¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Naruto Rises (Afiliación Elite)
Ayer a las 6:31 pm por Invitado

» Mozart, El virtuoso
Ayer a las 6:07 pm por Gakumon

» Vientos que traen las nubes - Viaje VI - | ❁ |
Ayer a las 5:39 am por Zhorin Kashu

» Nobility and diplomacy. — ❁
Ayer a las 4:57 am por Narrador

» CLOSER +18 [Cambio de botón — Élite]
Ayer a las 3:12 am por Invitado

» Entrenamientos.
Dom Oct 22, 2017 5:49 pm por 2D

» Misiones de farlek
Dom Oct 22, 2017 5:22 pm por Gakumon

» [Viaje] Lluvia- Fuego - Arrecifes
Sáb Oct 21, 2017 8:31 pm por Hikari Kaguya

» Misiones de Yuna
Sáb Oct 21, 2017 8:25 pm por Ichimaru

» Toxicologia de Tsu
Sáb Oct 21, 2017 7:11 pm por Tsuchinoko

» Encuentro con Rein-chan, los hermanos Orochi se encuentran
Sáb Oct 21, 2017 6:46 pm por Tsuchinoko

» ❁Hojas por aqui, hojas por alla❁
Sáb Oct 21, 2017 3:29 pm por Tempest

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Sáb Oct 21, 2017 12:58 pm por Gakumon

» D E S T R O Y ;
Sáb Oct 21, 2017 9:37 am por 2D

» Y fueron tres
Sáb Oct 21, 2017 6:14 am por Suru Hozuki

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Sáb Oct 21, 2017 3:08 am por Narrador

» No es solo una pelea II [C]
Vie Oct 20, 2017 8:41 pm por Kurosaki

» Misiones // Arata
Vie Oct 20, 2017 6:17 pm por Ichimaru

» Automision
Vie Oct 20, 2017 6:15 pm por Ichimaru

» [Viaje] Lluvia - Fuego - Arrecifes
Vie Oct 20, 2017 5:38 pm por Hikari Kaguya

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Uff... ¿Una escolta? Menudo rollo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Uff... ¿Una escolta? Menudo rollo

Mensaje por Kazuo el Dom Feb 19, 2017 1:46 pm


La locura progresiva de Kazuo traía muchísimos aspectos negativos. Uno de ellos, era la creciente paranoia del Shinobi, que iba esparciendo sus raíces y creciendo a una alarmante velocidad. Después de la guerra en el País del Rayo, se había percatado de que su feudo sólo había estado asignándole misiones de, relativamente, poca importancia. Como si hubiese dado diez pasos atrás. Esos sentimientos antes no le afectaban en absoluto; su desinterés y control interno eran inquebrantables, pero él no estaba consciente de cuánto Bakemono podía ir afectándole con el tiempo. Estaba ciego; convirtiéndose en un individuo cada vez más inestable, sin siquiera darse cuenta. El pelinegro fumador se sentía altamente subestimado por sus superiores, lo cual provocaba en las noches más intranquilas, más de un golpe contra la pared en su habitación. Las voces en su cabeza causaban que las paredes retumbasen sin cesar, inyectando pensamientos tóxicos de lo que debería hacer al respecto. — Silencio... ¡Silencio! — En posición fetal, dormía en un rincón de su habitación, tirado en el piso. Casi aplastando su propio cráneo con las manos, intentando conservar la poca cordura que le quedaba. En los momentos de soledad, su condición empeoraba  a niveles preocupantes, siendo más susceptible a sus trastornos de personalidad.

Los días pasaban desde su última decaída en la oscuridad de su casa. Había evitado a toda costa tener contacto con los pocos conocidos que tenía en el País del Fuego, sobretodo con sus dos mejores amigos, Katta y Lilith. Se sentía cada vez más enfermo... Como si fuera cuestión de tiempo antes de que hiciese algo malo. Algo imperdonable. Un nuevo rumor había estado circulando, incluso hasta los oídos de las ancianas chismosas del vecindario. El viaje al occidente. Eso mantenía al mundo completamente inquieto; esperando ese suceso con esperanzas. Nuevas tierras conllevaban a grandes cambios; eso decían. Cuando regresó a la puerta de su casa tras una sesión de meditación para volver a retomar las riendas que tenía sobre Bakemono, se encontró con dos pergaminos. Reconocía el primero, pues era el mismo papel y el mismo sello que utilizaban para las misiones de clase D. Ya estaba furioso. Por otro lado, el segundo era... diferente. Nunca había visto algo similar a ese tipo de pergamino, y parecía ser el sello personal de la Dama de Fuego. Una vez se decidió por leer su contenido, se percató de que él sería uno de los enviados a esa famosa excursión. Katta era otro de ellos. Una vena en su sien se hizo más visible, mientras destruía el papel con sus propias manos. Pensaba que su feudo finalmente quería deshacerse de él, y su amigo el espadachín también pagaría el precio para que él no sospechase de sus superiores. "Serpientes. Los seres humanos como ellos no son más que escoria, debería...", detuvo sus propios pensamientos moviendo la cabeza de un lado a otro, porque ya estaban subiendo demasiado de tono. La circulación de la sangre había aumentado su velocidad de forma considerable, y conocía sus propios síntomas.

El joven adicto al tabaco decidió aceptar la otra misión sobre el cargamento, para intentar despejar un poco los pensamientos peligrosos que cruzaban su fragmentada mente. Se suponía que era algo de rutina con otros compañeros, por lo que el transcurso, además de no ser muy extenso, sería tranquilo. No llevó herramientas ninja ni su katana, considerando que sería completamente inútil. Se encontró con los otros dos en el punto de partida, introduciéndose con un movimiento de cabeza, como una reverencia informal. Los otros dos se conocían, por lo que posiblemente irían conversando, mientras él iba del otro lado del cargamento, completamente en silencio. Pasó la primer hora. — Hombre... Realmente quería ser elegido para la misión de investigación al Occidente. — Dijo el sensorial del grupo, tras un largo suspiro. Captó la atención del fumador, a pesar de que éste ni siquiera miró a la pareja. — Créeme, estamos mejor fuera de ese asunto. — Le respondió el otro, entre una risa de características bastante irritantes. Su sonrisa mostraba algunos indicios de soberbia. El primero le miró extrañado, esperando que explicase mejor el por qué. — ¡Es una misión suicida! ¿No te parece extraño que envíen a Genin lo suficientemente capacitados para llegar al otro lado, pero no a sus mejores hombres? Saben que algo saldrá mal.El pelinegro de ceño fruncido apretó los dientes, mientras se llevaba el cigarro a la boca. Decir que estaba estresado era poco; se encontraba con emociones muy peligrosas circulando en su sistema. — Ahora que lo mencionas... Tienes razón. Supongo que sí estamos mejor de este lado del océano. Siento pena por los que fueron escogidos. Parecía que el sensorial mostraba sentimientos más... humanos. Misericordia y bondad. El experto en Taijutsu, por otro lado, se llevó ambas manos a la cintura, mientras sonreía con los ojos cerrados. — Yo no. Por alguna razón los están enviando como carne de cañón.El humeante del otro lado del carro, dio un fuerte golpe al mismo, provocando un gran estruendo en el sendero que cruzaba los árboles.Yo fui elegido. — Giró el cuello, revelando una mirada amenazante, que mostraban la verdadera naturaleza el Genin que vestía de negro. Los otros no pudieron evitar por sentir escalofríos; había algo inusual en Kazuo. No se equivocaban. — Dime... ¿Por qué razón crees que seré carne de cañón?Fue una situación muy tensa, que fue calmándose minuto tras minuto.

El aura oscura de Kazuo había provocado que su soberbio compañero experto en Taijutsu, cantase todo lo que sabía sobre el viaje al Occidente. Parte de la información era relevante, mientras el resto eran sólo suposiciones varias. La misión concluyó con éxito, consiguiendo de ella algo más que sólo Ryous. La pareja se separó de la bestia de inmediato, esperando que nunca tengan que compartir una misma asignación con él otra vez.



Kazuo
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Uff... ¿Una escolta? Menudo rollo

Mensaje por Sorey Bokushi el Dom Feb 19, 2017 5:57 pm

Sin duda el comentario de Kazuo rompió con el clima que llevaban los dos shinobis que habían empezado a ignorarlo. Ambos se quedaron en estado de estupor mientras hacían un rápido repaso de lo dicho ahora que tenían esa información sobre el pelinegro. La habían cagado bien cagada. –No sabía qué… -empezó el sensorial, quien hasta ahora había estado siendo el más ignorante e influenciable de todos. –Este no es un feudo para niños de biblioteca o para filósofos. Esto es Kakkinoaru’en, el feudo con mayor poder bélico. Sería estúpido mandar a quienes deben de conquistar todo oriente contra un enemigo común, ¿no crees? –interrumpió el usuario del taijutsu con el peso de la realidad sobre su argumento. –Además. Los occidentales no son cualquier cosa, créeme. Son incapaces de realizar jutsus por sí mismos, pero cuando pelean con sus armas moradas son capaces de incluso desintegrar la materia. Un lugar lleno de gente como esa… podría ser que haya una forma de llegar por sorpresa y eso sirva para futuros ataques de verdad, pero esta exploración es sin duda como lanzar una piedra a un río con cocodrilos.

Era verdad. Esa expedición no era más que esa maldita piedra. Si todo sale bien y no hay depredadores quien les lanzaba al peligro podía seguir el mismo camino sin preocupación, pero si en el lugar se encontraban con los colmillos, ¿qué sería de ellos? –Los enviados de los diferentes feudos son todos de rango gennin, incluso de un nivel equiparable son la mayoría de forasteros que acuden por voluntad propia. Sólo hay dos excepciones: un chunnin de Mogura y un guerrero de un clan extinto que tiene cuentas pendientes con occidente, ese supera el jonnin.

-No le cuentes más. –interrumpió el sensorial. A pesar de que sus comentarios hasta ahora habían sido bastante estúpidos parecía el más sensato de los dos. –Toda esta información no va a hacer más que preocuparle. Es importante que entreguemos esto. –decía señalando aquella gran caja meticulosamente sellada con fuinjutsu. –Para ello debemos estar concentrados.

Quedaban abiertas muchas preguntas por resolver. Para empezar, ¿cómo se habían enterado ellos de toda esa información? Quiénes participaban en el viaje era algo que tan sólo sabían los propios participantes. ¿Cómo sabían lo del jonnin? Tan siquiera en la lista de participantes aparecían los rangos, y de tres de los participantes no se conocía clan: Yeul, Taro Bokushi y Gyokuryu Pao. Y por otro lado, ¿qué hacían tres gennin del feudo en una misión de rango D? Y encima un gennin del valor de Kazuo, que prácticamente podría ser enviado a una rango C y esperarlo de vuelta. Quizás su feudo le estaba ocultando algo, o quizás lo hacían ellos dos.

El tiempo seguía pasando y las ruedas del carro no se detenían. Si Kazuo no hacía nada su misión sería un éxito. Cobraría 500 tristes ryus y se prepararía para su viaje.
Sorey Bokushi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Uff... ¿Una escolta? Menudo rollo

Mensaje por Kazuo el Dom Feb 19, 2017 6:51 pm


La información entraba por los oídos de la bestia, la cual viajaba por el sendero del otro lado, separado de aquellos que decían ser sus compañeros. La paranoia del pelinegro se alimentaba con cada palabra, notando que detalles no concordaban en su problemática cabeza. Y esa misma condición, tenía gula; afilando su mirada de forma preocupante. "¿Armas moradas que pulverizan la materia...? Algo anda mal. No, todo está mal... No puedo estar enterándome de algo así por un par de charlatanes. Alguien debería habérmelo dicho. Alguien... Alguien saldrá herido". La respiración del adicto al tabaco delataba su estado actual. Agitado. La visión del pelinegro podía incluso tornarse borrosa de un momento a otro, siendo superado por sus niveles de estrés. "Debí haber muerto en el País del Rayo. No, eso quieren hacerme pensar... Pero, ¿Quiénes?".

Él representaría esa piedra lanzada al río. Después de constante esfuerzo... Después de haber aceptado el destierro por parte de sus superiores; ellos ahora querían enviarlo directo bajo tierra. No podía evitar por comenzar a desconfiar en los que se encontraban a su izquierda; sentía algo preocupante en ellos. El pergamino los describió como Genin experimentados al igual que él, pero nunca había visto sus rostros, en ninguna parte. Él nació en el territorio de la Dama de Fuego... Sin embargo, ellos no sonaban ninguna campana.Sabes demasiado, como para no haber sido uno de los elegidos. — Respondió tras oír sobre el Chunin y el misterioso guerrero que estaría presente en las tierras lejanas. A través de los ojos del demente, los aliados podían mutar cual fenómenos de sus pesadillas... Hasta convertirse en enemigos. De repente, el sensorial que parecía, al principio, ser una persona con honorables valores bastante definidos, pidió que no le contase más al respecto. Una amenaza; deseaban retener información que podría significar algo mucho más grande que su propia existencia. Kazuo terminó sobrecargándose de emociones.

El carro se detuvo de repente, con gran brusquedad. No era un enemigo que acababa de aparecer el que estaba interfiriendo con la misión, sino el pelinegro. La había detenido son una sola mano frente a este mismo, pero su brazo no se veía normal... Había comenzado a mutar. Negros, con propiedades casi tan sólidas como el acero. La esclerótica de su ojo izquierdo había cambiado al mismo pigmento que esas mutaciones, y el iris rojo, como la sangre. — No iremos a ninguna parte.¿Eran... amigos, o enemigos?¿Por qué es tan importante que llegue este cargamento? Es la primera vez que tengo otros dos compañeros en una misión de tan bajo riesgo... ¿Están... Están tratando de engañarme? — El brazo restante también había mutado, transformando la punta de sus dedos en filosas extremidades. Le dio un puñetazo al cargamento, haciendo que este retroceda dos metros. — ¿Por qué... Por qué ustedes saben tanto sobre esto? Todo esto, me está empezando a volver loco.Se llevaba las manos a la cabeza, lastimándose un poco la cara por culpa de esa filosa condición.¿Creen que soy un imbécil? Nunca los he visto en mi maldita vida.Teorías conspirativas y más. Todo lo necesario para que él cometiese una estupidez.Nadie moverá un músculo hasta tener todo lo... que necesito.Sudor. Le costaba mantener el control. Necesitaba urgentemente que algo de lo que los presentes dijesen comenzase a cobrar sentido. Pronto.




OFF:
técnicas:
Nombre: Class C
Tipo: Ninjutsu
Sellos: Ninguno
Rango de alcance: No tiene.
Descripción: Es el tipo de mutación más básica. Sus brazos son cubiertos a nivel celular por aquel "virus" hasta los hombros. Como toda técnica de su habilidad, esta se presenta de color negro. Sus brazos se endurecen casi tanto como el metal, y la punta de sus dedos son afilados como lanzas. Los usos de esta técnica dependen de la situación. Es una pobre mutación que puede ser utilizada como defensa contra armas arrojadizas o resistir el impacto de una katana, o también para infligir daño al oponente (sea con sus dedos, o fortaleciendo los puños).
Ventajas: De muchas utilidades. Fuerte defensa contra el Kenjutsu.
Desventajas: Débil contra el elemento Raiton. Defensa pobre contra el Ninjutsu.
Stats:
• Ninjutsu: 10
• Taijutsu: 6
• Genjutsu: 1
• Velocidad: 10
• Resistencia: 10
• Fuerza: 10
Kazuo
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Uff... ¿Una escolta? Menudo rollo

Mensaje por Sorey Bokushi el Dom Feb 19, 2017 11:54 pm

La delgada línea entre lo tenso y lo perturbador acababa de ser borrada por completo con la aparición de la mano de Bakemono que trataba de hacerse con el control de Kazuo. Tal vez la bestia de su interior era más inteligente que él, pues había sido capaz de detectar que algo olía extraño por ahí.

Ambos gennin estaban asustados. No confiaban en poder vencerle, aunque seguro que podían darle guerra. Aun así, el sensorial se decidió a intervenir tratando de que todo el asunto se relajara. –Cálmate hombre. Somos como tú, el feudo no nos ha dicho nada de lo que transportamos, pero… soy sensorial, y percibo el chakra. Ahí dentro de esa caja hay algo bien cargado de chakra.

El usuario de taijutsu tomó el relevo con una explicación del por qué de su conocimiento. –Tampoco el feudo no has explicado nada sobre lo que sabemos. Todo lo hemos averiguado usando sus habilidades sensoriales. –confesó con las palmas de las manos en el frente tratando de mostrarse inofensivo. –Hagamos una cosa. Tú no cuentas que sabemos nada de esto y nosotros no contamos lo que acaba de pasar. A ninguno nos interesa acabar ejecutados, ¿verdad? Entreguemos esto sin hacer preguntas y nos olvidamos de lo que ha pasado hoy. ¿Cómo lo ves?

Sin duda era algo tentador. Sus argumentos parecían sólidos, propios de quienes no desean cabrear a la mano que les da de comer. Sin embargo, era también tan cobarde… y quedaban tantas preguntas por resolver… Kazuo sabía en el fondo que seguir tolerando las cadenas de arriba no era lo suyo. –(Tardarían días en encontrar sus cuerpos. Ya estarías en occidente para entonces.)

Los delirios del fumador no eran totalmente paranoides, estaban basados en la cruda realidad. Tampoco eran por tanto estúpidas esas alucinaciones auditivas, tenían toda la razón. Por el camino en el que transitaban, todo apuntaba a que estaban en lo cierto, y él en la carta ya tenía el sello que servía como pasaporte para embarcarse al nuevo continente.

Si esto fueran unos dibujos animados cutres, tal vez a Kazuo se le hubieran aparecido el típico demonio y el típico angelito susurrándole a cada oreja, pero no, simplemente estaban las caras de pánico de aquellos dos gennin y esa gran caja sellada en el centro del carruaje. Decisiones. En esta vida no existen el bien y el mal, tan sólo decisiones y sus consecuencias. Quien tildara a la parte Bakemono de Kazuo como malvada o incongruente simplemente tenía la visión sesgada por sus propias creencias. ¿Cómo reaccionaría el dueño original del cuerpo ante los deseos de su yo interior?
Sorey Bokushi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Uff... ¿Una escolta? Menudo rollo

Mensaje por Kazuo el Lun Feb 20, 2017 5:19 pm


Spoiler:


Las oía, más claras que nunca. No parecían estar en su cabeza, sino rondando entre los árboles, acechando al pelinegro mientras temblaba ante la situación. De repente, le susurraban la posibilidad de cambiar roles por unos instantes; destruir las cadenas que lo amarraban a un sistema que lo veían como un fenómeno. La presa podía convertirse en el depredador; el rostro de los presentes confirmaban esa posibilidad. A pesar de sentirse fuera de sí, nunca antes había sentido ese poder sobre otros humanos. Imponerse con una fuerza imparable. Nunca antes se había sentido ese control sobre una situación. ”Intentan chantajearte. No te temen lo suficiente, y por eso… te amenazan”; movía la cabeza de un lado a otro, durante una etapa de negación que parecía interminable. — No… no es así. Cállense… ¡Ahora! — No podía saberse con seguridad a quién le estaba hablando el demente de ojos diferentes. Lo tétrica y aterradora que empezaba a tornarse la escena, confundían la realidad de las pesadillas.

 Un hombre de deseos tan oscuros, no podía huir de su destino por siempre. Tarde o temprano, iba a corromperse. Las sospechas y la desconfianza crecieron tanto, que ya no había vuelta atrás. Eran seres despreciables que adorarían verlo muerto en la plaza pública de la Capital. Por la única razón que se desvió su mirada, fue para fijarse en el cargamento. Ahora, necesitaba saber qué era esa gran fuente de chackra en esa caja; siendo llamado hacia ella como un imán. Pero no podía hacer eso con testigos; cobardes que informarían a sus superiores que era inestable. Eran ellos o él. Hace más de cinco años que no derramaba una lágrima, pero esa vez no pudo contenerse. El silencio se hizo con la escena, mientras Kazuo volvía a mirarlos con ojos llenos de confusión… y culpa. — Lo siento tanto… — El brazo izquierdo encadenó otro tipo de mutación de un instante a otro, estirandose mientras serpenteaba por el aura directo al sensorial, tomándolo del rostro. Se contrajo y lo llevó directo a la boca del lobo, éste atravesando su estómago con las filosas extremidades del derecho. Aprovechando la situación de shock, el brazo que atravesaba el cuerpo de su víctima tomó una kunai que este tenía en elmcinturon y mutó como lo hizo el izquierdo, estirandose directo al cuello del experto en Taijustu. Intencionado en atravesar su corazón con el arma de su amigo. Esta cadena de ataques fue veloz; los peores siete segundos que había vivido en mucho tiempo.


Spoiler:

Kazuo cayó de rodillas al suelo, rompiendo en llanto. — No… ¡No, no, no! — Era un asesino. Siempre lo había sido. Sólo que ahora… sabía que era culpable. ”No temas, Kazuo. Hiciste lo que tenías que hacer…”; era un pensamiento inmundo, que se extendía por su cuerpo como una enfermedad, que le generaba náuseas. Con gran brutalidad, nuevas extremidades salieron desprendidas de su espalda, generando inconmensurable dolor. Estas atravesaron los cadáveres -si es que habían muerto ya- de los otros “Genin”, comenzando a convertirlos en la misma materia con la cual Bakemono se representaba. Bombeando, los consumía. Alimentaba, a la fuerza, al desgraciado que yacía ahí. Se retorcía, oyendo las palabras que le taladraban. ”Nosotros sabemos qué te sucede. Te gustó, y demasiado… Ahora sabes que no podrás volver a ser el mismo de antes”

Pasaron los minutos, antes de que pudiera volver a ponerse de pie. Antes de entregar el cargamento, sólo quedaba ver qué había dentro de él. Ese chackra… él lo deseaba.


OFF:
técnicas:
Nombre: Class C
Tipo: Ninjutsu
Sellos: Ninguno
Rango de alcance: No tiene.
Descripción: Es el tipo de mutación más básica. Sus brazos son cubiertos a nivel celular por aquel "virus" hasta los hombros. Como toda técnica de su habilidad, esta se presenta de color negro. Sus brazos se endurecen casi tanto como el metal, y la punta de sus dedos son afilados como lanzas. Los usos de esta técnica dependen de la situación. Es una pobre mutación que puede ser utilizada como defensa contra armas arrojadizas o resistir el impacto de una katana, o también para infligir daño al oponente (sea con sus dedos, o fortaleciendo los puños).
Ventajas: De muchas utilidades. Fuerte defensa contra el Kenjutsu.
Desventajas: Débil contra el elemento Raiton. Defensa pobre contra el Ninjutsu.
Nombre: Resilient Arms
Tipo: Ninjutsu
Sellos: Ninguno
Introducción: De características similares a su primer tipo de mutación, pero con una utilidad más inmediata. Sus brazos cubiertos por su habilidad única, pueden estirarse hasta diez metros para trapar a su oponente, impulsarse hacia él o arrojarlo hacia donde uno desee. Sus brazos humanos se mantienen iguales bajo el manto del virus, por lo que la fuerza en que estas extensiones funcionen depende de la habilidad que el usuario tienen en el Ninjutsu. No poseen la capacidad de endurecimiento que Class C tiene, sino que se trata de un tejido más flexible, pero más débil.
En un estado mayor de locura, este considerado virus puede absorber cadáveres de otros humanos para atenuar su impulsivo comportamiento (importante: Esto es sólo estético. No tiene uso en batalla, ni en otros usuarios).
Stats:
• Ninjutsu: 10
• Taijutsu: 6
• Genjutsu: 1
• Velocidad: 10
• Resistencia: 10
• Fuerza: 10

Kazuo
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Uff... ¿Una escolta? Menudo rollo

Mensaje por Sorey Bokushi el Lun Feb 20, 2017 6:32 pm

Sangre, muerte, gemidos. El conductor del carro no necesitó más que los oídos para confirmar que debía de darse a la fuga. El carmesí adornaba las paredes del interior del carro y allí en el centro la caja llamaba a Kazuo con un tentador susurro en el oído. ¿O eran de nuevo sus alucinaciones?

Cuando abriera la caja ahí la encontraría. Una espada de origen occidental. Era algo más corta que las katanas que en oriente acostumbran a emplear pero lo compensaba con un mayor grosor que la volvía más contundente. El mango negro y dorado, el filo, mezclaba el color del acero con los adornos en negro. Y por último, su esencia, aquella pequeña gema morada. Si el pelinegro se acercaba para analizarla más detenidamente podría encontrar un ligero brillo y si pegaba bien el ojo para volverse lo más minucioso que pudiera encontraría unos pequeños símbolos que sería incapaz de interpretar. La funda, morada como el chakra corrosivo de sus ataques, se encontraba a su lado. La funda tenía algo escrito a mano, algo incomprensible, claro: “Xander, ad uniendis”

Por mucho que lo intentara, no le sería tan fácil. Podía blandirla, sí, mas no podía hacer uso de aquellas técnicas que sembraban el miedo en el continente, no era tan sencillo como dar cortes en el aire y destrozarlo todo. Pero ese era su botín, le gustara o no. Ya era libre de las ataduras de su antiguo feudo, pero debería de pagar el precio. Ahora Kazuo formaría parte del conocidísimo libro bingo exclusivo de la dama de fuego. Había pasado de ser un valioso peón blanco a un molesto caballo negro. Nótese la evolución.

El barco zarparía en punto neutro y un acuerdo entre naciones abolía para los viajeros las leyes que les obligaban a matarse entre ellos. Al menos de forma temporal. De todas formas, tampoco importaba para el ahora renegado pelinegro, pues para cuando se enteraran del incidente él ya haría tiempo que estaría en alta mar. Podía incluso mantener la farsa de pertenecer a Kakkinoaru’en con Katta si lo deseaba.

Allí adonde se dirigía el pelinegro estaría más seguro que en el país del Fuego. A saber qué encontraría al llegar allá. Los misterios que encerraba occidente, y sobre todo los peligros, sin duda pegaban con él. Y así, ignorante del verdadero valor de lo que portaba entre manos, aquel chico que acababa de estrenar su título de renegado ponía rumbo a lo desconocido.



aspecto de la espada:


Sorey Bokushi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Uff... ¿Una escolta? Menudo rollo

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.