¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Entrenamientos.
Hoy a las 5:49 pm por 2D

» Misiones de farlek
Hoy a las 5:22 pm por Gakumon

» Vientos que traen las nubes - Viaje VI - | ❁ |
Ayer a las 11:42 pm por Narrador

» [Viaje] Lluvia- Fuego - Arrecifes
Ayer a las 8:31 pm por Hikari Kaguya

» Misiones de Yuna
Ayer a las 8:25 pm por Ichimaru

» Toxicologia de Tsu
Ayer a las 7:11 pm por Tsuchinoko

» Encuentro con Rein-chan, los hermanos Orochi se encuentran
Ayer a las 6:46 pm por Tsuchinoko

» ❁Hojas por aqui, hojas por alla❁
Ayer a las 3:29 pm por Tempest

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Ayer a las 12:58 pm por Gakumon

» D E S T R O Y ;
Ayer a las 9:37 am por 2D

» Y fueron tres
Ayer a las 6:14 am por Suru Hozuki

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Ayer a las 3:08 am por Narrador

» No es solo una pelea II [C]
Vie Oct 20, 2017 8:41 pm por Kurosaki

» Misiones // Arata
Vie Oct 20, 2017 6:17 pm por Ichimaru

» Automision
Vie Oct 20, 2017 6:15 pm por Ichimaru

» [Viaje] Lluvia - Fuego - Arrecifes
Vie Oct 20, 2017 5:38 pm por Hikari Kaguya

» Shinobi's Justice — [Afiliación Élite]
Jue Oct 19, 2017 11:48 pm por Invitado

» Sobre la tierra, bajo el cielo. ❁
Jue Oct 19, 2017 11:03 pm por Gakumon

» Un vistazo al pasado [Entrenamiento de Arma]
Jue Oct 19, 2017 9:25 pm por Yuna Amaru

» Pokemon Xion - Afiliación Élite
Jue Oct 19, 2017 4:27 pm por Invitado

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Bloodline, chapter III | Misión, rango D

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bloodline, chapter III | Misión, rango D

Mensaje por Hyūga Kou el Miér Nov 26, 2014 2:29 am

Más de una hora había pasado desde que el barco se detuvo en la costa, pero Kou seguía su andar, moviéndose con velocidad, de rama en rama, para llegar hasta aquel destino marcada en el mapa que le habían enviado con la carta, unos días atrás. Pero el pelirrojo empezaba a fatigarse, y sus piernas eran las primeras en tener un leve movimiento irregular. Sus rodillas temblaban, pero Kou sabía que el tiempo era lo más importante en estos momentos. Sus recuerdos del clan eran aun vividos. La rama secundaria, creada para proteger y servir a la rama principal, y aunque eran menos poderosos que los últimos, sus números en filas eran el doble. Y aunque el pelirrojo no sabía que es lo que iba a hacer, quería llegar y verlo con sus propios ojos. Un ataque dentro del propio clan. Algo que había imaginado durante tantos meses, pero que nunca pensó ponerlo en práctica, y ahora que se presentaba la oportunidad, Kou se sentía confundido.  Esta podría ser la única posibilidad de derrocar a la rama principal, más sin embargo, el clan podría verse muy afectado por el ímpetu de la batalla. Todas y cada una de esas imágenes venían constantemente a la mente del Hyüga; como destellos de varios colores, pero imposibles de definirlos en su totalidad.

El espeso bosque de la hoja parecía no tener fin, y el cansancio en Kou se hacía más palpable. Sin embargo, en el último segundo, un pequeño rayo de luz se materializo entre las espesas ramas de los arboles, formando una media sonrisa en los labios del pelirrojo, haciendo que acelerara el andar, sintiendo la imperiosa necesidad de observar el paisaje engendrado por el clan. Un ruido trepidante y seseante hizo que Kou pegara un salto hacía la rama de su flanco izquierdo, escuchando un instante después el impacto de tres kunais en la madera anterior. El pelirrojo mordió el interior de su mejilla, fijando la vista hacia adelante, observando a una joven de tez nívea y de cabello largo parada justo enfrente. Sus ojos estaban completamente dilatados y las venas en su rostro se podían ver a simple vista—. Ryota tenía razón. El maldito de Hikari pidió ayuda a los bastardos —Al escuchar aquella voz, Kou sintió como su sangre empezaba a hervir con premura. La reconocía, no había duda de ello. Era Sora, aquella chica de la rama secundaria que había visto hace unos años. Había cambiado, pero su voz seguía siendo, prácticamente la misma—. Cuanto tiempo sin verte, Kou. Veo que creciste un poco —La chica dio un salto a la siguiente rama delantera, dejando ver su silueta completa. Sin duda había cambiado, su cuerpo era más curvilíneo, y aquellas prendas entalladas reseltaban su figura. Kou suspiro al oírla, fijando su vista en sus movimientos—. Lo mismo digo, Sora. Tal parece que los años nos han venido de maravilla —Sonrió de medio lado, tratando de demostrar serenidad y control—¿Puedo preguntar por qué tanta hostilidad? —Kou miró hacía la rama contigua, viendo aquella triada de kunais, incrustados en la madera.

— Creo que sabes la respuesta, Kou. Aquí la pregunta sería, ¿Por qué has decidido apoyar a Hikari? —La chica apretó los dientes, pegando un salto veloz, atacando con su palma a Kou, quien reacciono con la misma velocidad, poniendo su antebrazo en la ruta, sintiendo el golpe, seguido de una ráfaga de chakra que lo hizo retroceder con un poco de fuerza hacía atrás, cayendo en tierra, dejando a Sora en la misma rama que anteriormente había sido de él—. No estoy del lado de nadie, Sora. Solo he venido a ayudar —Dijo, mirando a la chica, quien seguía con la mandíbula tensa—. Veo que te Jüken ha mejorado —Sonrió, tratando de tranquilizar la situación, pero solo pudo escuchar por respuesta un bufido quejumbroso y sonoro.

—Sera mejor que dejes de hablar, Kou. No pasaras con palabras, y lo sabes —La chica bajo de la rama, quedando a cinco metros del pelirrojo, quien la miró fijamente, observando aquellos ojos tan familiares, los cuales lo veían con odio y arrogancia. Kou se sentía extraño al ver el Byakugan en alguien más, pero aun así no bajó la guardia. Sus manos hicieron tres sellos rápidamente y en su ojo, el Byakugan se activo también, causando una reacción distinta en Sora. El enojo se había esfumado por unos instantes, y en su lugar, la sorpresa y asombro se hicieron presentes—. ¿Qué le paso a tu ojo derecho? —Preguntó, claramente confundida por aquel parche en el rostro del pelirrojo, quien solo se digno a mirarla fijamente, suspirando un par de veces—. Eso no te importa, Sora. Mejor déjame pasar, no quiero pelear —Susurró, viendo como la chica movía su cuerpo de una manera muy familiar para Kou, quien hizo el mismo movimiento, casi pareciendo un espejo. Ambos se miraron al rostro, mientras que su cuerpo completo tomó la misma posición de combate. Sora sonrió, pero Kou se mantuvo serio. Ambos inhalaron aire, y al momento de exhalarlo, pronunciaron al mismo tiempoHakkes.
Lineas: 46/60


Técnicas:
- Byakugan (白眼, Ojo Blanco ó Visión Pura): Las personas que tienen este Kekkei Genkai se pueden diferenciar fácilmente debido a que desde pequeños poseen los ojos de color blanco malva -aunque el color de ojos puede variar mientras el Dōjutsu se encuentre "dormido"-. No solamente eso, también es que esta técnica la tiene toda aquella gente que tenga sangre Hyūga. Este Dōjutsu tiene dos fases: una pasiva y otra activa. En la pasiva se refiere cuando está desactivado, o sea es cuando sus ojos están normales. Pero al activarse parece como si las blancas pupilas se agrietaran, a la vez que se le marcan las venas alrededor de sus ojos. Al ser un Dōjutsu tiene la capacidad de ver a través de los Genjutsu, Taijutsu y Ninjutsu sin mayores problemas. Pero sus capacidades principales se basan en una visión superior, otorgando una esfera completa de visión, es decir de 360°, excepto por un punto ciego en forma de cono que se encuentra detrás del cuello por encima de la primera vértebra toráxica, sin embargo este punto ciego puede ser eliminado emitiendo chakra justo en ese punto ciego en forma de cono. Los usuarios del Byakugan pueden detectar cualquier cosa alrededor de ellos dentro de un radio de más de 1000 metros, mientras mayor es la habilidad del usuario con el Byakugan, mayor radio posee. Este Dōjutsu también presenta visión telescópica, es decir la capacidad que tiene un usuario de enfocarse en una zona en específica dentro campo visual según el requerimiento del momento en que se utilice. Otra habilidad es la de ver a través de los cuerpos, permitiendo también ver con sumo detalle el sistema circulatorio de chakra de los demás (permitiendo el uso de Puño Suave) y ver los tenketsus/puntos de chakra del cuerpo, con suficiente claridad como para golpearlos. Es por esta habilidad que no puede definir entre los clones de sombra en los que se reparte el chakra igualmente entre los cuerpos.

- Hakkeshō (神フィールド, Campo Divino ó Campo de adivinación): Esta técnica consiste en crear un campo el cual le permite al usuario moverse a una velocidad mayor y elevar al máximo su concentración. Las personas que se encuentren afectadas por ésta técnica no podrán salirse del mismo pero eso no quiere decir que no puedan moverse. Éste campo, además, hace que los golpes sean aún más certeros a CAUSA de la velocidad tomada y su precisión. Sólo se puede usar para técnicas Hyuuga. El alcance del campo, así como el tiempo que es posible mantenerlo, aumenta a medida que el shinobi sube de rango:
Genin: El diámetro del campo es de cinco metros. El campo puede ser mantenido durante dos turnos.
Chūnin: El diámetro del campo es de diez metros. El campo puede ser mantenido durante cuatro turnos.
Jōnin: El diámetro del campo es de veinte metros. El campo puede ser mantenido durante seis turnos.
Sannin: El diámetro del campo es de cuarenta metros. El campo puede ser mantenido durante diez turnos.
Hyūga Kou
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Bloodline, chapter III | Misión, rango D

Mensaje por Hyūga Kou el Miér Nov 26, 2014 6:54 am

Los movimientos de Kou se compaginaban a la exactitud con los de Sora. Sus palmas no encontraban ningún punto de chakra, y en el camino, solo una extremidad le impedía el paso. Su ojo se enfocaba en cada espectro del cuerpo enemigo, pero cuando su mano quería golpear aquel punto, una extremidad volvía a obstaculizar su camino. Sora agacho su cuerpo, moviendo su antebrazo hacía atrás, dando un giro extraño pero certero, tomando con la guardia baja al pelirrojo, asestando un golpe con la palma en el estomago, haciendo retroceder un paso a Kou, sintiendo como un poco de su energía era interrumpida por el chakra de la chica.

Kou tosió un par de veces, sintiendo una tensión inusual en su cuerpo. Una tensión que sabía bien que era propiciada por aquella palmada en su vientre. El pelirrojo siempre se había preguntado cómo sería ser atacado con las técnicas del clan, y ahora, sin duda su pregunta había encontrado una respuesta poco satisfactoria—. Tus movimientos son tan lentos como en el pasado, Kou. Que lastima, al parecer Hikari no tenía otra opción y se conformo contigo —La chica sonrió de medio lado, adoptando una pose defensiva, levantando su brazo izquierdo, poniendo de costado su cuerpo. Kou la miro, sintiendo como su cuerpo empezaba a reaccionar, enderezando su espalda, clavando su vista en Sora, quien sonreía de manera socarrona—. Sin duda eres mejor que antes, Sora —El pelirrojo sonrió, limpiando una pequeña gota de sangre que broto entre sus labios, producto de aquel golpe en su estomago. Kou sabía que si permitía otro golpe de esos, sería el fin—. Pero yo también he mejorado —Susurró, al mismo tiempo que Hakkeshö desaparecía, dejando un campo abierto de nuevo.

El pelirrojo emprendió carrera hacía la chica, mientras que al mismo tiempo, sus manos cinco sellos de manos, finalizando justo a un metro de ella, bajando en un movimiento veloz, moviendo su cuerpo en un giro perfecto, estirando su pierna contra las espinillas del oponente, viendo como esté pegaba un pequeño salto, manteniendo esa sonrisa burlona en sus labios—. Puedo ver todos tus movimientos, Kou. Inclusive se que planeas usar un Kawarimi —Dijo en ese tono burlón, lanzando una patada de talón, golpeando al pelirrojo en la cabeza, activando una nube de humo, dejando un pedazo de madera en lugar de Kou—. Deberás pensar en otras técnicas. Esto no funciona conmigo —Agregó Sora, mirando hacía sus alrededores, enfocando su Byakugan hacía los arboles, tratando de encontrar al pelirrojo. Un instante después, Sora lanza un par de kunais a una zona bordeada de follaje, haciendo que Kou saltara, cayendo a unos diez metros de la chica.

—En verdad que me sorprendes, Sora. Pero, olvidas que las mismas técnicas, tampoco funcionan contra mi —Kou sonrió de la misma manera que la chica, mirándola fijamente, sintiendo una presión extraña al ver Byakugan con Byakugan. Suspiró, sintiendo un momento de relajación y de lucidez. Los mismos puntos débiles que él tenía, ella debía tenerlos. Por más que entrenara, por más que fuera superior al pelirrojo, debería tenerlos. Aquel pequeño lapso de tiempo en que Kou uso el Kawarimi, le había dado la oportunidad de observar los movimientos de Sora. Sin duda era más fuerte que Kou, sin mencionar que su adiestramiento con el Byakugan era mucho mayor que el del pelirrojo. Pero sin duda, Kou era más veloz que ella. Sus movimientos llevaban un segundo de ventaja, y eso sería la mejor oportunidad. Kou suspiró, tratando de relajarse un poco más. Usar directamente el estilo Hyüga en contra de Sora sería una pérdida de tiempo, pero podía usar su velocidad—. Ahora voy enserio, Sora —Susurró, bajando ambas manos a sus costados, formando un par de puños en ellos, sorprendiendo a la chica, quien esperaba el clásico estilo Hyüga.

Kou arremetió con velocidad, dejando una estela de tierra detrás de él, superando por un segundo la visión de Sora, quien subió las manos para cubrir su rostro, pero Kou se encontraba debajo de ella, poniendo todo su peso sobre sus manos, apoyándolas en la tierra, tirando una fuerte patada hacía el mentón de la chica, quien se elevo durante un instante. Kou se impulso con sus manos y pies pegando un salto para igualar la altura de la chica, moviendo su cadera en dirección contraria, alzando la pierna derecha, impactando en las costillas de su oponente, quien impacto en él árbol de enfrente un instante después.

Kou cayó al suelo, claramente agitado y empezando a sentir el agotamiento, pero aun así sabía que no podía bajar la guardia contra su oponente—¿Cómo demonios puedes tener esa velocidad? —Sora se levantó lentamente, tomando su costado izquierdo, justo en donde Kou había conectado aquella patada. Su semblante había cambiado, se veía agotada y enfadada. Al parecer las cosas se habían equilibrado, sin embargo, el consumo de chakra se estaba haciendo más largo; a este ritmo, Kou no podrá llegar al castillo—. Sora, te lo suplico; deja esto. No nos llevara a ningún lado. Piénsalo bien. ¿Qué ganaran si se destruyen entre ustedes? —Las palabras de Kou taladraron la cabeza de Sora, quien mordió su labio, sintiendo por primera vez un poco de confusión. Kou tenía razón, y ella, muy internamente lo sabía—. Vete de aquí, antes de que me arrepienta —Dijo la chica, bufando al mismo tiempo, desviando la vista y desactivando su Byakugan, provocando una media sonrisa en el pelirrojo, quien dio media vuelta, sin pesarlo dos veces, saliendo rumbo a las afueras del bosque, en donde se pudo ver la punta del castillo.
[/b]
Lineas: 52/60

Técnicas:
- Jutsu Reemplazo de Cuerpo (変わり身の術, Kawarimi no Jutsu):Es un Ninjutsu el cual permite al ejecutor del mismo cambiar de lugar o sitio con otro objeto como un tronco, un animal o incluso un ser vivo a su alcance. Se utiliza para poder esquivar un ataque y a la vez confundir al rival, haciéndole creer que ha acertado su ataque y de esa forma poder atacarlo por la espalda o huir del lugar. El jutsu es activado cuando el ejecutor recibe un golpe, el cual es envuelto en una pantalla de humo dejando atrás al remplazo. Esta técnica solamente se puede utilizar si el ejecutor no está inmovilizado o atrapado. Para hacerla se debe especificar con anterioridad que se ha realizado sellos de manos o preparado un jutsu (Es decir, deben hacer un jutsu oculto, especificar el mismo al final del post y luego, recién, en el otro turno se aplica su uso). El ejecutor del jutsu no podrá cambiar de lugar con el cuerpo del oponente, solamente con un clon del mismo. Es un jutsu que consume mucho chakra al ser realizado para ninjas inexpertos.

- Corriente de la Hoja (木ノ葉昇風, Konoha Shōfū): Es un movimiento donde el usuario utiliza su cuerpo como RESORTE, con el cual puede aumentar la energía en sus piernas para así poder realizar una patada hacia arriba. Debido a que esta técnica ataca desde el suelo es un golpe muy potente, además es utilizado especialmente para sacar objetos o armas de la mano de su oponente.
[/b]
Hyūga Kou
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Bloodline, chapter III | Misión, rango D

Mensaje por Hyūga Kou el Miér Nov 26, 2014 8:38 am

Kou detuvo su andar, quedando en la última rama, del último árbol del bosque. Su Byakugan hizo un acercamiento al campo, pero su campo de visión llego hasta la mitad, dejando ver una batalla enfrascada entre ambas ramas. El pelirrojo mordió su labio, girando su cabeza, enfocando ahora aquel castillo, el cual estaba bajo un ataque constante de la segunda rama, pero al parecer, aun no habían podido invadir las provisiones del clan. Esto hizo sentir, de alguna manera, aliviado a Kou. Al parecer las cosas no estaban perdidas, y por lo que veía en el campo de batalla, él no había sido el único en recibir “aquella” carta de Hikari, puesto se podían ver diferentes vestimentas en algunos participantes.

El pelirrojo medito durante unos segundos la posibilidad de ayudar a la rama secundaria, pero recordó lo que le había dicho a Sora. «No ganaran nada» Volvió a recordar, tomando una decisión, que quizá, si bien no era la mejor de todas, en estos momentos era la que era la correcta. Acto seguido, Kou emprendió carrera entre el campo de batalla, moviendo sus ojo de izquierda a derecha, logrando ver, justo detrás de él, como un miembro de la segunda rama lo atacaría con su palma. El Hyüga no dudo ni un segundo (como lo había hecho con Sora), y con su planta del pie derecho, pateo la parte inferior de su arma Amenonuhoko, haciendo que esta saliera de su espalda, moviéndose sobre el aire lo suficiente para que Kou girara su cuerpo, tomando el arma en pleno vuelo, siguiendo aquel camino en línea recta con sus brazos, penetrando la punta de su arma en el abdomen del contrincante, evitando (gracias a su Byakugan), órganos vitales, dejándolo fuera de combate.

Kou saco el arma del cuerpo del inconsciente, volviendo a ponerla en la espalda. No lo reconoció, ni siquiera sabía si había visto su rostro en su primer viaje, pero eso no importaba, necesitaba llegar al castillo; ver a Hikari era lo importante en estos momentos.

El pelirrojo volvió a emprender marcha hacía el castillo, encontrándose con más miembros de la rama secundaria, tratando de evadirlos o siendo apoyado por otros miembros del clan primario, Kou logro subir la pared frontal del castillo, llegando hasta el escuadron principal, en donde se encontraba el propio Hikari—. No creía que vinieras —Dijo con un tono asombrado, claramente perjudicado por el ardor de la batalla, pero aun así, Kou pudo notar como su semblante seguía siendo el mismo de hace unos años. Imponente y al mismo tiempo arrogante. No le gustaba ver ese rostro, ni siquiera recordarlo, pero, por alguna razón se sentía aliviado de ver que Hikari se encontraba bien—. Bueno, pues después de aquella carta amenazante, no tenía otra opción —Contestó el pelirrojo, sintiendo como su cuerpo se resentía del consumo de chakra. Kou no aguantaría por mucho tiempo, y los demás miembros de escuadrón notaron lo mismo—. Señor, debemos evitar que Ryota y Sora lleguen a esta parte del castillo —El hombre que se encontraba al costado de Hikari habló, haciendo presente su figura, dejando en claro que era el segundo, y la mano derecha de Hikari—. Sora no será un problema. La he dejado en el bosque —Dijo Kou, caminando hasta donde se encontraba el escuadrón, sintiendo una nostalgia y repulsión mezclada de manera adyacente, mientras que las miradas sorprendidas se dirigían hacía el pelirrojo—¿Venciste a Sora? ¿Tu solo? —Dijo aquel hombre enorme y de piel blanquecina, resaltando el asombro que Kou había visto en sus ojos.

—¿Acaso eso importa? Mejor debemos concentrarnos en ir por Ryota —Kou miro a Hikari, quien le regreso una mirada fría y suspicaz. En ese momento, el pelirrojo supo que lo miraba directamente al parche. A aquel lugar en donde antes estaba su ojo, y en donde Hikari lo había visto hace unos años. Kou lo supo y bajó la cabeza, sintiendo por primera vez el cansancio del Byakugan en su ojo izquierdo. Sin embargo, Hikari no dijo nada. Se movió hasta el filo del castillo, activando su doujutsu, tardando solo un par de segundos para ubicar al rival—. Ryota está a ochocientos metros al noreste. Haji… —Pronunció y al segundo aquel hombre enorme y fornido se puso al lado de él, con la espalda erguida y los ojos enfocados en Hikari—. Ve por él; y… Llévate al chico. Si derrotó a Sora el solo, puede que sea de ayuda —Aquel hombre asintió sin decir pero, mirando por un instante a Kou, quien simplemente mordió su lengua, sintiendo aquel sabor metálico de la sangre, emprendiendo camino junto con Haji, justo a donde se encontraba Ryota.

—¿Sabes alguna técnica de larga distancia? —Haji preguntó con bastante amabilidad. Algo raro para alguien de la familia principal, más sin embargo, Kou lo tomó de buena manera, mirando de refilón al enorme hombre, maniatando en su cabeza algunas de las técnicas que tenía en su poder—. Tengo una, pero no es de mucho alcanza. Además, necesitare tiempo para acumular chakra. La batalla con Sora me dejo muy débil —Kou mordió de nuevo su lengua, deseando poder hacer más, pero al parecer, para Haji, era lo suficiente—Con eso bastara. Bien, esto es lo que haremos: Ryota es un experto en el manejo del taijutsu y del estilo Hyüga, así que un combate a corta distancia será perjudicial para nosotros. Lo que harás es atacarlo a una distancia prudente, llamar su atención durante unos segundos, y yo me encargare de golpearlo. Eso claro, si es que te pone atención —Sentenció, sonriendo de sobremanera, haciendo que Kou se sintiera ligeramente calmado.

Ambos Hyügas anduvieron por un tiempo más hasta que encontraron un pequeño grupo siendo derribado por un hombre delgado, de cabellera larga y castaña. Sus manos se encontraban imbuidas en un chakra azulino, tomando la forma de un par de cabezas de león. Haji dio un paso al frente, mirando directamente a aquel hombre—. Esto es todo, Ryota. Tu patético intento de rebelión se ha ido al demonio. Te doy la última oportunidad de rendirte, y así, solo tal vez, Hikari tenga piedad de su propio hermano —Aquellas palabras sacaron de balance a Kou. ”¿Hermano?” Eso era algo difícil de creer, pero Haji había dicho aquella palabra, y no había razón para mentir. El pelirrojo trato de digerir aquellas palabras, pero Haji no le dio tiempo de pensar, puesto arremetió contra Ryota, quien dio un giro de trescientos sesenta grados, despidiendo chakra de todo su cuerpo, mandando a volar al propio Haji—¡Ahora! —Gritó en pleno vuelo, dándole la señal a Kou, quien en un rápido movimiento de sellos generó un Chidori en su palma derecha, para, un instante después, estirar aquella técnica en forma de sable hasta la posición de Ryota, quien se encontraba fatigado por la técnica anterior.

El castaño dio un salto hacia atrás, alejándose seis metros de Kou, apenas esquivando la distancia del Chidori Eisö. Kou mordió su labio, viendo directamente a aquel hombre que tenía un semblante tan sereno. El pelirrojo no recordaba haberlo visto anteriormente, pero al parecer, Ryota lo reconoció. Los labios del segundo se movieron lentamente, emitiendo un sonido sordo, pero perceptible para el Byakugan de Kou, el cual se quedo estático. Era imposible, pero aun así, en los labios de Ryota se leía el nombre del padre del pelirrojo.

Kou trató de hablar con Ryota, pero fue muy tarde. Haji salió detrás del castaño, asestando una centena de golpes en su espalda, dejando invalidado al propio Ryota, quien cayó al suelo, y con él, las esperanzas de la rama secundaria.


  Dos días pasaron, pero Kou seguía con un semblante añejado y serio. No había podido hablar con Hikari, y mucho menos con Ryota. Aun así, un poco de satisfacción se veía reflejado en su semblante. El clan había sobrevivido a esta insurgencia, pero para Kou, las preguntas seguían sin respuesta—. Ya veo. Así que aquel ninja que te arrebato tu ojo, ahora se ha unido a esa banda de piratas —Hikari había oído la historia de la pérdida del pelirrojo, y para asombro de este, la había aceptado de buena manera. Sin embargo, las preguntas se habían hecho extensas. Aun así, Kou supo responder con inteligencia, dejando el asunto del nombre de su padre en aquella lista de asesinatos—. Lo lamento, señor. Yo mismo me encargare de aquel hombre —Contestó el pelirrojo, observando una regocijo palpable en Hikari, quien se acerco a él, tendiéndolo una especie de daga, la cual llevaba grabada el símbolo del clan Hyüga—. Estoy seguro que así será. Ahora, toma esta daga y conservarla. Te será de ayuda cada vez que vengas con el clan. Así podrán saber que formas parte de nosotros —Kou tomó la daga, denotando una media sonrisa, sintiendo una alegría al saber que era parte del clan. Sin embargo, su deseo se había desviado hacía algo más.

Ya no necesitaba hablar con Hikari sobre el asunto de su padre. Kou sabía que el que tenía las respuestas, era el propio Ryota.

CONTINUARA…
Lineas: 84+46+52=182/60

Técnicas:
- Chidori (千鳥, Millar de Pájaros): Tras una cadena de sellos el usuario acumula chakra eléctrico en una de sus manos para, posteriormente, lanzarse a por el oponente con la intención de atravesarlo. Ésta técnica tiene grandes ventajas tales como la velocidad y la fuerza de impacto, que le pueden permitir atravesar un torso humano sin problemas. Sin embargo la propia velocidad que se adquiere cuando se intenta impactar con la misma la vuelven difícil de manejar, tanto que el usuario no puede variar su rumbo una vez que ha empezado a correr con el Chidori en una mano. El uso de ésta técnica conlleva un gran desgaste físico y energético, por lo que se limita a una vez al día para los gennin; dos veces al día para los Chūnin; y tres veces al día para los Jōnin y los Sannin.

- Chidori Eisō (千鸟鋭枪, Lanza del MILLAR de pájaros): Tras haber realizado el Chidori, y antes de utilizarlo, el usuario puede manipular éste para alargarlo en forma de lanza y blandirlo en contra de su oponente. Es una técnica sumamente útil, pues permite atravesar o cortar objetivos a distancia, sin embargo, al requerir primero el uso del Chidori, sólo puede utilizarse una vez al día siendo genin -o las que correspondan al Chidori dependiendo del rango del ninja-. El largo de lanza puede ser de un máximo de cinco metros y su ancho no puede variar, siendo el mismo de cinco centímetros.
Hyūga Kou
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Bloodline, chapter III | Misión, rango D

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.