¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Ichimaru the Miner
Hoy a las 5:39 am por Loremaster

» Ficha Shio Nendo
Hoy a las 5:27 am por Ichimaru

» Can we hunt the past? — Part. III [Viaje]
Hoy a las 2:34 am por Ofu

» "You are weak" | Oikawa's Profile
Hoy a las 2:17 am por Oikawa

» Misiones de Howaitohasu
Hoy a las 1:40 am por Sorey Bokushi

» MISIÓN DE RANGO [C]: [RIVALS NOT ALLOWED]
Hoy a las 12:25 am por Afrodita

» Seeking the truth
Ayer a las 11:49 pm por Kohaku ~

» Una aventura de búsqueda.
Ayer a las 11:27 pm por Gouki

» Agua y Fuego
Ayer a las 10:24 pm por Crodos

» "Give me power" - Oikawa
Ayer a las 8:20 pm por Kazuo

» Mysteries on the Aruma {D}
Ayer a las 8:12 pm por Fuka

» [Social] Regreso e ida
Ayer a las 6:32 pm por Uchiha Michi

» Training review || Increase in Chi
Ayer a las 6:13 pm por Kakuja

» Strange event under the tutelage of the damned || Past
Ayer a las 6:05 pm por Kakuja

» Some kind of monster.
Ayer a las 6:00 pm por Chrom

» Misiones | Noche
Ayer a las 5:52 pm por Noche

» Solicitud de mision por parte de Uchiha Michi
Ayer a las 3:34 pm por Uchiha Michi

» Pies over Life
Ayer a las 3:17 pm por Uchiha Michi

» Encounter with the hunters || With Aaron
Ayer a las 9:06 am por Aaron Sureddo

» Revisión de Entrenamientos - H Uchiha
Ayer a las 8:07 am por H Uchiha

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Misión rango D: Stole! Recover! And Delivery!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Misión rango D: Stole! Recover! And Delivery!

Mensaje por Inari el Dom Mar 05, 2017 5:55 pm

Misión de rango D: ¡Robo! ¡Recupera! y ¡Entrega!

Lugar de la misión: País del Fuego / Capital Asahi
Tipo de misión: Misiones Varias
Descripción de la misión: La joven que te ha ayudado y que ahora le debes un favor le han robado recientemente unos hombres mafiosos de la capital, siempre escapan impunes puesto tienen alguien de mayor rango dentro de las filas de las autoridades. Este hombre tampoco es de las más grandes autoridades pero aun así tiene suficiente poder para mover uno que otro hilo y desaparecer las pruebas que lo incriminen por lo que la joven no puede culpar a los ladrones ni a este hombre, mucho menos puede luchar contra ellos y armar una escena que posiblemente ella termine mal por lo tanto conociendo que eres bueno engañando con habilidades de un Shinobi te ha pedido cobrar el favor que le debes, además de eso podrás divertirte.

Engaña a el hombre que le ha robado la joya a la chica y róbale sin que se dé cuenta, no importa si luego se entera puesto podría pensar que lo ha perdido y al no ser nada importante para el seguramente no le importara pero es muy importante que este no se dé cuenta en el momento que lo robas ni que fuiste tú, se trata de cobrar un favor pero aun así esta ha dicho que te pagara unos cuantos Ryus por la joya, que no alcanzaría ni un cuarto de lo que vale la joya realmente pero confía en que lo haces por el favor que le debes y solo puede confiar en ti.

Recompensa de la misión: 500 ryus.
Extensión mínima de la misión: 50 líneas.



El amanecer siempre tan hermoso y centellante como siempre en el bosque de la hoja tal como le gustaba al joven Inari con su sonrisa tan brillante, su piel blanco y un tez tan rejalado que no inspiraba ningún peligro sino que más bien era alguien que pasaba de percibido ante todos a menos que deseares meterte con alguien quien creerías no se defendería en absoluto. Aunque el zorruno joven siempre gustaba de vivir en el bosque junto a los otros zorros, la naturaleza entre otras cosas de vez en cuando debía adentrarse en los pueblo y ciudades ya fuera para divertirse un rato o para alimentarse, tal vez encontrar una que otra mujer para jugar como le enseño su maestro o solo un poco de dinero que ya estaba tan corto que la vida en el bosque no era más que un método de supervivencia para alimentarse gratis en el ambiente hostil.

Siempre ocultando su orejas con su capucha caminaba tranquilamente con su sonrisa  sin mover su cola directo a la entrada a la capital, los hombres lo ignoraban por momentos pero a lo lejos vio algo terrible para su plan era él, uno de los soldados en la entrada de la ciudad era un hombre que había engañado anteriormente para robarle pero que por sus habilidades ninja había resultado descubierto por un problema y ahora él seguramente no le dejaría entrar, debía haber una forma, tenía hambre y necesitaba entrar a la capital para jugar y buscar dinero fácil. Era un problema ese hombre tan molesto que reconocía por su aspecto y olor a su distancia por tanto  sin pensarlo dos veces fue directo a unos arbustos escondido, realizo unos sellos tomando una hoja y se la coloca en la cabeza, seguido su cuerpo cambio de forma a una mas femenino. Ya no poseía sus orejas de zorro ni cola para pasar de percibido ante todos pero a la vez llamaba más la atención una mujer con un voluptuoso cuerpo, era algo que no podía cambiar y que estaba en su mentalidad siempre.

Sin darse cuenta una mujer le había visto transformándose pero se quedo callada por el momento, ella simplemente se dedico a mirar lo que sucedía imaginaba por la curiosidad de que haría en ese momento. El joven convertido en mujer decidió caminar tranquilamente como una fémina entre los soldados y por un momento pasó como si nada sin que los soldados despegaran su vista de su cuerpo, era obvio que sucedería casi todos eran hombres y no podía hacer nada con ello estaba en su habito tomar la forma de una mujer con dotes  muy peculiares. En aquello le hizo recordar porque aquel soldado fue tan fácil de engañar en un principio, el hombre era todo un mujeriego muy sádico que en la entrada no tardo en acercarse. – Oh preciosa pero ¿a dónde vas? Si tu buen hombre está aquí. –

Era molesto pero amenos dos soldados mas se acercaron con la misma sonrisa, era algo normal en esta era el acoso hacia una mujer no obstante si usaba la fuerza podría matarlos pero reluciría demasiado, todo era tan complicado y su estomago no lo dejaba pensar bien simplemente los empujaba ligeramente para que estuvieran más alejados de él. Sin embargo la mujer que le vio desde antes se acerco entre todos y le dio una bofetada a uno al hombre que inicialmente le había dado problemas a Inari. –  ¿Cómo se atreven a acosar de esa forma a esta mujer? ustedes no merecen ser soldados. – Todos en la entrada enseguida voltearon a verlos provocando que los soldados de la entrada con una apariencia molesta solo tuvieran que apartarse a un lado, mientras tanto aquel hombre solo se sobaba el rostro por la bofetada que le habían dado.

Enseguida la dama tomo de la mano a Inari y se lo llevo dentro de la capital caminando un poco más rápido hasta llegar a un callejón donde ambos se detuvieron un poco exaltados viendo a sus espaldas de que no los siguieran. –  Eso fue peligroso amiga gracias por ayudarme ahora te debo un gran favor. – Dijo Inari con una voz femenina mientras se estiraba un poco preparándose para ir mas adelante en la capital. –  No te preocupes entre nosotras debemos ayudarnos. – Dijo la rubia con una sonrisa, seguido de ello Inari sintió que no había nada que hacer hasta que se la volviera a encontrar y le cobrara el favor por lo que se volteo pero no sin antes de que la chica le tomara de la manga de sus ropas. – Espera. – Dijo mientras Inari se detenía y volteaba con curiosidad. – ¿Que sucede? – La chica mirando el suelo y tomando sus aferrándose a sus ropas un poco fuerte parecía que trataba de reunir valor para decir algo pero no salía nada de sus labios, el zorro simplemente la observaba y de pronto la toma del mentón acercando su rostro al de ella. – Dime querida ¿Quieres cobrar el favor? – Culmino sus palabras jugando con la dama un poco al estar tan cerca de ella, la probaba para ver que gustos tenia ¿le gustaba acaso?

La chica se sonrojo un poco al notarla tan cerca y se alejo un poco nerviosa. – S-Si quiero cobrar el favor, por favor no te acerques así ¿sí? – Era obvio que se había avergonzado con eso. – Se que eres un ninja te vi transformándote en mujer, no sé por qué lo haces pero seguro me ayudaras ¿Verdad? Dijiste que me debías un favor. – Esta vez con una mirada más seria pero sonrojada lo miro con determinación, mientras Inari movió su nariz olfateando un poco alrededor, no había nadie cerca así que no parecía una trampa, realizo un sello y seguidamente apareció su verdadera forma. Un joven de tez blanca con su cabeza cubierta con la capucha, ropas blancas y una cola de zorro adornando la parte trasera de su cadera las ropas a su vez una hoja caía de su frente mientras este la tomaba y la guardaba en su bolsillo para un siguiente truco. – Bueno ya supongo que jugare luego jejeje, yo siempre pago mis favores cueste lo que cueste señorita, dígame que debo hacer y yo personalmente lo hare. –

La dama brinco apenas vio al hombre transformarse de vuelta y volvió a brincar de la emoción al escucharlo decir que lo haría aun sin saber que debía hacer seguramente él cumpliría el mandado muy seguramente él le traería su preciada joya de vuelta. – Gracias, mil gracias de verdad, es un favor pero aun te pagare eh reunido dinero pero no es suficiente para que alguien haga este trabajo sin robar mi querido regalo. – Suspiro algo decepcionada para luego mirarlo con determinación nuevamente. – Unos hombres me han robado una joya muy preciada para mi familia, paso de generación en generación y ahora yo soy su sucesora y única de mi familia en este país. Dirás ¿Por qué no vas con las autoridades? Pues no puedo ellos están de la mano con un hombre entre las autoridades de la capital y siempre borra las prueba y me dejaría perjudicada a mí, incluso podría meterme en prisión y nadie más sabría de mi, quien sabe que me harían allí. –

Otra vez se volvió a callar mientras lo observaba pareciendo que no quería ir directamente al grano puesto tenía miedo de todo lo que sucedía. – Bueno ese hombre se ha quedado con mi joya desde ayer, entre anoche y hoy eh estado buscando alguien que cumpla el trabajo de recuperarla sin ocasionar problemas pero, pero nadie quiere por la cantidad que les doy incluso amenazaron con robarla directamente por que la cantidad que les doy no es ni la mitad de lo que vale la joya, por favor, necesito que la robes sin que se den cuenta o habrán problemas. – finalizo con ojos llorosos que Inari no dudo en tratar de alegrarla un poco tomándola del mentón nuevamente y rápidamente robarle un beso. – No te preocupes yo lo traeré de vuelta, esto es una promesa de este zorro. – La mujer nuevamente se sonrojo y salió corriendo de la nada dejándolo allí sin más, no importaba ya luego la encontraría por su olor para entregarla, sobre los hombres no tendría mucho problema el olor de la joya era fácil de detectar si estaba lo suficientemente cerca puesto a menos que la apesten necesitaran más de un día para cambiar el olor de la chica rubia.

Se decidió por fin por caminar entre las calles de la capital tranquilamente olfateando como podia tratando de que nadie se diera cuenta y ocultando sus orejas de zorro con la capucha, aun no lograba captar un olor que no fuera en dirección donde se había dirigido la rubia siempre el olor provenía de aquel lugar y era de esperarse puesto era un objeto pequeño con un olor débil. Camino durante un buen rato por la plaza de la capital que era un lugar muy concurrido, todos pasaban por allí y debían pasar si deseaban comprar algo bueno, muchas mujeres jóvenes pasaban por allí  a la vez hombres adinerados con anillos adornados con joyas mas no la que buscaba. En ese entonces sentado en la fuente de la plaza  logro captar un olor provenir de un hombre fornido rodeado por otros dos hombres, era difícil percibirlo pero al haber pasado frente a él logro captarlo con una mayor facilidad.

Aquel hombre pasaba directo a unos callejones a los cuales siguió puesto no pensaba dejar escapar la más cercana pista de todas las que tenia, en retrospectiva no debió avergonzar de esa forma a la chica pero su expresión era tan divertida que tan solo recordarla le hacía sonreír. El hombre se dirigió a una taberna que parecía de bajos recursos, podría ser que maleantes se ocultaran allí pero era un lugar el cual podría vender la joya seguramente o simplemente beber sin que nadie del público en general lo viera a pesar de tan temprana hora. Se decidió por entrar el joven Inari pero no podía entrar en esa forma y mucho menos en la forma femenina de antes por lo que saco la hoja de su bolsillo colocándola en su frente para realizar los respectivos sellos de manos, oculto entre algunos objetos logro finalizar su transformación a una dama de cabello oscuro con un rostro un poco zorruno pero con un olor y cuerpo capaz de seducir a cualquier hombre, ya conocía las historias de mujeres que seducían a los hombres mientras bebían y les robaban las pertenecías de ellos sin que se dieran cuenta.

La ahora joven chica caminaba seductoramente adentrándose en la taberna con unas ropas pequeñas mientras los observaba a todos notando que ellos le dirigían la mirada por unos segundos para continuar con sus asuntos, por lo visto eran mucho más importantes de lo que parecía no obstante el guardia a quien él debía robar ni siquiera volteo sino que estaba muy ocupado bebiendo su Sake mientras reía con sus amigos. Sería un poco difícil robarle con todos juntos en ese lugar por lo que debía planear algo, ellos ya habían comenzado a beber por lo que si usaba eso podría lograr emborracharlos, se dirigió a él abrazándolo en un brazo restregando sus pechos en el mismo mientras le susurraba en el oído. – ¿Qué tal si me invitas? ca ri ño. – Entre cortado pero con una voz tan lujuriosa que al hombre se le erizaron los cabellos al escucharla. – Por supuesto cariño, toma todo lo que quieras. – Decía con una sonrisa tan grande creyendo que sería capaz de emborracharlo,  lo cierto es que desde tan joven Inari había estado bebiendo sake al punto en que debía beber de forma exagerada para que quedara completamente borracho.

Comenzaban las rondas, ambos guardias habían bebido ya una garrafa entre todos y no estaba seguro de su estabilidad pero sería suficiente con que estuvieran algo ebrios para robarles así que comenzó con beber una pequeña botella de sake de forma rápida como si se tratara de un trago de agua. – Uffa cariño, ¿otro más para los cuatro? Podría aguantar hasta el anochecer. – El hombre solo reía a carcajadas posiblemente creyendo que podría emborracharla con facilidad y luego aprovecharse de ella pero no sabía con quien estaba jugando, Fong no era de los maestros mas éticos de los que le habían enseñado a Inari de hecho lo llevaba a burdeles a acostarse con mujeres y beber Sake, a su vez jugar juegos de azar por lo que el chico a pesar de tener un grado de pureza en su exterior no lo era para nada en su interior.

Varias rondas pasaron desde que el joven bebió su primera botella y ya los otros hombre se veían ebrios al punto en que tambaleaban un poco mientras que Inari parecía estar en un estado casi perfecto puesto le comenzaba a afectar la bebida un poco, no obstante ya era suficiente con lo que había hecho con un abrazo hacia al hombre metió sus manos buscando entre sus bolsillos lenta y delicadamente, era difícil por la armadura y no podía guiarse por el olor ya que el olor a alcohol lo cubría casi en totalidad pero a fin de cuentas logro sacar la joya y meterla entre sus mangas. Ahora venia la parte algo difícil que era quitárselos de encima, aunque podría decir algo fácil. – Disculpen chicos, debo ir al baño volveré enseguida por más de su rica bebida. – Finalizo esperando que ninguno quisiera seguirlo puesto sabia que podrían ser lo suficientemente estúpidos como para seguirlo. De camino al baño vio a un hombre algo distraído con una botella de sake recién colocada en su mesa, le toco el hombro del lado izquierdo y al voltear tomo la botella por su lado derecho, este cuando volvió a voltear ya no tenía nada en su mesa y estaba rascándose la cabeza mirando a los lados a ver quien se la había robado pero en vano.

Logro sentir que alguien lo seguía por lo que uso la cuerda amarrada a la botella para amarrarla a su muñeca y al entrar al baño realizar unos sellos de manos para desaparecer en una cortina de humo blanco en cuestión de segundos, este no vería siquiera la cortina de humo para cuando llegara al baño sino que la joven ya había desaparecido por completo por la borrachera seguro pensaría que era su borrachera. Estando en las afueras de la taberna se deicidio a caminar buscando el aroma de la dama según la última dirección que la busco, estaba aun transformado y algo ebrio por lo sucedió además de que ya estaba algo oscuro, entre lo sucedido con la rubia, la búsqueda y luego el tiempo que paso con los hombres finalmente ya eran más o menos las 7 de la noche. Aun así ebrio siguió bebiendo sonriendo por como los había engañado, se gano unas buenas botellas de Sake, su paga y el saber que había engañado a alguien para que pagara por su bebida un día bastante productivo a excepción de que no había comida nada en el almuerzo y ya era la hora de cenar, debía ser por ello que no había aguantado más de 3 botellas antes de comenzar a estar ebrio, un estomago vacio hace a un borracho más rápido.

– Creo que debería dejar de beber jejeje pero… Uka. – Dijo al final sintiendo el olor de la damisela en aprietos, no estaba muy lejos y si se decidía a saltar los techos sería fácil en sigilo, comenzó a saltar mientras bebía siguiendo el olor de la dama hasta que finalmente en uno de los techos cubierto por la oscuridad de la noche podía ver a la chica preocupada en el mismo callejón donde se habían encontrado anteriormente, era de suponerse ya que no le dijo nada sobre la misión luego de marcharse. Aun así el joven quería seguir jugando un poco más, tal vez por su ebriedad pero de igual forma bajo del tejado detrás de ella cuando volteara y luego salto levemente abrazándola por la espalda.   – Hola hola, ha llegado tu ¿salvador, ra? Jajaja. – Dijo mientras sacaba la joya de entre sus mangas y la mostraba frente a ella, la chica estaba exaltada por el susto pero cambio enseguida por una expresión muy alegre mientras tomaba la joya. – Gracias, gracias muchísimas gracias, pero ¿Otra vez eres una mujer? – Una queja sobre su forma de hacer las cosas, pero era bueno aprovecharse de vez en cuando como algunas mujeres lo hacían con Fong y su tonto maestro siempre caía, era algo en que se diferenciaban Inari y Fong, el no caía en esos encantos y más bien aprendía de ellos.

– Momento, ¿estás borracho? ¿No estabas buscando mi joya? –  Inari en ese momento sonrió mientras bebía el último trago de Sake casi cayéndose hacia atrás. – Bueno es algo curioso, pero los eh engañado para que pagaran mi bebida y además de eso les robe la joya, jajaja es tan divertido, pero tengo algo de hambre ¿Hay un lugar donde comer? – Inari siempre tan despreocupado pero solo hizo sonreír a la chica quien le tomo de un brazo cruzándolo por su hombro para ayudarlo a caminar más estable, en ello su transformación se termino  dejando caer la hoja sobre el suelo. – Ups, estúpida hambre y bebida su combinación no me deja mantener nada. Hip. – La chica solo lo escuchaba y reía mientas lo llevaba caminando por las calles de la capital hasta que finalmente llegaron a una casa algo vieja, no era lujosa pero tampoco pobre simplemente tenía un diseño más antiguo que los demás hogares aunque Inari no podía decir nada ya que no podía mantener mucho su vista.

Para cuando Inari finalmente entro en razón estaba sentado sobre una mesa comiendo una sopa caliente frente a la rubia. –  ¿Qué sucedió? – Dijo el joven. –  Por lo visto ya estas mejor, te traje a mi casa y bueno te di de comer, dicen que la sopa es buena para los borrachos. Si deseas puedes pasar la noche aquí y toma. – La chica coloco una bola de Ryus sobre la mesa para marcharse a la que parecía su habitación, Inari se sentía algo cansado por lo que tomo la bolsa de monedas y luego se marcho a la habitación de la chica, ella nunca le dijo donde dormiría y viéndola en la cama se acostó con ella, parecía buscar algo más que un agradecimiento pero el chico trato de comer más de lo que podía y finalmente termino durmiendo a un lado de la dama olvidando el detalle de sus diferencias entre ambos seres que seguramente sería descubierto a la mañana siguiente por sus orejas, no tanto por su cola tan quieta pero ¿esta como reaccionaria? ¿Bien? ¿Mal?

Datos:
Lineas: 206
Inari
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.