¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Ichimaru the Miner
Hoy a las 5:39 am por Loremaster

» Ficha Shio Nendo
Hoy a las 5:27 am por Ichimaru

» Can we hunt the past? — Part. III [Viaje]
Hoy a las 2:34 am por Ofu

» "You are weak" | Oikawa's Profile
Hoy a las 2:17 am por Oikawa

» Misiones de Howaitohasu
Hoy a las 1:40 am por Sorey Bokushi

» MISIÓN DE RANGO [C]: [RIVALS NOT ALLOWED]
Hoy a las 12:25 am por Afrodita

» Seeking the truth
Ayer a las 11:49 pm por Kohaku ~

» Una aventura de búsqueda.
Ayer a las 11:27 pm por Gouki

» Agua y Fuego
Ayer a las 10:24 pm por Crodos

» "Give me power" - Oikawa
Ayer a las 8:20 pm por Kazuo

» Mysteries on the Aruma {D}
Ayer a las 8:12 pm por Fuka

» [Social] Regreso e ida
Ayer a las 6:32 pm por Uchiha Michi

» Training review || Increase in Chi
Ayer a las 6:13 pm por Kakuja

» Strange event under the tutelage of the damned || Past
Ayer a las 6:05 pm por Kakuja

» Some kind of monster.
Ayer a las 6:00 pm por Chrom

» Misiones | Noche
Ayer a las 5:52 pm por Noche

» Solicitud de mision por parte de Uchiha Michi
Ayer a las 3:34 pm por Uchiha Michi

» Pies over Life
Ayer a las 3:17 pm por Uchiha Michi

» Encounter with the hunters || With Aaron
Ayer a las 9:06 am por Aaron Sureddo

» Revisión de Entrenamientos - H Uchiha
Ayer a las 8:07 am por H Uchiha

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Del Mar a las Arenas: llegando al País del Viento

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Del Mar a las Arenas: llegando al País del Viento

Mensaje por Gyokuryū Pao el Lun Mayo 22, 2017 8:51 am

El viento pasaba libre de obstáculos, el plano horizonte solo le abría paso a sus saladas ráfagas, el crujir del barco funcionaba como melodía casi monótona, cumpliendo con su papel de convertir ese ambiente en un lugar de características únicas. Sin duda esta sería la última vez que navegaría en este viaje, quien sabe cuándo volvería a tener la oportunidad de navegar en otra embarcación. Pero eso no era en lo que pensaba, durante el viaje no paraba de reflexionar y meditar sobre nuestra aventura en Occidente, sobre lo que pasó allá, sobre como entramos y como salimos, sobre como seguía vivo después de todo eso. Me encontraba en la punta del barco, en la proa, donde duré la mayor parte del viaje, con el viento acariciando mi rostro sereno antes que el de los demás, el mar salaba mis heridas las cuales me hacían difícil encontrar paz, mientras no me la pasaba en la proa lo hacía teniendo mis heridas tratadas, no pudieron hacer mucho más que evitar que estas empeoraran o se infectaran, por lo que se me aconsejó encontrar ayuda médica de un especialista inmediatamente lleguemos a tierra firme.

Recordaba la impresión que tenía al zarpar hacia Occidente, de cómo el viaje me llevaría a una tierra desconocida a la cual yo sería uno de los primeros en llegar, la cual exploraría con gusto, descubriendo sus secretos y maravillas… nadie pensaría que dichos secretos nos encontrarían a nosotros primero. Mientras que siempre viajaba esperando que lo encontrase en mi camino cambiara mi forma de ver el mundo, no pensaba que este viaje cambiaría mi forma de pensar en mí. Hace tiempo pensaría que estaría satisfecho, fui de los primeros en explorar ese nuevo continente, debería regocijarme por alcanzar tal hazaña, pero no lo estaba, tenía un nuevo objetivo en mente, y me encontraba mucho más decidido en alcanzarlo que con el primero. Allá, en occidente, fui lo que siempre he sido desde que salí de la fortaleza, un don nadie, justamente fue por eso que me enviaron a esa misión suicida, justamente fue por eso que luego de dirigirme al rey Garon, este no hizo más que mirarme como la alimaña inferior que era, pero no me iba a quedar así, no tenía sentido seguir caminando si no avanzas, no iba a quedarme con los brazos cruzados viendo el viento pasar como lo hacía en este barco, quedaba trabajo por hacer. Si ahora sé de los cambios que azotaran a este continente, debo responder a ellos, adaptarme, no iba a ser útil como cualquier explorador que volvería a caza a hablar de lo que vio, debía ser parte de la fuerza que prepararía a mi país para lo que se avecina. Si de verdad iba a querer llegar a ser algo, a dejar mi marca en la historia ganándome mi posición en el sol, debía cambiar mi dirección y escalar con fuerza la montaña, sin duda desde ahora las cosas iban a ser diferentes, tanto en el mundo, como dentro de mí…

El calor fue el primero en avisar, ganándole la carrera a aquel que gritó el aviso de que la esperada tierra firme estaba a la vista, los tripulantes se notaban agitados, moviéndose de un lugar a otro como si visitas esperadas estuvieran a punto de llegar a su casa, incluso el más experimentado marinero no podía evitar emocionarse por ver tierra luego de un viaje tan largo, sin duda lo único que quería la mayoría era finalmente desembarcar.

龍龍龍龍龍龍龍

La tripulación descargaba contenedores y subía otros nuevos, el capitán negociaba con una cara de molestia con un mercader, mientras abastecían el barco con provisiones, yo me despedía de la tripulación que tan bien me había recibido antes y durante el viaje, después de pasar tanto tiempo juntos iba a ser tarea difícil olvidarlos, aunque no era algo que deseara, por lo que me alegraba al pensar que recordaría sus nombres si alguna vez los volvía a ver. Bajando del barco y finalmente pisando la tierra del Oriente, una sensación de alivio tomó posesión de mí. Aunque esta fuera ligera, era evidencia de que estaba feliz de finalmente haber llegado a nuestras tierras. Nos encontrábamos en el país del viento, un lugar que aunque contaba con un clima y ambiente no muy diferente de dónde venimos, me traía algo de paz por el simple hecho de que este estuviera pegado al mismo continente que mi país. Desembarcamos en un pequeño pueblo, probablemente uno pesquero, un tanto solitario y algo desolado, no entendía por qué desembarcamos aquí y no en un muelle principal como en el de la tierra, pero eso me interesaba menos que el simplemente llegar al continente. De todos modos, solo tenía que caminar un poco para llegar a mis tan familiares tierras, pero antes debía buscar ayuda médica. Revisando que no me faltara nada, dándole mi último adiós a la tripulación y al barco que tanto nos cuidó, comencé a caminar por el muelle, dando los primeros pasos de un nuevo comienzo en las tierras de Oriente con las mismas ansias o incluso más que el primer día en que pisé tierras poco familiares, esperando con emoción ver lo que el futuro me tiene preparado.
Datos:
Stats:
• Ninjutsu: 10
• Taijutsu: 7
• Genjutsu: 1
• Velocidad: 6
• Resistencia: 6
• Fuerza: 8

Armamento:
• Kunais (10)
•Sellos explosivos (3)
•Bombas de humo (5)
•Hilos de alambre (Unos cuantos metros)
Gyokuryū Pao
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Del Mar a las Arenas: llegando al País del Viento

Mensaje por Tempest el Dom Mayo 28, 2017 10:44 pm


Como era costumbre, las notas musicales danzaban entorno a la fémina, la cual yacía recostada sobre el mástil principal, siendo un cumulo de barriles y cajas el trono sobre el que reposaba. Sus dedos carentes de timidez, acariciaban las cuerdas de su instrumento musical, dando libertad en el proceso, a una amalgama de atrayentes sonidos. La melodía serena llenaba cada rincón de la embarcación, y llegaba a caída oído de los tripulantes montada en su invisible corcel; el viento. Fluían tranquilas, calmadas, en interés de transmitir tan solo sosiego. Etwahl no solo era un instrumento de cuerda pulsada, junto a Sona podía dar cabida a un sinfín de sonidos que escapaban a los naturales. Juntos se tornaban en una inseparable pareja musical. El artefacto respondía, más que a las manos de su usuaria, a los sentimientos de esta, quien en el aquel momento intentaba calmar su corazón regalando a su indirecto publico una obra tranquilizadora. O al menos eso quería…

La cubierta, entonces, fungía como su escenario, y los tripulantes, repartidos por toda la embarcación, prestaban más atención al concierto improvisado que a sus labores específicas, aunque no quisieran dar eso a mostrar. Trabajaban con la diligencia propia de sus respectivos cargos, sin embargo, sus oídos estaban enfocados solo para con Sona. Y esta, sin embargo, tan solo podía pensar en el instrumento que reaccionaba a sus demandas. Con los ojos cerrados, sus pensamientos tan solo fluían hacia su artefacto, y este se encargaba de decir lo que por su boca no podía escapar. Casi podía sentir como Etwahl se estremecía, como las cuerdas se tensaban y relajaban a su tacto, como reía o como lloraba con cada frotar, con cada pulsar o con cada minúsculo toque de las cuerdas. Podían llamarla loca, pero si por ella era, Etwahl rebosaba vida. Quizás no transmitía el calor que una persona viva podía transmitir; pero sin tener boca, para escucharle callaban los hombres, y sin tener manos, con delicadeza tocaba sus corazones.

Y es que enfocarse en todo lo sucedido unas horas antes podría desencadenar un dolor de cabeza que ella, en aquellos momentos, no estaba dispuesta a enfrentar. Por eso dejaba que su talento la refugiara entonces, que limpiara su mente de preocupaciones, y que le diera el tiempo suficiente para buscar la manera de procesar todo lo que había acontecido en Occidente. Por el momento debía concentrarse en llegar a su continente natal, deseando que aquel navío no se hundiera a mitad del océano. Por tonto que pareciera, su melodía era además, un himno de ánimo. Para el barco mismo. Para los tripulantes. E incluso para el bravío mar y el cambiante cielo, los cuales los sorprendieron con una tormenta en algún punto del recorrido. Ni siquiera bajo la lluvia y los rayos la fémina dejó de tocar, e incluso podía decirse que fue su perseverancia quien alejó a la tormenta. Finalmente el grito de “Tierra a la vista” logró sacarla del trance musical en el que se encontraba, y junto a los demás se preparó para desembarcar.

~~~~~

Definitivamente no era el territorio que esperaba, pues creyó que desembarcarían en el lugar en el que, en primera instancia al menos, se habían embarcado a la aventura. Pero las naranjas arenas de la playa fueron quienes la recibieron, y más allá del pequeño pueblo costero que los albergaría, no había mas que arena. Había leído sobre aquello. ¿Desierto? Entonces habían desembarcado en las tierras del País del Viento. Muy lejos de casa. La Yamanaka suspiró, sin posibilidad a cambiar ese hecho, y por primera vez en el largo viaje, buscó con los ojos a aquel que durante la aventura había fungido como su compañero. Tarde se había dado cuenta que durante la batalla que habían tenido contra los occidentales, Pao había resultado herido. Era menester entonces, el quedarse al lado del castaño hasta que sus heridas hubieran sanado. Una vez Sona hubo localizado a su amigo, se acercó hasta él y tocó su hombro para llamar su atención, pues no tenía otra forma, mientras se preguntaba si aquel lugar contendría al menos lo básico para tratar las heridas del shinobi…
Tempest
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Del Mar a las Arenas: llegando al País del Viento

Mensaje por Gyokuryū Pao el Jue Jun 22, 2017 9:07 am

Las conversaciones entre los tripulantes se escuchaban cada vez más distantes mientras sus gritos entre ellos seguían sonando claros junto a la algarabía de los cargamentos al ser montados en el barco, el sonido de mis pasos golpeando la madera fueron remplazados por el silencio de la arena, la cual no se quejaba como otras superficies a la hora de ser pisada. De pronto, pude escuchar pasos sobre el muelle avisándome de que alguien se aproximaba. Mis sospechas fueron hecha realidad al sentir un toque familiar en mi espalda, era Sona, mi más cercana compañera durante aquello que pasó más allá del mar. La verdad era que ella era la persona en que yo más confiaba, a quien yo más conocía en el lugar, es más, en todo el continente, por ello algo tenía seguro…  necesitaba buscar más amigos.

-Por lo que veo tenías tantas ganas de pisar tierra como yo- le dije en modo de broma aludiendo al hecho de que logró seguirme el paso. –Bueno, aquí estamos, en lo que parece ser un pueblo pesquero en medio de la nada, hasta donde sé no soy el único que está lejos de su hogar, son muchas tierras extrañas que cruzar antes de llegar a Otogakure, ¿Verdad?-. En el momento se podría decir que Sona y yo estábamos en la misma situación, lejos de nuestras casas en un lugar desconocido para ambos, teniendo que cruzar un trayecto de forma espontánea y sin previo aviso. –Te propongo algo, dudo que un pequeño asentamiento como este sobreviva sin tener algún contacto con la capital, con todas las provisiones que el capitán del barco está comprando de seguro el mercader querrá buscar más a la capital, he visto carrosas salir de lugares prácticamente inhóspitos, así que dudo que este sea la excepción. Podemos agarrar la próxima carroza que salga de aquí y así poder llegar a la ciudad, de esa manera estaremos en un mejor lugar para decidir nuestro siguiente paso. Además… dudo que aquí tengan los recursos para tratar mis heridas, y me sentiría más cómodo siendo tratado por un especialista en la capital.- En el momento lo primordial era salir del lugar, pero sería un gran error menospreciar mis heridas, el cruzar este país tan caluroso y aparentemente desolado en mi condición seria peligroso, por lo que lo mejor sería que consiguiera un transporte.

Esperaría que mi compañera estuviera de acuerdo con mi plan y que me siguiera, de ser así, el plan sería localizar a la siguiente carroza que fuera a salir del pueblo camino a la capital, para así aprovechar su salida y montarnos en la misma, cruzando estas soleadas y calientes tierras con un poco de protección.
Datos:
Off:
Bueno... eso fue lo que salió XD. No me llegó la inspiración con este post y por eso es tan corto. Pues nada, salgamos de aquí y vayamos a la capital, que a este paso Pao se me va a morir de una infeccion (?).

Stats:
• Ninjutsu: 10
• Taijutsu: 7
• Genjutsu: 1
• Velocidad: 6
• Resistencia: 6
• Fuerza: 8

Armamento:
• Kunais (10)
•Sellos explosivos (3)
•Bombas de humo (5)
•Hilos de alambre (Unos cuantos metros)
Gyokuryū Pao
avatar


Volver arriba Ir abajo

Re: Del Mar a las Arenas: llegando al País del Viento

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.