¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» —Pestilent Secrets △ w/ Hitagi
Hoy a las 12:12 am por Hitagi

» Ascensión | ❁ |
Ayer a las 10:48 pm por Seiichi

» Revisión de ingredientes.
Ayer a las 10:08 pm por Hushika Kugutsu

» La búsqueda de la botánica.
Ayer a las 10:06 pm por Hushika Kugutsu

» GambaRol [AFILIACIÓN AL DIRECTORIO]
Ayer a las 9:38 pm por Invitado

» No es solo una pelea II [C]
Ayer a las 9:29 pm por Iko

» (2ºExamen Jonnin) Declaración de guerra
Ayer a las 8:23 pm por Uchiha Ōgama

» [Dados] Tiradas de la Botánica.
Ayer a las 3:45 pm por Loremaster

» Arriving to the Waterfalls.
Ayer a las 1:30 pm por Hushika Kugutsu

» No corta el mar, sino vuela { + Pao & Dastan}
Ayer a las 6:31 am por Dastan O'Donnell

» Tablón de Misiones | Hushika Kugutsu
Ayer a las 3:34 am por Uchiha Sukino

» Mision
Ayer a las 3:32 am por Uchiha Sukino

» Hogo dōmu (保護ドーム— Cúpula protectora)
Mar Dic 12, 2017 9:30 pm por Gakumon

» Kugutsu Puppetry.
Mar Dic 12, 2017 7:46 pm por Hushika Kugutsu

» [Viaje] De Lluvia hasta Fuego
Mar Dic 12, 2017 7:39 pm por Hitagi

» [O'ween][C] Sólo se pone peor
Mar Dic 12, 2017 2:05 pm por Hansha Yamanaka

»  — Flexible.
Mar Dic 12, 2017 11:19 am por Akkarin

» Mas cerca del destino.
Mar Dic 12, 2017 10:55 am por Hushika Kugutsu

» El llamado de la Cascada.
Mar Dic 12, 2017 5:29 am por Hushika Kugutsu

» Venenos Yusuke
Lun Dic 11, 2017 11:15 pm por Yusuke

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


[11º Examen chunnin] Tierra a la vista

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[11º Examen chunnin] Tierra a la vista

Mensaje por Sorey Bokushi el Miér Mar 01, 2017 1:33 pm

El viaje fue largo, y el clima, constante. Era sorprendente ver cómo el océano que compartían  con occidente era cada vez más y más tranquilo a medida que llegaban hacia allá. La brisa del viento era muy suave, como si no tuviese fuerzas. Las olas, sin el impulso de dicho elemento, no se atrevían a molestar ni a quienes estaban en cubierta ni a aquellos que reposaban en los camarotes. Algunos de los navegantes habían pasado los días socializando, otros, se habían retirado de forma más individual. Cada persona tenía diferentes expectativas y objetivos, pero a todos los unía aquel viaje.

En ese momento era de día. Hacía horas que Touya, encargado del mapa y la brújula, había perdido el privilegio de orientarse mediante las estrellas y realizaba cálculos para comprender por dónde estaban. Tan sólo Pao, y quizás algún fan de los barcos, sabía lo complicado que era aquello. –No debería de quedar mucho. Pao, usa el catalejo. –pidió el pelirrojo sabiendo que era a quien se lo había entregado. –Descuida, yo lo hago, que me hace ilusión. –interrumpió Hikaru haciéndose con el instrumento. Subió por el mástil mayor hasta alcanzar la cola. No tener el puesto del vigía cubierto en todo momento denotaba la falta de cuidado de los encargados del transporte. –A ver a ver… -llegó arriba, y sacó la herramienta. Con el ojo viendo a través de ella en una dirección al azar, Hikaru tan sólo podía balbucear. –P-pues no acabo de… -la cara de cansancio de Touya contrastaba con las carcajadas del capitán. –Mira hacia el Oeste… -pequeño silencio, era evidente el motivo. –Para allá… -remató señalando hacia donde se dirigía el barco.

-¡¡¡Tieeeeeeeeeeerra a la vistaaaaa!!! –gritó sin una pizca de sigilo el rubio. Kenta vitoreó y Touya sonrió. Los marineros encargados de la navegación, aquellos sujetos que habían pasado el tiempo bebiendo mientras el pelirrojo hacía todo el trabajo, imitaron a su capitán celebrando con un grito. Azura se mantuvo en silencio, mirando hacia el oeste pensativa. Quizás tenía algo más de sentido común que el resto de sus compañeros, o quizás algo le preocupaba. Cada uno de los ninjas se tomaría la inminente llegada de un modo, estaba claro que tendrían sentimientos encontrados. –Yeul-chan. –empezó Hiroyuki dirigiéndose a la sacerdotisa. Había algo importante que debía recordarle. -Cuando localicemos la ciudad tenemos que volver. Mogura confía en que así lo hagamos. Establecer contacto con los occidentales será algo de lo que se encargarán más adelante. Daiki se juega mucho por ti, Yeul-chan. –fiel a su feudo, el Yamanaka recordaba a la peliazul que no debía dejarse llevar por la inconsciencia del supuesto líder del barco. Aquel Bokushi sabía del simplista objetivo de la misión, pero parecía querer ir más allá, algo que podía provocar un rotundo fracaso en su tarea.

Conforme se acercaban, los exploradores podían divisar arena. Era como una gigantesca playa. –¿Dónde coño vamos a atracar? –se preguntaba el capitán temeroso de perder aquel transporte que le daba alas sobre el mar. –Touya, Hikaru, Azura. Bajad con los ninja. Nosotros nos encargaremos de encontrar un lugar más estable. –primera frase en donde no parecía un borracho. Por necesidad tuvieron que mojarse al bajar. Kenta no iba a arriesgarse a acercarlos demasiado y que no hubiera vuelta atrás. La corriente podía ser muy mala compañera.

Cuando todos los que bajaron pisaron la arena, podía parecer que estaban en un desierto. Ni una sola alma podía entreverse. Si no fuera por la escasez de viento y a la presencia de filosas rocas que emergían del suelo advirtiendo de lo que encontrarían más adelante, quizás si podría haberse confundido aquello con un gran desierto. Pero no, tan sólo era la costa. –¿Detectas algo Hiroyuki? –preguntó Taro al “sensorial” ante tan solitaria visión. –Ni una sola alma. No al menos en doscientos metros a la redonda.

Doscientos metros eran muchos metros. Ir todos juntos, dando palos de ciego no parecía una útil estrategia. –Según el informe, hay una Yamanaka entre nosotros. Una tal Nora. ¿De quién se trata? –no tardaría Touya en apuntar a la muchacha en cuestión. –Lo mejor sería distribuirnos en dos grupos. Unos con Hiroyuki y otros con Sona. Antes de que caiga la noche deberíamos de volver a este punto y compartir nuestros hallazgos. ¿Qué os parece?

El Bokushi se dirigía hacia la parte derecha. Veía a lo lejos unas afiladas montañas que llamaban su atención. –Yo me dirigiré ahí. Preferiría que me acompañaran aquellos con quienes he podido conocer. Pero distribuiros como veáis conveniente. –sentencia dicha casi de espaldas. La posición adelantada de Taro revelaba su emoción por explorar aquella tierra. –Yo voy contigo. –intervino Hiroyuki, quien, como había compartido con Yeul, no terminaba de confiar mucho en el Bokushi. –Entonces Azura, Hikaru y Touya deberían ir en el otro grupo. Según tengo entendido son muy diestros con las armas.

Era hora de decidir. Cada grupo exploraría una zona y se encontraría con diferentes peligros. Ninguno iba a ser un camino de rosas. La muerte acechaba escondida bajo aquel manto de soledad. Aquel continente escondía tanto secretos como amenazas. ¿Cómo las enfrontarían aquellos inexpertos shinobis y kunoichis?

Datos:

Npc's:

Hikaru:


906aa3
Kenta:


3f548a
Taro Bokushi:
Hiroyuki:


2e7848
Touya:


b5b5b5
Azura:


b34242
Off-rol Importante:
Responder a este tema es posible, pero también voluntario. Donde sí será preciso responder, en el orden que queráis, es en el tema que elijáis de los dos grupos. Tendréis una semana para responder en vuestro respectivo tema, y tan sólo se podrá realizar un único post por persona. Están prohibidas las ediciones.

Ya no está permitida la opción de interactuar con los NPC del modo del anterior tema, así que responder a este no os va a aportar ninguna ventaja, es sólo por si queréis reaccionar a lo que sucede.

Dentro de unas 3 horas abriré el tema del grupo de Taro, que será el que yo lleve. Disculpas de parte de Sheik que tardará un poco más en abrir el grupo de Azura.
Sorey Bokushi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: [11º Examen chunnin] Tierra a la vista

Mensaje por Yeul el Jue Mar 02, 2017 2:08 am




S
e había levantado temprano, como parte de su rutina en donde su cuerpo respondía a una hora determinada de la mañana, levantarse de manera puntual resultaba ser la primera acción de su día. Antes de salir del camarote, arregló con un orden meticuloso la cama que utilizó, tomó sus cosas y salió de allí. La luz que la recibió al salir de la estructura, el sol que irradiaba sobre la cubierta hizo que sus ojos se entrecerraran, parpadearan un par de veces para acostumbrarse a ella. Subió las escaleras hacia ese sitio llamado toldilla, la superficie alta en la parte sur del barco. Saludó al capitán con una simple reverencia y se colocó a su lado, mirando al frente, con ambas manos en su espalda. El viento movía las sutiles prendas sobre su cuerpo, al igual que su cabello, manteniendo una armonía tenue. Sus verdosos apuntaban al horizonte, mas en pequeños intervalos de tiempo se veían atraídos por una que otra figura de los demás navegantes en cubierta; desde allí, el campo de visión era más amplio. Cierto ajetreo le indicaba que los cálculos parecían apuntar un –no tan– futuro desembarco.

Un grito que secuenció a otros, como las olas que chocaban contra las rocas, una detrás de la otra. Una celebración, la tierra fue vista, y casi de manera simultánea, Yeul, junto a los otros tripulantes, dieron su enfoque al oeste. La pequeña no mostró mayor expresión, simplemente sus ojos se llenaron de luz esperanzadora, de valentía. Sus pensamientos surcaron su mente, más rápidos que el apacible –pero salado– viento que acariciaba su delicada piel. La figura de su pupilo espiritual se acercó a ella, los pasos sobre la madera le dieron su trayectoria. Giró su rostro cuando escuchó su nombre, dejándose a disposición de sus inquietudes. Le recordaba, como parte de su compromiso como aliado, el deber primordial y único en su misión en esas extrañas tierras, en ese arriesgado viaje. Respiró profundo, asintiendo, devolviendo otra vez su mirada al misterioso oeste. —Lo sé, Wunjo. No les defraudaré. Me mantendré al margen —hizo una pequeña pausa, decrecía su excitación frente a lo desconocido, y se enfrascó en su cuadrado deber: No debía desobedecer, enfrentarse a los menores peligros posibles resultaba la decisión más sensata, Hiroyuki estaba en lo cierto y tampoco le haría decepcionar por sus acciones—. Cumpliremos la misión y regresaremos dentro de lo posible. No se preocupe por mí, enfóquese en lo que se avecina —concluyó, con sinceridad. Su suave tono de voz iba cargado de razón, cerrando toda posibilidad de acción más allá que de su mandato. Siempre era fiel con su feudo, y frente a lo desconocido, eso no parecía cambiar.




Bajar fue aparatoso para algunos, para la Sacerdotisa no fue más que moldear su chakra sobre la planta de sus pies y caminar cual gota de agua sobre el mar colindante a la costa. Sus pasos seguían siendo tan elegantes como lo eran en el barco, serena como ninguna, se mostraba a gusto al estar rodeada de tanta agua: Estar en una isla le llenaba de cierta familiaridad que no podía explicar, hasta su flujo de chakra se mostraba más activo de lo que acostumbraba a ser, haciendo que su autocontrol fuera más difícil, pero no imposible. La arena pronto marcó sus pasos, habían pisado tierra y lo amarillo de la misma se extendía hacia adelante. La verificación sensorial por parte de su compañero desveló la nula existencia de alguien más.
Tan pronto cuando Taro, el Bokushi, tuviera en su mente una ruta y su compañero se anotase a ésta, la especialista en el Suiton se colocaría a su lado, a un lado de Hiroyuki. Intercambió miradas con él, sabía que detrás de esa necesidad de integrarse con el líder no era más que una señal de desconfianza; y se lo hizo saber con sus esmeraldas sólidas y severas. —Les acompañaré —pudo indicar su voz con respecto a su interés por mantenerse junto con su compatriota y también por querer observar las acciones del líder, quien no había soltado más que palabras inspiradoras. Tal como lo era el agua, ella necesitaba ver a las personas tal cual veía a una transparente gota, todo para ser dignos de su completa confianza.


Datos:

Apariencia:

Equipamiento:

Tanto (1)
Kunais (20)
Píldoras del Soldado (3)
Pequeño Océano
2/2
Stats:
✢ Ninjutsu: 10
✢ Taijutsu: 7
✢ Genjutsu: 7
✢ Velocidad: 10
✢ Resistencia: 10
✢ Fuerza: 10
Técnicas:


Conteo de técnicas
8 disponibles
0 usada
8 restantes

Pasiva
Sensibilidad Acuática:

Yeul
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.