¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Ichimaru the Miner
Hoy a las 5:39 am por Loremaster

» Ficha Shio Nendo
Hoy a las 5:27 am por Ichimaru

» Can we hunt the past? — Part. III [Viaje]
Hoy a las 2:34 am por Ofu

» "You are weak" | Oikawa's Profile
Hoy a las 2:17 am por Oikawa

» Misiones de Howaitohasu
Hoy a las 1:40 am por Sorey Bokushi

» MISIÓN DE RANGO [C]: [RIVALS NOT ALLOWED]
Hoy a las 12:25 am por Afrodita

» Seeking the truth
Ayer a las 11:49 pm por Kohaku ~

» Una aventura de búsqueda.
Ayer a las 11:27 pm por Gouki

» Agua y Fuego
Ayer a las 10:24 pm por Crodos

» "Give me power" - Oikawa
Ayer a las 8:20 pm por Kazuo

» Mysteries on the Aruma {D}
Ayer a las 8:12 pm por Fuka

» [Social] Regreso e ida
Ayer a las 6:32 pm por Uchiha Michi

» Training review || Increase in Chi
Ayer a las 6:13 pm por Kakuja

» Strange event under the tutelage of the damned || Past
Ayer a las 6:05 pm por Kakuja

» Some kind of monster.
Ayer a las 6:00 pm por Chrom

» Misiones | Noche
Ayer a las 5:52 pm por Noche

» Solicitud de mision por parte de Uchiha Michi
Ayer a las 3:34 pm por Uchiha Michi

» Pies over Life
Ayer a las 3:17 pm por Uchiha Michi

» Encounter with the hunters || With Aaron
Ayer a las 9:06 am por Aaron Sureddo

» Revisión de Entrenamientos - H Uchiha
Ayer a las 8:07 am por H Uchiha

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Problemas Felinos [Misión D]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Problemas Felinos [Misión D]

Mensaje por Kazuo el Lun Feb 13, 2017 3:26 pm

Era indignante pensar que uno tras sobrevivir la guerra más tétrica nunca antes vista, tendría que lidiar nuevamente con las tareas más mundanas que superiores de un retorcido sentido del humor podían asignar. Justamente al antipático que pierde los estribos con ridícula facilidad, tentando al antes mencionado a cometer un crimen. Sólo el cantar de los pájaros podían calmar a la bestia humeante, la cual no abandonaba su cigarro ni por un minuto. Algunos malos vicios sobrevivieron también a la guerra. Aún algunas heridas le traían oscuros recuerdos; sintiendo en la piel el frío de misteriosas salas, abandonadas por la vida del hombre y ahora acechadas por algo insano. Era difícil mantenerse concentrado, guiandose nada más que por las multitudes que recorrían las calles de la Capital en una mañana soleada. Debía encontrarse con una de las más ancianas del pueblo, esperando que ella le diese indicaciones para saber el paradero de su… gato. Sí, un reciente “veterano” que se había ganado cierto renombre, era ahora encargado de las mascotas de los demás.

— “Esto es increíble… Tiene que tratarse de una especie de castigo o algo así” — A la anciana le gustaba hablar, y mucho. Su mente se encontraba en otra parte mientras ella intentaba pescar una de las mejillas de Kazuo con los dedos, mientras a él no le quedaba otra opción más que asentir con la cabeza. — Ya le escuché. Sí, traeré a su gato sano y salvo. — Un ceño fruncido que no era fácil de ocultar. Quizá si debió haber muerto en el País del Rayo después de todo. Su lento andar indicaba el completo desinterés del pelinegro por completar la misión, todavía no podía entender por qué encontrar un gato blanco era algo por lo que se precisase un Shinobi. Él tampoco le hace mucho honor a ese título, de todos modos. La dueña le indico que el animal atendía a su llamado, pero él se rehusaba completamente a ir gritando “White” por las calles; llamar la atención no era realmente su fuerte. La renguera se notaba para los que observaban el caminar del pelinegro atentamente; no había terminado la rehabilitación de momento. Divisó una bola de pelos en las lejanias, buscando un poco de pescado podrido entre una bolsa de residuos rota, desparramada por un callejón inhabitado. Se preguntó a sí mismo si el gato realmente se había perdido el día anterior, o si la anciana acababa de notarlo. Parecía demasiado hambriento. Kazuo se acercó con notable prisa hacia el pequeño animal, provocando que este corriese en la dirección contraria. — “Tiene que ser una broma… Odio estar de servicio.” — no le quedó otra mas que correr tras él. Se abría pasó entre las personas con slo su mirada, y algún manotazo de ser necesario. Incluso algunos niños corrían en dirección contraria tras ver la vena hinchada que cruzaba por la sien del fumador. Finalmente encontró a White en un árbol, atento en caso de que el ninja se atreviese a subir por él. Las garras amenazaban al humano. No fue necesario treparse en ningún momento; ahora la nueva versión de Kazuo no dudaba dos veces en usar su alteración celular para conseguir lo que quería lo más pronto posible. Bakemono latía con fuerza. Su brazo derecho mutó y se estiró con poca delicadeza hasta agarrar por el estómago al gato, como si se tratase de una serpiente a punto de disfrutar la cena. Manteniendo este estado para no ser rasguñado, volvió por la misma dirección por la que había ido, directamente a lo de la anciana. Todavía no podía creer que lo habían llamado para algo así. O peor aún, que haya tenido que usar una de sus habilidades únicas.
Llamando a la desgracia, parece que aún le quedaba trabajo por hacer, pues ni bien se iba acercando a la casa de la anciana, ella pudo distinguir con fascinante buen ojo que ese no era su gato. La situación no podía seguir empeorando para el pelinegro, quien solo quería regresar a su feudo y ponerse al día. Estaba consciente de que muchas cosas habían pasado durante su ausencia; la cual surgió de un simple rumor y este se extendió a la acción del impulsivo. Dejó al felino y retomó su búsqueda, esperando que al encontrar el original, le de menos trabajo que el falso. Era difícil darse cuenta si se trataba de pereza o la numerosa lista de dolores corporales que se trajo consigo mismo desde las tierras lejanas. Pero había aprendido mucho, eso tenía que compensarlo. Notaba en su transcurso como algunos se volteaban a verlo, preguntándose si era a causa de su participación en la guerra o si estaba intimidando a los desconocidos otra vez. Las voces en su cabeza se habían convertido en algo rutinario tras el uso regular de Bakemono; no resultaban menos molestas que antes, pero lograba que no le quitasen demasiado el sueño. Tras hacer un par de preguntas a los dueños de los locales más cercanos, finalmente pudo deducir el paradero de White, el cual solía acechar un local de comida específico cada vez que escapaba. Decidió tener un poco más de tacto esta vez, pues ya había perdido el poco sentido del humor que tenía con el primer felino. Entró al lugar y compró la porción de comida más económica, y atrajo a White con el olor de la misma. Las cosas podían ser muy simples si se detenía un minuto a pensar más allá de su orgullo; pero las tareas no son propiamente realizadas cuando el alma de uno no se encuentra en ellas.
Una vez llegó a la calle donde vivía la anciana, no oyó sus quejas, por lo que tomó aquello como que era el gato indicado. Le entrego la bolsa de comida a la mujer mayor de edad y le pidió que cuidase mejor de sus mascotas, o se deshaga de alguna si no podía cumplir con el pedido. A ella pareció enternecerle la mala actitud del joven adulto, quien no podía esperar más por llegar a casa. Tenía que hacerlo, y quejarse por la asignación; estaba casi seguro de que se trataba de una venganza por parte de sus superiores tras haber abandonado su posición para una guerra que no era la suya. Ciertamente, Kakkinoaru’en nunca ha sido muy amable con el Shinobi que una vez fue desterrado.
Kazuo
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.