¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Ichimaru the Miner
Hoy a las 5:39 am por Loremaster

» Ficha Shio Nendo
Hoy a las 5:27 am por Ichimaru

» Can we hunt the past? — Part. III [Viaje]
Hoy a las 2:34 am por Ofu

» "You are weak" | Oikawa's Profile
Hoy a las 2:17 am por Oikawa

» Misiones de Howaitohasu
Hoy a las 1:40 am por Sorey Bokushi

» MISIÓN DE RANGO [C]: [RIVALS NOT ALLOWED]
Hoy a las 12:25 am por Afrodita

» Seeking the truth
Ayer a las 11:49 pm por Kohaku ~

» Una aventura de búsqueda.
Ayer a las 11:27 pm por Gouki

» Agua y Fuego
Ayer a las 10:24 pm por Crodos

» "Give me power" - Oikawa
Ayer a las 8:20 pm por Kazuo

» Mysteries on the Aruma {D}
Ayer a las 8:12 pm por Fuka

» [Social] Regreso e ida
Ayer a las 6:32 pm por Uchiha Michi

» Training review || Increase in Chi
Ayer a las 6:13 pm por Kakuja

» Strange event under the tutelage of the damned || Past
Ayer a las 6:05 pm por Kakuja

» Some kind of monster.
Ayer a las 6:00 pm por Chrom

» Misiones | Noche
Ayer a las 5:52 pm por Noche

» Solicitud de mision por parte de Uchiha Michi
Ayer a las 3:34 pm por Uchiha Michi

» Pies over Life
Ayer a las 3:17 pm por Uchiha Michi

» Encounter with the hunters || With Aaron
Ayer a las 9:06 am por Aaron Sureddo

» Revisión de Entrenamientos - H Uchiha
Ayer a las 8:07 am por H Uchiha

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Entrenamiento. Primer programa.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Entrenamiento. Primer programa.

Mensaje por Crodos el Miér Ene 04, 2017 8:40 pm

Crodos sabía perfectamente que no solo bastaba con las misiones para llegar a hacer algo con su vida. Debía mejorar el entrenamiento que Jan había empezado. Esto hizo que se empezara a plantear una meta, un objetivo en la vida, pero había tantas posibilidades que le abrumaba nada más empezar, así que decidió dejarlo para más adelante e ir poco a poco.

Debía entrenar, recordó algunos entrenamientos que hizo con Jan y decidió repetir alguno ya que hacía tiempo que no los hacía.

El día estaba soleado aunque alguna que otra nube grisácea deambulaba por el cielo dando sombra cuando se acercaba al sol. Crodos había llegado a una meseta desde la cual se veía una parte de la aldea. El terreno era de tierra con algunos tonos verdes de hierba rebelde a la sequedad de este país. Un pequeño bosque quedaba atrás, desde donde había venido, allí el verde era un poco más acentuado.

Crodos vestía su ropa negra como de costumbre para hacer este tipo de cosas. Su otra ropa solamente la usaba para días de descanso o en los cuales no ejercería ningún trabajo físico o si se iba de viaje. Dejo su maleta a un lado de la meseta y entonces se colocó a unos pasos de esta y se irguió cerrando los ojos.

El viento empezó a ondear la melena recogida de Crodos, además de los cordones que llevaba. Notó la brisa en su cuerpo y empezó a tomar conciencia de todos los músculos y de su postura. Abrió los ojos y comenzó a moverse a un ritmo no muy lento. Abrió sus piernas dejando los pies a la altura de los hombres, con los pies mirando levemente hacía el centro. Flexionó las rodillas y de nuevo un poco hacía el centro. El culo lo echo hacía adelante y su espalda estaba recta. Sus brazos estaban recogidos hasta la altura de sus axilas, con los puños cerrados y las palmas mirando hacia arriba.

Lentamente y con la ayuda de la respiración el muchacho empezó a moverse hacer unos ciertos movimientos. Primero tiro unos puños rectos desde el centro de su pecho hasta la máxima longitud de su brazo, echando un poco el torso hacía atrás. Recogía con el mismo recorrido un brazo y lanzaba otro. La idea era que la trayectoria de los puños fuere la misma en todo momento y sin titubeos, sustituyendo al anterior. Con una coordinación entre puños y respiración al cabo de un rato Crodos cambió de postura en uno de sus lanzamiento de puñetazo. El cambio de postura no cambio para nada el objetivo final del puño, es decir, la zona que golpeaba era la misma simplemente echo el peso hacia el lado del brazo que iba a mover rotando un poco el pie contrario, estirando esa pierna y rotando un poco el torso. Cuando recogía el puño su movimiento también cambio, llevando el peso al otro lado haciendo la postura inversa.

Repitió eso durante un tiempo, puñetazos rectos desde su pecho y puñetazos diagonales desde su pecho. El ritmo que llevaba era constante, no variaba, uno detrás de otro con exhalación e inhalación, la exhalación en el golpe y la inhalación en la recogida.

Una vez había calentado un poco el cuerpo volvió a su postura inicial. Piernas semiflexionadas con las rodillas y los pies mirando un poco hacía el centro. Esta vez los brazos estaban caídos, relajados, con las manos abiertas sin ninguna tensión en ellas. Lentamente Crodos lanzó un gancho a la altura de su mandíbula con el puño cerrado mientras se ladeaba como antes hacia el lado del brazo atacante. El punto que atacaba era el mismo de antes, no cambiaba. Volvió a la postura inicial e hizo el mismo movimiento del otro lado. Su torso rotaba hasta el punto de crear una línea perpendicular entre hombro y hombro a la de los pies. Ese era la postura correcta. Fue golpeando el aire poco a poco, gancho a gancho. Y si ritmo fue en aumento. Solamente cambio el ritmo del golpe, la transición hasta la postura inicial era a la misma velocidad, relajando los músculos y colocándose de nuevo, para que el golpe fuese más tensó y explosivo. Debía pasar de una relajación absoluta a un nerviosismo drástico y luego volverse a relajar de nuevo. Todo era un ciclo. Relajación, tensión, relajación, tensión. En cada tensión se efectuaba un golpe permutante a la altura de la mandíbula, no quería un golpe penetrante, tenía que pararse justo a esa altura, no pasar de ella.

Siguió haciéndolo hasta que su cuerpo y sus músculos estaban bien calentados. Fue entonces cuando su postura cambio. Echo su peso hacía un lado y roto todo su cuerpo mirando al lado contrario del cual se había inclinado, rotando su cuerpo de tal forma que su pecho estuviera recto hacía es dirección, y sus pues también miraban hacia ahí. La postura que adopto era la siguiente; la pierna adelanta no estaba estirada del todo, su rodilla se doblaba sutilmente pero no tenía nada de peso, todo el peso recaía en la pierna trasera que estaba flexionada y cargaba con el peso del torso que se erguía recto y con una inclinación leve hacía atrás. Los brazos se situaron a la altura de las axilas nuevamente, igual que antes. Respiró profundamente y relajó la tensión que tenía.
Entonces comenzó con el siguiente ejercicio. Alzo la punta del pie izquierdo, que era el que más adelante estaba, y dio un paso con él. Justo el pie se colocó todo el cuerpo restante le siguió recorriendo la misma distancia que había hecho el pie izquierdo, ni más ni menos. Repitió esta acción varias veces. Algunas veces la distancia no era la misma pero por eso tenía que esforzarse para entrenarlo.-Los pasos son muy importantes en una batalla.- Le decía Jan. Crodos nunca había estado en una y por eso quería estar preparado por si algún día llegaba el momento, aunque siempre le había abrumado esa idea. Las posibilidades de acciones se ampliaban de tal forma que no podía ni imaginarse, no entendía como alguien podía adelantarse a ciertos movimientos y acciones, pero estaba seguro que con la experiencia lo averiguaría.
Cuando no le quedaba más sitio rotaba su cuerpo pivotando sobre sus pies para cambiar la trayectoria y volver por donde había venido. Con cada paso que daba notaba como el siguiente se colocaba mejor. La postura no cambiaba y debía coordinarla con la respiración para no sobreexforzarse, para no perder el control ni el equilibrio. Hizo un par de pasos más, en total hizo diez cambios de sentido. Si se fijaba en el suelo veía los arrates que hacía con la pierna que tenía el peso, podía observar como se había marcado en la tierra sus trayectorias. Un era una línea recta como debía ser, estaban muy onduladas y variaba mucho su camino. Aún le quedaba mucho que perfeccionar.

El aire que le acariciaba parecía más fresco. Sabía que el aire de allí no cambiaría a fresco en ese poco tiempo y menos siendo de día, lo cual le llevo a la conclusión de que empezaba a estar óptimo para el entrenamiento, su cuerpo ya estaba lo bastante caliente como para hacer un esfuerzo físico sin riesgo de lesión.

Lo último a realizar era la unión de todos los ejercicios. Debía enlazar los movimientos de los pasos con los puñetazos rectos. Alzó los brazos hasta que sus manos llegaron a la altura de su cara, con sus codos en unos cuarenta y cinco grados cerro los puños. En ese momento empezó a realizar unos puños en cadena de forma estática. Después de pillar el ritmo comenzó a avanzar con los pies. Al principio el avance no concordaba con los puños pero Crodos sabía que tenía que coordinarse para así avanzar cada vez que lanzaba un puño. Tenía que golpear en cada avance, no era necesario avanzar por cada puño pero sí que cada vez que avanzara lanzase un puñetazo. El ritmo era algo más intenso. Daba un paso a la vez que un puñetazo y el tiempo que arrastraba el cuerpo daba dos, para luego volver a avanzar con un puño y repetir la acción. Al principio le costaba coordinarlo y no avanzaba tan de seguido pero al cabo de un rato sus movimientos fluían. Después de unas cuantas idas y venidas caminando mientras golpeaba se paró. Visualizó el suelo y únicamente lo que había cambiado era que las marcas se notaban más por la persistencia de pasar por ahí y por la intensidad que ya llevaba consigo. Era consciente que le faltaba perfeccionar esos movimientos ya que eran básicos y sin esos no avanzaría a otros, tal y como le había enseñado Jan, paso a paso. Comenzó a estirar y relajar los músculos, ya era hora de descansar, perdió la noción del tiempo, se merecía un descanso, la mañana siguiente pensaría un poco más en que debería hacer. Así que una vez estiró los músculos cogió su maleta y se marchó hacía la aldea.
Crodos
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.