¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Ichimaru the Miner
Hoy a las 5:39 am por Loremaster

» Ficha Shio Nendo
Hoy a las 5:27 am por Ichimaru

» Can we hunt the past? — Part. III [Viaje]
Hoy a las 2:34 am por Ofu

» "You are weak" | Oikawa's Profile
Hoy a las 2:17 am por Oikawa

» Misiones de Howaitohasu
Hoy a las 1:40 am por Sorey Bokushi

» MISIÓN DE RANGO [C]: [RIVALS NOT ALLOWED]
Hoy a las 12:25 am por Afrodita

» Seeking the truth
Ayer a las 11:49 pm por Kohaku ~

» Una aventura de búsqueda.
Ayer a las 11:27 pm por Gouki

» Agua y Fuego
Ayer a las 10:24 pm por Crodos

» "Give me power" - Oikawa
Ayer a las 8:20 pm por Kazuo

» Mysteries on the Aruma {D}
Ayer a las 8:12 pm por Fuka

» [Social] Regreso e ida
Ayer a las 6:32 pm por Uchiha Michi

» Training review || Increase in Chi
Ayer a las 6:13 pm por Kakuja

» Strange event under the tutelage of the damned || Past
Ayer a las 6:05 pm por Kakuja

» Some kind of monster.
Ayer a las 6:00 pm por Chrom

» Misiones | Noche
Ayer a las 5:52 pm por Noche

» Solicitud de mision por parte de Uchiha Michi
Ayer a las 3:34 pm por Uchiha Michi

» Pies over Life
Ayer a las 3:17 pm por Uchiha Michi

» Encounter with the hunters || With Aaron
Ayer a las 9:06 am por Aaron Sureddo

» Revisión de Entrenamientos - H Uchiha
Ayer a las 8:07 am por H Uchiha

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


(Misión D) — Sin chackra y a lo bruto.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

(Misión D) — Sin chackra y a lo bruto.

Mensaje por Katta el Mar Feb 14, 2017 12:14 am








Mission

"No chackra
and no manners"




Decepción. Existían ocasiones en las que el mundo simplemente hacía su movimiento. Deslizando cada persona en su recorrido único e inimitable, solo para dejar que cayese en un último y final lugar. Algunos recibían en aquella odisea reconocimiento, valor, fuerza, experiencia. El conocimiento que permitía a la humanidad seguir sus pasos hasta la incierta encomienda final, que sin embargo solo formaba parte de los mismos caminos, todos golpeando cada lado para hacer girar su rumbo. Las espadas durmientes conocían bien las historias de guerreros que aprendían de cada uno de sus oponentes, guerreros con capacidades más allá de las humanas. Como el hermano de su portador les había acariciado con llamas mágicas nacidas solo de su aliento. Y como el pequeño Miwatta nunca había logrado seguir un solo paso de esa senda. Algunas veces, ellas se sentían culpables, en otras era él quien las consolaba con la caridad que solo de él podían esperar. Cada una de las doce conocía a la perfección al su portador, sabían que todo lo que le habían dado, todo lo que significaban tenía un precio. Eran incapaces de suplir lo que otros lograban como quien respira, era un continuo dolor para el acero. Las estrellas, castigándose por dejar el cielo totalmente cubierto. Él las comprendía, pero. Al contrario que otros, conocer a las espadas no era tan fácil. No vivían en la sangre, ni en el cuerpo. Eran seres distintos, como los animales. Compañeras que habían nacido con el herido, y jurado lealtad. Sin importar cuántas heridas nuevas brotasen de la morena piel, existía algo incapaz de igualarse a otras, incapaz de ser imitado.

Eran esos los pensamientos que se susurraban en muchas ocasiones adornando el camino que seguía el mal declarado ninja, que anduvo las calles feudales. Los saludos siempre vistos, los conocidos y las alegres caras al ver a ese chico tan amable ocultaban con precisión la eterna incomodidad, la marca de los ninjas, aquellas criaturas superiores a los hombres, habitantes de lo místico, capaces de desafiar a la naturaleza. Desde el momento en que los ojos manchados habían terminado de leer la historia del pergamino, habían sabido lo que podía esperar el hombre al otro lado del pincel. Un espectáculo tan sencillo para sus hermanos, pero tan inalcanzable para aquel cuya energía estaba desfasada. No temeroso al fracaso, nunca, pero siempre advertido de la insalvable diferencia, que llevaría irremediablemente a la distinción. La peligrosa línea entre el espadachín y los ninjas. A la llegada, se emitía un sonido agudo que tardaría él en convertir en la cara de un señor. La casa se encontraba aislada ligeramente del resto. Una deshumilde construcción a dos pisos, con un jardín pequeño rodeándola, medio muro de piedra, árboles de cerezo alrededor. Las nubes parecían dibujarse en las paredes blancas y las tejas de oscuro azul. Se trataba de un acompañante del señor de la casa. Al contrario que el espadachín embutido en el negro nocturno, la mañana acompañaba a los contratantes. El ayudando, una figura minúscula de voz chirriante, aguda y orgullosa comenzó con su relato tan pronto pudo vislumbrar la señal del feudo cerca del atuendo campesino. "Sed bienvenido a la mansión del inigualable Juugeru-sama. Confiando en que hayáis sido informado de las circunstancias, esperaremos aquí hasta que su tarea sea satisfactoriamente realizada." El vistazo que caía de los ojos dorados adornaban una sonrisa humilde, inexperta en aquel lenguaje. No era, podía ver el espadachín una mansión, toda la vanidad de aquella presentación era incómoda para las varias hojas, que fueron de inmediato atendidas por una cálida mano, atenta y cariñosa con ellas. Al contrario que ellas, lo sabían, la tolerancia del humano con los que disfrutaban de los placeres de ser ataviados con grotescos adornos de exorbitadas valías era inexplicable. — No se preocupe, volveré en un momento. —

El encargo era, con posibilidad, otra excusa para mostrar la grandeza de los habitantes de la propiedad. Y Katta se convertía inmediatamente en otra de las ofrendas al ego desmedido del señor Juugeru, un ensanchado hombre cuya tela para la ropa bastaría para comprar la granja del espadachín cientos de veces. Enfurecía al acero, quien solo podía confiar en las manos morenas para que las emociones que brotaban de las vainas contenedoras fuesen enfocadas de una forma constructiva y con verdadera entereza. Los ojos vieron en la cima de la casa una apertura, más a su alrededor ni árboles ni accesos. La carrera hasta él se convertía en la imposible hazaña del desvalido. Los ojos de los adinerados se postraban ansiosos de ver como su plan se cumplía a la perfección.  El espadachín pudo ver esa esperanza, más aquello en lo que fracasaba hacía de él humano. Incompleto, como lo eran las Ryusei, y todo. Sabedor de las limitaciones, la vida de aquel afable muchacho se había plagado del ingenio. Suplir las carencias era un camino que recorría con familiaridad anormal. Y no era la excepción cuando una escalada se presentaba imposible. Sobre la segunda espada la mano izquierda. Una mirada sin parpadeos se colocaba justo en la ventana grande que mostraba un costoso salón, lleno de adornos diversos y dispersos. Un movimiento ensordecedor para su silencio y brusquedad llevó el justo final del armamento hasta la junta que separaba las partes de las bisagras de las ventanas. Una tan precisa estocada que solo se clavó, sin ningún desperfecto en la madera que hacía de montura para la ventana. Y ello hizo que saltara la construcción. La ventana se descolocó y el espadachín logró sostenerla encima del lateral, con la habilidad que viajaba con él siempre. El gesto del acaudalado ayudante se había desencajado frente a la opción de que aquel fuese un desastroso bestia, incapaz de no romper nada. Sin embargo, la entrada ya había sido creada. El espadachín penetró la vivienda y recuperó la llave hasta traerla de vuelta a su dueño, no sin antes haber recolocado hábilmente la ventana, y cerrado la abierta.


©jn

Katta
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.