¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Naruto Rises (Afiliación Elite)
Ayer a las 6:31 pm por Invitado

» Mozart, El virtuoso
Ayer a las 6:07 pm por Gakumon

» Vientos que traen las nubes - Viaje VI - | ❁ |
Ayer a las 5:39 am por Zhorin Kashu

» Nobility and diplomacy. — ❁
Ayer a las 4:57 am por Narrador

» CLOSER +18 [Cambio de botón — Élite]
Ayer a las 3:12 am por Invitado

» Entrenamientos.
Dom Oct 22, 2017 5:49 pm por 2D

» Misiones de farlek
Dom Oct 22, 2017 5:22 pm por Gakumon

» [Viaje] Lluvia- Fuego - Arrecifes
Sáb Oct 21, 2017 8:31 pm por Hikari Kaguya

» Misiones de Yuna
Sáb Oct 21, 2017 8:25 pm por Ichimaru

» Toxicologia de Tsu
Sáb Oct 21, 2017 7:11 pm por Tsuchinoko

» Encuentro con Rein-chan, los hermanos Orochi se encuentran
Sáb Oct 21, 2017 6:46 pm por Tsuchinoko

» ❁Hojas por aqui, hojas por alla❁
Sáb Oct 21, 2017 3:29 pm por Tempest

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Sáb Oct 21, 2017 12:58 pm por Gakumon

» D E S T R O Y ;
Sáb Oct 21, 2017 9:37 am por 2D

» Y fueron tres
Sáb Oct 21, 2017 6:14 am por Suru Hozuki

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Sáb Oct 21, 2017 3:08 am por Narrador

» No es solo una pelea II [C]
Vie Oct 20, 2017 8:41 pm por Kurosaki

» Misiones // Arata
Vie Oct 20, 2017 6:17 pm por Ichimaru

» Automision
Vie Oct 20, 2017 6:15 pm por Ichimaru

» [Viaje] Lluvia - Fuego - Arrecifes
Vie Oct 20, 2017 5:38 pm por Hikari Kaguya

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Una pizca de suerte, un puñado de instinto [Entrenamiento]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Una pizca de suerte, un puñado de instinto [Entrenamiento]

Mensaje por Xiao Inuzuka el Vie Mar 03, 2017 8:42 pm



Levantarse por la mañana era escuchar la tormenta que sus hermanos lograban armar con sus chillonas voces. Saludarlos constaba de alzar su mano mientras veía a los mayores alistarse para salir a misiones. Su madre, siempre amorosa, se aseguraba de que ella no se hubiera puesto nada al revés por su casi somnoliento paso. Todo sonaba a paz, a tranquilidad, así fue hasta que vio entrar a su padre, como este tropezaba, caía cerca de donde se encontraban las ollas y terminaba por desatar más risas en sus hijos. Era un respetado jefe en cuanto a misiones y el deber shinobi se trataba, pero en el hogar no era mucho más que el hombre torpe que siempre se ponía los dos zapatos al revés. Así se armó el alboroto diario en el comedor, el olor a carne predomino a pesar de ser el desayuno, y a ella solo le quedó comenzar a comer en silencio, vigilando que su madre no la estuviera viendo para pasarle un poco de su comida a Koe, ese que le lamía la mano antes de desaparecer por entre los demás caninos del hogar.

Su día a día comenzaba siempre de ese modo, la familia saludándose, acordando y asignando sus tareas para luego cada uno ir por su cuenta a sus propios asuntos. Si mal no recordaba, esta vez le tocaba ir con su padre y uno de sus hermanos mayores a una pequeña investigación de la cual debían hacerse cargo por órdenes de algún superior, le dijeron que luego le darían más datos, así que pacientemente esperó para poder comprobar de que se trataba todo, descartando teorías locas que podrían estar formulándose en su mente. El desayuno pronto terminó, la familia se dispersó luego de recibir la bendición de ambos padres, los aullidos hicieron eco en la gran mansión ubicada un poco más alejada del centro de la capital del país, todos estaban ya en camino a sus labores. Xiao terminó de acomodar su capa para observar como Koe lamía su mano indicándole que estaba listo para lo que tuvieran que hacer.

■■■

La explicación la escucho en el camino, debían rastrear a un par de ladrones que comenzaron hurtando diversas frutas en el mercado de la capital, ¿Por qué mandar Inuzukas a una labor que cualquier genin podía cumplir con facilidad? Porque los trabajos abundaban, todos parecían ocupados y que involucrara a un comerciante impaciente les daba la razón suficiente para enviar a cuanto shinobi tuvieran disponible. Por ello mismo habían seguido el rastro dejado en diferentes lugares de la capital, desde un puesto de verduras hasta telas importantes para el comercio entre algunos señores de relevancia dentro de los feudos. ¿A que podía apuntar todo eso? El lugar físico estaba dicho, se dirigía al bosque, más allá de la entrada que daba justo al finalizar la ‘civilización’ del país del fuego. El verde fue lo único que vio durante un buen rato, pues luego más olores se unieron a la investigación según lo que informaba su hermano mayor. La seriedad tomó el rostro de su padre, deteniéndose al fin detrás de unos cuantos arbustos para poder hablar, realizar la estrategia que el grupo seguiría a partir de ese punto.

Escucha Xiao, tu hermano y yo nos adentraremos a la profundidad del bosque. Tú debes quedarte aquí para que vigiles y nos avises si alguien más va a entrar a la zona ―Realizo una pausa esperando que le diera una señal para confirmar que había entendido el plan, así lo hizo, asintiendo con la cabeza, logrando la sonrisa en su padre quien se dispuso a seguir explicando―Hemos detectado a unos seis individuos más adelante, probablemente tengan más escondidos por ahí, tu parte de la misión es importante… ¿Podemos contar contigo?

La sonrisa que le dio lo dijo todo, estaba dispuesta a perderse la ‘batalla’ principal con tal de ayudar un poquito. Ceder no sería un problema.

El grupo se dirigió a lo suyo, Leen, como se llamaba su hermano mayor le dio una fugaz sonrisa para asegurarle que estarían bien, ella le devolvió el gesto y tomó posición detrás de un par de arbusto junto con Koe, quien se quedo tan quieto como para estar atento a la situación. Los minutos pasaron silenciosos, las únicas cosas que se movían alrededor del campamento eran ardillas, conejos, animales que habitaban la zona y parecían estar curiosos al hecho de que muchos humanos estuvieran en su territorio, como si presintieran que aquello acarreaba algún tipo de problema. Le gustaban los animales, por lo que se desconcentró un poco de su labor para intentar alcanzar a un pequeño pájaro que se posaba justo enfrente de donde ambos se encontraban escondidos. Fuera una señal del destino o su castigo por haber dejado su puesto de vigilancia, dos hombres llegaron con algunas curiosas armar en manos, iban discutiendo de algo. Koe estaba listo para salir de su escondite en caso de que la hubieran visto, pero ella permaneció en el suelo, silenciosa, agradecía medir los escasos metro cuarenta y ocho en situaciones de esa índole. Para su suerte los sujetos no captaron la presencia de ninguno, pero si que se detuvieron al avanzar en dirección donde estaban los otros. ¿Los habían descubierto quizás? Hablaban de algo, así que intentó captarlo con toda la atención que pudo.

Ya tenemos las provisiones… ¿Será que esos idiotas cumplirán con su palabra? Dijeron que iban a venir hasta aquí para recogerlas, así podríamos ir a robar de nuevo.

¿Sabes?―Dijo el más pequeño entre los dos hombres―No creo que sea buena idea que sigamos en el país… Las autoridades no tardaran en darse cuenta de donde estamos, ¡Pueden mandar hasta esos monstruos shinobis detrás de nosotros! Kazuma, deberíamos irnos.

¡Olvídalo! Si sabemos aprovechar bien la situación, quizás podemos juntar más hombres y realizar un golpe al feudo más débil. ¡Señores feudales, Shizu! ¡Seremos ricos!

« Ingenuos… »  

Fue el único pensamiento que Xiao pudo captar luego de semejante idea sin pies ni cabezas. Por su bien, por el bien de la gente del país del fuego y por su propia familia, debía pensar que aquello solo era un desvarío de dos sujetos que no sabían ni donde se estaban metiendo. Dio un salto para delatar su ubicación, llamando la atención de los bandidos. No fueron muchos segundos de distracción, pues ambos se veían bastante molestos por no darse cuenta antes de que ella se encontraba ahí. Pasos que dieron al frente, risas nerviosas, solo parecía una niña pequeña en medio del bosque, nada más. Aun si se trataba de una kunoichi podrían encargarse los dos, ¡Tenían armas! Y las alzaron para ir contra la pequeña Inuzuka apenas recobraron el valor para saber que su libertad estaba en peligro por su presencia. Ahí fue cuando Koe hizo su aparición, aullando y llamándoles la atención, dando la señal junto a una oportunidad que no pretendía perder para atacarlos. Rápido concentró chakra en sus manos para dar un aplauso, corrió hacia ellos para así separar las palmas y en una especie de abrazo lograr que el jutsu cobrara efecto, dejándolos más molestos que antes, pero sin poder moverse del todo bien.  

La mordida que lanzó su lobo provocó el grito en el mayor de los hombres ahí, haciendo que soltara el arma que llevaba en manos, pero su compañero, asustado por lo mismo, intentó usar el cuchillo que cargaba para darle a Koe, cosa que Xiao no iba a permitir. Flexionó las piernas para impulsarse hacia delante, empujar a quien tenía el objeto punzante, logrando que el mismo perdiera el equilibrio al estar aun aturdido por su anterior ataque. La inuzuka estaba enojada, sí, pero sin pensar en la muerte o similar, le dio un golpe justo debajo del mentón a quien aún se movía. No duro mucho, su golpe fue efectivo junto al de la caída pudiendo dejarlo noqueado, ahora solo basta el otro, quien hace algunos minutos atrás estaba siendo intimidado por su compañero. A su nariz llegó un curioso olor, el que delataba aquel liquido amarillento recorriendo la entrepierna del afectado. Temblaba y susurraba cosas, intentando zafarse cada vez que su no tan pequeño cachorro le gruñía. La labor parecía estar terminada, aunque temía por el futuro regaño de los varones de la familia, pues su trabajo solo era dar señal de que iban entrar los bandidos a su territorio, no pelearse con ellos. Suspiró, esperó a que el aullido de los otros lobos diera la señal para avisar que todo había terminado bien… Pero un inusual grito le alertó. ¿Era la voz de su hermano? Hasta donde podía reconocer, si. Presa del pánico al imaginarse que algo le había pasado a ambos, se dispuso a correr hacia el interior del bosque, pasando arboles tan rápido como sus cortas piernas le dieron, su acompañante lobuno no dudo en ponerse a su lado por si algo surgía. Ambos parecían preocupados por la repentina situación que no esperó.

Al llegar al lugar pudo ver a su hermano herido en la pierna, a su padre buscando algo con bastante molestia en el rostro. ¿Que es lo que sucedía? Una flecha rozándole la pierna le dijo que había arqueros escondidos en los alrededores. La situación se tornaba mucho más difícil de lo que en un principio creyó, pues en el suelo solo había cuatro de seis bandidos que calcularon al principio. Las flechas siguieron llegando, Xiao con un poco de agilidad logró esquivarlas, pero los ninken aullaban furiosos para enervar a quienes estuvieran detrás del asunto. ¿Por qué no solo iban por ellos? Cuando intentó detectarlos a través del olfato se dio cuenta que el aire era un menjunje de olores que no le dejaban distinguir el camino correcto. Ahí estaba el problema, todos iban a tener que coordinarse para lograr dar con los objetivos, y decía objetivos porque su padre terminó esquivando dos flechas que venían de direcciones distintas al mismo tiempo. No estaban en un buen terreno, la información de un principio se tornaba precaria en cuanto a los sucesos que ocurrían en la actualidad. Iba a moverse, pero la severa mirada del mayor del clan le hizo quedarse quieta en su lugar. Sabía que su idea de ir ayudar no fue muy buena, pero tampoco se iba a quedar de brazos cruzados cuando su hermano seguía quejándose por la flecha que tenía en la pierna. Debían tratarlo rápido, su preocupación iba en aumento y eso nunca era bueno, pues comenzaba a ser un tanto imprudente en sus decisiones, no necesitaban aquello en ese momento.

Su padre se adelantó, ‘Galo’ lo siguió con molestia notoria pero concentrado, ambos se lanzaron al frente luego de que contara diez segundos. ¿Y que más hicieron? El mayor sacó kunais y el ninken aulló con tal potencia que logró un leve movimiento en los arboles cercanos. Ya tenían la ubicación de los enemigos, podían ir por ellos y reventarlos, pero más valían vivos que muertos, si había otras bases, o más como ellos por ahí, sería necesario saber cómo y dónde ubicarlos. Erradicar el peligro para el país mismo era una labor dura de cumplir. No debía moverse de donde estaba, pero su hermano cayendo al suelo le hizo imposible cumplir la tarea. Corrió hacia él, pero algo saltó entre los arbustos hacia su posición con una corta carrera hacia el centro donde era que se ubicaban, se disponía con cuchillo en mano a intentar darle fin. Koe saltó justo a tiempo para embestirlo, desviando la trayectoria, provocando que el nuevo invitado cayera y soltara el arma para su suerte. Habían evitado un ataque sorpresa, pero, ¿Cuántos más habrían?

El tipo se recuperó de la caída, intentaba quitarse al lobo de encima. Rápido, debía actuar de nuevo, pero ¿Cómo? Le ordenó con un par de señas a Koe que se quitara para que ambos se pusieran en el mismo lugar.  Adoptó la forma en cuatro patas para realizar su jutsu junto a su fiel amigo, ese que se transformaba en un clon de sí misma a la perfección. Sus ojos se tornaron agresivo, garras crecieron sin exageración alguna para poder efectuar las técnicas del clan, ese mal hombre había osado intentar atacarla con su hermano indefenso, no sabía si estaba preparada para derrotarlo, tampoco si podía detener a más, pero si que estaba segura que protegería a su familia mientras su padre iba en busca de los arqueros. La cuchilla fue tomada de nuevo, corrió hacia ellos con la intención de propinarles una puñalada, a quien pudiera hacerlo desde su distancia. No lo permitió, adelantándose a su acción, le dio con un zarpazo de su lado logrando herir el abdomen del hombre, quien retrocedió herido solo para encontrarse con un golpe a la espalda que lanzaba su compañero, ese mismo que lo impulso hacia delante justo donde usaría el impulso de sus dos piernas para agacharse, lanzarse hacia él embistiéndolo al fin para que cayera. Lo logró, el tipo se retorció y con un golpe preciso en la sien, logró aturdirlo de nuevo. Volvió al lado de su hermano, ahí donde su loba no se apartaba, gruñía cada vez que se le acercaba, entendía que estuviera preocupada, pero si quería ayudarlo, quizás debían trabajar en conjunto porque los movimientos del arbusto cercano le dijeron que había mucha más gente de la que pensó en algún momento, eso no era bueno.

Quizás la idea de tomar el país ya no sonaba tan descabellada como pensó al principio.

Al movimiento intentó responder con un gruñido que no salió por obvias razones, pero Koe se lo concedió junto a un ataque que logró la maravillosa hazaña de repeler a un arquero justo cuando se preparaba para dejar caer la lluvia de flechas sobre ellos. Pero no solo estaba el tipo del arco, habían más y salieron con cuchillas y pudo distinguir una katana entre las armas que llevaban. Se había transformado en un dos versus cuatro, la diferencia no era tanta, pero podía sentir como sus manos temblaban un poco. Su compañero le observó por breves segundos antes de disponerse a atacar también, pero un sombra sobre ellos le indicó que ‘Kora’ saltaba en su ayuda, derribando a uno de los tantos hombres mientras los otros se concentraban en la atacante. Era su momento, no podía dejar que todos fueran contra la loba así que se decidió a tomar impulso para realizar un tsūga, pero  Koe se le adelantó, impulsándose con las patas transformadas en piernas para mover el cuerpo a favor del giro, ese que se volvería tan fuerte como para derribar a otros tres hombres que llegaban. La situación parecía estar bajo control, pero su hermano seguía preocupándole. También los dos hombres que antes habían dejado inconscientes… Debían informar del hallazgo en la capital, volver mejor dicho, pero, ¿Cómo hacerlo? Desde los arbustos salió su padre, venía con su ninken algo agotado, pero arrastraba a los dos inconscientes arqueros para dejarlos ahí, justo en frente de ella. Al notar todas las personas en el suelo, le miró con severidad por segundos, pero luego la abrazó dejando al shinobi de lado para tomar su papel como padre.

¿Por qué eres tan rebelde, Xiao? Haces que tu padre se preocupe mucho… Ah. ―La soltó para desordenarle el cabello. Seguía teniendo miedo sobre la situación fuera de control, pero ahora que estaba con su padre, todo le parecía más seguro.―Pero no hay tiempos para sentimentalismos, Xiao, escúchame bien. Necesito que hagas algo, a pesar de que sea peligroso… Confío en ti. Así que déjame explicártelo.

■■■

Escuchó con atención lo que debía hacer. Su hermano había sido envenenado con la flecha, ya no solo era el asunto de tenerla ahí, en su pierna, y los problemas que ello acarreaba, sino el veneno. Ninguno de los tres era ninja médico, necesitaban uno con urgencia. Podían abandonar la base de los bandidos, pero ellos podía aprovechar el tiempo que hicieran llevando al mayor de los Inuzuka por atención para escapar, no era favorable un panorama así, perderles la pista significaba algo más que fallar la misión.

Por eso ahora mismo se encontraba corriendo, de manera incansable junto a Koe. Las energías que le quedaban no eran muchas, pero su misión era de vital importancia: Avisar en la capital sobre la situación y conseguir un usuario de Iryō ninjutsu para que tratara a su hermano. No había tiempo que perder, debía llegar lo más rápido posible, pero tenía un mal, mal presentimiento sobre lo que se encontraría en su camino. De todos modos, solo le quedaba avanzar, avanzar y creer en su compañero, en la confianza que depositaba su padre en sus habilidades, y creer en si misma para lograr el objetivo.

Un simple encargo nunca le había parecido tan duro como hasta ahora.

Técnicas utilizadas:


Raiton: Jibashi (雷遁・磁場死, Elemento Rayo: Asesinato Electromagnético):
[No progresiva | Ninjutsu]
El usuario inicia la técnica juntando sus manos a modo de aplauso. Seguidamente las separa y forma entre ellas un arco eléctrico de alto voltaje con el cual, al mantener contacto físico, puede adormecer los músculos de su rival. Ésta técnica puede afectar a varios enemigos a la vez, tantos como el propio usuario sea capaz de abarcar abriendo sus brazos -como si pretendiese abrazarlos en lugar de freírlos con una descarga eléctrica-. No requiere sellos, pero sí ejecutarse de la manera antes descrita. El aturdimiendo por contacto con el arco eléctrico dura un turno y, aunque no impide totalmente el movimiento, hace que sea difícil moverse durante ese mismo turno, volviendo las acciones lentas y descoordinadas. El impacto reduce en dos puntos la velocidad durante un turno.

Gijū Ninpō, Jūjin Bunshin (擬獣忍法・獣人分身, arte ninja de imitación bestial, clon de hombre bestia): Versión modificada de las técnicas de transformación y clonación, única del clan Inuzuka. Después de realizar el sello del tigre, el ninja transforma a su ninken en una copia perfecta de sí mismo. Cuando es combinada con el Shikyaku no Jutsu, es difícil distinguir entre el ninja y el animal, ya que ambos se mueven y actúan de forma salvaje. Al igual que cualquier técnica de transformación, ésta es cancelada cuando el animal recibe daño.

Gijū Ninpō, Shikyaku no Jutsu (擬獣忍法・四脚の術, arte ninja de imitación bestial, técnica de cuatro patas) [Nivel 1]: Base del estilo de taijutsu Inuzuka. El ninja cubre su cuerpo de chakra, el cual lo hace cambiar su apariencia a una más feroz: colmillos más grandes, uñas largas en forma de garras y pupilas rasgadas. En esta forma, el Inuzuka se desplaza utilizando sus cuatro extremidades, como si fuera un animal, lo cual le otorga una mayor velocidad, fuerza y reflejos mejorados. En este nivel, la mejora no es muy notoria, otorgando 2 puntos de velocidad y 2 de fuerza. Como el usuario necesita tener su chakra concentrado en todo momento, esta técnica además baja 2 puntos de Ninjutsu, mientras esté activada. El aumento de stats se aplica a el Ninken, una vez que este se transforma mediante el Gijū Ninpō, Jūjin Bunshin (擬獣忍法・獣人分身, arte ninja de imitación bestial, clon de hombre bestia). Esta técnica y sus relativas pueden ser mantenidas un total de turnos igual a la resistencia del shinobi divida entre dos (Ejemplo: 10 de Resistencia divido entre 2 da 5. Ese será el número máximo de turnos).

Ninken Ninpo, Tsūga (忍犬忍法・通牙, colmillo perforador): Canino concentra chakra alrededor de su cuerpo para luego salir disparado hacia el enemigo, girando sobre sí mismo como un proyectil. Para que ésta técnica tenga éxito, es necesario que el Ninken esté bajo los efectos de Gijū Ninpō, Jūjin Bunshin (擬獣忍法・獣人分身, arte ninja de imitación bestial, clon de hombre bestia). Solo podrá utilizar dos veces por combate esta técnica, y una vez utilizada, el cachorro automáticamente se des transforma, estando imposibilitado de transformarse nuevamente por el resto del combate. Los efectos de esta técnica, son iguales a los del shinobi.


Xiao Inuzuka
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.