¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Pisando nuevos Pastos |❁
Hoy a las 6:11 am por Uchiha Shūryō

» ❁Hojas por aqui, hojas por alla❁
Hoy a las 5:16 am por Kibamaru

» Y fueron tres
Ayer a las 10:34 pm por Kurosaki

» Misiones.
Ayer a las 4:33 pm por 2D

» Misión rango C: Rescue, mister - parte I
Ayer a las 3:49 pm por Pieromaru Jisaguro

» Misiones // Arata
Ayer a las 6:36 am por Arata Hikari

» Which side is the good side?
Ayer a las 6:19 am por Arata Hikari

» ❁Entrando en tierras enemigas❁
Ayer a las 3:32 am por Seiichi

» Mozart, El virtuoso
Ayer a las 3:27 am por Mozart

» Duda con registro de clan, pais, apariencia
Ayer a las 3:22 am por Mozart

» Three sun's dawn. — Encounter. —
Mar Oct 17, 2017 11:33 pm por Yottan

» Slaves [M.C.] [Arashi Tessen]
Mar Oct 17, 2017 11:27 pm por Arashi Tessen

» Starts the same. — (Pt. II / Broken land)
Mar Oct 17, 2017 10:07 pm por Narrador

» Misiones de Howaitohasu
Mar Oct 17, 2017 8:27 pm por Pieromaru Jisaguro

» (2ºExamen Jonnin) Declaración de guerra
Mar Oct 17, 2017 5:57 pm por Narrador

» Kuchisake 血液 Alma Celestial
Mar Oct 17, 2017 4:52 pm por Gakumon

» Las plantas se están secando!
Mar Oct 17, 2017 6:07 am por Uchiha Sukino

» Nobility and diplomacy. — ❁
Mar Oct 17, 2017 4:54 am por Akkarin

» Dados de Gin
Lun Oct 16, 2017 9:01 pm por Loremaster

» Paso | Misión C: Detén a la bestia.
Lun Oct 16, 2017 8:37 pm por Pieromaru Jisaguro

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


MISIÓN DE RANGO D: EL PROBLEMA VIENE DE ABAJO...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

MISIÓN DE RANGO D: EL PROBLEMA VIENE DE ABAJO...

Mensaje por Seifer el Dom Abr 02, 2017 1:39 am

Desde que aquel joven llamado Seifer se mudó hace ya unos cuantos meses al puerto Yamasaki, la ciudad más prospera de del país del sonido, con el objetivo de triunfar en esa meta suya de convertirse en alguien especial, en un ninja importante de la región, este se había tenido que enfrentar a intensos hedores, como los que sin ninguna duda provenían del pescado muerto de la zona portuaria o la mala higiene que llevaban los barrios pobres de la ciudad, pero eso sí, en lo que llevaba de su corta vida nunca había llegado a sentir un hedor tan fuerte y repulsivo como el que le llegó justo al pisar Otogakure.

Esa mezcla avinagrada de excrementos le atravesó directamente su sensible nariz para llegarle al córtex cerebral y provocarle unas primeras arcadas que sin duda alguna le hicieron agacharse mientras se sostenía la barriga. Entre nauseas, Seifer podía apreciar de reojo cómo la gente del poblado que cruzaba las puertas se le quedaban mirando con misericordia al entender que era recibir esa oleada de hedor por primera vez.

- ¿Estás bien, chico?


La mirada de Seifer se centró en un anciano agricultor que se había quedado parado delante suyo, este llevaba consigo una pequeña mascarilla por lo que Seifer supuso que la gente del pueblo ya empezaba a acostumbrarse a aquella situación. La verdad es que también le daba vergüenza encontrarse en ese angustioso estado, así que no dudo en dedicarle una pequeña sonrisa mientras ocultaba aquello que le revolvía sus adentros desde la nariz.

- No se preocupe viejo, ¡estoy preparado para la situación!

Rápidamente se giró hacia la mochila que llevaba consigo y empezó a rebuscar en su interior, no pasó mucho tiempo hasta que pudo taparse la parte inferior del rostro con un viejo pañuelo verde que se había traído de su hogar. Además, eso no era lo único que se había traído consigo para la misión ya que entre sus pertenencias de su mochila y los bolsillos había: una gran cantidad de arcilla, sus afiladas garras, una toalla, un pequeño farolillo con una vela dentro y para terminar una caja de cerillas.

Seifer volvió a cerrar la mochila y se la puso en la espalda mientras se despedía de aquel amable señor y empezaba a dar unos pasos lentos pero decididos hacia la entrada del poblado, aquel pañuelo le hacía de filtro para el hedor, pero el ninja sabía seguro que como más se acercará a su epicentro menos le iba a funcionar aquel pequeño truco. Igualmente él estaba allí para acabar de una vez con ese problema así que sin más miramientos decidió centrarse en encontrar el agujero por el que se iba a colar al alcantarillado.

La misión solo especificaba que debía bajar allí abajo a explorar el origen de aquello que bloqueaba el sistema y por tanto conseguir que las aguas fecales volvieran a circular para que se fuera toda aquella peste, pero lo que realmente preocupaba a Seifer no era ese hedor, sino que él ya había estado en una parte de las runas del poblado por su adiestramiento Genin y sabía que ese profundo lugar era un maldito laberinto.

- Espero que haya alguien en la entrada que me las indicaciones porque si no…

Seifer musitaba para sí mismo mientras paseaba por las vacías calles del pueblo, era normal que con ese problema la gente evitara pasear por el lugar, pero eso no quitaba que le dieran un ambiente más siniestro a toda aquella situación. Seifer cruzó y cruzó calles hasta que vislumbró en la lejanía una de las entradas al sistema de alcantarillado, esta se encontraba cerca de una pequeña plaza vacía y sin dudarlo, el ninja llamado Seifer avanzó con ganas ya de empezar la misión.
Seifer
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: MISIÓN DE RANGO D: EL PROBLEMA VIENE DE ABAJO...

Mensaje por Akkarin el Dom Abr 02, 2017 7:41 pm



Fétido, angosto, oscuro. Aquellas tres palabras describirían a la perfección aquel laberíntico submundo que conformaba el alcantarillado de Otogakure. Incluso para quienes habían vivido desde que tenían uso de consciencia en aquellas tierras incluso cuando el nombre no era el mismo, el hedor que salía de las contadas entradas del sistema era tan repulsivo que cualquier edificación estaba alejada de las mismas. Cercos alrededor, que dejaban claras las posiciones de estas fuentes de mal olor.

Para quienes desgraciadamente la custodia y protección de aquel laberinto era su trabajo principal, sin embargo, no tenían más opción que mantenerse justo a un lado de dicha entrada, con una máscara que protegía no solo su sistema respiratorio, sino también los ojos propensos a la irritación. Aquel que custodiaba la entrada por la cual Seifer optó por acercarse, mostraba una actitud tensa mientras trataba de mantenerse lo más alejado posible de su rango de máximo de lejanía a su fuente de trabajo. Al ver que un desconocido se acercaba, inicialmente la tensión se acrecentó en este, seguido de un irritado suspiro.

¿Por qué había gente que se atrevía a tan siquiera estar cerca de esas zonas? Era un misterio para el hastiado hombre, quien, con ambos brazos cruzados en frente suyo, tomó a paso rápido la distancia entre ambos para interponerse en su avance.

Lo siento muchacho, pero no puedo dejarte continuar. Esto es una zona cerrada al paso —la voz aburrida y monótona del hombre, quien estaba cansado de repetir últimamente las mismas palabras por la cantidad de gente que venía a reclamar por la reciente subida de intensidad del hedor, salían algo distorsionadas por efecto de la máscara protectora que portaba.

Y gracias a ello, el muchacho no sería capaz de ver la mueca de sorpresa cuando se fijó en sus atuendos, revelando el clásico vestir de un shinobi. Había sido informado por otros guardias de que, durante ese día, era posible que un Genin se le acercara para investigar y solucionar el problema del hedor. Él mismo era uno de los que había puesto el grito al cielo de gozo al escuchar eso, puesto si su trabajo de por sí ya era tedioso y desagradable, tratar con civiles enfadados era aún peor en esos días.

De cualquier modo, podía simplemente ser otro transeúnte enojado y dispuesto a meterse ahí dentro sin permiso, por lo que mantuvo la posición—. A no ser que tenga algún tipo de permiso o documento acreditativo de su deber aquí, no puedo dejarle pasar. Son las reglas.

¿Qué haría el pequeño shinobi, visto esto? Podía intentar entrar furtivamente sin ser visto; el guardia no era más que un civil, después de todo, ocupando un cargo oficial. Esto podría tener consecuencias, sin embargo. Asimismo, tal vez tuviera los documentos necesarios para su paso, pero el hombre se mostraba desde luego terco al respecto; tendría que volver a pedir un documento acreditativo de ser así, puesto al recibir la misión ninguno le había sido entregado. O podría tratar de convencer al guardia… de buenas o malas maneras. Muchas posibilidades había, pero en realidad, solo había una cosa que tener en cuenta:

La decisión quedaba en manos del muchacho Nendo.


OFF:

Primero, disculpa que tenga que ponerte la primera traba solo empezar. Suelo tener siempre puntos de inflexiones donde las decisiones que tomes serán las que cambien el rumbo de la trama según lo que escojas hacer. Siempre, cuando llegue uno de esos puntos, te pondré varias opciones de guía para que tomes en cuenta las posibilidades, pero ya te aviso que no hace falta escoger algunas de esas: son simplemente orientativas.

Hace ya un tiempo que no llevo algo como 'narrador', así que disculpame si tardo un poco en arrancar con esto. Dicho esto, ¡disfruta!
NPCs:

Guardia:

Guardia | #99cc00
Civil, encargado de proteger y mantener el órden en la entrada este del sistema de alcantarillado, ocupado cerca de la plaza Itsumi.
Akkarin
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: MISIÓN DE RANGO D: EL PROBLEMA VIENE DE ABAJO...

Mensaje por Seifer el Dom Abr 09, 2017 1:14 am

La llegada de Seifer a la entrada de las alcantarillas fue más problemática de lo que tenía previsto. Uno podía esperarse que podría haber alguien allí esperándole, si, pero lo que no le pasó por la cabeza era la idea de que este en vez de ayudar se pusiera a dar inconvenientes. Es decir. ¿Qué problema habría en entrar allí? Imaginemos que Seifer realmente fuera un loco con un raro fetiche por la suciedad de las alcantarillas. Con toda la mierda, que de seguro había ahí adentro, tampoco es que pudiera hacer mal a nadie más que a sus propias papilas gustativas.

En todo caso, Seifer se mantuvo en primera estancia callado delante de aquel apestado segurata mientras le dedicaba una falsa sonrisa antes de voltearse y le daba la espalda. Su cabeza estaba en proceso de decidir cuál iba a ser su siguiente movimiento, ya que la verdad, es que pereza le daba de ir a buscar al funcionario de turno de la aldea para extraerle toda la documentación posible, sobre todo si recordamos que el hedor que había en ese lugar no invitaba a ir malgastando tiempo en tonterías como esa. Al menos, consigo tenía el papel de que la misión la había aceptado y por su parte no iba a esforzarse más que en eso para convencer a aquel vigila alcantarillas.

- Mire señor, no tengo muchas ganas de malgastar tiempo, así que vamos a hacerlo simple…

Seifer volvió una perversa mirada hacia aquel hombre mientras su mano izquierda se levantaba lentamente en el aire cual marioneta de feria y se abría para mostrar aquellos característicos e hinchados labios extras que parecían dedicarle una sonrisa a aquel hombre. – Existe la opción en la que, obviamente, sea uno de esos a los que les va el rollo de meterse en la mierda y esas cosas, pero – Seifer dejó una pequeña pausa mientras levantaba el dedo índice - Si ese fuera el caso no creo que intentara evitar el erógeno hedor de las cloacas con este pañuelo que me regaló la tía petunia. -  Seifer sacaba las palabras con confianza mientras hacía que aquella mano izquierda siguiera los movimientos de sus verdaderos labios y pudiera parecer, de forma macabra, que aquella mano hablaba por él.

Por su espalda Seifer aprovechaba para que su mano derecha se “comiera” una minúscula cantidad de arcilla de la que tenía escondida en sus bolsillos y, mientras esa otra boca empezaba a masticarla y darle forma, utilizaba esa misma mano para agarrar de su bolsa aquel pequeño papel con la misión de limpiar la mierda y volvía a utilizar el truco del marionetista para levantarla también de forma estrafalaria. – También existe la opción de que sea el ninja solicitado en esta misión… Y claro si fuera así…

Seifer dejó caer el papel a sus pies mientras la boca de su mano derecha empezaba a vomitar el trozo de arcilla que antes se había comido y desvelaba una forma de mierda “cartoon”, esta quedaba aguantada en la palma de su mano mientras Seifer no podía evitar reírse de lo que acababa de sacar su propia mano.

- ¡Que previsible eres Migi! ¡Hidari se enfadará contigo otra vez!


Seifer continuaba en el papel de titiritero risueño mientras hablaba con sus propias manos entre sonrisas, era destacable lo de darle nombre a sus bocas de las manos ya que era algo que le gustaba hacer, se sentía como si esas bocas tuvieran un sentido más amplio que solo: "Es porque eres de un clan". Aunque tambien era verdad que cada día le gustaba ponerles un nombre diferente al del día anterior.

Igualmente aquel teatrillo no duró mucho más, ya que, la peste que viajaba en el aire le recordó que no podía gastar el tiempo en esas cosas, y menos en parecer tan loco como para no convencer a aquel guardia. Así que, finalmente, se relajó y agarró aquella pequeña pieza de arcilla mostrándosela bien al hombre.

- La cuestión es. Si soy el ninja que la ciudad anda buscando y entro allí dentro... Entonces podría encontrar el punto de atascamiento y…

Seifer no dudó en lanzar por los aires aquella pieza de arcilla explosiva como si de una moneda de cara o cruz se tratará y mirando fijamente aquel apestoso guardia con su mejor sonrisa, utilizó su truco especial para poder terminar de convencerle. Mientras aquella pieza viajaba por los aires, la posición de su mano derecha adoptaba, veloz, un signo especifico mientras de sus labios salían un susurro de palabras que enviaba a su receptor.

- Boom…

Aquella pequeña pieza en forma de grotesco excremento explotó en mitad del aire haciendo el ruido de un pequeño petardo mientras las minúsculas partes de la arcilla que había sobrevivido caía frágiles al suelo. Obviamente era una minúscula explosión, pero Seifer esperaba que diera suficiente razón para mostrar el talento que tenían sus amadas explosiones.

- Entonces… ¿Me podrás dar algún mapa para moverme por allí abajo o tendremos que viajar hasta la administración pública para probar que no quiero hacerme cosas raras en esas alcantarillas?


Off:
Te dejó aqui el link del clan Nendo por si tienes alguna duda con el truquito de la arcilla que acabo de utilizar Supah clan nendo

Cualquier cosa me comentas por Mp ^^ Perdon por tardar!
Seifer
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: MISIÓN DE RANGO D: EL PROBLEMA VIENE DE ABAJO...

Mensaje por Akkarin el Lun Abr 10, 2017 8:08 pm



El sudor recorrió la frente del guardia; no solo parecía que el muchacho en frente de él iba a ser problemático, sino que además resultaba que dicho joven era, en efecto, un shinobi. Un escalofrío que trataba de disimular sin éxito lo había recorrido cuando este empezó su numerito con aquellas escalofriantes bocas. Todo en su cuerpo, poco acostumbrado a ver shinobis con tales habilidades, gritaba que ese tipo de cosas eran antinaturales.

O-Oye, de verdad lo siento, pero-- ¡AH! —sus palabras fueron cortadas ante e pequeño grito que este soltó cuando el ‘petardo’ que fue anteriormente un trozo de arcilla escupida por la boca de la mano ajena explotó. Cualquier posible intento de seguridad fue lanzado a la basura, pero el hombre llegó rápido a una conclusión—. ¡A la mierda! Haz lo que quieras ahí dentro  —con un despótico movimiento de brazos, brusco y finito, se lavó las manos en el asunto. Su trabajo era una cosa, pero no iba a jugarse la piel en salir afectado cuando acababan de amenazarle—. Yo me lavo las manos en este asunto.

Tal era la mentalidad de un cobarde funcionario. Este solo quería alejarse lo más posible del que catalogaba en su mente como ‘bicho raro’.

Sin entregarle absolutamente nada al muchacho, el hombre se retiró lo más rápidamente que pudo a un lado de la entrada a las alcantarillas; parecía que estaba dispuesto a ignorar en su totalidad al muchacho. Era claro que no iba a aportar nada más, ni la mínima ayuda, al joven shinobi.

La entrada a las alcantarillas a partir de la plaza era amplia, aunque putrefacta. El agua salía apenas con fuerza, en mucha menor cantidad de lo que debería, y se escurría por la roca hasta llegar a uno de los riachuelos pútridos que alejaría los residuos de la zona. No obstante, la entrada era una boca de botella; conforme avanzase, se estrecharía hasta dar lugar a angostos y oscuros pasillos, roñosos por la suciedad acumulada asimismo cargados de humedad acumulada. Una que otra rata se oiría, así como trataría de hincarle el diente a aquel desesperado bocado que era un pie humano.

El pasillo era largo, estrecho, y con el techo bajo. Una vez llegase a la bifurcación hacia tres caminos diferentes, debería estar un poco agachado si no quería golpearse la cabeza. Con algo de luz, podría entreverse algo; pero ¿sin luz? Oscuridad, que se sumía más aún respecto los laberínticos pasillos a izquierda, derecha, y frente.


¿Qué elegiría, el joven, una vez llegase?


El pasillo de la izquierda mostraba signos de mayor deterioro, así no obstante signos de algo arrastrarse a lo largo de los márgenes elevados por donde apenas podría andar. Marcas en la piedra, similares a la de algo duro arrastrarse con fuerza o incluso, arañar, se veían con claridad con la ayuda de la luz. Restos de basura, inclusive, a pesar de que el agua corría algo mejor por ese lugar.

El de la derecha, por otra parte, mostraba signos de menor cantidad de agua, pero más limpia.  No había signos de movimiento, ni tampoco algún tipo de marca extraña. Era un canal, a primera vista, despejado.

El que seguía al frente, finalmente, era uno que tampoco parecía tener un cauce muy alto de agua, a pesar de fluir. Algunos restos de basura aquí y allá a los lados había, pero en su mayoría, parecían ser ramas. ¿Tal vez alguna tormenta las trajera al interior? Estaban profundos, y era el único signo, junto a pequeños arañazos en la piedra si se fijaba mucho. Se parecían a las del camino izquierdo, solo que menos recientes. ¿O tal vez, menos marcadas? Quién sabía.

Estaba en las manos del muchacho como proceder.


OFF:

Esta vez, es sobretodo un sondeo de como es el camino a partir de ahí, ya que en el siguiente punto, las alcantarillas te esperan. Tengo una petición extra, para darle algo más de juego y vida a esto; elijas el camino que elijas, necesito que en tu apartado 'OFF' coloques una tirada de dados 1d4. No te preocupes, no es nada que vaya a penalizar en lo más mínimo. Simplemente me ayuda a mi en un esquema que tengo para esta narración.

¡Saludos y espero disfrutes!
NPCs:

Guardia:

Guardia | #99cc00
Civil, encargado de proteger y mantener el órden en la entrada este del sistema de alcantarillado, ocupado cerca de la plaza Itsumi.
Akkarin
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: MISIÓN DE RANGO D: EL PROBLEMA VIENE DE ABAJO...

Mensaje por Seifer el Jue Abr 13, 2017 7:46 pm

Seifer se mostraba confiado de que su pequeño espectáculo improvisado iba a funcionar con aquel solitario guarda, ante sus ojos le había mostrado un arte, una demostración de que tenía la situación bajo control y que, además, tenía bocas prepara explosivos en sus propias manos. Es decir, ¿Había alguna forma más guay de demostrar su capacidad de ninja qué esa?

Pues al parecer sí…

Ya que, por sorpresa de Seifer, aquel enmascarado hombre vivió el show con incredulidad y miedo, justo las dos únicas palabras con las que el ninja del Sonido no quería que se le relacionara el show, así que, aunque el guarda no le ayudó de ninguna manera, al menos este no se interpuso de por medio para evitar que entrara en aquel apestoso lugar.

Fue así como Seifer consiguió entrar en las esperadas alcantarillas sin problemas, aunque eso sí, este tuvo que mentalizarse en controlar su respiración por tal no de que aquel apestoso hedor no entrara mucho en sus orificios nasales. Mientras iba viendo el estado que estaba aquel lugar no dudó ni un segundo en llevarse aquella mochila que llevaba consigo a sus manos e ir empezando a sacar el pequeño farolillo que se había traído por esa ocasión mientras sus pasos atravesaban la entrada de aquel escalofriante lugar.

Con el farolillo en mano lo siguiente que debía hacer era buscar en el fondo de su bolso hasta encontrar la caja que contenía las cerillas para encender este, pero debido a su pequeño incidente en la entrada del pueblo, la caja se encontraba abierta y por lo tanto las cerillas se habían dispersado por todo el fondo de aquella mochila. Su mano se alargaba en busca de coger un grupo de tres o cuatro, por si a la primera no se encendiera el fuego, y después de conseguirlo sacó también la misma caja con la que podría hacer chispa.

Entre que raspaba un par de veces una de las paredes laterales de la caja para provocar el fuego hasta que consiguió hacer una pequeña llama que movió hasta la vela del interior del farolillo pasaron unos buenos minutos en los que Seifer paseó casi totalmente a oscuras. Normalmente uno se asustaría en una situación como esa, pero Seifer era diferente y se mostró como alguien realista: Para Seifer obviamente no iba a encontrarse cocodrilos gigantes en las alcantarillas como en los cuentos populares y estaba seguro que lo más grande que iba a encontrar allí iba a ser el montón de roña que habría causado el tapón.

Y cuando por fin se hizo la luz, Seifer se encontró en la encrucijada de que aquel pequeño túnel por el que había estado andando a oscuras ahora bifurcaba en tres direcciones totalmente contrarias. Sin dudarlo el ninja empezó a examinar cada una de las entradas de los tres caminos por tal de encontrarse indicios del origen del atasco de aguas fecales. Para empezar, examinó el camino que llevaba a la derecha y se encontró que allí no había ningún tipo de síntoma de los problemas de atascamiento ya que hasta podía divisar que ese camino estaba despejado. No dudo en descartar ese camino de momento.

Después fue a examinar el de la izquierda y sin dudarlo ese ya tenía peor pinta. Junto al evidente deterioro que presentaba el lugar también se unía unas extrañas marcas que podían significar que algún animal podría haber hecho de ese lugar su nuevo hogar o nido. Ante esos pensamientos volvía en su cabeza la idea de que si los cocodrilos realmente podían vivir en unas alcantarillas… Para despejarse se alejó de aquel camino y fue a examinar al último.

Ese se encontraba justo en dirección recta desde donde había llegado y, aunque no mostraba las extrañas marcas encontradas en el anterior pasillo, si pudo fijarse que flotando en el agua fecal se encontraban varios restos de ramas de árboles. ¿Esa iba a ser la razón del poco fluir de las aguas? Sin lugar a dudas si tenía que investigar entre ramas de árboles como posible causante del bloqueo o posibles cocodrilos de alcantarillas la opción era más que obvia.

Arremangándose la parte inferior de los pantalones, por tal de que no se ensuciaran demasiado con el agua que surgía de aquel camino, empezó a chapotear con sus botas para conseguir cruzar la bifurcación central y examinar de donde provenían los restos de las ramas encontradas. Justo cuando atravesaba aquel pasaje un último pensamiento se le cruzó por la cabeza.

- “Y si estas ramas son parte del nido de algún animal? ...“  

Ante ese pensamiento, una gota de sudor frio bajo por su cuello mientras sus manos fueron inconcientemente directas a sus bolsillos, directas a aquel lugar donde tenía escondida parte de su arcilla. Su pensamiento era simple: Si algo iba a salir mal mejor iba a estar preparado y sino al menos ya estaría listo para limpiar con eso la roña que había hecho el bloqueo.
Seifer
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: MISIÓN DE RANGO D: EL PROBLEMA VIENE DE ABAJO...

Mensaje por Akkarin el Miér Abr 19, 2017 9:42 pm



Con la elección del shinobi, el pasillo elegido empezó a tomar forma conforme avanzaba por el mismo. Gracias a la tenue y fútil luz que el farolillo le otorgaba, podría observarse que mediante más avanzaba, más angosto y pútrido empezaba a tornarse el aire. El agua del canal, apenas con corriente y más similar a aquella estancada de pantanos o cenagales, empezaba a tener una alarmante acumulación de restos variados: no solo ramas, sino trozos de ropa que parecían dañados por arañazos o mordidas, e incluso alguna que otra piedra abandonada en el canal, por ser demasiado grande. Aunque tal vez esa percepción se debiera al cauce tan menguante de agua.

Sea como fuere, conforme el muchacho avanzaba, algo más parecía ir apareciendo alrededor. Algo, que, de no tener un ángulo concreto, o una atención extraordinaria en su entorno, no terminaría de percatarse.

Sutiles filamentos pegajosos, que, de hacer contacto con el muchacho, causarían una resistencia algo notoria antes de romperse. Vibrando alrededor.

Parecía que estaba metiéndose en la boca del lobo, puesto la cantidad de filamentos era mayor conforme se adentraba más, dejando apenas un estrecho túnel por el cual debería pasar de querer continuar por el mismo. No había sonido, no obstante. Pero el olor era cada vez más insoportable, cargado de putrefacción añadida.

Sería entonces, cuando desde los alrededores de las telas, una apenas perceptible vibración extra empezase a aparecer. Cada vez aumentando más el ritmo, y una vez entrase en el rango de visión del joven, quien parecía encontrarse en la boca del lobo, entendería la razón.

Justo en frente suyo, un montón de escombros y lo que parecía un nido de telaraña ocupaba prácticamente todo el ancho del pasillo. A los pies del mismo, numerosas ramas, huesos de animal, descansaban en el suelo al lado de algo más contundente, inmóvil. Era obvio que todo el cúmulo, incluido el nido, eran la causa de ese atasco.

Sin embargo, necesitaría acercarse un poco más para terminar de dilucidar que era aquella masa descomunal, nada más que el cadáver enorme de algo que parecía similar a una araña. Aunque tal vez, algo más grande de lo acostumbrado. Era movida por la escasa corriente, lo que provocaba que algunas de las patas rozasen constantemente la telaraña. Lo extraño era ver uno de esos especímenes ahí, cuando lo usual sería encontrarlos en los bosques o senderos, no un alcantarillado.

Y, sin embargo, no parecía haber rastro alguno más que las heridas de la araña mayor, extrañas a ojos de cualquiera. El nido, parecía intacto, erigido en frente del muchacho. ¿Qué haría?


OFF:

Lamento treménadamente la tardanza al responder esto. Sin embargo, ya tienes aquí tu respuesta. No queda mucho para concluir la misión, así que échale ganas ;).
Akkarin
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: MISIÓN DE RANGO D: EL PROBLEMA VIENE DE ABAJO...

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.