¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Misiones de Howaitohasu
Hoy a las 1:40 am por Sorey Bokushi

» MISIÓN DE RANGO [C]: [RIVALS NOT ALLOWED]
Hoy a las 12:25 am por Afrodita

» Seeking the truth
Ayer a las 11:49 pm por Kohaku ~

» Una aventura de búsqueda.
Ayer a las 11:27 pm por Gouki

» Agua y Fuego
Ayer a las 10:24 pm por Crodos

» "Give me power" - Oikawa
Ayer a las 8:20 pm por Kazuo

» Mysteries on the Aruma {D}
Ayer a las 8:12 pm por Fuka

» [Social] Regreso e ida
Ayer a las 6:32 pm por Uchiha Michi

» Training review || Increase in Chi
Ayer a las 6:13 pm por Kakuja

» Strange event under the tutelage of the damned || Past
Ayer a las 6:05 pm por Kakuja

» Some kind of monster.
Ayer a las 6:00 pm por Chrom

» Misiones | Noche
Ayer a las 5:52 pm por Noche

» Solicitud de mision por parte de Uchiha Michi
Ayer a las 3:34 pm por Uchiha Michi

» Pies over Life
Ayer a las 3:17 pm por Uchiha Michi

» Encounter with the hunters || With Aaron
Ayer a las 9:06 am por Aaron Sureddo

» Revisión de Entrenamientos - H Uchiha
Ayer a las 8:07 am por H Uchiha

» Primer Entrenamiento: Fuerza
Ayer a las 8:01 am por H Uchiha

» Tablón de Misiones - H Uchiha
Ayer a las 5:59 am por H Uchiha

» The enmities must be temporary / Ryō Gameshi
Ayer a las 5:19 am por Ryō Gameshi

» NPC: Demyara (En proceso)
Lun Sep 17, 2018 11:37 pm por Kanari

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Misión de rango D: Inicio de una venganza

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Misión de rango D: Inicio de una venganza

Mensaje por Inari el Sáb Mar 11, 2017 6:18 pm

Misión de rango D: Inicio de una venganza

Lugar de la misión: País del Fuego / Capital Asahi
Tipo de misión: Misiones Varias
Descripción de la misión: Luego de que has pasado por todo eso en tu anterior misión la chica te ha dado su nombre Ren al amanecer y le has agradado, te considera una persona de su confianza que además te dejara quedarse en su hogar el tiempo que desees a cambio de que le hagas otros favores ¿Estás dispuesto a hacerlo? Si lo estás la chica te contara su historia sobre todo lo que ha sucedido con su familia, luego de ello ella comenzara a contarte sobre la misión que vas a realizar. Consiste en seguir e investigar a cierto hombre de la guardia de la capital, es una de las conexiones de los corruptos que se encuentran con el soldado de mayor rango que te había hablado anteriormente y al parecer ella ha hecho su tarea puesto tiene el conocimiento de que hay unos documentos que podrían ayudarle a comenzar a desenredar toda la red en cuestión de tiempo.

Al ser una misión posiblemente peligrosa eh inútil si te descubren, la dificultad de la misión radica en que debes escurrirte en la habitación de este hombre, buscar los documentos y robarlos sin crear un desastre que pruebe que has entrado en el, seguramente está en una caja fuerte por lo que nos era fácil pero si deseas ir por el lado fácil de abrirla deberás recurrir a robar la llave al hombre que lleva siempre encima. Si lo haces todo correctamente seguro todo se resolverá y serás correctamente pagado, claro está si aceptas. Aunque ciertamente pareciera que está abusando de tu confianza al pagarte tampoco por un trabajo tan peligroso.
Recompensa de la misión: 500 ryus.
Extensión mínima de la misión: 50 líneas.


La mañana llegaba con un zorro con un poco de resaca, la luz del día le molestaba en los ojos al punto en que no hacía más que hacer una mueca en su rostro mientras movía sus orejas animales de forma errática de un lado a otro, su cola de casi molesta azotaba la cama una y otra vez hasta que finalmente logro abrir los ojos muy molestos, hacía tiempo que no tenía una resaca de esa manera. – Rayos que molesto Fong ¿Por qué me enseñas a beber así? – Dijo tan molesto como podría estarlo cualquier con resaca luego de ser molestado por el sol entrando por la ventana, ciertamente era lo que le importaba o amenos hasta que finalmente vio a la chica rubia parado frente a la cama con una expresión de terror al verlo mover sus rasgos animales. Normalmente las mantenía ocultas para mantener el secreto pero al estar en este estado lo había olvidado todo, incluso el hecho de que Fong estaba muerto ya hacía mucho y que llevaba tiempo viajando solo por el país.

– T-Tu ¿Qué eres? ¿Un monstruo? ¿Un espíritu? – Dijo la chica con una voz de miedo y tartamuda tratando de controlarse, tal vez porque sentía que sus piernas no respondían del todo a lo que le pedía, sus instinto de supervivencia no respondía y tan solo se quedo parada allí a los pies de la cama. Inari siempre tan juguetón a pesar del mal humor que traía por la resaca sonrió mientras se levantaba a un lado notando su miedo, podía verse que no podía moverse del miedo mientras movía su cola de un lado a otra levantada con su capucha abajo pudiendo ver sus orejas.  – Esto no lo muestro a cualquiera, pero ha sido una sorpresa me has descubierto. – El joven bromeando con sus manos levantada a sus lados haciendo un gesto de cómo si no supiera que hacer. – Pero bueno soy lo que llaman un Kitsune, un zorro blanco mágico. – Mintió ciertamente pero era así como se sentía el joven y no dejaría pasar la oportunidad que le había otorgado el cómico giro del destino.

– Debes estar feliz por tener a un Kitsune ayudándote, somos muy fieles a quienes nos conectamos. – Volvió a hablar mientras terminaba de estar completamente cerca de ella y tomándola del mentón lentamente la beso, no fue un beso duradero sino más bien fugaz al punto en que cuando ella reacciono el joven ya estaba saliendo de la habitación estirando su cuerpo un poco como era normal al amanecer. – ¿Dónde está el desayuno? – Atrevido el hombre que no dudo en tomar asiento sobre la mesa mientras movía su cola de un lado a otro estando totalmente libre, no había nadie quien pudiera verle en el exterior y nadie en el interior que le importara que lo viera ya que la chica vivía sola. La dama corrió directo al comedor al verlo allí no dudo en creerlo todo, era muy crédula, tan inocente. – Eres mágico entonces, cumple mis deseos. Cumple el deseo de tu ama, necesito que hagas otra misione para mí. – Que chica mas mandona podía ser y aprovechadora de la situación, era crédula pero conocía la leyenda del zorro blanco, la conexión de la que hablaba era entre amo y subordinado.

– Bien, lo hare cuando me digas tu nombre y siempre y cuando me pagues. Yo soy un Kitsune un tanto diferente. – La chica frunció un poco el seño. – Mi nombre es Rem y te estoy dejando vivir en mi casa, estás refugiado en un lugar donde no te buscaran. Me debes esto además de que te eh alimentado ¿acaso no es suficiente esto par aun Kitsune? – El zorro simplemente movió su dedo índice de un lado a otro con una sonrisa. – No, no, no. Esto es solo un favor pero tengo el presentimiento de lo que me pedirás es algo más grande por lo que requiero de una paga monetaria, es algo que mi antiguo maestro me enseño y no incumpliré su enseñanza. – Sonrió con su engaño. – Si no deseas mi ayuda me iré y ya, no tengo problema alguno. – Continuo jugando con Rem tratando de sonsacarle más de lo que ya le estaba dando, era las ventajas de no ser un verdadero Kitsune, no debía seguir las reglas de los Zorros blancos al pie de la letra y lograba sacar un poco más de lo que debía.

La mujer no dejaba de estar enojada con lo que decía Inari pero la sensación de poder perder la oportunidad de una ayuda mágica le hizo ceder a las peticiones de este zorro. –Está bien, te pagare unos cuantos Ryus. Aunque has estado abusado mucho de mí, me has robado mi primer y segundo beso, eres un zorro pervertido. – Dijo finalmente avergonzada con lo que había dicho mas Inari no dejaba de burlarse de ella, era su forma de ser y lo que más le gustaba, le hizo una seña de que siguiera hablando más. – Ne- necesito tu ayuda de verdad, mis padres fueron víctimas de estos hombres hace un año atrás. Nosotros éramos una familia normal un negocio de comercio cerca de la plaza, no nos iba de maravilla pero era lo suficiente para vivir, o amenos lo era hasta que estos hombres llegaron pidiendo un pago por el impuesto de protección extra. – La dama se quedo un callada por un momento, Inari imaginaba que era por su pesar de contar aquella historia.

– La verdad era que el impuesto era protección de ellos mismos, si no pagábamos podían acusarnos de cualquier cosa como tráfico ilegal o simplemente un día podría arder nuestro negocio sin previo aviso o sin ningún culpable. Mi padre se opuso rotundamente y con el tiempo comenzaron a molestar con que traficábamos, logramos evitarlos por un tiempo pero no para siempre. – La chica comenzó a soltar lágrimas de sus ojos por la tristeza y angustia que le provocaba todo lo sucedido, luego de esto tratando de mantener su voz comenzó a contar nuevamente. – Ellos lograron culpar a mis padres de traficantes y encarcelarlos, el resto de mi familia por temor a caer en el mismo destino huyo del país, yo no podía huir simplemente y dejar a mis padres encerrados. Quiero sacarlos y si es posible hacer justicia. – Secándose las lágrimas la dama comenzó a calmarse de a poco haciendo ejercicios de respiración mientras Inari solo la observaba con tranquilidad, como si no le importara en lo absoluto y era así.

– Bien háblame de la misión mientras como. – Dijo el chico observándola confiado en que le darían de comer y así fue, la chica le dio unos Onigiri enseguida mientras aclaraba su garganta sentándose al frente del joven. – Esta bien, eh investigado por mi cuenta, estos hombres no me tienen solo como enemigo a mí sino a muchas personas en la capital pero ninguno con valor o poder para demostrar nada. En una taberna una chica que siempre atiende a los soldados y los aborrece los escucho hablar sobre algo relacionado con unos hombres a quienes habían extorsionado y le habían entregado los documentos para ello, este hombre se llama Hark y es un hombre de un rango un poco alto pero del lado del secretariado, no sabe luchar ni nada por el estilo pero los documentos están en su habitación bajo una caja fuerte. – Lo miro fijamente tratando de ver si le estaba prestando atención mientras comía, Inari escuchaba todo lo que le decía y un poco de lo de afuera, le hizo una señal con su mano para que continuara hablando.

– Bien, quiero esos documentos pero están en la habitación de Hark en una caja bajo llave. El lleva la llave encima todo el tiempo y no solo eso, no puedes dejar nada que indique que has estado en su habitación, todo debe quedar intacto como si nadie hubiera estado allí. Seguro no se dará cuenta de los documentos porque ya los leyó pero de igual forma lo haremos todo lo más rápido posible para que no se den cuenta de nada y no les dé tiempo para reaccionar. – Inari sin tomarse nada enserio sonrió terminando de comer mientras se levantaba lentamente de la mesa sacudiendo sus ropas limpiando los pequeños granos de arroz que habían caído en su ropa, al igual tomo algunos mas de sus mejillas y las comió, el chico comía mas como un animal que como una persona normal. – Entonces dentro de poco te traeré esos documentos, para hoy mismo los tendrás, solo dime como es el tal Hark y donde encontrarlo. –

La chica se levanto de la mesa de golpe con ojos esperanzados. – ¿Enserio? no puedo creerlo, el seguro estará en la taberna de la aldea y es un hombre de cabello un poco canoso con unas cuantas arrugas en sus mejillas, extrañamente su maldad lo ha hecho envejecer más que la edad que tiene pero se lo tiene bien merecido. – El joven de cabellos plateados con esa breve descripción le era suficiente para partir directo a la taberna, sabia donde iba a estar y conocía un poco su aspecto por lo que sería fácil. Por su aspecto podría predecir un poco su manera de actuar, tal vez le vaya mal con las mujeres por lo que podría usar eso no obstante como plan B. – ¿Dónde vive ese hombre? Debo saber si voy a buscar los documentos, no soy adivino ¿sabes? – Algo curioso para un ser “mágico” pero la chica no dudo en decirlo. – Esta en el centro de la ciudad es una casa color marfil con un gran árbol de cedro cerca a dos casas del local “Seda de la Diosa” no sé si te abras dado cuenta pero es una tienda de telas, así que será fácil de saber. –

La chica estaba tan entusiasmada con lo que decía que incluso hacía sentir un poco incomodo a Inari y esto era algo difícil, solo en ciertos momentos se sentía así pero tendría que soportarlo mientras jugaba, ganaba dinero y a la vez tenía un hogar siempre y cuando esta no se propasase. El joven arreglo sus ropas, coloco la capucha para esconder sus orejas y finalmente volvió a dejar caer su cola dejándola suelta como si solo fuera un adorno, era muy molesto tener que ocultar partes de su cuerpo especialmente controlar sus emociones para que su cola no se moviera en momentos inadecuados. El sol era radiante por lo que aprovecharse de los borrachos sería difícil en un día tan fresco y hermoso, pero tendría que amenos investigar si el hombre se encontraba en la taberna que no se encontraba muy lejos en cambio su casa si estaba un poco alejada de su posición.

Camino por las calles de la capital no por mucho, apenas cruzo unas cuatro calles largas y ya estaba con la taberna en frente, un ancho edifico de tres pisos uno más pequeño que otro  y con unas pocas personas entrando en él, se imaginaba que era por las horas del día que eran además que lo más seguro es que allí solo podría encontrar mercenarios y hombres sin un feudo que buscaban trabajo, alcohólicos, reuniones o alguien que buscara información como era de esperarse tan temprano en un lugar como este. Inari entro tratando de ocultar su rostro debido a su rostro tan joven podría llamar demasiado la atención, observo los alrededores y entre el olor de alcohol y sudor pudo notar un olor muy conocido. Allí justo a un lado de la descripción del hombre que le habían dado para buscar estaba aquel hombre que le había atrapado engañando a alguien, sin duda era un poco fuerte y no podría acercarse sin ser detectado pero podía estar a cierta distancia y escucharlos, se sentó en una mesa cerca al bar esperando escuchar a estos hombres.

Los hombres hablaban de una carta, aparentemente el secretario la había recibido y guardado, se reía de ello y además de eso estaba regocijándose de que nadie podía tocarlos y los que se opusieran serian castigados como las personas de esa carta. Observando y escuchando que no se irían por un buen rato decidió que era mejor no intentar robarle la llave, le tomaría mucho tiempo y no sabría si tendría otra oportunidad por lo tanto decidió levantarse y marcharse, no sin antes robarse unas malas miradas saliendo de la taberna. Esta vez se dirigiría directo hacia el hogar de aquel hombre, con una descripción un poco adecuada pudo caminar tranquilamente para no llamar la atención sobre los pobladores y así poder pasar de percibido, una misión de infiltración debería tratar de actuar como una persona normal.

No paso mucho tiempo pero lograba observar una casa con un árbol exactamente como lo había descrito Rem, a unas cuantas casas del comercio que le había dicho también que además de eso atraía algunas cuantas personas dejando el lado de la calle donde estaba Inari mas vacio de lo que debería por lo que le daría una pequeña ventaja, no obstante con su capucha colocada observando a los lados disimuladamente para ver si alguien lo observaba decidió adentrarse a un callejón para subir los muros y finalmente entrar por una ventana sin hacer mucho ruido ni dejar huellas de su calzado. La habitación en la que se encontraba parecía ser una habitación de repuesto que predeciblemente estaría vacía para alguien tan corrupto y solitario hombre, se imaginaba por su forma de actuar y además de ello por su apariencia.

Cruzo la puerta de la habitación ahora adentrándose más el hogar de aquel hombre, observa a ambos lados el corredor que camino hasta cierto punto de lo que parecía una oficina con la puerta entre abierta donde parecía haber salido apurado no sabía el por qué pero no le importaba. Entro a la oficina lenta y silenciosamente tratando de no tocar nada que no fuera necesario para que todo quedara tal cual como estaba, el cofre no estaba  simple vista puesto no lo encontraba con solo mirar de un lado a otro por lo que delicadamente comenzó a buscar en los cajones, armario hasta que finalmente lo descubrió bajo la cama ¿Cómo no se le ocurrió allí en un principio? Pues no pensó que fuera tan estúpido para tenerlo en un lugar tan simple ¿Cómo podían tener una red de corrupción de esa forma? Le daba a entender que no eran más que una pequeñez que molestaban a las personas correctas.

El cofre era pequeño hecho de madera con la cerradura de hierro obviamente cerrada, no podía romperlo puesto daría a entender que había estado alguien allí ni mucho menos llevarse el cofre, por tanto concentro una pequeña cantidad de chakra en sus uñas colocando el cofre con la cerradura hacia arriba entre sus piernas sujetándolo con firmeza. Sus uñas índice crecieron alargadas y finas lo suficiente para adentrarse en la cerradura y dejar unos pequeños espacios, con estas uñas no poseía filo por que las había hecho de esta forma pero su tamaño alargada le permitía el lograr encontrar el punto de apertura de la cerradura para forzarla a abrirse. Fong era un maestro muy corrupto cometiendo los pecados Shinobi pero que le había otorgado unas grandes habilidades como era el abrir cerraduras con ganzúas o sus propias alargadas uñas, aunque esto era más un toque más persona de parte de Inari.

El cofre no tardo mucho en abrirse frente a las garras de Inari por lo que las volvió a la normalidad mientras comenzaba a tomar todos los papeles del cofre, muchos eran documentos sobre las estafas realizadas mientras que otras eran simples cartas sobre lo que les había sucedido a los que no cooperaban con sus estafas, entre ellas una carta específica sobre los padres de Rem quienes habían muerto en prisión luego de trabajo forzosos. Aparentemente habían comenzado a formar muchos amigos dentro en contra de ellos y tuvieron que eliminarlos luego de torturarlos para que delataran a los demás que estaban con ellos, una muerte cruda con un final de la carta “fue bastante divertido y hemos acabados con todos los cabos sueltos” todo era muy explicito y le hacía preguntar a Inari ¿Por qué conservar algo así? ¿Para salvar su propio cuello en caso de una traición? O simplemente era para regocijarse cada que pudiera.

Tomo la carta y lo coloco en su bolsillo derecho, los demás documentos incriminatorios los coloco en su bolsillo izquierdo y dejo algunas cartas que no le importaban en el cofre para luego cerrarlo logrando escuchar como pasaba el seguro del cofre colocándolo debajo de la cama en el mismo lugar y finalmente volvió sobre sus pasos para salir por la ventana por la que había entrado, su misión estaba cumplida esperaba eso y que el hombre no se diera cuenta de la falta de sus documentos hasta que ya fuera tarde. En las calles todo seguía igual puesto no había pasado más de cuarenta minutos dentro de esa casa y nadie parecía haberlo visto entrar o salir de la casa ya que se había adentrado en un callejón oscuro para entrar en el hogar, todo marchaba bien hasta allí.

De vuelta a la casa de Rem la puerta estaba abierta como siempre, la joven se encontraba allí esperando, su rostro de impaciencia no dejaba de caminar de un lado a otro hasta ver a Inari entrar por la puerta  donde solo se le quedaba mirando directo al rostro de tal manera que lo hacía sentir algo molesto con esa mirada penetrante. – Aquí están tus documentos. – Dijo con una sonrisa mientras sacaba los papeles de su bolsillo izquierdo. – Tal parece que tenías razón, todo está allí así que mi misión está cumplida Rem. – Su expresión volvía a cambiar a una sonrisa puesto estaba feliz de que finalmente podría salvar a sus padres de aquellos hombres y los volvería a ver, además de eso acabaría con la red de corrupción que tanto odiaba, tanta era su felicidad que no pudo evitar abrazar al joven zorro. – ¡Gracias¡ ¡Gracias¡ muchísimas gracias Kitsune. Eres lo mejor que me paso en la vida, con esto salvare a mis padres seguramente toma tu paga y como siempre puedes quedarte tanto como quieras. – Continúo con una sonrisa abrazándolo hasta que este lo aparto de su cuerpo, para finalmente sentarse en la mesa. – Bueno ya es hora del almuerzo ¿No? – Culmino mientras tomaba otra bolsa de Ryus y las colocaba en su bolsillo derecho junto a la carta.

Datos:


219 Lineas
-  Stats

• Ninjutsu: 9
• Taijutsu: 2
• Genjutsu: 1
• Velocidad: 4
• Resistencia: 3
• Fuerza: 4  
Inari
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.