¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Tablón de Misioes de Polka
Hoy a las 1:19 pm por Polka Uchiha

» Buenas nuevas
Hoy a las 1:02 pm por Kano

» Solicitud de Misión- Nozomu Nendo
Hoy a las 12:59 pm por Nozomu Nendo

» El suero de los hipócritas [Shiraga, y, bueno, quien quiera]
Hoy a las 11:42 am por Uchiha Shiraga

» Haciendo cosas sucias
Hoy a las 11:25 am por Nozomu Nendo

» La sangre no siempre une
Hoy a las 10:12 am por Ione

» Fate/World War [Elite]
Hoy a las 9:16 am por The Holy Grail

» Looking for relevant information.
Hoy a las 7:32 am por Hikari Kaguya

» Unfair Justice ▌feat. Aaron
Hoy a las 6:51 am por Aaron Sureddo

» Accomplices are to blame.
Hoy a las 6:44 am por Shimra Sayaka

» Cloudrain; The First Drops ▌feat. Hon'yaku
Hoy a las 2:05 am por Lyd.

» Un dia te vi... (Recoleccion/entrenamiento)
Ayer a las 11:51 pm por Hikari Kaguya

» Locura en los suburbios del Fuego
Ayer a las 9:04 pm por Uchiha Shiraga

» The prey II [C]
Ayer a las 7:43 pm por Uchiha Shiraga

» Chosing a new path/ Cerberus
Ayer a las 4:05 pm por Hushika Kugutsu

» Engines:Una tecnica perdida en el tiempo (Npc´s)
Ayer a las 1:41 am por Gakumon

» Chikyu no Gadian
Ayer a las 12:48 am por Gakumon

» Complications of the failure [C]
Sáb Jun 16, 2018 6:58 pm por Nozomi

» Solicitud de cambio de nombre
Sáb Jun 16, 2018 12:50 pm por Nozomu Nendo

» —Not Alone! △ w/ Hotaró
Sáb Jun 16, 2018 12:39 am por Jiran

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


"Germinar" Capítulo 1. Misión: Jardín de las Hespérides (Completado)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Resuelto "Germinar" Capítulo 1. Misión: Jardín de las Hespérides (Completado)

Mensaje por Senju Ranmaru el Lun Feb 27, 2017 10:22 am

Jardín de las Hespérides


Bienvenida sea la primavera con su floreciente arborescencia, que por mucho que la incisiva mortandad invernal aflija mordazmente sobre ella, siempre procedía su germinar con excitación para darse encuentro consigo misma; el advenimiento de la naturaleza siempre se mantuvo descocado ante los seres conscientes, seres constituidos por ella con reciprocidad existencial, que en su soberana y contradictoria comparecencia, rendía culto y homenaje a la Vida con exquisita parsimonia. La preparación de su llegada era inminente en el albor diurno, debía precisar de la atención para desocultarse, mostrarse por ella misma en las condiciones necesarias y oportunas.

—Como dicta el Equilibrio— invocaba con sus plegarias como un mantra, sus manos buscaban el contacto, ya divididas en cada extremo, se daban encuentro para ovacionar el sustrato de la belleza natural. El jardín era imponente; un rio cruzaba por él que daba reflejo a las magnolias kobus, cuyas flores se producían antes que las hojas, por lo que, asumiendo la aparente muestra, éstos no eran árboles jóvenes aunque tampoco parecía aproximarse su infructescencia.




Debajo de uno de los árboles pude llegar a divisar al encargado que vigilaría el laborioso servicio encomendado. Su nombre era Nobushiki, Chunnin que operaba como docente en la academia ninja. Sus órdenes fueron claras y concisas, debía mantener el jardín preparado para que el señor feudal pueda dar sus largos paseos por él, maravillándose de la finura de su propiedad.

—Cumple con tu deber, Senju— pronunciaba mientras se recolocaba sus gafas con el dedo índice.—¿Tienes alguna pregunta?—

Negué en silencio, no tenía ninguna pregunta que concierna al caso pues ya había leído el informe de misión.

—Bien, cualquier cosa estaré en la entrada del castillo, te deseo mucho esfuerzo.— aquel hombre desapareció entre los árboles instantes después de acabar la frase. Por fin podría comenzar la faena, el abono estaba en la zona de los surcos en donde debía colocar el sustrato, mi pulida técnica de jardinería veterana aligeraba el tiempo del jornal, uno tras otro, la disposición en ristro simulaban un oleaje terrenal de canalones. Las semillas de azafrán permanecían en cada hendidura ocupando individualmente las secciones como una hilera digna de toda prolijidad laboral.

Las abejas siempre fueron las grandes obreras del mundo natural junto con las hormigas, su existencia mantenía la cardinación  de la consonancia de la φύσις, siendo ella la mismidad del kyneseos; el ciclo hylemórfico sostenida por la magnánima Gaia, la madre naturaleza, que conectaba lo mortal de la liturgia ctónica con lo divino, era la noesis que profería el quid pro quo que se armoniza en la morada del λóγος.

—Cuán suave la terneza maternal— una mariposa se posó en mi dedo con gentileza, la viveza de sus colores, colores cálidos que penetraban la óptica intencional y me resultaban reconfortantes a la vista; mi mayor gozo en su liberada atadura, desprendida de una encarnación terrenal, ella podía alzar el vuelo ignorando toda la vileza del mundo circundante. —Sigue tu camino...— el ademán manual estimuló su corolaria reacción, dejándome seguir en mi ensimismamiento. —... que nadie perturbe tu estadía vital.—

Proseguí con mis quehaceres, podando tipológicamente los distintos sectores: por un lado, seccionando algunas ramas muertas, otras arbustivas enfermas por Oídio en los rosales, el Oídio es un tipo de hongo que se propaga rápidamente y es resistente al frío, probablemente afectados por la humedad del aire al vivir en un clima que las estresa. —No es un buen lugar para plantar rosales...— espolvoreaba algo de fungicida para evitar su reaparición, pero los caprichos del señor feudal estaban por encima de la comodidad de las plantas. En mi comedido labor, encontré un arbol que requería de renovación, siendo uno de los árboles milenarios más importanes de la País y una de las razones del porqué Daimyo Ryuutaro Ikeda quiso asentar su magnífica fortificación en este preciso lugar, dejando de lado las recomendaciones estratégicas de los más veteranos militares del Feudo.


Acariciaba su corteza suavemente, el gran árbol majestuoso se erigía solemne ante el resto de seres que cohabitaban en el Ethos, la ontología que se mantenía armoniosa bajo el principium reddendae rationis en donde la cedencia del Πάντα ῥεῖ provenía por una necesidad que sencillamente es en-sí, lo que no es por el azar o cualquier ad hoc, lo noúmeno permanece impertérrito en el secretismo, siendo un milagro que nos resulta perverso pues dista de cualquier antropía, pero siendo por ello nuestra gran jouissance, al ser algo que está oculto siempre se libidiniza, nos resulta morboso pudiendo resultar sumamente violento al ser defenestrada su mismidad por nuestra obstinada ipseidad. Mis pensamientos se arremolinaban al unísono la afección temporal de sus ramas, siendo despojadas del vetusto árbol para dar rienda al devenir post hoc del cernimiento. Mi clarividente filogenética, siendo mi don natural, me permitía conectar con mayor facilidad al Equilibrio de la fauna y la flora, el árbol se sentía agradecido, podía escuchar su eco de resonancia que hacía vibrar mi sistema de chakra, el árbol parecía contento.

—De nada— incliné mi espalda como reverencia, juntando mis manos (He Zhang) en señal de respeto. Mi paso por el jardín había sido completado, dedicándome eficientemente en el cometido para así cumplimentar el impreso con éxito y que al Señor le fuera de su agrado sus paseos matutinos. Namasté.
Senju Ranmaru
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.