¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Entrenamientos.
Hoy a las 5:49 pm por 2D

» Misiones de farlek
Hoy a las 5:22 pm por Gakumon

» Vientos que traen las nubes - Viaje VI - | ❁ |
Ayer a las 11:42 pm por Narrador

» [Viaje] Lluvia- Fuego - Arrecifes
Ayer a las 8:31 pm por Hikari Kaguya

» Misiones de Yuna
Ayer a las 8:25 pm por Ichimaru

» Toxicologia de Tsu
Ayer a las 7:11 pm por Tsuchinoko

» Encuentro con Rein-chan, los hermanos Orochi se encuentran
Ayer a las 6:46 pm por Tsuchinoko

» ❁Hojas por aqui, hojas por alla❁
Ayer a las 3:29 pm por Tempest

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Ayer a las 12:58 pm por Gakumon

» D E S T R O Y ;
Ayer a las 9:37 am por 2D

» Y fueron tres
Ayer a las 6:14 am por Suru Hozuki

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Ayer a las 3:08 am por Narrador

» No es solo una pelea II [C]
Vie Oct 20, 2017 8:41 pm por Kurosaki

» Misiones // Arata
Vie Oct 20, 2017 6:17 pm por Ichimaru

» Automision
Vie Oct 20, 2017 6:15 pm por Ichimaru

» [Viaje] Lluvia - Fuego - Arrecifes
Vie Oct 20, 2017 5:38 pm por Hikari Kaguya

» Shinobi's Justice — [Afiliación Élite]
Jue Oct 19, 2017 11:48 pm por Invitado

» Sobre la tierra, bajo el cielo. ❁
Jue Oct 19, 2017 11:03 pm por Gakumon

» Un vistazo al pasado [Entrenamiento de Arma]
Jue Oct 19, 2017 9:25 pm por Yuna Amaru

» Pokemon Xion - Afiliación Élite
Jue Oct 19, 2017 4:27 pm por Invitado

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Kugutsu Puppetry.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Kugutsu Puppetry.

Mensaje por Hushika Kugutsu el Jue Feb 23, 2017 3:31 am

MISIÓN:
Misión rango C: Kugutsu Puppetry.

Lugar de la misión: Templo del Fuego.  
Tipo de misión: Misión de Clan Kugutsu.
Descripción de la misión: Caminando por la aldea, buscando otra posada donde quedarte, un mensajero te ha parado y te ha entregado una carta. En su contenido, luego de varias descripciones, se te dice una ubicación a donde ir y esta firmada con la letra "K" y el apellido Kugutsu. Estimas que pertenece a Komuro, aunque no estas completamente segura. Dice que tiene una ubicación secreta en la guarida de un templo, en las inmediaciones del bosque. Allí, te estará esperando, para probar tu valía. Pero, para llegar, dijo que ha dejado numerosas trampas para ver si realmente estás a la altura de su aprobación. Sea como sea, tu labor es encontrarlo para ver qué tiene para decirte. No te fíes, quizá no es tan bueno como parece. Queda a disposición tuya ver qué haces o no, aunque parece ser algo factible, teniendo en cuenta los hechos pasados hace relativamente poco tiempo.

Además, en la carta se específica que otra persona, cercana a tu ubicación, ha recibido también las mismas órdenes de llegar. Al parecer, Komuro desea ver cómo te desenvuelves en equipo y cuáles son las tomas de decisiones que realizas. Según él, extra de las trampas que ha colocado, siguiendo el sendero por la ubicación que te señaló contactándote, hay un grupo de bandidos dispuestos a cortar camino a aquellos que van al templo, aprovechándose de que, usualmente, son monjes indefensos. Tu tarea, antes de encontrar a tu familiar por clan, es desbaratar esta banda de criminales. Cuidado, se dice que uno de ellos posee el rango chunnin, y todos los demás son gennin no tan experimentados. Se estima que el grupo esta formado por cuatro personas.
Recompensa de la misión: 1000 Ryō |両|
Extensión mínima de la misión: 70 líneas.



操り人形

Kugutsu Puppetry

Misión de Rango C







Zonas bajas de la Capital. Por la mañana.

El aire se sentía raro. En la ciudad Capital del Fuego, muchos eran los lugares de hospedaje para viajeros y forasteros como lo era la kunoichi oriunda del país vecino a donde se encontraba. Quizá, por ello, a pesar de las pocas monedas que le costaba dormir en la posada en la que se había quedado hacía varias noches, odiaba el hecho de convivir con alimañas como ratas, arañas y otros insectos que, si bien estaba acostumbrada a ver debido a su vida en el desierto, no quería hacerlo en aquellas condiciones. A la mañana siguiente de su última noche allí, tomó sus pergaminos y todo su equipaje, y prosiguió su viaje hacia otra parte de la ciudad. Quizá, el motivo era simple; buscar otro lugar donde pasar los días y vivir, tranquila. La vida de ninja, si bien era para ella, había traído traumas de manera reciente. Los hechos producidos en el País del Rayo no podían salir de su mente, se reproducían como bacterias que invadían su cerebro con cada sombra que observaba, con cada haz de oscuridad que irradiaba la nula luz producida por el choque de los rayos solares con ciertos objetos. Al caer la noche… no quería estar fuera.

Su cabeza estaba preocupada, sin embargo, por los sucesos aún más recientes. La aparición de aquel individuo, perteneciente a su clan, trajo más dudas que respuestas. El pergamino. Aquel objeto que estaba buscando tan arduamente. ¿Qué tenía escrito? ¿Qué era lo que guardaba? Preguntas surgían en su psiquis, mientras caminaba rumbo a una taberna. Miraba al suelo, pateaba tierra. El aire era denso, aunque el clima, tropical, daba un respiro a la chica acostumbrada al caluroso viento de Tetsu Rinri. Sus piernas se movían libremente, sin sentir aquel peso de la brisa hirviente chocando contra sus mejillas. Una interrupción frenó su caminata, y llamó la atención de la titiretera.

–Disculpa… pero… ¿Eres Hushika Kugutsu? –Preguntó, inocentemente, un muchacho, no más alto ni más viejo que ella, de tez algo pálida y con unas ojeras de hacía unas noches de insomnio. Llevaba puesta unos ropajes típicos de la zona, de aquellos barrios bajos y sus pies eran vestidos por unos zapatos hechos prácticamente de harapos.

–¿Qué te hace pensar eso? –Preguntó, de manera irónica, la kunoichi. Sabía que el chico no tenía ningún atisbo de maldad, al menos eso no lo veía. Pero le gustaba jugar. Su mirada, para esto, era seria y poco expresiva. Apenas hacía gestos faciales.

–Esto… he sido enviado para darte un mensaje… una carta. Quien me envía dijo que busque a una muchacha de cabellos verdes, algo más alta que yo, que frecuentaba en estos lados. Supuse que eras tú… –Bajaba la cabeza mientras lo decía.

–Para tu suerte, estoy de buen humor. Puedes darme la carta. Ten, por tu buen servicio. No creas que todo el mundo va a ir por ahí diciendo quién es, menos si se lo dice un extraño. –Respondía, mientras le daba una bolsa con algunas monedas. Diez ryus como propina. Quizá no era necesario, aunque tampoco estaba de más. Se sentía… bondadosa, al menos ese día.

Buscó asiento, cercanos a una plazoleta que se ubicada a cincuenta metros de ella. Bajo un árbol, sus piernas descansaron a la sombra. Rompió con sus dedos el sobre que contenía un papiro algo arrugado, aunque bien conservado. En él, algo estaba escrito. Lo abrió y comenzó a leerlo, para sí.

Hushika. Te he contactado, como había prometido desde nuestro primer y último encuentro. He seguido varias pistas que me conducen al Templo de la Hoja, ubicado en las inmediaciones del bosque. Creo que ahí hay algún dato más acerca del pergamino que estamos buscando. Sé que te parecerá tonto, pero descifrando el último hallazgo, había varios mensajes encriptados entre las letras… un idioma raro para entender. De cualquier manera, el caso es que creo conveniente la ayuda de otra persona. Ven al templo. Lo harás acompañada; he contactado a algunos más que puedan ayudarte en tu tarea. Y, por cierto, he dejado unas trampas en el camino. No lo tomes a mal, pero así soy… no quiero que nadie llegue con vida hacia mi ubicación. Sólo quienes sean más hábiles podrán hacerlo, y te considero hábil por lo poco que he podido observar en nuestro encuentro. No lo olvides… siempre cuidamos de los nuestros. Ah, y una cosa más. Tanteando el camino, he oído a alguien seguirme. No sé si eran monjes o algo distinto. De cualquier manera, ve con cuidado. En las trampas, dejé ciertas pistas para que puedas encontrarme. Necesito saber que cuento con una persona hábil a mi lado. Hasta pronto.

La carta estaba firmada por la letra "K", y el apellido Kugutsu. Su mente comenzó a pensar, seriamente. Sabía de quien se trataba. Esa letra, ese clan. No habría forma de que fuese otro. A pesar de que debería tener cierta desconfianza, la kunoichi quería embarcarse hacia el misterio. Era curiosa, aunque contradictoria. ¿Habría que ir? ¿Era necesario todo esto? Su cerebro estaba negándose. Pero, no obstante, algo la motivaba a ir. Algo quería que lo hiciera.

–La curiosidad mató al gato, dice el refrán. Aunque yo no soy ningún gato. –Decía, mientras se levantaba de su pequeño descanso. Sabía a dónde tenía que ir.



Entrada al bosque. Mediodía.

Se encontraba sola, en la inmensidad de los árboles. Rodeada de ellos, las hojas chocaban contra el suelo, mientras la brisa, ahora algo más fría, lo hacía contra su cara. Sus cabellos, verdes y largos, se movían con el viento, hacia un costado, tapando parte de su ojo izquierdo. Mantenía la calma, aunque le costaba hacerlo. No tenía miedo; sabía que eso era de cobardes. Pero… aún recordaba el pueblo abandonado. Aún podía sentir los gritos del ejército de Ikeo peleando contra la bestia. A pesar de que su conciencia no estuvo presente en aquel momento, y su amnesia le obstruía los recuerdos, sus sensaciones ante aquello estaban intactas. No era miedo. Era algo todavía peor.

Lo grande que era el bosque no le asustaba, pero le impactaba. Observaba cada rasgo de los árboles, cada tamaño de las hojas, cada pasillo oscuro que se formaba entre los arbustos y rasgos naturales que poseía. El sol, aún, brillaba con fuerza. Sólo las sombras, producidas por los troncos, eran los haces de lo oscuro, mas todo lo demás era visible, notoriamente. Varios senderos daban inicio al camino hacia el centro del bosque, a sus inmediaciones. No sabía exactamente cual tomar, después de todo, no estaba sola. Sabía que esperaba la llegada de alguien más. Por ende, cada decisión, ahora condicionaría no sólo su futuro, sino también el de otra persona. Quizá por eso, quien la contactó desea que sepa trabajar en dúo. Sea cual sea el motivo, el hecho es que allí se encontraba, parada frente a aquella reserva natural conservada, aquel bosque, gigante. Caminó hacia uno de esos árboles, mientras la sombra, que producía el choque del sol contra la madera, se asomaba en el suelo. Hushika, nuevamente, se sentó, apoyando su espalda contra el árbol. Divisó el cielo, y pensó.

–¿Qué debo de esperar, Komuro? ¿Qué es lo que me deparará este nuevo encargo? Ya tuve suficiente con lo del cementerio, con lo del País del Rayo… no quiero otras experiencias así. No es bueno, para mí, para mi salud. –Pensaba, aunque hablaba consigo misma. –Sí. Si lo es. El miedo… nos vuelve más fuertes. –Decía, cambiando su tono de voz.


1. Mensajero | #ff9933



INFORMACIÓN:

Líneas:
Hay 71 líneas en total.
Stats, jutsus y equipo:


▲ Stats:
Ninjutsu: 10
Taijutsu: 7
Genjutsu: 7
Velocidad: 10
Resistencia: 10
Fuerza: 10

▲ Equipo:
-Marionetas.
-Venenos.
-Hilos de Alambre (10m).
-Kunais (x10).
-Pergamino Mediano (Sellado: Koma).
-Pergamino Mediano (Sellado: Ari y Senshi).
-Bombas de Humo (x2).
-Senbons (x10).
-Cascabeles (x10).
-Pastillas de Sanguíneos (x5).
-Calmantes en Líquidos (x5).
-Pergamino de ADN (x1).
-Jeringas (x10).
-Vendas (x1).

▲ Herbolario:
-Arbórea Hojaplata (x3).
-Regaliz Alpino (x10).


Última edición por Hushika Kugutsu el Sáb Mar 04, 2017 10:40 pm, editado 1 vez (Razón : Edito pie de misión. Antes era "Ft. Takeshi", y al no participar, no está mas en el pie.)
Hushika Kugutsu
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Kugutsu Puppetry.

Mensaje por Azula Uchiha el Dom Feb 26, 2017 10:10 pm



Capital del Fuego – Casa Konoe – Mañana

L
a luz del imponente sol se filtraba con agilidad a través de las rejillas y las cortinas que adornaban las ventanas. La joven Uchiha se encontraba plácidamente sobre su cama, las sábanas de seda rozaban su suave piel que poco a poco quedaba descubierta al moverse, se estaba despertando, ni un atisbo de maldad se podía observar cuando dormía, parecía toda una santa. Las hebras azabaches regadas de manera desordenadas sobre las almohadas, que tan pronto se fue levantando, todas se fueron reorganizando como una cascada negruzca, lisa, un cabello saludable y meticulosamente cuidado. Se sentó y llevó ambas manos a su nuca, para luego inclinar su torso de un lado a otro para estirarse, soltando pequeños sonidos sutiles tras el placer que esto significaba.
Sus ojos, ámbar y vivos, se posaron sobre la ventana, tras parpadear un par de veces pudo reestablecer correctamente su visión. ¿Cómo podía dormir tan tranquila luego de pasar todo lo que pasó?, una respuesta sencilla, Azula no era normal, su cabeza funcionada de otra forma, y canalizar el temor o el remordimiento traía consigo un incremento en su concentración, tal como lo hizo la muerte de su hermano, manchando sus propias manos para hacer crecer considerablemente su poder.

Azula-sama, varias carta, para usted —dijo la sirvienta con sutileza, marcando una reverencia pronunciada ante ella. La joven cepillaba sus cabellos frente al espejo, en donde veía la silueta de su empleada: Se le podía ver feliz, había dormido muy bien, estaba de buen humor. —Déjalas sobre la mesa. Gracias —concluyó, esa última palabra sacó de la rutina a la criada. Sin ninguna palabra de por medio, obedeció y se retiró. Con el abrecartas se dedicó a revisar las notas, mas una de ellas le llamó la atención: Era extraoficial, o al menos eso parecía ser: Venía por parte de uno de sus informantes, quizás la carta iba hacia otra persona, pero gracias a su empleado había sido desviada hacia su persona. Sin embargo, el contenido de la carta no parecía ir para alguien en concreto: Reunirse en tal parte, con otra persona para desmantelar una banda criminal. Posibles trampas anunciaba, y terminaba firmada con una K y, seguidamente, la palabra Kugutsu. —Vaya, el país me recibe con sorpresa... Es hora que el mundo conozca a alguien nuevo —pudo decir para sí misma. Debajo de su cama buscó una caja, y allí se encontraba un antifaz negro, y debajo una vestidura, acompañada con dos bolsos y un arma en específico: Una tonfa de color negro con relieves dorados.


Bosque del Fuego – Entrada – Mediodía


Las sombras danzantes de los frondosos árboles le acogían, como una más de ellas aunque sus vestiduras no fueran oscuras. La brisa hacía que la tela holgada a su espalda se moviera con serenidad, tal y como era sus pasos: tranquilos, confiados, llenos de cinismo al andar, como si se comiera el mundo, como si le perteneciera; y pronto sería así. Encima de su cabeza tenía una peluca la cual escondía su verdadero cabello, esta en su lugar, lucía hebras cortas, que apenas rozaban sus hombros, castañas y con reflejos más claros; cabe resaltar, bajo la sombra de la tela rojiza no se podía notar mayor detalle.
El silencio cubría sus pies, podía ser confiada, pero no inexperta ni mucho menos torpe. Sus orbes ámbar estaban enmarcados por la máscara negra, ese antifaz que le daba esa nueva identidad; además de ello, un tapaboca del mismo color que su capa se hallaba sobre su rostro: dejaba clara una cosa, su identidad era importante o al menos parte de esta, creando una nueva, una que ella misma llamaba Scarlet Queen. Quizás era parte de su frágil mentalidad, o quizás podía ser parte del plan meticuloso que tejía para su país, incluyendo las zonas circundantes. Pero como todo, debía dar un primer paso, extender un buen impacto, dar un rumor que se extendiera de boca en boca podía ser lo mejor.

Una mujer, de cabellera verdosa; la cual divisó luego de recorrer el mejor camino para llegar, oriunda de ese país conocía mucho mejor que nadie esos densos bosques. Su trayectoria silenciosa la llevó hacia la parte trasera de aquella mujer: tan pronto las líneas de su cuerpo y su cabello entraron en su mente, esta fue reconocida: Estuvo con ella, o mejor dicho, con Azula en la guerra contra los no-muertos. Scarlet sonrió, mas esta fue oculta bajo la tela. Su tonfa guindaba en la zona lateral –la derecha– de su cadera con la ayuda de un anillo grueso, en donde iba metida; los bolsos con kunais y senbons se encontraban en sus piernas y en la parte trasera de su cintura. Terminó por recostarse en el lateral del mismo árbol que la otra, con total confianza, compartiendo el mismo punto a donde ésta observaba.

Hace buen día, ¿cierto? —comentó, su voz era fingida: era más suave, más persuasiva; mientras que la tela deformaba su tono al chocar contra ésta—. Antes que te alteres y me preguntes quién soy: Puedes llamarme Queen, vengo a eliminar la competencia de mis tierras, sí, a partir cráneos de bandidos de poca monta. Se debe dar un ejemplo de lo que pasa cuando hacen cosas por fuera de mis deseos —se quejaba, soltando un pequeño suspiro al final de sus palabras: Sus sentidos se agudizaron, barrían la zona en busca de más invitados. Se sentía bien actuar, y le encajaba a la perfección ese papel de chica cínica, sensual, y en demasía, malvada. No fingía, solamente sacaba lo peor de sí con esa máscara. Era el mal hecha mujer.


Datos:

NPC's:

Sirvienta 1 #FF99FF
Apariencia:
Equipamiento:

》Tonfa (1)
》Kunais (10)
》Shurikens (10)
》Senbons (20)
Stats:

〉Ninjutsu: 10
〉Taijutsu: 7
〉Genjutsu: 7
〉Velocidad: 10
〉Resistencia: 10
〉Fuerza: 10
Técnicas:

Conteo de técnicas
8 disponibles
0 usada
8 restantes

57 líneas
Azula Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Kugutsu Puppetry.

Mensaje por Aburame Hotaru el Miér Mar 01, 2017 6:13 am


Una fuerte jaqueca lo sobrevino mientras saltaba de una rama a otra, obligándolo a detenerse. Como las veces anteriores, apoyaría su mano en el tronco, buscando el equilibrio necesario para no caer al suelo desde tales alturas, y esperaría a que cesase ante la llegada de unas palabras que no llegaban nunca a sus oídos, pero sí se grababan a fuego en sus pensamientos.

Hay otro objetivo en tu zona, todavía no puedes volver. — La voz era metálica, antihumana, y resonaba en su cabeza con una fuerza impropia de cualquier criatura para no dejar a ningún pensamiento sobreponerse a ella — Encuentra de nuevo a la marionetista, y vuelve a infiltrarte en su grupo. Recibirás más órdenes cuando llegue el momento. — al final era como siempre, doloroso para el cuerpo y para el alma. Como una vela extinguiéndose de repente, sumiendo una habitación en las tinieblas, la imperativa desaparecía del ser consciente para mantenerse latente por debajo, en el subconsciente, y repetir de forma incansable las órdenes mientras una punzada, aunque leve constante, de dolor de cabeza servía como yugo.
Buscando deshacerse del dolor, la colmena empezaba a extender sus sentidos más allá del cuerpo.

La pesquisa no escatimaba en recursos en su afán de dar, una vez más, con el chakra conocido de la mujer que movía los hilos. A través de él se movían centenares de miles de pequeñas vidas, insignificantes para cualquiera pero de valor incalculable para él, que transportaba la información de manera más eficiente que cualquier persona.
Llegaba, desde la corteza infestada de todo tipo de bichos, un flujo constante de datos que le eran entregados mediante zumbidos que nadie más escuchaba. Le hablaban de quién se movía por el bosque, cómo lo hacían y por dónde; era una red sin límites definidos, donde cada parte transmitía a la siguiente, hasta la mano pálida recostada contra la corteza moribunda. Descartados la mayoría, por ser inútiles, sólo restaban aquellos cuyo contenido hablaba de personas moviéndose a través del bosque. Dos en concreto llamaban la atención de la colmena, por ser conocidos y permanecer quietos en la linde frondosa. Hacia ellos encaminó la marcha.

A medida que se acercaba, recortando los metros pasando de una rama a otra, iba perdiendo altura. Al final, ya a ras de suelo, sus manos se juntaban en un sello cuando todavía guardaba distancia con la de verdes cabellos y la otra presencia, también recordada. La concentración durante un instante le permitía, al hijo del Enjambre, moldear su cuerpo a una imagen conocida para ellas.
De pelo negro y revuelto, alto; con los ojos marrones y una expresión simpática en unas mejillas tostadas en su punto justo. La capa negra cambiaba a una camisa blanca, y los pantalones marrones se volvían más oscuros, para casi negros, para después arrugarse y volverse más holgados a medida que descendían por unas piernas largas, finas y torneadas.

Los últimos metros a salvar, los recorrió a paso tranquilo mientras se metía las manos en los bolsillos con naturalidad.

Qué asco de bosque. Tres días dando vueltas para salir, maldita sea. — Murmuraba, un poco más alto de la cuenta, como si hablase consigo mismo. Al mismo tiempo que movía la cabeza, renegando de algún pensamiento absurdo, pateaba cada piedra y pisaba cada rama en su camino para dar aviso de su llegada a la posición de las otras dos — Y encima he perdido la dichosa espada. — añadía al final, como toque dramático y de humor. Pretendía hacer que no las había visto, y esperaba ser saludado por alguna para acercarse sin llamar la atención.

Off:

Apariencia:
Stats:

• Ninjutsu: 10
• Taijutsu: 1
• Genjutsu: 2
• Velocidad: 6
• Resistencia: 9
• Fuerza: 1
Técnicas:

Jutsu de Transformación (変化の術, Henge no Jutsu):
Es un jutsu que permite al usuario poder adoptar la apariencia de otra persona, animal u objeto. Este jutsu es considerado uno de los más difíciles entra las técnicas básicas enseñadas en la academia. Para realizar el mismo se debe emitir constantemente chakra manteniendo la imagen a adoptar en la mente. Para esto, el usuario debe interactuar con el medio ambiente. En ninjas de poca experiencia provoca un gran agotamiento mental.
Genin: Podrán mantener la transformación por 3 turnos.

Liberación de insectos: 1/4
Equipo:

• Kunais (x10)
• Bomba de humo (x2)
Aclaración:

Y bueno, quería pedir disculpas por la calidad del post. A parte de eso, no mucho más. Dado que esta misión es posterior a la de Seiichi, entiendo que tanto Hushika como Azula reconocen el "aspecto" de Hotaru, o más bien su transformación, puesto que en la otra misión no se deja ver bajo su auténtica apariencia.
Aburame Hotaru
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Kugutsu Puppetry.

Mensaje por Hushika Kugutsu el Sáb Mar 04, 2017 10:36 pm


Entrada al bosque.


Tirada. Allí, descansando, aprovechando la brisa que chocaba contra su cara, mientras cerraba los ojos, divisando un paisaje que, aunque inexistente, era lo que anhelaba. Buscaba con la mirada los animales y criaturas que podrían vivir allí, en el bosque. Veía, también, como, mediante el viento que había, las hojas de los árboles caían en el suelo, danzando por el aire hasta golpear la tierra. Respiraba, tomaba aire. El descanso, aunque en cantidad, siempre era necesario. Su cabeza estaba apoyada en aquel tronco, sus cabellos ensuciándose con el polvo que podría haber por allí. Poco le importaba; estaba tranquila, sin pensar en nada más.

Aquella tranquilidad momentánea se vio interrumpida por la aparición o la voz de una fémina. Preguntaba por el día. Hushika abrió sus ojos y se paró, inmediatamente. Sus reflejos, a pesar de estar su cuerpo en descanso, seguían atentos a cualquier suceso que pudiese pasar. Sus manos se posaron sobre su espalda, casi tocando los pergaminos que poseía. Allí, estuvo dispuesta a lanzar sus artilugios al combate si era necesario. No iba a ser tomada por sorpresa, mucho menos de esa manera. Sus latidos comenzaron a bajar cuando ésta mujer habló, presentándose y diciendo el por qué de su posición en el bosque. Queen. Poseía una máscara, que tapaba la mayor parte de su cara; un antifaz. Era sensual, por lo que se veía. Ropajes ajustados, que denotaban la forma de su cuerpo. Encapuchada, de color rojo hasta pasando la cintura.

¿Aquella era uno de los contactos de Komuro? Había hablado sobre bandidos, por lo que la llevaba a pensar eso. Si era así, las presentaciones eran algo que, por educación, debían darse. Aunque fuese solo el nombre, la comunicación siempre debía estar. Sobre todo para mantener el éxito de una misión.

–Hushika. Encantada de conocerte. –Una sonrisa, algo falsa, se hizo presente en el rostro de ella. No le gustaba trabajar en equipo, mucho menos para un encargo personal de ella.

Pasaron unos minutos, hasta que otra aparición se dio en aquel lugar. Alguien ya conocido; su pelo negro contrastaba en demasía con su altura. Unos ropajes blancos, de camisa, se hacían observar. Estaba maldiciendo algo sobre el bosque y sobre una espada. Mucho no importaba. Eran cosas triviales. Sin embargo, que haya estado allí en ese instante no era mera casualidad. Quizá, su nuevo conocido había contactado también con este hombre. Ya se habían visto las caras, curiosamente también, dentro de este bosque.

–¡Hey! Creo que nuestros caminos vuelven a encontrarse… supongo. –Le decía, esperando que se acerque.

Unos minutos pasaron, quizá para que este muchacho se acercara, y las presentaciones necesarias fuesen dadas. Quizá, todas eran meras formalidades. Pero, lo innegable del asunto, es que todos estaban allí reunidos por la misma causa. O quizá no. Las incertidumbres estaban puestas sobre la mesa. El discurso de la marionetista fue dado, a fin de aclarar ciertas dudas antes de saltar hacia el bosque sin tener información realmente clara.

–Bien, ya conocen mi nombre. Creo que hemos sido contactados por lo mismo. De no ser así… ¿Qué los trae a este lugar? –Hablaba tranquila, segura. Ya conocía a uno de ellos, y la fémina parecía no ser agresiva. Después de todo, si hubiese querido atacarla, lo habría hecho.

Observó, mientras esperaba oír sus respuestas. Una vez hubiesen terminado de expresarlas, continuó hablando, desde una postura que denotaba algo de liderazgo, y una pizca de orgullo.

–No sé que habrá dentro de este bosque. Lo más seguro es que, contra lo que nos enfrentemos ahí dentro, no será fácil. Creo que debemos expresar nuestros puntos fuertes, a fin de intentar trabajar en equipo para resolver esto, ¿No creen?Trabajo en equipo. Aquello era lo que la haría crecer como kunoichi, aunque no amara ese estilo de misión.

Observó a ambos, mientras continuó con lo que decía, haciendo una breve pausa para respirar.

–Mis habilidades radican en el uso de armas… a larga distancia. No esperen un combate cuerpo a cuerpo, aunque puedo defenderme en esa área. –Con honestidad, planteaba su estilo de lucha, ante una total extraña. –Tú ya me conoces, sabes cómo hago las cosas. –Le hablaba al muchacho, quien había tenido contacto con ella en hechos pasados.

Se puso al pie del bosque. Justo por entrar. De un salto, estarían saltando de rama en rama, en dirección noreste, lugar indicado para encontrarse con Komuro. Quién sabría los peligros que les depararía aquella agrupación de vegetación, árboles y bestias.




INFORMACIÓN:

Líneas:
Hay 46 líneas en total, sumadas a las 71 del post anterior, suman como resultado (117).
Stats, jutsus y equipo:


▲ Stats:
Ninjutsu: 10
Taijutsu: 7
Genjutsu: 7
Velocidad: 10
Resistencia: 10
Fuerza: 10

▲ Equipo:
-Marionetas.
-Venenos.
-Hilos de Alambre (10m).
-Kunais (x10).
-Pergamino Mediano (Sellado: Koma).
-Pergamino Mediano (Sellado: Ari y Senshi).
-Bombas de Humo (x2).
-Senbons (x10).
-Cascabeles (x10).
-Pastillas de Sanguíneos (x5).
-Calmantes en Líquidos (x5).
-Pergamino de ADN (x1).
-Jeringas (x10).
-Vendas (x1).

▲ Herbolario:
-Arbórea Hojaplata (x3).
-Regaliz Alpino (x10).
ACLARACIÓN:
Hey! Hola!

Bueno, hice el post ya que Takeshi me informó que no va a poder estar en la misión, ya que tiene poco tiempo para este personaje, y prefiere desarrollar mejor a Kazuo y a Seiichi. Por ende, posteamos nosotros tres únicamente xD
Hushika Kugutsu
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Kugutsu Puppetry.

Mensaje por Azula Uchiha el Lun Mar 06, 2017 1:56 am



L
Notó cómo el aire se tornó ofensivo para la peliverde, quien respondió de una forma alarmante frente a su aparición: Le había asustado, y ella ni se inmutó. Se cruzó de brazos con total normalidad, ignorando el hecho que la otra intentase defenderse de un ataque que nunca llego, y no pretendía llegar, a no ser que realmente hiciera algo que lo mereciera, aunque dudaba eso último. Tales acciones, pero, fueron material para un análisis visual por parte de la enmascarada, quien pudo evaluar la rapidez de reacción que tenía su contraria, interesada levantó su ceja, casi podía palpar el cambio que la guerra contra la muerte provocó, lo podía sentir al familiarizarse, como si tuviesen una cicatriz parecida. —Todo el gusto es mío, Hushika —e intercambiaron miradas, con tenuidad, unas líneas se dibujaron lo suficientemente pronunciadas como para que la tela las dejara ver: Sus irises, oscuros por la sombra de su capucha, reflejaban cierta insolencia sin ánimos de enfurecer a su compañera.

Sus sentidos le alertaron de una segunda persona: ramas romperse, hojas secas sonar, hizo que –sin prisa– girara su vista hacia el individuo: Un chico, y otro rostro familiar se posó frente a ella, estaba siendo demasiada coincidencia. Algo le hacía sospechar, ese hecho fue oculto bajo su postura elegantemente sensual; desde el segundo cero le hizo saber con su pesada mirada que su atención se posaba en él, eran como los amenazantes colmillos de una viuda negra. Sus pasos fueron encaminados con distinción hacia él, marcando sus curvas como instrumentos de su misteriosa belleza, quizás enganchaba más el hecho de estar enmascarada, de ser una mujer con secretos. —Llámame Queen —se presentó, sin cancelar el contacto visual. La cercanía se fue acortando hasta niveles íntimos, hasta pudo levantar su mano para acariciar su barbilla; mientras, se posaba en su lado derecho, colocando su antebrazo izquierdo sobre el hombro ajeno; la mano de ese mismo lado tomó unas hebras del cabello masculino, jugando con las mismas: —. Cierto, ¿qué te trae por aquí?, me gustaría saber tu nombre —dada la poca distancia entre ambos, el olor de su perfume podía llegar a ser captado por el otro: suave, con un toque dulce, marcaba aún más su innegable encanto femenino. Desde allí observaba el perfil del chico, detallaba las líneas en su rostro, posteriormente, deteniéndose sobre sus ojos. Era simple estrategia, era poco probable que le mintiera sin dar una prueba de ello, jugaba con su mente: Quería sacar a flote ciertas expresiones, y según estas, podría determinar si mentía o no; aunque no era un método infalible, podía dar más pistas de lo que realmente se podría creer. Lejos de intimidar, buscaba generar deseo—. Estoy aquí por los bandidos, y para conocer personas nuevas, eso siempre es de mi interés —desvió su enfoque visual a la líder de misión –quien se notaba un poco incómoda por trabajar con ellos–. Acercó su boca al oído del azabache, dispuesta a susurrarle algo, llena de desvergüenza y excesiva confianza: —. Quizás te ayude a buscar esa espada, conozco muy bien estas tierras —se dejó a disposición, como compañera: No era caridad, era el simple hecho de querer observarle más de cerca y por más tiempo. La araña siempre buscaba más víctimas y más lugares donde extender sus redes.

La preocupación por las aptitudes propias eran normales, ella como usual líder lo sabía. —Oh, tranquila —indicó con despreocupación, como si nadie pudiese derrotarla, soberbia y prepotencia—. Yo os cubriré, digamos que los huesos crujen al ser tocados por mí —informó con jocosidad, hasta pudo soltar una tenue risa a labios cerrados, palpando su tonfa con la diestra.
Tan pronto como la líder se dispuso a marcar el camino hacia el lugar indicado, Scarlet hizo lo mismo, manteniéndose detrás de ambos. —. Hushika, ¿qué significa Kugutsu para ti?, además de controlar marionetas —preguntó con cierta curiosidad, era una pregunta con un significado más profundo. La había lanzado al aire para tener algo de qué conversar antes de llegar, o al menos quería escuchar el sentido abstracto que le diese. Su velocidad se veía reducida por el hecho de cubrir la retaguardia, aunque mantuviese una distancia relativamente corta con respecto a los demás.


Datos:

Apariencia:
Equipamiento:

》Tonfa (1)
》Kunais (10)
》Shurikens (10)
》Senbons (20)
Stats:

〉Ninjutsu: 10
〉Taijutsu: 7
〉Genjutsu: 7
〉Velocidad: 10
〉Resistencia: 10
〉Fuerza: 10
Técnicas:

Conteo de técnicas
8 disponibles
0 usada
8 restantes
Azula Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Kugutsu Puppetry.

Mensaje por Aburame Hotaru el Mar Mar 14, 2017 11:56 pm


La viuda negra olvidaba que, a pesar de lo intimidante de sus colmillos, jamás podría hacer frente a toda una colmena de insectos trabajando en su contra. Por eso no afectaban sus movimientos, y mucho menos sus palabras, al Hijo del Enjambre. La atracción física era algo ya de por sí extraño cuando conservaba su capacidad de decidir; sonaba como un eco distante, apenas audible, ahora que era una simple marioneta de carne movida por unos hilos más allá de los frondosos bosques del país.
A pesar de ello, pero, debía parecer vulnerable y accesible. Alguien frágil, cuya confianza se quebrase como el cristal al impacto de una piedra lanzada con la fuerza suficiente.

K-Koi… — Tartamudeó, con hábil mano para manejar la mentira entre sus dedos. A continuación, intentó retroceder un paso, algo imposible por el agarre al que lo tenía sometido la enmascarada, y volvió a anclar con firmeza los pies en el suelo cuando un susurro se coló a través de su oído diestro, arrastrado con voz sensual al tiempo que peligrosa. — S-sería un placer. M-muchas gracias, Queen. — aprovechando la cercanía para fingir un desequilibro, su mano fue a aterrizar en el hombro siniestro de la mujer. Podía parecer una acción inocente, algo, tal vez, capaz de sacarle una risa cruel a ella, pero en realidad se trataba de una manera de infectarla.

La atención, de nuevo requerida por la autoproclamada líder de la expedición, se volcó por completo en dar los datos necesarios, a pesar de no ser todos. No iba a revelar su clan, ni tampoco sus habilidades para con el rastreo de los enemigos: — No tengo ningún talento especial… si es eso lo que quieres saber. N-Ningún clan respalda mis habilidades. Sólo sé manejar el Suiton. — breve, Hotaru daba la información con cuentagotas y se aprovechaba del fingido nerviosismo para no tener que decir más. Queen resultaba una tapadera mejor incluso que su disfraz de chakra.


Off:

Apariencia:
Stats:

• Ninjutsu: 10
• Taijutsu: 1
• Genjutsu: 2
• Velocidad: 6
• Resistencia: 9
• Fuerza: 1
Técnicas:

Jutsu de Transformación (変化の術, Henge no Jutsu):
Es un jutsu que permite al usuario poder adoptar la apariencia de otra persona, animal u objeto. Este jutsu es considerado uno de los más difíciles entra las técnicas básicas enseñadas en la academia. Para realizar el mismo se debe emitir constantemente chakra manteniendo la imagen a adoptar en la mente. Para esto, el usuario debe interactuar con el medio ambiente. En ninjas de poca experiencia provoca un gran agotamiento mental.
Genin: Podrán mantener la transformación por 3 turnos.

Liberación de insectos: 2/4
Equipo:

• Kunais (x10)
• Bomba de humo (x2)
Aburame Hotaru
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Kugutsu Puppetry.

Mensaje por Hushika Kugutsu el Miér Mar 15, 2017 3:31 pm


Bosque, inmediaciones.


Las respuestas de ambos miembros, llegados después que la kunoichi, no la dejaron para nada tranquila. Parecía que, al menos en la mujer, un velo de misterio encerraba sus palabras para no hablar de más, escondidas en un disfraz de bondad y sonrisas. Irónicas. Por otro lado, lo que dijo Koi no era mucho más informativo; su tartamudeo no sólo impidió a la ninja saber qué había tratado de decir, sino que lo poco que pudo descifrar fue absolutamente en vano. Además, no compartían sus motivos para ingresar en el bosque; el joven buscaba una espada, mientras que Queen, salvando las distancias, tenía algo que ver con su misión. Erradicar a los bandidos cercanos al templo en el que se encontraba Komuro.

Movió su cuerpo hacia la entrada del bosque, más adentrado de donde estaban. Observó con sus ojos el entorno; no conocía esos lares. A pesar de ello, parecía ser que le habían dejado el papel de liderar aquel pequeño escuadrón, el trío del bosque. Sin embargo, los nervios comenzaban a jugarle en contra, aunque jamás los mostraba. Miraba los árboles, y suponía cuál era la ubicación de su objetivo según analizaba el sol, la posición de éste, que indicaría el oeste, por lo que el norte debía estar a su derecha. Apenas unos dos metros hacia su derecha, girando, observó el sendero. Aquel camino llevaba directo a su objetivo.

Subió al árbol, mediante un salto, y comenzó a avanzar. Las ramas no eran muy resistentes al principio, pero se iban haciendo cada vez más y más gruesas conforme avanzaba y se adentraba en el bosque. Habían pasado alrededor de veinte metros, cuando las hojas ya comenzaron a caer, y Queen le hizo una pregunta que la hizo pensar unos segundos, antes de emitir su respuesta.


✦ ✦ ✦


Miró hacia atrás, posición donde la fémina se encontraba, y pensó hacia sí, para luego hablar.

–Kugutsu, ¿Eh? No podría decir que es una familia. De hecho, además de mis padres, el único miembro que conozco es Komuro, y no hay más que decir además de que sé su nombre, algo totalmente irrelevante. –Su mente se coordinaba con sus ojos, quienes miraban hacia los lados, pensando. –Lo que a mí me representa este lazo sanguíneo, es más que un estilo de combate. Es mi estilo de vida y de ser. No sólo por usar los títeres. Por lo poco que conozco acerca de mi clan, somos personas solitarias, bastante reservadas en nuestro arte. –Repitió esa palabra en su mente, buscándole un significado más profundo antes de continuar con su descripción. –Arte… creamos vida y la hacemos realidad. Hacemos animado lo que no lo es. Creo que, metafóricamente hablando, los Kugutsu jugamos a ser Dios. –Sonreía al final, como habiendo dado una vuelta de tuerca mental.

Seguían su camino. Avanzaron un poco más. Salto y salto, pie contra rama. Sus suelas, descalzas, sentían dolor cada vez que pisaban un tronco espinado y con pequeñas imperfecciones en sí, que punzaban contra sus pies y generaban una expresión de dolor invisible en su cara. Su filosofía, extraña, era esa; no usar calzado. Representaba sus días en el desierto, en Naradi. El País del Viento fue su hogar mucho tiempo, y a veces lo anhelaba.

–Hay asuntos más importantes que atender antes de mi regreso. –Decía, mientras pensaba en eso.

Notó, con sus globos oculares, una marca, pequeña, a su izquierda, en uno de los árboles. Ésta se repetía con un patrón determinado, cada cierta cantidad de metros. Tres, exactamente, y había una marca cada vez que esta distancia ocurría. Se posó sobre uno de los troncos más gordos, y comenzó a observar con sus pupilas algún indicio de peligro. Efectivamente, lo pudo ver. Dos individuos, uno de espaldas a ellos y otro mirando hacia el frente. Los ojos del que “observaba”… estaban como ciegos. Perdidos en la nada. Hushika hizo un gesto con la mano, como para frenar al grupo. Un suceso extraño sucedía.

–Algo no huele bien. Creo que es una de las trampas de Komuro. –Decía, mientras se movía lentamente hacia el tronco más grande, pilar del árbol, y apoyaba su espalda para no ser vista. –Debemos ser cautelosos. No creo que sea una situación normal. –Luego de decir esto, observó a la mujer. –Queen, tú conoces éste bosque. ¿Te has percatado de las marcas? ¿Cómo crees que deberíamos proceder? –Preguntó, no esperando que otro tomase la iniciativa, sino que elaborar un plan en conjunto. Se le daba bien seguir órdenes, aunque esperaba que éste no fuese el caso.





INFORMACIÓN:

Líneas:
Hay 46 líneas en total, sumadas a las 117 del post anterior, suman como resultado (163).
Stats, jutsus y equipo:


▲ Stats:
Ninjutsu: 10
Taijutsu: 7
Genjutsu: 7
Velocidad: 10
Resistencia: 10
Fuerza: 10

▲ Equipo:
-Marionetas.
-Venenos.
-Hilos de Alambre (10m).
-Kunais (x10).
-Pergamino Mediano (Sellado: Koma).
-Pergamino Mediano (Sellado: Ari y Senshi).
-Bombas de Humo (x2).
-Senbons (x10).
-Cascabeles (x10).
-Pastillas de Sanguíneos (x5).
-Calmantes en Líquidos (x5).
-Pergamino de ADN (x1).
-Jeringas (x10).
-Vendas (x1).

▲ Herbolario:
-Arbórea Hojaplata (x3).
-Regaliz Alpino (x10).
Hushika Kugutsu
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Kugutsu Puppetry.

Mensaje por Azula Uchiha el Dom Mar 19, 2017 2:43 am



E
scuchó las palabras de la actual cabecilla, y empezó a cuestionar –luego de enlazar acontecimientos pasados– si ésta estaba lo suficientemente cuerda para no hacerlos morir a todos. Realmente le incomodaba un poco la situación, tener tan poca información le hundía en un estado de tensión que la obligaba a mantenerse alerta en todo momento, más de lo que le gustaba; tales sensaciones eran invisibles externamente, y así seguiría siendo, indispuesta a mostrar debilidad con respecto a sus pensamientos.
Guardó silencio, avanzando a la misma velocidad que ella, compartiendo su lado izquierdo, saltando de rama en rama dibujando líneas perpendiculares con sus trayectorias. Pero conforme se internaban en el bosque, este parecía ser más silencioso, eso llenaba de desconfianza a la fémina con respecto a su entorno: Tenía claro que la misión era en contra de unos bandidos, pero esa presión no era normal, había algo más y poco a poco, como granos de la minúscula arena, iría descubriendo. Su mirada, que buscaba los detalles menos llamativos en lo verde del bosque, se resbalaba de un lugar a otro sin descuidar el camino que ella misma se forjaba a gran velocidad, y de igual forma, no perdía de vista a ese tercer integrante, quien no se había logrado ganar totalmente su aprobación: La astucia de la arácnida le dotaba de planes contingentes, redes ocultas, acciones inconexas con propósitos ocultos..., todo tenía un por qué, y la primera de ellas fue tejida bajo su propia sombra.

Paró en seco tan pronto visualizó la señal de la otra, acuclillándose mientras afilaba su mirada, apuntando en donde los detalles desapercibidos empezaba a tomar forma con las palabras de la peliverde; no era para tanto, o al menos las posibles consecuencias no eran suficientemente relevantes –aparentemente–. Individuos en el suelo, vigilantes y aparentemente inertes, como estatuas que esperaban una acción para reaccionar. —Si yo fuera Komuro, no colocaría trampas tan evidentes... —hizo referencia a lo absurdo que resultaba el colocar ese tipo de trampas tan poco efectivas, alzó su ceja derecha y clavó sus ámbares enmarcados sobre las figuras que ni siquiera amagaban movimiento, inhumanas cuanto menos. Se acercó a unas de las marcas indicadas, palpando el patrón con sus dedos antes de comentar al respecto, basándose en un razonamiento lógico, y hasta obvio: —. Parece guiarnos a alguna parte, supongo. Esto es muy raro —agrega, sin mucho más que acotar. Subió a una rama más alta que en donde los demás estaban, para visualizar con mayor facilidad desde la altura. Observó hacia abajo, a los lados, y posteriormente, hacia al frente; tras la pregunta, dispuso de su respuesta según su interés actual: —Evitemos el confortamiento innecesario —con cierta seriedad dijo aquello, indisposición a perder su tiempo en peleas inútiles. Trampas o no, estas debían ser evadidas a como daba de lugar—, mientras más rápido lleguemos a nuestro verdadero objetivo, mucho mejor. Además, perder a los perseguidores será fácil entre los árboles —concluyó su planteamiento, mientras la reina estuviera como invitada en una misión mantendría sus propios márgenes con respecto a su personalidad dominante, no quería inconvenientes de algún tipo y menos con personas potencialmente inestables. Ella iba a por los bandidos y nada más, quizás más adelantes sus intereses cambiaran...
Podemos separarnos un poco; yo en el centro y ustedes a mis flancos. Ninguna de esas trampas significará un problema para mí —afirmó, con su usual prepotencia. Esperaría a que todos avanzaron juntos, en tal caso de hacerlo. Estaba sujeta al bienestar de la misión y eso significaba estar juntos.


Datos:

Apariencia:
Equipamiento:

》Tonfa (1)
》Kunais (10)
》Shurikens (10)
》Senbons (20)
Stats:

〉Ninjutsu: 10
〉Taijutsu: 7
〉Genjutsu: 7
〉Velocidad: 10
〉Resistencia: 10
〉Fuerza: 10
Técnicas:

Conteo de técnicas
8 disponibles
0 usada
8 restantes
Azula Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Kugutsu Puppetry.

Mensaje por Aburame Hotaru el Jue Abr 06, 2017 1:01 am


A un paso mucho más lento y no tan ágil, el hijo del enjambre seguía a las dos féminas igualmente dominantes. No le importaba en lo más mínimo el objetivo de ninguna de ellas, pues guardaba sus propias metas bajo llave, pero tampoco podía arriesgarse a perderlas de vista pues, a diferencia de él mismo, quien se ocultaba realmente tras su máscara sí parecía interesado en ellas; y más importante, en sus metas.

Hotaru se detuvo con la señal de Hushika, y tras observar en su misma dirección -desde un poco más abajo- discernió también las siluetas en mitad de la espesura. Un par de hombres que parecían esperar su llegada pero que, sin embargo, vigilaban de forma deficiente, lanzando así advertencias que la colmena era incapaz de ignorar por su naturaleza de espía.
Algo que tampoco podía descuidar era su apariencia, cada vez más dispuesta a desaparecer. Necesitaba tiempo y espacio, dos cosas de las que, por el momento, carecía con ellas dos allí.

Si las marcas están en los árboles, yo propongo avanzar por tierra. — Dijo el que no había sido invitado a la conversación — Movernos por aquí encima, si lo que quieren es atacarnos, implica un riesgo que no deberíamos correr. En tierra nos será más fácil ocultarnos. — añadió acto seguido.

Su salvación llegó, pero, de parte de los labios que otrora susurrasen a su oído la ponzoña hecha palabra. La idea de separarse de la Uchiha era lo que necesitaba para tomar de nuevo la forma que estaba a punto de abandonarlo, cada vez más inestable y menos predispuesta a quedarse con él.

En un momento, el Aburame descendió unas cuantas ramas, hasta estar a, por lo menos, seis metros de sus aliadas, y esperó con paciencia a que estas avanzasen antes de realizar el único sello necesario para llevar a cabo la técnica de la transformación. No hubo nube de humo como en ocasiones anteriores, pues sólo se trataba de estabilizar el chakra, no de desplegarlo desde cero como la primera vez, y en su lugar sólo unos pequeños detalles, como el color de la ropa volviendo al que se suponía su original, serían capaces de delatar el auténtico motivo de su separación para con el comando.

Estaba deseando librarse de ese nuevo aspecto y poder obrar bajo su auténtica forma física.

Off:

Apariencia:
Stats:

• Ninjutsu: 10
• Taijutsu: 1
• Genjutsu: 2
• Velocidad: 6
• Resistencia: 9
• Fuerza: 1
Técnicas:

Jutsu de Transformación (変化の術, Henge no Jutsu) (Renovada por otros 3 turnos más):
Es un jutsu que permite al usuario poder adoptar la apariencia de otra persona, animal u objeto. Este jutsu es considerado uno de los más difíciles entra las técnicas básicas enseñadas en la academia. Para realizar el mismo se debe emitir constantemente chakra manteniendo la imagen a adoptar en la mente. Para esto, el usuario debe interactuar con el medio ambiente. En ninjas de poca experiencia provoca un gran agotamiento mental.
Genin: Podrán mantener la transformación por 3 turnos.

Liberación de insectos: 2/4
Equipo:

• Kunais (x10)
• Bomba de humo (x2)
Aburame Hotaru
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Kugutsu Puppetry.

Mensaje por Hushika Kugutsu el Sáb Abr 08, 2017 11:29 pm


Bosque, inmediaciones.


Opiniones distintas. Quizá Hushika por eso se encontraba en el medio de algo, de dos pensamientos opuestos. Uno de ellos la guiaba a bajar de los árboles; alegando que éstas marcas sólo se encontraban allí, y que era más óptimo para la misión. La segunda opinión era ir en grupo, presuntamente esquivando estas trampas. Ideada por Queen, esta idea era más rentable para el bienestar y para el pensamiento de la kunoichi controladora de las marionetas. No tenía que demostrar nada; tan solo quería aumentar sus habilidades. Se trataba de sortear obstáculos y evitar confrontamientos innecesarios. Eso era ser un shinobi, no una máquina de matar, similar a un tanque guerrero.

Siguió a la fémina. Avanzaron por los árboles, aunque Koi bajó un poco su posición, quedando algo más por detrás del grupo. Esto le pareció raro a Hushika, quien giró su cabeza para observar qué sucedía; algo similar había sucedido poco tiempo atrás. No pudo divisar nada; simplemente, agazapado entre las ramas, haciendo algo con la mano. Se encontraba a unos metros y, entre las hojas y los troncos, no fue muy clara la imagen. Observaba a la usuaria de la máscara con avidez. ¿Por qué sentía que la conocía? Sus latidos iban cada vez más rápidos, no sólo por el movimiento rápido por el cual estaban pasando, sino por algo más. Adrenalina, quizá.

Una marca invisible fue tocada por la peliverde. Un error, algo que no se percató. Cuando observó para ver los movimientos de Koi, con su mano izquierda tocó una marca; no parecía un sello, sino un interruptor algo primitivo. Un ruido semi metálico se puedo escuchar, mientras el grupo continuaba movilizándose. Una lluvia de senbons fue disparada a la posición en donde se encontraban ellos. Era muy difícil evitarlas, de más está decir que alguna habría impactado en alguno de los cuerpos. Hushika no fue la excepción. Desde debajo, donde había sido activado el mecanismo, había recibido el impacto de tres de estas, clavándose en su pierna izquierda. Había conseguido esquivar las demás; no conocía si sus compañeros habían tenido la misma suerte.

–Sólo espero que… –Decía, mientras se tocaba la pierna dañada, parada en una rama.

Efectivamente, no estaban envenenadas. Un alivio para algo que podría haber sido trágico. Aún así, el ruido de todo lo sucedido había provocado algo en el bosque. Había llamado la atención de alguien. Se pudieron escuchar voces y pasos, no sólo de la posición donde estaba la evidente “trampa” que habían visto antes, sino también desde frente. La única ventaja, era que se oían desde el suelo.

–Vaya vaya, parece que algún animal ha pisado el anzuelo, ¿eh? –Decía una voz masculina, bastante ronca.

–Quizá debamos ir a jugar con él… –Expresaba, en un tono de voz muy psicótico, una fémina que parecía estar totalmente fuera de sus cavales.

Comenzaron a salir, desde las sombras. Siete individuos. Cada uno con diversas armas y, presuntamente, habilidades. Un hacha, un arco, una espada, dos dagas, una cerbatana y una lira. ¿Por qué habría alguien con un instrumento allí, en el bosque?

En un susurro, casi imperceptible, Hushika dijo unas palabras, intentando que sus compañeros la escuchasen. No confiaba en que lo harían, aunque sí lo esperaba. Tenían el factor sorpresa en la situación.

–¿Atacamos o nos quedamos aquí esperando sus movimientos? –Ella sabía lo que quería hacer. Simplemente, debía escuchar la opinión de los demás miembros para actuar. No estaba sola; debían trabajar en equipo, pase lo que pase. Sólo así se podría garantizar el éxito del misterioso encargo.


1. Bandido | #999900
2. Bandida | #ff66ff





INFORMACIÓN:

Líneas:
Hay 39 líneas en total, sumadas a las 163 del post anterior, suman como resultado (202).
Stats, jutsus y equipo:


▲ Stats:
Ninjutsu: 10
Taijutsu: 7
Genjutsu: 7
Velocidad: 10
Resistencia: 10
Fuerza: 10

▲ Equipo:
-Marionetas.
-Venenos.
-Hilos de Alambre (10m).
-Kunais (x10).
-Pergamino Mediano (Sellado: Koma).
-Pergamino Mediano (Sellado: Ari y Senshi).
-Bombas de Humo (x1).
-Senbons (x10).
-Cascabeles (x10).
-Pastillas de Sanguíneos (x5).
-Calmantes en Líquidos (x5).
-Pergamino de ADN (x1).
-Jeringas (x10).
-Vendas (x1).

▲ Herbolario:
-Arbórea Hojaplata (x3).
-Regaliz Alpino (x10).
Hushika Kugutsu
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Kugutsu Puppetry.

Mensaje por Azula Uchiha el Dom Abr 09, 2017 9:16 pm



A
lerta. La distracción por parte de Hushika, quien se había visto atraída por el joven que ahora las acompañaba –sospechaba al igual que Queen–, provocó que un mecanismo se activase. Desconocidos fueron sus efectos, empero, el estrés mental en donde se hundió la Reina como forma de precaución, detectaron de inmediato la trampa, quizás demasiado tarde para un esquive ileso. Tan pronto como vio las delgadas formaciones metálicas, moldeó chakra en sus extremidades para maximizar su velocidad, siguió con desenfundar una kunai con su diestra y la clavó con fuerza sobre el árbol; impulsándose con la izquierda hacia adelante para, posteriormente, realizar un medio giro alrededor del tronco del árbol: La kunai actuó como ancla y como una especie de bisagra para tal movimiento curvo, acompañando tal función con su pierna derecha. Finalmente, su evasión finalizó cuando pudo pasar al otro lado del árbol, a una rama más baja que la anterior pisada, dio media vuelta para intentar reanudar el avance: La adrenalina, el estrés de la alerta, la sensación de peligro, todo ello opacó el dolor que gradualmente aparecía en su brazo izquierdo que –sangrante– fue herido por una de las tantas agujas lanzadas en su contra. Eso le hizo pensar que, aunque su velocidad era realmente superior en múltiples aspectos, no fue suficiente para salir ilesa. Hizo un gesto de dolor con sus cejas, ocultas bajo la máscara. Se asomó hacia la ubicación que tenían sus compañeros, mas sólo vio a Hushika quien parecía también estar herida. La posición actual de Queen le ocultaba gracias a la multitud de cortinas verdosas que se ramificaban de los árboles, estaba lo suficientemente alta como para visualizar la zona baja.

Tomó la parte posterior de su capa y cortó, con ayuda de su arma, un retazo de la misma para utilizarla como una especie de gaza. Primero sacó la aguja, para luego presionar la herida aunque esto significara sangrar un poco más: Esta maniobra era para ayudar a la coagulación de la misma sangre. Sin embargo, la tranquilidad fue interrumpida por voces, voces que salían de los posibles responsables de las trampas: Una mujer regular de la cabeza y un hombre que planteaba ser el más rudo. La Reina se apresuró a envolver la herida, con la suficiente presión y asegurándose que pudiera oxigenarse correctamente. Una vez se encargó de su sangrado, volvió a tomar su arma y prestaría atención a la posición de los nuevos individuos, se encuclilló en silencio, pudiendo dilucidar a los contrincantes, quienes portaban un número de armas elevado, de distintos estilos de batallas; la confianza que emanaba de sus personas le indicaban la alta posibilidad que ellos fueran los bandidos, aunque el número superaba la estimación descrita en el enunciado de la misión. Fuera como fuese, no debían quedarse parados sin hacer nada, y se lo hizo saber con un gesto de manos a Hushika, esperando que captarse su orden. La figura femenina utilizaba el subterfugio, pero tan pronto el análisis fue completado y el plan trazado, se dedicó a actuar con cautela, utilizando sus artimañas de engaño.

Una serie de sellos y la fémina enmascarada empezaría su movimiento. Un violento celaje, causante de la agitación de algunas hojas, delató a una figura idéntica, que se posicionaba como antes lo había hecho la original. El arquero, quien no dudó con su deber, disparó una flecha certera en medio de su pecho: Impactó con éxito, haciendo que esta figura cayera por la inercia, mas para su sorpresa, se fundió en una nube de humo blanco. La atacante estaba ganando tiempo para ver sus movimientos, sus acciones, para delatar sus posiciones de batallas, el clon sirvió para colocarlos en sobre aviso, siendo ese su cometido. Todos tomaron sus armas, dispuestos a matar a quien se acercara: el arquero visualizaba las partes altas, cargando una de las flechas que –sin dudar– dispararía en caso de detectar algún enemigo; el hombre de la espada se dedicó a cubrir el frente de la chica con la lira, mientras que el del hacha se justaba con el usuarios de las dagas, cubriéndose las espaldas. Una formación de defensa, aparentemente efectiva. —¡No sé qué intentas, pero estás muerta! —gritó el más grande, provocando alguna reacción: Y sí la provocó. Otra figura, de capa roja, con máscara, salió de entre los arboles: Toda la atención se enfocó en ella, quien se dedicaba a correr entre los árboles, en dirección hacia el hombre de la cerbatana. Una flecha cortó el aire y terminó por clavarse en un tronco, dardos venenosos fueron disparados múltiples veces, pero fueron también fallidos al momento que otra figura hizo aparición, totalmente idéntica, se dirigía a la chica de la lira. Como buen protector, antes que intentase tocarla, el espadachín clavó su arma en su abdomen con suma rapidez, mientras que la otra figura fue cortada por su hombro con gran fiereza por el hacha del gran hombre. Calma, todo fue precedido por la calma.

Inesperadamente, en contra de todo pronóstico, la figura encapuchada, abordó a la espalda de la mujer con el instrumento musical. Queen, la original, ahora tenía a la fémina agarrada de los cabellos, provocando un grito en la misma; al mismo tiempo que dejaba reposar con firmeza el filo de su kunai sobre su delicado cuello. Rápida y astuta, había burlado la seguridad del grupo, cegados por su propia soberbia. La Reina Roja apegó a la otra a su cuerpo con ayuda de su agarre en el cabello, la punta de su arma apuntaba directamente en la yugular, acariciaba la zona con frialdad, una inminente amenaza. —¡Maldita zorra! —gritó iracunda la mujer, que por acto reflejo ya tenía preparada la lira para ser tocada. Ella, Azula, sabía que era una clase de instrumento para canalizar técnicas de índole ilusorio: Lo había visto en la guerra de los no-muerto, alguien con dos dedos de frente se daría cuenta de ello, dada era por casualidad, era un instrumento de guerra como muchos otros. —Cuidado con esa boca —le musitó en su oído, sin apartar la sensualidad de la misma, seguida de una risa leve, pícara. Todos los demás compañero se quedaron paralizados, algunos gruñían al ver cómo su compañera era agredida y utilizada como rehén—. Empezamos con mal pie..., ¿qué tal si sueltan sus armas e intentamos arreglar las cosas lo más rápido posible? —alzó un poco la voz, lo suficiente para hacerle llegar sus exigencias a todos los miembros –en tal caso que se encontrasen más–, de igual forma, como señal para sus compañeros. Estaba dominando la situación y era buen momento para tomar las riendas y acabar con aquellos—. Oh... Vamos, no me obliguen a manchar mi ropa con su sangre. Nadie morirá si hablamos tranquilamente —insistió al ver que la postura de todos ellos no cambiaba, hasta tuvo que hundir sutilmente la punta del metal, haciendo que una gota rojiza saliera de su piel— o, al menos, no por ahora —terminó por, una vez más, susurrar en las inmediaciones de la oreja de su rehén. Para nadie era un misterio que a todos les daría muerte, sólo estaban alargando lo inevitable.


Datos:

Apariencia:
Equipamiento:

》Tonfa (1)
》Kunais (10)
》Shurikens (10)
》Senbons (20)
Stats:

Los usuarios de esta especialidad (todos, sin importar si fue primearía o secundaria) podrán sacrificar puntos de ninjutsu para aumentar su fuerza o su velocidad. Es decir, podrán acumular chakra en sus piernas y, reduciendo su ninjutsu hasta 3 puntos, podrán subir su velocidad hasta 3 puntos. También podrán hacerlo para subir su fuerza. Esta es una habilidad intrínseca del control de chakra de los especialistas de ninjutsu médico, por lo que no contará como una técnica.

〉Ninjutsu: 10 (-3)
〉Taijutsu: 7
〉Genjutsu: 7
〉Velocidad: 10 (+3)
〉Resistencia: 10
〉Fuerza: 10
Técnicas:

Conteo de técnicas
8 disponibles
1 usada
7 restantes

Activas

Bunshin no jutsu (分身の術, Técnica de replicación)
[Progresiva de volumen | Ninjutsu]
Es un Ninjutsu básico el cual se basa en crear copias exactas del shinobi a partir de su chakra. Las copias son espectros, es decir, no son cuerpos reales, por lo tanto son incapaces de utilizar chakra o producir daño físico. Esta técnica está diseñada para crear confusión y engañar al enemigo. Sin embargo, no son efectivas contra usuarios que posean el sharingan, byakugan o empleen tecnicas de detección puesto que estos pueden diferenciar las falsas copias. Estos clones no tienen mente propia, por lo que no pueden realizar acciones muy elaboradas, además luego de cumplir la acción para la que fueron creados desaparecen. Si se desea alegar un ataque enemigo diciendo que era un clon, se debe haber mencionado con anterioridad que se realizaban sellos de manos o se preparaba un jutsu y anunciado el jutsu oculto. La cantidad máxima de espectros que pueden ser creados varia según el rango y la habilidad en ninjutsu del usuario. Con menos de 3 puntos en ninjutsu las copias presentaran fallas volviéndolos reconocibles. Esta técnica requiere sellos de manos.

Gennin: hasta 4 copias
Azula Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Kugutsu Puppetry.

Mensaje por Aburame Hotaru el Mar Abr 18, 2017 11:41 pm


Click. El sonido de pequeños dientes de metal comiéndose el óxido mutuamente ensordecía al resto del bosque. Lo seguía el de la presión liberándose desde abajo, por suerte, a una distancia casi segura. Casi, ahí estaba la clave.

A pesar del intencionado retraso, el hijo del Enjambre no contaba con la suficiente agilidad para imitar los movimientos de la enmascarada; tampoco tenía la velocidad de la juguetera. Tuvo que valerse de otros medios para evitar perder el disfraz antes de tiempo.

El batallón azabache, imperceptible bajo su piel, salió a toda prisa por las piernas, debajo del pantalón largo que ocultaba su carne pálida, y formó un escudo de suicidas que, sin atisbo de duda en sus diminutas mentes, aceptaron el gélido abrazo del acero acompañado por el beso de la muerte.
Había resultado aparentemente ileso, sin que siquiera su ropa sufriese un rasguño. Sospechoso , de seguro, pero, tenían cosas más importantes de las que ocuparse las féminas. Los bandidos, por ejemplo.

Un total de cuatro, tres hombres y una mujer, aparecieron en escena. Sólo dos de ellos parecían tener texto en esa obra, mientras que los otros dos eran meros figurantes, observadores mudos del rápido baile entre las hojas de la Reina Escarlata.

¿Nos queda alguna opción? — gruñiría, casi, más que molesto por la impredecibilidad de la de pelo negro, por su desobediencia a la lógica más elemental, presente incluso en los animales; en ella, al parecer, no.


Hotaru no era como ella, no tenía esa afición por exponer sus órganos más blandos al acero de los enemigos, así que se mantuvo a la sana distancia de siete metros tras trepar algunos niveles en las ramas. De seguro el movimiento había llamado la atención, pues el bosque entorpecía su paso ágil, enganchaba la capa oscura, aunque invisible para sus aliadas, todavía presente, y quería delatarlo a cada paso.

Una vez resguardado, empezó a escrutar a los cazadores. Pensó primero en si sería suya la trampa de agujas, algo que quedó descartado en cuanto vio las pintas de salvajes que tenían, haciéndole jurar, por dentro, que si se diferenciaban de los caballos en algo era una sola neurona: la necesaria para no cagarse en los desfiles. A continuación, atravesó su mente la sombra de un pensamiento efímero, insostenible por esa misma naturaleza bestial de los que estaban en el suelo. Ellos no podían ser su objetivo. Vael, por más cruel que fuese, no era amigo de las bromas, y enviar a un miembro de los Espectros a por cuatro desgraciados, que casi suponían más peligro para sí mismos en lugar de para cualquier otro ser vivo, no pintaba como algo que el hechicero tuviera en su haber.


Son una pérdida de tiempo. — Musitó para sí, en tono inaudible más que para sus insectos. Dado el veredicto, pues, quedaba ejecutar la sentencia.

Apoyando la mano siniestra en el árbol fingía mantener un delicado equilibrio en una rama fina, que sólo lo soportaba por su delgadez exagerada, mientras que con la diestra mantenía el sello del carnero lo más oculto que le era posible. Así llamaba a los suyos, a unos aliados más numerosos que cualquier banda, e incluso ejército, que en silencio mortal poblaban los bosques de todo el mundo y soportaban el peso de sus ecosistemas sin quejarse jamás.
Cuando fueron suficientes los atraídos por su telaraña invisible extendida a través del árbol, la mente maestra del Enjambre les ordenó atacar a los bandidos por el suelo; algunos por el aire, como las avispas y las abejas, que en imposible colaboración, empezaban a revolotear con su rápido aleteo en pos de los armados.

La mayoría del batallón se componía de hormigas, tan pequeñas como letales, cuyas mandíbulas una vez cerradas no conocían la separación; algunos escarabajos de tamaño moderado, pero aun así pequeños, se escabullían entre estas para formar una linea de avanzadilla similar a los tanques de un ejército moderno, en pos de mordisquear a sus rivales hasta hacerlos sangrar; conmenor número y última posición, unas pocas docenas de gusanos se arrastraban sigilosos por debajo de las hojas secas, las ramas partidas del suelo y los excrementos de algunas criaturas, en su mente estaba dibujaba la forma primitiva de una herida, su puerta de entrada para alcanzar la tan apreciada grasa, el músculo y los tendones, quizá hasta llegasen a eclosionar dentro de aquellas pobres almas si el combate duraba el tiempo suficiente.


Off:

Apariencia:
Stats:

• Ninjutsu: 10
• Taijutsu: 1
• Genjutsu: 2
• Velocidad: 6
• Resistencia: 9
• Fuerza: 1
Técnicas:

Jutsu de Transformación (変化の術, Henge no Jutsu) 2/3:
Es un jutsu que permite al usuario poder adoptar la apariencia de otra persona, animal u objeto. Este jutsu es considerado uno de los más difíciles entra las técnicas básicas enseñadas en la academia. Para realizar el mismo se debe emitir constantemente chakra manteniendo la imagen a adoptar en la mente. Para esto, el usuario debe interactuar con el medio ambiente. En ninjas de poca experiencia provoca un gran agotamiento mental.
Genin: Podrán mantener la transformación por 3 turnos.

Liberación de insectos: 3/4

Hijutsu, Mushiyose (秘術・蟲寄せ, técnica secreta, invocación de insectos): Con sólo tocar una superficie con su mano, el ninja Aburame puede liberar una pequeña red de chakra que atrae a los insectos de las cercanías a ese lugar. Como los ninja Aburame pueden comunicarse con ellos, esta técnica les sirve para conseguir información de la zona en la que se encuentran al hablar con los insectos locales. A diferencia de otras técnicas del clan, esta sí consume chakra.
Sellos: Sí, uno. Carnero.
Equipo:

• Kunais (x10)
• Bomba de humo (x2)
Aburame Hotaru
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Kugutsu Puppetry.

Mensaje por Hushika Kugutsu el Jue Abr 20, 2017 9:19 pm


Bosque, inmediaciones.


Podía observar la situación desde los árboles, a medida que se iba dando todo. Había varias oportunidades que quienes la acompañaban no habían dejado escapar. Por una parte, rápida como un rayo, Queen utilizó un recurso de chakra para distraer a los bandidos, quienes comenzaron a replegarse entre ellos para que, finalmente, ésta pudiese dar con quien parecía ser la más fuerte, la portadora de un instrumento.  Sin vacilar, puso en una aparentemente complicada situación a los matones, quienes debían, mínimamente, estar preocupados por su futuro estado de salud. Era, sin dudas, un momento duro para ellos. Pudo divisar, de todas formas, algunas heridas en el cuerpo de la fémina, quien estaba de su lado. Las senbons habían tenido impacto en ella, al igual que en Hushika.

Por otro lado, se encontraba el perdido Koi. La titiretera únicamente pudo observar que éste estaba haciendo un sello de manos, aunque no notó nada extraño en eso. Parecía concentrado en el campo de batalla. Lo único que notó… fue que se encontraba completamente ileso. De cualquier manera, había cosas más importantes de las que preocuparse. Koi, el Guardia del País del Fuego, se encontraba a unos metros de ella, algo más por debajo, aunque muy alto en comparación a donde estaban los bandidos. Hushika se posicionaba a nueve metros de la posición de éstos.

–Hagámoslo rápido. Me gustaría jugar con sus mentes, pero no sé si son los objetivos adecuados. –Musitó, mientras tomaba varias senbons con su mano derecha.

Dos de éstas tenían cascabeles. Las otras dos, sin ellos. Una táctica bastante simple, aunque efectiva; contra un grupo de matones sin aparente manejo de técnicas ninja, debía ser efectiva. No quería jugar con ella como parecía hacerlo Queen. Si bien, Hushika entendía que traía un plan entre manos, quería facilitar las cosas; perder tiempo era algo que odiaba. Aunque… el placer del dolor era algo que no podía evitar sentir.

Lanzó estas armas arrojadizas a los pies de la rehén de la fémina, quien estaba con un instrumento en su mano. Una lira, particularmente. Cuando los proyectiles se encontraban a unos metros de su cuerpo… éste, junto con los demás, desaparecieron. Hushika pudo percatarse de que, cuando habían tocado la trampa, una melodía comenzó a sonar. Algo leve, casi imperceptible. Sus tímpanos eran capaces de escucharla, aunque su consciente no era tan hábil como para oírla. Era realmente imposible de escuchar, aunque sí que entraba por los oídos. Sus ojos comenzaron a darse cuenta de que todo era irreal.

Uno de los matones, junto con la mujer que parecía fuera de sus cabales, sonrió. Los demás se desvanecieron en un abrir y cerrar de ojos, como las sombras lo hacen en la oscuridad al esconderse la luna. Quizá lo más raro de todo ello, es lo real que parecía.

Los bandidos saltaron hacia el árbol que se encontraba detrás de ellos y, quizá por su idiotez, o por tomar parte de un plan para desmoralizar al grupo, hablaron como loros.

–Han caído en la trampa de Myare… ahora, quizá estén experimentando algunos cambios en el campo de batalla… ¿Verdad? –Reía la fémina.

La música no paraba de escucharse en todo un radio de veinte metros, ahora cada vez con más y más fuerza. Hushika pudo observar cómo varias formas humanas aparecían en el terreno, justo donde se encontraba Queen. Entre los árboles podía ver cómo aparecía más de ésta vegetación, haciendo dificultoso ver la posición exacta donde se encontraban los bandidos.

–Maldita sea… ¡Esto es un Genjutsu! –Gritaba, intentando que sus compañeros la escuchasen. –Mierda… hay que encontrar la fuente de esta música rápido. Siento que cada vez va a ser peor. –No lo decía, para nada, en vano. El sonido era cada vez más fuerte y más persistente, incluso molesto para quien lo escuchara.

De pronto, en un parpadeo, alguien apareció justo en frente de donde los troncos y ramas habían aparecido. Eran producto de una ilusión, aunque sus ojos no podían evitar verlo. Aquel que apareció en la escena, era difícil de creer.

–No… no puede ser… –Musitaba, mientras observaba un cuerpo que ya conocía. De alguna manera… era imposible que estuviese allí. –N… ¿Nagisa?

El rubio parecía divisarse entre las hojas de los árboles ilusorios. Tenía un aspecto extraño, algo metálico, como si no fuese él. No parecía tener emociones, algo sumamente extraño en una persona que era por demás de parlante, alguien psicótico y enfermizo, que con el sólo tono de voz… ponía los pelos de punta a cualquiera. Pero, lo más importante…

–¿No estaba muerto? –Pensaba, mientras sus orbes se abrían con terror al ver la imagen del difunto apareciendo frente a ella. ¿Sería una ilusión? ¿O quizá algo más?



1. Bandida | #ff66ff





INFORMACIÓN:

Líneas:
Hay 48 líneas en total, sumadas a las 202 del post anterior, suman como resultado (250).
Stats, jutsus y equipo:


▲ Stats:
Ninjutsu: 10
Taijutsu: 7
Genjutsu: 7
Velocidad: 10
Resistencia: 10
Fuerza: 10

▲ Equipo:
-Marionetas.
-Venenos.
-Hilos de Alambre (10m).
-Kunais (x10).
-Pergamino Mediano (Sellado: Koma).
-Pergamino Mediano (Sellado: Ari y Senshi).
-Bombas de Humo (x1).
-Senbons (x10).
-Cascabeles (x10).
-Pastillas de Sanguíneos (x5).
-Calmantes en Líquidos (x5).
-Pergamino de ADN (x1).
-Jeringas (x10).
-Vendas (x1).

▲ Herbolario:
-Arbórea Hojaplata (x3).
-Regaliz Alpino (x10).
NPC:
Myare


Clan: -
Especialidad Genjutsu.
Elemento: -
Rango: -

Ninjutsu: ??
Genjutsu: 10.
Taijutsu: ??
Velocidad: ??
Fuerza: ??
Resistencia: ??


Técnica usada:

Ninpo, Kankyō akuma (Arte ninja, entorno endemoniado): Este genjutsu auditivo requiere que el usuario se encuentre quieto en un lugar, más no afectará el movimiento del oponente. Sin dejar de ejecutar la melodía, el usuario será capaz de manipular el entorno a placer con su genjutsu. De esta forma, puede hacer creer al oponente que no existe un árbol que en realidad existe, o que hay una pared entre ellos.
Se podrá mantener este genjutsu por un máximo de tres turnos.

Hushika Kugutsu
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Kugutsu Puppetry.

Mensaje por Azula Uchiha el Sáb Abr 22, 2017 9:24 pm



I
rrealidad, eso pasó. Las figuras frente a ella se desvanecieron como arte de magia, producto de un truco. Queen, quien se curtía cada vez más en el arte de la guerra, en las distintas estratagemas y habilidades ninjas, sabía que eso no podía ser consecuente a una habilidad entre ellos, quedaba imposibilitada la idea de creer que, habían realizado una técnica sin necesidad de sellos manuales, simultáneamente, y que actuara de inmediato. Había otro factor cambiante y debían descubrirlo antes que todo se diese la vuelta, la fémina odiaba perder el control luego de saborear el dominio tanto como lo había hecho justo antes. Las hebras de cabello desaparecieron de su mano, al igual que la presión ejercida con su kunai en el cuello de su víctima, simplemente no estaban. Un detalle importante fue la ausencia de sangre en su hierro, eso indicaba que nada de lo que había sucedido hasta ahora era real. Suposiciones confirmadas al momento que la música inundó su oído como parte de una mala interpretación, notas afinadas, pero desagradables para la percepción de la enmascarada: No en sí su tocada, sino el simple hecho de caer bajo una técnica de ese nivel; eso se llamaba impotencia. Para su fortuna, lo que sabía de los Genjutsus es que necesitan que sus víctimas estén estables para hacer rentable su uso, es decir, que no sufran cambios bruscos ni en su chakra ni en su percepción del dolor, allí donde entra el conocimiento fisiológico y anatómico de la secreta especialista en el Iryoninjutsu. Por lo que, al asegurarse que las visiones se hacían con su cabeza, barriendo la zona rápidamente con su mirada; primero guardó su kunai, para después sacar de su estuche –el cual se mantenía en la zona trasera de su cadera– una aguja ninja, con cierta rapidez y sin pensar demasiado en lo que haría, clavó la punta de la misma en su brazo izquierdo. Situaciones desesperadas, requerían medidas desesperadas.





Lo que otros verían un acto de locura, Queen lo veía como un mal necesario. Gracias a su precisión al momento de identificar los nervios de su propio cuerpo, sabía que un buen inductor de dolor era el nervio cubital: se encuentra en la parte posterior del codo, junto al hueso cúbito del antebrazo. Cuidó en no clavarse más de lo necesario, siendo unos pocos centímetros los necesarios para atravesar la piel y dar directamente en el nervio; ese nervio en particular se encuentra –casi en su totalidad– descubierto de relleno muscular o tejido adiposo que le protegiera. Por lo que, fue una penetración limpia; también garantizó la integridad de las venas circundantes, reduciendo así el sangrado. Al ser tocado el nervio con la punta de la aguja, una especie de corriente desagradable pero intensa recorrió su brazo, la sorpresa acalló el dolor pero cuando se desató, una dolencia relevante se apoderó de toda su extremidad; todo su cuerpo se tensó bruscamente y apretó sus dientes para resistir. Consecuentemente, con paralelismo inmediato, envió señales de dolor a la mano y a las puntas de los dedos. Sacó rápidamente la aguja, estremeciéndose por las secuelas del propinado sufrimiento. Su pulso se vio acelerado, además de sentir cómo su cabeza, súbitamente, salía de la inmersión de la técnica ilusoria.

Me asustaba el de no tener motivos suficientes para matarlos a todos —comentó la Reina, quien volvía a su postura firme. Se palpaba el sarcasmo, alisando una vez más su voz como si nada hubiera pasado. Limpió un poco su antebrazo izquierdo de la poca sangre que salía, para volver a orientarse correctamente en el bosque real. Aun así, pensó innecesario el momento para activar su amado Sharingan. Dirigió su mirada al origen aproximado de dónde vino la voz de la molesta mujer que antes tenía prisionera; ambos criminales confiados en la técnica de su complice. Lanzó la aguja a gran velocidad hacia su posición, teniendo un mísero instante para esquivar, lo cual no fue el caso: El abdomen fue su lugar de impacto, de su boca salió otro de sus estridentes gritos—. Koi, cariño, ¿puedes encargarte de la ilusionista?, me harías un gran favor —pidió, con el erotismo sutil de sus palabras. Estaba preparada para iniciar una ofensiva, y esta vez, tenía el dolor de su parte. Ahora que el nervio estaba lastimado, podría tocar con profundidad sobre su piel, en el lugar de la incisión, para causar una graduación menor –pero prolongada– de dolencia si era necesaria.

Estando frente a ellos no vio más que burdos criminales sin mayores habilidades. Débiles al fin y al cabo. —Si tengo que incendiar medio bosque, lo haré con tal de matarlos —musitó, más como una convicción propia que para un comentario amedrentador. De sus manos se produjeron una serie de sellos característicos para el elemento Katon. Su chakra se moldeó con fiereza sin perder uniformidad y una buena refinación en la misma energía. Esto lo hizo antes que reanudar su comportamiento habitual con respecto al flujo de su chakra. De su boca se impartió una flama continua de fuego intenso que golpeó con violencia a los árboles, obligando el retroceso de sus blancos. La liberación ígnea se hacía con el lugar, pese a esto, la invocadora de tal técnica planeó un hueco dentro de su quema, dicha entrada fue aprovechada una vez terminó la liberación. Salió de entre los árboles gracias a una escalada hecha a base de saltos, por encima de los árboles, de las flamas que quemaban con intensidad. He allí la mujer de la lira. Blanco de sus seis estrellas ninjas que cortaron el aire antes de buscar impactarla. Logró inestabilizarla, fue el momento indicado para aterrizar en sus inmediaciones: Su primer golpe, demoledor buscaba ser; por parte de una defensa desesperada, fue puesta el instrumento en el lugar de impacto. La lira cedió ante su fuerza, para luego seguir ella. Más de cinco golpes no resistirían de la luchadora innata que tenía enfrente, con una fuerza superior a un gennin. Era de golpe y retroceso, un constante saltar entre ramas de los árboles; al contraria era escurridiza, pero alargaba lo inevitable.


Datos:

Apariencia:
Equipamiento:

》Tonfa (1)
》Kunais (10)
》Shurikens (10)
》Senbons (20)
Stats:

Los usuarios de esta especialidad (todos, sin importar si fue primearía o secundaria) podrán sacrificar puntos de ninjutsu para aumentar su fuerza o su velocidad. Es decir, podrán acumular chakra en sus piernas y, reduciendo su ninjutsu hasta 3 puntos, podrán subir su velocidad hasta 3 puntos. También podrán hacerlo para subir su fuerza. Esta es una habilidad intrínseca del control de chakra de los especialistas de ninjutsu médico, por lo que no contará como una técnica.

〉Ninjutsu: 10
〉Taijutsu: 7
〉Genjutsu: 7
〉Velocidad: 10
〉Resistencia: 10
〉Fuerza: 10 (+2)
Técnicas:

Conteo de técnicas
8 disponibles
3 usada
5 restantes

Activas

Taitanikku-ryoku  (Fuerza titánica)
El ninja es capaz de levantar rocas de metro y medio, romper fácilmente la madera, sus golpes además serán capaces de generar grietas en rocas, mas no romperlas, podrá amortiguar golpes y reducir el daño de técnicas del mismo rango.  Esta técnica aumentará 2 puntos la fuerza del usuario, durante dos turnos.
1/2

Elemento Fuego: Jutsu Gran Bola de Fuego (火遁・豪火球の術, Katon: Gōkakyū no Jutsu).
[No progresiva | Ninjutsu]
Es un Jutsu del Elemento Fuego que consiste, tras haber realizado sellos con las manos, en almacenar Chakra dentro del cuerpo, convirtiéndolo en Fuego, y expulsándolo de la boca en una esfera de llamas masivas, que deja un cráter por donde haya avanzado. Una variante común de ésta técnica consiste en, tras hacer los sellos, formarla soplando a través de los dedos índice y pulgar, formando una circunferencia con ellos, y dejando salir primero, a través de la boca, una fina corriente de fuego que luego se expandirá adoptando la forma esférica. El alcance y potencia de este jutsu dependerán del Ninjutsu de su creador.

Azula Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Kugutsu Puppetry.

Mensaje por Aburame Hotaru el Jue Abr 27, 2017 2:03 am


La dulce melodía se arrastraba hacia él sin que siquiera fuese consciente de ello. Notas envenenadas trepando hacia su oído, reptando a través del aire hasta abrir las puertas de unos miedos tan profundos que, incluso, resultaban desconocidos.
Fueron unos momentos de duda. El miedo era intenso, la agonía se prolongaba a través de un tiempo en crecimiento.

Ya no eres útil. Desaparece. — Exigía la voz del Hechicero a la que su cuerpo obedecía sin atisbo de duda. Así, se consumía su existencia como un cigarrillo en un día de viento. Mirase adónde mirase iba desaparecieron a un ritmo frenético, no por ello menos doloroso, hasta que sólo restaba de él una capa raída en el suelo que, de alguna manera, seguía siendo capaz de ver mientras era arrastrada hasta lo hondo de una oscuridad insondable.

La voz de su compañera retumbó entonces con una palabra clave: “Genjutsu”. Ilusiones, trucos mentales de los que poco sabía el Hijo del Enjambre. Por suerte para él, quienes lo tenían por hogar no necesitaban conocimiento de ningún tipo; su simpleza era una bendición en momentos así. Se dieron cuenta del estado de su colmena, acudieron en su ayuda tan pronto como fueron alertados por el sabor de su comida, y lo sacaron del trance ayudados por ese eco lejano, de tono femenino, bañado en desesperación.

«Abandona el disfraz ahora.» Resonaba, esta vez sí, la voz del auténtico amo de su mente en el fuero interno. A pesar del poco sentido que tenían esas palabras, negarse era sólo malgastar energías y tiempo, recursos de los que, no parecía, contaba en demasía el Aburame.

Decidido, todavía consciente pero empezando a verse en serios apuros para no caer de nuevo en el sueño lúcido inducido por la ponzoña del aire, hicieron sus dedos acopio de uno de los cuchillos que llevaba consigo. El filo voló con rapidez en el aire, libre sólo durante un instante, para encontrar nuevo hogar en el abdomen de quien mismo lo sostenía. Una nube de humo lo envolvió al mismo tiempo que volvía a su forma original.
El corte no era demasiado profundo, lo justo para mantenerlo anclado a la realidad unos segundos más. Sería el siguiente paso, tan cruel como necesario, lo que lo ataría de forma definitiva. Sin vacilaciones, Hotaru cogió uno de los gusanos que todavía seguían pegados a la palma de su mano, atraído por el chakra, y lo introdujo en la herida fresca conteniendo un grito en una prisión de dos filas de dientes apretados. Sus habituales inquilinos impidieron, pero, que la alimaña empezase a darse un festín con la carne de su huésped, rodeándolo sin dejar un sólo espacio para su movimiento, a la espera de que otra ilusión alterase su estado para liberarlo y que se alimentase, que se lo comiese desde las entrañas para fuera, momento en el que el dolor sería insoportable y volvería a catapultarlo fuera de la pesadilla.

La cortina de plomo flotante se deshizo dejando a la vista de todos la figura enmascarada, un poco más baja de lo que había sido Koi, y ataviada con una capa que lo cubría desde el cuello hasta los tobillos, de Hotaru.

Y si ya no había más necesidad de fingir, tampoco la había de mantener en secreto sus habilidades.

La miríada de insectos alojados en la Uchiha recibieron las órdenes, meridianas, de abandonar a ese huésped y alojarse en la ilusionista de una forma que no resultaría agradable a la vista de ninguno de los presentes: Una mancha negra, en apariencia líquida, de miles de patas diminutas desfiló desde el pelo igualmente azabache de su primera víctima hacia la boca de la segunda. La abrieron a la fuerza, la violaron, se podría decir, y se introdujeron por su garganta; un segundo comando más pequeño eligió la nariz como puerta de entrada a su festín.

En el último instante, Hotaru soltó también su arma, arrojándola al pecho de algún desgraciado de los tantos que había presente, y sin siquiera plantearse si había acertado o no empezó una cadena de sellos. El chakra se le agolpó de repente en el estómago, subió por la garganta en una rápida carrera y finalmente vio el mundo exterior a través de la boca. Una tromba de agua inmensa se dirigió hacia la bola de fuego invocada por quien era su compañera, y entre ambas técnicas engendraron una tercera. Un campo de niebla densa, de vapor que no dejaba ver a dos palmos de las narices. Ese era su terreno. Cuando el enemigo se adolecía de la pérdida de un sentido, el Enjambre se alzaba con otros nuevos.

Decidme dónde están — Fue él quien, esta vez, ordenó a su prole infecta ser sus ojos en mitad de un mar lechoso, persistente gracias a la falta de un viento con verdadera fuerza. A pesar de ser un susurro, su voz se arrastró como un monstruo desde debajo de la cama, y atenazó con garras de horror las gargantas del que tenía más cerca.

Cuchillo en mano saltó de la rama. Se dobló un poco del dolor, pero lo ignoró para avanzar hacia la primera de sus víctimas, delatada por los parásitos de su cuerpo.


Off:

Apariencia:
Stats:

• Ninjutsu: 10
• Taijutsu: 1
• Genjutsu: 2
• Velocidad: 6
• Resistencia: 9
• Fuerza: 1
Técnicas:

Elemento Agua: Olas Furiosas (水遁・水乱波, Suiton: Mizurappa)
[No progresiva | Ninjutsu]
Una vez realizada una cadena de sellos, el usuario concentra una gran cantidad de chakra en su boca que es expulsada como un potente chorro de agua, formando una catarata de alta presión que arrasa todo lo que se encuentra a su paso. Esta técnica no causa un gran daño por sí sola, pero su potencia es suficiente como para desequilibrar y empujar a uno o varios enemigos. La potencia del jutsu varía dependiendo de la cantidad de puntos stat Ninjutsu que el usuario posea. También sirve para dejar charcos poco profundos en el campo de batalla.
Equipo:

• Kunais (x9)
Aburame Hotaru
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Kugutsu Puppetry.

Mensaje por Hushika Kugutsu el Miér Mayo 03, 2017 12:57 am


Bosque, inmediaciones.


La mente de Hushika, poco a poco, iba recuperando su control. Las visiones habían comenzado a terminar, gracias al trabajo en conjunto de sendos compañeros. Por un lado, al parecer, Hushika pudo observar cómo, inyectándose dolor en el cuerpo, es posible salir de una ilusión. Un genjutsu. Era algo contra lo que nunca había luchado; no sabía muy bien qué hacer. Para su suerte, la fémina enmascarada supo a la perfección como lidiar con aquello. De a poco, los árboles falsos y demás iban desapareciendo, mientras Queen iba tras la mujer de la lira… y quienes quedasen con vida.

Por otra parte, Koi había desaparecido nuevamente. Algo lo había motivado a irse. Pero lo realmente extraño, era poder ver nuevamente a aquel extraño enmascarado que había compartido acciones bélicas a favor de la peliverde, poco tiempo atrás, en la lucha contra los tigres. Parecía, tanto en físico como por sus movimientos, ser aquel mismo individuo que participó en la pelea contra Nagisa y el arquero encapuchado. Sin lugar a dudas, podía unir los hechos; ¿eran la misma persona?

No comprendía si estaba bajo el punto de una ilusión, si seguía en el genjutsu. Todo era muy confuso. Árboles desaparecían, aunque pudo ver cómo ambos compañeros se autoinflingían daño, y uno de ellos dejaba de ser quien era. A su vista, todavía estaba dentro de aquella técnica ilusoria, a pesar de no continuar escuchando la melodía. ¿Habría sido erradicada la ilusionista? De cualquier manera, sólo había una manera aparente de averiguarlo. Dolorosa… pero efectiva.

Tomó una de las senbons que había en las ramas de los árboles, dispersadas por la anterior trampa que había activado accidentalmente, la titiretera. Quizá algo de despiste; toda la situación lo era. Con su mano izquierda, aún en pánico, la tomó.

–Maldita sea. ¡Maldita sea! –Mientras lo hacía, sus ojos se abrían como si estuviese desquiciada.

La sangre salía de sus muslos mientras todo lo que parecía haber sido irreal, no dejaba de serlo. Se había hecho daño sin sentido alguno. La ilusión, lo que no era parte de la realidad, ya había terminado con el ataque de la fémina aliada enmascarada. Todo, en ese mismo momento, se volvía denso, nublado. Un vapor invadió todo el bosque. Pero aún estaba el anterior problema.


✦ ✦ ✦


Allí lo vió. Parecía irreal, pero no lo era. Las pesadillas de la shinobi se hicieron realidad. Por supuesto, el genjutsu había terminado; no había posibilidad de que aquello no perteneciese a lo real. Quizá por eso sus ojos estaban tan exaltados. Quizá por eso su respiración aumentaba a cada paso, a cada segundo. Quizá por eso su sangre corría más fuerte de sus venas. De pronto, una voz familiar sonó. No era del rubio. No era de alguien que hubiese combatido. Era… era él.

–¿Acaso estás asustada, Hushika? –Un hombre castaño se mostraba detrás del árbol que estaba en frente de la titiretera. Éste sostenía, al parecer, flotando, el cuerpo muerto de Nagisa, que parecía un objeto. Junto a él, otro más, también de alguien conocido para Hushika. Alguien que había exterminado en un encargo pasado. No recordaba su nombre, pero era un ente, un individuo, de tes pálida y pelo entre blanco y celeste. Ambos dos se encontraban a los lados de éste nuevo individuo.

–Komuro… –La voz, entrecortada, demostraba el miedo que sentía la shinobi.

Éste parecía dispuesto a tomar acciones hostiles. ¿Estaría bajo los efectos de un genjutsu? ¿O quizá era algo más? De cualquier manera, el terror invadía el cuerpo de la oriunda del País del Viento. Éste abrió los brazos de Nagisa, que se separaron, para dejar lugar a dos compartimientos, uno en cada lado, apuntando justo al lugar donde se encontraba la kunoichi.

–¿Qué estás haciendo, Komuro? –Preguntaba, con algo de inocencia, la adolescente.

–¿No es evidente? –Respondía, con algo de ego, el castaño. –¡Hago lo que Nagisa no pudo! Y será mejor… que todo quede en familia.

Estas últimas palabras sonaron como gotas de agua cayendo en el vacío, dentro de la cabeza de Hushika. Todo tenía sentido. Había caído en una trampa, y una de las gordas. Había sido víctima de un engaño de lo más cruel y vil. Siendo una ninja… no pudo ver lo que había detrás de este encargo. Claro que debería haber desconfiado; cualquiera lo hubiese hecho. Ahora se preguntaba si quienes la acompañaban eran realmente aliados de ella. Todo estaba en duda. Absolutamente todo.

De repente, una tormenta de senbons se disparó hacia la posición en dónde se encontraba la shinobi. Gracias a que ésta estaba precavida, logró moverse hacia la derecha, detrás de un árbol, para evitar recibir el impacto de alguna de ellas. Su desconfianza ahora la mantuvo alerta. No iba a caer en más trucos baratos. Era una marionetista. Conocía lo que podrían llegar a hacer, y el alcance de las mismas. Se encontraba fuera de un rango cuerpo a cuerpo; al menos eso pensaba ella.

Desde detrás del árbol, tomó uno de sus pergaminos, liberando a su primer artilugio. Koma tenía lugar nuevamente en un campo de batalla. Aquel trompo giratorio, conformado por placas de madera. Veía un lugar, nuevamente, en el combate. Se encontraba pagado a la shinobi; aunque no podría moverlo ofensivamente exactamente allí. De lo contrario, saldría herida. Debía tomar distancia con para tomar acciones. Debía atacar a Komuro.

–¿Qué pasa…? ¿Acaso tienes miedo? ¿No eras tú la que asesinó al autoproclamado Rey de las Marionetas? –Se reía mientras decía eso. Quizá era una condición natural de todos los marionetistas tener aquel estado mental poco cuerdo. De cualquier manera, las cosas parecían haber tomado un giro inoportuno para la peliverde.

La ayuda de sus compañeros, quienes estaban, aparentemente, persiguiendo a otro objetivo, era indispensable. La poca visión del terreno no ayudaba ni al enemigo… ni a Hushika. Debía obtener aquella ayuda rápido, o estaría en problemas.



1. Komuro | #660000





INFORMACIÓN:

LEER:
Bueno, es el boss final xD. En cuanto a lo que pueden hacer en este post, pueden seguir persiguiendo a la ilusionista/bandida o venir a ayudar a Hushika. O las dos. Pueden controlar si quieren las acciones de Komuro, intentando obviamente respetar que tiene dos marionetas extrañas y obviamente poderosas, además de que él mismo es bastante hábil.
Líneas:
Hay 62 líneas en total, sumadas a las 250 del post anterior, suman como resultado (312).
Stats, jutsus y equipo:


▲ Stats:
Ninjutsu: 10
Taijutsu: 7
Genjutsu: 7
Velocidad: 10
Resistencia: 10
Fuerza: 10

▲ Equipo:
-Marionetas.
-Venenos.
-Hilos de Alambre (10m).
-Kunais (x10).
-Pergamino Mediano (Sellado: Koma). Liberado.
-Pergamino Mediano (Sellado: Ari y Senshi).
-Bombas de Humo (x1).
-Senbons (x10).
-Cascabeles (x10).
-Pastillas de Sanguíneos (x5).
-Calmantes en Líquidos (x5).
-Pergamino de ADN (x1).
-Jeringas (x10).
-Vendas (x1).

▲ Herbolario:
-Arbórea Hojaplata (x3).
-Regaliz Alpino (x10).


✦ ✦ ✦


Chakura no Ito (チャクラの糸, Hilos de Chakra) [Nv.1]: Es la habilidad única de los miembros de éste clan. Gracias a ella pueden emitir una fina corriente de chakra, en forma de hilo, con la cual manejar las marionetas a su antojo. Los recién iniciados en el control de ésta técnica necesitan de una mano completa para manejar una marioneta mediana o de al menos tres dedos para manejar una marioneta pequeña. Los hilos pueden extenderse hasta los diez metros en cualquier dirección y pueden o no ser visibles a simple vista, dependiendo esto último de si el usuario así lo desea o no. Estos hilos pueden ser cortados como cuerdas normales, pero sólo por técnicas de Kenjutsu del mismo rango o superior. Sólo cuenta como un jutsu cuando se activa la primera vez, pudiendo activar ésta técnica y otras dos en ese mismo turno -aunque no resta un jutsu a utilizar de los que tenga el usuario- y luego puede ser mantenido por tantos turnos como resistencia tenga el usuario -10 de resistencia = 10 turnos mantenido, por ejemplo-.

Técnicas disponibles (7/8)
NPCS:
Komuro

"— ...¡Hacer lo que no pudo Nagisa! —"

Clan: Kugutsu.
Especialidad Ninjutsu.
Elemento: Doton.
Rango: Chunnin.

Ninjutsu: 15
Genjutsu: 2
Taijutsu: 8
Velocidad: 12
Fuerza: 8
Resistencia: 10


  • Primera Marioneta. Yoshu. Apariencia. Es una marioneta mediana. Se desconocen, de momento, sus habilidades.                                                                              

  • Segunda Marioneta. Nagisa. Apariencia. Es una marioneta mediana. Se conoce que tiene dos compartimientos, en sus antebrazos, para lanzar una gran cantidad de senbons. No se conoce más.

Hushika Kugutsu
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Kugutsu Puppetry.

Mensaje por Azula Uchiha el Dom Mayo 07, 2017 4:33 pm



I
nmediatamente sintió cómo se despegaba de sí una mancha negra con una composición desconocida, pero sabía qué, había visto una parecida antes. En seco se detuvo por la terrible sensación, por el infortunio de haber sido el transporte exclusivo de pequeñas patas sin permiso alguno. Parálisis resultó la visión en exclusiva, en primera fila, que poseía frente al festín, espectáculo bizarro –en el sentido anglosajón de la palabra– de la invasión violenta que daban marcha sobre el pequeño cuerpo de la mujer ilusionista, que no pudo hacer nada para detener tal ofensiva tan poco ortodoxa dentro del mundo ninja –o al menos, así lo veía–. Como médico, no podía evitar imaginarse el dolor que pudo haber sentido, de los daños irremediablemente mortales que se dieron en su organismo una vez la entrada de los pequeños fue efectivamente tétrica. Ni siquiera gritos lograron salir de su ahogada garganta, sólo miseria y sufrimiento demostraban sus movimientos frenéticos en sus últimos instantes de vida.

Nube de vapor se extendió por el bosque, la vista fue anulada y una sensación de humedad se acoplaba en la piel descubierta de quien estuviera dentro de las inmediaciones afectadas. Para la Reina, había empezado la cacería, y no la pararía nadie más que la muerte de todos los enemigos. Oh, amada calamidad.
Su Sharingan despertó de su sueño vestido de ámbar, estos ojos que brillaban con la intensidad de mares de sangres, todos acoplados como un magnífico poder de percepción. Queen se dedicó a perder un segundo de su vida para disfrutar del subidón de chakra al que su cuerpo fue sometido una vez encendió los faros del poder: El vapor ya no era nada, ahora lo veía todo más claro. Decidió reintegrarse con el nuevo integrante, Koi, ahora chico enmascarado de los insectos. Su velocidad se veía agraciada gracias a la acción visual que propinaba el Dojutsus a sus poseedores una vez eran activados. Distancia suficiente para detallar las particularidades más resaltantes, se dispuso a sugerir, sólo quería que le dejara vía libre para aplastar a los criminales con sus propias manos: —¿Por qué no ayudas a Hushika y me dejas el resto a mí?, será fácil, lo prometo —comentó, risueña, como si se tratase de una niña con juguete nuevo. Sólo un vistazo le dio con sus ojos rojizos, ardientes, ansiosos de muerte.



Una vez comunicado lo que haría, sin mayor preámbulo se lanzó de nuevo al bosque como la depredadora que estaba hecha. Su velocidad se vio agraciada por la manipulación de chakra hacia sus piernas, dándole un impulso mucho mayor, abrasador al compararse con un gennin mediocre. No había lugar para esconderse, sus ojos dibujaban focos de chakra al visualizar las figuras de los criminales, terminando de delatarlos. Celaje dentro del ambiente blanquecino era el movimiento raudo de la fémina, haciendo lucir sus intrépidas habilidades en combate furtivo, rápido, eficaz, letal.
La personalidad arácnida de Queen le daba un gusto por atemorizar a sus presas, único, que el miedo se encargase de empujarlos a la muerte segura en sus redes. Una de sus siguientes víctimas sólo vio un movimiento súbito debajo sus pies, haciendo que empuñase su arma frente a algo que tejía planes siniestros en la formación gaseosa, desconocida. La fémina dio media vuelta, tomando desprevenido la espalda de dicho desgraciado, para luego tomar sus tobillos de un salto y utilizar su peso para hacerlo caer: Un golpe seco en la quijada con la rama en donde antes estaba parado, provocó la inconsciencia, precedente de la muerte por el cuello roto, producto de un duro golpe en la nuca. No hubo grito, ningún sonido de agonía, simplemente había desaparecido, y para cuando uno de sus compañeros pisó la cercanía del árbol de su difunto compañero, también cayó víctima de la desgracia: Scarlet se había guindado con ayuda de sus piernas a la rama, haciendo que sus manos quedasen alrededor del cuello del preocupado compañero, quien no duró mayor tiempo al sentir las suaves manos rodeas su cuello. Caricia de la muerte.

Poco a poco, la incrédula ilusionista, dueña de la técnica que confundió brevemente al principio, se quedaba sin la protección de sus patéticos compañeros, los cuales caían uno a uno, sólo dejando dentro de la nube su último bocado de aliento. Tarde fue cuando decidió, finalmente, dar paso atrás y abandonar el grumoso entorno que poco a poco se empezaba a disipar por acción del viento. La heredera Uchiha ya la había localizado, y la prueba fidedigna de ello fue la presencia fugaz de una andanada de ocho agujas ninjas directos a su cuerpo, que, aprovechando la discreción de la niebla, habían logrado surcar varios metros hasta encontrar un objetivo. Blanco que se movió una vez tuvo a la vista los metales que amenazaban con quitarle las pocas posibilidades de vivir; esquivó con rapidez hacia la izquierda, logrando sólo vulnerar su brazo derecho con dos agujas, incrustadas lograron penetrar el hueso, generando un dolor que se personificaría por medio de un grito estridente, que atravesaría su garganta antes de ser acallada por la presencia que salía desprendida de la nube con intranquilizable serenidad. La mujer enmascarada reclamaba su vida, y eso era lo que más le aterraba.

Fin del espectáculo —pudo soltar con su usual jocosidad frente a su futura víctima, quien intentó levantarse, con su brazo casi inmóvil, ¿por qué?, simple: Había perpetrado el bíceps y el tríceps de forma trasversal, eso significaba que inutilizaba el movimiento de su brazo a no ser que pudiera soportar una descarga de dolor y el hecho de rasgar el músculo a tal punto que cada movimiento significase un trecho más lejos de su recuperación. —¡Aléjate! —exclamó, temor, desespero, furia, el tono de su habla era tan trasparente como el agua. Su instrumento estaba en el suelo, difícil era que volviese a colocar su boca en su flauta. La herida mujer, dueña de la flauta, no hizo más que lanzar sin mayor puntería las distintas agujas al momento que Queen se abalanzaba sobre su cabeza. Poco probable era el esquive, por lo que, un golpe directo por parte de la fuerte luchadora fue dado, y bloqueado por su contraparte gracias a su brazo herido. Otro grito, sonó su hombro como parte de un dislocado hueso. Pese a la victoria que se veía desde la lejanía, cascabeles fueron sonados. Un nuevo obstáculo, exclusivo para sus exóticos ojos.


Datos:

NPC:
Myare


Clan: -
Especialidad Genjutsu.
Elemento: -
Rango: Gennin

Ninjutsu: ??
Genjutsu: 10.
Taijutsu: 5
Velocidad: 7
Fuerza: ??
Resistencia: 6


Técnica usada:

Ninpo, Hari no sakkaku (Ilusión de Agujas): Este es un genjutsu que puede utilizarse directamente con el instrumento del usuario, o utilizando cascabeles en senbons como método catalizador, siendo este último el más antiguo y normal de los métodos de uso.
La melodía/cascabeles del usuario comenzarán a sonar en una frecuencia determinada, que afectará directamente el líquido de los ojos del oponente. De esta forma, el oponente verá varias copias del usuario e incluso, dificultará el uso de Dojutsus.
Al hacer efecto directamente en los ojos del oponente, los Dojutsus serán incapaces de diferenciar entre las imágenes que están observando. Además, el oponente perderá 2 puntos de velocidad debido al desequilibrio.
Esta técnica solo puede ser mantenida por 3 turnos.

Apariencia:
Equipamiento:

》Tonfa (1)
》Kunais (10)
》Shurikens (10)
》Senbons (20) (-9)
Stats:

Los usuarios de esta especialidad (todos, sin importar si fue primearía o secundaria) podrán sacrificar puntos de ninjutsu para aumentar su fuerza o su velocidad. Es decir, podrán acumular chakra en sus piernas y, reduciendo su ninjutsu hasta 3 puntos, podrán subir su velocidad hasta 3 puntos. También podrán hacerlo para subir su fuerza. Esta es una habilidad intrínseca del control de chakra de los especialistas de ninjutsu médico, por lo que no contará como una técnica.

Sharingan dos aspas

〉Ninjutsu: 10 (-3)
〉Taijutsu: 7 (+3)
〉Genjutsu: 7
〉Velocidad: 10 (+3) (-2) (+3)
〉Resistencia: 10
〉Fuerza: 10 (+2)
Técnicas:

Conteo de técnicas
8 disponibles
3 usada
5 restantes

Activas

Sharingan 2 Aspas (写輪眼, Pupila Giratoria):
Otorga un bonus de 20% en reflejos.
3 en el atributo común de Taijutsu.
3 en el atributo común de Velocidad.
El usuario es capaz de divisar el flujo de chakra del oponente (de forma menos nítida que la obtenida con un Byakugan), pudiendo diferenciar entre clones y usuarios reales, así como ver a través de los genjutsus.
Es capaz de copiar técnicas de Ninjutsu, Genjutsu y Taijutsu de su mismo rango.

1/5

Taitanikku-ryoku  (Fuerza titánica)
El ninja es capaz de levantar rocas de metro y medio, romper fácilmente la madera, sus golpes además serán capaces de generar grietas en rocas, mas no romperlas, podrá amortiguar golpes y reducir el daño de técnicas del mismo rango.  Esta técnica aumentará 2 puntos la fuerza del usuario, durante dos turnos.
2/2

Azula Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Kugutsu Puppetry.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.