¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Y fueron tres
Hoy a las 10:04 am por Hansha Yamanaka

» Las plantas se están secando!
Hoy a las 6:07 am por Uchiha Sukino

» Nobility and diplomacy. — ❁
Hoy a las 4:54 am por Akkarin

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Ayer a las 11:12 pm por Gakumon

» Dados de Gin
Ayer a las 9:01 pm por Loremaster

» Paso | Misión C: Detén a la bestia.
Ayer a las 8:37 pm por Pieromaru Jisaguro

» Misiones de Yuna
Ayer a las 8:02 pm por Yuna Amaru

» Tridente (Progresiva)
Ayer a las 6:27 pm por Gakumon

» La Suerte de Pao
Ayer a las 2:21 pm por Loremaster

» Ruined paths {+ Sorey Bokushi || Pieromaru Jisaguro }
Ayer a las 6:11 am por Uchiha Sukino

» Crouching Cat, Hidden Viper
Ayer a las 2:17 am por Kagaku Gin

» Kakashi
Dom Oct 15, 2017 9:56 pm por kakashi

» Misiones de Howaitohasu
Dom Oct 15, 2017 9:47 pm por Pieromaru Jisaguro

» Mozart, el bastardo Uchiha
Dom Oct 15, 2017 9:25 pm por Mozart

» Senju Ottys
Dom Oct 15, 2017 9:02 pm por Sheik

» Yottan — "A fire needs no name." — (ID)
Dom Oct 15, 2017 8:53 pm por Sheik

» Ficha de Kakashi (Reinicio)
Dom Oct 15, 2017 7:46 pm por Gakumon

» Viajando entre Aldeas
Sáb Oct 14, 2017 5:53 pm por Al Lawton

» No es solo una pelea II [C]
Sáb Oct 14, 2017 2:27 pm por Iko

» Inicio criminal | Mision-Viaje
Sáb Oct 14, 2017 2:00 pm por Kagetane

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


chapter One; ¡Hey, piggy! mision d

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

chapter One; ¡Hey, piggy! mision d

Mensaje por Kiyoko el Lun Feb 27, 2017 8:17 pm

¡Hey, piggy!
Misión rango D | Cuidado de ganado | Capital Kyûen | Cerrado



Aquella mañana había comenzado como cualquier otra, sin embargo, Kiyoko había despertado más feliz de lo normal. No era parémonos ya que ese era el día que recibiría su primera misión.
La rubia despertó muy temprano, dándose una ducha con agua fría como primera acción del día. Con el calor que hacía en el desierto, no era extraño que las personas que vivían en él estuvieran acostumbradas a bañarse varias veces al día. Kiyoko tenía una extraña fascinación por el color verde, nunca había salido del país del aire por lo que todo lo que recordaba eran planicies secas, aun así, su ropa hacía alusión a la naturaleza del bosque.
Una vez que su cabello se encontró peinado, bajo corriendo por la escalera de su casa, rumbo a la cocina
- ¡Papá, papá! –

Gritaba, observando en todas direcciones de su hogar. Contuvo el aliento por un minuto ¿no se habría … ?
- Se fue, tesoro. Al parecer recibió una carta en la mañana, tampoco he podido despedirme, pero ha dejado una nota–
Escuchó decir a su madre mientras le tendía un pergamino a la menor. Kiyoko torció un poco su boca, apretándola al intentar disimular su molestia ante ello. Era verdad que se sentía completamente orgullosa de la labor de su padre, sin embargo, tenía también cierto resentimiento debido a la falta de tiempo que tenía hacia su familia.
La rubia suspiró de forma pesada y larga. El día anterior había llegado recién, pero no había querido molestarlo con asuntos de ninja debido a que sabía que seguramente su padre se encontraba cansado. Había decidido esperar a la mañana siguiente y se había encontrado muy ansiosa de que su padre pudiera darle algunos consejos para su primera misión. Pero no había sido como lo había planeado.



Tras desayunar y ayudar a su madre con el aseo, se dirigió a donde recibiría su primera misión. Esperaba que fuera algo peligroso, algo donde pudiera mostrar sus habilidades como ninja. Tremenda sorpresa se llevó cuando se enteró del encargo. Dos desilusiones en un día, su primera misión sería cuidar cerdos. ¡Tenía que ser una broma!
- ¿Es que no quieres hacerla? –
Interrumpió su pensamiento la voz de la mujer que extendía hacía ella el pergamino correspondiente con los datos de la misión. Kiyoko se exaltó un poco, debía dejar de hacer tantas expresiones faciales, era demasiado fácil para las personas saber que era lo que pensaba.
- ¡No! Digo ¡Si! No es eso, claro que quiero hacerla, sí que quiero hacerla. -

Soltó al instante de forma torpe, trabándose con sus propias palabras al hablar. Kiyoko estaba al tanto de que las primeras misiones eran un poco … peculiares, pero todos debían pasar por ellas y concluirlas de manera satisfactoria si querían avanzar de rango.  Enseguida tomó el pergamino, y realizó una pequeña reverencia con su cabeza al hacerlo.
- Estaré de vuelta en poco tiempo. -

Fue lo último que dijo a modo de promesa. Sonrió a la mujer que la miraba con un rostro un tanto irritado, y se dio vuelta para salir por la puerta en que había entrado. Una vez estando fuera del edificio de misiones, se detuvo bajo la sombra del tronco árbol seco para analizar su misión.


Kiyoko se dirigió al lugar indicado. El criadero se encontraba a las orillas de la capital, el olor de los animales era algo que no agradaba a las personas. Antes de llegar, tomó un poco de agua del termo que solía llevar a todos lados. Regla fundamental número uno de vivir en un desierto, siempre llevar agua contigo.  
Tocó la puerta del hogar junto a la granja y una mujer mayor abrió la puerta.
- Buen día, soy quien viene a ayudarles con el ganado. –

Musito en voz baja a la vez que intentaba observar detrás de la mujer, el interior de aquel hogar.
- ¡Oh, si! El señor feudal nos dijo que alguien vendría … sígueme. -  
La anciana cerró la puerta tras de si, y se dispuso a caminar rumbo a donde se encontraban los cerdos. Un lugar no muy lejos de ahí que había sido acondicionado con lodo para los animales. Kiyoko no pudo evitar cubrirse la nariz, el olor era cada vez más fuerte conforme se acercaban, pero decidió no hacer comentario alguno al respecto.
- Son 23 cercos con los que contamos en este momento, deben estar todos alimentados y dentro del resguardo antes del anochecer … te recomendaría usar la comida como cebo, aunque te advierto que cada uno de ellos tiene su propio carácter … cuidado de no lastimarlos, valen más de lo que te imaginas. Buena suerte. –
La rubia tragó saliva tras escuchar lo último, incluso la contraría había utilizado un peculiar tono de voz al hablar … no sería una tarea tan sencilla como lo había pensado.
La primera opción fue tomar la palabra de la mujer, utilizaría primero la comida. Colocó parte del alimento porcino dentro del resguardo, esperando a que se dirigieran a él de forma pacífica.
Al abrir la puerta y comenzar a guiar a los cerdos con comida en la mano, cuatro animales se dieron a fuga.
- ¡Ustedes! ¡Vengan acá! –

Gritó a todo pulmón, sin embargo, no podía solo correr tras ellos ya que había otros 19 puercos a su cuidado. Así pues, primero decidió hacerse cargo de lo que quedaban, encerrándolos en el resguardo y alimentándolos, había pensado que sería rápido, pero tardó más de lo esperado. Para cuando terminó y salió a buscar a los cuatro estantes, no había rastro de ellos. Asegurándose de haber dejado cerrado el lugar, salió corriendo, siguiendo las pisadas.
El primer cerdo fue fácil de encontrar, estaba bebiendo agua de un manantial cercano. Para llevarlo de regreso decidió utilizar el método de la comida también.
El segundo y tercer cerdo los encontró juntos un poco más lejos, tuvo que perseguirlos y poner una red sobre algún techo para así atraparlos.
Sin embargó cuando quiso buscar el cuarto cerdo, las huellas habían sido borradas debido a que el viento comenzaba a ser más fuerte, la tormenta estaba cerca.
Anduvo por la ciudad durante bastante tiempo, corriendo de un lado a otro y preguntando a los aldeanos por el cerdo, sin embargo, cuando estuvo a punto de darse por vencida, observo al cerdo que era llevado por un hombre. Fue fácil reconocer al animal debido a que estaban marcados.
- ¡Alto! ¡Ese cerdo es mío! -
- ¿Qué? Claro que no, es mío. Yo lo encontré. –
- ¡Ah, no! He tenido un día terrible, no me pude despedir de mi padre, mi primera misión es un asco, estoy llena de lodo, huelo a cerdo, estoy cansada y hambrienta ¡No me vas a fastidiar! –
Kiyoko realmente estaba harta. Pronto sacó un par de estrellas de su pequeña bolsa, estaba dispuesta a pelear con el hombre a mitad de la calle con tal de tener al animal y completar su misión. Pero el extraño terminó por soltarlo y salir corriendo al ver la seriedad y enojo de la menor.
Así pues, la Tessen regresó a la granja, colocando al último puerco junto con el resto del ganado, alimentándolo también.
- Estuviste todo el día afuera … Seguro que también tienes mucha hambre. –
Comenzó a hablarle al animal mientras se recargaba en un tronco, contando por última vez al ganado. Cerró todo tal y como se le había indicado, y antes de marcharse se despidió de la mujer, ella parecía triste … se fue, no sin antes desearle la recuperación pronta de su marido e indicarle donde podía encontrarla si es que volvía a necesitar ayudar, claro que eso ultimo lo hizo más por fuerza que de ganas.
Al marcharse, la noche estaba a punto de caer y el viento soplaba bastante fuerte. Debía darse prisa a no ser que quisiera terminar en medio de la tormenta de arena.


Kiyoko
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.