¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» Just for a reason {Kazoku}
Hoy a las 10:45 pm por Ryō Gameshi

» A step towards the future
Hoy a las 10:44 pm por Belladona

» Tablon de misiones de Sabat Uchiha
Hoy a las 9:30 pm por SSabat

» Perfil Sabat Uchiha
Hoy a las 9:25 pm por SSabat

» Ficha Sabat Uchiha
Hoy a las 8:47 pm por Ichimaru

» Entrenamiento Belladona
Hoy a las 8:31 pm por Belladona

» Tablon de Misiones de Saab Nara.
Hoy a las 8:02 pm por Saab Nara

» Tablón de Misiones·Kaile Kaguya
Hoy a las 12:57 pm por Gakumon

» NPC's de afrodita
Hoy a las 12:28 pm por Gakumon

» No todo es como uno espera que sea.
Hoy a las 4:52 am por Samekage

» Pasado: For you, and your denial | Dohko.
Hoy a las 3:07 am por Dohko

» Un asunto con resultados Explosivos// Ubbe
Hoy a las 2:43 am por Azteroz

» Liberation of the Past
Hoy a las 12:41 am por Belladona

» Evils Spirits ► Polka Uchiha
Ayer a las 11:51 pm por Ittoki

» Pasando lista
Ayer a las 11:15 pm por Manuel Roelofs

» Manuel Roelofs [ID]
Ayer a las 9:56 pm por Manuel Roelofs

» Las letras y los mercenarios no son compatibles
Ayer a las 9:28 pm por Aaron Sureddo

»  Bones of Luck of Hikari
Ayer a las 8:47 pm por Loremaster

» The clash of swordsmen [Hiro vs Kagetane]
Ayer a las 8:37 pm por Hikari Kaguya

» Cachorro Adormecido | Dohko Uchiha & Ubbe Yamanaka | Entrenamiento
Ayer a las 7:07 pm por Dohko

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


Invocando a la bestia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Invocando a la bestia

Mensaje por Yanagi Senju el Dom Jun 18, 2017 4:28 am

Era la segunda jornada de viaje. La noche anterior había llegado a la pequeña llanura que habia entre Ba Sing Se y el oasis que era el Lago de la Verdad, cuya frontera se veia a lo lejos, por lo menos a media jornada de viaje. Desafortunadamente, le faltaba mucho para llegar a las montañas, a donde su sueño lo había guiado, por lo que decidió acercarse a uno de los pocos árboles que había en aquella llanura y se subió a él, acostumbrado como estaba a dormir en las ramas. Aquel árbol, según lo pudo identificar, era de tejo, bastante grande y resistente. Volvió a soñar con aquella criatura, pero esta vez su maestro no estaba frente a él, si no a su lado derecho y Akiko a su izquierdo, los miró y sintió paz y un valor renovado para enfrentarse a aquella criatura, la cual veía como una enorme e imponente sombra, de la cual solo se podían distinguir sus grandes ojos rojos y sus colmillos. Tras él se observaba el lago a donde ahora se dirigía. De repente, se vió transportado como si volara a una gran velocidad a valle bajo las montañas donde había un pequeño y humilde pueblo; pudo sentir el frio y el viento proveniente de las montañas, se sentía muy real. A su lado continuaban Akiko y su maestro, los cuales dieron un paso atras. Yanagi giró y los miró, ambos le sonrieron e hicieron un gesto para que fuera al pueblo. El Senju les sonrió y dio media vuelta, y comenzó a caminar hacia el pueblo. De repente una obscuridad lo envolvió.

Despertó exaltado y cayó del árbol. Se levantó adolorido del duro y humedo suelo y se estiró mirando hacia el cielo. Estaba amaneciendo apenas. Respiró profundamente y miró al suelo. -¿Qué significan estos sueños? Me dictan lugares pero ¿por qué son tan importantes? Sin embargo, siento que hay más... tengo que continuar...- Despejó sus pensamientos de su mente y continuó caminando. Era la segunda jornada y llegó al Lago de la Verdad, luego de atravesar el flanco del pequeño bosque que lo rodeaba. Aquel lugar parecía un oasis entre todo el ruido que había en aquel momento en el Pais de la Tierra. Caminó rodeando el lago, lentamente, disfrutando del ambiente. Escuchaba el canto de las aves, el calor del sol de medio dia, el aroma del lago, de las plantas, de las hojas y el ruido de estas al romperse bajo sus pasos. Ese lugar era definitivamente su favorito en todo el país.

Luego de rodear la mitad del lago, Yanagi pudo observar frente a él una figura conocida. Era su maestro, con quien había entrenado un tiempo cuando era niño y en dos ocasiones más recientemente, el mejor amigo de su padre y quien ahora era su familia. Ambos se sonrieron al verse y el ninja veterano se comenzó a acercar al joven. Llevaba en su espalda lo que parecía un enorme pergamino, el cual cargaba con facilidad y sin problemas a pesar del peso que representaba. Cuando estubieron cerca se dieron un afectuoso abrazo. -Yanagi, muchacho, ¿como has estado? veo que te ascendieron gracias a una exitosa misión- Dijo el maestro al separarse de su estudiante, quien le respondió -Fue una victoria costosa, sensei, pero se logró el objetivo... y ¿usted como ha estado? y... disculpe mi curiosidad, ese pergamino...- Dijo el Senju, dirigiendo su mirada al enorme rollo de papel que tenía el amigo de su padre a su espalda. -Bien muchacho, he estado en algunas misiones de reconocimiento para el señor feudal, ya no me piden que ataque, estoy muy viejo... ahora me piden que instruya a los soldados... pero bueno, ya no me siento como antes y lo prefiero... y en cuanto a este pergamino, es un regalo, Yanagi, para ti... ya es hora de que firmes un pacto, el mismo que firmamos tus padres y yo, y se que a ellos les gustaría que tu tambien lo firmaras.- Yanagi se sorprendió. -Maestro, no diga eso, usted no está viejo, ya sabe lo que dicen, teman a un viejo en cuyo trabajo los hombres mueran jovenes- El veterano asintió con una sonrisa. -Pero sensei... no lo puedo creer, nunca había escuchado que mis padres hubiesen firmado un pacto... nunca me lo dijeron, a pesar de mis obsesivos estudios teóricos en senjutsu y chakra natural...- Dijo Yanagi sorprendido a lo que el otro shinobi respondió luego de un suspiro. -Yanagi, creo que ya deberías saber que la teoría no es suficiente, menos en nuestra profesión, además, ellos no querían desilusionarte, aun no estabas listo para firmarlo y practicarlo, siendo tan joven no tenías el chakra suficiente para invocar un animal, y conociendo tu forma de ser, sabían que tu lo intentarías hasta que no pudieras más- Yanagi respondio a esto con una risa, al igual que su maestro. -Esta bien, gracias sensei... y este pacto ¿con qué animal es?- El ninja veterano comenzó a desenrollar el pergamino, dejándolo en el suelo. Habían varios nombres que no reconocía, varios cuya tinta parecía extremadamente antigüa. Los últimos nombres que vió fueron los de sus padres, luego el de su maestro, seguido de un enorme espacio en blanco. Debajo de cada nombre había una mancha roja. -Ya lo verás. Ahora, escribe tu nombre completo, con caligrafia clara, en hiragana, no uses kanjis- Dijo el maestro con una sonrisa mientras de su bolsillo sacaba un pincel y tinta. Yanagi sumergió la punta del pincel y escribió su nombre como lo dijo su sensei, quien le entregó un kunai. -Debes poner unas gotas de tu sangre bajo tu nombre, luego de eso podrás invocar al animal- Yanagi asintió y realizó un leve corte en la palma de su mano derecha de la cual cayeron unas gotas de sangre justo debajo de su nombre, las cuales fueron absorbidas inmediatamente por el pergamino. Su sensei le dió una venda para cubrir su herida, mientras volvia a enrollar el pergamino y lo ponía a su espalda.

-Bueno Yanagi, eso hora de mostrarte tu animal...- El maestro entonces realizó un pequeño corte en su pulgar, y luego de una serie de sellos, puso la mano ensangrentada en el suelo. -KUCHIYOSE NO JUTSU- Dijo con firmesa el veterano, despues de lo cual salieron del suelo una serie de símbolos seguidos por una nube de humo y polvo. Dentro de la nube se pudo observar una figura pequeña, de 1 metro aproximadamente, con una silueta similar a la de un humano pero agachado. Al despejarse la nube, pudo ver de que animal se trataba. -Un gorila- El primate lo observó. -Hola, soy Sarukaishi, un gusto...¿para que me llamaste?- Dijo el simio presentandose ante Yanagi y luego dirigiendose a su maestro, quien le respondió: -Para presentarte a tu nuevo invocador, es Yanagi Senju, mi aprendiz.- El gorila vió al Senju con sorpresa. -Oh tu eres el hijo de... si, te pareces bastante a él, y a su esposa... fue una lástima su pérdida, y será un gusto trabajar contigo y quiero que sepas que estas en manos de un excelente maestro.- Le dijo Sarukaishi con una sonrisa, a lo que Yanagi respondió sonriendo: -Gracias Sarukaishi, prometó que no desperdiciaré tu ayuda, ni la de los demás gorilas.- Entonces el maestro se acercó y apretó el hombro de Yanagi. -Bueno muchacho, es tu turno, repite lo que viste: mientras tengas sangre en tu mano derecha, realiza los sellos que te mostré, luego pon la mano en el suelo y piensa el jutsu, sin embargo, luego de eso piensa en el nombre del animal que invocaras, el escuchará tu llamado y se dejará invocar, por lo que debes llamarlo con firmeza. Invoca al compañero de Sarukaishi, se llama Saruheishi- Yanagi asintió, y quitó la venda que cubría la herida en su mano, realizó los mismos sellos hechos por su maestro. -KUCHIYOSE NO JUTSU- Puso la mano en el suelo y... nada ocurrió. -Lo siento, no me concentré... otra vez- Volvio a realizar los sellos y realizó el jutsu... nada aún. -¿Que pasa?- Su maestro entonces se cruzó de brazos y dijo: -Debes comprometerte Yanagi, piensa en ese nombre como si llamaras a alguien que se encuentra muy lejos, gritalo en tu mente- Y así lo hizo, realizó los sellos de manos y gritó: -¡KUCHIYOSE NO JUTSU!- Puso la mano en el suelo, y allí se dibujaron varios círculos y se levantó una humareda. Frente a Yanagi se dibujó una silueta similar a la de Saruheishi, pero en su piel habían adheridas varias cosas, al despejarse el humo pudo observar que se trataba de hongos. El gorila lo miraba fijamente con una mirada desafiante. -¿Quien eres tu? ¿Por qué me invocas?- Yanagi no bajó la mirada y lo desafió. -Soy Yanagi Senju, mi maestro ahí presente me dio el pacto- Saruheishi se giró y mantuvo la mirada en Sarukaishi y en el viejo shinobi, luego volvió a ver a Yanagi. -Bueno, si este viejo loco dice que eres apto y digno para invocarnos, lo acepto, puedes llamarme cuando me necesites, y también a ese inutil- Dijo señalando al otro gorila, quien se adelantó con una expresión de furia bastante cómica: -Si yo soy inutil, tu no eres más que una piedra... bueno, en fin... Yanagi, será un honor pelear junto a un Senju, pero no creo que Sarushirei, uno de nuestros guerreros, y quien es otro de los miembros del pacto en nuestro clan, pelee junto a ti con tanto entusiasmo... odia a los humanos pero queria mucho a tu padre... tal vez eso te de esperanzas... los otros dos miembros del pacto son Sarukyoshi, nuestro general, y Saruienaga-sama, nuestro patriarca...- Dijo amablemente el joven simio, luego de lo cual el maestro se adelantó. -Pero no intentes invocarlos Yanagi, tu nivel de chakra no es suficiente para invocar seres tan poderosos, necesitas más entrenamiento, pero intenta invocar a Sarushirei... hablaremos con él- Yanagi asintió y volvió a realizar los sellos, poniendo su mano en el suelo. [b]-KUCHIYOSE NO JUTSU- Volvieron a salir algúnos circulos en el suelo, esta vez más grandes, y una enorme humadera se levantó. Frente a él se levantaba un enorme gorila, de unos 10 metros de altura, con su espalda adornados por ropajes rojos y en su cabeza había un pequeño casco. El gorila vio a Yanagi con sorpresa. -Acudí porque sentí en mi invocador un chakra muy parecido a aquella mujer Senju y su esposo... eres su hijo ¿no es cierto? Pero te ves débil, no pareces ser digno de mi ayuda- Al escuchar esto, el maestro se adelantó y se paró junto a Yanagi. -El es Yanagi Senju, Sarushirei-san, es un digno hijo de mis mejores amigos, es fuerte y tiene mucho potencial, ayudalo cuanto puedas por favor...- El enorme gorila, cuya gruesa voz retumbaba con fuerza cada vez que hablaba, miró con desdén al Senju, una mirada completamente distinta a la que dirigia a su maestro. -Ya verémos si es digno de mi ayuda... vuelveme a invocar muchacho, en algúna de tus sesiones de entrenamiento, y te probaré... nos vamos, ustedes dos, no han terminado de entrenar hoy, vamonos- Los dos gorilas pequeños asintieron y desaparecieron en una nube de humo al igual que el enorme primate.

El maestro se acercó a su alumno. -No te preocupes Yanagi, el es bastante orgulloso y no tiene respeto por ningún humano, solo por aquellos que demuestren poder... es bastante exigente con sus invocadores, pero se que pasaras su prueba, no te preocupes, eres hijo de tus padres, y ellos se ganaron un gran respeto en el clan de los gorilas. Tu te ganaras ese mismo respeto, ya lo veras. Pero antes, debemos entrenar un poco y charlar, tengo una carta para tí, me enviaron a entregartela, toma- Yanagi, agradecido y sorprendido, tomó la carta y la abrió. Tenia el sello del señor feudal. -Es una misión de reconocimiento... debo matar a cualquier infiltrado que haya en un pueblo en el valle bajo las montañas... ufff debo entrenar bastante- Dijo sorprendido leyendo en la carta. En su mente todo empezaba a cobrar sentido. Todas esas visiones en su sueño, se hacian realidad. La bestia eran los gorilas, y aquel pueblo, era donde tendría su misión, al parecer todo cambiará luego de esto. -Así es muchacho, debemos entrenar mucho, pero antes descansemos y comamos algo. Mañana te espera un ajetreado dia antes de partir a tu misión, ¿quieres ramen?- El maestro sacó de su mochila una taza con tapa, al abrirla, Yanagi sintió el aroma característico del ramen. Su estómago rugió. -¿Necesita más respuestas que esa?- Dijo sonriendo a su maestro y ambos rieron. Se sentaron juntos y comenzaron a comer, el Senju contó los detalles de su pasada misión y su maestro igual. Entrada la noche, maestro y alumno se dirigieron al pie de un árbol, Yanagi se recostó en una de sus ramas y su sensei sacó una bolsa de dormir de su equipaje y se recostó en ella. Durmieron y así acabó el dia. Yanagi se sentía emocionado, estaba cada vez más cerca de dominar el senjutsu y de vengar a sus padres. Soñó placidamente, con su maestro y con Akiko. Se sintió feliz.
Yanagi Senju
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.