¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» El llamado de la Cascada.
Hoy a las 5:29 am por Hushika Kugutsu

» Venenos Yusuke
Ayer a las 11:15 pm por Yusuke

» Perfil de Hiro Uchiha
Ayer a las 8:12 pm por Hiro Uchiha

» —Red Ryō △ Jiran's Missions
Ayer a las 4:39 pm por Jiran

» [Viaje] De Lluvia hasta Fuego
Ayer a las 4:51 am por Hitagi

» Mision
Dom Dic 10, 2017 10:13 pm por Hiro Uchiha

» A la grande la llamo mordiscos
Dom Dic 10, 2017 10:10 pm por Hiro Uchiha

» ¡Ingresando en nuevas Tierras!
Dom Dic 10, 2017 4:25 am por Catherine

» Genin I - Fūin: Kaihō Yōken.
Dom Dic 10, 2017 3:25 am por Gakumon

» — Thunderous Freedom | Con Sukino.
Sáb Dic 09, 2017 9:25 pm por Lyd.

» (2ºExamen Jonnin) Declaración de guerra
Sáb Dic 09, 2017 6:19 pm por Uchiha Ōgama

» Viaje al Pais de las Aguas
Sáb Dic 09, 2017 5:29 pm por Dastan O'Donnell

» Katana (Progresiva
Sáb Dic 09, 2017 4:07 pm por Gakumon

» Red Road || Técnicas
Sáb Dic 09, 2017 12:55 pm por Gakumon

» Misiones| Hikarime
Sáb Dic 09, 2017 3:56 am por Uchiha Sukino

» No corta el mar, sino vuela { + Pao & Dastan}
Sáb Dic 09, 2017 3:31 am por Uchiha Sukino

» —Crimson Knife △ Jiran's Dices
Vie Dic 08, 2017 10:51 pm por Loremaster

» Una nueva sugerencia para el Fuin.
Vie Dic 08, 2017 10:18 pm por Yabuki Joe

» Three sun's dawn. — Encounter. —
Jue Dic 07, 2017 8:36 pm por Yottan

» Misión de rango B: Protect the brutal slaughterer.
Jue Dic 07, 2017 4:14 pm por Yusuke

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Destello en penumbras

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Destello en penumbras

Mensaje por Ren Inuzuka el Miér Nov 19, 2014 7:04 pm

La espesura del bosque y sus penumbras finamente dejaban ver 2 cachorros jugando. Mas que un juego parecía una cacería asechando entre gruesos Troncoso esperando alguna presa. Mientras entre ramas cubiertas de verde follaje 3 sombras se mueven a gran velocidad como tenues espíritus llevados por el viento. Sin embargo estas sombras no pertenecen al otro mundo, al menos no aún, se trata simplemente de un grupo de bandidos ninja los cuales avanzan tras abandonar la escena donde cometieron su fechoría: Robo con violencia y secuestro. Uno de los mal vivientes, el más corpulento lleva a cuestas una niña la cual permanece inconsciente sumida en un jutsu de sueño. Los criminales se miran las caras, sin dejar de avanzar, sonríen y se dicen.

- Este fue un gran golpe jeje, esos incautos casi no tenían guardia y no sólo nos llevamos un par de objetos sino también un pequeño "extra" mencionó uno de los sujetos, el de complexión más pequeña, medio calvo aunque posiblemente el más ágil de todos por la manera de moverse entre las ramas, su voz chillona sin duda lo volvía algo irritante para sus compañeros.
- Calla, Hino, o al menos no hables tan fuerte rayos... estamos tratando de no llamar la atención ¿sabes? la respuesta vino de su compañero, un sujeto de apariencia mayor, algunas canas se dejaban entrever en su cabeza, picudo su cabello, cejas y una barba bien recortada. Sus rasgos rectos y firmes le daban cierto aire de autoridad, este llevaba en su espalda una bolsa formada por una tela envuelta alrededor de su espalda, sin duda se trataba del botín.
- Eres un vejete amargado Tai... no puedes disfrutar ni un segundo de una victoria? replicó nuevamente el chillón Hino mientras se cruzaba de una rama a otra balanceándose más como un chimpancé que como un shinobi.
- No me digas vejete... Y no, no puedo alegrarme por victorias a medias, me alegraré cuando estemos a salvo en el escondite, antes no.
- Bah, bah... Eres un amargado... deberías aprender de Ginmole, mira lo feliz que se le ve Esta vez el molesto bandido hacía referencia a su otro acompañante, el tercero el cual andaba al frente del grupo llevando la niña a cuestas. Un muchacho sumamente corpulento pero no por eso menos veloz, con una complexión más apropiada para un leñador de montaña que para un ninja, una gran musculatura recubría su torso y brazos y su rostro denotaba gran seriedad volviéndolo bastante atemorizarte. Tanto que una sola mirada de reojo bastó para hacer al molesto Hino cerrar su boca y amedrentarse alejándose bastante del tercero- Está bien, está bien... ¿es que no se puede hacer una broma? dijo un atemorizado y chillón Hino intentando disculparse por su impertinencia, sin embargo la seria mirada de Ginmole no cambió, ni siquiera cuando este comenzó a hablar.

-Será mejor que te calles... y que apuremos el paso... Seguro aún no lo ha notado porque eres idiota pero alguien viene tras nosotros El muchacho corpulento habló con tono serio y cortante, el otro no pudo siquiera formular una respuesta, realmente ni se había percatado de lo que el líder le decía- Te garantizo algo, si ese que viene tras nosotros se acerca más tú serás el que se quede a detenerlo... Hino rápidamente sonrió y tras dar una vuelta sujetándose alrededor de una rama avanzó de espalda mucho más relajado.
- Jaja, pues si lo haces ese que viene tras nosotros se llevará una poco grata sorpresa, me encargare personalmente de sacarle las tripas y todo.. jejejaja. Hino quizás podría parecer torpe e inútil, pero era un shinobi sumamente ágil y con un gran dominio sobre las armas, no tenía vergüenza, ni inhibiciones ni piedad lo que lo volvía un sanguinario de primera. Aunque tenía un gran defecto, era sumamente descuidado- Porque no me dejas ahora mismo? porque esperar a que se acerque? déjame y te prometo que acabaré con quienquiera que nos esté siguiendo jeje.
- No seas tonto, no voy a arriesgar aún más la situación, puede que ni siquiera vengan tras nosotros, esperaremos a ver si se aproxima más y si es así tu te encargaras... Entendido?
-De acuerdo, de acuerdo como tú digas... Tú eres el jefe después de todo.

Pero Antes de continuar, sería conveniente remontarnos un par de horas atrás, un pequeño grupo de 5 seres acampan en el bosque, ellos son: una niña, un anciano, un hombre portando armadura, un joven y su perro cachorro, Ren y Taro para ser exactos. Los mismos habían llegado del grupo más de casualidad que por algún motivo en particular, simplemente sus caminos se habían cruzado y nada obligaba a aquellos a viajar con ellos, excepto aquella pequeña niña. Tras encontrarse el grupo con los 2 cachorros en el bosque tras cruzarse en el camino la niña dijo con total inocencia *oye estás solo? Porque no nos acompañas”  y nadie tuvo el valor de decirle que aquello no era conveniente, ni los acompañantes de la niña ni el propia joven a la que estaba invitando. El destino trabaja de manera curiosa a veces. Parecía un grupo de comerciantes y Ren quiso guiarlos por el camino aunque no hablase mucho.

La niña en cuestión reveló luego que se llamaba Akari, cuyo significado es “Luz” y Ren no tardó en entender porque, la pequeña era como un rayo de sol en la tierra, alegre y cariñosa, rebosante de inocencia y ternura era casi imposible negarse a cumplir sus deseos, pues una criatura tan llena de bondad merece una vida llena de alegrías. El anciano que la acompañaba se revelaría luego que se trataba de su abuelo, el nombre nunca llegó a saberlo el Inuzuka pues todos lo llamaban “el viejo” o en el caso de la niña simplemente “abuelito”, El último en el grupo se trataba de un muchacho de unos 20 años, vestido en una poderosa armadura no había duda que se trataba de un guerrero, el guardaespaldas del grupo. Sin embargo Quien era exactamente, o por que un grupo tan reducido necesitaba protección para cruzar el bosque sería algo que no revelarían al joven, el que aun seguía callado y caminando junto a su cachorro. Igualmente no era necesario, Ren no tenía ningún interés en ellos más que el de una compañía y un cordial movimiento, quería asegurase que no cometieran errores en aquel bosque que el amaba.. O al menos así era en un principio. Tras algunas horas en compañía del grupo el bestial Inuzuka había descubierto numerosos detalles pintorescos y hasta había llegado a sonreír, sin notarlo, de la forma de actuar del grupo.

La niña, alegre e inocente no dudaba ni por un segundo de experimentar, explorar y lanzarse a la aventura. EL viejo por su parte en todo momento se limitaba a observar y sonreír, como todo buen silencioso protector, sus ojos revelaban en el fondo una gran melancolía, posiblemente por alguna gran perdida, el joven optó por sacar sus propias conclusiones y decidió que se convencería a si mismo de que aquel grupo era lo que restaba de una familia, con excepción del muchacho de armadura, una familia que había sido golpeada y actualmente sólo quedaban ellos. La pequeña no parecía notarlo, posiblemente aún no supiera a verdad, pero el viejo cargaba con todo el peso de la muerte sobre sus hombros, al igual que el extraño guardia con su tare. Posiblemente ahora viajaban hacia otro pueblo, donde algún tío o tía podría encargarse de la pequeña y el abuelo podría vivir sus últimos días sabiendo que protegió a lo más valioso que le quedaba sobre la tierra. ¿Y el muchacho, cuál era su papel en esto? Bueno posiblemente se trataba sólo de un guardián adicional, pagado con las últimas monedas del anciano, un muchacho fuerte que pueda ayudarlos en el viaje y pelear en el caso de que alguien intente atacarles. Claro que eso era a simple vista solamente, bastaron sólo un par de horas para que Ren y Taro notaran algunas otras cosas.

La forma en la que la pequeña Akari jugaba con el chico y se reía cerca suyo, el cariño por el mismo, la forma de dirigirse respetuosa pero a la vez llena de cariño ¿Acaso la niña veía en aquel muchacho la figura de algún hermano? Un hermano mayor perdido hace poco, posiblemente en el mismo momento en que la chica perdiera a su padre. A su vez el muchacho tenía una mirada extraña, distraída, fugaz, tímida, siempre dirigida hacia la jovencita Akari… ¿Era esa la mirada de un enamorado? Parecería que el joven se había enamorado de su clienta, la cual a su vez lo veia como un hermano fue un momento en el que Ren no entendía lo que pasaba… ¿Cuánto tiempo llevaban viajando juntos… Quizás algunos días? Seguro había sido bastante.

Tras un camino de varios kilómetros el grupo se había detenido a descansar, un pequeño claro era el lugar elegido pues allí era bastante agradable y confortable. El grupo podría cocinar, descansar unos momentos y relajarse. El anciano quizás era viejo y no muy útil para los trabajos que requieran cierta fuerza pero era un excelente cocinero con pocos conocimientos sobre el bosque, pero sin importar donde se encontraran siempre podría preparar algo delicioso para comer y Akari lo acompañaba en todo momento, con alegría y emoción. El muchacho por otro lado era siempre el encargado de realizar las labores más pesadas, sumadas a su responsabilidad principal: proteger al resto. Por ello para el joven quedaba la labor de caminar en los alrededores y buscar algunos frutos, hojas y demás cosas útiles para la comida. Por lo que el Inuzuka y Taro dejaron el campamento algún rato. Ninguno de los dos era muy confiado pero una extraña mirada derrochaba el joven. –Acaso ¿Te parece prudente seguir con ellos?. Le dice el joven hibrido, mezcla de perro con lobo de pelaje gris.–En esa niña veo la misma pureza que corre por tus venas. Llevemos algo de comida para los viajeros y aseguremos que no perturben el bosque. Acota el Inuzuka con tono agresivo sobre su pequeño cachorro el cual en muestra de respeto agacha su semblante a la tierra.

No hay certezas de cuánto tiempo estuvieron fuera los jóvenes, quizás habrán sido 40 minutos, quizás una hora y en su distracción se alejaron bastante del campamento, tanto que no escucharon los gritos ahogados ni el combate que se desarrolló en su ausencia. Por lo que cuando regresaron la escena frente a sus ojos las impactó con fuerza: En el suelo junto a una fogata yacía el anciano herido, completamente inmóvil y seguramente muerto. A unos metros de él el joven, también muy golpeado y con heridas muy profundas, pero consciente aún, apoyado contra un árbol mientras un hilo de sangre se deslizaba por su labio.

- Nos… nos atacaron… Mataron al viejo… Se llevaron las cosas y… Dios, se llevaron a Akari, no pude hacer nada murmuró mientras el joven se inclinaba sobre él y sostenía su cabeza limpiando la sangre de su boca - Perdón, no fui capaz de protegerlos… Perdón Decía el joven casi llorando.
- Por donde se fueron? las palabras cortaron el aire mientras Ren y el hábil Taro observaba los alrededores con ojos fríos y furiosos.
- Hacia el norte… pero… no pensaras ir por ellos… Yo no pude hacer nada.
- Estoy seguro de poder hacer algo, traeré de vuelta a la niña y les daré su merecido a esos malditos… Ustedes quédense aquí dijo de forma fría y cortante.
- Pero… tu sólo…
- Yo nada… No van a detenerme,  ademas no estoy solo. Taro sigue el rastro yo ya te alcanzo. Regresaré pronto. El joven cachorro de lobo se perdió en la espesura norte del verde follaje. El viejo pararía haber muerto…


Tras decir aquellas palabras el inuzuka tomó su arma y salto hacia los árboles comenzando a recorrerlos a una gran velocidad, el era un especialista en rastreo pero aquellos bandidos ni siquiera se estaban molestando en cubrir sus huellas. No tardaría en alcanzarlos aunque… ¿Qué haría entonces? ¿No estaba siendo demasiado impulsivo acaso? ¿Por qué hacía esto? De repente notó que no tenía motivos para hacer una locura así, pero su corazón le decía que debía hacerlo y por ello iría hasta el fin del mundo sólo para encontrar a aquella dulce niña y encargarse de aquellos maleantes que no respetaron nada. A gran velocidad alcanzo a su cachorro el cual aulló el camino de los bandidos.

A gran velocidad el shinobi se desplazó por el bosque brincando entre las ramas mientras con su arma realizaba cortes para abrirse camino entre las frondosas ramas. Corrió, salto, trepó y se deslizó a gran velocidad mientras sus ojos buscaban entre las hojas el camino trazado por aquellos maleantes. Así, casi sin darse cuenta acortó rápidamente la distancia con el grupo, de por si aquellos no llevaban demasiada ventaja, a lo sumo 10 minutos. Sin embargo debería tener cuidado, si notaban su presencia podrían tender una emboscada… Aunque ¿Importaba eso realmente? Estaba yendo directamente a un combate con un grupo de bandidos siendo apenas un gennin y su cachorro inexpertos… No estaba siendo completamente sensato, o al menos no según el protocolo ninja. Pero después de todo ¿No era acaso eso precisamente lo que le molestaba de su aldea en un primer momento? Aquello que se espera de un ninja, ser frío, sin sentimientos, lo único que importa es la misión… Sin importar el precio, sin arriesgarse, sin emociones ni sentimientos… ¿Acaso ese era el mundo que el quería? Quizás todo era un gran error, una broma funesta del destino, debía de haber otro camino. Uno en el que la gente no secuestra niñas inocentes y mata ancianos sólo por unas monedas. Donde las jóvenes como el Inuzuka pueden tener amigos y llevar una vida tranquila y no ser llevadas a la guerra o a misiones suicidas. Un mundo donde la palabra justicia tiene significado y donde las atrocidades de la vida no son permitidas, donde la gente no sólo existe y luego muere, sino que vive… Vive una vida

Un par de ramas más, unos cuantos saltos, giros y acrobacias hasta que finalmente el muchacho llegó a un pequeño claro en el bosque, allí aguardaba un sujeto de extraña apariencia, algo pequeño, delgado y de feo aspecto, más cercano al de un pequeño simio que una persona, en su espalda podían verse 2 espadas cortas, una de ellas ensangrentadas, seguramente había sido usada recientemente.

- Vaya, si eras sólo un niño y su mascota mal oliente… Y el tonto del grandulón preocupado por que pudiéramos tener problemas… Me encargaré de ti pequeño, pero antes voy a divertirme un poco contigo jeje jeje el desagradable sujeto reía mientras tomaba sus armas y pasaba una de ellas por su boca limpiando la sangre con la lengua… Quizás si no hubiera estado tan distraído hubiera podido notar que no había miedo en los ojos de aquel muchacho y su amigo, no es bueno cuando un cobarde ataca a alguien pensando que este se atemorizará y aquello no ocurre… El tal Hino pronto lo descubriría. –Este es uno de ellos los otros siguen viaje ¿Que hacemos Ren?...
Ren Inuzuka
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.