¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» —Pestilent Secrets △ Hitagi
Hoy a las 9:39 pm por Jiran

» Hogo dōmu (保護ドーム— Cúpula protectora)
Hoy a las 9:30 pm por Gakumon

» Tablón de Misiones | Hushika Kugutsu
Hoy a las 7:50 pm por Hushika Kugutsu

» Kugutsu Puppetry.
Hoy a las 7:46 pm por Hushika Kugutsu

» [Viaje] De Lluvia hasta Fuego
Hoy a las 7:39 pm por Hitagi

» [O'ween][C] Sólo se pone peor
Hoy a las 2:05 pm por Hansha Yamanaka

»  — Flexible.
Hoy a las 11:19 am por Akkarin

» Mas cerca del destino.
Hoy a las 10:55 am por Hushika Kugutsu

» El llamado de la Cascada.
Hoy a las 5:29 am por Hushika Kugutsu

» Venenos Yusuke
Ayer a las 11:15 pm por Yusuke

» Perfil de Hiro Uchiha
Ayer a las 8:12 pm por Hiro Uchiha

» —Red Ryō △ Jiran's Missions
Ayer a las 4:39 pm por Jiran

» [Viaje] De Lluvia hasta Fuego
Ayer a las 4:51 am por Hitagi

» Mision
Dom Dic 10, 2017 10:13 pm por Hiro Uchiha

» A la grande la llamo mordiscos
Dom Dic 10, 2017 10:10 pm por Hiro Uchiha

» ¡Ingresando en nuevas Tierras!
Dom Dic 10, 2017 4:25 am por Catherine

» Genin I - Fūin: Kaihō Yōken.
Dom Dic 10, 2017 3:25 am por Gakumon

» — Thunderous Freedom | Con Sukino.
Sáb Dic 09, 2017 9:25 pm por Lyd.

» (2ºExamen Jonnin) Declaración de guerra
Sáb Dic 09, 2017 6:19 pm por Uchiha Ōgama

» Viaje al Pais de las Aguas
Sáb Dic 09, 2017 5:29 pm por Dastan O'Donnell

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Misión rango D: Mantenimiento de las galerías

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Misión rango D: Mantenimiento de las galerías

Mensaje por Satoshi Uchiha el Lun Mar 20, 2017 12:24 am

Misión:
Misión de rango D: Mantenimiento de las galerías

Lugar de la misión: Otogakure no Sato.
Tipo de misión:
Misión general.
Descripción de la misión: La reciente victoria sobre el país de la Cascada había hecho de Otogakure un lugar casi tan bullicioso como el puerto Yamasaki, tu primera misión será una tarea de limpieza y mantenimiento, hay que hacerlo rápido pues las galerías están abarrotadas de mercenarios y cazafortunas por la creciente fama del país.
Recompensa de la misión: 500 ryus.
Extensión mínima de la misión: 50 líneas.

Los primeros rayos de la mañana calentaban el rostro del Uchiha, se colaban por una rudimentaria claraboya en el techo que hacía las veces de entrada, dado que la residencia del joven no era más que la buhardilla de un granero abandonado y la entrada principal estaba sellada. El mobiliario se componía de una cama en el suelo, una pequeña cocina, tinajas y sacos con víveres elevados del suelo, para evitar la voracidad de los roedores con los que cohabitaba y un baúl no muy grande donde alojaba las pocas pertenencias que había logrado atesorar a lo largo de su vida. Dispuso todo lo necesario para su “gran” día, hoy realizaría su primera misión, la verdad no era algo que le hiciese especial ilusión pues tenía claro que le asignarían alguna tarea pueril, pero la resignación era lo único que le quedaba, pues sus provisiones menguaban como los ryus, tenía que hacer algo para remediarlo. Cuando estuvo preparado, saltó y se agarró a una de la vigas y con un suave balanceo atravesó el marco de la claraboya, una vez en el tejado, cerró la cristalera procurando dejarla entreabierta lo suficiente para luego poder abrirla con facilidad, pues no había otra entrada practicable.

Se deslizó hasta la cornisa cual felino y se descolgó hasta el suelo aprovechando unos salientes y la falta de algún que otro ladrillo, había hecho aquello tantas veces que podría hacerlo con los ojos cerrados y una mano a la espalda. Se movía rápido, atravesaba las angostas e inclinadas calles del poblado a zancadas, llegaba con retraso, lo habían citado en una de las entradas a la aldea que crecía bajo el suelo. Era un plan ambicioso, pero aquel proyecto de preparación, adiestramiento y militarización de la población de manera encubierta, era un movimiento astuto cuanto menos. Atajando por un huerto cercano, tomo un par de manzanas del árbol más cercano que devoró ávidamente. Llegó al lugar acordado mientras se acababa el último bocado, un hombre espigado y de aspecto quebradizo, de rasgos toscos, ceño fruncido y los brazos cruzados a la altura del pecho, no le quitaba ojo.

Parece un poco irritado...” pensó el joven al ver su expresión al acercarse, a la vez que no pudo dejar escapar un suspiro de exasperación. Cuando estuvieron a pocos metros, el hombre con el mismo semblante airado, alzó la voz: -¡Eh, tú, llegas tarde! ¿Lo sabes no?, te quedarás hasta que acabes y puede que haya algo extra...- Luego farfulló algo inaudible y se dirigió hacia la entrada oculta, Satoshi lo siguió con desgana, tras pasar las medidas de seguridad pertinentes, el hombre guió a Satoshi a través de aquel laberinto, hasta llegar a las zonas comunes. Los pasillos eran estrechos y la humedad de la tierra, hacían de aquel lugar algo más que asfixiante, al hombre al que acompañaba no parecía importarle, avanzaba decidido y con paso ágil. La sala a la que le guiaba era un espacio decorado con austeridad, algún arma y algún blasón colgaban de la pared, algún tapiz adornaba el techo, pero por suerte era espacioso y respirar en aquellas sala se hacía bastante más sencillo, estaba repleta de mesas y sillas, comida por el suelo, alguna mancha en la pared y un mostrador al lado de la entrada, era uno de los comedores de la guarnición. Todavía irritado miró al Uchiha -Ya puedes empezar a limpiar, avísame cuando acabes. Estaré en la sala de al lado, ¡y sácate las manos de los bolsillos, que aquí has venido a trabajar!- Sentenció aquel administrativo con la voz más autoritaria que pudo fingir. Satoshi no dijo nada, le miró con desgana y asintió a modo de saludo, mientras el hombre cruzaba el umbral de la puerta, dejando al Uchiha solo, “Este chupatintas, se cree muy importante porque recibe órdenes del Daimyo, con su traje y sus aires de grandeza. Bueno, cuánto antes empiece, antes acabaré...” y empezó a limpiar una a una las largas mesas que llegaban de un extremo de la habitación a otro.

El tedio de aquella banal tarea acabaron haciendo mella en la poca voluntad que había conseguido aunar al empezar, sus pensamientos, antes mecánicos y simples en la ardua tarea de limpiar, ahora se agitaban y centraban en hallar la manera eludir aquella faena, por su mente centelleaban ideas absurdas de cómo librarse, pero en todas acabaría habiendo represalias, lo que supondría más trabajo. Pero una de aquellas ideas parecía que podría funcionar, “sí... ¡sí! ¿por qué no? ¿qué podría salir mal?” Acto seguido movió las manos con destreza y agilidad realizando los sellos requeridos, “Tigre, jabalí, buey, perro.” repasaba mentalmente al tiempo que pronunciaba -¡Bunshin no jutsu!- Al instante apareció delante de él un copia de si mismo, por un momento parecía que lo había conseguido, pero tal como apareció se desplomó desinflada. El Uchiha diestro en las artes ninja, siempre se le había resistido la parte del Ninjutsu siendo ésta la que más esfuerzo y dedicación le requería. Al ver el resultado no pudo evitar llevarse la mano a la cara en un gesto de desaprobación, “tengo que conseguirlo o de lo contrario tendré que hacerlo yo...” Lo intento incansablemente durante unos minutos pero todos eran defectuosos, se comenzaba a desesperar, sus intentos solo le extenuaban y retrasaban en su tarea, así que decidió realizar un último intento, respiró hondo cerró los ojos y se concentró todo lo que pudo, lo visualizaba en su cabeza. Realizó la técnica y abrió los ojos, rezando porque esta vez hubiera logrado un clon funcional. Su sorpresa fue máxima al descubrir delante de él un ser parecido a él, pero que se mantenía en pie. “¡Sí!, ¡sí!, ¡lo he logrado!” a pesar de que aquel clon sufriera unas cuantas deformidades físicas, parecía capaz de desempeñar aquella tarea de limpieza, así que sin vacilar se acercó a su creación y le dio órdenes e instrucciones de lo que tenía que encargarse y antes de que empezará con su cometido cogió uno de los tapices y lo tapó, ocultando todo lo posible su aspecto monstruoso.

La copia empezó a limpiar, mientras Satoshi volvió a realizar una cadena de sellos: perro, jabalí, carnero. -Henge no Jutsu- y justo al acabar de pronunciar aquellas palabras, su cuerpo adoptó la forma de un ratón. Se dirigió hacia la puerta, mientras echaba un último vistazo, vio como el clon se dedicaba en cuerpo y alma a la tarea que le había encomendado, satisfecho, salió de la habitación y se dirigió hacia el habitáculo donde estaba su supervisor, asomó su pequeña cabeza por el hueco que dejaba la puerta entornada y lo vio frenético entre montañas de papeleo, formularios, misiones y registros se amontonaban a ambos lados del escritorio, no paraba de rellenar hojas que luego movía de una pila a otro, sus movimientos robóticos  mantenían un buen ritmo de trabajo. “Sin duda es rápido con el papeleo, pero seguro que todavía tiene para un buen rato...” Sin más rodeos se dirigió directamente a la salida, pero a escasos metros cayó en la cuenta de que a un ratón le resultaría imposible salir por las salidas corrientes, pero ese día la suerte parecía estar de su lado, pues justo un mercenario pasó el control de la entrada sin que ninguno de los guardias le cuestionará nada, así que esperó en la esquina previa al control a que pasara, el hombre pasó delante de él sin percatarse de su presencia transformado en roedor, Satoshi lo observó de arriba a abajo, tenía que hacer la copia más fiel posible, de lo contrario le descubrirían. Cuando el susodicho dobló la esquina de la galería en dirección a las zonas comunes, el Uchiha se preparó y tras unos segundos tenía un aspecto igual al mercenario, contento con su nueva apariencia, se encaminó con pasó firme y decidido hacia control, todo parecía marchar bien hasta el momento en el que cruzó a los guardias, le miraron sorprendidos y uno exclamó -¿No acaba usted de pasar por aquí hace un momento?- Al Uchiha se le heló la sangre, se quedo petrificado en el sitio, un escalofrío le recorrió la espalda. “¡Piensa rápido!” se repetía a si mismo durante unos segundos que parecieron duraron una eternidad, con calma volvió la cabeza hacia el guardia y con la voz más grave y ofendida que pudo fingir le dijo: -¿Qué le importan mis movimientos o mis quehaceres a un simple soldado raso como vos?, ¿o es que acaso tengo que daros explicaciones de mis asuntos a cualquiera que me pregunte?- El guardia no pudo disimular la sorpresa en su rostro ante aquella réplica, confuso le  dejó pasar sin más impedimentos. “Igual he sobre actuado un poco... ¡pero funcionó!” pensaba mientras cruzaba la entrada oculta, se escabulló entre los matorrales cercanos y salió de ellos con su verdadera forma al tiempo que se sacudía unas ramitas y se atusaba el pelo.

“El trabajo duro merece su recompensa, además hoy hace un día espléndido para pasarlo encerrado en las galerías.” Y se dirigió a la sombra de un árbol solitario en medio del pasto, se tumbó con las manos entrelazadas a la altura de la nuca y disfrutó de la suave brisa. Al rato saco un libro y cambio de sitio ahora en busca del Sol, se acomodó en el césped y valiéndole de parasol abrió el libro por donde lo había dejado la última vez. Sus ojos devoraban las palabras, las líneas, los párrafos en pocos minutos, lo único que se escuchaba era el soplido del viento en las hojas y ramas y el pasar de las páginas, Satoshi adoraba aquellos momentos de calma y los disfrutaba más sabiendo que iba a cobrar por ello. Pero toda aquella calma y serenidad se iban a acabar muy pronto. Con el libro apoyado en su pecho y los ojos cerrados, disfrutaba del calor de los rayos de sol hasta que algo mas bien alguien se interpuso, desde la penumbra Satoshi molesto abrió un ojo para averiguar porque ya no había sol,  al darse cuenta de quien estaba delante, se quedo paralizado, aquel administrativo le miraba colérico sujetando a su copia deforme por el brazo, -¡No se te enseñaron esas técnicas para que trabajen por ti!, ¿te creías tan listo que podías engañarme, ratoncillo?- acabo la frase acompañada de una risita, el Uchiha a un más sorprendido que antes por que le había descubierto transformado, se levantó avergonzado y antes de que pudiese decir nada el hombre destruyo la copia y se apresuró a atrapar al verdadero Satoshi. -¡Ahora vas a saber lo que es bueno!- Fue lo único que añadió en todo el camino de vuelta.

El Uchiha avanzaba cabizbajo escoltado por su supervisor, avergonzado pues habían pillado y eso sólo  quería decir una cosa el castigo estaba asegurado. El joven fue mofa de los guardias, cosa que Satoshi obvio pues no necesitaba meterse en más líos, avanzaron raudos hacia una zona donde se ampliaban los espacios y se podía caminar en paralelo por los pasillos, llegaron hasta una puerta, con más ornamentación que las anteriores y su escolta dio unos suaves golpecitos con los nudillos, -¿Puedo pasar?- dijo con la voz aún alterada. -Adelante.- Sentenció una voz al otro lado de la puerta. Abrió con cuidado y empujó al joven dentro. -Daimyo, siento la interrupción, pero este joven usa los jutsus para eludir sus deberes y así cobrar las recompensas por esas tareas sin trabajar.- El administrativo comenzó a tartamudear al ver como se ensombrecía el rostro de Ryuutaro, -Bien. Dime, ¿qué tarea se le había encomendado?- Le corto tajante. -Tenía que limpiar el comedor 2, señor.- Se apresuro a contestar el administrativo. -Y, ¿está limpio el comedor 2?- Le preguntó el Daimyo tajante. -S-sí... Pe-pero...- Balbuceó el administrativo en cuyo rostro ahora se leía el miedo. -No necesito saber más, ahora márchate.- Dijo el Daimyo con severidad mientras señalaba la puerta. El hombre se marchó sin rechistar haciendo el menor ruido posible. -Toma, has completado el trabajo.- dijo más tranquilo mientras extendía la mano con una bolsa de cuero hacia el Uchiha, debía de ser la paga. Satoshi no pudo evitar sonreír al notar el peso de la bolsa, que guardo rápidamente. El señor feudal se acercó al joven y lo examinó más detenidamente. -Eres inteligente, pero no permitas que eso te ciegue. Has completado el trabajo con éxito y por eso he decidido pagarte, pero no te equivoques, esas no son maneras de hacer las cosas. Tu próxima misión será otro encargo de rango D. Pero será Eiji quién te acompañará.- La verdad a pesar de ser tan joven mostraba grandes dotes de mando y su voz firme estremeció al joven. No había reparado en ello pero detrás suyo había un hombre en penumbra, había estado allí todo el tiempo, observando, no se le veía el rostro pues permanecía entre las sombras. -Mañana se te entregaran los detalles de tu misión. Por hoy, has terminado.- El Uchiha pasó el camino de vuelta pensando en las palabras del Daimyo, pero con una amplia sonrisa dibujada en el rostro, pues al final había recibido el pago.

Administrativo
Guardia
Daimyo Ryuutaro Ikeda
Satoshi Uchiha
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.