¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» El llamado de la Cascada.
Hoy a las 5:29 am por Hushika Kugutsu

» Venenos Yusuke
Ayer a las 11:15 pm por Yusuke

» Perfil de Hiro Uchiha
Ayer a las 8:12 pm por Hiro Uchiha

» —Red Ryō △ Jiran's Missions
Ayer a las 4:39 pm por Jiran

» [Viaje] De Lluvia hasta Fuego
Ayer a las 4:51 am por Hitagi

» Mision
Dom Dic 10, 2017 10:13 pm por Hiro Uchiha

» A la grande la llamo mordiscos
Dom Dic 10, 2017 10:10 pm por Hiro Uchiha

» ¡Ingresando en nuevas Tierras!
Dom Dic 10, 2017 4:25 am por Catherine

» Genin I - Fūin: Kaihō Yōken.
Dom Dic 10, 2017 3:25 am por Gakumon

» — Thunderous Freedom | Con Sukino.
Sáb Dic 09, 2017 9:25 pm por Lyd.

» (2ºExamen Jonnin) Declaración de guerra
Sáb Dic 09, 2017 6:19 pm por Uchiha Ōgama

» Viaje al Pais de las Aguas
Sáb Dic 09, 2017 5:29 pm por Dastan O'Donnell

» Katana (Progresiva
Sáb Dic 09, 2017 4:07 pm por Gakumon

» Red Road || Técnicas
Sáb Dic 09, 2017 12:55 pm por Gakumon

» Misiones| Hikarime
Sáb Dic 09, 2017 3:56 am por Uchiha Sukino

» No corta el mar, sino vuela { + Pao & Dastan}
Sáb Dic 09, 2017 3:31 am por Uchiha Sukino

» —Crimson Knife △ Jiran's Dices
Vie Dic 08, 2017 10:51 pm por Loremaster

» Una nueva sugerencia para el Fuin.
Vie Dic 08, 2017 10:18 pm por Yabuki Joe

» Three sun's dawn. — Encounter. —
Jue Dic 07, 2017 8:36 pm por Yottan

» Misión de rango B: Protect the brutal slaughterer.
Jue Dic 07, 2017 4:14 pm por Yusuke

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Monster or Woman?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Monster or Woman?

Mensaje por Akkarin el Mar Mar 14, 2017 12:16 pm


モンスターか女?

Monster or Woman?







Aquella con cabellos azules resaltaba entre la muchedumbre de civiles que se amotinaban en las puertas de la Capital, pasando por los controles de los guardias antes de permitirles el paso. Parecía mostrar paciencia, pero una rectitud característica de los soldados entrenados la hacía destacar aún más entre esa cantidad de civiles.

Una razón había para su presencia ahí, recordó.

“La sorpresa cruzó por el rostro de la mujer del hielo, interrumpida en medio de su comida en la taberna de la Capital por un mensajero del mismo País del Fuego. Se le veía agitado de entrada, llegando a cruzarse por la mente de la muchacha en primera instancia de que venía a por ella y no por buenos motivos. Había estado equivocada, cosa buena, pero la contraparte venía en forma de pergamino urgente por parte de tan alterado hombre.

S-Señora Yuki, traigo para usted un encargo urgente por parte dela Guardia de la Capital. Requerimos sus servicios con urgencia —había agitación en su forma de hablar; jadeaba, era notorio que se había dado prisa para llegar hasta ahí, apenas empezando a controlar su respiración. Le entregó el pergamino con el pulso haciéndole temblar. Tomó un largo minuto en abrir y leer su contenido, cambiando el rostro progresivamente su lectura del mismo confirmaba las palabras del hombre—. ¿Acepta el encargo?

Por supuesto —fue su confirmación, cerrando el mismo rollo con calma y observando lo que quedaba de su plato. El alivio surcó por las facciones del hombre, quien parecía liberar toda la tensión contenida—. ¿S-Soy yo el primer m-miembro avisado de esto?

Sí, ahora pasaré en busca de los demás —respondió al instante, con una mirada inquisitiva en la joven de cabellos azules—. ¿Algún mensaje que desee entregar añadido a esto?

A-Avíseles de reunirse en las puertas de la Capital. P-Partiremos en dos horas —la Yuki ahora ya estaba en pleno modo de trabajo, terminando lo que quedaba en el plato con impoluta educación antes de levantarse. Dejó en la mesa el equivalente al precio de su comida, dispuesta a irse hacia la posada para prepararse—. M-Muchas gracias por s-su trabajo. S-Si me disculpa…


Y ahí se encontraba, esperando pacientemente a la aparición de los restantes miembros de la misión, en el punto de encuentro que ella misma había marcado para aligerar la salida del equipo hacia el bosque. Según tenía entendido, a quien tendrían que dar caza se trataba de alguien superior en capacidades, incluso después de su lesión. Era la especializad de su campo y clan ese tipo de misiones, pero una inquietud siempre la recorría cuando la desventaja de habilidades aparecía.

Hasta que no tuviera claro cuáles eran sus compañeros y las habilidades que estos mismos poseían, no podrían idear una formación, ni tampoco una estrategia acorde a estas. Se impacientaba, algo extraño en ella, cruzándose de brazos mientras repiqueteaba con el pie varias veces por segundo.

Un rastreador iría bien para esta misión, al igual que alguien experimentado en combate” —pensó la muchacha, sin expresión alguna más allá de la serenidad y calidez propias de su persona, aunque algo más empañadas por su diligencia profesional—. “Espero que hayan pensado en eso a la hora de reclutar a los miembros.

Esperó, con una paciencia al límite, con la hora presente en su cabeza. No le caía nada bien la falta de puntualidad, pero aún quedaba un cuarto de hora desde la hora que ella misma había impuesto por la urgencia. Había podido cambiarse correctamente a algo muchísimo más cómodo para ella, ante la necesidad de libertad de movimiento que habría y mantener un perfil que instara a su subestimación, así como percepción de si misma como civil.

Para ella, el solo hecho de un momento de duda era una oportunidad.


OFF:

Aspecto:

Akkarin
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Monster or Woman?

Mensaje por Xiao Inuzuka el Mar Mar 14, 2017 9:43 pm



Su padre había tardado alrededor de media hora en dejarla salir de casa, alegando que no podían llamarla tanto para tener misiones, que aún era pequeña, que el mundo era cruel. Su madre ayudó con unos cuantos golpes al Inuzuka mayor y así pudo ir a la zona que le indicó el tembloroso jovencito que sufrió las preocupaciones del jefe de familia. Como fuese, ya estaba rumbo a la zona donde le habían indicado, aunque la misión seguía disgustándole mucho. ¿Por qué debían proteger a ese hombre si era un incompetente? Pero bueno, el deber era el deber y ahí no debía morir nadie si podían desempeñar sus funciones en pos de no dejar heridos de ningún tipo. Su parte más emotiva simpatizaba con las razones de a quien se le había encargado detener, no estaba segura si podría hacerla cambiar de parecer, menos sin una voz que le ayudara para que entendiera, pero de que lo intentaría, lo haría, mucho más allá del objetivo de la misión misma.

Koe la sacó de sus pensamientos con una leve mordida, esa que le hizo visualizar a una chica de cabello llamativo en el punto de reunión. ¿Acercarse o no? No disponían de mucho tiempo si querían evitar el asesinato de aquella escoria, así que se decidió a avanzar con su imponente metro cuarenta y algo de altura para quedar frente a quien parecía haber llegado antes. Hizo una ligera reverencia antes de mirarla con intensidad en busca de que hablara. ¿Debía presentarse de  mejor manera? Quizás si, por lo que rebuscó entre sus cosas hasta dar con el pedazo de pergamino donde llevaba anotado su nombre, lo señaló, luego se apuntó, hizo lo mismo con otro trozo de papel que llevaba el nombre de Koe.  La chica tenía aires de ser lista, quizás entendiera con eso que no podía hablar, pero que estaba dispuesta a explicar lo mejor posible lo que se le solicitara.

« Espero que esto sea suficiente, no sé si tendré demasiado tiempo para escribir ».

Seguía un tanto preocupada por el plan de acción, pero ella no era buena realizando estrategias, así que se lo dejaría a sus futuros compañeros. Confiar en ellos era lo único que si podía hacer sin ninguna duda de por medio, por otro lado, Koe parecía ensimismado en oler a la extraña, ¿Por qué? No lo entendía, así que esperaba que aquella chica, no le tuviera miedo a su cachorro de lobo.


Xiao Inuzuka
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Monster or Woman?

Mensaje por Seiichi el Mar Mar 21, 2017 5:12 am




Era un nuevo día para el manipulador de las llamas. Las misiones exitosas se acumulaban como pruebas evidentes de su eficiencia, en un historial que aún no había conocido el fracaso. Seiichi Kaen continuaba con su búsqueda personal; solitaria e incierta, moldeaba su carácter y habilidades a gusto de sus superiores. El camino de la rectitud. Esa misma mañana, se encontraba en las costas del país intentando combinar su elemento imperfecto con las aguas del mar. Pensaba que, al ser llamas a temperaturas glaciales, podían ocasionar algún efecto congelante sobre las mismas. Experimentaba con lo que podía hacer, siempre buscando expandir su abanico de técnicas un poco más. Por desgracia para él, había sido interrumpido en el medio de su sesión por un mensajero, el cual parecía estar pasando por un mal momento. Agitado y repleto de sudor; indicios de una emergencia que necesitaba ser tratada cuanto antes. El bicolor dejó inmediatamente lo que estaba haciendo, mientras las ascuas azules que le rodeaban se iban disipando. Tomó el pergamino sin decir siquiera una palabra; primero debía estar al tanto de la situación y así determinar su función en el asunto.

— Vine tan rápido como pude. M-me dijeron que sus habilidades podían ser de mucha ayuda e-en una misión como esta. — El mensajero descansaba las manos inquietas en sus muslos, con un constante golpeteo de los dedos contra las armas que colgaban de ellos. La mirada inexpresiva del muchacho de la quemadura, se tornó en una de disgusto. Una de desprecio, con una arruga en la frente por fruncir el ceño. Podía ser la primer misión en su carrera como Shinobi, en la que se sentía un poco identificado con el objetivo. Una mujer que se había convertido en una exitosa ninja de gran renombre, tras haber cumplido órdenes y jugado su cuello en más de una ocasión, terminó siendo victima de algo que Seiichi odiaba más que nada… La mediocridad. Como una imagen futura de sí mismo y un claro recordatorio, de que sin importar cuánto avanzase, siempre se encontraría con compañeros ineptos. — ¿Viva o muerta? — Rompió el silencio, con la misma frialdad de siempre. La pregunta agarró por sorpresa al mensajero, alterando todavía más su estado. A pesar de comprender las razones por las cuales esa desertora quería acabar con el hombre, ahora no era más que otra criminal bajo los ojos dispares del perfeccionista. — N-no hay preferencias… Solamente quieren que se detenga. — Seiichi asintió con la cabeza, pasando por la izquierda del tembloroso ciervo y partiendo camino al punto de encuentro.

En el camino, analizaba con detenimiento las aptitudes de la ex Jounin que mencionaba el pergamino. Teniendo en cuenta el hecho de que podría superarlos estratégicamente, necesitaban a un Genin capaz de revelar la posición del enemigo, antes de que este los encuentre a ellos. Asumió tras haber oído las palabras del mensajero, que su rol en aquella misión nuevamente sería la de atacante. Su razonamiento de estratega no se quedaba atrás, pero su poder ofensivo comenzaba a ganarse una reputación entre el rango Genin de Hinoarashi. Evitando la posible interferencia de otras personas durante el transcurso, se movía a toda velocidad por las ramas de los árboles con la técnica de cuerpo parpadeante. Denotó entre el verde de las hojas, la entrada a la Capital. Apareció frente a sus dos compañeras de misión en un cerrar de ojos a causa de la rapidez en la que estuvo viajando. Nuevamente, la mujer de cabello turquesa era una de sus compañeras de misión. — Yuki Akkarin. — Acompañó su reverencia con un reconocimiento. Una persona más… normal, ya habría abandonado las formalidades para ese entonces. Le dedicó otra a la presente desconocida, quien parecía ser acompañada por un pequeño canino. Una especialista en rastreo, pensó el joven disparejo. — Me disculpo por la tardanza. No estaba en la zona. — Tampoco había tenido tiempo de llevar su vestimenta de combate, por lo que solo contaba con unos pantalones ninja, donde su muslo izquierdo era cruzado por vendajes. Y en el torso también una prenda oscura de mangas largas –arremangada- y abotonada, exceptuando los primeros dos botones.


OFF:
Apariencia:





Seiichi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Monster or Woman?

Mensaje por Akkarin el Dom Mar 26, 2017 8:22 pm





La aparición de sus compañeros no llevó mucho más tiempo del que había mencionado al informante. Poco antes de que la hora se cumpliera, casi justo, uno de los integrantes se le acercó directamente, captando su atención. Abandonado el lenguaje corporal que reflejaba su impaciencia y nervios en punta ante la naturaleza de la misión, la primera impresión que tuvo de su compañera inicial fue variopinta.

Primero, tenía un perro o algo parecido a un canino. Especialista en rastreo, por ende, punto a favor en esta misión. Menos mal, ya que rastrear a la caída en desgracia hubiera sido difícil sino y tenían el tiempo en su contra.

Segundo: era aún más pequeña que ella en altura, lo cual desentrañó en su fuero interno un sentimiento inherente de protección. No era algo bueno para un shinobi, pero era incapaz de remediarlo. Le recordaba a una niña y, por ende, la veinteañera se sentía con la necesidad de protegerla, incluso si era su compañera de misión.

Tendría que remediar eso durante la misión, puesto el transcurso de la misma se atisbaba violento.

No obstante, inicialmente le extrañó como la muchacha no profería ningún tipo de palabra o sonido. ¿Tal vez era el perfil callado, extremadamente cerrado? No lo parecía, al menos no por su expresión corporal. Entonces, ¿qué?

La respuesta vino cuando esta sacó un pedazo de pergamino, apuntando ‘Xiao Inuzuka’ en él, seguido de señalarse a sí misma. Hizo el mismo proceso con su acompañante canino, que, a diferencia del conocimiento común, ni siquiera se inmutó cuando se le acercó a olerle. Al contrario, se dejó, puesto le gustaban los animales plus era su compañera de equipo. Era lógico en su cabeza que el rastreador supiera de su olor por si acaso.

Pero a expensas de eso, la anotación mental estuvo ahí: no podía hablar por alguna razón. Esbozando una comprensiva sonrisa, asintió en reconocimiento—. E-Encantada, Xiao-san. M-Mi nombre es Yuki A-Akkarin, y seré su compañera en esta m-misión. V-Veo que son especialistas en r-rastreo, idóneo para e-esto —acotó, asintiendo conforme repasaba mentalmente—. Solo queda e-esperar al último compañero p-para partir de inmediato. T-Tenemos que asegurarnos de que nada ocurra, p-para evitar consecuencias mayores para a-ambos bandos.

Hablaba tanto de a quien debían proteger como cliente, como a la propia enemiga que, en realidad, no era más que una víctima más de una situación desfavorable.

Como si sus palabras hubieran sido una invocación, el último compañero apareció, haciéndola alzar ambas cejas en avispado reconocimiento y sorpresa no enmascarada. Aquel que ya había sido recurrentemente su compañero en varias misiones ahí se presentaba de nuevo, disculpándose por su tardía llegada. Negando con la cabeza, simplemente hizo un gesto a su compañera, mirando esta vez a Seiichi—. D-Descuida, ha sido una emergencia. De todas maneras, habrá que recuperar el tiempo a base de e-eficiencia y rapidez —acometió de inmediato, directa al grano y con intenciones de no alargar más el encuentro, sin tanto tartamudeo recurrente debido a una mayor confianza con este—. Por lo que veo, somos un e-equipo con un miembro rastreador, un combatiente y un estratega de recuperación. Lo idóneo sería lograr esta misión sin violencia, pero todo apunta a que es la más improbable. Hay que ser raudos a la hora de hallar la posición de la J-Jonin, e interceptarla antes de que haya consecuencias negativas para ambos involucrados. ¿A-Aportaciones o algo que añadir?


OFF:

Aspecto:

Akkarin
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Monster or Woman?

Mensaje por Seiichi el Lun Jun 05, 2017 8:16 pm




Breves introducciones. Si había algo que el bicolor compartía con la mujer de hielo, era tratar la problemática desde el principio. Al grano. La comunicación innecesaria podía terminar resultando en que Seiichi ignorase los intentos de cada ser humano para sacarle conversación. Muchos podrían verlo de mala educación, pero las palabras no salían de su boca, si no había una razón concreta para perder el tiempo en ello. No tuvo problema alguno con que Akkarin tomase esta vez, las riendas de la situación, pues normalmente él ha tenido la costumbre de hacerlo. Un favor; pues dar órdenes no era su fuerte. Era un ninja con las capacidades de un líder, pero que se negaba a convertirse en uno. Negó con la cabeza ante la pregunta de la Yuki, encontrándose —como de costumbre— listo para empezar con  la misión.

En el momento de partida, alguien alzó la voz desde la entrada, para llamar la atención del trío que se enfrentaría contra la criminal de fuego. Un guardia de la Capital. Joven; posiblemente de la misma edad que el medio pelirrojo. No le generó curiosidad alguna la intercepción del Shinobi, pues al no ser perteneciente a ningún feudo, resultaba neutral. — ¡Un minuto, por favor! — Acortó lo que restaba de distancia con un trote, probablemente siendo considerado con el grupo y así no quitarles demasiado de su tiempo. — Lamento interrumpirlos, pero nos encontramos cortos de personal. Muchos de los guardias se han movilizado a la zona sur por un altercado diferente; necesitamos mayor protección en la entrada, en caso de que decida atacar a la Capital... ¿Alguno podría quedarse? — Seiichi Kaen no se inmutó ante la petición del guardia; tampoco respondió. Mantuvo el mismo rostro inexpresivo de siempre, manteniendo un casual contacto visual con el recién llegado. Él tenía una misión clara, delegada por sus superiores del feudo Hinoarashi. No podía abandonar su deber bajo ninguna circunstancia. Cambió su enfoque visual a la Inuzuka, al percatarse de que sin decir una sola palabra, alzó el brazo de forma bastante brusca. Será alguna clase de instinto animal. El guardia asintió y le dio las indicaciones necesarias, para que le siguiese a su puesto de guardia.

— Hemos perdido a nuestro rastreador. Llegar antes que el objetivo, al puesto de vigilancia de Sando, es nuestra mejor opción ahora mismo. — Frío y táctico, borraba de su cabeza cualquier pensamiento innecesario a la efectividad de la misión. No había mostrado interés por la Inuzuka en primera instancia, ni tampoco a la hora de su partida. 'Objetivo' era el nombre nuevo de la renegada; era notorio cómo Kaen deshumanizaba a las personas que decidían convertirse en criminales. A pesar de que había algo más ese día, pues una Jounin talentosa y respetada en sus días, terminó desviándose de su camino, por la mediocridad de sus compañeros. Tal vez la empatía latía mucho más fuerte esa misión, en algún rincón dentro suyo. Masacrada por la incorruptible postura de soldado feudal. Teniendo cierta consideración por la mujer de cabellera turquesa, esperó que ella comenzase su carrera, para hacer lo mismo. Si mantenían un ritmo apropiado, no deberían tardar más de veinte minutos en llegar.


Ella probablemente se acostumbró a las pocas palabras de Seiichi durante un viaje, pero había una arruga en su entrecejo que destacaba más de lo normal.




OFF:
Apariencia:
Misión & NPC:
Misión de rango C: Monster or woman?

Lugar de la misión: País del Fuego || Bosque de la Hoja
Tipo de misión: Misiones Varias
Descripción de la misión: La guerra es horrenda y nos convierte en monstruos a todos ya sea por el dolor de un ser querido caído o por dolor propio de tu orgullo, muchas cosas pasan en la guerra que cambian a las personas y que los transforman en quienes no son. Fang era una chica prodigio en el mundo Shinobi con una personalidad explosiva, maestra en el combate cuerpo a cuerpo con sus puños y guantes de metal extraño que impulsaban sus poderosos puños a destruir todo a su paso combinado con un arrasador estilo katon. En un enfrentamiento de ya hace meses fue emboscada y salió victoriosa de aquel combate, desafortunadamente al precio de su brazo derecho que era su brazo predilecto.

Al ser una especialista en Taijutsu enfocada en sus puños la deprimió y bajo su nivel de combate drásticamente, por meses en rehabilitación y sus hombres tratando de animarla en vano. Desafortunadamente llegaron a sus oídos un rumor sobre un hombre que fue negligente sobre la emboscada, se suponía que sabían que la emboscada se iba a realizar pero a causa de que el no fue veloz y efectivo a la hora de realizar sus movimientos por pereza no les informo. Si no hubiera sido negligente Fang estaría ahora mismo en las fuerzas del ejército con su brazo sano y sin ningún problema.

Su joven mente combinada con su personalidad explosiva ha provocado que entre en un estado de ira y locura, ha hecho un desastre en el hospital de la capital, recupero su guante izquierdo y dijo que iría a partir a la mitad a aquel hombre que se sabe esta en el bosque de la hoja haciendo guardia, sin duda lo hará, su poder era el de un Jonin pero sin su brazo y con los meses sin hacer nada sus habilidades han bajado drásticamente, no obstante es sumamente inteligente, estratega y actualmente furiosa es un monstruo que arrasaría con todo. Se ha contratado a 2 Shinobi del país del fuego y un Shinobi extranjero que pasaba de momento para que fueran por ella, sin duda con toda su debilidad sería capaz de partir a la mitad a aquel hombre y su pequeño e inexperto batallón puesto el hombre llamado Sando fue rebajado de su rango. La chica tiene sus razones para asesinar a aquel hombre, pero la venganza no es una buena razón para un asesinato en un mundo civilizado, por tanto deténganla al precio que sea, así sea asesinándola aunque Sando no lo merezca.
Recompensa de la misión: 1.800 Ryus
Extensión mínima de la misión: 100 líneas
Enemigo:


Especialidad: Taijutsu
Clan: Sin clan
Elemento: Katon
• Ninjutsu 8
• Taijutsu 13
• Genjutsu 0
• Velocidad 10
• Resistencia 12
• Fuerza 8

Nota: No es capaz de realizar técnicas Katon que necesiten sellos de mano. Recuerden que el Taijutsu cuenta también como los reflejos de la personas mas no su velocidad, además de su capacidad acrobática.



Seiichi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Monster or Woman?

Mensaje por Akkarin el Lun Jun 05, 2017 10:08 pm





El hecho de que tuvieran un miembro menos, el cual pasaba a ser el único rastreador del temporal equipo, no cayó tan bien para la kunoichi de hielo. Un tenue ceño fruncido fue lo único plasmado en cuanto a disconformidad, puesto a pesar de su contrariedad, no había argumento ni motivos para poner en peligro los civiles de la ciudad si el objetivo de la misión decidía regresar, y por alguna razón, atacar ahí también. La protección de la mayoría tenía prioridad.

Pero, dejando a la Inuzuka atrás junto al guardia, y quedando solo ambos viejos compañeros, la incertidumbre atacó a la Yuki, rehaciendo esquemas en su cabeza. Seiichi estaba en lo cierto; sin rastreador, el puesto de vigilancia era la mejor opción; ¿serían lo suficientemente rápidos para ellar? Esa era la pregunta. Su enemigo era una veterana, y les llevaba ventaja.

Hay que d-darse prisa, el objetivo nos lleva v-ventaja —escueta y directa, fue lo único que dijo antes de clavar su mirada en su compañero, seguido de un gesto hacia el bosque—. ¡V-Vamos!

Usando el chakra en sus extremidades como impulso para iniciar la marcha, se lanzó encabezando la formación de dos, marcando el inicio de su carrera a contrarreloj. No le pasó desapercibido el aspecto taciturno de su compañero, diferente a la usual indiferencia y profesionalidad en las misiones. Mantendría un ojo en él; no por desconfianza, sino por preocupación. Había algo en la situación que lo tenía en ese estado.


◄ ♦ ♦ ♦ ►


El puesto de vigilancia se encontraba a varios kilómetros desde la ciudad, colindantes a las fronteras de los territorios feudales. Una manera de mantener el orden teniendo en cuenta las escaramuzas entre feudos, algo corriente dada la animosidad actual. La pareja de shinobis avanzaba sin haber realizado ningún descanso, directos. El paso de las horas era un peso en la joven; a pesar de acostumbrar a viajes constantes sin demoras, había la sensación del mal presagio que la tenía al borde, instándola a no ceder y estar al máximo de su marcha en todo momento.

Un mal presentimiento se instaló con aun más fuerza cuando a solo un kilómetro de la posición del puesto de vigilancia, un claro rastro apareció incluso para aquellos que no estuvieran versados o especializados en ello. Básicamente, porque era algo que a ojo descubierto, hasta un civil podría darse cuenta si volteaba a mirar; algo que la Yuki había hecho, dado su necesidad de tener controlados sus alrededores como la paranoide que era.

Diablos… —maldijo, lo suficientemente alto como para que, si su compañero se encontraba llevándole el ritmo a menos de un par de metros, lo escuchase perfectamente. Además, su ritmo cambió a uno más frenético, y cambiando el rumbo ligeramente hacia la izquierda—. ¡Hay que acelerar el paso! ¡Izquierda, objetivo en las proximidades!


No había tartamudeo, sino un borde tenso y severo en la voz de la muchacha. Uno que no había usado desde sus misiones más duras, o su encontronazo con la joven Uchiha en el hospital. No era el tono de un seguidor, como había usado desde que ambos se habían conocido.

Era el tono de un líder, con la iniciativa y fuerza presentes.

A su paso, el ‘rastro’ cobraría sentido. Árboles arrancados de cuajo, así como grandes cráteres e incluso algunas partes de la vegetación prácticamente carbonizadas a su paso. Pareciera que una batalla se había desarrollado ahí mismo, prolongadamente, y no hacía mucho: el calor seguía presente, e incluso algunas llamas empezaban a extenderse por algunas partes del bosque. Un incendio en ciernes, casi. Pero había un patrón; los ojos de la Yuki, no detectaban signos de pelea, sino más bien…

… arrebatos de ira, imposibles de ser contenidos, y marcando a su paso un camino hacia la fatalidad del destino de alguien.

Un sonido, o más bien un estruendo lejano, empezaba a escucharse. Similar a algo golpeando la tierra, con una fuerza inusitada. El crepitar de las llamas empezaba a estar más presente, pero el puesto de vigilancia aun estaría a cientos de metros. Le estaban dando alcance, por lo que parecía ser, gracias a la incapacidad de contener sus impulsos destructivos de ira.

Y eso significaba una pelea asegurada. Dudaba ser capaz de hacer entrar en razón a alguien así. Por muy lesionada que estuviera, esa mujer era un Jonin. Con un respingo al lograr vislumbrar alrededor de las llamas que empezaban a ser un paisaje común alrededor, la silueta de alguien empezó a entreverse al frente.

Objetivo a la vista —fue lo único que dijo, llevando sus manos directamente al primer sello.

No estaba dispuesta a dejar su guardia baja, con un ser tan volátil en frente de ambos. Incluso si tenían ahora mismo, la sorpresa de su parte. Había fuego alrededor, y significaba que no podía usar nada de su hielo. Los hándicaps no hacían más que aparecer, teniendo que dar un salto detrás de uno de los árboles en llamas cuando uno de los troncos por donde estaban avanzando, cedió carbonizado, cayendo.



OFF:

Aspecto:

Akkarin
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Monster or Woman?

Mensaje por Seiichi el Lun Jun 05, 2017 11:46 pm




La carrera contra reloj había comenzado. Al igual que la Yuki, Seiichi concentró su chackra en cada extremidad, proporcionándose a sí mismo una mayor movilidad y velocidad. Como dos sombras que desaparecían del camino principal, se adentraron al bosque para pasar más desapercibidos, en dirección a uno de los puestos de vigilancia más activos del país. Donde las escaramuzas eran algo casi diario; tierras que sintieron la sangre derramada de incontables hombres luchando por sus feudos. Sería la primera vez que el bicolor se adentrase en la verdadera problemática de su país. La guerra civil. Los ojos del muchacho no se desviaban del frente; de lo que les esperaría más adelante. A él y su compañera.



. . .



Un viaje sin ningún intercambio de palabras, como era de esperarse. Tras aquella cena que habían compartido, parece que su relación había regresado a lo estrictamente profesional, sin Kaen darse cuenta. Su opinión sobre Akkarin había cambiado tras haberla conocido demasiado; por lo que su mente terminó de asimilarlo como una amenaza externa a su deber. El sonido de las fuertes pisadas sobre cada gruesa rama de los inmensos árboles, fue lo único que pudo oírse por mucho tiempo. Había algo dentro del joven que le mantuvo con un rostro más intimidante de lo normal, pero nada que pudiese reflejarse en su comportamiento. Había aprendido de sus últimas experiencias; de los momentos que se vieron alterador por un resurgir de emociones. Todavía podía sentir el cansancio físico por su encuentro contra Hushika Kugutsu en las calles de la Capital. Sin embargo, esta vez... él era quien tenía un ojo sobre su compañera. Hizo falta escucharla maldecir y el paso frenético que iba llevando, para observarla a tres metros de distancia. Tal vez era su mal juicio con las emociones de los demás —y las suyas—, pero había algo en ella que no le cuadraba en absoluto. Volátil.

— Si no estás en condiciones para lidiar con la situación, no lo hagas. — Vociferó desde su espalda, mientras tras un fuerte pisotón, tomó la delantera. Era la misma sinceridad que siempre le había proporcionado, tanto a ella como a los demás. Sin tacto. Definitivamente se percató de que las emociones de la kunoichi, podían interponerse con el resultado de la misión. Las llamas consumían el verde de los bosques, dejando madera carbonizada por cada esquina que se cruzaban. Una sensación horrible recorrió la espalda de Seiichi al ver esa inconmensurable descarga de ira. Semejante uso del elemento Fuego, le recordaba mucho a su familia. Los guerreros Kaen. De todas formas, el nombre Fang no le sonaba de nada en su cabeza.

Iba en aumento. El joven de las ascuas cerúleas, tuvo que aumentar tomar más precauciones al ver lo afectado que se encontraba el terreno. Cráteres por todas partes; llamas que amenazaban con seguir abrazando la flora del colorido bosque... y una mujer de cabellera ardiente metros más adelante. Volvió a tomar una postura fría y calculadora tras haber escuchado el aviso de su compañera Yuki, quien tuvo que correrse debido a un árbol incendiado que no pudo tolerar más los daños. — A-ayuda... Sando viene en... camino... — No se había dado cuenta, hasta que lo oyó. Era uno de los hombres que servía en el mismo puesto de vigilancia que el individuo que debía proteger. Habían decidido interceptar a Fang en pleno camino. Se arrastraba con las dos piernas rotas, ensangrentado y con múltiples quemaduras. Terminó por caer inconsciente. "Ese bastardo complica las cosas...". Para Seiichi, Sando era definitivamente un mediocre, pues ir camino a una ex-Jounin que desea acabar con su vida, no es lo más inteligente.

Adoptó la formación habitual entre ellos dos; al frente, siendo el martillo que se encargaría de ocasionar el mayor daño posible —y recibirlo—. — Definitivamente he caído bajo. Envían a dos novatos a detenerme... ¿¡Tanto me subestiman!? — Pudo escuchar una voz guerrera; adulta y repleta de ira. A no más de veinte metros de su posición, entre el montón de cenizas anaranjadas que eran revoloteadas por las corrientes de viento, se encontraba Fang. Ligeramente encorvada, asemejándose más a una bestia que a un ser humano. El cabello de la potente luchadora, era de la misma tonalidad que el lado izquierdo de Seiichi. Cruzó miradas con la nueva criminal, entrecerrando un poco los ojos por la tensa escena en la que se había visto envuelto.— Tenemos que detenerla antes de que llegue Sando. — Se dirigió con un tono de voz tenue para ser únicamente oído por Akkarin; pero era una entonación un poco más grave de lo normal, como si fuese ligado a alguna emoción humana. — Oponer resistencia sólo estirará lo inevitable. — Inconscientemente, con lo que dijo después, había provocado al manojo de emociones que era la guerrera. La cual de una sola pisada, ya había acortado cinco metros de distancia, portadora de una intensidad que era casi palpable.

...al mismo tiempo, se podía escuchar cómo el lado izquierdo de Seiichi comenzaba a... ¿Endurecerse? ¿Congelarse?

Él aprendía de sus errores. Haber combatido tanto contra el líder de los Tigres en Llamas, como con Saizen, le había otorgado un análisis más detallado acerca de los movimientos de su oponente. Detectó cierto tambaleo en la carrera de su oponente, que a pesar de superar sus aptitudes físicas... ya no podía darles el mismo uso que antes. Fang apoyaba su peso sobre el lado izquierdo, el cual aún conservaba un brazo. — ¡Toma esto, pequeño arrogante! — Un puñetazo cargado que Seiichi no podría evadir. Tampoco buscó hacerlo, sino atenuar el daño lo máximo posible. Mostrando más su lado izquierdo, recibió el fuerte impacto en ese lado de su costillar, el cual se encontraba acorazado. La técnica de Fang era tan efectiva, que le había arrancado la carcasa helada de un sólo golpe en esa zona. Kaen apretó los dientes por el dolor, tambaleándose un segundo por el poderoso ataque. A causa de esto, de su cinturón, se desprendió un palillo teriyaki de poco detalles... pero con importante significado. Era un misterio el por qué Kaen llevaba consigo un objeto tan simple e irrelevante con su trabajo, a una misión de ese tipo. En respuesta, había generado en su cabeza el contraataque perfecto para probar su teoría, dando una patada con la pierna derecha, que se elevó como un látigo para impactar en la zona donde se suponía que debía 'salir' del cuerpo, un brazo humano. Ocasionar dolor en una zona traumática del oponente. Acto seguido, se impulsó con la pierna izquierda en el pecho de su oponente para alejarla y quedar a un lado de la Yuki. Aprovechó la oportunidad para volver a tomar el obsequio de la mujer, y atarlo nuevamente a su cinturón, cubriéndolo con su camisa negra. Todavía se escuchaba el 'hielo' desprendiéndose de su lado izquierdo, aunque tanto el brazo, la pierna y parte de su cabeza, seguían escudados. Preparó una serie de sellos, mientras le dedicaba una fugaz mirada a la Yuki. — Es ahora una criminal que atenta contra la vida de muchos. Necesito que te concentres. — Aún contaba con ella.




OFF:
Apariencia:
Stats:
• Ninjutsu 10
• Taijutsu 7
• Genjutsu 7
• Velocidad 10
• Resistencia 10
• Fuerza 10
Técnicas:
Pasiva: 半寒い — Half Cold
Esto no es una técnica, porque no se requieren sellos. Es también un acto involuntario del chackra de Seiichi cuando se encuentra en modo de combate. Este mismo disminuye aún más su temperatura sobre la piel del usuario, precisamente la mitad izquierda de su cuerpo, la cual representa su lado de fuego. Incluido su ojo, que observa a través de un "lente" de la coraza helada. Le otorga una media armadura que parece de hielo, pero más blanco. Es en realidad dióxido de carbono en estado sólido, el cual lo protege de los ataques cuerpo a cuerpo y de armas arrojadizas menores a su Ninjutsu. Cabe destacar que esta se irá dañando con los ataques (un kunai le dejaría un agujero), por lo que un poderoso ataque de Taijutsu podría destruirla completamente de un solo golpe, sólo amortiguando daños. No influye en su movilidad.
Otorga: Protección de dos atributos de un ataque por tres turnos (si es que no la destruyen antes). Enfría alrededor suyo (más no tiene ningún efecto en combate).
Desventajas: No podrá usar técnicas Katon en este modo, a menos que esté de acuerdo a perder la pasiva. Es una defensa incompleta.
Misión & NPC:
Misión de rango C: Monster or woman?

Lugar de la misión: País del Fuego || Bosque de la Hoja
Tipo de misión: Misiones Varias
Descripción de la misión: La guerra es horrenda y nos convierte en monstruos a todos ya sea por el dolor de un ser querido caído o por dolor propio de tu orgullo, muchas cosas pasan en la guerra que cambian a las personas y que los transforman en quienes no son. Fang era una chica prodigio en el mundo Shinobi con una personalidad explosiva, maestra en el combate cuerpo a cuerpo con sus puños y guantes de metal extraño que impulsaban sus poderosos puños a destruir todo a su paso combinado con un arrasador estilo katon. En un enfrentamiento de ya hace meses fue emboscada y salió victoriosa de aquel combate, desafortunadamente al precio de su brazo derecho que era su brazo predilecto.

Al ser una especialista en Taijutsu enfocada en sus puños la deprimió y bajo su nivel de combate drásticamente, por meses en rehabilitación y sus hombres tratando de animarla en vano. Desafortunadamente llegaron a sus oídos un rumor sobre un hombre que fue negligente sobre la emboscada, se suponía que sabían que la emboscada se iba a realizar pero a causa de que el no fue veloz y efectivo a la hora de realizar sus movimientos por pereza no les informo. Si no hubiera sido negligente Fang estaría ahora mismo en las fuerzas del ejército con su brazo sano y sin ningún problema.

Su joven mente combinada con su personalidad explosiva ha provocado que entre en un estado de ira y locura, ha hecho un desastre en el hospital de la capital, recupero su guante izquierdo y dijo que iría a partir a la mitad a aquel hombre que se sabe esta en el bosque de la hoja haciendo guardia, sin duda lo hará, su poder era el de un Jonin pero sin su brazo y con los meses sin hacer nada sus habilidades han bajado drásticamente, no obstante es sumamente inteligente, estratega y actualmente furiosa es un monstruo que arrasaría con todo. Se ha contratado a 2 Shinobi del país del fuego y un Shinobi extranjero que pasaba de momento para que fueran por ella, sin duda con toda su debilidad sería capaz de partir a la mitad a aquel hombre y su pequeño e inexperto batallón puesto el hombre llamado Sando fue rebajado de su rango. La chica tiene sus razones para asesinar a aquel hombre, pero la venganza no es una buena razón para un asesinato en un mundo civilizado, por tanto deténganla al precio que sea, así sea asesinándola aunque Sando no lo merezca.
Recompensa de la misión: 1.800 Ryus
Extensión mínima de la misión: 100 líneas
Enemigo:


Especialidad: Taijutsu
Clan: Sin clan
Elemento: Katon
• Ninjutsu 8
• Taijutsu 13
• Genjutsu 0
• Velocidad 10
• Resistencia 12
• Fuerza 8

Nota: No es capaz de realizar técnicas Katon que necesiten sellos de mano. Recuerden que el Taijutsu cuenta también como los reflejos de la personas mas no su velocidad, además de su capacidad acrobática.



Seiichi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Monster or Woman?

Mensaje por Akkarin el Mar Jun 06, 2017 12:40 am





La mirada de Akkarin se oscureció, así como su rostro. Tal vez fuera el efecto de las llamas, o tal vez el hecho de que el anochecer estuviera empezando a caer después de su carrera de kilómetros por el bosque. Pero aquel comentario por parte de su compañero…

…hizo hervir la ira de la muchacha, aplacada únicamente por un recuerdo.

Saliendo de detrás de su cobertura, antes que adelantarse hacia el combate, la joven aprovechó ese punto donde Seiichi estaba en la delantera con quien era su objetivo ya al tanto de sus presencias, y finalizó la tanda corta de sellos necesaria. De reojo, tenía su percepción algo pendiente de los heridos; al final, sí había signos de batalla por algo. Aunque no había tenido buenos resultados por lo visto.

“Es rápida, desde luego no mentían con que era maestra de Taijutsu” pensó, a pesar de caer en la cuenta de que, aun siendo superior su velocidad, parecía… mermada. Lenta, a una velocidad que había visto más de una vez en enemigos; recordando en particular, a otro maestro de su misma especialidad, en su primera misión. Aquel Akimichi, que prácticamente la dejó para el arrastre.

Las lesiones le afectaban, pero aún era peligrosa. Y dado que Akkarin no era un combatiente cuerpo a cuerpo o corto alcance, menos con la incapacidad de usar su hielo efectivamente, supo que la elección de sus sellos había sido correcta. Esperando la oportunidad que su compañero siempre abría, confiando a pesar de la molestia que sentía hacia su presencia, una vez este alejó a la oponente de su cuerpo y se colocó a su lado, llevó al chakra a su boca.

¿La respuesta a las palabras contrarias? Una viscosa masa de agua pegajosa se extendió hacia el frente, justo donde el oponente iba a pisar y varios metros a su alrededor, por consiguiente, asegurándose de que no pudiera maniobrar.  No era un ataque, sino un impedimento.

Movilidad reducida —contestó con sequedad, observando a su compañero con un talante serio, a pesar de que sus ojos brillaran con una intensidad inusitada.

Un grito de guerra salió de los labios de la enfurecida Jonin, quien se removía con furia en el líquido donde sus piernas habían quedado atrapadas, sin dejarle ir y solo pegándose más alrededor—. ¡Malditos novatos, y sus truquitos! ¡Voy a quitaros de en medio de una santa vez! —el puño de la susodicha empezaba a alzarse, con claras intenciones de ir en contra del suelo; no dudaba que para deshacerse de esa viscosa sustancia e ir a por ellos.

De su bolsa, sacó lo que parecía ser solo un par de kunais; pero la joven, además, escondía bajo la silueta de ambas armas, dos pequeñas agujas traicioneras, lanzadas junto a las armas bajo la intención de pasar desapercibidas al atraer muchísimo menos la atención. Buscaba los pulmones con ellas, mientras que los kunais, los hombros de la misma; ahora era una oportunidad, teniéndola momentáneamente atrapada por el viscoso líquido de su técnica Suiton. No había titubeo alguno en dañar a su oponente, ni aparente compasión—. Unas heridas no la van a parar, después de todo.

Aquel pensamiento no vino con su voz, sino con otra masculina, una que recordaba de manera muy similar, solo que añadía la intensidad de una buena pelea. Una pequeña sonrisa causada por la adrenalina, cruzó sin darse cuenta el rostro de la joven, quien ya preparaba un nuevo sello, avanzando lo suficiente como para que el líquido quedase a su alcance.

Y del agua viscosa, las agujas de hielo empezaron a emerger en cuanto su chakra dio paso por esta, a pesar de que fueran a tener poco tiempo con el calor de las llamas. Pero no quería más; las veinte agujas, solo ser creadas, se lanzaron hacia la misma hembra que ya impactó su puño contra el suelo.

Tembló todo; así como las gotas de líquido se esparcieron con la onda expansiva, algo en contra de quien no supiera como lidiar con ellas. El polvo se había levantado a su paso, como los restos de tierra; su ataque no sabía si habría impactado, puesto la nube de polvo y el sonido impedían que escuchase cualquier resultado.

No hasta que, abriendo los ojos con una momentánea sorpresa, tuviera justo en frente a la colérica mujer, quien clavaba sus ojos iracundos en los suyos, con el puño en alto. Había ido más lento a causa de los restos de líquido pegándose y reduciendo su movilidad, pero el polvo había jugado en su favor a la hora de sorprenderle.

Y el puño estaba ahí. Cargado. Sus reflejos eran demasiado lentos por la sorpresa.

Eres mía, pequeña molestia —vociferó, con el puño directo hacia su pecho.



Mierda. Al menos las agujas habían impactado, comprobó de cerca.





OFF:

Aspecto:

Stats:

• Ninjutsu: 10
• Taijutsu: 7
• Genjutsu: 7
• Velocidad: 10
• Resistencia: 10
• Fuerza: 10
Tecnicas:

Elemento Agua: Campo de Jarabe Atrapante (水遁・水飴拿原, Suiton: Mizuame Nabara)
[Progresiva de volumen | Ninjutsu]
Es un jutsu en donde, tras una serie de sellos, el usuario escupe agua de alta viscosidad, gracias a la infusión de chakra en el agua, destinado a una superficie de amplio alcance. Esta corriente de líquido pegajoso puede utilizarse para formar una trampa adhesiva que puede inmovilizar a una persona. Tiene como objetivo reducir el área de actividad del enemigo y de esta forma tomar el control sobre el campo de batalla. El alcance normal de esta técnica es normalmente de unos pocos metros, cinco para ser exactos. Pero si el jutsu es preparado, es posible hacer un estanque entero de jarabe que varía dependiendo de la cantidad de chakra empleado en la técnica. Para prevenir ser atrapado en el jutsu, es necesaria la canalización de chakra en los pies, de antemano, que permite andar sobre éste sin inhibiciones. Sin embargo, solamente aquellos que tengan conocimiento del jutsu, o que manipulen la naturaleza, pueden realizar dicha acción (ojo con el metarol). El radio o extensión del estanque tiene un máximo de alcance por rango para la adaptación del rol, estos son:

Diez metros para Gennin
Veinte metros para Chunnin
Treinta metros para Jounnin
Cincuenta metros para Sannin.

Chiryō Senbon no jutsu (Acupuntora senbon) [nivel 1]:
Luego de un único sello de manos el ninja es capaz de crear, desde hielo/agua/nieve una enorme cantidad de senbons que se dirigirán directamente hacia el oponente. No se podrá cambiar la dirección de estas senbons y el número total de Senbons de hielo creadas será de veinte.
Inventario:
• Senbons x20
• Kunai x10
• Sellos explosivos x4
• Bomba de Humo x2
• Bomba de Luz x2
• Pack Individual - Éxtasis (5)
• Vendas
Akkarin
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Monster or Woman?

Mensaje por Seiichi el Miér Jun 07, 2017 6:42 am




Nadie posee la bola de cristal que predice el futuro; sea el más lejano de todos, como el más cercano. Seiichi nunca fue capaz de transmitir apropiadamente sus pensamientos a base de esa sinceridad sin tacto; incapaz también de poder prever la reacción de las personas antes las pocas palabras que podían salir desprendidas de su boca. Es línea recta, inclinada siempre un poco en dirección al mentón; al igual que un individuo de carácter desagradable. Fue de las pocas veces, que se arrepintió de la forma en que se había dirigido a Akkarin. Tal vez había sido repentina preocupación por ella. Se encontraba en medio de un llameante campo de batalla, donde las bajas no sobraban, a tan sólo metros de su posición. Donde se encontraba un criminal con un pasado que le generaba incómoda empatía... y otra vez, ella.

Él captó esa mirada. No se había curado de su ignorancia en el ámbito emocional, pero podía considerar a la Yuki de cabellera turquesa, como alguien dentro de su círculo de confianza. Uno donde solamente estaban ellos dos. El vacío de su inexpresiva mirada no era el mismo de siempre, sino uno que buscaba algo. Acechaba a los ojos de su compañera. Pero no recibió más que un tajante aviso, luego de una exitosa técnica Suiton por parte de la mujer mayor, quien parecía haberse tomado muy a pecho lo que el medio pelirrojo le había dicho. No podía culparla. Entrecerró los ojos en señal de mayor concentración en el enemigo, quien terminó quedando atrapado, momentáneamente, en la viscosidad de ese líquido. "Está apuntando a...", no pudo ordenar los pensamientos fugaces que se cruzaron por su mente, al fijar su mirada en el objetivo de la Yuki. Quien había buscado herir a Fang seriamente, algo muy impropio de su parte. Atónito, por unos segundos.

...sólo pudo reaccionar al ver aquella sonrisa; intrusa en el rostro inocente que lentamente se había acostumbrado a ver.

La primer pisada en dirección a las dos mujeres, se dio cuando el puño de Fang estaba por abrir un cráter en la tierra y, al mismo tiempo, agujas de hielo aparecían desde la viscosa sustancia para terminar con la criminal. Ese segundo... fue eterno. La casi inexistente calma, antes de la tormenta de fuego. Una corriente de aire, acompañada polvo caliente que había nublado su visión, se alzaba en su camino. Empujaba su cuerpo en la dirección contraria; pero peleaba contra él. Con los brazos frente al rostro, impidiendo que los restos que salieron disparados se le metieran en los ojos e intentando ver a través de ellos. Y cuando había llegado; cuando pudo ver con claridad la tétrica escena final de esa colisión infernal... no pudo pensar en otra cosa más que en lo mismo de aquella noche. "Compañeros hasta el final, ¿no es así?".

Cruzó la cintura de Akkarin con ambos brazos, con firmeza. En medio del agarre, la atrajo hacia él, reemplazando la posición de la fémina, con su propio cuerpo.





En el lado izquierdo de su rostro; acorazado. El puñetazo de Fang fue durísimo; de no ser por la improvisada defensa que llevaba encima, posiblemente no la estaría contando. Arrancó esas escamas heladas, despidiéndolo a él y a la fémina hasta diez metros de su posición. El impacto de la ex Jounin, fue acompañado también de una ráfaga llameante que produjo el completo derretimiento del resto de sus defensas corporales. Parte de su cara, hinchada. Su cabeza, sangrando. — De verdad no te entiendo... — Se oyó del joven bicolor, quien aún permanecía tirado en el césped quemado, a un lado de la mujer. Intentó pararse, pero el golpe en la cabeza le había provocado un total desequilibrio, volviendo a caer a los dos pasos. Jadeaba... quizás por haber sentido la muerte tan de cera, en un único ataque. Volvió a intentarlo hasta dos veces más, siempre en dirección a la pelirroja de postura ahora erguida, quien observaba con el ceño fruncido a los dos que osaban seguir dándole pelea. — Todo lo que dijiste aquella noche... — Podía recordarlo con claridad, mas su condición actual no le permitió terminar la oración. Visualizó un rostro muy diferente al que Akkarin portaba actualmente, como una máscara. Y eso le generó algo que todavía no podía comprender; que a través de una mueca de dolor, chasqueó la lengua por fastidio.


"V-Voy a donde se me n-necesita, en esencia. N-No soy partidaria de solo extender mi ayuda a mi p-patria, ya que las nacionalidades son i-indiferentes cuando una persona necesita ese a-auxilio que nuestras habilidades p-proporcionan."



¿No quieres salvarla a ella también? En su posición encorvada actual, giró la cabeza, mirándola esta vez con el iris cerúleo de su lado albino. Énfasis en esa pregunta, sin necesidad de alzar demasiado la voz. Porque no era Akkarin si no intentaba salvarla, a pesar de ser ahora mismo, una criminal. Porque él no precisaba otra versión de sí mismo, sino a la compañera que había tenido los últimos meses. Fang había removido la arruga que azotaba su entrecejo, sin perder la seriedad de una combatiente experimentada, pero prestando atención a las palabras del muchacho. La cabellera peculiar de Seiichi, le sonaba de algo.

El mismo, emprendió una breve carrera para encontrarse con Fang, aprovechando la falta de una extremidad, para igualar la balanza a la hora de combatir cuerpo a cuerpo. Se escuchaban nudillos y patadas, hundirse en el cuerpo del contrario, generando heridas de momento superficiales. Encendidos. Las heridas que Akkarin le había ocasionado, generaban cierto favor hacia Kaen, pero la batalla acababa de comenzar. Defensa con los dos brazos en cruz, recibió el impacto directo de ese aterrador guantelente, alejándolo otros siete metros. Un sello e invocó las ascuas glaciales, quienes se alzaron desde la tierra, rodeando al muchacho como si fuese el tronco principal de esa nueva fogata. Se abría un poco de brazos, avivando las llamas con cada músculo que movía. En completo control de su poder. Lo mismo sucedió con Fang, pero con el fuego en su forma original. — Así que eres ese chico... Kaen también, ¿eh? — Seiichi había reconocido ciertas similitudes en su apariencia, pero todo se había vuelto mucho más claro al ver que ella podía manipular el fuego, sin necesidad de sellos. Familiares. — Dime, Yuki... — Dedujo el clan de Akkarin, al ver las agujas de hielo alzarse de su primera técnica. La miró de reojo. — ¿No tenías una mejor opción de compañero,
que traer a un bastardo de tu clan? —
Fang tampoco tenía tacto. No iba con intención de provocar a Seiichi, quien cabizbajo ocultaba toda reacción debajo de unos mechones de cabello. — Mírate. Tu lado derecho le da náuseas a otro miembro más de la familia. — Ciertamente, su lado Yuki.

— Cállate. No eres más que una criminal para mí. — Sentenció, con una notoria intensidad y cansancio en su voz. Las llamas se moldearon en una gran bola de fuego de tonalidad turquesa. Fang, por otro lado, hizo lo mismo con las suyas... ¿Cómo reaccionaría Akkarin en ese momento?


Los grandes proyectiles se encontraron en el centro, en medio de un arrollador choque de dos temperaturas enemigas. Una explosión del aire mismo tras el contacto, desprendió una fuerte ráfaga de viento, cegando otra vez el campo de batalla.





OFF:
Apariencia:
Stats:
• Ninjutsu 10
• Taijutsu 7
• Genjutsu 7
• Velocidad 10
• Resistencia 10
• Fuerza 10
Técnicas:
* Nombre: 凍結消 — Cryoincineration
Tipo: Ninjutsu
Sellos: Dos (Dragón — Caballo)
Rango de alcance: 2-9 metros
Descripción: Tras tan solo un par de sellos, el usuario transforma suficiente chackra en su nuevo elemento como para rodearse a sí mismo con el por un máximo de ocho segundos. Con sus dos manos, es capaz de manipular el fuego subzero de diversas formas, con la única intención de ocasionar quemaduras y otro tipo de daños respecto al stat Ninjutsu. Además de poder atacar en función de lanzallamas [Mayores quemaduras] [2 mts.], puede moldearlo de tres formas diferentes:
— Tres proyectiles pequeños. [Mayor precisión] [7 mts.]
— Una gran, malformada esfera de fuego. [Mayor daño] [5 mts.]
— Dos medialunas. [Mayor alcance] [9 mts.]
Misión & NPC:
Misión de rango C: Monster or woman?

Lugar de la misión: País del Fuego || Bosque de la Hoja
Tipo de misión: Misiones Varias
Descripción de la misión: La guerra es horrenda y nos convierte en monstruos a todos ya sea por el dolor de un ser querido caído o por dolor propio de tu orgullo, muchas cosas pasan en la guerra que cambian a las personas y que los transforman en quienes no son. Fang era una chica prodigio en el mundo Shinobi con una personalidad explosiva, maestra en el combate cuerpo a cuerpo con sus puños y guantes de metal extraño que impulsaban sus poderosos puños a destruir todo a su paso combinado con un arrasador estilo katon. En un enfrentamiento de ya hace meses fue emboscada y salió victoriosa de aquel combate, desafortunadamente al precio de su brazo derecho que era su brazo predilecto.

Al ser una especialista en Taijutsu enfocada en sus puños la deprimió y bajo su nivel de combate drásticamente, por meses en rehabilitación y sus hombres tratando de animarla en vano. Desafortunadamente llegaron a sus oídos un rumor sobre un hombre que fue negligente sobre la emboscada, se suponía que sabían que la emboscada se iba a realizar pero a causa de que el no fue veloz y efectivo a la hora de realizar sus movimientos por pereza no les informo. Si no hubiera sido negligente Fang estaría ahora mismo en las fuerzas del ejército con su brazo sano y sin ningún problema.

Su joven mente combinada con su personalidad explosiva ha provocado que entre en un estado de ira y locura, ha hecho un desastre en el hospital de la capital, recupero su guante izquierdo y dijo que iría a partir a la mitad a aquel hombre que se sabe esta en el bosque de la hoja haciendo guardia, sin duda lo hará, su poder era el de un Jonin pero sin su brazo y con los meses sin hacer nada sus habilidades han bajado drásticamente, no obstante es sumamente inteligente, estratega y actualmente furiosa es un monstruo que arrasaría con todo. Se ha contratado a 2 Shinobi del país del fuego y un Shinobi extranjero que pasaba de momento para que fueran por ella, sin duda con toda su debilidad sería capaz de partir a la mitad a aquel hombre y su pequeño e inexperto batallón puesto el hombre llamado Sando fue rebajado de su rango. La chica tiene sus razones para asesinar a aquel hombre, pero la venganza no es una buena razón para un asesinato en un mundo civilizado, por tanto deténganla al precio que sea, así sea asesinándola aunque Sando no lo merezca.
Recompensa de la misión: 1.800 Ryus
Extensión mínima de la misión: 100 líneas
Enemigo:


Especialidad: Taijutsu
Clan: Sin clan
Elemento: Katon
• Ninjutsu 8
• Taijutsu 13
• Genjutsu 0
• Velocidad 10
• Resistencia 12
• Fuerza 8

Nota: No es capaz de realizar técnicas Katon que necesiten sellos de mano. Recuerden que el Taijutsu cuenta también como los reflejos de la personas mas no su velocidad, además de su capacidad acrobática.



Seiichi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Monster or Woman?

Mensaje por Akkarin el Dom Jun 11, 2017 8:47 pm




Miedo. Profundo, enterrando sus raíces de manera profunda y sintiendo la fatalidad de su error. El puño de la Jonin parecía acercarse a cámara lenta, al mismo tiempo que el pensamiento definitivo cruzaba por su mente, sabiéndose demasiado lenta de reflejos para esquivarlo. Demasiado tarde, iba a morir ahí. Sin cumplir nada, bajo el puño de un enemigo. Un peso en su estómago cayó con fuerza, congelada en su posición. Terror.

“Quiero a ese diamante en bruto en mi colección de muñecas. Puedes matar al otro.”


Un recuerdo. Enterrado. Emergiendo de la nada, como causa del mismo miedo primario, casi primitivo e instintivo, en lo más profundo.

“M-Miserable… A-Acabaré c-con tu vida, aunque sea lo… último que haga…”


La gente dice que en el último momento antes de morir, tiene un flash de todas sus memorias en la cabeza. Pero eso no se cumplía. Había algo, en ese miedo, que sacaba de ella no sus memorias, no sus arrepentimientos.

Los peores recuerdos emergían. Conectados por la misma emoción, experimentada en algún punto de su vida. En esas decisiones, que la habían llevado a cometer algunos de sus peores recuerdos o sensaciones.

“Lamento que se haya visto envuelta en este desenlace, Yuki-san.”


Sintió algo rodearle la cintura, a pesar de que sus ojos no perdían de vista el puño que se acercaba a ella. Algo, sin embargo, tapó su rango de visión, empujándola fuera de la trayectoria de Fang. Más bien, alguien.

Fue bajo el puño iluminado de Fang, cuando sintió el frío cómodo en su piel, diferente al que sentía congelar sus acciones, el horror cruzó momentáneamente sus fracciones al reconocer a ese alguien. Un grito que murió en su garganta en el momento que el impacto llegó y los lanzó.


El choque fue brutal, incluso cuando el impacto fue recibido por su compañero y la coraza de hielo que le recubría, única razón de su supervivencia ante tal despiadado golpe por parte de la Jonin. Cómo si de una bestia se tratase, intentando deshacerse de aquello que le molestaba alrededor.  Desorientación; la caída y la proximidad de su casi muerte, así como súbito rescate. Todo se conglomeraba en la cabeza de la Yuki, la cual movía sus engranajes a una velocidad prominente, tratando de procesar los últimos escasos segundos.

Palabras que picaban. De nuevo. Como el recuerdo de un dúo de amigos, separados bruscamente por una deferencia de opiniones, así como la tóxica duda que aumentaba la distancia entre ambos, solidificando sus diferencias y puntos de vista. Observó a su compañero con los ojos abiertos enormemente, incluso si el enemigo se encontraba a metros de ellos, el bosque estaba en llamas, y acababan de salir de una situación donde con facilidad sus vidas hubieran terminado de no ser por la técnica defensiva de Seiichi, plus sus reflejos.

¿No quieres salvarla a ella también?
, como un eco, en resonancia con perpleja conmoción, la misma pregunta sacada por la voz del Kaen se instaló. Una semilla plantada. Dejando aún inmóvil a la muchacha, incluso cuando el combate se retomaba. Golpes, desgaste. La Jonin, con heridas y chakra utilizado en todo ese tiempo, más el combate previo con los otros shinobis, empezaba a enlentecer sus movimientos. La mente de la Yuki veía eso, objetivamente, al mismo tiempo que también se daba cuenta de cómo Seiichi también, con ese mismo desgaste, quedaba un así algo por debajo de la habilidad mostrada por Fang. Golpes, y más golpes.

¿Por qué estaban combatiendo entre sí? Esa mujer…


Un nudo en la garganta, y trató de enderezarse. Unas palabras fuera de contexto, con una intención clara de dañar, de afectar a la mente de un enemigo. Pero cargadas de toxicidad, rencor, algo que no parecía correcto. Y menos a quien estaban dirigidas. Y menos aún, por la mirada que mostraba Fang. Akkarin se mordió el labio, e hizo un sello, sin responder, con el apuro en el cuerpo al ver ambos proyectiles ser lanzados. No iba a ser una buena consecuencia. Una última mirada, llevando su creación justo en el punto ciego de Fang. El hielo se formó, justo al límite de su rango de alcance.

La explosión de aire levantó todo, obligándola, a tener que llevar su chakra a los pies si no quería ser lanzada fuera del campo de batalla. Un par de los árboles alrededor, mermado por el fuego, voló, igual que algunas de las llamas se avivaron por el impulso, así como otras se extinguieron. Humo, polvo, y residuos del terreno cubrieron el campo de visión.




La ceguera del choque fue algo previsible, pero al ser la más lejana a la misma, era más sencillo recuperarse de la misma. El humo seguía rodeando el campo, así como el polvo, pero había un recuerdo a modo de chakra de dónde su técnica estaba. Observó como la única defensa, su espejo, había resistido a duras penas la onda. Detrás de la silueta más grande. Fang.

Un carraspeo por su parte, de aquella que había permanecido en silencio desde su falta de juicio. ¿Desde cuándo su mente se veía nublada por las emociones, entorpeciendo su eficiencia? No solo eso…

¿Desde cuándo dejaba que alguien la hiciera dudar de su manera de vivir? La telaraña que tenía alrededor empezó a fallar en su captura, liberando algunas de las partes atrapadas por ella. Sin embargo, había en Akkarin algo, que antes no había estado. Una cadena de sellos empezó a formarse, a pesar de esperar pacientemente. No iba a lanzar un ataque sin verificar la posición de su objetivo.

Algo que había nacido apenas unas semanas atrás. Una fortaleza, un fuego que brillaba, dejando la decisión esclarecer sus dudas. Los ojos se clavaron en la silueta de Fang, a pesar de que las palabras no iban solo para ella—. No podría haber elegido mejor compañero, que a él. No importa su sangre, o cual sea el apellido que haya detrás de su nombre.

La nube de polvo empezó a disiparse, y ahí comprobó bien que la silueta era efectivamente, la posición de la Jonin. Parecía esperar a que el campo de visión jugase a su favor, solo moviéndose como un depredador alrededor, sin mantener una posición fija. Inteligente. Pero idóneo.

Con un paso al frente, Akkarin canalizó el chakra de sus sellos hacia el suelo. Un séquito de hasta diez pirámides empezó a emerger directamente hacia la Jonin; cinco barrando el lado libre, cerrando la salida, y otras cinco directamente en su dirección, obligándola a tomar una decisión. ¿Impulso, o premeditado?

Si la Yuki no se equivocaba en su juicio, por cómo era Fang, impulso resultó. La Jonin atacó contra las pirámides directas a ella, arrasando con un puñetazo ígneo en su dirección hacia ella misma al no haberse movido a la hora de atacar. Un siseo de dolor sacudió a Akkarin, sintiendo la laceración de los restos de su hielo golpear, así como algunas quemaduras debido a la misma técnica, quedando los bordes de sus prendas calcinándose por las llamas. No le importó, con la mirada apasionada y fija en su objetivo: Fang—. Él es su propia persona, sus propias decisiones. Aquellas que definen quien es, no algo que escapa de sus manos, como su sangre.

Sin embargo, ese mismo impulso de puñetazo hizo recular a la Jonin por inercia, con un empujón hacia su punto ciego. Akkarin no vaciló.

¡Él siempre será mejor, por las decisiones que él mismo decide tomar! ¡Un buen hombre, sin caer en rencores que arruinarían su propia vida y carrera! —bajo esa determinación, Akkarin formó sellos, aquellos últimos que haría si todo salía bien. Fang cargó los puños, a pesar de recuperarse del desequilibrio; había mostrado resultar también peligrosa, y estaba tocando fibra sensible. A propósito, atrayendo la atención a ella y solo ella.

Así no vería como su espalda estaba a escasos centímetros del espejo a donde la había estado conduciendo con ataques de fogueo, usando los árboles, los escombros y el propio fuego como elementos de distracción visual para encubrir la posición. ¿Quién iba a prestar atención a algo que reflejaba sus alrededores, como un espejo de hielo. El reflejo de la precación, llevó a Fang a echarse hacia atrás. Algo frío chocó con su espalda, haciéndole abrir los ojos y provocar un momento de desconcierto. Fugaz. Aprovechado por completo.

El chakra empezó a subir por su garganta, hablando las últimas palabras antes de que la técnica impidiera hablar. No una provocación: sino lo que de verdad pensaba; aquello que sentía que debía decir.

¡Tú eres quien debería sentir náuseas, por estar a punto de cometer algo más deshonroso que no decidir donde naces, sino matar por rencor y caer aún más bajo que Sendo!

Escupió de nuevo un líquido viscoso, directo hacia el cuerpo de Fang y su espejo. El desgaste de Seiichi, así como las heridas y un metódico, bien pensada encerrona para causar un momento de titubeo, fue la convergencia. No era incapacitar o dañar, ni siquiera prolongar una pelea.

El líquido golpeó justo cuando los reflejos parecieron recuperarse demasiado tarde en Fang. No de lleno, el líquido impactó en el costado de la Jonin, pero la salpicadura hizo lo demás, enganchando las partes restantes en el golpe, contra el espejo de hielo a medio derretir. Una captura del objetivo, inmovilización. Sin bajas y viva, como era la filosofía que por un momento casi olvida, de Yuki Akkarin.

Deténgase, por favor, y no cometa algo que solo la rebajaría... ¿no es usted, acaso, mejor que Sendo? ¿Mejor comandante? Demuéstrelo, una lesión no va a arruinar su futuro, pero un asesinato, sí.
[/i]


OFF:

Aspecto:

Stats:

• Ninjutsu: 10
• Taijutsu: 7
• Genjutsu: 7
• Velocidad: 10
• Resistencia: 10
• Fuerza: 10
Tecnicas:

Elemento Agua: Campo de Jarabe Atrapante (水遁・水飴拿原, Suiton: Mizuame Nabara) x2
[Progresiva de volumen | Ninjutsu]
Es un jutsu en donde, tras una serie de sellos, el usuario escupe agua de alta viscosidad, gracias a la infusión de chakra en el agua, destinado a una superficie de amplio alcance. Esta corriente de líquido pegajoso puede utilizarse para formar una trampa adhesiva que puede inmovilizar a una persona. Tiene como objetivo reducir el área de actividad del enemigo y de esta forma tomar el control sobre el campo de batalla. El alcance normal de esta técnica es normalmente de unos pocos metros, cinco para ser exactos. Pero si el jutsu es preparado, es posible hacer un estanque entero de jarabe que varía dependiendo de la cantidad de chakra empleado en la técnica. Para prevenir ser atrapado en el jutsu, es necesaria la canalización de chakra en los pies, de antemano, que permite andar sobre éste sin inhibiciones. Sin embargo, solamente aquellos que tengan conocimiento del jutsu, o que manipulen la naturaleza, pueden realizar dicha acción (ojo con el metarol). El radio o extensión del estanque tiene un máximo de alcance por rango para la adaptación del rol, estos son:

Diez metros para Gennin
Veinte metros para Chunnin
Treinta metros para Jounnin
Cincuenta metros para Sannin.

Chiryō Senbon no jutsu (Acupuntora senbon) [nivel 1]:
Luego de un único sello de manos el ninja es capaz de crear, desde hielo/agua/nieve una enorme cantidad de senbons que se dirigirán directamente hacia el oponente. No se podrá cambiar la dirección de estas senbons y el número total de Senbons de hielo creadas será de veinte.

Kisa Hyōshō no jutsu (Pirámides de hielo) [Nivel 1]:
Luego de una serie de sellos de manos, el usuario será capaz de crear pirámides de hielo cuyas puntas serán capaz de causar heridas profundas en el oponente, y cuyas aristas tendrán el mismo filo que una espada. Estos cristales tienen sus caras extremadamente lisas, por lo que son capaces de reflejar la luz a la perfección. Puede dársele cualquier altura con un máximo de un metro setenta. Puede crear un máximo de diez pirámides.
Makyō Hyōshō no jutsu (Espejos de hielo) [nivel  1]:
El shinobi del clan Yuki comienza a aprender las habilidades de su clan y comienza a incursionarse en la técnica básica del mismo. Mediante esta técnica y tras un único sello de manos, el usuario es capaz de crear un espejo de hielo dentro del cual puede meterse. De esta forma, será capaz de recibir el impacto de una técnica y emerger de entre los pedazos del espejo, sirviéndole como protección.
Inventario:
• Senbons x20
• Kunai x10
• Sellos explosivos x4
• Bomba de Humo x2
• Bomba de Luz x2
• Pack Individual - Éxtasis (5)
• Vendas
Akkarin
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Monster or Woman?

Mensaje por Seiichi el Mar Jun 13, 2017 8:38 am




Explosión. Seiichi solamente recordaba tener ambos pies sobre la tierra y, de un momento a otro, ya no. Fueron dos técnicas devastadoras, de temperaturas completamente opuestas. El punto de encuentro, no se encontraba lo suficientemente lejos de los perpetradores para salir ilesos. Nuevamente, su resistencia se vio superada por la de alguien de habilidad mayor. A pesar de no poder confirmar la eficiencia de sus llamas cerúleas visualmente, podía contar con que el impacto a continuación también afectase a Fang. Pero él no podía seguir ese ritmo. Como una ráfaga de viento que a la par que quemaba, también lograba enfriar su espíritu de combate, la misma lo despidió hasta diez metros atrás. Lo movió como si fuese nada; perdiendo la silueta del bicolor en una nube de humo y polvo, donde únicamente las chispas del fuego todavía vivo en la zona, podía divisarse. Las ramas de muchos árboles ya debilitados por el incendio forestal, perdieron la voluntad de mantenerse sujetas, dejándose llevar por la gran expansión. En ese momento que su cuerpo era elevado por los aires, pudo aprender algo valioso para futuro. Nunca antes había visto con sus propios ojos, los resultados en un impacto de su habilidad única contra el elemento Fuego.

La herida inicial en su cabeza, empeoró tras haber impactado con uno de los pocos árboles que aún se mantenían de pie. Ahora con un pequeño cráter en él, a causa de haber frenado el feroz transcurso de Seiichi, quien había rodado esos últimos diez metros. Sangre recubrió por completo su ojo y quemadura del lado izquierdo de su rostro. Sentado; cabizbajo. Casi inconsciente. El calor abrazador del aire expandiéndose, terminó por deshacer casi por completo la prenda que llevaba en el tronco superior. Los restos se perdieron en el arrastre. "No puedo ver nada... ¿Perdí?"; ciertamente no se sentía bien físicamente. Los músculos de su cuello no respondían apropiadamente, para poder alzar un poco la cabeza y ver lo que había sucedido. Desprendía vapor, por haberse enfriado tanto con la última técnica que realizó; y ahora expuesto a altas temperaturas. "Otra vez, he sido impulsivo". Abandonar la estrategia a causa de emociones que no se ve capaz de comprender, ya significa una derrota personal para el perfeccionista. No es la primera vez que sucede.



¿Por qué siempre se ve tan frustrado? Posiblemente el mejor Genin de Hinoarashi; el que fue dotado tanto con un talento natural, como con una determinación sin igual.



La voz familiar de una mujer. Erizó su piel, afinando esos sentidos que habían terminado adormecidos tras el impacto, provocando que exhalase fuertemente por la sorpresa de lo que había oído. Era el sonido de una pelea que todavía seguía su curso; aquella que volvió a arder en las llamas de Fang tras la aparición de las técnicas heladas de Akkarin. Al haber conseguido un poco de fuerza para alzar la cabeza, podía ver movimiento tras la cortina de humo que les separaba, la cual cuando estuvo por disiparse, la ex Jounin volvió a levantar más polvo. Al igual que la media coraza de hielo que él poseía al principio del combate; cada oración de la Yuki, agrietaba un poco más esa apatía que Seiichi había desarrollado a lo largo de los años. Le extendía una mano a recuerdos que había olvidado que eran suyos. El mismo muchacho inexpresivo que no dudó en quitarle la vida de una manera tortuosa al segundo líder de los Tigres en Llamas, se encontraba ahora, atónito. Cuando Akkarin mencionó el rencor, pudo verlo con claridad...



. . .



— Tú todavía no terminas, Seiichi. — Una figura corpulenta, que se alza hasta casi dos metros del suelo, se posaba frente a un joven de cabellera bicolor, con los brazos cruzados. Un día soleado y colorido, como la mayoría de los días primaverales en el País del Fuego. Se encontraban en las afueras de un dojo; mientras un montón de adolescentes con el mismo color de cabello —pelirrojos—, se alejaban de la zona para perderse entre un montón de casas de estructura humilde. Celebraban por un arduo día de entrenamiento; todos parte de una hermandad fortalecida por la misma sangre. Todos menos aquel niño. Ése mismo observaba de reojo a los demás, esperando ser al menos reconocido. Tan sólo una vez. Invisible resultaba siempre para los ojos de todos ellos; de sus familiares. — Pero ellos... — No pudo terminar la oración al ver la intensidad en los ojos de ese gran hombre. Uno respetado por todos; pero que resultaba mucho más duro con ese pequeño muchacho. — Ya te lo dije antes. Eres un prodigio, que necesita trabajar mucho más duro que los demás, si quieres algún día matar a la Dama de Fuego. — Un destino ya escrito. No era lo que él quería, sino la familia Kaen. Sobretodo ese hombre, su padre... quien tenía la obligación de dejar la familia a un heredero digno. Lastimosamente, Seiichi no podía serlo, sin importar lo que hiciera. Él estaba marcado.

Entonces recibió, nuevamente, esa misma mirada. — Es lamentable que hayas nacido con esa malformación genética. Es desagradable. — Fijó unos orbes del mismo color que el cielo en su lado derecho.Era repulsión. — Al menos deberías dejar de perder el tiempo con ese poder incompleto que tienes. Es débil... y un insulto hacia tu familia. — Podía recordarlo como una sentencia; que no pudo hacer otra cosa más que asentir, antes de volver a adentrarse al dojo. Solo.



. . .



"Todos estos años y nunca pude descifrarlo yo mismo. Tal vez sí estaba cayendo en el rencor...", buscaba ponerse de pie. Lentamente. En ese preciso instante, cuando una figura de una complexión física muy trabajada, dibujada por quemaduras de todo tipo que fueron sanando con los años, Fang se veía atrapada por los esfuerzos de Akkarin. Había encontrado la forma de superar la fuerza inhumana de la mujer con premetidada aplicación de sus habilidades. — ¿¡Tú qué sabes sobre mí!? — Fang se mostraba agitada y aún enardecida, pero mucho más emocional por lo que le había dicho Akkarin. Movía su cuerpo, intentando liberarlo de la prisión de hielo que la mujer le había impuesto. — No me compares con esa basura. No vuelvas a hacerlo... ¿Futuro? ¡Él me lo arrebató! — Como toda miembro de la familia Kaen, no precisaba moverse para que las llamas envolviesen su arrollador puño, lentamente librándose de las limitaciones por las que Akkarin había trabajado tanto. Terminó por darse a sí misma un fuerte puñetazo, para quitarse de su cuerpo lo que restaba aún, mirando fijamente a la mujer cerca suyo con los mismos ojos de una bestia descontrolada. El leve tinte colorado en ellos, demostraban la sensibilidad de Fang con el tema. Mientras aquello sucedía, fueron realizados sólo dos secuencias de sellos por parte del individuo fuera de escena. Que escuchaba, pudiendo comprender las emociones de la criminal. — Yo tenía sueños, ¿sabes? Ustedes no podrían entenderlo. — Y al momento de decir aquello, con su guante enardecido en llamas... apareció otra fogata. Lejana; brilló entre el humo como una fuerte luz turquesa, iluminando la figura del bicolor... quien sostenía con el izquierdo, su brazo derecho. El cual estaba cargado también en llamas.






— Yo... — Jadeaba. A diferencia de la mayoría de las ocasiones, era su lado albino el que relucía en la escena, pues el otro se encontraba cubierto de sangre. Además, Seiichi parecía mostrarse más como un ser humano. — ¡También tengo uno! — Era la primera vez que mencionaba aquello. Tras el soldado apático, se encontraba alguien con un objetivo claro. Un sueño; que todavía era un misterio. Al momento que se pudo ver con mayor claridad el rostro del albino, una curva en sus labios se llevó el total protagonismo. Era una sonrisa sincera, llena de determinación y ápices de... ¿Felicidad?— Muy bien, mocoso... ¡Terminemos con esto! — Desprendió con fuerza la pierna derecha de la viscosidad restante, iniciando una carrera en contra del joven con el torso desnudo. Él imitó su acción, con la intención de encontrarse en el centro para 'definir' todo. Era una de las primeras veces que Seiichi no buscaba neutralizar al objetivo, sino salvarlo, respetando lo que su compañera le había mostrado a lo largo de las misiones que habían compartido.

Dos gruñidos. Se afirmaron las piernas de cada uno, cruzándose entre sí... y colisionaron los puñetazos. Frío contra calor. Nuevamente por el choque de las llamas opuestas, volvió a ocasionar una explosión menor a la anterior. La fuerza de Seiichi se vio superior, impulsándola a Fang con mayor potencia de la que ella pudo hacerlo con él. Sin embargo, el guante había ocasionado que tres de sus dedos terminasen completamente rotos. Una mueca de dolor, apretando los dientes. Todavía no había terminado. La colisión sirvió para arrastrar a Fang nuevamente a lo que restaba de la prisión de su compañera Yuki, dejándola otra vez en una mala posición. De pronto, un aura se alzó de la superficie como un torbellino turquesa alrededor de Seiichi. Era la segunda técnica que había preparado; la liberación de llamas. — ¡Akkarin! — Avisó velozmente. Ya se comprendían lo suficiente como para explicarle detalladamente su plan. Esperaba que volviese a utilizar la misma técnica de líquido viscoso sobre Fang, ahora que se encontraba totalmente exhausta y conmocionada. En una breve carrera, el heredero de los Kaen terminó por acercarse a ellos, utilizando su habilidad única como una llamarada. Esta vez sin la intención de incinerar a su oponente, sino con una mucho más pacífica. De haber Akkarin comprendido lo que él quiso comunicar con su llamado, utilizaría esa habilidad sobre el líquido que ahora cubría por completo a Fang. Por la temperatura de las mismas y con un control eficiente, terminaría por convertir aquello en una prisión de hielo; de cuerpo completo. Dejando nada más que la cabeza de Fang fuera.

El trabajo en equipo de esos dos mejoraba con cada misión. El lado derecho de Seiichi temblaba del frío, recubierto en parte por escarcha, tras haber utilizado tanto su habilidad única a un grado de exposición.
— Lo siento, pero no puedo dejar que arruines tu vida por completo. — Había regresado a tener un rostro poco expresivo, pero... ¿Acaso mostraba empatía?





OFF:
Apariencia:
Stats:
• Ninjutsu 10
• Taijutsu 7
• Genjutsu 7
• Velocidad 10
• Resistencia 10
• Fuerza 10
Técnicas:
* Nombre: アイストーチ — Iced Torch
Tipo: Ninjutsu
Sellos: Uno (Dragón)
Rango de alcance: Cuerpo a cuerpo
Descripción: Una vez efectuó el sello del dragón, libera una premeditada cantidad de chackra para convertirlo en ascuas azules, que rodean ambos brazos desde los hombros. De este modo, los golpes del usuario tendrán un minúsculo aumento en el alcance de sus ataques y también ocasionarán quemaduras por exposición a temperaturas glaciales. Pero lo más importante, es que puede combinarse con el resto de las técnicas para mejorar sus resultados. Uno de sus brazos puede ser cubierto por el elemento Katon para otorgar distintos tipos de quemaduras, pero de este modo no podría potenciar otras técnicas de las ascuas azules.
Duración: Tres turnos. Si al cuarto no es desactivada, se proporcionará graves heridas a sí mismo.


* Nombre: 凍結消 — Cryoincineration
Tipo: Ninjutsu
Sellos: Dos (Dragón — Caballo)
Rango de alcance: 2-9 metros
Descripción: Tras tan solo un par de sellos, el usuario transforma suficiente chackra en su nuevo elemento como para rodearse a sí mismo con el por un máximo de ocho segundos. Con sus dos manos, es capaz de manipular el fuego subzero de diversas formas,  con la única intención de ocasionar quemaduras y otro tipo de daños respecto al stat Ninjutsu. Además de poder atacar en función de lanzallamas [Mayores quemaduras] [2 mts.], puede moldearlo de tres formas diferentes:
— Tres proyectiles pequeños. [Mayor precisión] [7 mts.]
— Una gran, malformada esfera de fuego. [Mayor daño] [5 mts.]
— Dos medialunas. [Mayor alcance] [9 mts.]
Misión & NPC:
Misión de rango C: Monster or woman?

Lugar de la misión: País del Fuego || Bosque de la Hoja
Tipo de misión: Misiones Varias
Descripción de la misión: La guerra es horrenda y nos convierte en monstruos a todos ya sea por el dolor de un ser querido caído o por dolor propio de tu orgullo, muchas cosas pasan en la guerra que cambian a las personas y que los transforman en quienes no son. Fang era una chica prodigio en el mundo Shinobi con una personalidad explosiva, maestra en el combate cuerpo a cuerpo con sus puños y guantes de metal extraño que impulsaban sus poderosos puños a destruir todo a su paso combinado con un arrasador estilo katon. En un enfrentamiento de ya hace meses fue emboscada y salió victoriosa de aquel combate, desafortunadamente al precio de su brazo derecho que era su brazo predilecto.

Al ser una especialista en Taijutsu enfocada en sus puños la deprimió y bajo su nivel de combate drásticamente, por meses en rehabilitación y sus hombres tratando de animarla en vano. Desafortunadamente llegaron a sus oídos un rumor sobre un hombre que fue negligente sobre la emboscada, se suponía que sabían que la emboscada se iba a realizar pero a causa de que el no fue veloz y efectivo a la hora de realizar sus movimientos por pereza no les informo. Si no hubiera sido negligente Fang estaría ahora mismo en las fuerzas del ejército con su brazo sano y sin ningún problema.

Su joven mente combinada con su personalidad explosiva ha provocado que entre en un estado de ira y locura, ha hecho un desastre en el hospital de la capital, recupero su guante izquierdo y dijo que iría a partir a la mitad a aquel hombre que se sabe esta en el bosque de la hoja haciendo guardia, sin duda lo hará, su poder era el de un Jonin pero sin su brazo y con los meses sin hacer nada sus habilidades han bajado drásticamente, no obstante es sumamente inteligente, estratega y actualmente furiosa es un monstruo que arrasaría con todo. Se ha contratado a 2 Shinobi del país del fuego y un Shinobi extranjero que pasaba de momento para que fueran por ella, sin duda con toda su debilidad sería capaz de partir a la mitad a aquel hombre y su pequeño e inexperto batallón puesto el hombre llamado Sando fue rebajado de su rango. La chica tiene sus razones para asesinar a aquel hombre, pero la venganza no es una buena razón para un asesinato en un mundo civilizado, por tanto deténganla al precio que sea, así sea asesinándola aunque Sando no lo merezca.
Recompensa de la misión: 1.800 Ryus
Extensión mínima de la misión: 100 líneas
Enemigo:


Especialidad: Taijutsu
Clan: Sin clan
Elemento: Katon
• Ninjutsu 8
• Taijutsu 13
• Genjutsu 0
• Velocidad 10
• Resistencia 12
• Fuerza 8

Nota: No es capaz de realizar técnicas Katon que necesiten sellos de mano. Recuerden que el Taijutsu cuenta también como los reflejos de la personas mas no su velocidad, además de su capacidad acrobática.



Seiichi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Monster or Woman?

Mensaje por Akkarin el Mar Jun 13, 2017 6:02 pm



Jadeos. La falta de chakra empezaba a notarse, claro efecto del uso tan seguido y rápido de sus reservas. Su cuerpo cedió por unos segundos, pero la adrenalina la seguía manteniendo enderezada, en pie, sin ceder más allá de un pequeño tastabilleo. El ceño fruncido, con la mirada decidida y fija en la pelirroja que aun con su captura, trataba de zafarse de la viscosa prisión. El sentimiento de temporal victoria al capturarla, quedó remplazado por una tensa expectativa.



Voluntad. Algo que, desde bien pequeño, todo el mundo está acostumbrado a escuchar alguna que otra vez. “¡Puedes hacer esto, solo hay que echarle voluntad!”, “¡Con una buena fuerza de voluntad, todo se puede!”. Inspirar a las generaciones, desde que son niños, hasta que llega el momento para tomar en consideración esas palabras. Momentos donde se olvidan, porque siempre será más sencillo decirlas que llevarlas a cabo. Cuando la situación se tuerce, las expectativas se rompen, y una marea de incertidumbre, dolor, ahoga cualquier realidad vivida con anterioridad. Tiñendo los colores en una monocromática paleta.

Es en ese entonces, cuando la llamada ‘voluntad’, marca la diferencia
.

Los gritos de Fang, sumados a la emoción cruda, vívida que transmitían, formaron un nudo en la garganta de la joven kunoichi. Era cierto, no podía entenderlo. Incluso si lo intentaba, no podía llegar a comprender la magnitud de lo que sentía, ni cómo. Solo podía suponerlo, entender desde la externa situación. Pero sí veía algo que Fang no, cegada por el momento, por las emociones. Una ceguera que ella misma reconocía, porque, aunque las motivaciones eran distintas, era una pasión lo que la desencadenaba. Y con cada palabra, incluso si era la mujer que había intentado matarla dos veces ya, casi logrando hacerlo con su compañero…

La voluntad de seguir. Algo tan básico. Tan esencial. ¿Cómo podían haber perdido el foco de esa manera? Mordiéndose el labio, sin ser consciente de lo ocurrido con su compañero puesto su atención estaba absolutamente centralizada en la pelirroja, desvió la mirada.

Es cierto, no puedo entenderlo… —admitió, cayendo en una postura más defensiva que ofensiva; el guante y su pronta liberación no caían bien en la muchacha. Sus reservas de energía escaseaban, y con la pausa del ritmo durante esos segundos, sentía el cuerpo temblar por el cansancio que conllevaba el uso de sus técnicas. Pero no recularía; era ahora o nunca. Su voluntad, siendo una pequeña llama en crescendo, trataba de alcanzar la turbada de la persona que tenía delante. Tanto, que no notó cómo el ambiente volvía a enfriarse, incluso si su subconsciente sí. Cerró los puños con frustración, mordiéndose el labio por unos segundos antes de espetar, con un auge que recordaría a cierto Yotsuki, la misma pasión que tributaba—. ¡El futuro nadie puede arrebatártelo, Fang! ¡Es cosa tuya decidir si lo tienes o no, no te limpies de responsabilidades! ¿¡O acaso esos sueños eran tan débiles como para perderse, cuando tú sigues aquí, y hay más caminos que seguir!?

Duro, directo, incluso carente del tacto que una hija de nobleza debería poseer. Eso mismo pareció exaltar aún más a la pelirroja; en el calor del momento, ningún comentario espetado o con tal intensidad podría ser una buena decisión—. ¡Cierra la boca, maldita sea! —el ímpetu con el que trataba de deshacerse de su prisión, se aceleró.

El permanecer en las filas de soldados, lejos de comodidades, empezaba a mostrarse en las maneras de la joven, pero no solo eso: de sus brazos, ante esa misma emoción de frustración, una pequeña capa de escarcha empezó a extenderse; sudor congelado, pero una clara muestra de cómo no era la única con las emociones en la palma de la mano, mostrándose tal cual, sin máscaras.

Una voz, jadeante, la hizo de golpe cambiar su foco de atención, fraccionándolo. Seiichi, quien había pensado que se encontraría no tan lejos de la mujer pelirroja, por lo visto había terminado a una distancia considerable de ambas féminas. ¿La explosión? Era lo más probable; un auge de preocupación acometió con potencia a la peliazul cuando vislumbró el estado de su compañero; si rememoraba, estaba casi segura de que era la primera vez que veía tan claramente el desgaste y consecuencias de una batalla desequilibrada en su compañero. Al menos, a ese nivel. Pero había algo que la detuvo de expresar su preocupación en voz alta, incluso si era algo tan contrario al manual de reglas de un shinobi: aquella declaración, rompiendo la pasiva frialdad del soldado que siempre había visto con contadas excepciones. Un estremecimiento la sacudió, erizando la piel. Músculos tensos, preparada para cualquier cosa. Fang libre, tenía su objetivo clavado en aquel con quien su sangre se compartía, aquel bicolor que era su compañero.



La mortecina llama se avivó, azuzada por quien también compartía parte de la misma sangre.


¡Sí! —rápida y clara, forzó su cuerpo incluso si el cansancio agarrotaba los músculos, incluso si la red de chakra se quejaba cuando veloz llevó sus manos en una nueva serie de reglas nemotécnicas como eran los sellos. Impulsó su cuerpo hacia adelante, cobrando velocidad y acortando la distancia un par de metros, queriendo asegurar al máximo su puntería; con su actual estado, incluso siendo un as de la puntería, de vez en cuando el foco se perdía por el inminente agotamiento. Pero iba a cruzar sus límites, vencer ese cansancio, sin defraudar a su amigo. Se jugaba aquí algo más que un simple resultado de una misión complicada.

El chakra, de manera más difícil y resistiéndose un poco, llegó hasta su boca. Era obvio a esas alturas qué técnica iba a hacerse; era la tercera vez que aparecía en combate. Pero el trabajo en equipo, el trabajo duro, y el desgaste eran cosas que convergían a favor de los dos novatos en comparación. Con el objetivo fijo y en su cabeza cruzando los dedos para que fuera esta vez la definitiva, el líquido viscoso salió disparado de la boca de la joven Yuki, directamente de nuevo a por el reiterado objetivo de la misma. [i]Justo en ese momento, cuando el ataque controlado de Seiichi iba encaminado, en una maniobra coordinada por la constancia y el entendimiento sin palabras que empezaba a ser más obvio entre ambos.

Tal vez fuese suerte, a pesar de que los restos del líquido anterior dificultasen el movimiento a la Jonin, sumado a su condición deteriorada en base a su lesión y la prolongación de diversas batallas, incluidas las anteriores a la suya. El líquido envolvió a Fang, quien intentó revolverse con reflejos tardíos, antes de que el hielo se formase gracias a las glaciales temperaturas de su contraparte. Una de sus rodillas cedió, teniendo que apoyarse en la susodicha, sintiendo el drenaje de la energía con aquella última técnica. Estaba al límite, y lo sabía, si quería regresar con su propio pie, a un ritmo decente. Sus reservas eran bajas.

Observó entre jadeos a Seiichi, para luego pasar con un aire analista alrededor. No se había dado cuenta de que, conforme el dúo del frío atacaba, entre fuego helado, hielo y agua, las llamas habían casi cedido en su totalidad por una amplia extensión. Los restos del incendio se extendían por otros lados, dejando un enorme claro donde ellos estaban, con los restos de una batalla en él.

F-Fang-san.. —tartamudeo, de nuevo. A causa del cansancio, una pesadez se instalaba en la mujer, teniendo que luchar un poco para incorporarse de nuevo y tratar de acercarse, con un lenguaje corporal controlado apenas que reflejaba una clara intención de pacifismo y sin ganas de continuar una pelea. La pasión con la que antes había hablado parecía apagarse, sustituyéndose con la acostumbrada serenidad que parecía haber sido olvidada en las últimas semanas. Los ojos cansados se posaron en la única parte visible de su objetivo: el rostro—. No somos sus enemigos. Con toda honestidad, matarle solo arruinará el futuro que tiene por delante… pero si no lo hace, aún puede encontrar una nueva puerta con la que alcanzar sus sueños. Siempre hay una manera.


OFF:

Aspecto:

Stats:

• Ninjutsu: 10
• Taijutsu: 7
• Genjutsu: 7
• Velocidad: 10
• Resistencia: 10
• Fuerza: 10
Tecnicas:

Elemento Agua: Campo de Jarabe Atrapante (水遁・水飴拿原, Suiton: Mizuame Nabara) x3
[Progresiva de volumen | Ninjutsu]
Es un jutsu en donde, tras una serie de sellos, el usuario escupe agua de alta viscosidad, gracias a la infusión de chakra en el agua, destinado a una superficie de amplio alcance. Esta corriente de líquido pegajoso puede utilizarse para formar una trampa adhesiva que puede inmovilizar a una persona. Tiene como objetivo reducir el área de actividad del enemigo y de esta forma tomar el control sobre el campo de batalla. El alcance normal de esta técnica es normalmente de unos pocos metros, cinco para ser exactos. Pero si el jutsu es preparado, es posible hacer un estanque entero de jarabe que varía dependiendo de la cantidad de chakra empleado en la técnica. Para prevenir ser atrapado en el jutsu, es necesaria la canalización de chakra en los pies, de antemano, que permite andar sobre éste sin inhibiciones. Sin embargo, solamente aquellos que tengan conocimiento del jutsu, o que manipulen la naturaleza, pueden realizar dicha acción (ojo con el metarol). El radio o extensión del estanque tiene un máximo de alcance por rango para la adaptación del rol, estos son:

Diez metros para Gennin
Veinte metros para Chunnin
Treinta metros para Jounnin
Cincuenta metros para Sannin.

Chiryō Senbon no jutsu (Acupuntora senbon) [nivel 1]:
Luego de un único sello de manos el ninja es capaz de crear, desde hielo/agua/nieve una enorme cantidad de senbons que se dirigirán directamente hacia el oponente. No se podrá cambiar la dirección de estas senbons y el número total de Senbons de hielo creadas será de veinte.

Kisa Hyōshō no jutsu (Pirámides de hielo) [Nivel 1]:
Luego de una serie de sellos de manos, el usuario será capaz de crear pirámides de hielo cuyas puntas serán capaz de causar heridas profundas en el oponente, y cuyas aristas tendrán el mismo filo que una espada. Estos cristales tienen sus caras extremadamente lisas, por lo que son capaces de reflejar la luz a la perfección. Puede dársele cualquier altura con un máximo de un metro setenta. Puede crear un máximo de diez pirámides.
Makyō Hyōshō no jutsu (Espejos de hielo) [nivel  1]:
El shinobi del clan Yuki comienza a aprender las habilidades de su clan y comienza a incursionarse en la técnica básica del mismo. Mediante esta técnica y tras un único sello de manos, el usuario es capaz de crear un espejo de hielo dentro del cual puede meterse. De esta forma, será capaz de recibir el impacto de una técnica y emerger de entre los pedazos del espejo, sirviéndole como protección.
Inventario:
• Senbons x20
• Kunai x10
• Sellos explosivos x4
• Bomba de Humo x2
• Bomba de Luz x2
• Pack Individual - Éxtasis (5)
• Vendas
Akkarin
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Monster or Woman?

Mensaje por Seiichi el Vie Jun 16, 2017 8:41 am




Emociones fugaces. La duración de su efecto en el cuerpo de Seiichi, seguía siendo breve. Latía, pero, mucho más que ocasiones anteriores. Sin embargo, cuando se encontró con Fang totalmente inmovilizada, retomó la misma postura de siempre. Un soldado feudal con actitud taciturna. Aún así, algo de aquella experiencia no quiso extinguirse. Empatía. Había un deseo personal al que eligió darle voz anteriormente de forma indirecta; la necesidad de cumplir un objetivo más, que resultaba ajeno a su función principal durante la misión. Porque el bicolor optó por intentar llegar a ella, en lugar de detenerla a toda costa, bajo cualquier medio necesario. Salvarla. Aquel que detestaba los actos heroicos que podían influir en la firmeza y eficiencia de un Shinobi, estaba comportándose como uno ahora. Un héroe. Mientras Akkarin también intentaba llegar a la pelirroja desgastada, él permanecía en silencio. Reconocía las habilidades sociales de su compañera; por lo que no era la primera vez que le dejaba la plática, a ella. Aprendía escuchando, aunque tenía claro en su cabeza, de que nunca sería un tipo de ninja que pudiese inspirar de esa forma. Seiichi Kaen era un personaje que pertenecía en el fondo de cada escena.

— Sueños; esperanza... Para ya, mujer ¿Quieres? — Respondió Fang a la Yuki, dibujándose una media sonrisa que se mezclaba con una emoción de derrota. Claramente, el quebrar de su voz mostraba que, ya no opondría más resistencia. Había utilizado gran parte de su chackra en destruir la zona sin ningún propósito, totalmente nublada por un rencor que todavía no quería soltar. No siempre hay una salida. Si no abres los ojos pronto, este mundo terminará consumiéndote. — Alzó levemente la voz al reconocer que la misma comenzaba a flaquear. Ella odiaba mostrar debilidad... y encontrarse en ese estado emocional, significaba una muy grande para la guerrera llameante. Ahora hablaba como una veterana, intentando enseñar a aquellos que tenía en frente. A la próxima generación. Fang desvió su mirada cansada al que tenía el torso desnudo, y la mitad de su cuerpo temblando de frío. — Tú lo sabes, ¿no es así; chico de Hinoarashi? — Volvió a sonreír. Kaen observó esa curva con cierta curiosidad, pues era la primera vez que una sonrisa, le transmitía... tristeza. Al parecer sí había escuchado de él tiempo atrás, pues sería la única razón por la que pudiese confirmar el bando al cual pertenece. El joven malherido se limitó a asentir con la cabeza, cerrando los ojos en el proceso. No hacían falta palabras. — Nunca fue tu intención encontrar otra salida. — Más que una pregunta, fue una afirmación. Fang asintió también con la cabeza, aceptando esa premisa con el orgullo característico de una fuerte kunoichi. — ¿Me torturarán? Con todo lo que hice... Es imposible que me perdonen la vida, ¿cierto? — Posiblemente la pregunta más difícil. Una que abarcaba los miedos de todo ser humano antes de que llegase inevitable final. La voz de la fémina quebró otra vez, contando los eternos segundos para que Seiichi respondiera. Él le miró a los ojos; con una carencia de expresión que sí resultaba más transparente de lo normal. Porque era una mirada apagada; no fría. Una que se conectaba con la situación de Fang, sin arrebatarle la honestidad que tanto lo caracteriza. — Lo siento. — lo siente. Orbes intensos de una ex guerrera se apagaron, mientras temblequeaban en una mirada paralizada. Y se humedecían. — Ya... veo... — Se requería un orgullo inquebrantable para no soltar lágrimas en ese momento para Fang. Sintió el miedo en la piel. Era la cruda realidad en la que vivían, donde los esfuerzos de dos compañeros solamente terminarían en el trágico final de una valiente y dedicada ex heroína.

En ese mismo instante, se escucharon las pisadas de más de un hombre, acercándose a toda velocidad. Venían desde el puesto de vigilancia. Entre saltos y la típica destreza de un Shinobi, se anunciaron frente al dúo como figuras parpadeantes. Cuatro ninjas, de los cuales tres eran de la Capital. El único perteneciente a Hinoarashi, era el que parecía liderar el pequeño grupo: Sendo. — Maldición... qué desastrosa escena. Debería trabajar en mi impuntualidad, pero parece que ya lo tienen todo controlado. Nos encargaremos desde aquí. Buen trabajo. — Por el rubor en sus mejillas, hasta se podría decir que estaba alcoholizado. El tono despreocupado en su voz ante lo que cualquier ser humano normal tomaría como algo serio, era justamente irritante. Seiichi tenía un mediocre frente a sus ojos, culpable de todo lo que le había pasado a Fang. No hizo nada; no podía hacer nada. — Oye, chico... ¿Tú me perdonas? — Se oyó a sus espaldas, mientras dejaba que los tres Shinobi de la Capital rodeasen la coraza que mantenía atrapada a Fang. Era una pregunta demasiado amplia, que le dejó callado por varios segundos. Otra miembro de la familia Kaen, que realmente parecía importarle su opinión. Que notaba su existencia, a pesar de haber expresado su disgusto por su lado derecho durante el combate. — No puedo. Eres una criminal. — 'no puedo'; en lugar de 'no quiero'.

— Vamos, Akkarin. — Vociferó, mientras comenzaba a caminar en dirección a la Capital del Fuego. A paso lento, debido a las múltiples heridas que llevaba en todo su cuerpo; no podía permitirse ahorrarse tiempo esta vez. — Quién diría que se convertiría en una completa desquiciada. Supongo que hice bien en no informar ése día, después de todo. — Se oyó de Sendo cuando Seiichi pasó por su lado. El hombre, despreocupado, lanzaba una breve carcajada mientras se rascaba la cabeza. El muchacho de la mitad escarchada, como reflejo que se activó incluso sobre su actitud de soldado, se detuvo en seco por cinco segundos. Su rostro no cambió. Tampoco bajó la cabeza. De todas formas, antes de volver a caminar, se podía ver cómo el bicolor formaba un tenso puño con su única mano sana. La impotencia y la injusticia, eran algo que todavía no podía combatir. Solamente, le quedaba seguir adelante.





OFF:
Apariencia:
Stats:
• Ninjutsu 10
• Taijutsu 7
• Genjutsu 7
• Velocidad 10
• Resistencia 10
• Fuerza 10
Técnicas:

Misión & NPC:
Misión de rango C: Monster or woman?

Lugar de la misión: País del Fuego || Bosque de la Hoja
Tipo de misión: Misiones Varias
Descripción de la misión: La guerra es horrenda y nos convierte en monstruos a todos ya sea por el dolor de un ser querido caído o por dolor propio de tu orgullo, muchas cosas pasan en la guerra que cambian a las personas y que los transforman en quienes no son. Fang era una chica prodigio en el mundo Shinobi con una personalidad explosiva, maestra en el combate cuerpo a cuerpo con sus puños y guantes de metal extraño que impulsaban sus poderosos puños a destruir todo a su paso combinado con un arrasador estilo katon. En un enfrentamiento de ya hace meses fue emboscada y salió victoriosa de aquel combate, desafortunadamente al precio de su brazo derecho que era su brazo predilecto.

Al ser una especialista en Taijutsu enfocada en sus puños la deprimió y bajo su nivel de combate drásticamente, por meses en rehabilitación y sus hombres tratando de animarla en vano. Desafortunadamente llegaron a sus oídos un rumor sobre un hombre que fue negligente sobre la emboscada, se suponía que sabían que la emboscada se iba a realizar pero a causa de que el no fue veloz y efectivo a la hora de realizar sus movimientos por pereza no les informo. Si no hubiera sido negligente Fang estaría ahora mismo en las fuerzas del ejército con su brazo sano y sin ningún problema.

Su joven mente combinada con su personalidad explosiva ha provocado que entre en un estado de ira y locura, ha hecho un desastre en el hospital de la capital, recupero su guante izquierdo y dijo que iría a partir a la mitad a aquel hombre que se sabe esta en el bosque de la hoja haciendo guardia, sin duda lo hará, su poder era el de un Jonin pero sin su brazo y con los meses sin hacer nada sus habilidades han bajado drásticamente, no obstante es sumamente inteligente, estratega y actualmente furiosa es un monstruo que arrasaría con todo. Se ha contratado a 2 Shinobi del país del fuego y un Shinobi extranjero que pasaba de momento para que fueran por ella, sin duda con toda su debilidad sería capaz de partir a la mitad a aquel hombre y su pequeño e inexperto batallón puesto el hombre llamado Sando fue rebajado de su rango. La chica tiene sus razones para asesinar a aquel hombre, pero la venganza no es una buena razón para un asesinato en un mundo civilizado, por tanto deténganla al precio que sea, así sea asesinándola aunque Sando no lo merezca.
Recompensa de la misión: 1.800 Ryus
Extensión mínima de la misión: 100 líneas
Enemigo:


Especialidad: Taijutsu
Clan: Sin clan
Elemento: Katon
• Ninjutsu 8
• Taijutsu 13
• Genjutsu 0
• Velocidad 10
• Resistencia 12
• Fuerza 8

Nota: No es capaz de realizar técnicas Katon que necesiten sellos de mano. Recuerden que el Taijutsu cuenta también como los reflejos de la personas mas no su velocidad, además de su capacidad acrobática.



Seiichi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Monster or Woman?

Mensaje por Akkarin el Sáb Jun 24, 2017 10:52 pm



Había pesadez y desgaste en una voz que ni cinco minutos atrás, había rugido con la pasión de una bestia enfurecida. El yunque de la resignación a un destino que uno no deseaba, menos aún el que tornaba el horizonte oscuro en vez de brillante, parecía haber caído en la situación. Incluso cuando su punto de vista con la veterana era diferente, el peso de sus palabras la llevaron a morderse la lengua. ¿De qué serviría dar vueltas a algo, cuando la misma persona a quien dirigías tus intentos no estaba dispuesta a escuchar?

Al final, cada uno es dueño de sus decisiones y pensamientos. No se puede convencer a alguien que no desea abrir la oportunidad a ello. Ni un mínimo ápice.

Quedándose en la retaguardia de aquella que no obraba un papel protagonista y prefería salir del foco de atención, la Yuki lentamente decidió retirarse hacia un punto más estratégico y menos visible, dejando que su compañero tratase con los últimos momentos de conversación que Fang había dirigido hacia él. No porque ella misma se diera por vencida, sino por otra razón más allá. Un descontento, una frustración…

La voz quebrada de la veterana retorcía algo dentro de ella, obligándola a dar la espalda a ambos parientes y observar desde esa posición, la llegada de los rezagados refuerzos. Empatía, la cual enterraba una garra en el lado emocional de la kunoichi, pero en momentos de profesionalidad estaba fuera de lugar. Más aun, cuando el que se adelantó y tomó las riendas de la misión, haciéndose cargo a partir de ahí, quedó clara su identidad incluso sin la necesidad de confirmación. Sendo.

Gracias. Nosotros procederemos al informe de regreso —fue su respuesta monótona, profesional. Una pregunta la dejó descorazonada incluso si no iba dirigida hacia ella, sin darse cuenta cerrando los ojos para mantener un control sobre sus propias emociones.

Al menos, inicialmente. Cuando se disponía a seguir a su compañero, una voz la hizo detenerse en seco. Ni siquiera había respondido aún ni iniciado la marcha. Un visceral, agresivo ardor la recorrió de pies a cabeza al escuchar las palabras de el mismo causante del funesto destino de Fang.

Su autocontrol no fue suficiente. Con los ojos clavados en el frente, pero los sentidos claramente enfocados, le dio igual gastar un poco más de chakra. Se decidió a congelar la misma suela de Sendo, en un impulso y usando a su favor el campo lleno de sus restos helados, antes de pegar un salto para seguir a su compañero.

Bueno, vayamos a… —la voz quedó cortada por un grito y posterior golpe sordo contra el suelo. Un resbalón impredecible. Pequeña satisfacción por su parte, perdiéndose con su compañero en el regreso hacia la Capital del fuego.

Vamos, vamos —una respuesta tardía, vaga, pero que fue acompañada de una pequeña sonrisa cansada. Tal vez necesitaban un claro descanso después de eso, no era el mejor momento para darle más vueltas a lo sucedido.


Pero era agradable tener de vuelta, aunque poco a poco, la camaradería entre ambos amigos.


OFF:

Aspecto:

Stats:

• Ninjutsu: 10
• Taijutsu: 7
• Genjutsu: 7
• Velocidad: 10
• Resistencia: 10
• Fuerza: 10
Tecnicas:

Elemento Agua: Campo de Jarabe Atrapante (水遁・水飴拿原, Suiton: Mizuame Nabara) x3
[Progresiva de volumen | Ninjutsu]
Es un jutsu en donde, tras una serie de sellos, el usuario escupe agua de alta viscosidad, gracias a la infusión de chakra en el agua, destinado a una superficie de amplio alcance. Esta corriente de líquido pegajoso puede utilizarse para formar una trampa adhesiva que puede inmovilizar a una persona. Tiene como objetivo reducir el área de actividad del enemigo y de esta forma tomar el control sobre el campo de batalla. El alcance normal de esta técnica es normalmente de unos pocos metros, cinco para ser exactos. Pero si el jutsu es preparado, es posible hacer un estanque entero de jarabe que varía dependiendo de la cantidad de chakra empleado en la técnica. Para prevenir ser atrapado en el jutsu, es necesaria la canalización de chakra en los pies, de antemano, que permite andar sobre éste sin inhibiciones. Sin embargo, solamente aquellos que tengan conocimiento del jutsu, o que manipulen la naturaleza, pueden realizar dicha acción (ojo con el metarol). El radio o extensión del estanque tiene un máximo de alcance por rango para la adaptación del rol, estos son:

Diez metros para Gennin
Veinte metros para Chunnin
Treinta metros para Jounnin
Cincuenta metros para Sannin.

Chiryō Senbon no jutsu (Acupuntora senbon) [nivel 1]:
Luego de un único sello de manos el ninja es capaz de crear, desde hielo/agua/nieve una enorme cantidad de senbons que se dirigirán directamente hacia el oponente. No se podrá cambiar la dirección de estas senbons y el número total de Senbons de hielo creadas será de veinte.

Kisa Hyōshō no jutsu (Pirámides de hielo) [Nivel 1]:
Luego de una serie de sellos de manos, el usuario será capaz de crear pirámides de hielo cuyas puntas serán capaz de causar heridas profundas en el oponente, y cuyas aristas tendrán el mismo filo que una espada. Estos cristales tienen sus caras extremadamente lisas, por lo que son capaces de reflejar la luz a la perfección. Puede dársele cualquier altura con un máximo de un metro setenta. Puede crear un máximo de diez pirámides.
Makyō Hyōshō no jutsu (Espejos de hielo) [nivel  1]:
El shinobi del clan Yuki comienza a aprender las habilidades de su clan y comienza a incursionarse en la técnica básica del mismo. Mediante esta técnica y tras un único sello de manos, el usuario es capaz de crear un espejo de hielo dentro del cual puede meterse. De esta forma, será capaz de recibir el impacto de una técnica y emerger de entre los pedazos del espejo, sirviéndole como protección.
Inventario:
• Senbons x20
• Kunai x10
• Sellos explosivos x4
• Bomba de Humo x2
• Bomba de Luz x2
• Pack Individual - Éxtasis (5)
• Vendas
Akkarin
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Monster or Woman?

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.