tatsumaru el Mar Ene 03, 2017 11:48 pm

Era temprano por la mañana, para el momento en que Tatsumaru llegaba al pie de la montaña, apenas alcanzaba a salir el sol por entre las formaciones rocosas. El clima era frío, la altura y el pasar de la noche se encargan de bajar la temperatura ridículamente en las Montañas, pero el Yamanaka estaba más que decidió que mientras los demás dormían el debía aprovechar el tiempo para volverse más fuerte, y solo por su voluntad estaba ahí listo para mejorar.

Dejó su katana recargada en una roca, mientras Tatsumaru hacía algo de calentamiento, por más aburrido que pareciera, las katas eran parte importante de su entrenamiento con el cual mejoraba sus movimientos, la fuerza, precisión y hasta un poco la gracia con la que realizaba los movimientos. -Bien creo que es tiempo de empezar con katas sin armas, algo para mejorar el control de chakra- pensó para sus adentros, cada kata tenía su por que, y normalmente se analizaba a si mismo para determinar que debía mejorar, y siendo sinceros, es lo mejor que podía hacer, ya que no tenía a algún shinobi que le pudiera ayudar a entrenar algo un poco más... activo.

Tras unos 15 minutos de calentamiento y katas, Tatsumaru se recargó en una piedra justo a lado de su katana, para tomar algo de aire y beber un poco de agua, el día ya estaba siendo provechoso para Tatsumaru, puesto que podría presentarse temprano para que le dieran alguna misión, estaba pensando seriamente en presentar el examen chunnin por lo cual tiene que ponerse al corriente con las misiones.
Tatsumaru
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: El tiempo es oro!

Mensaje por Zen Aburame el Miér Ene 04, 2017 12:38 am

Era de temprano en la mañana, pero ya había gente recorriendo los caminos sinuosos que se habían paso a través de las montañas. Sinuosos… Silenciosos… Y en algunos casos también mortales. Pues muchos eran los bandidos que acechaban a cualquier viajero cansado y despistado que se encontrara al alcance de su cuchillo. Pero no era el caso del caminante de esta historia. El no sería emboscado. Y eso era una suerte tanto para el como para los bandidos. Pues una legión se encontraba en su interior, legión que no duraría ni un instante en emerger para proteger su hogar si se encontraba en peligro.

¿Y qué era lo que arrastraba a esta persona y sus polvorientas sandalias a recorrer esos senderos? Pues ya llevaba largo tiempo persiguiendo a un viejo conocido suyo. Un shinobi de su mismo feudo con el que había jugado de niño y forjado una ligera amistad, aunque no muy estrecha. Al menos no por el momento. Aun recordaba aquellas tardes de verano jugando al escondite. Siempre le encontraba y nunca conseguía pillarle. No es de extrañar que terminase perdiendo el interés por dicho entretenimiento. No le generaba ningún aliciente, pues siempre perdía.

Les distanciaba unos treinta pasos, más o menos, procurando no ser descubierto por su “victima”, aunque algo le decía que había fallado en su intención y que simplemente actuaba como que no sabía nada de su presencia. En sus bolsillos se hallaban un puñado de rocas que había ido recolectando según caminaba. Planas y de pequeño tamaño. Ideales para atizarle en la cabeza desde una distancia moderada. Casi se sentía tentado de comenzar a apedrearle desde la distancia, pero se contuvo. Debía esperar a una situación algo más favorable, en la que estuviera quieto y fuera más fácil acertarle.

Y parece que ese momento llego. Tras practicar katas de combate (cosa que Zen consideraba un poco inútil, porque en mitad de una pelea no te vas a poner a recordar dicha secuencia de movimientos. Bien porque su continuidad se vea truncada por el contrario o simplemente por lo rápido de los sucesos en combate), se apoyó en una roca con la intención de descansar. Antes de que se diera cuenta, una de las piedras se despedía de sus dedos. Dejaría al descubierto suposición, detrás de un árbol a unos diez metros de distancia y a las 5 de su objetivo, pero si le acertaba en todo el cogote habría merecido la pena.


Off rol: Lineas 28

Datos:
• Ninjutsu: 6
   • Taijutsu: 3
   • Genjutsu: 1
   • Velocidad: 5
   • Resistencia: 3
   • Fuerza: 2

Piedras restantes : 9
Zen Aburame
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: El tiempo es oro!

Mensaje por Tatsumaru el Miér Ene 04, 2017 4:59 pm

Había sido un buen inicio de entrenamiento, y Tatsumaru apenas se disponía a descansar un poco, para después entrar a la siguiente fase del entrenamiento, había estado tan concentrado en lo suyo que no había detectado un chakra que estaba ya muy cerca de él. Al percatarse de esa presencia volteo al lugar de donde provenía esa energía para solo alcanzar a ver como es que una piedra se estrellaba contra su frente sin tener ninguna posibilidad de esquivarla.

"¿Qué rayos fue eso?"
Dijo Tatsumaru en voz alta sobándose la frente con mucho ímpetu, esa piedra dio justo en el blanco "¿Quién anda ahí?" pregunto un tanto irritado puesto que además de interrumpir su entrenamiento, por si fuera poco le dieron con una piedra justo entre los ojos. Tatsumaru recogió la piedra con la cual le fue herido y apunto hacia el árbol donde estaba seguro que se escondía su atacante. "Veo que no saldrás cobarde, no se quien eres, pero de algo si puedes estar seguro, ahora sabrás quien soy yo" Dijo con un aire solemne pero muy exagerado y ridículo, cualquiera que lo hubiera escuchado seguro no lo creería loco.

Tatsumaru se preparó para el contra ataque, tomó una segunda piedra del suelo y analizando bien la distancia y los ángulos dio un brinco hacia un lado para ayudarse un poco por la curvatura del proyectil, y utilizando su ojo de águila, lanzó una piedra hacia un costado del árbol y una segunda piedra que le golpearía en el aire y cambiaría la trayectoria de la primera  -Seguro le pegaré- pensó el Yamanaka optimista.

Al caer después de su brinco, justo al tocar el suelo, dio la espalda al árbol y mirando sobre su hombro derecho dijo "Espero no haberte herido demasiado" esbozando una sonrisa confianzuda.
Tatsumaru
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: El tiempo es oro!

Mensaje por Zen Aburame el Miér Ene 04, 2017 5:55 pm

- ¡Si! – Grito susurrando el Aburame, cerrando su mano en un puño y haciendo un gesto de triunfo. Tal como era su intención, la piedra le dio justo en el entrecejo. De seguro le dejaría una marca, la cual sería cuanto menos humillante por el lugar en el que se situaba. Mas aquello no duraría demasiado. Mientras se aguantaba las carcajadas por las palabras del Yamanaka, este había cogido la piedra que lo lastimo en compañía de otra.  Sendas piedras volaron prestas, golpeando la segunda a la primera con el objetivo de cambiar su trayectoria y golpear desde un ángulo imposible.

La piedra golpeo al Aburame, aunque no fue tan doloroso como la que él le había propinado en la cabeza. Solo su hombro fue golpeado y aunque no fue lo suficientemente fuerte como para obligarle a omitir sonido de queja, igual lo hizo. – ¡AYYY! - Dejo salir de entre sus labios con el afán de complacer los intentos del joven de devolvérsela. *Tiene puntería el condenado. Pero igual seguro que puedo sorprenderle* Pensó mientras se frotaba el hombro magullado.

De entre las mangas de su hombro herido, surgió un enjambre que, silencioso, formo una réplica exacta de Zen. Este le entrego una piedra para que se la escondiera y usarla en algún momento dado. Mientras tanto, el original se embarcaría en un viaje subterráneo, iniciado fuera de la vista de Tatsumaru. Sin duda conseguiría engañarle haciéndole creer que el clon era el original.

La copia salió de entre los árboles, frotándose la cabeza como si ese fuera el punto impactado por el proyectil. Exhibiendo una sonrisa, en el que se expresaba más su deseo de venganza que de amabilidad, se acercó sin prisa a donde se encontraba el pelianaranjado hasta quedar a unos cinco metros. Por su parte, el original se había deslizado hasta ganarle la espalda (O lo que debía ser su espalda, pues el Yamanaka le estaba dando en ese momento la espalda al clon, por lo que más bien le había ganado el frente). En su viaje había abandonado un par de cientos de insectos que se adueñarían del terreno por un par de minutos, tal vez más.

El suelo se agrieto ligeramente un segundo antes de que surgiera el Aburame. - ¡Te pille! - Su brazo izquierdo cruzaba su torso hasta situarse la mano justo encima del hombro derecho. Tan pronto como se encontrara a la altura apropiada, barrería la zona con el mismo, propinándole un golpe lateral, mas esa no era su principal intención. Oculta en dicha mano, una hembra de kikaichû se mantenía inactiva en espera de ser depositada en el cuerpo del Yamanaka. Si lo golpeaba, la hembra caería sin más entre los ropajes del chico, pero si le conseguía esquivar era tan fácil como aprovechar el impulso del ataque para lanzarla en la dirección pertinente.


Tatsu había cometido un pequeño error que nunca debía haber cometido. En esos momentos se encontraba desarmado, pues al saltar para lanzar las piedras, se había alejado de su espada, quedando a unos tres metros de la misma. Distancia insignificante, y más teniendo en cuenta que aquello se trataba de un simple juego, pero igual podría haberla usado envainada para propinarle un par de golpes. Golpes que ahora mismo nunca realizaría por que los iba a realizar todos él.


Off-rol : Lineas 37 || Totales 65

Datos:
• Ninjutsu: 6
   • Taijutsu: 3
   • Genjutsu: 1
   • Velocidad: 5
   • Resistencia: 3
   • Fuerza: 2

Piedras restantes : 9(Una la tiene el clon)

Tecnicas empleadas



Kikaichū no Jutsu (寄壊蟲の術, técnica de los insectos de destrucción parasitaria): Técnica pasiva y fundamental, base de todas las demás técnicas del clan Aburame. Al ser transformado en una colmena para los kikaichū al momento de nacer, el ninja Aburame obtiene la capacidad de comunicarse con toda clase de insectos, los que siguen todas sus órdenes, al pie de la letra y sin importar cuáles sean; sin embargo, su vínculo más fuerte siempre será con sus kikaichū.

La restricción de esta técnica radica en la cantidad de insectos que el Aburame puede liberar para sus técnicas, ya que, si bien éstos son inagotables, su uso excesivo puede significar una reducción importante de la población de kikaichū en su cuerpo, lo que se traduciría en una merma de insectos para las técnicas futuras.

El ninja Aburame puede utilizar cuatro técnicas diferentes relacionadas con sus insectos (entiéndase, kikaichū) antes de verse obligado a esperar tres turnos consecutivos sin liberar kikaichū para que la población alcance sus números normales. A medida que ascienda de rango, el Aburame podrá realizar dos técnicas adicionales por cada rango obtenido, alcanzando un máximo de diez técnicas. Mientras la colmena reestablece sus números, ésta se alimenta del chakra del Aburame, consumiendo el 20% de éste durante el tiempo de espera. Si los niveles de chakra del ninja disminuyen demasiado, la producción de nuevos insectos se detiene y deberá depender de los que se encuentren fuera de su cuerpo.

Otra restricción a esta técnica es el uso de insectos kikaichū hembra, ya que éstos son los más valiosos dentro de cada colmena debido a que se relacionan directamente con la tarea de reproducción y mantención de la población dentro de la misma. El ninja Aburame sólo podrá utilizar diez kikaichū hembra por combate, reestableciendo dicha cantidad al término de la pelea.

Mushi Bunshin no Jutsu (蟲分身の術, técnica del clon de insectos): Técnica secreta en la cual millares de insectos kikaichū se reúnen en un sólo lugar y toman la apariencia del Aburame o la de cualquier persona que éste desee. El clon es muy elaborado, tanto como para confundir con facilidad al clon con el original, por lo que puede ser usado como señuelo o para una táctica de distracción. Su poder de ataque y velocidad están directamente relacionados con la habilidad del ninja con el ninjutsu. El clon se descompone en insectos al ser golpeado, y debido a que está formado por insectos, puede reformarse de forma muy veloz, aunque no soporta más de dos golpes antes de deshacerse al recibir el 3ro, sin embargo las explosiones o fuertes jutsus elementales de katon y raiton pueden deshacerlos facilmente. Al estar formados por insectos las armas arrojadizas pequeñas (kunais, shurikens, sembons y similares) los atraviesan sin destruirlos. Pueden usar armas, pero no realizar jutsus. Estos clones pueden engañar al sharingan pues llevan el mismo chakra que el usuario, pero no al Byakugan pues este puede ver claramente su composición, tambien pueden engañar al olfato pues llevan el mismo olor corporal del Aburame. Cuando estos clones son destruidos el usuario puede recuperar la información que poseían si al menos un insecto de los que lo conformaban sobrevive.

Total 2 tecnicas Aburame



Doton: Moguragakure no Jutsu (土遁・土竜隠れの術, Elemento Tierra: Jutsu de la Ocultación como un Topo):
[Invariable]
Sin la necesidad de realizar sellos, el ninja puede introducirse en la tierra, cavando un agujero en ésta, y trasladarse por ella sin dificultad alguna. Esta técnica es muy útil para huidas rápidas. El usuario puede detectar a sus rivales estando bajo el suelo a pesar de no poder ver lo que ocurre en la superficie. No es posible realizar otros jutsus mientras se está oculto bajo la tierra.
Zen Aburame
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: El tiempo es oro!

Mensaje por Tatsumaru el Miér Ene 04, 2017 7:26 pm

Casi instantáneamente se escuchó a alguien gritar por el golpe con la piedra -Le di- pensó sonriendo el Yamanaka, unos segundos después su agresor se hizo visible ante Tatsumaru, para su sorpresa la persona que le arrojo la piedra era Zen, un chico de clan Aburame con el cual jugaba cuando eran pequeños, hace algo de tiempo que no se veían con frecuencia, pero para Tatsumaru un amigo siempre lo será hasta que se demuestre lo contrario.

Con una sonrisa el Yamanaka voltea a donde su compañero estaba y moviendo la mano enérgicamente le dice "Hola Zen, mucho tiempo sin verte amigo" acabado de decir y sin más preámbulo, escuchó como se cuarteaba la tierra a sus espaldas, en ese momento por segunda ocasión en ese momento, lo habían sorprendido sin estar concentrado para detectar el chakra de los enemigos, por lo que en ese justo momento, entre el el sonido del suelo, su efímero segundo de detención de chakra y ese peculiar 'Te pille' el joven Yamanaka trató de esquivar el golpe, pero el tiempo no le dio para hacerlo, por lo que el golpe lo resivio directo en el brazo, lo cual fue lo único que alcanzó a interponer entre su rostro y la bofetada del Aburame.

El golpe fue bueno, sin mucha fuerza debía confesar, pero aún así el Yamanaka decidió ocultarse rápidamente detrás de una roca -Uff, eso estuvo cerca... aunque ese golpe no valía la pena esquivar, en fin, parece que el chico de los bichos quiere jugar así que juguemos- Pensó para sus adentros, Tatsumaru sabía que eso no era una pelea de verdad, pero no dejaría que el Aburame le ganara tan fácilmente.

-Veamos, el clan Aburame es conocido por su manera de combatir a larga distancia, yo soy un peleador de corta distancia, así que por ese lado estoy frito, por otro lado mi espada esta en aquella roca, por lo que creo que lo primero será tenerla de vuelta- una vez razonado todo aquello, el Yamanaka se dispuso a la acción "Quieres jugar Zen, pues entonces juguemos!" dijo lo suficientemente fuerte para que lo escuchara" En la posición que se encontraba ya era obvio que había un clon con el cual lo engaño.

Lo más rápido que su habilidad le permitía realizo uno sellos para 'Doton: Kage Bunshin' Y dicho esto de su boca expulsó una especie le lodo que se formó rápidamente en un clon exacto de él, con la diferencia de un aspecto rocoso "Fase 1 listo, ahora vamos con esto" realizo sellos nuevamente para utilizar 'Doton: Ganchūsō' está técnica permitía crear hasta 6 pilares, pero Tatsumaru sabía que no era buena idea gastar tanto chakra, por lo que solo creo 3, estos pilares estaban destinados uno para Zen, uno para el Clon del Aburame y uno para su Katana, la cual por la potencia del pilar sería empujada hacia donde se encontraba oculto el Yamanaka, con suerte alcanzaría a pegarle a alguno de ellos, la verdad no era su técnica favorita pero le era útil en ese momento.

La katana voló hacia donde Tatsumaru, mientras se encontraba en el aire, Tatsumaru realizó una serie de sellos el cual ahora estaría listo para aplicar. Tatsumaru tomó su katana de un brinco y sin más, con su espada en la funda, se dirigió a toda velocidad contra el Aburame que le había pegado con anterioridad.

Jutsus:
Jutsu Reemplazo de Cuerpo (変わり身の術, Kawarimi no Jutsu):
[Progresiva de cantidad | Ninjutsu]
Esta técnica es un Ninjutsu el cual permite al ejecutor del mismo cambiar de lugar con otro objeto como por ejemplo un tronco, un animal o incluso un ser vivo a su alcance (3 mts). Esta técnica se considera una extensión del Bunshin no jutsu y el Shunshin no jutsu por medio de los cuales el shinobi reemplaza su cuerpo por una falso sustituto con la imagen de si mismo y luego con una gran velocidad se mueve u oculta en las cercanías. Se utiliza para poder esquivar un ataque y a la vez confundir al rival, haciéndole creer que ha acertado el mismo, para poder atacarlo por sorpresa o bien huir del lugar. El jutsu debe ser preparado con anticipación por lo que sólo puede usarse si se ha anunciado un jutsu oculto en un turno anterior, además,luego de preparar un kawarimi el usuario no puede realizar otras técnicas hasta que se realice el reemplazo, sin embargo si puede moverse e incluso atacar usando armas hasta ser golpeado, sólo se restringen acciones que impliquen usar chakra pues las mismas anularian la tecnica preparada. Esto es igual aún para shinobis de los más altos rangos pues esta es una técnica que exige una gran habilidad. El kawarimi es activado cuando el ejecutor recibe un golpe, entonces el ninja es envuelto por una pantalla de humo y se mueve a una gran velocidad dejando atrás al remplazo con su apariencia. Sólo se puede utilizar si el ejecutor no está inmovilizado o atrapado y si su chakra no está sellado. Los sellos de manos son obligatorios. Todo esto quiere decir que un Kawarimi obligadamente será la última técnica de un turno y la primera en ser revelada al siguiente. El ejecutor del jutsu no podrá cambiar de lugar con el cuerpo de un oponente, aliado o NPC, pero si con un clon de los mismos. Es un jutsu que consume mucho chakra y fuerza el cuerpo por ello su uso es limitado, tanto que luego del primer kawarimi los siguientes restarán al usuario 1 punto de VEL (cada uno) hasta el final del combate.

Gennin: 1 vez por combate.
Chunnin: 2 veces por combate.
Jounin: 3 veces por combate.
Sannin: Hasta 4 veces.

Doton: Kage Bunshin (土遁・影分身, Elemento Tierra: Clon de tierra):
[Progresiva de volumen | Ninjutsu]
El ninja, tras una serie de sellos, crea un clon de tierra que es capaz de manipular las técnicas de la naturaleza Doton, del nivel del ejecutor (consumen chakra al usuario). Pueden utilizar el manejo de armas. Sólo pueden ser creados a partir de una fuente natural de tierra, roca, arena o similar. Tienen una gran resistencia pudiendo aguantar una cantidad de dos golpes de su nivel o una explosión pequeña y seguir luchando. Su fuerza dependen del ninjutsu del usuario, pero su velocidad es siempre lenta (Nin/2). Estos clones presentan un aspecto rocoso haciéndolos claramente distinguibles del original.

Gennin: 1 clon.
Chunnin: 2 clones.
Jounnin: 3 clones.
Sannin: 4 clones.

Elemento Tierra: Pilares de Roca (土遁・岩柱槍 Doton: Ganchūsō)
[No progresiva | Ninjutsu]
Luego de realizar una serie de sellos, el usuario crea unas pocas columnas de rocas filosas que sobresalen del suelo para insertar al objetivo. Los pilares de roca traspasarán cualquier objeto que se encuentren en su destino. Se puede crear un máximo de seis de estas columnas. Cada una puede llegar a medir metro y medio de longitud.
Tatsumaru
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: El tiempo es oro!

Mensaje por Zen Aburame el Jue Ene 05, 2017 12:23 pm

Desgraciadamente, aunque su golpe impacto, el Yamanaka llego gusto a tiempo para cubrirse y amortiguar el golpe. Una pena. Le hubiera gustado dejarle una oreja palpitante para que le recordara con cariño la próxima hora. Pero no todo fue una desilusión. El principal objetivo del golpe no era el golpe en sí, si no depositar a la hembra de kikaichû en el chico. Inmerso en la batalla, y debido al pequeño tamaño del insecto, no se percataría de como este terminaría encaramándose al pelo y contemplar el espectáculo desde una posición privilegiada. Y al Aburame no le preocupaba que fuera descubierta al trepar por el cuello de su amigo, pues la particularidad de los kikaichû es que no estimulaban el sentido del tacto al caminar.

*Ya eres mío* Pensó mientras terminaba de impactar el golpe para que, segundos después, Tatsu retrocediera como un conejillo asustado, escondiéndose finalmente tras una roca, a unos doce metros de su posición original y a nueve del clon de Zen. ¿Qué haría ahora? ¿Intentaría atinarle nuevamente con piedras? Porque de ser así, no funcionaría en lo más mínimo. El Aburame se encontraba alerta y listo para esquivar cualquier ataque a distancia… pero no tanto como para esperar uno desde bajo tierra.

Un pilar broto desde la tierra y amenazo con atravesarle. Menos mal que la velocidad de la técnica no fue demasiada y le dio tiempo para dar un pequeño salto hacia atrás. La punta de aquella púa de piedra a punto estuvo de hacerle un ombligo nuevo. -Desgraciado…¡¡¡Y SI ME DAS ¿QUE?!!!- Grito alzando su puño enfurecido por la acción de quien se suponía que era su compañero. Por su parte, el clon fue víctima del mismo ataque y no tuvo tanta suerte. Más centrado en el bien estar de la colmena y en su enemigo escondido tras la roca, el pilar le atravesó el abdomen descomponiendo el área afectada en cientos de insectos. Aun así, no era un clon normal y corriente, como cualquier otro. Tan pronto como se desplazó de su posición original para ir acercándose a su original, los insectos volvieron a formar la zona faltante.

A pesar de lo ocurrido, fue imposible que pasara desapercibida una espada voladora que se dirigía hacia la posición del Yamanaka, impulsada por un pilar que recién había aparecido en su posición.  *Solo tres ¿Es ese su límite o es que es demasiado vago como para formar más? * Fue la duda que se formuló en la mente del shinobi. Ahora solo cabía esperar que era lo próximo que haría Tatsu.

Y allí iba. Precipitándose en un ataque frontal contra el Aburame. Que inocente si pensaba que con eso conseguiría acercarse al parcheado sin consecuencias. El clon, a unos cinco metros de distancia ahora del original, arrojo la piedra que tenía justo delante del Yamanaka. El objetivo no era golpearle, si no obligarle a variar su velocidad si no quería ser golpeado. O por lo menos distraerlo al recibir un ataque desde un ángulo distinto al de su objetivo. Una vez hecho esto, iría a reunirse con su creador. Por su parte el original extendió los brazos y miles de insectos brotaron formando un muro de cuatro metros de largo por tres de alto. Era una técnica defensiva ante cualquier cosa que pudiera intentar el espadachín. Pero al contrario que otras muchas técnicas defensivas, esta no estaba basada en un objeto inanimado. La componían un incontable número de seres vivos. Por lo que al mismo tiempo que defendían al original, irían avanzando hacia el espadachín.

Un muro viviente que no dudaría en tragarse a Tatsu si le daba la oportunidad. Y de ahí, el combate estaría terminado, pues comenzarían a drenarle el chakra (Y de haber sido un combate real, también separarían la carne del hueso). Por su parte, Zen avanzaría junto al muro, situándose a un metro de distancia del mismo. Y aprovechando aquella pantalla que bloquea la visión de su contrincante, creo un clon más a sus espaldas, situado a otro metro más o menos. Cuanto más complicado le pusiera al Yamanaka averiguar la posición del original, mejor.


Off-rol: Lineas 43 || Totales 108
Datos:

• Ninjutsu: 6
   • Taijutsu: 3
   • Genjutsu: 1
   • Velocidad: 5
   • Resistencia: 3
   • Fuerza: 2

Piedras restantes : 8

Tecnicas empleadas


Mushi Kabe no Jutsu (蟲壁の術, técnica del muro de insectos): Técnica que consiste en la liberación de insectos kikaichū, los cuales se posicionan frente al ninja Aburame a modo de escudo, para así protegerlo de ataques frontales de bajo nivel. El muro es lo suficientemente grande como para proteger a cinco personas, siendo más fuerte en el sector del medio y perdiendo fuerza en los costados.

Mushi Bunshin no Jutsu (蟲分身の術, técnica del clon de insectos): Técnica secreta en la cual millares de insectos kikaichū se reúnen en un sólo lugar y toman la apariencia del Aburame o la de cualquier persona que éste desee. El clon es muy elaborado, tanto como para confundir con facilidad al clon con el original, por lo que puede ser usado como señuelo o para una táctica de distracción. Su poder de ataque y velocidad están directamente relacionados con la habilidad del ninja con el ninjutsu. El clon se descompone en insectos al ser golpeado, y debido a que está formado por insectos, puede reformarse de forma muy veloz, aunque no soporta más de dos golpes antes de deshacerse al recibir el 3ro, sin embargo las explosiones o fuertes jutsus elementales de katon y raiton pueden deshacerlos facilmente. Al estar formados por insectos las armas arrojadizas pequeñas (kunais, shurikens, sembons y similares) los atraviesan sin destruirlos. Pueden usar armas, pero no realizar jutsus. Estos clones pueden engañar al sharingan pues llevan el mismo chakra que el usuario, pero no al Byakugan pues este puede ver claramente su composición, tambien pueden engañar al olfato pues llevan el mismo olor corporal del Aburame. Cuando estos clones son destruidos el usuario puede recuperar la información que poseían si al menos un insecto de los que lo conformaban sobrevive.

Total 4 tecnicas Aburame
Tiempo de espera hasta la proxima liberacion: 3 turnos
Nota para moderadores: Debido a un error anterior, Tatsu se ha olvidado de cambiar el kawarimi y sustituirlo por una tecnica oculta.
Zen Aburame
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: El tiempo es oro!

Mensaje por Tatsumaru el Jue Ene 05, 2017 6:25 pm

Tatsumaru sonrió al escuchar a su compañero gritarle por las estacas que creo para atacarlo, la verdad sabía que no era para tanto, pero le causo aún así mucha gracia al shinobi de cabellos naranja.

Tatsumaru avanzaba a toda velocidad hacia el Aburame, cuando, una inmensa pared de bichos se formó frente al –Esto no es bueno, detesto a los ninjas de larga distancia- pensó un tanto molesto, la verdad que le era muy complicado acercársele a alguien como Zen, así que estaba listo para arriesgarse en algo que quizá sea su último movimiento antes de no saber que rayos hacer.

El Clon de tierra empezó a correr a máxima velocidad  para alcanzar a Tatsumaru, como bien sabido es, esos clones son muy lentos por lo que tardaría un par de segundos en llegar. Mientras Tatsumaru corría hacia el muro, notó como una piedra se acercaba a toda velocidad directo a su cara –Esta vez no- y con un movimiento rápido bloqueo la piedra con su guardamano, dejando la piedra caer en el suelo, quizá esta era la única oportunidad que tenia el Yamanaka para vencer a su contrincante, ya tenía todo planeado –Muy bien, a poner el plan en marcha- el shinobi rápidamente y con bastante fuerza blandió su katana justo al centro del muro, quitando un poco de los insectos que ahí había, después con su cuerpo atrajo a los más que pudo, y en ese momento hizo una sustitución con su clon el cual ya estaba sin moverse a unos pocos metros de la pared, acto siguiente el clon se encontraba en medio del muro, y el Yamanaka estaba a un par de metros del mismo.

Todo pasaba muy rápido pero era su única oportunidad, el clon se derritió en una masa lodosa, en la cual muchos de los insectos quedaron pegados, haciendo un pequeñísimo hueco en el muro, el cual no duraría mucho tiempo, así que en el momento en el que pudo ver a su compañero del otro lado lo intento. Inmóvil y concentrado, sin necesidad de una serie de sellos, mas que el único que esta técnica necesita ‘Shintenshin no Jutsu’ La energía espiritual iba directo al Aburame, la ventaja de esta técnica es que si uno no la ha visto antes, no podrá entender que es lo que está ocurriendo, y como tampoco tiene efectos visibles, es mucho más difícil crear una estrategia evasiva ya que aparentemente no esta pasando nada.

-No tenía otra opción, además al ser una batalla amistosa ambos nos estamos conteniendo mucho, en fin ¡aquí va!- Pensó el Yamanaka esperando lo mejor

Jutsus:
Shintenshin no Jutsu (心転身の術, técnica de cambio de mente y cuerpo):
El usuario envía su mente, en forma de energía espiritual, a un objetivo, suplantando su conciencia con la propia, obteniendo el control absoluto del cuerpo por un corto periodo de tiempo. Mientras se mantiene dentro del cuerpo ajeno, el shinobi es capaz de comunicarse con el propietario. Debido a que se encuentra en otro cuerpo, también es capaz de utilizar el chakra del mismo.

El Yamanaka también puede intercambiar las conciencias de ambos cuerpos, usando éste el cuerpo de su objetivo y, a su vez, el objetivo utilizar el cuerpo del Yamanaka, todo mientras la técnica se mantenga activada. Esto último ofrece una gran ventaja estratégica al utilizarse en un aliado, ya que ningún ninja queda inutilizado y el Yamanaka es capaz de utilizar sus habilidades en conjunto con las del cuerpo al que ha transferido su mente, siempre y cuando tenga conocimiento de las mismas.

Esta técnica también puede ser utilizada en animales, lo que le otorga una gran versatilidad dentro del campo del espionaje y la vigilancia.

Debido a que el ninja Yamanaka dispara toda su energía mental al usar esta técnica, la distancia efectiva y la cantidad de usos consecutivos de la misma son bastante limitadas. Normalmente, mientras la técnica se mantenga activa, el cuerpo del Yamanaka queda indefenso y expuesto a los ataques hasta que la conciencia regresa al mismo. La transferencia de mentes sólo puede viajar en línea recta y tarda unos momentos en regresar al cuerpo en caso de fallar el disparo, por lo que la técnica sólo debería ser utilizada en blancos inmóviles. Si la voluntad del objetivo es lo suficientemente fuerte, éste puede forzar la salida de la conciencia.

Todo daño que sufra el cuerpo controlado por el Yamanaka se reflejará en su propio cuerpo, por lo que éste puede cancelar la técnica antes de recibir cualquier daño.
Sellos: Sí, uno. Sello específico de la técnica.
Tatsumaru
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: El tiempo es oro!

Mensaje por Zen Aburame el Sáb Ene 07, 2017 1:44 am

No podía ser. Había caído en el engaño de su rival, dejándose atraer por nada más que un simple reclamo. Aquel clon no había entrado en sus cálculos y ahora debía pagar las consecuencias. El Yamanaka se había introducido en el cuerpo de su objetivo y ahora podría manipularlo a su antojo, mientras que el suyo permanecía tendido en el suelo, inconsciente. Una lástima que el cuerpo que ahora habitaba no fuera el de Zen.

Una de las ventajas que tenía el Aburame debido a ese muro era que, mientras bloqueaba la línea de visión de su oponente sobre su persona y lo que sucediera detrás, él era conocedor de todo lo que ocurría al otro lado del muro. Miles de ojos podían comunicarle en un instante como se desarrollaban los acontecimientos del otro lado y, en el momento en que apareció el clon tras la roca en la cual se había ocultado brevemente Tatsumaru, le avisaron sin más demora. En ese mismo momento, el Aburame pensó nuevamente jugar al despiste.

El espadachín solo contaba con dos sujetos: el clon, que se situaba a su izquierda a unos escasos 5 metros tanto de su creador como de su adversario, y el original, oculto a la vista tras el enjambre de insectos. Pero el segundo clon nunca lo vio, por lo que no lo tendría en cuenta en sus cálculos. Y eso era lo que le llevaría a perder ese combate. Aunque, para ser justos, nunca lo había tenido fácil para ganar. Y no porque el parcheado fuera mejor que él, sino porque la ventaja de la distancia y el apoyo táctico de los insectos era demasiado grande.

Tal y como había hecho minutos atrás, Zen se introdujo bajo tierra como si de agua se tratase, mientras que el clon a su espalda tomaba su lugar. Al mismo tiempo, la espada del Yamanaka se hundía en el muro de insectos con la intención de disminuir su grosor y provocar una brecha, aunque un simple sablazo era insuficiente para ello. El muro se cerró sobre él, con la intención de devorarlo en aquella multitud de kikaichûs. Mientras tanto, el clon que restaba se dirigió a interceptar al clon de Tatsu, para que no pudiera ayudar su creador mientras su chakra era drenado.

Grande fue la sorpresa cuando de entre el cumulo de insectos brotó barro que los atrapaba y arrastraba hasta el suelo, para dejar libre la visión de quien era el principal objetivo del peli anaranjado. La cantidad de barro era insuficiente como para atraparlos a todos, que inmediatamente comenzaron a volar contra el que, supuestamente, era el original. Aun así, la estrategia del Yamanaka había sido exitosa, pues tenía el camino libre para ejecutar su intercambio de mentes. Su consciencia abandono su cuerpo, el cual fue recogido rápidamente por el clon del Aburame al ver que perdía el conocimiento, aunque su intención inicial había sido golpearlo un poco para molestar más que nada.

Atrapado dentro de un cuerpo. Uno de los miles que componía el clon del Aburame. Ahora formaba parte de un todo que no podía controlar como él quería. De seguro debía ser algo frustrante. Si hubiera sido un clon corriente se habría adueñado de él igualmente, pero al estar compuesto por miles de organismos… Igualmente en el momento en el que penetrase en el cuerpo del insecto se daría cuenta de su situación, pero para entonces ya sería demasiado tarde. Su auténtico cuerpo, aun sostenido por la réplica de Zen, se encontraba invadido por otros tantos miles de insectos que drenaban las ultimas reservas de chakra del desdichado Tatsumaru.

Por su parte, el auténtico Zen había emergido oculto entre la maleza y observaba con confusión la situación. No sabía realmente lo que estaba ocurriendo. Al ver a su amigo desfallecido ordeno a los insectos que se alimentaban de él que lo dejaran en paz, que volvieran a la seguridad de la colmena. Aquellos que habían sido atrapados en el barro se liberaban paulatinamente, pues era lógico pensar que el shinobi los había criado con el propósito de enfrentar más fácilmente a otros usuarios doton, al enfrentarlos a sus propias técnicas. Los clones aún se mantenían a la espera de instrucciones, igual de confusos que su creador. Lentamente se irían acercando hasta el cuerpo del Yamanaka, a la espera de que se esclarecieran las cosas, terminando por formar un pequeño corro.

Off-rol: Lineas 49 || Totales 157

Datos:
• Ninjutsu: 6
   • Taijutsu: 3
   • Genjutsu: 1
   • Velocidad: 5
   • Resistencia: 3
   • Fuerza: 2

Piedras restantes : 8

Tecnicas empleadas:

Doton: Moguragakure no Jutsu (土遁・土竜隠れの術, Elemento Tierra: Jutsu de la Ocultación como un Topo):
[Invariable]
Sin la necesidad de realizar sellos, el ninja puede introducirse en la tierra, cavando un agujero en ésta, y trasladarse por ella sin dificultad alguna. Esta técnica es muy útil para huidas rápidas. El usuario puede detectar a sus rivales estando bajo el suelo a pesar de no poder ver lo que ocurre en la superficie. No es posible realizar otros jutsus mientras se está oculto bajo la tierra.

Zen Aburame
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: El tiempo es oro!

Mensaje por Tatsumaru el Lun Ene 09, 2017 9:47 pm

Como se había planeado, todo era en cuestión de segundos, el clon, el cambio de cuerpos y el hueco en donde el Yamanaka utilizaría su técnica secreta. Las cosas avanzaban prácticamente como él lo había planeado, aunque a decir verdad subestimo a su amigo, el cual aprovechó el muro y la visión del joven shinobi para preparar un contra ataque que sería su perdición en ese combate amistoso.

La técnica de cambio de mente había sido un ‘éxito’ puesto que dio justo en su rival, bueno, eso pensó el Yamanak, sin lugar a dudas hubiera sido la victoria de Tatsumaru, pero se encontró con que había cambiado su mente con uno de los miles insectos que conformaban un clon del Aburame -¿Qué rayos es esto?- Pensó el Yamanaka al ver como se cerraba poco a poco el hueco en el muro y como su cuerpo yacía tirado del otro lado empezando a ser invadido por cientos y cientos de insectos, al ver esta escena el Yamanaka supo que había perdido este encuentro amistoso, por lo cual rápidamente decidió cancelar su técnica.

Un par de segundos más tarde la conciencia del Yamanaka estaba en su lugar, solo para sentir miles de pasos en su cuerpo y como el chakra estaba siendo drenado, dio un impulso con  la poca energía que le quedaba y logró sentarse con los pies cruzados “Me rindo” dijo con una sonrisa en el rostro que casi no se podía ver por el exceso de insectos en su cara “Quítame esto amigo” dijo refiriéndose a los insectos. Tatsumaru sentía como poco a poco esos tan insignificantes poro mortales insectos dejaban su cuerpo libre.

Tatsumaru se puso de pie y se acercó caminando con un poco de dificultad a su amigo, todo por la falta de chakra. “Esos insectos si que son molestos para alguien de corta distancia como yo” dijo una vez sonriendo y extendiendo su mano para saludar a Zen un viejo amigo “Hace mucho tiempo que no nos veíamos, me alegro que estés en forma” Tatsumaru se sentía feliz por que pudo tener una batalla amistosa con Zen y lograr cambiar su rutina aburrida y de entrenamientos poco dinámicos.
Tatsumaru
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: El tiempo es oro!

Mensaje por Zen Aburame el Miér Ene 11, 2017 9:15 pm

Zen suspiro aliviado al ver como el Yamanaka volvía en sí. Al parecer todo fue parte de su técnica, la cual le reporto el insecto víctima de la misma al volver junto con el resto del enjambre. Podría ser una información útil en el futuro. Con algo de disimulo acerco la mano a la cabellera del chico para tomar la hembra que le había colocado desde el principio del combate. Si estas volaran, seria todo mucho más sencillo desde el principio, pero en su condición de reinas de la colmena volar resulta una habilidad inútil. Siempre debían permanecer dentro del cuerpo de su huésped. Aunque si este decidía emplearlas para marcar a sus objetivos, esa era otra historia.

- ¡JAJAJAJAJA! Son un incordio para cualquiera que me enfrente. No te creas especial- Dijo esto último bromeando mientras le estrechaba la mano para corresponder el saludo y ayudarle a levantarse. – Si… Ya hace bastante que no nos veíamos. Has pegado un buen estirón. Aunque los años tan tratado mal. Te has vuelto más lento… O quizás yo me volví demasiado rápido. – Continúo bromeando.  Ahora que habían terminado con su intercambio de golpes y técnicas, tenían que ponerse al día. Como ninjas del nuevo feudo cabía la posibilidad de que coincidieran en más de una misión. Aunque lejos de centrarse meramente en lo… digamos profesional, primero recordarían viejas historias sobre las trastadas que hacían a veces de niños. Pero esa es otra historia.

Off-rol : Lineas 16 || Totales 173
Zen Aburame
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: El tiempo es oro!

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.