¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» El llamado de la Cascada.
Hoy a las 5:29 am por Hushika Kugutsu

» Venenos Yusuke
Ayer a las 11:15 pm por Yusuke

» Perfil de Hiro Uchiha
Ayer a las 8:12 pm por Hiro Uchiha

» —Red Ryō △ Jiran's Missions
Ayer a las 4:39 pm por Jiran

» [Viaje] De Lluvia hasta Fuego
Ayer a las 4:51 am por Hitagi

» Mision
Dom Dic 10, 2017 10:13 pm por Hiro Uchiha

» A la grande la llamo mordiscos
Dom Dic 10, 2017 10:10 pm por Hiro Uchiha

» ¡Ingresando en nuevas Tierras!
Dom Dic 10, 2017 4:25 am por Catherine

» Genin I - Fūin: Kaihō Yōken.
Dom Dic 10, 2017 3:25 am por Gakumon

» — Thunderous Freedom | Con Sukino.
Sáb Dic 09, 2017 9:25 pm por Lyd.

» (2ºExamen Jonnin) Declaración de guerra
Sáb Dic 09, 2017 6:19 pm por Uchiha Ōgama

» Viaje al Pais de las Aguas
Sáb Dic 09, 2017 5:29 pm por Dastan O'Donnell

» Katana (Progresiva
Sáb Dic 09, 2017 4:07 pm por Gakumon

» Red Road || Técnicas
Sáb Dic 09, 2017 12:55 pm por Gakumon

» Misiones| Hikarime
Sáb Dic 09, 2017 3:56 am por Uchiha Sukino

» No corta el mar, sino vuela { + Pao & Dastan}
Sáb Dic 09, 2017 3:31 am por Uchiha Sukino

» —Crimson Knife △ Jiran's Dices
Vie Dic 08, 2017 10:51 pm por Loremaster

» Una nueva sugerencia para el Fuin.
Vie Dic 08, 2017 10:18 pm por Yabuki Joe

» Three sun's dawn. — Encounter. —
Jue Dic 07, 2017 8:36 pm por Yottan

» Misión de rango B: Protect the brutal slaughterer.
Jue Dic 07, 2017 4:14 pm por Yusuke

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


De la Lluvia al Bosque

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

De la Lluvia al Bosque

Mensaje por Kiri el Miér Mar 08, 2017 9:42 pm

El inmenso bosque se sentía cada vez más vivo, animales de diversas especies no dejaban al silencio entrar en escena, a todos los lados que miraba abundaba el verde de las plantas junto a varias manchas de diferentes tonalidades de colores gracias a las flores y frutos de las mismas. El paseo era tranquilo, no veía nada que me fuera a perturbar, y dudo que eso fuera a cambiar, estaba en medio del bosque caminando sin caminos cerca para orientarme, por lo que obviamente no sería el paso preferido para muchos. Lo que más me llamó la atención, fue el cambio de temperatura, el cual al no ser muy drástico fue percibido rápidamente por mi cuerpo. Esa comodidad que sentía bajo el frio de la abrazadora neblina y de la incesante lluvia se había ido, ahora me sentía algo… incomodo. Por algo era que mi pueblo siempre permaneció en esos montes nublados del país de la lluvia, lo había leído en los pergaminos que contaban la historia de mi clan. Resulta que a través de exploradores que volvieron al pueblo luego de viajar a países más cálidos, se dieron cuenta el andar por estos le causaba una gran molestia, algunos reportando incluso que en lugares áridos y calurosos llegaron a moverse con molestias en el cuerpo y tendían a sudar más que los habitantes de esos lugares. Se presume que es por el tiempo que hemos estados viviendo entre la neblina y bajo el frío de la lluvia, que nuestro cuerpo se ha adaptado tan bien a nuestro habitad habitual, que simplemente no se acostumbró a otros tipos de clima, especialmente a los que son totalmente opuestos. Por suerte, en los climas templados nos podemos mover sin problemas, y si las cosas se ponen feas siempre tendremos la neblina del clan para refugiarnos.

Ese cambio de temperatura fue lo que me dio la señal de que ya había cruzado la frontera, que estaba en tierras extranjeras. Al percatarme de esto quise di pausa a mi monótona marcha y miré un momento a mi alrededor. Tanta vegetación me limitaba la vista, además era lo que venía viendo desde hace mucho, excepto que esta vez una planta de color verde plateado me llamó la atención… Era ajenjo, aunque a simple vista parecía un arbusto como cualquiera, la recordaba bien como uno de los artículos que traían los que viajaban fuera del pueblo a comprar artículos que faltaran en el mismo, como medicina. Siempre había una gran demanda de esta planta porque a varios de la zona les encantaba su amargo sabor, mi padre llegó a hacer uno que otro remedio con el mismo, pero al final en lo que más se usaba era en bebidas amargas, realmente esos vecinos nuestros preferían bebérselo en bebidas alcohólicas y sufrir una enfermedad en vez de utilizarlo en medicina, nunca me gustó que mi padre siempre compartiera su ración con ellos. Comencé a cortar los arbustos que encontraba, los cuales no fueron pocos, para sacar muestras de los mismos, conocía su potencial, por lo que sabía que me serviría en el momento en que comenzara a experimentar. La vista seguía siendo la misma, verde y más verde, quería tener una diferente perspectiva de donde estaba, por lo que decidí escalar un árbol para subir a la sima de este y tener una mejor vista del paisaje. Subiendo entre hojas y ramas, llegué a su punto más alto, sacando mi cabeza entre las hojas, colocando mi mirada por encima de los otros árboles, pude admirar la impresionante vista. Kilómetros y kilómetros de árboles se veían en el horizonte, el bosque se extendía de tal manera que parecería que este no tendría fin, como si estuviera metido en un océano inmenso de verde que llega hasta el fin del mundo, era realmente impresionante. –Con que estas son las tierras del País del Fuego-, me decía a mí mismo mientras revisaba detalladamente el paisaje, pensando en cual sería mi próximo paso. Observando con más cuidado lo que me rodeaba, pude divisar una espesa nube de humo que se alzaba al cielo entre tanto verde. Parecía ser el humo que emprendería una chimenea o una fogata, por lo que decidí dirigirme al lugar en busca de la respuesta sobre cuál sería la dirección que tomaría desde ahora, esperaba que fura la primera posibilidad ya que dudaba que llegar a encontrarme con un vagabundo que anduviera perdido en estos bosques me fuera de mucha ayuda.

Al irme por encima de los arboles me di cuenta que en esencia era una la chimenea lo que causaba ese humo, la cual formaba parte de una casa de madera de dos pisos. De esta escuchaba risas y gritos de lo que sonaba como gente disfrutando, por lo que supuse que era una posada. Bajé del árbol con cuidado y me dirigí a la misma caminando, estaba alerta, mirando los alrededores antes de avanzar, no importaba que no fuera un criminal buscado, aun así, estaba en tierras desconocidas para mí, en un país extranjero, no podía ni debía darme el lujo de andar despreocupado por donde quisiera, uno nunca sabe de dónde podría salir el peligro, en este mundo la muerte se encontraba en cada esquina, asechando por los desafortunados. Estaba acercándome a la posada por uno de los lados de la misma, quedando su frente a mi derecha. Escuchando una conversación, de detrás de la misma, rápidamente me pegué de la pared y me incliné hacia la esquina, para escuchar con más atención a la misma. Sabía que un shinobi debía ser sigiloso y observador, esa era la forma de entrenar a los jóvenes en los tiempos cuando mi clan aún entrenaba sus habilidades, profesaban que la mejor forma de pelear y encontrar las respuestas, era haciéndolo sin ser visto. –¿Seguro que este lugar es el adecuado?-, -ya te dije, como esta posada está cerca de varias fronteras pero lejos de los caminos principales, es muy frecuentados por ninjas que no les importa cruzar el bosque por un poco de privacidad siendo muchos ni siquiera del país, es el lugar perfecto para encontrar lo que nuestro amo busca-, -Aún no puedo creer que mi contacto me dejara plantado, si hubiera estado disponible no tuviéramos que haber venido aquí, ahora tendremos que buscar un ninja que esté dispuesto a tomar el trabajo y que también sea extranjero-, -Aquí de seguro encontraremos a algún veterano que nos ayudará, recuerda que todo el mundo en esta clase de lugares habla el lenguaje del dinero muy bien-. Escuchaba cada palabra claramente, la conversación aumentaba mi interés cada vez más, -¿Dinero eh?, definitivamente hablo ese lenguaje muy bien, me vendría bien un poco de ryus en este momento-, no iba a pretender viajar todo el camino sin nada en los bolsillos, necesitaba el dinero para poder conseguir lo que sea que fuera a necesitar en mi viaje, además de que no me vendría mal algo de experiencia en eso de los trabajos de un verdadero ninja. Luego de pensarlo un poco, me dispuse a salir de la esquina detrás de la cual me escondía, -Caballeros, no pude evitar escuchar su conversación. He venido a decirles que han encontrado lo que buscaban-, -¿quién te crees que eres escuchando las conversaciones ajenas?- me decía uno en tono de regaño, -Tranquilo, tranquilo, déjalo a hablar- le decía el otro, -¿Con qué eres lo que buscamos, no? Dime, ¿has matado a alguien?-, -Baja la voz, no puedes andar hablando de asesinato así no más-, -Cálmate, esta es una pregunta muy común en este lugar-. -Sí, a varios, y no, no he sentido remordimiento-, sabía lo que los dos buscaban, por lo que respondí de forma que cumpliera con los requisitos, aunque tampoco era que estuviera hablando mentiras, lo cual tampoco me importaría hacer. –No puede ser…-, -je, perfecto, eres lo que buscamos-, -Me aterra un poco el hecho de que frecuentes este lugar…-, -hey, encontramos lo que buscábamos, ¿no?. Tu, tienes aspecto de que no eres de por aquí, aunque en estos días he visto mucha gente con ropa muy extraña, aún así tomaré el riesgo-, me decía antes de pasarme una carta, -Ahí están los detalles de la misión, se supone que nuestros compañeros mandaron la carta a otra persona en uno de los países fronterizos, por lo que cuando llegues al lugar deberás esperarlo, eso fue hace un tiempo así que supongo que no tendrás que esperarlo mucho-. El intercambio se daba fuera de la posada, en ese momento comenzaba a atardecer, -Bueno, eso era todo, supongo que a ti no te importa, pero yo ni loco pasaría la noche aquí, nos vemos-, el hombre procedió a retirarse del lugar, con su compañero siguiéndole el paso rápidamente, dejándome con la carta en mano. Pasé la noche en la posada, leyendo la carta, arriba en mi habitación mientras abajo los otros inquilinos no dejaban de beber y hablar de sus proezas en el campo de combate como si su pública estuviera sordo. Procuré reflexionar un poco antes de dormirme, realmente un interesante día me esperaba, por lo que yo esperaba a ese mismo día con ansias, curioso por las sorpresas que pudiera traer este a mi camino.
Datos:
Stats:
• Ninjutsu: 6
• Taijutsu: 4
• Genjutsu: 9
• Velocidad: 4
• Resistencia: 3
• Fuerza: 2

Armamento:
• Senbons (10)
•Chokuto

Habilidad Pasiva:
Hieta karada (冷えた体, Cuerpo Frío):
Debido a que los Kiri están acostumbrados a los climas fríos y debido a la exposición prolongada a la helada niebla de sus técnicas, su cuerpo se ha adaptado de tal forma de que se maneja mucho mejor bajo la lluvia o a merced de una ventisca helada. Ahora bien, se sentirá incomodo en un lugar calido. Al poseer esta habilidad, se obtendrá una penalización de 2 puntos en velocidad en climas cálidos (países como el del viento, el de la roca, el de la hierba) o a causa del calor ocasionado por técnicas como las del Katón o el Yoton que provoquen un calor continuo y considerable. Tendrá una bonificación de 2 puntos de velocidad en países fríos (países como el de la nieve, el de las olas y el del hierro), en días lluviosos o dentro de la neblina del clan. En tierras templadas, como el país del Fuego, el país de los ríos y otros lugares que no sean desérticos, tropicales, nevados, fríos o tundras, no tendrán ni ventaja ni desventaja, pero aún preferirá días más fríos y nublados.
Kiri
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: De la Lluvia al Bosque

Mensaje por Inuzuka Kanou el Jue Mar 09, 2017 3:07 am

Fue un día perfecto para mi , buenos momentos , buenos instantes , excelentes recuerdos . Mi día empezó un tanto extraño me levante de mi cama con una sonrisa , decidido en que hoy entrenaría duro , en que hoy daría lo mejor de mi y demostraría que seré uno de los ninjas mas fuertes del mundo shinobi , el guerrero con mayor prominencia de Kakkinoaru'en . Mis pies tocaron levemente el suelo , se sentía frió , sin importarme salte de la cama , troné de mis dedos , mi cuello y me dirigí hacia el closet , busqué entre tantos ropajes hasta que por fin encontré mi atuendo preferido , un chaleco negro y mis pantalones negros acostumbrados , me coloque el chaleco dejándolo abierto sin nada abajo y pierna por pierna iba colocándose el pantalón , mi Compañero Ryan traía en su boca mis sandalias preferidas , simplemente sonreí y acaricie su cabeza suavemente . Ya estaba listo para salir , listo para emprender una nueva aventura y tratar de tener nuevas experiencias . Salí acompañado de Ryan hacia las calles del Pueblo , compre unas cosas , nada importante , solo Carne seca y algo de Carne de Res , en el camino me había encontrado con un amigo , el joven simplemente me saludo y me dijo con una sonrisa muy amigable.

- Oye Kan viejo amigo , te invito a una fiesta en el bosque , ya sabes en un bar que hay por ahí , sera divertido.

Mire al chico con cierta extrañe nunca en mi vida me habían invitado en alguna actividad como esta . Le mire y sonreí para decirle de manera amigable :

- Ahí estaré ....a las 8:30

Diciendo esto seguí mi camino sin decir nada mas , la verdad no era de muchas palabras , en este mundo hay personas que distorsionan mucho los argumentos y no quería meterme en algún problema por ellos , derrepente , sentí un viento frió que cruzo por mi nuca , sentí un escalofrió , un mal presentimiento la verdad , no me gustaba esta sensación pero igual que importaba , si simplemente tenia que olvidarme de todo y ya .

Llegando la noche finalmente me prepare y me coloque mis mejores prendas de vestir , me dirigí hacia el bosque con una sonrisa acompañado de Ryan ,llegando a la entrada del inmenso bosque , tuve unos hermosos recuerdos de los entrenamientos pasados y las aventuras que había tenido allí , sin titubear salte de rama en rama llegando finalmente a una choza , entre a dicha choza despreocupado podía ver muchas personas hablando y haciendo de mas cosas , no le di importancia a nada de eso , me lance encima de un sofá , pedí un poco de Cerveza sin importarme mi edad y disfrute de la noche

Inuzuka Kanou
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: De la Lluvia al Bosque

Mensaje por Kiri el Jue Mar 09, 2017 2:42 pm

Estaba en mi habitación, meditando un poco, buscando relajación, paz… lo cual me fue imposible con tanta algarabía que ocurría allá abajo. La supuesta fiesta no mostraba señales de que fuera a cesar pronto, si el ruido no se mantenía igual entonces aumentaba a causa de que cada vez llegaba alguien más a participar en el susodicho evento. No iba a lograr nada de esa manera, por lo que me dispuse a bajar a volver a amarrar mi chokuto a mi cintura, agarrar todas mis herramientas e ir a decender las escaleras para ver qué pasaba abajo. Las escaleras terminaban justo a la derecha del posadero y su mostrador, por lo que sin terminar de descender la misma ya me encontraba a su lado, -Que rayos le pasa a esta gente, no puedo escuchar ni mis pensamientos-, le decía al mismo con la esperanza de que pudiera hacer algo, -Si intentas dormir un día como hoy estás en un serio aprieto, sus fiestas comienzan en la tarde y no terminan hasta el amanecer, te iría mejor que te unieras y te desmayaras de tanto alcohol a que intentaras dormir por ti mismo en tu cuarto-, argumentaba el posadero, matando todas mis esperanzas para tener un sueño tranquilo. –Me lo hubieras dicho antes de dejarme rentar un cuarto en tu posada-, pensaba en mi cabeza mientras analizaba los alrededores de la habitación. Podía percatarme de la presencia de tanto shinobis como gente común, diferenciados por las armas de unos y la ropa simple de otros, sin contar que los ninjas tendían a tener algo en su aspecto que los hiciera destacar, lo cual encontraba interesante. Entre ellos un muchacho por su soledad destacaba, un chico como de mi edad, de cabellos negros y ojos ámbar, sus características que más destacaban eran las cicatrices en su rostro que mostraban que el mismo debió verse en situaciones de peligro al igual que muchos shinobis en el bar, con su chaqueta abierta este mostraba sus músculos como si estuviera orgulloso de los mismos, lo que me llamaba la atención de este, era que llevaba el broche de oro de uno de los feudos del país del Fuego, Kakkinoaru'en, por lo que suponía que debía trabajar para el dicho Feudo, Mientras los otros shinobis a simple vista carecían de señor feudal, o probablemente eran criminales completamente autónomos, incluso de la ley, pero en ese momento todos estaban borrachos y haciendo algarabía como si fueran unos ciudadanos más del país celebrando su vida como si este fuera el último día de la misma, la verdad que así era como lo estaban viviendo, bebiendo hasta no poder más, entrando en un estado donde los sentidos no fueran los mismos, volviéndose cada vez más traicioneros con sus amos, confundiendo y nublando su mente. Tal vez fue por eso que desde una esquina del bar, un hombre robusto claramente mayor me llama diciendo -¡Karu, cuanto tiempo!, ¡Ven, ven, siéntate con tu tío, ayúdame a contarle a estos dos sobre nuestras aventuras en el país de la cascada, para ver si estos novato aprenden un poco de los veteranos!-, el hombre no tenía escrúpulos al vociferar con los supuestos novatos entre nosotros, sentados en su misma mesa. La situación realmente me extrañaba, por lo que le comenté al posadero, -¿Qué le pasa a ese hombre?, no soy familiar de él, ni siquiera lo conozco-, -Ah, ese es el viejo Haru, está un poco atontado por el alcohol, cuando se pone así confunde a cualquiera con algún familiar perdido y comienza a contar historias inventadas de sus supuestas aventuras. Vamos, no seas así, síguele la corriente al pobre hombre-, el encuentro me parecía absurdo, pero no tenía nada más que hacer ahí abajo, e irme a dormir no era una opción por el momento. –Ya qué, tal vez aprenda algo nuevo de esto-, me dirigí a la mesa del hombre y me senté a su lado, ordenó otra ronda de bebida para los cuatro, compartíamos la mesa con dos shinobis claramente jóvenes y según por lo que decía el viejo, aún inexpertos, a estos se le veían claramente unas miradas de asombro, como la de un niño cuando un soldado le va a contar sobre sus proezas en el campo de batalla. Si no estuvo claro desde que encontré la posada en medio del bosque entonces estaba claro ahora, esto no iba a ser común y corriente, y este día no iba a pasar sin sorpresa alguna.

Datos:
Stats:
• Ninjutsu: 6
• Taijutsu: 4
• Genjutsu: 9
• Velocidad: 4
• Resistencia: 3
• Fuerza: 2

Armamento:
• Senbons (10)
•Chokuto

Habilidad Pasiva:
Hieta karada (冷えた体, Cuerpo Frío):
Debido a que los Kiri están acostumbrados a los climas fríos y debido a la exposición prolongada a la helada niebla de sus técnicas, su cuerpo se ha adaptado de tal forma de que se maneja mucho mejor bajo la lluvia o a merced de una ventisca helada. Ahora bien, se sentirá incomodo en un lugar calido. Al poseer esta habilidad, se obtendrá una penalización de 2 puntos en velocidad en climas cálidos (países como el del viento, el de la roca, el de la hierba) o a causa del calor ocasionado por técnicas como las del Katón o el Yoton que provoquen un calor continuo y considerable. Tendrá una bonificación de 2 puntos de velocidad en países fríos (países como el de la nieve, el de las olas y el del hierro), en días lluviosos o dentro de la neblina del clan. En tierras templadas, como el país del Fuego, el país de los ríos y otros lugares que no sean desérticos, tropicales, nevados, fríos o tundras, no tendrán ni ventaja ni desventaja, pero aún preferirá días más fríos y nublados.
Kiri
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: De la Lluvia al Bosque

Mensaje por Inuzuka Kanou el Jue Mar 09, 2017 9:30 pm

Mire con sumo desinterés a los presentes en la fiesta , la verdad , es que no me sentía a gusto con tanto ruido , mis ojos se posaron en un mujer , una mujer con hermosas curvas y voluptuosos atributos , quede maravillado ante su belleza , no podía evitarlo , el verla bailar y menear sus caderas me hacia pensar en las tantas mujeres que estuvieron en mis aposentos y esta no seria la excepción , la chica se veía en un estado de ebriedad significativo , note en ella unos hermosos pendientes , un brazalete de oro con una gema color rojo incrustada en el centro , sonreí , pues al ver una manera tan fácil de conseguir tan hermosos artículos , sin mencionar , una Katana bien afilada , con una hermosa hoja , se podía notar que no podría pesar mas de 2KG , me troné los dedos levemente , tomé un dos vasos de Whisky y me dirigí hacia ella , note que se sentó en la barra y me senté a su lado para decirle de la siguiente manera: Loca noche verdad?? , te apetece un Whisky?? . Dije mientras miraba a la chica que apenas podía colocarse de pie mirarle con una sonrisa boba diciendo: Claaaaroo que si .... eres un Joven muy guapoo. Dice tomando el Wisky y bebiéndolo cayendo finalmente al suelo ebria , la gente nos veía y yo sin mas le tomé y la lleve afuera , la acosté en el césped , tome todas sus pertenencias valiosas incluyendo la Katana y me fui de allí , mi hogar quedaba muy lejos por lo tanto me dirigí hacia una posada cercana que estaba cerca de allí , le pregunte al posadero lo siguiente: Acaso hay algún lugar disponible?? . Dije esto para que el posadero me responda . Si , acompáñame. Diciendo esto le seguí hasta una modesta habitación , conforme iba entrando , tome todo lo que este tenia de valor sin que el viejo se de cuenta , llegando finalmente a hasta el cuarto , me lance en la cama y se quedo simplemente mirando hacia el techo sin decir nada , simplemente sonriendo admirando todo lo que se podía conseguir sin hacer mucho esfuerzo.
Inuzuka Kanou
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: De la Lluvia al Bosque

Mensaje por Kiri el Dom Mar 12, 2017 3:48 am

La noche se encontraba cada vez más apagada, pero la posada se mostraba cada vez más viva, los inquilinos de la misma hablaban cada vez más alto, si es que así se podía llamar a ese intento de entrar una o dos palabras incoherentes en oraciones repletas de carcajadas y golpes sobre la mesa. Llegaba un punto en que mayor parte de la cerveza que ordenaban los fiesteros terminaba en el suelo debido a los torpes movimientos de los mismos. En medio de todo el anciano seguía contando su historia con pasión, -…Entonces le dije, “!Cuidado con el perro!” pero la pobre mujer no me hizo caso…-. No había tocado mi bebida, no me atraía mucho la idea de beber dicha sustancia hasta el punto de perder el control de mi mismo, y mucho menos cuando lo que quería era mantener un perfil bajo entre tantos extraños, al contrario de una mujer que luego de caer borracha al suelo, fue sacada de la posada. La fiesta seguía su curso, pero entre tanta algarabía salió un hombre con un sombrero morado en la cabeza y cabellos rubios saliendo de la misma que, con mucha dificultad para mantenerse parado, se colocó en el centro de la habitación, -…Por eso siempre que voy a comprarle pan a ese hombre, primero me asegu… oh ¡Shhh! Hagan silencio, que él va a hablar-. –Señoras y señores-, esas palabras parecían ejercer una especie de encantamiento sobre todos los shinobis del bar, porque inmediatamente fueron pronunciadas, todos cayeron en un silencio casi súbito. –Por lo que he visto los preparativos ya están listos, creo que es correcto decir que ya es hora… ¡De qué empiece la fiesta!-.

Ni el más grande estruendo de la tierra pudo superar el griterío que esa frase generó entre los que se encontraban allí, si pensaba que la bulla que hacían antes era mucha, estaba llevándome una gran sorpresa. –¿Fiesta, a que se refiere?, ¿No sé supone que esta era la fiesta?- le decía a los que se encontraban en mi mesa mientras los mismos celebraban, miraba a cada uno para saber quiénes habían escuchado mis palabras, pero estás cayeron en oídos sordos, a diferencia de las ordenes del hombre las cuales se recibieron claramente, –¡Traigan la formula!-, sin pasar ni unos segundos, varios hombres de vestimenta morada con un símbolo grabado en la espalda de las mismas entraron a la posada, trayendo consigo barriles de no más de 50 cm de altura que comenzaron a repartir entre la multitud que ahí se encontraba. –¿Formula, qué formula?- les decía a las personas cercanas que continuaban haciendo caso omiso de mis palabras mientras yo observaba los rostros de emoción que expresaban los shinobis que iban pasando los misteriosos barriles de madera entre ellos mismos, los cuales extrañamente tenían grabados el mismo símbolo que llevaban los que los trajeron. Mientras esto sucedía, pude ver como el posadero recogía sus pertenencias, se ponía una capa y procedía a irse del lugar. -¡Espera, a donde vas!-, le grité sin recibir respuesta, sin duda estaba confundido por lo que acontecía a mi alrededor, cada vez más personas le quitaban la tapa a los barriles, y se echaban encima el líquido que estos contenían. Era un líquido amarillento que luego de ser vertido varias veces, llenó la posada de un olor desagradable, los shinobis se echaban el mismo sobre sus cabezas como si intentaran bañarse con él, por lo que los miraba sumamente confundido, sin tener ni una mínima idea de lo que sucedía. -¡Karu, deberías probar esto! Ven, déjame ayudarte-, dijo el viejo antes de que este arrojara el extraño líquido sobre mí, -¡Pero qué…? ¿Qué crees que estás haciendo! Ya verás lo que…-, mis palabras salieron furiosas mientras sacaba un senbon para castigar la insolencia del viejo shinobi, pero tanto mi acción como mis palabras fueron interrumpidas cuando de repente sentí una extraña sensación en mí. Mis sentidos comenzaron a nublarse, mi vista se tornó borrosa, las voces que escuchaba se distorsionaban con cada vez más gravedad, todo mientras tambaleaba hasta llegar al centro de la posada. Sentía que la cabeza me daba vueltas mientras veía a todo el mundo bañarse en la todavía extraña sustancia, no pasó mucho tiempo antes de que mi cuerpo imitara mi cabeza y que yo mismo comenzara a dar vueltas con el mismo, vueltas que terminaron conmigo cayendo de espaldas sobre el piso de madera, haciendo que me quedara mirando al techo en los últimos segundos que me quedaban, antes de que mis ojos lentamente comenzaran a cerrarse, apagando mi mente con la oscuridad que trajeron los mismos...

                                 
霧霧霧霧霧霧霧


El resplandor del sol del medio día fue mi despertador en la mañana siguiente, despertándome de lo que se sintió como un profundo aunque incomodo sueño. Una jaqueca me acosaba mientras me levantaba del suelo de la taberna, en el techo un gran agujero era quien dejaba que cayera la luz sobre mí, y con ella, confusión. No recordaba nada desde que caí al suelo la noche de ayer… ¿o la madrugada de hoy?, ni recordaba bien el tiempo en que eso sucedió. En mi alrededor todo estaba repleto de mesas rotas, escombros por todos lados y personas inconscientes en lugares muy inusuales, una cabra pasó cerca de mí, la cual al balar solo me hacía preguntarme que hacía una cabra en ese lugar, a mi lado podía ver un hombre dormido en el suelo con un cerdo acostado encima de este en el mismo estado, cerca de la puerta se encontraba el viejo shinobi con 3 barriles de madera sobre su cuerpo, mientras el mismo estaba recostado en un estado inconsciente frente al umbral de la puerta, esta estaba destrozada fuera de la posada, con uno de los shinobis jóvenes que estuvo sentado conmigo en la mesa la noche anterior encima del ahora roto pedazo de madera.

Naturalmente, miles de preguntas surcaron mi mente, pero en ese momento sin siquiera pensarlo lo primero que hice fue retirarme del lugar. Me alejaba del mismo caminando por el bosque, todavía sobando mi cabeza por la jaqueca con la que comencé el día, a pesar de que había reanudado mi camino, no dejaba de hacerme la misma pregunta… -¿que fue lo que pasó ayer?-.
Off-Rol:
Como el otro personaje se fue de la posada y ya debo moverme con la trama de mi personaje, decidí terminar con el tema. Como el otro personaje ya no se encontraba supuse que podía tomar la libertad de tratar al mismo como un tema de trama personal, suponiendo que lo que pasara en este post no salpicaría sobre otros personajes.

Datos:
Stats:
• Ninjutsu: 6
• Taijutsu: 4
• Genjutsu: 9
• Velocidad: 4+2
• Resistencia: 3
• Fuerza: 2

Armamento:
• Senbons (10)
•Chokuto

Habilidad Pasiva:
Hieta karada (冷えた体, Cuerpo Frío):
Debido a que los Kiri están acostumbrados a los climas fríos y debido a la exposición prolongada a la helada niebla de sus técnicas, su cuerpo se ha adaptado de tal forma de que se maneja mucho mejor bajo la lluvia o a merced de una ventisca helada. Ahora bien, se sentirá incomodo en un lugar calido. Al poseer esta habilidad, se obtendrá una penalización de 2 puntos en velocidad en climas cálidos (países como el del viento, el de la roca, el de la hierba) o a causa del calor ocasionado por técnicas como las del Katón o el Yoton que provoquen un calor continuo y considerable. Tendrá una bonificación de 2 puntos de velocidad en países fríos (países como el de la nieve, el de las olas y el del hierro), en días lluviosos o dentro de la neblina del clan. En tierras templadas, como el país del Fuego, el país de los ríos y otros lugares que no sean desérticos, tropicales, nevados, fríos o tundras, no tendrán ni ventaja ni desventaja, pero aún preferirá días más fríos y nublados.
Kiri
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: De la Lluvia al Bosque

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.