¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Instrumento || Flauta Demoníaca
Hoy a las 4:31 pm por Dayne

» Locura en los suburbios del Fuego
Hoy a las 4:30 pm por Akkarin

» Mentes Frías | w/Akkarin
Hoy a las 3:01 pm por Demetrios

» Coming home [Tema Libre]
Hoy a las 12:23 pm por Hozuki Taiyō

» ¡Tierra a la vista!
Hoy a las 4:33 am por Ichimaru

» Noisy Danger ▌feat. Zuko
Hoy a las 2:40 am por Lyd.

» ID || Dayne/Dante
Hoy a las 2:12 am por Ichimaru

» Misiones Sasaki orochi
Hoy a las 2:02 am por Gakumon

» Discover the infiltrator III [C]
Hoy a las 1:44 am por Kagetane

» Misiones by Ione
Hoy a las 1:17 am por Gakumon

» Misiones de Irma
Hoy a las 1:12 am por Gakumon

» <-- Misiones | Shizuka Hitomi -->
Hoy a las 1:05 am por Gakumon

» Looking for power.
Hoy a las 12:15 am por Hushika Kugutsu

» {Misión C} Sparks Before Disaster [Uchiha Michi]
Ayer a las 11:59 pm por Inoki Yamanaka

» Buscando el pasado [TEMA LIBRE]
Ayer a las 11:43 pm por Uchiha Michi

» Joining the Family.
Ayer a las 7:27 pm por Akkarin

» La fuerza de la unión
Ayer a las 3:59 pm por Sousuke Aizen

» El orochi! Que aun no sube stats
Ayer a las 3:33 pm por Sousuke Aizen

» Petición de misiones
Ayer a las 3:31 pm por Gakumon

» Yuko quiere misiones
Ayer a las 2:55 pm por Gakumon

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


La búsqueda de Foggot, la mascota perdida.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La búsqueda de Foggot, la mascota perdida.

Mensaje por Satoshi el Sáb Mayo 27, 2017 6:00 am

MISIÓN DE RANGO [D]:

LA BÚSQUEDA DE FOGGOT, LA MASCOTA PERDIDA


En especial las costas del País del agua se caracterizan por ser uno de los lugares más hermosos de los Países Mayores, el sentimiento de calma que supone estar ahí es simplemente inigualable al de cualquier otro lugar que se haya conocido, es más bien un refugio en el que olvidar tus problemas y sentarse a meditar. El Satoshi de antes frecuentaba bastante este lugar, le recordaba en mayor medida a su época de principiante, época en las que vivía frustrantes noches de no poder realizar cierta habilidad o de no poder lograr algo en específico. Dejando eso a un lado, recientemente Satoshi acostumbra venir al lugar donde empezó a identificarse como un ninja y donde desarrolló la mayor parte de sus habilidades, esta vez tiene la oportunidad de cumplir la misión que le fue encomendada hace un par de días.

La misión en cuestión tenía como objetivo claro el de encontrar el paradero y regresar a Foggot con vida a su dueño. Foggot es un perro completamente normal que lleva al lado de su dueño más de 30 años, este último de nombre Razun dice que perdió a su mascota cuando estaba en su visita a las costas del País del Agua, lugar que solía frecuentar religiosamente cada  día desde que se mudó al país luego de algunos problemas, le resultaba increíblemente cómodo y relajante el recorrer ese lugar. << Bueno… em, qué decir de mi compañero Foggot, es un perro muy bello e inteligente de raza callejera que me regaló mi hija hace ya unos cuantos años… e-es un perro que se puede reconocer a simple vista, pues tiene un pelaje de color marrón con ligeros tonos grises en el cuerpo, sabrás que es él, tiene un collar de color rojo que dice su nombre, sólo encuéntralo… por favor, debe estar en las costas como ya mencioné, pues ahí le vi la última vez que fui a buscarle hace un par de días, me moriría si algo le pasase >>.

Satoshi emprendió su camino nuevamente a las costas del País del Agua, llevaba un equipamiento básico de combate, sólo trasladaba un par de Kunais, una caja de cerillas y unos cigarrillos, además de su atuendo típico, su sudadera, franela y pantalón con múltiples bolsillos. Sin embargo sabía que no haría demasiado trabajo físico en el lugar aunque si estaba al tanto de que quizá le tomaría varios días encontrar al perro donde fuera que estuviese, si tenía suerte quizá lo encontraría en un día o dos, pero todo dependía del factor de suerte y la ubicación en la que se encontrase.

Su primera toma de contacto con el lugar, luego de estar varios meses sin frecuentarlo, fue de que aunque la extensión del terreno era realmente larga, no había demasiada gente a la que observar, de hecho lo primero que vio fueron simplemente las rocas siendo azotadas por la fuerte corriente de aquél día y poco más. Nuevamente su primera sensación fue la de completa armonía, el sonido de las olas siendo atraídas de vuelta a la costa era realmente relajante. Sabía sin embargo que no era tiempo de estar vagueando en ese lugar, así que tan rápido como llegó, dirigió la mirada hacia un cúmulo de rocas que estaban ocultas por la vegetación de la zona, esta última era bastante alta y extensa, pero muy fina y delgada que rápidamente podía ser removida con un simple movimiento del dedo. Observó al ver estas, un movimiento errático que ondeaba las algas y flores. Fue lo primero a lo que decidió investigar, y sin tener suerte decidió ponerse rumbo hacia el este. Así pues, Satoshi se hallaba caminando por las costas, caminando al ritmo en que las olas con su movimiento, mojaban tanto sus botas como las mangas de sus pantalones.

Se hacía tarde y Satoshi no tenía realmente un objetivo claro al cual investigar, simplemente elegía un lugar y pasaba por el mismo a buscar alguna pista, pero no había nada en particular que lo hiciera mantener la esperanza de encontrar al perro ese mismo día. Entró a varios lugares mientras la luz del sol seguía brillando pero no había tenido suerte en ninguna ocasión, era más de lo mismo… entrar, buscar, descartar opciones y seguir recorriendo las costas hacía una dirección. De todas formas, la dirección que le había sido otorgada no era muy exacta, describía el anciano que él y el perro habían estado paseando tranquilamente hasta que se acercaron casi hasta donde terminaba la extensión del terreno de las costas hasta e intentaron volver, según contaba, había perdido el rastro del canino luego de pasar unos minutos dirigiéndose de camino al pueblo más cercano.

Había estado unas cuantas horas andando hacia el este sin ver algo que llamara su atención, se presentaba el mismo ambiente conforme caminaba sin haber algo destacable entre escenario y escenario. Fue así hasta que se encontró con una especie de cueva rodeada por una densa vegetación, su primera reacción fue la de curiosidad, quería entrar ahí si se presentaba la oportunidad, tenía una corazonada y quería comprobar si era realmente cierta.

Fue entonces cuando sacó de su bolsillo izquierdo, uno de sus Kunai, tomó este último con la zurda y lo empuño por el mango, de manera que con sólo un movimiento de brazos podía cortar la mayoría de la vegetación, aunque le tomó bastante tiempo y esfuerzo debido a la densidad. Dejó correr así su chakra por el Kunai, esta recorría el objeto filoso de manera que hacía aún más fácil eliminar la espesura. Comenzó así a eliminarla, con movimientos punzantes de derecha a izquierda, pasaron unos cuantos minutos hasta que logró eliminar la mayor parte del follaje y hacerse paso hacía la cueva. La cueva en cuestión estaba oscura, no ayudaba demasiado el estado del día, pues había anochecido hace bastante rato y lo único que podía hacer en ese momento era el improvisar una especie de antorcha. ""Ahora es cuando envidio el genjutsu de fuego, qué molestia, de verdad"" se decía él al arrancar un trozo de tela de su franelilla azul, envolvió ésta a un pequeño palo que había cortado anteriormente con su Kunai y prendió el mismo con su fósforo, haciendo así una luz de corta duración, pero suficientemente efectiva para iluminar.

Cuando empezó a adentrarse en la gruta no vio nada en especial, solo un par de murciélagos y bichos por los alrededores. Se encontró con un desvío a la mitad de la cueva que llevaba a tres caminos distintos, el primero de la derecha a simple vista parecía no llevar a nada, así que Satoshi descartó la opción de inmediato, tomó la decisión de ir por el trayecto de la izquierda e ignorar el del centro, rápidamente se daría cuenta de que no llevaba a nada más que a un pequeño charco en el que se reflejaba la luz de la antorcha. Se devolvió y siguió el camino recto hasta encontrarse con un pequeño cruce hacía la izquierda en el cual percibió sorprendentemente a la mascota de Rezun, parecía realmente asustado y mantenía una mirada perdida aunque no había pista ni rastro de ninguna amenaza cercana. Descendió la mano desocupada hasta abajo y tomó al perro por el lomo, era pesado, quizá demasiado, fue lo que pensó. Subió al animal a su hombro mientras le sostenía, ahora su objetivo era el de salir de la gruta.

Para su sorpresa, al salir de la gruta se encontró, además del hermoso paisaje, al sitio totalmente oscuro, tanto así que lo único que se podía percibir de manera sencilla era el reflejo de la luna en el agua que traían las olas, el resto solo era un negro oscuro, vacío e indistinguible.

Optó por quedarse a pasar la noche en las ya quebradas ramas que había partido con su filosa arma, caminar sólo sería contraproducente debido a que estaba cansado, no tenía una forma más adecuada de iluminación y tenía que cargar con un gran peso encima como lo era el perro. Juntó varias de las húmedas hojas y algas en una esquina de aquella cueva, lo único que podía hacer en ese momento era confiar en ese cansado perro, confiar en que no huyera nuevamente debido al miedo. Estaba confiando a ciegas, sí, pero no tenía opción y el seguir caminando lo dejaría en una posición aún más negativa en la que se había metido al venir a la misión tan tarde.

Se dejó caer en el enredo de vegetación y ramas que había eliminado anteriormente y se instaló allí a descansar. No le tomó mucho tiempo el sentirse somnoliento y cansado, el observar cómo se reflejaba la luz de la luna en el agua le resultaba placentero el observar aquél paisaje junto al agradable clima, la perfecta temperatura de la que Satoshi estaba enamorado, simplemente se durmió como si por un momento no existieran los problemas en su mundo.
Fue despertado por una lambida del canino en el rostro, reaccionó de manera vaga, quitándose en un principio al perro de su camino, empujando a este con sus brazos. Reaccionó rápidamente ante el sonido de un muy fuerte estruendo. Eran las olas que debido a la lluvia del día anterior habían tomado aún más fuerza y potencia, se paró de su cómoda cama improvisada y se dispuso a volver a la capital para entregar al problemático perro de una vez por todas. Por suerte el mismo no había realizado ninguna acción sospechosa en esa noche, aunque seguía inquieto. Satoshi tomó de la cruz al canino y lo llevó a sus hombros, ambos empapados iban rumbo a la capital de la ciudad a terminar con la misión.

Pasaron algunas horas del viaje en las que no sucedió nada realmente importante, Satoshi estaba cansado, por supuesto, llevó más de 50kg de peso en su hombro por horas, alimentó al perro en varias ocasiones y pararon para pedir la dirección exacta y para orientarse de manera más efectiva, siguió su rumbo, preguntando y haciéndose paso por la capital hasta llegar al apartamento del anciano Rezun, donde finalmente podría descansar. Tocó la puerta y esperó a que alguien abriera, pero no sucedió, más bien fue sorprendido por el anciano quien llegaba de hacer compras, soltó inmediatamente las bolsas que portaba consigo y fue directamente a abrazar a su perro, Satoshi no pudo contener al canino en su hombro sintió un alivio  pues el perro simplemente escapó hacía los brazos del anciano en un profundo acto de amistad, la más leal que existe. Sonrió pacientemente Satoshi, el anciano terminó de abrazar al perro y abrió la puerta de par en par. Dejó entrar así a Foggot, en ningún momento dejó de ondear de manera hiperactiva su cola, el anciano volvió a recoger las bolsas que anteriormente había comprado y exclamó << Pasa, por favor >>, dirigiéndose a Satoshi, lo dijo con un tono emocionado y esbozando una sonrisa.

Entraron en su departamento, era bastante amplio y estaba bien amueblado, tenía un aspecto rústico con madera de un tono blanco. Se sentaron en uno de los sofás de la sala principal, esta última tenía por todas partes imágenes de lo que parecía ser su esposa y su hija, acompañadas de su perro Foggot.

El anciano sacó un sobre cubierto con una liga, su contenido, exactamente 500 yens de los que se habían acordado de la misión. Habló durante varios minutos de que era el perro que le había regalado su hija hace más de treinta años y el profundo aprecio que le tenía a la mascota. Cedió el dinero luego de una simple charla y de que Satoshi le relatara donde se había estado ocultando Foggot.

Se despidió y completó formalmente la misión no sin antes observar como dos amigos se encontraban de nuevo y parecían tenerse el uno al otro, una muy agradable sensación sintió en ese momento. Sabía después de eso, que lo primero que haría sería descansar, pues había sido sometido a cargar más de 50kilos de peso en su hombro por horas y eso lo había dejado totalmente exhausto.
Satoshi
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.