¡Bienvenido,
Invitado!

¡Bienvenido a Naruto Legends!

Toda la información que necesitas para comenzar con el rol se encuentra en nuestra Guía para Nuevos Usuarios. Recuerda revisar nuestro Changelog para ver los cambios más recientes.

Últimos temas
Últimos temas
» —Pestilent Secrets △ w/ Hitagi
Hoy a las 12:12 am por Hitagi

» Ascensión | ❁ |
Ayer a las 10:48 pm por Seiichi

» Revisión de ingredientes.
Ayer a las 10:08 pm por Hushika Kugutsu

» La búsqueda de la botánica.
Ayer a las 10:06 pm por Hushika Kugutsu

» GambaRol [AFILIACIÓN AL DIRECTORIO]
Ayer a las 9:38 pm por Invitado

» No es solo una pelea II [C]
Ayer a las 9:29 pm por Iko

» (2ºExamen Jonnin) Declaración de guerra
Ayer a las 8:23 pm por Uchiha Ōgama

» [Dados] Tiradas de la Botánica.
Ayer a las 3:45 pm por Loremaster

» Arriving to the Waterfalls.
Ayer a las 1:30 pm por Hushika Kugutsu

» No corta el mar, sino vuela { + Pao & Dastan}
Ayer a las 6:31 am por Dastan O'Donnell

» Tablón de Misiones | Hushika Kugutsu
Ayer a las 3:34 am por Uchiha Sukino

» Mision
Ayer a las 3:32 am por Uchiha Sukino

» Hogo dōmu (保護ドーム— Cúpula protectora)
Mar Dic 12, 2017 9:30 pm por Gakumon

» Kugutsu Puppetry.
Mar Dic 12, 2017 7:46 pm por Hushika Kugutsu

» [Viaje] De Lluvia hasta Fuego
Mar Dic 12, 2017 7:39 pm por Hitagi

» [O'ween][C] Sólo se pone peor
Mar Dic 12, 2017 2:05 pm por Hansha Yamanaka

»  — Flexible.
Mar Dic 12, 2017 11:19 am por Akkarin

» Mas cerca del destino.
Mar Dic 12, 2017 10:55 am por Hushika Kugutsu

» El llamado de la Cascada.
Mar Dic 12, 2017 5:29 am por Hushika Kugutsu

» Venenos Yusuke
Lun Dic 11, 2017 11:15 pm por Yusuke

Lorewalker

Sakae Shinobu por fin tiene lo necesario para expulsar a los rebeldes de sus tierras definitivamente, no solo eso, sino que la información hallada durante el operativo de infiltración ha revelado una directa relación entre los rebeldes y el feudal de Mogura, por lo que la tensión en el país de la tierra se intensifica. ¿Será este el principio de una pronta guerra civil entre hermanos? { Enlace al Tema }

Tempestades se agitan al norte del continente. Dos de los países menores han entrado en conflicto por un territorio sin dominar que los ha dividido desde centurias. El País del Sonido busca expandirse, en temor de perder poder militar y quedar a merced de criminales, pero el País de la Cascada no permitirá que se invada territorio lindante a su país, mucho menos de un país el cual ha brindado su apoyo en el pasado. El choque de intereses es inminente. { Enlace al Tema }

Créditos

Naruto Legends Rol Forum by Naruto Legends Staff is licensed under a Creative Commons Reconocimiento - No Comercial - Sin ObraDerivada 4.0 Internacional License.

El diseño gráfico del foro (HTML/CSS) es fue creado por Sargas (Nemuri) para Naruto Legends. Las imágenes fueron tomadas de Deviantart, Artstation y pertenecen a sus respectivos autores.


WORM HUNTER

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

WORM HUNTER

Mensaje por Azazel el Jue Ago 03, 2017 11:38 am

Mision:

Misión de rango C: Worm Hunter

Lugar de la misión: Continente Occidental | Superficie Árida
Tipo de misión: Misiones Occidente
Descripción de la misión: El continente occidental es un lugar lleno de peligros, bestias extremadamente gigantes con cualquier mutación la cual no podrías imaginar, sumado a eso todo esto a sido a causa de adaptarse a un medio ambiente tan absurda mente carente de vida que entenderías el por que de su forma. De vez en cuando es bueno tomar una que otra bestia, cazarla y extraer uno que otro material para aprender de ellos a la vez que te aseguras de que se mantengan alejadas lo mas posible de la capital.

Se te encomienda cazar una de las bestias mas peligrosas, un gusano que en tu mundo oriental tal vez no son la mayor amenaza pero en el occidental estos animales son gigantescos capaces de devorarte en un instante por lo que asegúrate de tener extremo cuidado, estos son como tiburones de tierra. Tu misión sera pagada al llegar a la capital.
Recompensa de la misión: 1200 Ryus
Extensión mínima de la misión: 80 lineas




• Castillo de barón, tras el examen •


Dolía mucho, aún estaba arrodillado por el dolor. La parálisis momentánea que había experimentado su compañera del fuego desapareció en cuanto aquel papel se deslizo por sus ropas. Azazel no se sorprendió por ello, de hecho tenía una pequeña sonrisa que se turnaba con la muecas de dolor por el apretón, cuando por su cabeza se pasó la idea de anunciar a los cuatro vientos que Kaname era su prometida sabía que tendría consecuencias, de hecho esto le parecía poco. Miedo tenía pensando en lo que le esperaba al volver a su verdadero hogar.

La despedida acabo entre las risas de los presentes, todos y cada uno de sus compañeros fueron acompañados al exterior donde iniciarían su viaje de regreso incapaz de poder siquiera hacer un gesto de despedida por el dolor.

—Bienvenido a occidente Azazel— Dijo una voz femenina conocida. Ashe extendió su mano para ayudar al adolorido pelirrojo. —Yo soy de las pocas que puede enseñarte el idioma así que estarás a mi cargo hasta que puedas defenderte con el idioma. Levanta, esa apretada de huevos no ya hecho ningún bien a tu nula reputación.—

—Gracias Ashe— tomo su mano y sirviéndose bastante del apoyo.

—Gratis ago Ashe— dijo inmediatamente después que Azazel —Es como se dice gracias en occidente, mejor empezar cuanto antes a aprender— Azazel asintió.

—En fin supongo que ya está, en occidente me quedo ¿Ahora qué?— Pregunto Azazel ya notablemente más recuperado del dolor.

—Por el momento trata de acostumbrarte al clima mañana será el último día que las paredes de este castillo te resguarden del sol, al menos por una temporada. Ve a por ropa más adecuada el rey seguramente ya ha dispuesto lo necesario para que al menos no seas un estorbo. Mañana vendrás con mi partida de caza a por un gusano, tardaremos unos días, así podrás aprender más. —

El rostro de Azazel denotaba incertidumbre, sus ojos albergaban muchas preguntas y curiosidades, sobretodo en aquello de cazar a un gusano ¡Un gusano! ¿Tan temible era un gusano? Cierto es que había visto signos de una fauna diferente y que el propio rey había anunciado sobre avispas gigantes, estos supuestos gusanos y más, pero, aun no se lo creía del todo, pero no se cerraría de mente, después de todo se quedó por la curiosidad de este nuevo mundo.


• anochecer del siguiente día •


Era extraño había pasado ya todo el día y Ashe no se había presentado. El día paso sofocante, incluso en el castillo el sol hacia mella en la comodidad, nada que ver con el país del fuego ni con la noche pasada en aquel dormitorio comunal donde, por raro que parezca pasó frio. Azazel vagaba por la sala del trono y algunos pasillos circundantes, pues era lo único que más o menos conocía. En ningún momento le pareció estar solo, siempre notaba miradas, de algún guardia un sirviente encargado del castillo, viajeros, cualquiera que se auto llamase occidental, obviamente nadie confiaba en él, era bastante normal. No obstante incluso con tanta precaución no evito que le atendiesen decentemente como a uno más, es decir, una persona –seguramente designada por Ashe o el Rey- se preocupó por la mañana de entregarle un ropaje más adecuado al clima. Nada de esas camisas y pantalones apretados, eso era incómodo y sudoroso además de peligroso si llegaba a reducir el movimiento a casusa del sudor. Ahora llevaría unas telas que sorprendentemente eran más gruesas de lo que pensaba, separadas en dos piezas. La primera ocupaba desde la cabeza –si se deseaba – hasta la cintura, sobrepasando por medio palmo esta, en las extremidades se estrechaba para mantenerlas bien sujetas y que el bailoteo no molestase, unos pliegues curiosos se formaban en las mangas como en el cuello, que por lo que se había podido ver durante el día era común ente la gente de por aquí, debía ser parte de su cultura o costumbres. La parte inferior cubría de cintura hasta tobillos bifurcándose por cada pierna aunque de forma bastante ancha, también con la misma regla, extremidades ajustadas pero espaciosas ente este. Todo el conjunto en colores del desierto, marrones oscuros, negros y amarillos oxidados para poder ser uno más con la arena.
Aun así bajo esas ropas seguía portando su chaleco uniforme de la capital, ese cuero ligero era un buen recuerdo y quitándole la insignia no parecía representar a nadie, además, era su portador de pergaminos y armas si es que se las devolvían.

—Azazel — enunciaron con voz alzada y firme desde el final de un pasillo, era Ashe.
—Vamos ya es la hora, de noche es cuando mejor se viaja por el desierto — El pelirrojo se apresuró hacia ella.

—No me han entregado mi armamento— Dijo Azazel al estar a la par con Ashe a la vez que hacia un signo para continuar caminando hacia el exterior. La siguió.

—Yo tengo tu equipo, lo he investigado por si acaso, supongo que sabes algo de fuinjutsu, ya que tienes unos cuantos pergaminos aparte de tus armas.— Siguieron caminando por aquel pasillo hasta llegar al umbral de unos grandes portones donde esperan algunas personas más, todas con cara indiferente, parecía que se contuviesen.

—Sí, es una rareza, pero me pareció interesante años atrás y aún sigo con ello, aunque aún no soy muy bueno, poco a poco. — Azazel sonrió a Ashe.

—Entiendo. Allí en ese montón tienes tus cosas equípate y nos movemos, hay que aprovechar la noche. —


• Pleno desierto, ultimas caricias del sol •


El sol realizaba sus últimas apariciones por el horizonte, sus brotes luminosos se pintaban por unos pocos segundos sobre lo único que teníamos alrededor: arena. Durante el camino Azazel mantuvo una charla continua con Ashe, una conversación normal y corriente usada para poco a poco saber más palabras de ese idioma “Agua”, “Alerta”, “Ayuda”, “Derecha”, “Izquierda” y otras tantas palabras básicas al menos para el cometido de esta expedición. Era importante aprender aunque sean unas pocas palabras sin poder interconectarlas, pero útiles para dar avisos cortos en momentos de necesidad, al fin y al cabo nadie quería morir a causa del traidor de oriente.
Exceptuando la pareja oriental, el resto de la expedición eran bastante callados, solo algunas palabras salían entre ellos señalando cosas o tal vez comentando algo gracioso, más la mayoría eran de risas al escuchar al pelirrojo pronunciar su lenguaje, o más bien intentarlo, ya que no se le daba muy bien por el momento. Cada vez que se reían, el pelirrojo trataba de fijarse más en ellos, cada vez encontraba más peculiaridades pareciéndoles peculiares. Todos iban cubiertos con ropa similar a la que portaba el pelirrojo, aunque las suyas parecían más personales y además parecían cargar con una bolsa extra. Se notaba que sus telas estaban hechas para poder desenvainar sus diversos tipos de armas con facilidad, además de ver que ciertas zonas parecían más protegidas con alguna placa metálica. Tres occidentales formaban parte de la expedición y al parecer bajo las órdenes de Ashe pues de tanto en tanto esta se paraba para dar alguna que otra indicación y estos acataban sin dudar. Sin duda era respetada en aquel mundo occidental. El primero que sobresalía a la atención de Azazel era grande y de aspecto rudo, en su espalda parecía portar un objeto largo, seguramente una lanza, enfundada en una funda de cuero que la cubría enteramente a excepción del extremo superior. La siguiente en llamar la atención era la única con voz femenina, una señorita bajita y de constitución ágil no se le veía bulto alguno de armas por lo que desconocía que función tendría en el grupo, inspiraba misterio pues de todo el grupo era la única que iba envuelta en una especie de capa larga que llegaba a los tobillos que le rodeaba perfectamente. Por último y no menos importante, había un chico más delgado pero de porte firme, llevaba un carcaj a su espalda, pero no era de flechas, sino de lanzas, por lo menos debía llevar diez de ellas, notoriamente más pequeñas que la del gigantón. Serian lanza arrojadizas, le recordaba a los soldados que usaron las suyas como tales en aquella mansión, fue bastante efectivo, Azazel tenía curiosidad por ver que tan efectivas serían las lanzas hechas especialmente para este propósito.

— No te odian — Dijo de la nada Ashe — Pero tampoco te aprecian — Siguió diciendo mirando los horizontes, vigilante. —

No te entiendo ¿a qué viene? —

—Yo llegue a pensarlo los primeros meses —

— ¿Te dolió? —

— Mucho menos de lo que a ellos les duele vivir en este continente. —
El pelirrojo no respondió manteniendo ella el silencio unos segundos. — Desconfían de ti, los errores en esta tierra son fatales… y seguirán desconfiando hasta que demuestres lo contrario —

El pelirrojo dirigió sus orbes heterocromos hacia Ashe, agradecía las palabras pero no sabía que decir.

“Tuum est enim actus pretii”… Tu valor son tus acciones… Ahora tienes una oportunidad de valer algo y que dejen de mirarte de esa forma… o no tanto al menos. —

Azazel sonrió e intento responder, pero  la mano de Ashe le silencio. Esta miraba a lo lejos en la oscuridad iluminada por la luna llena, costo sentirlo, pero al cabo de unos minutos se notaba, el sonido de la arena en movimiento.

ibi… Allí— Dijo señalando hacia lo lejano del oeste. — Fíjate en las dunas, como se forman y desaparecen rápidamente. —

— ¿Qué es eso?— Hizo un gesto entrecerrando los ojos para tratar de ver mejor, pero sin éxito.

— Lo que hemos venido a cazar, aunque parece que es el que viene a por nosotros, aunque aún tardara 10 o 15 minutos en llegar —

Irguió su postura y empezó a comandar en el idioma occidental, los tres acompañantes Asintieron y empezaron a moverse separándose por bastante sacando de sus bolsas algunos artilugios circulares que iban colocando por la zona.

— Escúchame, vamos a cazar un gusano gigante, no son nada a lo que imaginas, enormes y peligrosos, pero hay formas de matarlos, hay que destrozarle las coberturas de las anillas que rodean todo su cuerpo, si exponemos su carne no se hunden bajo la arena y en caso de tener contacto con ella les duele. Ellos ahora están colocando unos sacos explosivos con Chakra corrosivo, cuando pase por encima tal como estalle se le descubre la carne y contacta con la arena. Combinamos eso con nuestros ataques perforantes, tumbarlo cuantas veces podamos al suelo hasta morir. Nunca te acerques más de 10 metros al moverse genera olas de arena que pueden tragarte y en medio del combate nadie podrá ayudarte. Entre todos cubrimos las direcciones del gusano para atraerlo a las bolsas explosivas, así que cuando llegue la hora colócate en un punto sin cubrir del gusano y no la cagues, nadie ira a por ti. —

No le salieron palabras, asintió algo confundido reteniendo toda la información que podía para asimilarla y no defraudar sin olvidar lo más importante, poder ayudar a esta gente. Cierto es que durante los últimos días algo se había enterado sobre la fauna de este continente, aunque le sorprendió en un principio la tarea de cazar un gusano, empezó a divagar con las palabras y rumores que le llegaron en su idioma, así como la información que la misma Ashe le había proporcionado. Gusanos gigantes, era algo que temer.  

Durante 8 minutos el grupo de tres siguiendo las órdenes de Ashe fue colocando esas bolsas pequeñas de apenas dos palmos. Tras esos ocho minutos se separaron y esperaron observando las olas de arena aproximarse cada vez más. Se encontraban en línea, todos mirando en la dirección del gusano, el hombre rudo se encontraba en el centro de la línea, llevo su mano a la espalda desenfundando una lanza enorme que más bien parecía un cilindro con un palo en el centro, algo muy pesado, tenía pinta de ser idónea para atravesar armaduras. A su derecha se encontraba Ashe donde esta vez portaba un Arco y más a su derecha la joven pequeña y de aspecto ágil que seguía sin desenfundar ninguna arma, de hecho lo único que hizo fue abrir la tela dejando que sus brazos saliesen al exterior. A la izquierda del hombre rudo se encontraba el de porte serio, parecía preparado y practicaba constantemente el mismo movimiento llevando su mano a la espalda para tomar una de las lanzas, la tomaba sacaba y volvía a guardar, así constantemente. Parecía nervioso ¿Tal vez su primera vez, como Azazel? Por último el pelirrojo, había tomado parte en aquella formación en línea, se encontraba a la izquierda del hombre con porte serio, divagaba y pensaba cual sería el mejor curso de acciones a tomar, es decir, no tenía ni idea de qué hacer ni como atacar al gusano efectivamente, lo único que tenía en mente era tumbarlo contra el suelo una vez todos le hayan hecho esas heridas en la piel dejando la carne al descubierto por la zona de las anillas. O tal vez sería mejor servir de carnada que le siguiera y guiarle a cada una de las bolsas enterradas en la arena y luego dejar que sus compañeros acaben al gusano, no lo sabía.

Las olas de arena ya estaban muy cerca, estas eran enormes, era increíble ver aquello, pensar que eso solo era el resultado del movimiento del gusano, ni siquiera era adrede, sino una simple acción involuntaria, era enorme. El hombre Rudo empezó a correr hacia atrás mientras que la línea se extendió un poco más, Azazel desconocía por qué mas no rechisto e hizo lo mismo hacia su izquierda. Se escuchó un grito monstruoso mientras un bulto crecía para rápidamente mostrar aquella cabeza emerger, salir de su cobertura de arena y clamar violencia, su boca de tres secciones estaba abierta mostrando sus fauces y su hambre por carne, parecía una cadena, a medida que avanzaba la cabeza su cuerpo le seguía por el mismo sitio, haciéndolo predecible – o eso creía Azazel–.

El hombre rudo seguía corriendo, realmente había atraído la atención de la bestia, todo el mundo se había abierto ya y la formación ahora ya parecía ser una “U” con el gusano entrando en su interior. La boca se precipito, el hombre salto y una ola de arena lo mando a volar junto al golpe, el gusano se hundía en el mismo lugar donde aterrizo, se notaba todo el suelo temblar por el movimiento de ese monstruo, era impensable que pudiesen cazarlo, pero allí estaban. Los fuertes brazos de aquel hombre le sirvieron para arrastrar la mitad del cuerpo que quedó sepultada bajo la arena, se levantó aun con su arma bien sujeta y prosiguió la carrera, grito algo en su idioma hacia su compañera bajita y ágil, justo donde el gusano se dirigía, la señorita no se movía, se mantenía quieta, el gusano emergió 10 metros antes que ella y al avanzar unos pocos más para arrasar a la señorita se estremeció, una luminiscencia violeta acompañado del ruido de una explosión y los gritos del gusano se entremezclaron dejando ver la naturaleza de aquella monstruosidad. Todo el mundo se separó. El gusano se retorcía en el suelo evitando constantemente que su antes barriga tocase la arena, gritaba, luchaba intentaba cargar, pero a medida que sus impulsivos movimientos le describían más luminiscencias purpuras y explosiones sucedían, se adueñó de más de 100 metros para sus lloriqueos, cada flagelazo de su cuerpo contra el suelo desequilibraba el aire lanzada por sus espasmódicos movimientos, el aire hedía a muerto y bilis procedente de tanto grito. Mas todos conservaban la calma, ya lo habían vivido, por el contrario el pelirrojo se mantenía más alejado que el resto, respirando fuerte al borde de romperse, daba miedo, era enorme, incorregible si antes pensaba que era predecible lo retiraba, eso como iba a ser predecible si se retuerce sin lógica alguna, es simple queja de dolor, retrocedió un paso, seguido de otro, a punto de ser sentenciado por esos occidentales escucho a viva voz, con toda el alma de Ashe. — ¡nunc!—. El gusano acabo de salir del suelo, uso la parte inferior de su cuerpo para levantarse totalmente recto. Todos los presentes se armaron, el hombre rudo cargo con su lanza, la punta se envolvía en ese característico chackra purpura, poco a poco esa punta se expandió cubriendo todo el rebufo envolviendo completamente al hombre. Mientras tanto la señorita mas bajita y agil también cargaba, a cinco metros de la bestia salto y con un golpe de sus brazo s abrió su capa de par en par decenas y decenas de puntos luminosos purpura se veian allí sujetos, eran cuchillos, muchos y arrojadizos, el joven de porte no cargo desde donde estaba le valia, tenia dos lanzas una a cada mano la primera en posición de ser lanzada mientras el chakra purpura rodeaba completamente la punta por ultimo en el aire una lluvia también purpura empezaba a iluminar los cielos cual bengalas, era la premonición de lluvia, de lluvia acida, aquello que se vio el dia anterior, Ashe apuntaba con su arco al cielo con la mano lanzadora completamente abierta, ya había disparado una de esas flechas. El pelirrojo apretó sus dientes, estaba furioso, todos sabían lo que hacer y como hacerlo, sabían que el gusano iba a comportarse de esa forma y no se amedrentaron, tenían esa tarea y la hacían, por el contrario Azazel por poco huye de la zona, dejándolos allí a punto de perderse en el desierto y seguramente sus oportunidades en este continente, agradecia tremendamente que aquella palabra aprendida por Ashe le devolviese al campo de batalla al por que había decidido quedarse. Cargo acumulando chakra de forma mas discreta, el suyo no brillaba ni se exteriorizaba al moldearlo, cargo deseando llegar al menos al final de esa cadena coordinada.

El caballero rudo prosiguió su carrera atravesando el gusano, desde dentro se le escuchaba gritar del esfuerzo, atravesando toda carne, saliendo por la cara  izquierda al cabo de unos segundos. En el costado derecho cerca de las anillas empezaron a impactar cuchillos que explotaban cual bolsas de acido, cada vez iban más hacia abajo a medida que el gusano se erguía mas para huir de la arena, se clavaba, explotaba, el gusano gritaba y se levantaba. Por el lado frontal las lanzas atravesaban al completo por las partes superiores ya descubiertas en carne rotaban perforaban y taladraban hasta salir por el otro extremo y como toque final, una vez el gusano en casi completo equilibrismo vertical una lluvia de réplicas purpuras le impactaban  por encima, golpeándole cual un martillo en la piel sin quemar, dañándole y haciéndole retroceder hacia el suelo, hacia el lugar que mas temía, hasta que la última flecha descendió y no consiguió doblegar al gusano, se encontraba curvado, magullado, machacado y furioso, todo en calma por un segundo, todos observantes hasta que las fauces se volvieron a mostrar mostrando un grito que proclamaba venganza. Se podía ver como cada parte del cuerpo de ese gusano se contraía listo para saltar con una fuerza brutal, en un último momento, sin palabra alguna, un viento invisible le chocaba en el cuerpo que miraba hacia el cielo, una contundente honda de aire le golpeo propiciando una arrancada grande de carne y el empujón final hacia el suelo seguido de 8 lanzas similares en forma a las del caballero Rudo, pero blancas y laminadas, papel, se clavaban una vez en las partes ablandadas y quemadas por el chakra corrosivo de sus compañeros intentando ensartarle contra el suelo sin mucho resultado ya que las lanzas apenas eran de 2 metros, la mitad del ancho del gusano, pero más o menos hicieron efecto, impactaron, empujaron gracias a la parte más amplia inferior y se aseguraron de que tocase la arena un buen rato, lo suficiente para que sus compañeros siguiesen cargando esta vez juntos en la misma sección, los cuchillos volaron abrieron mella, las lanzas agujerearon dos veces asentando la base, una flecha con forma de serpiente agrando el agujero y finalmente un humano rudo se unió a su lanza y acabo de atravesar lo que sostenía las dos partes, el gusano grito y se retorció mando a volar a algunos por el viento y las olas de arena, pero poco después su resistencia ceso y su cuerpo partido en dos e inerte, proclamo como vencedores al grupo representante de la humanidad. Celebraron con los puños hacia el cielo. Ashe alzo su mirada, allí estaba Azazel sosteniéndose en el aire con el aleteo de esas alas forjadas en papel, jadeando, incrédulo a lo que había vivido y participado. Ashe sonrió y levanto el pulgar. —Buen Trabajo—.


• Retorno al castillo •


El silencio que reino durante la marcha hacia la caza desapareció, ahora todos hablaban y festejaban, estaban eufóricos y emocionados, muy contentos de haber completado bien el trabajo, al fin y al cabo si no fuese por ellos hubiese sido imposible cazar a esa bestia, al menos Azazel dudaba poder hacerlo, ese gusano por lo menos fue de 100 metros de largo y 5 de ancho. Aza los observaba aun incrédulo, era increíble lo que esta gente hacia pensó sobre ello, el porqué de cada acción de cada uno de ellos, todo estuvo planeado, no estábamos lejos del castillo por eso se cazó al gusano era un peligro en la zona “segura” del castillo, cuando todos se separaron fue al ver el tamaño real del gusano, sabían que sus olas de arena serían más grandes y el hombre Rudo sufrió por ello casi lo entierra vivo, las direcciones que se colocaron como hicieron mover al gusano para caer en ese campo minado, era increíble y se tenía que decir de noche aquel chackra era precioso.

Azazel se quedó mirando al infinito pensando en lo ocurrido cuando la mano grande y ruda se posó en su hombro sonriente y amigable pero guardando algo de distancia. — ¡Ave! Nomen mihi est Marcus! Nec primum— Súbitamente la joven ágil se adelantó colocándose al frente extendiendo su mano —yooohooo Ego sum Iulia — Azazel estaba confundido les miro a ambos intentando responderles, pero una voz calmada de fondo le corto — Nomen mihi est Fabio—. El de ojos dispares les miraba a todos, sabía que se estaban presentando, aunque no había entendido todas las palabras, pero al menos sabía que se llamaban Marcus, Iulia y Fabio. Llevándose la mano al pecho se presentó como pudo.S..sum Azazel No sabía decir nada más complejo. Le sonrieron.

Durante el camino tras presentarse interactuaron más con Azazel, realmente eran amigables, se notaba que mantenían un poco la distancia, seguramente por que recién se conocían, pero hablaban con el – o más bien lo intentaban –  señalaban cosas que veían y decían el nombre y se reían de la pobre pronunciación de Azazel hasta que finalmente se vía el castillo en el horizonte, saliendo del desierto para volver a un páramo muerto, almenas ya no era arena.

—Bien hecho Azazel, al menos no has estorbado. — Ashe sonreía. — Si realmente no intentas espiarnos podrías llegar lejos aquí, ayudar a muchos. Ese gusano estaba muy cerca del castillo, debía ser cazado. En cuanto lleguemos te darán una pequeña recompensa, a partir de aquí podrás hacer lo que quieras hasta que te reclame de nuevo, búscame si necesitas algo. —

Azazel asintió y pasando el umbral de piedra de ese castillo se separaron habiendo cumplido con su trabajo.


Jutsus:

Kami Tsubasa no jutsu (Jutsu de ángel de papel):
Sin la necesidad de una serie de sellos de manos, el usuario es capaz de concentrar chakra en su espalda y crear dos grandes alas de papel en su espalda, con la cual podrá volar. Esta técnica no afectará la realización de otras técnicas, sin embargo, solo puede ser mantenida por tres turnos antes de tener que volver a renovarse la técnica.
Se pueden alcanzar grandes velocidad con esta técnica, por lo cual esta aumenta la velocidad del usuario en tres puntos. No puede elevarse más de diez metros, sin embargo, se podrá desplazar en el aire todo el tiempo que se desee.

Ninpo: Kami no Sōzō (Arte ninja: creación de papel):
El usuario realiza una serie de sellos de mano y a continuación  mueve sus manos, para darle forma al papel que lo rodea. De esta forma, el usuario puede mover el papel que se encuentra en el ambiente para darle distintas formas, pudiendo así crear armas, animales o cualquier otra cosa que se le ocurra. Esta técnica se regirá bajo las siguientes consignas:

Gennin: El usuario será capaz de manejar un máximo de un metro cúbico de papel. En caso de que el usuario haga creaciones animadas (como animales), no podrá ejecutar ninguna otra técnica mientras se mantiene esta, y sus manos deberán estar unidas durante los dos turnos que dura esta creación. En caso de objetos inanimados (armas), el usuario podrá moverse libre mente y hacer sellos de forma libre, sin embargo, la creación únicamente se mantendrá por dos turnos.

Chunnin: El usuario será capaz de manejar un máximo de dos metros cúbicos de papel. En caso de que el usuario haga creaciones animadas (como animales), no podrá ejecutar ninguna otra técnica mientras se mantiene esta, y podrá mover sus manos libremente mientras mantiene esta técnica (pudiendo hacer acciones como lanzar armas, etc), y la creación podrá mantenerse por tres tunos. En caso de objetos inanimados (armas), el usuario podrá moverse libre mente y hacer sellos de forma libre, sin embargo, la creación únicamente se mantendrá por tres turnos.

Elemento Viento: Daño de Presión (風遁・圧害 Fūton: Atsugai):
[No progresiva | Ninjutsu | Efecto añadido]
Consiste en crear una masa de viento con la furia de un poderosas ráfagas comprimidas con una densidad muy alta, la cual es liberada de golpe en una enorme esfera de viento de alta presión que es capaz de arrasar con todo en un radio extenso, dejando imposibilitado al enemigo o grupo de enemigos

OFF: como se nada y menos de occidente me lo he inventado, su lengua como si fuese latin y los gusanos como en DUNE xD

Azazel
avatar


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.