¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Can we hunt the past? — Part. III [Viaje]
Hoy a las 8:34 pm por Ofu

» "You are weak" | Oikawa's Profile
Hoy a las 8:17 pm por Oikawa

» Misiones de Howaitohasu
Hoy a las 7:40 pm por Sorey Bokushi

» MISIÓN DE RANGO [C]: [RIVALS NOT ALLOWED]
Hoy a las 6:25 pm por Afrodita

» Seeking the truth
Hoy a las 5:49 pm por Kohaku ~

» Una aventura de búsqueda.
Hoy a las 5:27 pm por Gouki

» Agua y Fuego
Hoy a las 4:24 pm por Crodos

» "Give me power" - Oikawa
Hoy a las 2:20 pm por Kazuo

» Mysteries on the Aruma {D}
Hoy a las 2:12 pm por Fuka

» [Social] Regreso e ida
Hoy a las 12:32 pm por Uchiha Michi

» Training review || Increase in Chi
Hoy a las 12:13 pm por Kakuja

» Strange event under the tutelage of the damned || Past
Hoy a las 12:05 pm por Kakuja

» Some kind of monster.
Hoy a las 12:00 pm por Chrom

» Misiones | Noche
Hoy a las 11:52 am por Noche

» Solicitud de mision por parte de Uchiha Michi
Hoy a las 9:34 am por Uchiha Michi

» Pies over Life
Hoy a las 9:17 am por Uchiha Michi

» Encounter with the hunters || With Aaron
Hoy a las 3:06 am por Aaron Sureddo

» Revisión de Entrenamientos - H Uchiha
Hoy a las 2:07 am por H Uchiha

» Primer Entrenamiento: Fuerza
Hoy a las 2:01 am por H Uchiha

» Tablón de Misiones - H Uchiha
Ayer a las 11:59 pm por H Uchiha

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Poor Kids | Mision D

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Poor Kids | Mision D

Mensaje por YourFireDaddy el Lun Feb 13, 2017 10:23 pm

El viento golpeaba en la ventanas, los vidrios parecían partirse ante tal ventisca. Las copas de los arboles bailaban al compas del viento, de un lado a otro parecían doblarse como si estuviesen hechos de goma. Parecía inevitable que las nubes dejaran caer la lluvia sobre aquellas tierras. Aun se aguantaban, la tierra seca se levanta tras el soplar del viento. Era cerca del final de la mañana, el sol no había sido visto en todo el día y así parecía ser por el tiempo que quedaba.

Zuko se encontraba en la posición del loto completo. Sus ojos estaban en su totalidad cerrado, había entrado en trance, solo estaba el y sus pensamientos, nada lo molestaba. Hace dos días que no realizaban una misión, la última la había hecho en conjunto con un habilidoso espadachín. Una misión de rango C, la primera para el pero que había salido verdaderamente bien. Se habían infiltrado con facilidad en el bosque de la muerte y haciendo uso de las sombras habían acabado con tres rivales para ser llevados ante sus superiores, y posteriormente interrogados.

-Ha pasado tanto tiempo ¿Me recordaran? Son casi cinco años desde que paso aquello.- la duda crecía en el, como un pequeño árbol a las orillas de un riachuelo. Ya había pasado unos meses desde que había vuelvo a su país de origen, al país del fuego. Desde entonces nunca había pasado a observar su casa, a su familia aquella a la que se había visto obligado a olvidar, luego de que su padre lo echara de su casa tras la batalla con su hermana. Desde entonces había intentado olvidarlos, dejar aquella vida de lujo y honor pero durante su viaje lo había notado, había notado que no tenía que dejarlo ir que tenía que luchar por recuperar su honor aunque pareciera imposible lograrlo ante la convicción de su padre. Eso llevaría tiempo, lo sabía, tenía que convertirse en alguien que podría tener un alto rango en el feudo de la famosa y tirana dama de fuego.

Un pequeño golpe en la puerta le obligo a abrir los ojos, se estaba levantando cuando otra cosa robo su atención. Su vista se perdió al suelo, un pequeño pergamino se deslizaba entre el espacio que quedaba entre el suelo y la puerta de entrada. -Una misión D, genial servirá para ocupar un poco el tiempo.- murmuro mientras se preparaba para partir al punto de la misión. Llevaba su ropa común, aquella donde el color rojo abundaba en todas sus tonalidades. -El lugar no es muy lejos de aquí. Muy bien, será mejor que vaya para allí.- la puerta se cerró tras él. Aun no caía agua del cielo, por el momento se veía con suerte pero no sabía cuánto tiempo podía llevar aquella misión y quizá en el proceso, finalmente la lluvia callera del cielo.

La misión consistía en atrapar a un pequeño grupo de niños que estaban haciendo de las suyas por las calles de la capital. Al parecer era un pequeño grupo de tres niños que iban por allí robando a las tiendas y vendedores ambulantes que pasaban por la calle. Tenían sobre todo una rara maña con los vendedores de coles ambulantes. La última vez que estos jóvenes habían sido divisados estaban corriendo por una de las calles principales de la capital. Su ultimo robo había consistido en llevarse puesto un pequeño carro de coles de un anciano, así mientras la culpa del anciano lo carcomía por dentro el grupo restantes robaba toda la cantidad de coles que podían.

Varios minutos habían pasado mientras buscaba a esos pequeño – No lo entiendo ¿Por qué no aparecen?- miraba desde la altura, ubicado exactamente sobre una de los techos de las casas mas altas de la ciudad –Allí hay algo.- entrecerró los ojos buscando agudizar un poco su vista –Definitivamente, son ellos. Sus apariencias coinciden exactamente con lo comentado por las autoridades.- comenzó a saltar de techo en techo mientras se acercaba más y mas hacia aquellos niños, siempre buscando mantenerse escondido. Primero los seguiría e intentaría evitar ser visto para finalmente descubrir el porque cometían tales robos.

Habían repetido el mismo modus operandis que en la ocasión anterior. Llevarse puesto el carro y que otro pequeño grupo, escondido en las sombras, robaba todo lo que podía, todo lo que le entraban en sus diminutas manos. Tras esto, aun divididos en dos grupos, los niños corrían hacia similares direcciones pero por distintas calles.

-Así que era eso, ya entiendo.- por un lado no podía creer lo que observaba pero por otro lado entendía todo. Eran un grupo de niños que habían quedado en la calle tal y como a el le había pasado años atrás cuando había sido exiliado de su familia por su debilidad. En momentos como esos lo mejor que podía pasar era encontrar a alguien que haga de tu tristeza un enorme lago de felicidad, alguien que te ayude a convertir toda esa tristeza, desilusión, oscuridad en algo mas alegre en algo mas de luz. Algo como eso había sucedido con ese grupo de niños, quizá no similiar a Zuko que había conocido a aquella persona que el ahora conocía bajo el apodo de “tio”. Esos niños habían conocido a un pequeño conejo que a primera apariencias parecía estar pasando por las mismas condiciones que ellos. Los coles eran robado para que ese pequeño conejo comiera algo y estuviera alegre todo el tiempo. Uno de los niños se acerco para darle de comer pero algo lo detuvo. Un kunai había pasado por enfrente de sus ojos y se había clavado en el suelo –No roben mas a los vendedores. Yo me encargare de traerles comida. Si tengo que volver por otro robo, tendré que llevarlos ante la dama del fuego.- probablemente nada le pasaría a los niños pero nombrar a la dama del fuego, daba cierto toque de terror entre los habitantes del país.
div>

YourFireDaddy
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.